Los seis somos todas y todos


1.

El libro Des­de nues­tro rin­cón de lucha (Crea­ción colec­ti­va, Asun­ción, Para­guay 2017) reco­ge la expe­rien­cia de seis com­pa­ñe­ros para­gua­yos, tra­ba­ja­do­res de la tie­rra, con­de­na­dos a 35 años de cár­cel acu­sa­dos por un fal­so tes­ti­go. Agus­tín Acos­ta, Arís­ti­des Vera, Basi­liano Car­do­zo, Gus­ta­vo Lez­cano; Roque Rodrí­guez, y Simeón Bor­dón, que así se lla­man los com­pa­ñe­ros con­de­na­dos por ser seres huma­nos, expli­can su situa­ción y expo­nen sus ideas sobre la injus­ti­cia y la liber­tad en una lar­ga serie de car­tas y entre­vis­tas que van des­de mayo de 2007 has­ta enero de 2017.

Estos com­pa­ñe­ros luchan con­tra la injus­ti­cia estruc­tu­ral que azo­ta a su país, don­de casi el 40% de la pobla­ción está empo­bre­ci­da según esta­dís­ti­cas ofi­cia­les, en don­de la cla­se cam­pe­si­na que supo­ne el 35% de la pobla­ción es explo­ta­da por una muy redu­ci­da bur­gue­sía lati­fun­dis­ta for­ma­da por el 5% pro­pie­ta­rios, unas 12.000 fami­lias, pero posee el 90% de la tie­rra mien­tras que el res­tan­te 10% se repar­te entre 280.000 fami­lias. No hace fal­ta decir que esa redu­ci­dí­si­ma mino­ría lati­fun­dis­ta se sien­te pro­te­gi­da no solo por el ejér­ci­to del país sino tam­bién por las tro­pas esta­dou­ni­den­ses afin­ca­das en su terri­to­rio. En base a esta fuer­za repre­si­va glo­ba­li­za­da, o sea, a la pose­sión del Esta­do y a la ayu­da del impe­ria­lis­mo, en los últi­mos doce años la bur­gue­sía para­gua­ya ha redu­ci­do en un 51% la tie­rra dedi­ca­da a la agri­cul­tu­ra cam­pe­si­na y a amplian­do un 130% la dedi­ca­da a la soja trans­gé­ni­ca con­tro­la­da por las mul­ti­na­cio­na­les.

Los com­pa­ñe­ros son par­te de ese pue­blo obre­ro y cam­pe­sino, tra­ba­ja­dor, que se ha pues­to de nue­vo en pie de lucha tras la Masa­cre de Curu­guaty a la que vol­ve­re­mos. Aho­ra mis­mo, des­de media­dos de junio de 2017 el cam­pe­si­na­do ha pro­ta­go­ni­za­do diver­sas accio­nes rei­vin­di­ca­ti­vas en Asun­ción, recha­za­das sin con­tem­pla­cio­nes por el gobierno. A fina­les de abril de 2017 las y los tra­ba­ja­do­res de pren­sa están exi­gien­do que los dere­chos labo­ra­les sean para la tota­li­dad de la plan­ti­lla y no solo para el 5% de ella. Del mis­mo modo, cada vez más estu­dian­tes se han movi­li­za­do en el pasa­do mes de abril en con­tra de los recor­tes, reco­gen fir­mas, se con­cen­tran ante las vivien­das de los pode­ro­sos, y exi­gen la reti­ra­da de medi­das reac­cio­na­rias. Tam­bién es nece­sa­rio remar­car la inten­si­fi­ca­ción de las accio­nes y de la con­cien­cia orga­ni­za­da de las cam­pe­si­nas e indí­ge­nas que inte­gran prác­ti­ca­men­te todas las rei­vin­di­ca­cio­nes actua­les y pasa­das en sus obje­ti­vos estra­té­gi­cos.

La acción orga­ni­za­da de las muje­res indí­ge­nas es par­te, ade­más, de la cre­cien­te movi­li­za­ción de los pue­blos ori­gi­na­rios en defen­sa de la Madre Tie­rra. A fina­les de mar­zo de 2017 se había dado un paso sig­ni­fi­ca­ti­vo en la lucha coor­di­na­da de la Aty Guaçu Gua­ra­ni-Kaio­wá que se opo­ne al pro­yec­to de expo­lio y pri­va­ti­za­ción de nada menos que 350.000 km² en las amplias exten­sio­nes entre Bra­sil y Para­guay.

A gran­des ras­gos, este es el con­tex­to en el que en el pasa­do mar­zo de 2017 las masas tra­ba­ja­do­ras ocu­pa­ron las calles, cer­ca­ron y que­ma­ron el Con­gre­so mos­tran­do su cre­cien­te auto­or­ga­ni­za­ción y radi­ca­li­dad en pro­tes­ta con­tra tan­to atro­pe­llo, auto­ri­ta­ris­mo y corrup­ción. Las cam­pe­si­nas y cam­pe­si­nos ya habían adver­ti­do en esas mis­mas fechas que sin una pro­fun­da refor­ma agra­ria era impen­sa­ble cual­quier solu­ción a los cre­cien­tes pro­ble­mas del país, ya que inclu­so has­ta la opo­si­ción refor­mis­ta y tibia, como la del Par­ti­do Libe­ral Radi­cal Autén­ti­co (PLRA), advir­tió jus­to el últi­mo día de 2016 que el pre­si­den­te Car­tes esta­ba vio­lan­do la Cons­ti­tu­ción para, al ama­ñar­la a su gus­to, poder ser de nue­vo pre­si­den­te. En reali­dad, Car­tes está en el poder por­que el capi­tal inter­na­cio­nal finan­cie­ro y nar­co­ma­fio­so lo man­tie­ne ahí ya que le nece­si­ta para que ace­le­re las pri­va­ti­za­cio­nes, los recor­tes socia­les y demo­crá­ti­cos, el endu­re­ci­mien­to repre­si­vo y mili­tar, la depen­den­cia del país a los intere­ses nor­te­ame­ri­ca­nos obse­sio­na­dos por con­tro­lar la estra­té­gi­ca cuen­ca acuí­fe­ra Gua­ra­ní, el for­ta­le­ci­mien­to del lati­fun­dis­mo, etc.

La lucha cam­pe­si­na siem­pre ha sido fuer­te en Para­guay y con­tra ella el Esta­do apli­ca todo su poder, como fue en el caso de la Masa­cre de Curu­guaty el 5 de junio de 2012, cuan­do repri­mie­ron a bala­zos, con 17 muer­tos y 80 heri­dos, la movi­li­za­ción pací­fi­ca por la recu­pe­ra­ción de tie­rras del pue­blo, comu­na­les, que habían sido pri­va­ti­za­das en bene­fi­cio del Esta­do bur­gués. La Masa­cre de Curu­guaty, por la que ade­más acu­san a 11 per­so­nas ino­cen­tes, fue un mon­ta­je de las fuer­zas reac­cio­na­rias del país para, ade­más de des­tro­zar al cam­pe­si­na­do tener, tam­bién, una excu­sa para lle­var a cabo el eufe­mís­ti­ca­men­te lla­ma­do «gol­pe de Esta­do blan­do» con­tra el pre­si­den­te Lugo, ele­gi­do demo­crá­ti­ca y mayo­ri­ta­ria­men­te por el pue­blo. Rea­li­za­ron el gol­pe «blan­do» solo 17 días des­pués de la Masa­cre, el 22 de ese mis­mo mes de junio: no espe­ra­ron más ante las férreas exi­gen­cias del capi­tal que que­ría dis­po­ner del Esta­do solo para sí, sin inje­ren­cias popu­la­res por muy refor­mis­tas que fue­ran.

Las trans­na­cio­na­les de la agro­in­dus­tria de la soja, como Mon­san­to, exi­gían un cam­bio en pro­fun­di­dad de la ley para per­mi­tir la masi­va plan­ta­ción de soja trans­gé­ni­ca, ade­más de otros pro­yec­tos del impe­ria­lis­mo y de la bur­gue­sía autóc­to­na des­con­ten­tos con el refor­mis­mo del pre­si­den­te Lugo en el car­go des­de 2008. Mons­truos devo­ra­do­res de kilo­li­tros cúbi­cos de agua como Coca Cola, Nestlé y otros quie­ren que­dar­se con los recur­sos hídri­cos de la cuen­ca Gua­ra­ní. Las gran­des bur­gue­sías ven­di­das al impe­ria­lis­mo quie­ren hacer méri­tos fren­te a estos gigan­tes trans­na­cio­na­les median­te la polí­ti­ca de las Tri­ple Fron­te­ra entre Argen­ti­na, Para­guay y Bra­sil, rui­no­sa para el pue­blo, muy ren­ta­ble para el capi­tal autóc­tono pero tam­bién para el yan­qui y el sio­nis­ta, etc. Con la Masa­cre de Curu­guaty logra­ban varios obje­ti­vos, pero sobre todo aca­bar con un peli­gro­so giro refor­mis­ta que podía enva­len­to­nar al pue­blo tra­ba­ja­dor. En un prin­ci­pio el gol­pe le salió bien a la bur­gue­sía, pero la auto­or­ga­ni­za­ción popu­lar y la acción de las orga­ni­za­cio­nes se recu­pe­ra­ron en poco, como hemos vis­to arri­ba.

No debe extra­ñar­nos, enton­ces y vis­to lo esen­cial de las con­tra­dic­cio­nes del país, que sur­gie­ra como res­pues­ta un núcleo gue­rri­lle­ro deno­mi­na­do Ejér­ci­to del Pue­blo Para­gua­yo que está ponien­do en jaque al con­jun­to del sis­te­ma y de la doc­tri­na repre­si­va de la región man­te­ni­dos has­ta aho­ra. Hay que decir que la memo­ria his­tó­ri­ca y mili­tar del pue­blo tra­ba­ja­dor para­gua­yo, como la de cual­quier otro, está lle­na de heroi­ci­da­des de resis­ten­cia, muchas de las cua­les han lle­ga­do al gra­do de nece­si­dad y legi­ti­mi­dad reco­no­ci­do en el Preám­bu­lo de la Decla­ra­ción Uni­ver­sal de los Dere­chos Huma­nos de 1948 fir­ma­da por las Nacio­nes Uni­das: el dere­cho a la rebe­lión. La his­to­ria nacio­nal cam­pe­si­na y tra­ba­ja­do­ra del pue­blo para­gua­yo es inse­pa­ra­ble de su dig­na his­to­ria de resis­ten­cia con­tra los inva­so­res espa­ño­les, por­tu­gue­ses, bri­tá­ni­cos…, por citar los extran­je­ros a Nues­tra Amé­ri­ca, apo­ya­dos en cada momen­to por las cas­tas y cla­ses ricas autóc­to­nas alia­das con los inva­so­res.

Recor­de­mos la inaca­ba­ble his­to­ria de resis­ten­cias anti­co­lo­nia­les que sur­gie­ron casi al ins­tan­te de la inva­sión espa­ño­la del amplio terri­to­rio gua­ra­ní en 1537. Reco­de­mos cómo la Coro­na espa­ño­la, cons­cien­te del espí­ri­tu de inde­pen­den­cia de la nación gua­ra­ní, recu­rrió a los jesui­tas para que inten­ta­sen aman­sar­la e inte­grar­la con las Enco­mien­das des­de 1585 y sobre todo des­de 1608, librán­do­les de la escla­vi­tud y reco­no­cién­do­les el dere­cho a por­tar armas en deter­mi­na­das con­di­cio­nes. La lógi­ca de la explo­ta­ción que siem­pre rege­ne­ra las resis­ten­cias en su con­tra por muchas medi­das palia­ti­vas e inte­gra­do­ras que el ocu­pan­te tome, las pre­sio­nes del escla­vis­mo por­tu­gués, la cre­cien­te intro­mi­sión ingle­sa en el área, la debi­li­dad de la Coro­na espa­ño­la, la expul­sión de los jesui­tas, etc., estas y otras con­tra­dic­cio­nes hicie­ron que se lle­na­se de con­te­ni­do la lar­ga lis­ta de rebe­lio­nes comu­ne­ras e indí­ge­nas, sien­do las de 1544, 1649 y 1717 que se pro­lon­ga has­ta 1735 las más cono­ci­das de entre un rosa­rio de otras muchas pro­tes­tas silen­cia­das por la his­to­ria ofi­cial.

Recor­de­mos, por no exten­der­nos, el apo­yo que el liber­ta­dor Arti­gas, «ami­go de los indios», tenía entre el pue­blo tra­ba­ja­dor para­gua­yo y cómo su pres­ti­gio entre la nación gua­ra­ní era tal que el gobierno para­gua­yo le con­ce­dió asi­lo pre­ci­sa­men­te en Curu­guaty a fina­les de 1820. Arti­gas, defen­sor de un idea­rio socio­po­lí­ti­co pro­gre­sis­ta y fede­ra­lis­ta en base a pode­res comu­na­les, era odia­do y per­se­gui­do a muer­te por las bur­gue­sías crio­llas de Bue­nos Aires y Mon­te­vi­deo, que impo­nían por la fuer­za una cen­tra­li­za­ción esta­tal explo­ta­do­ra del pue­blo y nega­do­ra de los dere­chos de la nación gua­ra­ní. Las pre­sio­nes de estas poten­cias en auge sobre el más débil Para­guay para que les entre­ga­se a Arti­gas fue­ron en aumen­to lle­gan­do a un pun­to crí­ti­co en 1840, aun así Para­guay no cedió a las ame­na­zas y pro­te­gió a Arti­gas has­ta su muer­te en 1850.

En reali­dad, el odio de las bur­gue­sías con­tra Arti­gas era par­te del pro­yec­to gene­ral de liqui­da­ción de Para­guay como «nación peli­gro­sa» por su inde­pen­den­cia y pro­gre­sis­mo en aquel momen­to. Peli­gro­sa para el expan­sio­nis­mo uru­gua­yo, argen­tino y bra­si­le­ño, pero tam­bién bri­tá­ni­co, que fue la poten­cia que tele­di­ri­gió la gue­rra de 1865 – 1870, movien­do des­de aba­jo y des­de den­tro los gui­ño­les ase­si­nos de Uru­guay, Bra­sil y Argen­ti­na para que arra­sa­ran Para­guay o la redu­je­ran a sim­ple región insig­ni­fi­can­te ampu­tán­do­les gran­des exten­sio­nes de terri­to­rio. Otro tan­to se bus­có con la gue­rra de 1932 – 1935 tele­di­ri­gi­da por el capi­tal petro­le­ro inter­na­cio­nal para desan­grar mutua­men­te a Boli­via y Para­guay en bene­fi­cio de lo que ya empe­za­ba a ser el impe­rio del petro­dó­lar.

Pese a todo, el pue­blo para­gua­yo se reha­cía una y otra vez tras cada derro­ta exter­na e inter­na, de tal modo que el capi­tal seguía temien­do su capa­ci­dad de lucha, y para aca­bar defi­ni­ti­va­men­te cual­quier posi­bi­li­dad de una Para­guay ver­da­de­ra­men­te inde­pen­dien­te, es decir, pro­pie­ta­ria de sí, la alian­za entre la bur­gue­sía autóc­to­na, las bur­gue­sías regio­na­les y Esta­dos Uni­dos se mate­ria­li­zó en la inca­li­fi­ca­ble dic­ta­du­ra de Stroess­ner entre 1954 y 1989, cuyas duras secue­las las sigue pade­cien­do el pue­blo tra­ba­ja­dor vein­tio­cho años des­pués. El cri­men de Curu­guaty, el «gol­pe blan­do» con­tra Lugo, la apa­ri­ción de la gue­rri­lla, la injus­ti­cia con­tra los seis com­pa­ñe­ros del libro que aho­ra comen­ta­mos, etc., solo encuen­tran su ple­na cohe­ren­cia his­tó­ri­ca si siem­pre tene­mos pre­sen­te en nues­tro estu­dio la lar­ga con­ti­nui­dad sub­te­rrá­nea, con sus cam­bios, adap­ta­cio­nes y alti­ba­jos, de la resis­ten­cia del pue­blo explo­ta­do en su per­ma­nen­te reha­cer­se y reini­ciar­se.

2.

Ade­más, el libro reco­ge las apor­ta­cio­nes de otras per­so­nas de bien, defen­so­ras de los dere­chos huma­nos en su esen­cia con­cre­ta, per­so­nas revo­lu­cio­na­rias y pro­gre­sis­tas, cris­tia­nas, que alzan su voz con­tra la iniqui­dad. Todas y todos des­me­nu­zan los entre­si­jos de esa máqui­na tri­tu­ra­do­ra que lla­man «jus­ti­cia», mos­tran­do que su lógi­ca fría e impla­ca­ble, mons­truo­sa, no es en abso­lu­to inde­pen­dien­te, ni siquie­ra es autó­no­ma en las cues­tio­nes deci­si­vas para el poder de la cla­se domi­nan­te, sino que ella mis­ma es un engra­na­je más de esa tri­tu­ra­do­ra, una tuer­ca que aho­ra cum­ple las mis­mas fun­cio­nes que cum­plía en las máqui­nas de tor­tu­ra de la Inqui­si­ción, o cuan­do ata­ba los per­nos de las correas de las que tira­ban los caba­llos en los des­cuar­ti­za­mien­tos de seres huma­nos con que cas­ti­ga­ban los espa­ño­les a los y las lucha­do­ras por la liber­tad de Nues­tra Amé­ri­ca.

Pero la tuer­ca es una pie­za inter­cam­bia­ble en diver­sas máqui­nas: no es lo mis­mo la tor­tu­ra inqui­si­to­rial y el des­cuar­ti­za­mien­to en vivo has­ta fina­les de los siglos XVIII y comien­zos del XIX en Nues­tra Amé­ri­ca prac­ti­ca­das por los espa­ño­les, que las actua­les tec­no­lo­gías de exter­mi­nio de las cár­ce­les yan­quis y euro­peas que con­ju­gan la tor­tu­ra blan­ca e invi­si­ble con las pali­zas, el agua hela­da, el ais­la­mien­to, la des­aten­ción médi­ca…, todo ello con­tro­la­do por méto­dos cien­tí­fi­cos que inclu­yen cono­ci­mien­tos médi­cos, psi­co­ló­gi­cos y antro­po­ló­gi­cos. El láti­go, la tuer­ca, el elec­tro­do, etcé­te­ra, mul­ti­pli­can expo­nen­cial­men­te su efec­ti­vi­dad si su uso está inser­to en una estra­te­gia repre­si­va, con su doc­tri­na y sis­te­ma corres­pon­dien­te. Y tan­to unas como la otra, el sis­te­ma y la doc­tri­na, como la estra­te­gia, varían a su vez en res­pues­ta a los vai­ve­nes de la lucha de cla­ses.

Por ejem­plo, el hecho de que los seis com­pa­ñe­ros fue­ran devuel­tos a Para­guay por las auto­ri­da­des argen­ti­nas, país al que habían acu­di­do en bus­ca de asi­lo polí­ti­co, mues­tra cómo ter­mi­nan impe­ran­do las nece­si­da­des del sis­te­ma capi­ta­lis­ta en su con­jun­to en lo que con­cier­ne a la repre­sión del movi­mien­to cam­pe­sino: la bur­gue­sía argen­ti­na, que tam­bién se enfren­ta a la resis­ten­cia popu­lar en el cam­po, sabe que tam­po­co a ella le es con­ve­nien­te que «sus» explo­ta­das y explo­ta­dos con­fra­ter­ni­cen con cam­pe­si­nos para­gua­yos exi­lia­dos por razo­nes de per­se­cu­ción polí­ti­ca.

Vemos cómo las tác­ti­cas y has­ta la estra­te­gia repre­si­va de un país for­mal­men­te inde­pen­dien­te como es Argen­ti­na, está sin embar­go supe­di­ta­da a los intere­ses comu­nes del sis­te­ma y de la doc­tri­na de poder que le atan con la cla­se domi­nan­te para­gua­ya. La fla­man­te «inde­pen­den­cia nacio­nal» –bur­gue­sa– de ambos Esta­dos ocul­ta en reali­dad su mutua depen­den­cia de cla­se en la per­se­cu­ción de la dig­ni­dad huma­na. La Ope­ra­ción Cón­dor fue solo un paso más en esa uni­fi­ca­ción del sis­te­ma de poder en su con­jun­to bajo super­vi­sión del impe­ria­lis­mo yan­qui, pero afec­tó sobre todo a las fuer­zas revo­lu­cio­na­rias, a la mili­tan­cia comu­nis­ta y a sec­to­res cris­tia­nos. Fue un exter­mi­nio impla­ca­ble des­ti­na­do a garan­ti­zar duran­te varias gene­ra­cio­nes la sal­va­guar­dia de la pro­pie­dad pri­va­da capi­ta­lis­ta, ame­na­za­da enton­ces por la cre­cien­te fuer­za de las rei­vin­di­ca­cio­nes obre­ras y popu­la­res. Pero la devo­lu­ción a la repre­sión para­gua­ya de los seis cam­pe­si­nos nos remi­te a un perío­do ante­rior al movi­mien­to obre­ro en la his­to­ria de la lucha de cla­ses y de la opre­sión nacio­nal.

3.

En efec­to, el libro que comen­ta­mos tie­ne, ade­más de lo que ya hemos vis­to, tam­bién la vir­tud de plan­tear­nos algu­nas refle­xio­nes de espe­cial rele­van­cia en estos momen­tos en los que el impe­ria­lis­mo se enfren­ta a la nece­si­dad cie­ga de mer­can­ti­li­zar la tie­rra, la vida y la cul­tu­ra. O para decir­lo en tér­mi­nos que nos remi­ten direc­ta­men­te al libro que comen­ta­mos: la nece­si­dad de ani­qui­lar de raíz cual­quier res­to actua­li­za­do de la per­ma­nen­te uto­pía roja de la pro­pie­dad colec­ti­va de la tie­rra, de la actua­li­za­ción del comu­nis­mo pri­mi­ti­vo o, tam­bién, del prin­ci­pio mar­xis­ta de que la tie­rra, nues­tro pla­ne­ta, no nos per­te­ne­ce a noso­tros y menos aún al impe­ria­lis­mo, sino a las gene­ra­cio­nes futu­ras, sien­do nues­tra obli­ga­ción entre­gár­se­la a ellas en mejo­res con­di­cio­nes de las que esta­ba antes de haber­la reci­bi­do de nues­tros ante­pa­sa­dos. Pero para com­pren­der el alcan­ce revo­lu­cio­na­rio de seme­jan­te prin­ci­pio hemos de mirar un poco al pasa­do pre­ca­pi­ta­lis­ta y al papel pre­sen­te y futu­ro del movi­mien­to cam­pe­sino.

Los por­tu­gue­ses fue­ron los pri­me­ros euro­peos allá por la mitad del siglo XV en sufrir sobre sus car­nes la tenaz nega­ti­va de los pue­blos del Áfri­ca atlán­ti­ca a ser esquil­ma­dos y escla­vi­za­dos. Los espa­ño­les fue­ron los segun­dos que tuvie­ron que emplear­se a fon­do en el ani­qui­la­mien­to de las resis­ten­cias de los habi­tan­tes de Nues­tra Amé­ri­ca des­de fina­les de ese siglo XV, a par­tir de ahí el colo­nia­lis­mo y más ade­lan­te el impe­ria­lis­mo han cho­ca­do con la opo­si­ción de las pobla­cio­nes a ser explo­ta­das y opri­mi­das. De una for­ma u otra, recu­rrien­do en momen­tos a las vio­len­cias defen­si­vas y jus­tas más deses­pe­ra­das y sis­te­má­ti­cas, o en otros momen­tos a pacien­tes méto­dos de des­obe­dien­cia sibi­li­na y astu­ta que anu­la­ba en la prác­ti­ca toda la efec­ti­vi­dad del poder y con­ser­va­ba mal que bien la iden­ti­dad de los pue­blos que «des­obe­de­cían obe­de­cien­do», sin olvi­dar­nos de que muy fre­cuen­te­men­te prac­ti­ca­ban la inter­ac­ción de todas esas for­mas de lucha según las cir­cuns­tan­cias, al mar­gen aho­ra de esta diver­si­dad, sí es inne­ga­ble que los pue­blos se enfren­ta­ron a la civi­li­za­ción del capi­tal y que siguen hacién­do­lo.

Eran gru­pos huma­nos, etnias y pue­blos con diver­sos sis­te­mas socio­eco­nó­mi­cos y polí­ti­cos, pero tenían en común que, por un lado, depen­dían de la agri­cul­tu­ra o inclu­so ni eso, por­que bas­tan­tes eran caza­do­res y reco­lec­to­res, y, que por otro lado, des­co­no­cían la pro­pie­dad bur­gue­sa, el sis­te­ma capi­ta­lis­ta. Los inva­so­res euro­peos y nor­te­ame­ri­ca­nos se sor­pren­die­ron mucho por la obs­ti­na­da capa­ci­dad de resis­ten­cia de estas cul­tu­ras y civi­li­za­cio­nes que deno­mi­na­ban como «atra­sa­das» y «pri­mi­ti­vas», y hoy siguen sien­do cali­fi­ca­das como «sub­de­sa­rro­lla­das». No com­pren­dían ni com­pren­den cómo era y es posi­ble que, ade­más de tener aque­llas cul­tu­ras a veces esplen­do­ro­sas y siem­pre sor­pren­den­tes por la hon­du­ra y alcan­ce de sus cono­ci­mien­tos, sobre todo fue­ran capa­ces de sos­te­ner resis­ten­cias tan com­ple­jas tenien­do en cuen­ta la des­pro­por­ción de recur­sos mate­ria­les y cul­tu­ra­les com­pa­ra­dos, par a par, con los del colo­nia­lis­mo y del impe­ria­lis­mo.

Los lla­ma­dos muy correc­ta­men­te por Marx como «sis­te­mas nacio­na­les de pro­duc­ción pre­ca­pi­ta­lis­ta» no fue­ron la úni­ca resis­ten­cia basa­da, al final, en la cohe­ren­cia de las comu­ni­da­des cam­pe­si­nas, sino que otras socie­da­des más des­cen­tra­li­za­das, como menos o con nin­gu­na ver­te­bra­ción esta­tal ni pro­to­es­ta­tal tam­bién lo hicie­ron. Lo que les iden­ti­fi­ca­ba era la defen­sa de las for­mas de pro­pie­dad pre­ca­pi­ta­lis­ta de la tie­rra, todas ellas basa­das en últi­mo aná­li­sis en res­tos más o menos prác­ti­cos de pro­pie­dad comu­nal.

Des­de la Alta Edad Media euro­pea, por no retro­ce­der más, los pue­blos cam­pe­si­nos se habían opues­to a la alian­za entre la Igle­sia y el feu­da­lis­mo que les qui­ta­ba las tie­rras a la vez que les cris­tia­ni­za­ba a la fuer­za. Es por esto que des­de el siglo XIV se encar­ni­za la resis­ten­cia popu­lar con­tra el endu­re­ci­mien­to de la explo­ta­ción feu­dal des­ti­na­da a com­pen­sar su retro­ce­so fren­te al auge bur­gués: las revuel­tas cam­pe­si­nas, jac­que­rías, gue­rras y rebe­lio­nes del cam­po en Euro­pa y en el impe­rio zaris­ta acom­pa­ña­ron a las cri­sis feu­da­les y al ascen­so bur­gués en las revo­lu­cio­nes ingle­sa y fran­ce­sa, y en menor medi­da en la holan­de­sa. El males­tar furio­so y la jus­ta ira del cam­po tam­bién estu­vo pre­sen­te en la segun­da olea­da bur­gue­sa, las «revo­lu­cio­nes des­de arri­ba» –Ale­ma­nia, Ita­lia, Japón…– que logra­ron esta­bi­li­zar alian­zas entre gran­des terra­te­nien­tes ate­mo­ri­za­dos por la fuer­za del cam­pe­si­na­do, y bur­gue­ses ate­mo­ri­za­dos por la fuer­za obre­ra.

Allí don­de las «revo­lu­cio­nes des­de arri­ba» fue­ron muy débi­les como en el Esta­do espa­ñol, Por­tu­gal, etc., y en don­de ade­más tuvie­ron que enfren­tar­se a gran­des deu­das con­traí­das por sus bur­gue­sías con el capi­tal finan­cie­ro inter­na­cio­nal, como Rusia, Tur­quía, Chi­na, etc., sin olvi­dar­nos del para­dig­ma mexi­cano des­de 1910, en estos y otros impe­rios y Esta­dos plu­ri­na­cio­na­les esta­lla­ron revo­lu­cio­nes que están en la men­te de todas y todos y gran­des resis­ten­cias en las que fue deci­si­vo el movi­mien­to cam­pe­sino. Inclu­so la India, ese apa­ren­te paraí­so de paz gan­dia­na basa­do en la inhu­ma­ni­dad de las cas­tas, fue esce­na­rio de luchas cam­pe­si­nas que, al menos des­de 1857, empe­za­ron a adqui­rir un con­te­ni­do de libe­ra­ción nacio­nal.

La rebe­lión de masas cam­pe­si­nas chi­nas lla­ma­da Tai­ping en la segun­da mitad del siglo XIX, jun­to a la de los Cipa­yos en la India arri­ba cita­da, fue­ron uno de los ini­cios de las movi­li­za­cio­nes cam­pe­si­nas en Asia, que se vería for­ta­le­ci­do por la derro­ta de Rusia ante Japón en 1905; del mis­mo modo que la gue­rra de libe­ra­ción del Sudán de fina­les del siglo XIX sig­ni­fi­có un hito lue­go refor­za­do por el cohe­ren­te inter­na­cio­na­lis­mo bol­che­vi­que des­de 1917 y por la Reu­nión de Bakú en 1920. La Inter­na­cio­nal Comu­nis­ta, al menos de mane­ra bri­llan­te has­ta 1924 y lue­go con muchos alti­ba­jos y retro­ce­sos, asen­tó el méto­do de expli­ca­ción teó­ri­ca de la impor­tan­cia de las revo­lu­cio­nes cam­pe­si­nas y de las gue­rras de libe­ra­ción nacio­nal ya expues­to en la teo­ría del impe­ria­lis­mo de comien­zos del siglo XX sobre las bases de la libe­ra­ción nacio­nal asen­ta­das por el mar­xis­mo del siglo XIX.

4.

¿Y en Nues­tra Amé­ri­ca? Por suer­te, o mejor decir que sig­ni­fi­ca­ti­va­men­te, cada vez abun­dan más los bue­nos y crí­ti­cos estu­dios sobre el deci­si­vo papel de las masas cam­pe­si­nas sobre todo la de los pue­blos ori­gi­na­rios en la lucha por la pri­me­ra y de las «nue­vas» masas cam­pe­si­nas-asa­la­ria­das urba­nas empo­bre­ci­das y sobre­ex­plo­ta­das en la segun­da inde­pen­den­cia, y en la defen­sa y recu­pe­ra­ción de la Pacha Mama, de Ama Lur. En este con­ti­nen­te suce­de lo mis­mo que en el res­to del pla­ne­ta: la his­to­ria del siglo XX y lo que va del XXI es incom­pren­si­ble para lo bueno y para lo malo –es decir, para la mani­pu­la­ción reac­cio­na­ria– sin la cre­cien­te acción cam­pe­si­na, en la que se ins­cri­be la pra­xis revo­lu­cio­na­ria de los seis com­pa­ñe­ros para­gua­yos. Pode­mos resu­mir en cua­tro las gran­des apor­ta­cio­nes de Nues­tra Amé­ri­ca, en este sen­ti­do, y que el libro que comen­ta­mos sin­te­ti­za en base a la rica expe­rien­cia de su país casi en cada pági­na.

Una, la rei­vin­di­ca­ción de la pro­pie­dad colec­ti­va de la tie­rra, no solo de las fábri­cas, etc., en la rei­vin­di­ca­ción del movi­mien­to obre­ro y revo­lu­cio­na­rio con­tra la pro­pie­dad bur­gue­sa. La rei­vin­di­ca­ción cam­pe­si­na de la tie­rra va a la raíz del pro­ble­ma de la pro­pie­dad en el sen­ti­do comu­nis­ta del tér­mino, es decir, en el sen­ti­do de que no se tra­ta solo de aca­bar con la pro­pie­dad bur­gue­sa en cual­quie­ra de sus for­mas, sino con cual­quier posi­bi­li­dad de exis­ten­cia de otra for­ma de pro­pie­dad pri­va­da. Es una rei­vin­di­ca­ción que ata­ñe a la natu­ra­le­za en su con­jun­to, en sí mis­ma, de la que la espe­cie huma­na es una par­te.

Dos, la revi­ta­li­za­ción del papel de la mujer tra­ba­ja­do­ra, cam­pe­si­na e indí­ge­na, como núcleo deci­si­vo en la repro­duc­ción de la fuer­za de tra­ba­jo pero tam­bién y sobre todo de la ten­den­cia ascen­den­te hacia la toma de con­cien­cia crí­ti­ca con­tra la mer­can­ti­li­za­ción total, con­tra el sis­te­ma patriar­co-bur­gués y a favor de la (re)construcción de las cul­tu­ras popu­la­res que toda­vía man­tie­nen códi­gos comu­na­les. Seme­jan­te (re)construcción se rea­li­za actua­li­zan­do los com­po­nen­tes pro­gre­sis­tas pre­bur­gue­ses de estas cul­tu­ras en base a sus luchas y nece­si­da­des pero tam­bién, cada vez más, en inter­ac­ción con otras muchas prác­ti­cas idén­ti­cas en todo el mun­do gra­cias al empleo crea­ti­vo e inde­pen­dien­te de par­te de las nue­vas tec­no­lo­gías de la comu­ni­ca­ción inter­ac­ti­va, rom­pien­do el mono­po­lio de la indus­tria polí­ti­co-mediá­ti­ca y cul­tu­ral impe­ria­lis­ta.

Tres, res­pon­dien­do a la agre­sión del impe­ria­lis­mo acu­cia­do por sus con­tra­dic­cio­nes inter­nas, el diver­so cam­pe­si­na­do mun­dial –los movi­mien­tos cam­pe­si­nos con sus limi­ta­cio­nes y con­tra­dic­cio­nes– apor­ta nue­va fuer­za y con­cien­cia a los pue­blos tra­ba­ja­do­res y, en gene­ral, a la cla­se obre­ra mun­dial: es así como pode­mos apre­ciar la for­ma­ción del «pro­le­ta­ria­do glo­bal­men­te explo­ta­ble», que es una for­ma actual de defi­nir al tra­ba­jo en su enfren­ta­mien­to irre­con­ci­lia­ble con el capi­tal en el nivel gené­ti­co-estruc­tu­ral del modo de pro­duc­ción capi­ta­lis­ta. La dia­léc­ti­ca del desa­rro­llo des­igual y com­bi­na­do que­da, de nue­vo, mag­ní­fi­ca­men­te con­fir­ma­da en las prác­ti­cas con­cre­tas de las cla­ses, pue­blos y muje­res explo­ta­das en el nivel his­tó­ri­co-gené­ti­co de las for­ma­cio­nes eco­nó­mi­co-socia­les con­cre­tas, en las socie­da­des y cul­tu­ras par­ti­cu­la­res y sin­gu­la­res, gra­cias a la irrup­ción del cam­pe­si­na­do.

Cua­tro, las apor­ta­cio­nes vis­tas refuer­zan la lucha his­tó­ri­ca del socia­lis­mo con­tra el tra­ba­jo abs­trac­to, con­tra el feti­chis­mo de la mer­can­cía, con­tra la dic­ta­du­ra del valor y del valor de cam­bio, etc., que habían caí­do en des­gra­cia tan­to por la buro­cra­ti­za­ción, como por el refor­mis­mo. La mun­dia­li­za­ción de la ley del valor hace que este deci­si­vo cam­po de lucha, cen­tral, vuel­va a ser­lo pre­ci­sa­men­te por­que las ense­ñan­zas que apor­tan las muje­res, las y los cam­pe­si­nos, los pue­blos opri­mi­dos… actua­li­zan rei­vin­di­ca­cio­nes utó­pi­cas pre­sen­tes en los sec­to­res popu­la­res de las reli­gio­nes y creen­cias, en los movi­mien­tos mile­na­ris­tas, igua­li­ta­ris­tas, socia­lis­tas utó­pi­cos y anar­quis­ta, comu­nis­tas…

Y cin­co, encon­tra­mos una sín­te­sis de lo que esta­mos vien­do en las siguien­tes pala­bras de uno de los seis com­pa­ñe­ros: «Des­de que ten­go memo­ria he sen­ti­do que mi tarea es estar con la gen­te, tra­ba­jar con la gen­te. Luchar por la ale­gría. Ser libre es eso para mí».

Iña­ki Gil de San Vicen­te

Eus­kal Herria, 12 de agos­to de 2017

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *