Comu­ni­ca­do de Hon­tzak kon­par­t­sa: Ante la polé­mi­ca des­ata­da por la deco­ra­ción de nues­tra txosna

Ante la polé­mi­ca des­ata­da por la deco­ra­ción de la txos­na de Hon­tzak Kon­par­t­sa, que­re­mos mani­fes­tar lo siguiente:
Hemos pre­ten­di­do (y has­ta este momen­to con­se­gui­do) hacer un ejer­ci­cio prác­ti­co de liber­tad de expre­sión y des­obe­dien­cia civil en con­tra la exis­ten­cia en el códi­go penal espa­ñol del absur­do e injus­to «deli­to con­tra los sen­ti­mien­tos reli­gio­sos», ejer­ci­cio en el cual rei­vin­di­ca­mos que no se le deben poner lími­tes de nin­gún tipo al humor.
No enten­de­mos que nadie se pue­da sen­tir ofen­di­do por esto, y si es así, nos sen­ti­mos muy ofen­di­dos por ello y les exi­gi­mos que dejen de ofen­der­se inme­dia­ta­men­te, por­que ofen­dién­do­se fal­tan al res­pe­to a nues­tros sen­ti­mien­tos más íntimos.
Creía­mos que las per­so­nas que orga­ni­zan per­for­man­ces que esce­ni­fi­can un ritual mági­co caní­bal en el que simu­lan comer­se la car­ne y beber­se la san­gre de un mozo de 33 años enten­de­rían que a algu­nas per­so­nas nos pudie­ra resul­tar gra­cio­so. Nos pare­cía tan deli­ran­te que no pen­sá­ba­mos que lo hacían en serio.
A las per­so­nas que for­ma­mos Hon­tzak tam­po­co nos gus­ta dema­sia­do la fies­ta esa que mon­tan en pri­ma­ve­ra, en la que unos enca­pu­cha­dos pasean públi­ca­men­te, y en pre­sen­cia de niños, muñe­cos maca­bros y ensan­gren­ta­dos que pue­de herir la sen­si­bi­li­dad de muchas per­so­nas. Pero enten­de­mos que es un ejer­ci­cio de liber­tad de expresión.
Tam­bién enten­de­mos como un ejer­ci­cio de liber­tad de expre­sión que estas per­so­nas menos­pre­cien a las muje­res, ata­quen la liber­tad sexual o arre­me­tan con­tra la diver­si­dad de géne­ro. Aun­que no enten­da­mos dón­de está el chis­te o la par­te diver­ti­da de esas afirmaciones.
Es por esto que ani­ma­mos a esa gen­te que tan­to se ofen­de a reír­se un poco de sí mis­ma, ya que abun­dan los moti­vos para la mofa en sus plan­tea­mien­tos vitales.
Las supers­ti­cio­nes par­ti­cu­la­res nun­ca pue­den estar por enci­ma de los dere­chos ele­men­ta­les, como lo es el de libre expresión.
Ter­mi­na­mos acon­se­jan­do a las per­so­nas ofen­di­das que si no quie­ren que nadie se ría de sus creen­cias, no debe­rían tener creen­cias tan gra­cio­sas o al menos, no debe­rían expo­ner­las públi­ca­men­te. Pero si lo quie­ren hacer, que asu­man que otras per­so­nas opi­ne­mos sobre ellas como nos ven­ga en gana. Por otro lado, les ins­ta­mos a refle­xio­nar sobre si es muy razo­na­ble que las per­so­nas adul­tas ten­gan ami­gos invi­si­bles y pre­ten­dan que los demás nos lo tome­mos en serio.
GORA BILBOKO ASTE NAGUSIA!
GORA MARIJAIA!

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on Facebook
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.