Decla­ra­ción Polí­ti­ca V Asam­blea de Muje­res de La Vía Campesina

Noso­tras, muje­res de más de 70 paí­ses, repre­sen­tan­tes de nues­tros movi­mien­tos, reu­ni­das en nues­tra V Asam­blea de Muje­res, en el mar­co de la VII Con­fe­ren­cia Inter­na­cio­nal de la Vía Cam­pe­si­na, nos diri­gi­mos a las muje­res todas, a los movi­mien­tos cam­pe­si­nos, a los movi­mien­tos popu­la­res en gene­ral y a la socie­dad en su con­jun­to, para decla­rar cuan­to sigue.

Somos muje­res del cam­po que repre­sen­ta­mos la diver­si­dad del mun­do rural: muje­res de pue­blos ori­gi­na­rios, cam­pe­si­nas, asa­la­ria­das del cam­po, pes­ca­do­ras, pas­to­ras, arte­sa­nas, jóve­nes, migran­tes, reco­lec­to­ras, quie­nes apor­ta­mos coti­dia­na­men­te a las luchas del cam­po y a la cons­truc­ción del movi­mien­to inter­na­cio­nal de la Vía Cam­pe­si­na, des­de la mira­da del femi­nis­mo y de la sobe­ra­nía alimentaria.

Ini­cia­mos esta asam­blea hacien­do un recuen­to his­tó­ri­co de nues­tro cami­nar, valo­ran­do los avan­ces alcan­za­dos, segu­ras de nues­tro accio­nar y de nues­tro pensamiento.

Rati­fi­ca­mos el Mani­fies­to de las Muje­res del Cam­po, ema­na­do en la IV Asam­blea de Muje­res, del año 2013, el cual es una guía para nues­tra prác­ti­ca y una pro­pues­ta de cam­bio para la socie­dad toda.

Rati­fi­ca­mos nues­tro com­pro­mi­so de resis­ten­cia en el cam­po, de par­ti­ci­pa­ción ple­na en las orga­ni­za­cio­nes y de dar bata­lla a la vio­len­cia con­tra las muje­res has­ta su erra­di­ca­ción com­ple­ta, de repu­diar la gue­rra y con­tri­buir a la cons­truc­ción de la paz con jus­ti­cia social, de defen­der la madre tie­rra y luchar por la recu­pe­ra­ción del buen vivir para toda la humanidad.

Cons­ta­ta­mos una vez más:

El sis­te­ma capi­ta­lis­ta y patriar­cal sigue arre­cian­do en el mun­do ente­ro, vio­len­tan­do nues­tros terri­to­rios, nues­tros cuer­pos y nues­tras men­tes, acu­mu­lan­do cada vez más capi­tal a cos­ta del futu­ro del pla­ne­ta y la humanidad.

En esta fase de cri­sis pro­fun­da del sis­te­ma capi­ta­lis­ta, su expre­sión neo­li­be­ral y los gobier­nos de cor­tes dic­ta­to­ria­les e impe­ria­lis­tas expan­den la gue­rra, extraen los bie­nes comu­nes de la mane­ra más ale­vo­sa, inva­den nacio­nes, pro­vo­can migra­ción for­zo­sa, expul­san pue­blos de sus terri­to­rios, mili­ta­ri­zan los cam­pos, per­si­guen, ase­si­nan y encar­ce­lan lucha­do­res y lucha­do­ras, y no se detienen.

La natu­ra­le­za y la agri­cul­tu­ra con­ti­núan sien­do mer­can­ti­li­za­das y la extrac­ción incon­tro­la­da de todo tipo de recur­sos se resien­te en un ace­le­ra­do pro­ce­so de cam­bio cli­má­ti­co cuyas con­se­cuen­cias para las comu­ni­da­des y en par­ti­cu­lar para las muje­res, son catas­tró­fi­cas, expo­nien­do a situa­cio­nes lími­tes la vida y la cul­tu­ra del cam­po, gene­ran­do ham­bre y pobre­za extre­ma en quie­nes pro­du­cen ali­men­tos y riquezas.

En este con­tex­to las muje­res sopor­ta­mos cada vez más el peso de la pro­duc­ción de bie­nes y ali­men­tos y sin embar­go nues­tro tra­ba­jo sigue invi­si­bi­li­za­do. El tra­ba­jo de los cui­da­dos sigue no valo­ri­za­do, no apo­ya­do, ni asu­mi­do colec­ti­va y social­men­te, lo que aumen­ta nues­tra sobre­car­ga de tra­ba­jo y res­trin­ge nues­tra par­ti­ci­pa­ción plena.

Las for­mas de vio­len­cia estruc­tu­ral se han mul­ti­pli­ca­do. Sufri­mos vio­len­cia eco­nó­mi­ca, labo­ral, ambien­tal, físi­ca, sexual, sico­ló­gi­ca. Los femi­ni­ci­dios siguen y aumen­tan. La cri­mi­na­li­za­ción de las muje­res y sus orga­ni­za­cio­nes se ha incre­men­ta­do en los últi­mos tiem­pos y jun­to con la impu­ni­dad y ase­si­na­tos polí­ti­cos, se han con­ver­ti­do en obs­tácu­los impor­tan­tes para el avan­ce de las luchas de las muje­res. El aca­pa­ra­mien­to de tie­rras por par­te de gran­des capi­ta­les trans­na­cio­na­les nos está expul­san­do de nues­tras tie­rras y hoga­res, muchas veces arra­san­do con fue­go nues­tros cul­ti­vos y casas con la ayu­da de los ejér­ci­tos. La migra­ción for­za­da que hemos sufri­do hace déca­das se ha con­ver­ti­do más y más en el cam­po de cre­ci­mien­to del cri­men orga­ni­za­do a tra­vés del trá­fi­co de per­so­nas. La gue­rra nos alcan­za con espe­cial bru­ta­li­dad, pro­fun­di­zan­do la vio­len­cia eco­nó­mi­ca, gene­ra­li­zan­do la vio­len­cia sexual, sumién­do­nos en la pobre­za y hacien­do nues­tra vida infi­ni­ta­men­te más difí­cil. La muer­te, el encar­ce­la­mien­to y la per­se­cu­ción de nues­tros fami­lia­res hom­bres nos deja aún más vul­ne­ra­bles, sobre­car­gán­do­nos con las tareas de la sobre­vi­vien­cia y la pro­tec­ción de niñas y niños, quie­nes cada vez más son expues­tas a la vio­len­cia sexual, la muer­te y el des­arrai­go, en las accio­nes de gue­rra. Las fumi­ga­cio­nes con agro­tó­xi­cos de los gran­des mono­cul­ti­vos reper­cu­ten direc­ta­men­te en nues­tros cuer­pos, en el medio ambien­te y en nues­tro tra­ba­jo. Las semi­llas nati­vas y crio­llas se con­ta­mi­nan con trans­gé­ni­cos y ponen en ries­go nues­tra sobe­ra­nía alimentaria.

Sobre nues­tro dere­cho y deber de par­ti­ci­par en los pro­ce­sos polí­ti­cos y de toma de decisiones

Reco­no­ce­mos los avan­ces ideo­ló­gi­cos, polí­ti­cos y legis­la­ti­vos en torno a la par­ti­ci­pa­ción polí­ti­ca. Sin embar­go, estos avan­ces muchas veces no tras­cien­den en las prác­ti­cas polí­ti­cas ni en la coti­dia­ni­dad de nues­tras vidas; ni de los Esta­dos, ni de nues­tras organizaciones.

Con­ti­nua­re­mos tra­ba­jan­do y luchan­do para que nues­tras orga­ni­za­cio­nes estén al fren­te de los cam­bios nece­sa­rios para ase­gu­rar nues­tra ple­na par­ti­ci­pa­ción polí­ti­ca, espe­cial­men­te en la toma de deci­sio­nes, en la defi­ni­ción de estra­te­gias y en las res­pon­sa­bi­li­da­des de representación.

Segui­re­mos exi­gien­do que se reco­noz­ca nues­tro tra­ba­jo pro­duc­ti­vo; se valo­re, se asu­ma colec­ti­va­men­te y se com­par­ta el tra­ba­jo repro­duc­ti­vo y de cui­da­do, con­di­ción fun­da­men­tal para hacer reali­dad nues­tra par­ti­ci­pa­ción plena.

Cons­tru­yen­do un femi­nis­mo cam­pe­sino y popular

Esta­mos cons­tru­yen­do un femi­nis­mo que sur­ge de nues­tra iden­ti­dad cam­pe­si­na y popu­lar como un apor­te a nues­tras orga­ni­za­cio­nes y a los pro­ce­sos de eman­ci­pa­ción social de hom­bres y mujeres.

El femi­nis­mo que plan­tea­mos reco­no­ce nues­tra diver­si­dad cul­tu­ral y las muy dife­ren­tes con­di­cio­nes que enfren­ta­mos en cada región, país y loca­li­dad; lo cons­trui­mos des­de las luchas coti­dia­nas que desa­rro­lla­mos las muje­res en todo el pla­ne­ta, por nues­tra auto­no­mía, por trans­for­ma­cio­nes socia­les, por la defen­sa y pro­tec­ción de la agri­cul­tu­ra cam­pe­si­na, por la sobe­ra­nía ali­men­ta­ria. Y es allí don­de emer­ge­rán la mujer y el hom­bre nue­vos en nue­vas rela­cio­nes de géne­ro basa­das en la igual­dad, el res­pe­to, coope­ra­ción y reco­no­ci­mien­to mutuos.

Este femi­nis­mo es trans­for­ma­dor, insu­mi­so y autó­no­mo, lo cons­trui­mos colec­ti­va­men­te en la refle­xión y en las accio­nes con­cre­tas con­tra el capi­tal y el patriar­ca­do, es soli­da­rio con las luchas de todas las muje­res y los pue­blos que luchan.

Este femi­nis­mo debe tam­bién ali­men­tar­se con pro­ce­sos de for­ma­ción femi­nis­ta para noso­tras y para todas nues­tras orga­ni­za­cio­nes, Nues­tros movi­mien­tos deben garan­ti­zar espa­cios pro­pios de muje­res don­de poda­mos for­ta­le­cer nues­tra auto­no­mía solidariamente.

Cam­pa­ña Bas­ta de Vio­len­cia hacia las mujeres

Nues­tra cam­pa­ña Bas­ta de Vio­len­cia con­tra las Muje­res ha sido de gran impor­tan­cia para visi­bi­li­zar la vio­len­cia con­tra noso­tras y para avan­zar en la sen­si­bi­li­za­ción de nues­tras orga­ni­za­cio­nes. Es nece­sa­rio ampliar el com­pro­mi­so de todos los hom­bres y las muje­res que com­po­ne­mos la Vía Cam­pe­si­na, inclui­da la juven­tud, para asu­mir accio­nes con­cre­tas de la cam­pa­ña en la coti­dia­nei­dad y rever­tir el freno fun­da­men­tal que impli­ca la vio­len­cia para nues­tras vidas.

Nues­tros medios de comu­ni­ca­ción popu­la­res deben poten­ciar la cam­pa­ña median­te la difu­sión, pro­mo­ción y visi­bi­li­za­ción de la pro­ble­má­ti­ca que afron­ta­mos, las luchas que desa­rro­lla­mos y las pro­pues­tas que desarrollamos.

Las muje­res del cam­po segui­re­mos orga­ni­za­das, luchan­do por el dere­cho a vivir con dig­ni­dad, jus­ti­cia e igualdad.

Cons­trui­mos movi­mien­to para cam­biar el mun­do con Femi­nis­mo y Sobe­ra­nía Alimentaria.

Eus­kal Herria, Derio, 18 de julio de 2017

Fuen­te: https://​via​cam​pe​si​na​.org/​e​s​/​d​e​c​l​a​r​a​c​i​o​n​-​p​o​l​i​t​i​c​a​-​v​-​a​s​a​m​b​l​e​a​-​d​e​-​m​u​j​e​r​e​s​-​d​e​-​l​a​-​v​i​a​-​c​a​m​p​e​s​i​na/

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Una respuesta

  1. Pingback: El sistema capitalista y patriarcal sigue arreciando en el | ONG AFRICANDO SOLIDARIDAD CON AFRICA

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *