Con Cata­lun­ya y su dere­cho inalie­na­ble a la inde­pen­den­cia nacio­nal. Ni terro­ris­mo yiha­dis­ta, ni terro­ris­mo imperialista

Tras el ata­que terro­ris­ta que ha sufri­do Cata­lun­ya estos pasa­dos días, las orga­ni­za­cio­nes aba­jo fir­man­tes que­re­mos expresar:

Nues­tro total recha­zo e indig­na­ción con­tra dicho ata­que y al mis­mo tiem­po, nues­tra más pro­fun­da soli­da­ri­dad con todas las víc­ti­mas y con el Pue­blo de Cata­lun­ya, quien ha dado una res­pues­ta ejem­plar de fir­me­za ante esta terri­ble agresión.

La orga­ni­za­ción terro­ris­ta Daesh, quien ha rei­vin­di­ca­do el ata­que, no repre­sen­ta ni a los musul­ma­nes ni a los pue­blos de Medio Orien­te. El Daesh es un ejér­ci­to mer­ce­na­rio crea­do, finan­cia­do y arma­do por las poten­cias impe­ria­lis­tas y sus esta­dos alia­dos del Gol­fo Pér­si­co con el fin de des­es­ta­bi­li­zar paí­ses como Irak y Siria, sir­vien­do por tan­to a sus intere­ses geo­es­tra­té­gi­cos en la región: des­truir cual­quier movi­mien­to de opo­si­ción y resis­ten­cia a sus pla­nes de con­trol y apro­pia­ción de recur­sos ener­gé­ti­cos y mine­ra­les, a la colo­ni­za­ción de esta­dos sobe­ra­nos y la des­truc­ción masi­va de pue­blos enteros.

El fenó­meno del terro­ris­mo yiha­dis­ta se ali­men­ta de la cri­sis capi­ta­lis­ta a nivel mun­dial. La pobre­za, mar­gi­na­ción y exclu­sión social son el per­fec­to cal­do de cul­ti­vo para el desa­rro­llo del inte­gris­mo reli­gio­so y el fascismo. 

Recha­za­mos cual­quier inten­to del Esta­do espa­ñol –alia­do del impe­ria­lis­mo y ami­go de los esta­dos direc­ta­men­te impli­ca­dos en el ori­gen de Daesh– en uti­li­zar estos terri­bles aten­ta­dos para cer­ce­nar la volun­tad mayo­ri­ta­ria del pue­blo cata­lán favo­ra­ble a la inde­pen­den­cia nacio­nal, para mili­ta­ri­zar nues­tras socie­da­des y ata­car las ya de por sí raquí­ti­cas liber­ta­des y dere­chos demo­crá­ti­cos con nue­vas medi­das de excep­ción de carác­ter represivo.

Con­de­na­mos igual­men­te cual­quier inten­to de cri­mi­na­li­zar a la pobla­ción de ori­gen ára­be, magre­bí o musul­ma­na, seña­lán­do­las como cul­pa­bles, argu­men­to muy recu­rri­do por las fuer­zas polí­ti­cas y socia­les reac­cio­na­rias, quie­nes apro­ve­chan el dolor de las víc­ti­mas y el impac­to social de los ata­ques para sem­brar la semi­lla del odio racial y la xenofobia.

La mejor res­pues­ta al fas­cis­mo es la movi­li­za­ción y uni­dad obre­ra y popu­lar. Es nece­sa­rio des­en­mas­ca­rar a las fuer­zas del régi­men post­fran­quis­ta intere­sa­das en ali­men­tar estos esce­na­rios de caos para dis­ci­pli­nar y con­fun­dir a nues­tros res­pec­ti­vos pue­blos tra­ba­ja­do­res y refor­zar su pro­yec­to asimilacionista. 

El terro­ris­mo yiha­dis­ta es una pie­za más del terro­ris­mo impe­ria­lis­ta, de los pla­nes colo­nia­lis­tas y expan­sio­nis­tas ema­na­dos de la gue­rra glo­bal con­tra los Pue­blos esce­ni­fi­ca­da en el igno­mi­nio­so acuer­do sella­do en 2003 en las islas Azores. 

El terro­ris­mo yiha­dis­ta se com­ba­te cor­tan­do cual­quier lazo con los esta­dos que lo ali­men­tan, impi­dien­do la ven­ta de armas y las rela­cio­nes comer­cia­les con esos esta­dos tan bien rela­cio­na­dos con la coro­na espa­ño­la, aban­do­nan­do la OTAN y todos aque­llos orga­nis­mos y acuer­dos inter­na­cio­na­les de carác­ter impe­ria­lis­ta y avan­zan­do en libe­ra­ción de nues­tros res­pec­ti­vos pueblos.

Es tam­bién esen­cial com­ba­tir­lo des­de el apo­yo deci­di­do a la alian­za anti­te­rro­ris­ta del eje de la resis­ten­cia que hoy está com­ba­tien­do al Daesh sobre el terreno, des­de El Líbano, Siria e Irak, el enemi­go se ve aco­rra­la­do y ale­tea su deses­pe­ro sobre el Pue­blo de Cata­lun­ya. Su derro­ta está cerca. 

La soli­da­ri­dad entre los Pue­blos, la lucha por la rup­tu­ra demo­crá­ti­ca con­tra el régi­men del 78 y la defen­sa intran­si­gen­te a la liber­tad de las nacio­nes opri­mi­das, es la mejor arma con­tra la bar­ba­rie del impe­ria­lis­mo y su fran­kes­tein, el terro­ris­mo yihadista.

Las orga­ni­za­cio­nes aba­jo fir­man­tes, pro­mo­to­ras del Mani­fies­to inter­na­cio­na­lis­ta de Com­pos­te­la, que­re­mos mani­fes­tar nues­tra soli­da­ri­dad y apo­yo a la CUP por su cohe­ren­te línea polí­ti­ca en defen­sa del pue­blo tra­ba­ja­dor de Cata­lun­ya, con­cre­ta­da en su fir­me opo­si­ción a par­ti­ci­par en los fal­sos con­sen­sos y polí­ti­cas de con­ci­lia­ción pro­mo­vi­das por el régi­men, por des­en­mas­ca­rar a la OTAN y al impe­ria­lis­mo como pro­mo­to­res del terro­ris­mo yiha­dis­ta, por denun­ciar taxa­ti­va­men­te la ten­ta­ti­va de apro­pia­ción y mani­pu­la­ción de los sen­ti­mien­tos del pue­blo tra­ba­ja­dor cata­lán por la monar­quía borbónica.

¡No al fas­cis­mo de Daesh!
¡No al imperialismo!
¡Por la liber­tad de los Pueblos!
¡Viva Cata­lun­ya libre!
¡Por la inde­pen­den­cia de los pue­blos y un mun­do socialista!

21 de agos­to de 2017

AGORA GALIZA [Gali­za]
BOLTXE [Eus­kal Herria]
COMUNISTAS DE CASTILLA [Cas­ti­lla]
INICIATIVA COMUNISTA [Esta­do español]
NACIÓN ANDALUZA [Anda­lu­cía]
PLATAFORMA LABORAL E POPULAR [Por­tu­gal]

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Una respuesta

  1. Pingback: La crisis de España como marco de acumulación del capital. El derecho de España contra los derechos de los pueblos – Boltxe

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *