La vio­len­cia polí­ti­ca en Venezuela

Exis­te un rom­pe­ca­be­zas de las muer­tes. Las más de cien en más de cien días de con­flic­to. La cues­tión se resu­me en la mediá­ti­ca opo­si­to­ra en que todos fue­ron ase­si­na­dos por el gobierno. No impor­ta que no exis­tan prue­bas a la hora del titu­lar, tam­po­co inves­ti­ga­ción para fun­da­men­tar una ase­ve­ra­ción como esa. Impor­ta el impac­to, el núme­ro, el escán­da­lo, el muer­to api­la­do sobre otro muer­to que de a poco cons­tru­ye esa idea ya con­so­li­da­da en muchas par­tes: es un régi­men auto­ri­ta­rio, dic­ta­to­rial, que vio­la los dere­chos humanos. 

En otros casos no se le atri­bu­ye la res­pon­sa­bi­li­dad al gobierno sino a la crisis/​conflicto. Un vie­jo tru­co, como titu­lar «la cri­sis cau­só dos nue­vas muer­tas» cuan­do fue­ron ase­si­na­dos por la poli­cía, bajo órde­nes del gobierno argen­tino, Darío San­ti­llán y Maxi­mi­liano Kos­te­ki en el 2002. No fue en aquel enton­ces «la cri­sis», así como tam­po­co lo es en Vene­zue­la. Si algo que­da de perio­dis­mo en esta bata­lla polí­ti­ca, debe­ría al menos con­ser­var la inves­ti­ga­ción como base para cons­truir noti­cias y opi­nión. Se tra­ta de un deseo casi inge­nuo: la men­ti­ra se ha vuel­to una for­ma nodal de comu­ni­car en esos medios.

Por últi­mo, exis­te otro tru­co más: decir sin nom­brar. «Muer­tos en jor­na­da elec­to­ral», «incen­dia­ron sede de la magis­tra­tu­ra», por ejem­plo, cuan­do es evi­den­te ‑solo bas­ta seguir los movi­mien­tos- que la incen­dia­ron gru­pos de cho­que que en cada mani­fes­ta­ción de la opo­si­ción están en pri­me­ra línea y reci­ben orde­nes de diri­gen­tes de Volun­tad Popu­lar. En este caso no hay autor de la acción. Ni el gobierno, ni la cri­sis, nadie. Menos aún la oposición.

Estas tres varia­bles son repe­ti­das dia­ria­men­te por dece­nas de titu­la­res, por­ta­das, de Vene­zue­la y el mun­do. El resul­ta­do es que una mayo­ría está con­ven­ci­da que el gobierno es autor de toda la vio­len­cia y las muer­tes. ¿Cuán­tas veces es nece­sa­rio repe­tir una idea para que se haga ver­dad? ¿Qué medios de comu­ni­ca­ción es nece­sa­rio tener para que eso suce­da? La arqui­tec­tu­ra comu­ni­ca­cio­nal en el caso de la opo­si­ción vene­zo­la­na es apla­na­do­ra: cuen­ta, por ejem­plo, con los prin­ci­pa­les medios de cada país del con­ti­nen­te, Esta­dos Uni­dos y Euro­pa, arti­cu­la­dos entre sí. 


Los muer­tos enton­ces. ¿Quién es res­pon­sa­ble? Son más de cien, el núme­ro exac­to difu­so: ¿125, 127? ¿Más, menos? Difí­cil tener una cer­te­za debi­do al amplio aba­ni­co de cau­sas de las muer­tes ‑algu­nas pue­den ser inclui­das por algu­nos aná­li­sis y exclui­das por otros‑, y por las fuen­tes de infor­ma­ción, el cru­ce de datos entre pode­res públi­cos, fuen­tes perio­dís­ti­cas. Las cau­sas han sido múl­ti­ples: barri­ca­das y blo­queos; saqueos; que­ma­dos vivos o lin­cha­dos; mani­pu­la­ción de explo­si­vos; tran­si­to cer­ca de una mani­fes­ta­ción sin par­ti­ci­par en la mis­ma; pelea entre mani­fes­tan­tes; dis­pa­ros de ban­das cri­mi­na­les; des­de aden­tro de los mani­fes­tan­tes; por cuer­pos de segu­ri­dad del Esta­do; entre otras.

De ese total, unas 11 víc­ti­mas fue­ron por dis­pa­ros de los cuer­pos de segu­ri­dad. Ante eso ya exis­ten 39 efec­ti­vos pro­ce­sa­dos, dete­ni­dos o soli­ci­ta­dos. Es decir que cer­ca de un 10% fue res­pon­sa­bi­li­dad del Esta­do. Otro ele­men­to: del total de muer­tos, más de 7 son de efec­ti­vos de algu­nas de las fuer­zas de segu­ri­dad. El dis­cur­so de que todos los muer­tos son del gobierno se cae rápidamente.

¿Quié­nes son res­pon­sa­bles del otro 90%? En el nivel inte­lec­tual, los diri­gen­tes de los par­ti­dos opo­si­to­res, en par­ti­cu­lar Volun­tad Popu­lar y Pri­me­ro Jus­ti­cia, por ser quie­nes con­du­cen el plan de esca­la­da vio­len­ta en la calle. En el nivel mate­rial depen­de de cada caso: para­mi­li­ta­res, gru­pos de cho­que, los mis­mos jóve­nes de las pro­tes­tas, gen­te suel­ta alen­ta­da a matar ‑para una par­te de la opo­si­ción se ha vuel­to legí­ti­mo matar cha­vis­tas. La Fis­ca­lía Gene­ral no ha dete­ni­do a nadie de la opo­si­ción, ni autor mate­rial ni inte­lec­tual, aun cuan­do la evi­den­cia haya que­da­do gra­ba­da en cáma­ras, como uno de los jóve­nes que fue lin­cha­do y pren­di­do fue­go al pasar por una mani­fes­ta­ción en ple­na Cara­cas. No es casua­li­dad, su ali­nea­mien­to con la opo­si­ción es decla­ra­do. La jus­ti­cia está ausen­te y esa ausen­cia agran­da el agu­je­ro de la muerte.


A veces solo bas­ta­ría apli­car un razo­na­mien­to lógi­co. Como en el caso de las elec­cio­nes del domin­go. La opo­si­ción anun­ció que impe­di­ría que tuvie­ran lugar, y actuó en con­se­cuen­cia. Ase­si­nó a un can­di­da­to el sába­do por la noche, ata­có 206 cen­tros de vota­ción, afec­tó gra­ve­men­te la par­ti­ci­pa­ción en 5 muni­ci­pios, deto­nó una bom­ba sobre la poli­cía, des­ple­gó gru­pos para­mi­li­ta­res para impe­dir que la gen­te vota­ra, dis­pa­ró sobre votan­tes, sobre cuer­pos de segu­ri­dad del Esta­do. Y sin embar­go la noti­cia mun­dial fue la mis­ma, des­de Cla­rín has­ta el secre­ta­rio de la OEA: el gobierno fue res­pon­sa­ble de la vio­len­cia. ¿Por qué el gobierno habría hecho eso el el día de las elec­cio­nes cla­ves del domin­go? ¿Para qué hubie­ra lan­za­do gra­na­das sobre cen­tros elec­to­ra­les y deto­na­do una bom­ba con­tra la poli­cía? Las matri­ces de los medios pue­den des­truir el sen­ti­do común.


Vene­zue­la es fron­te­ra con Colom­bia, epi­cen­tro del para­mi­li­ta­ris­mo, ha sido infil­tra­da duran­te años por gru­pos para­mi­li­ta­res, que a su vez se enrai­za­ron, en alian­za con ban­das cri­mi­na­les, y con­for­ma­ron de fuer­za ‑logís­ti­ca/in­te­li­gen­cia/es­truc­tu­ra- pro­pia. Están los tes­ti­mo­nios de las pobla­cio­nes, las accio­nes como asal­tos a cuar­te­les mili­ta­res y poli­cia­les con armas de gue­rra, las zonas con­tro­la­das por ellos, sus cam­pa­men­tos. No exis­ten, sin embar­go, en los gran­des medios de comu­ni­ca­ción, en las pala­bras de los diri­gen­tes de la dere­cha, en algu­nos aná­li­sis de intelectuales.

Exis­ten sí en la vida de la gen­te: las casas mar­ca­das, los cha­vis­tas de los pue­blos que deben irse debi­do a las ame­na­zas, los com­pa­ñe­ros ase­si­na­dos, los comer­cios que deben cerrar sino son ata­ca­dos, al igual que los trans­por­tes, los toques de que­da. Ocu­rre en muni­ci­pios de Táchi­ra, Méri­da, Lara, Bari­nas, en los des­plie­gues que rea­li­zan duran­te las sema­nas de esca­la­da del con­flic­to en cual­quier pun­to del país.

La fór­mu­la es la siguien­te: cada hecho de vio­len­cia debe ser nega­do, y en caso de que la acción sea dema­sia­do evi­den­te, debe ser seña­la­da como un auto-gol­pe del gobierno. Aun­que sea inve­ro­sí­mil, como decir que fue el mis­mo gobierno quien lan­zó las gra­na­das des­de un heli­cóp­te­ro sobre el Tri­bu­nal Supre­mo de Jus­ti­cia. El plan gol­pis­ta des­plie­ga olea­das de vio­len­cia, legi­ti­ma una par­te, ocul­ta otra, y cons­tru­ye la idea-fuer­za de una opo­si­ción «pací­fi­ca, legal y masi­va» que es víc­ti­ma de la repre­sión des­me­su­ra­da. Los medios de comu­ni­ca­ción le lavan la cara día tras día a la dere­cha, y no son los úni­cos: tam­bién lo hacen quie­nes cen­tran toda la crí­ti­ca sobre el gobierno y mini­mi­zan el accio­nar gol­pis­ta has­ta invisibilizarlo.

Es una gran dispu­ta por el sen­ti­do y los acto­res de la vio­len­cia, por des­en­mas­ca­rar, poner­le nom­bre a la muer­te y obli­gar­los a salir del anonimato. 

No se pue­de com­pren­der las res­pues­tas del cha­vis­mo ‑con sus acier­tos y erro­res- si no se com­pren­de la estra­te­gia des­ple­ga­da, o si se opta deli­be­ra­da­men­te por escon­der­la. ¿Qué deber hacer un gobierno y un movi­mien­to popu­lar, con su infi­ni­dad de con­tra­dic­cio­nes, ante una opo­si­ción que apues­ta por una sali­da vio­len­ta y des­plie­ga un bra­zo arma­do que rea­li­za accio­nes mili­ta­res? ¿Cómo debe actuar? Las res­pues­tas son varias. Des­de un esque­ma de con­ten­ción para apos­tar al des­gas­te, has­ta ensa­yar for­mas de defen­sa inte­gral, como lo había plan­tea­do Hugo Chá­vez a tra­vés de las Mili­cias Boli­va­ria­nas. Aun­que en este últi­mo pun­to exis­te otro deba­te: pare­ce­ría nece­sa­rio cons­truir for­mas de res­guar­do de los terri­to­rios depen­dien­tes de los mis­mos terri­to­rios, y no sola­men­te de la Fuer­za Arma­da Nacio­nal Boli­va­ria­na ‑como lo es la Mili­cia Boli­va­ria­na- aun­que arti­cu­la­do con las mis­mas ‑nada por fue­ra de la unidad. 

Se tra­ta de un pun­to cla­ve: ¿Cómo se defien­de un pro­ce­so popu­lar? ¿Quié­nes lo defienden?
¿Sola­men­te des­de el apa­ra­to del Estado?


La vio­len­cia se ha nor­ma­li­za­do en Vene­zue­la. El pri­mer hom­bre pren­di­do fue­go en la calle con­mo­cio­nó, el segun­do tam­bién, el ter­ce­ro pasó a ser par­te de lo posi­ble, el quin­to ya entró en la lógi­ca del con­flic­to ‑impac­tó sí, aquel que lue­go de lin­cha­do e incen­dia­do, fue patea­do como un perro por sus ase­si­nos. Esa nor­ma­li­za­ción es par­te del obje­ti­vo de la vio­len­cia opo­si­to­ra, apun­ta a gol­pear el teji­do social, des­com­po­ner, enfren­tar a las par­tes has­ta legi­ti­mar el lin­cha­mien­to como prác­ti­ca social opo­si­to­ra en las cla­ses altas y medias. No se ha vis­to has­ta el momen­to a nadie lin­cha­do en un barrio popu­lar por su pos­tu­ra política. 

¿El gobierno no se ha equi­vo­ca­do y come­ti­do vio­len­cia que no debía come­ter? Sí. Ahí están los núme­ros, la gen­te encar­ce­la­da, los órga­nos de segu­ri­dad del Esta­do que no son los que qui­sié­ra­mos que fue­ran, que han inten­ta­do ser trans­for­ma­do en este tiem­po de revo­lu­ción y han que­da­do a medio camino. El cha­vis­mo tie­ne con­tra­dic­cio­nes, lími­tes, lucha de cla­ses inter­na, trai­do­res, buró­cra­tas, corrup­tos impu­nes en pues­tos de direc­ción, y una lis­ta lar­ga de pro­ble­mas. Se los debe deba­tir, dispu­tar: en la reso­lu­ción o no de esos pun­tos se nos va la posi­bi­li­dad del proyecto.

El pro­ble­ma es inver­tir los tér­mi­nos y poner al gobierno como autor de la esca­la­da de vio­len­cia, y no como quien ejer­ce una res­pues­ta ‑con sus erro­res- ante un inten­to de Gol­pe de Esta­do con par­ti­ci­pa­ción direc­ta de los Esta­dos Uni­dos. Mirar Vene­zue­la a tra­vés del show mediá­ti­co, la ava­lan­cha esté­ti­ca vic­ti­mi­zan­te y heroi­ca de sus movi­li­za­cio­nes, la pro­duc­ción masi­va de con­te­ni­dos ‑que cues­ta millo­nes de dóla­res- las pági­nas opo­si­to­ras y Apo­rrea, y algún inves­ti­ga­dor de una uni­ver­si­dad extran­je­ra que «ana­li­za los colec­ti­vos», con­du­ce a com­prar el cuen­to com­ple­to del golpismo.

Deba­tir el cha­vis­mo es una nece­si­dad. Pasar del lado del blo­que con­du­ci­do por los Esta­dos Uni­dos es un error his­tó­ri­co. No sería la pri­me­ra vez que suce­de en la his­to­ria de la izquier­da en el continente.

Mar­co Terug­gi (para La [email protected] Eñe, des­de Venezuela)

Cara­cas, Vene­zue­la, 2 de agos­to de 2017

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *