Vigen­cia del pro­gra­ma revo­lu­cio­na­rio de Blas Infan­te en la Anda­lu­cía del siglo XXI

La figu­ra de Blas Infan­te ha sido ocul­ta­da fun­da­men­tal­men­te por dos hechos his­tó­ri­cos: el pri­me­ro es su pro­pia muer­te. Dete­ni­do el 2 de agos­to de agos­to de 1936, su espo­sa Angus­tias Gar­cía que­mó tras su deten­ción todos los docu­men­tos que le pare­cie­ron «polí­ti­ca­men­te peli­gro­sos» para la vida de su espo­so. No sir­vió de mucho, pues­to que el fran­quis­mo y su máxi­mo res­pon­sa­ble en la pro­vin­cia de Sevi­lla, Pedro Parias (que aún hoy dis­fru­ta del honor de dar­le nom­bre a un cole­gio públi­co en Peña­flor), no duda­ron en ase­si­nar­lo. Per­di­mos, por tan­to, la par­te de la obra infan­tia­na más revo­lu­cio­na­ria y cla­ri­fi­ca­do­ra. El segun­do hecho his­tó­ri­co es el pro­ce­so polí­ti­co acon­te­ci­do des­pués del franquismo.

La tran­si­ción, pilo­ta­da por la Tri­la­te­ral y la bur­gue­sía, hacia una monar­quía par­la­men­ta­ria espa­ño­la exi­gía hacer de Blas Infan­te Pérez –un anda­lu­cis­ta revo­lu­cio­na­rio, anti­ca­pi­ta­lis­ta, inter­na­cio­na­lis­ta y con ten­den­cias anar­qui­zan­tes– un regio­na­lis­ta ado­ce­na­do con un carác­ter refor­mis­ta pro­pio de una orden mona­cal. En este aspec­to ha sido impa­ga­ble la labor rea­li­za­da por el des­apa­re­ci­do Par­ti­do Anda­lu­cis­ta, la Fun­da­ción Blas Infan­te y algu­nos plu­mí­fe­ros que pulu­lan a su alre­de­dor, cuya mayor preo­cu­pa­ción ha sido vivir a cos­ta de ven­der un Blas Infan­te –el que sea con tal de que paguen por él– acor­de con las nece­si­da­des del Régi­men del 78.

Aun así, su abun­dan­te obra, en for­ma de escri­tos edi­ta­dos, inter­ven­cio­nes, entre­vis­tas…, nos faci­li­ta que tan sólo echan­do un sim­ple vis­ta­zo se pue­de encon­trar a ese Blas Infan­te tan dife­ren­te del que nos ven­de la Jun­ta «con­tra Anda­lu­cía» (¿se pue­de deno­mi­nar de otra mane­ra?) como par­te del Régi­men del 78. A unas horas del 10 de agos­to quie­ro recu­pe­rar algu­nas refle­xio­nes de Blas Infan­te que no se sue­len leer y que me pare­cen de ple­na actua­li­dad en esta Anda­lu­cía que, a fecha de agos­to de 2017, sigue sien­do dependiente.

¿Cómo veía Blas Infan­te a los polí­ti­cos del turno? El dic­ta­men para esos polí­ti­cos que se repar­tían los sillo­nes a tra­vés de puche­ra­zos y enca­si­lla­dos (hoy lo hacen a tra­vés de finan­cia­cio­nes ile­ga­les, del mar­ke­ting polí­ti­co y ope­ra­cio­nes de gue­rra sucia con­tra la disi­den­cia) es inape­la­ble: «Un polí­ti­co es como gene­ral­men­te suce­de en Espa­ña, un ani­mal incons­cien­te y ladrón que roba y piso­tea al pue­blo des­ga­rrán­do­le con sus uñas rapa­ces, sin otros méto­dos peda­gó­gi­cos y edu­ca­do­res que el libro del Códi­go Penal y el arma de la Guar­dia Civil». El poder eje­cu­ti­vo –fiel emplea­do (cuan­do no for­ma par­te direc­ta) de las oli­gar­quías– se sos­tie­ne sobre el judi­cial y las Fuer­zas de Orden Públi­co para per­pe­tuar su domi­nio sobre la cla­se tra­ba­ja­do­ra con­vir­tien­do la polí­ti­ca en un ámbi­to obje­to de heren­cias fami­lia­res. Anda­lu­cía no pin­ta nada en este jue­go. Sigue sien­do el patio tra­se­ro de Espa­ña que los par­ti­dos de turno se dispu­tan para que nada cam­bie. Lo dijo Blas hace casi un siglo y es tan actual: «He vis­to entre­ga­da esta tie­rra a aven­tu­re­ros de la polí­ti­ca, a adve­ne­di­zos que hacen de ella asien­to de su cre­ti­na vani­dad y base de su mez­quino interés».

Anda­lu­cía es una colo­nia; así la con­si­de­ra­ba Blas Infan­te y así la segui­mos con­si­de­ran­do los y las mili­tan­tes de la izquier­da inde­pen­den­tis­ta. Y el pri­mer obje­ti­vo del colo­ni­za­do, su pri­mer pro­pó­si­to para cam­biar su ser social, es jus­ta­men­te dejar de ser­lo: «Anda­lu­cía es la Irlan­da espa­ño­la, cuyo sue­lo fér­til, rico y pro­duc­ti­vo, está con­ver­ti­do, por una cruel para­do­ja, en el país del ham­bre. Para que en noso­tros renaz­ca la ale­gría, debe­mos los anda­lu­ces redi­mir­nos con­quis­tan­do nues­tra pro­pia tie­rra». Una colo­nia del Esta­do espa­ñol que, como poten­cia colo­nial, no tie­ne refor­ma posi­ble. Lo con­fir­ma el Mani­fies­to de la Nacio­na­li­dad sig­na­do en Cór­do­ba en 1919 por Infan­te y otros anda­lu­cis­tas revo­lu­cio­na­rios: «Decla­ré­mo­nos sepa­ra­tis­tas de este Esta­do que, con rela­ción a los indi­vi­duos y los pue­blos, con­cul­ca sin freno los fue­ros de jus­ti­cia y del inte­rés y, sobre todo, los sagra­dos fue­ros de la liber­tad, ese Esta­do que nos des­ca­li­fi­ca ante nues­tra pro­pia con­cien­cia y ante la con­cien­cia de los pue­blos extranjeros».

Hoy afir­ma­mos que no habrá una «Espa­ña bue­na» para Anda­lu­cía, pues­to que en los pila­res de su exis­ten­cia está la explo­ta­ción del Pue­blo Tra­ba­ja­dor Anda­luz, pero ya lo afir­ma­ba Blas Infan­te en los años 20: «Para la Espa­ña actual no hay solu­ción polí­ti­ca posi­ble por­que tam­po­co exis­ten, para ella, posi­bi­li­da­des bio­ló­gi­cas». El Esta­do no es más que el resul­ta­do de una expan­sión terri­to­rial de la noble­za cas­te­lla­na veni­da a menos a lo lar­go de los siglos, has­ta casi vol­ver a su demar­ca­ción terri­to­rial ori­gi­nal en la actua­li­dad. Nada pare­ci­do a una unión libre de pue­blos. Tam­bién en esto coin­ci­di­mos con Infan­te, que afir­ma­ba: «De modo que Espa­ña exis­te mer­ced a la unión de esos pue­blos, es el resul­ta­do de ellos ¿Y la madre es, pues, Espa­ña? Espa­ña no es ni madre ni hija. Espa­ña fue y es una hacien­da uni­fi­ca­da por el dere­cho divino de los reyes». En Espa­ña, la bur­gue­sía es la cla­se más inú­til por vivir de los demás e impe­dir la vida de la mayo­ría: «No hay nada más inú­til que la vida de un señorito».

La estra­te­gia a sos­te­ner ante el Esta­do no fue siem­pre la mis­ma por el anda­lu­cis­mo revo­lu­cio­na­rio. A par­tir de 1933 se pro­du­jo un giro tác­ti­co incon­clu­so de difí­cil valo­ra­ción des­de el pre­sen­te, por la irrup­ción de la Gue­rra Civil, que arra­só con el anda­lu­cis­mo revo­lu­cio­na­rio ase­si­nan­do a Blas Infan­te y Anto­nio Ari­za, entre otros. Has­ta enton­ces, el anda­lu­cis­mo revo­lu­cio­na­rio sos­tu­vo unas con­cep­cio­nes bas­tan­te cla­ras sobre la acti­tud a man­te­ner hacia el Esta­do bur­gués: «Por que el Esta­do espa­ñol no es la expre­sión jurí­di­ca de una for­ma social; por que sus pode­res no son pode­res socia­les sino pode­res repre­sen­ta­ti­vos de los fue­ros de una cla­se dic­ta­do­ra. La Cla­se plu­to­crá­ti­co bur­gue­sa…». La acti­tud había de ser de intran­si­gen­cia y defen­sa de la orga­ni­za­ción inde­pen­dien­te de la cla­se tra­ba­ja­do­ra anda­lu­za, tal y como des­de Nación Anda­lu­za plan­tea­mos: «Yo os exhor­to a que per­ma­nez­cáis en vues­tras orga­ni­za­cio­nes; a que las for­ta­lez­cáis, cada vez más…». Y de recha­zo a los ven­de­do­res de ilu­sio­nes incon­cre­tas, de espe­ran­za a los deses­pe­ra­dos y a los defen­so­res de un buen gobierno en Madrid por­que, tan­to enton­ces como aho­ra, que haya un gobierno espa­ñol (sea del color que sea) siem­pre será malo para la Anda­lu­cía tra­ba­ja­do­ra: «Todos cuan­tos inten­tos se reali­cen para afir­mar en el áni­mo del pue­blo una espe­ran­za en solu­cio­nes más o menos radi­ca­les, pro­ve­nien­tes de la acción tui­ti­va de los Pode­res actual­men­te cons­ti­tui­dos, es res­tar inú­til­men­te ener­gías a su des­con­ten­to expec­tan­te, a su volun­tad revolucionaria…».

Las tác­ti­cas antes y aho­ra han de ser prin­ci­pal­men­te la difu­sión y la con­cien­ción del Pue­blo Tra­ba­ja­dor Anda­luz, la movi­li­za­ción por las peque­ñas luchas coti­dia­nas, pero nin­gún movi­mien­to revo­lu­cio­na­rio renun­cia­rá a la uti­li­za­ción de otros ins­tru­men­tos como ni antes ni aho­ra la bur­gue­sía renun­cia a sus ejér­ci­tos y sus Fuer­zas de Orden Públi­co para repri­mir a la cla­se tra­ba­ja­do­ra o echar­los de su casa por­que no pue­den pagar un reci­bo de su hipo­te­ca: «La acción cir­cuns­tan­cial de la vio­len­cia, del fana­tis­mo o del error, si han de ser pro­ve­cho­sas para la vida, han de estar diri­gi­dos por la Razón; por el enten­di­mien­to rec­to, que como ins­tru­men­to y solo como ins­tru­men­to, o arma de com­ba­te, los ven­ga a usar en un deter­mi­na­do ins­tan­te, para sus cons­cien­tes fines». Sien­do cons­cien­te de que esa acción deter­mi­nan­te y cate­gó­ri­ca pue­de ser­vir para crear una nue­va con­cien­cia: «El ejér­ci­to del pro­le­ta­ria­do debe orde­nar­se como ins­tru­men­to para la crea­ción del alma comu­nis­ta; o lo que es lo mis­mo, del poder capa­ci­ta­do para lle­var a cabo esta misión». Tal fue así como se pla­neó, cier­to es que sin el cono­ci­mien­to de Blas Infan­te, la pro­cla­ma­ción de la Repú­bli­ca Anda­lu­za o esta­do Libre de Anda­lu­cía en junio de 1931 por par­te de los inte­gran­tes de la Can­di­da­tu­ra Repu­bli­ca­na Revo­lu­cio­na­ria Fede­ra­lis­ta Anda­lu­za. Y jun­to a esta, la acti­tud mili­tan­te de [email protected] que saben que sir­ven a un bien mayor que el indi­vi­duo que es la liber­tad colec­ti­va del Pue­blo Tra­ba­ja­dor Anda­luz: «De desear es que sobre la pira de már­ti­res anda­lu­ces, amon­to­na­dos por la mise­ria y la tira­nía polí­ti­ca y espi­ri­tual que infli­gie­ra la domi­na­ción espa­ño­la duran­te el últi­mo lus­tro de siglos, cai­gan pron­to anda­lu­ces cons­cien­tes, abra­za­dos en el ins­tan­te de la ago­nía a la ban­de­ra ver­de y blan­ca. De desear es que sus fran­jas de divi­nos colo­res sean pron­to sal­pi­ca­das de man­chas roji­zas, con­ve­nien­te es que la san­gre de los sacri­fi­ca­dos, por Anda­lu­cía, ven­ga a poner en nues­tra ban­de­ra el color de rojo fue­go, que pren­da en los veni­de­ros con­duc­to­res de Anda­lu­cía y en el cora­zón de los lucha­do­res actua­les, un incen­dio de pasio­nes ardien­tes y heroi­cas por esta patria adorable».

La nece­si­dad impe­rio­sa de revo­lu­cio­nar Anda­lu­cía era expre­sa­da por Blas Infan­te para que­brar las rela­cio­nes de domi­na­ción del Pue­blo Tra­ba­ja­dor Anda­luz y la segui­mos com­par­tien­do hoy, con más pre­mu­ra si cabe: «Se pre­ci­sa y es urgen­te la Revo­lu­ción, que ven­ga a hacer dis­cu­rrir la evo­lu­ción his­to­ri­co­so­cial por estos derro­te­ros». El carác­ter de la Repú­bli­ca Anda­lu­za ha de ser cua­li­ta­ti­va­men­te dis­tin­to al de un Esta­do espa­ñol («Los Tiem­pos nue­vos des­tru­ye­ron la cho­za sin edi­fi­car el pala­cio, y los hom­bres se encuen­tran a la intem­pe­rie»), pues­to que no será un fin en sí mis­mo, sino un paso inter­me­dio hacia la cons­truc­ción de una socie­dad comu­nis­ta sin explo­ta­do­res ni explo­ta­dos: «No una revo­lu­ción que ven­ga a entro­ni­zar la dic­ta­du­ra de una cla­se sobre las demás, sino una revo­lu­ción que supri­ma todas las cla­ses». Fren­te al gobierno de la bur­gue­sía –la dic­ta­du­ra plu­to­crá­ti­ca – , habrá de ins­ti­tuir un gobierno del pue­blo, una dic­ta­du­ra del pue­blo tra­ba­ja­dor: «Dic­ta­du­ra edu­ca­do­ra, que nada fíe a la cons­truc­ción legal». Una dic­ta­du­ra que inci­da ante todo en la cons­truc­ción de una nue­va con­cien­cia social, gene­ran­do un nue­vo ser social: «Dic­ta­du­ra peda­gó­gi­ca, revo­lu­cio­na­ria que ten­ga por fin la crea­ción huma­na, con­cep­to uno con el de la feli­ci­dad de los hom­bres». En esa Repú­bli­ca Anda­lu­za, el tra­ba­jo será un dere­cho pero tam­bién una obli­ga­ción para [email protected] y no habrá una mino­ría que viva del tra­ba­jo de los demás: «Nadie quie­re tra­ba­jar. Todos ansían aumen­tar la falan­ge des­pre­cia­ble de seño­ri­tos. La cha­la­ne­ría y la espe­cu­la­ción es el nego­cio del día».

Una noche del 10 al 11 de agos­to de 1936 ase­si­na­ron a Blas Infan­te Pérez. Es nues­tra tarea cum­plir y desa­rro­llar su pro­gra­ma polí­ti­co has­ta hacer del socia­lis­mo infan­tis­ta la guía de acción de la revo­lu­ción andaluza.

¡Viva Anda­lu­cía libre y socialista!

Car­los Rios

9 de agos­to de 2017

Fuen­te: http://​pen​sa​mien​to​an​da​luz​.org/​i​n​d​e​x​.​p​h​p​/​c​a​r​l​o​s​-​r​i​o​s​/​1​2​1​-​v​i​g​e​n​c​i​a​-​d​e​l​-​p​r​o​g​r​a​m​a​-​r​e​v​o​l​u​c​i​o​n​a​r​i​o​-​d​e​-​b​l​a​s​-​i​n​f​a​n​t​e​-​e​n​-​l​a​-​a​n​d​a​l​u​c​i​a​-​d​e​l​-​s​i​g​l​o​-​x​x​i​.​h​tml

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *