La defen­sa «por izquier­da» de De Vido y un tex­to de Víc­tor Serge

En los últi­mos días, y a raíz del deba­te sobre el des­afue­ro de De Vido, dipu­tados del FIT dije­ron que vota­ban en con­tra de la expul­sión por­que la mis­ma era con­tra­ria al orden cons­ti­tu­cio­nal, y por­que crea­ba un pre­ce­den­te para que en el futu­ro se expul­sa­ra a repre­sen­tan­tes de la izquier­da de la Cáma­ra. Se sos­tu­vo tam­bién que al no mediar con­de­na de la Jus­ti­cia, el des­afue­ro era una espe­cie de «gol­pe par­la­men­ta­rio», anti-cons­ti­tu­cio­nal; que la izquier­da esta­ba defen­dien­do los dere­chos polí­ti­cos de De Vido; y que esa defen­sa for­ma­ba par­te de la pelea con­tra los gol­pes par­la­men­ta­rios al esti­lo Temer-Bra­sil. Tam­bién se dijo que la dis­cu­sión sobre corrup­ción y el caso De Vido era una manio­bra dis­trac­cio­nis­ta de Cam­bie­mos, para no deba­tir las polí­ti­cas de ajus­te en cur­so. Todos argu­men­tos que enca­ja­ron muy bien en el dis­cur­so que des­ple­gó el kirch­ne­ris­mo en defen­sa del corrup­to ex ministro.

Indu­da­ble­men­te, esta posi­ción de la izquier­da hay que enmar­car­la en la idea de que, de algu­na mane­ra, el kirch­ne­ris­mo (o el PT y Lula), sería pro­gre­si­vo en rela­ción a Cam­bie­mos (o Temer y el PMBD). El razo­na­mien­to es que todos son «enemi­gos de los tra­ba­ja­do­res», pero unos son peo­res que otros. Para bajar­lo a tie­rra, algo así como que lo que hizo el kirch­ne­ris­mo en San­ta Cruz es mejor que lo que hizo el macris­mo en la ciu­dad de Bue­nos Aires (o que el ajus­te de Dil­ma era más pro­gre­si­vo que el ajus­te de Temer). En cual­quier caso, este enfo­que expli­ca el temor de bue­na par­te de la izquier­da de ser acu­sa­da por la mili­tan­cia K «de ser fun­cio­nal a la derecha».

En otras notas del blog expli­qué por qué con­si­de­ro que ese aná­li­sis es equi­vo­ca­do, y no voy a repe­tir aquí mis argu­men­tos. Sin embar­go, a esa dife­ren­cia de aná­li­sis se suma aho­ra una más fun­da­men­tal, refe­ri­da a la acti­tud hacia el orden cons­ti­tu­cio­nal bur­gués. En otras notas ya hablé de cre­ti­nis­mo par­la­men­ta­rio, en crí­ti­ca a la creen­cia de que votan­do una ley se pudie­ra parar la des­ocu­pa­ción en el capi­ta­lis­mo. Pero ese cre­ti­nis­mo se poten­cia cuan­do se mis­ti­fi­ca a la Jus­ti­cia bur­gue­sa y el orden cons­ti­tu­cio­nal bur­gués. En este res­pec­to, una cosa es que los mar­xis­tas no renun­cien a los bene­fi­cios de la lega­li­dad bur­gue­sa, y otra muy dis­tin­ta es que se pon­gan en defen­so­res del orden bur­gués. O que entro­ni­cen a la Jus­ti­cia como la úni­ca fuen­te de «legi­ti­mi­dad» para expul­sar a un corrup­to de la Cáma­ra de dipu­tados (¿y si maña­na la Jus­ti­cia con­de­na a los dipu­tados de izquier­da?); o que con­vier­tan en un feti­che «los pre­ce­den­tes jurí­di­cos o cons­ti­tu­cio­na­les» de una vota­ción par­la­men­ta­ria (¿no se dan cuen­ta de que esos «pre­ce­den­tes» son papel moja­do en la reali­dad de la lucha de cla­ses?). Agre­gan­do que es absur­do (en reali­dad, una men­ti­ra para enga­ñar y con­fun­dir), adu­cir que hoy está en jue­go una defen­sa de liber­ta­des demo­crá­ti­cas con­tra un supues­to «gol­pe de Esta­do». Se tra­ta de una vie­ja y repe­ti­da tapa­de­ra de los que se pos­tran, «por izquier­da», ante el lega­lis­mo burgués.

Con el fin de apor­tar ele­men­tos para el aná­li­sis, en lo que sigue com­par­to con los lec­to­res del blog este pasa­je de Víc­tor Ser­ge, toma­do de Lo que todo revo­lu­cio­na­rio debe saber sobre la repre­sión (Méxi­co, Era, 1972; los énfa­sis son agre­ga­dos míos). Es par­te del esfuer­zo por res­ca­tar las mejo­res tra­di­cio­nes del socia­lis­mo revo­lu­cio­na­rio. Escri­bía Serge:

El feti­chis­mo de la lega­li­dad fue y sigue sien­do uno de los ras­gos carac­te­rís­ti­cos del socia­lis­mo favo­ra­ble a la cola­bo­ra­ción de cla­ses. Lo cual con­lle­va la creen­cia en la posi­bi­li­dad de trans­for­mar el orden capi­ta­lis­ta sin entrar en con­flic­to con sus pri­vi­le­gia­dos. Pero esto más que indi­cio de un can­dor poco com­pa­ti­ble con la men­ta­li­dad de los polí­ti­cos, lo es de la corrup­ción de los líde­res. Ins­ta­la­dos en una socie­dad que fin­gen com­ba­tir, reco­mien­dan res­pe­to a las reglas del jue­go. La cla­se obre­ra no pue­de res­pe­tar la lega­li­dad bur­gue­sa, sal­vo que igno­re el ver­da­de­ro papel del Esta­do, el carác­ter enga­ño­so de la demo­cra­cia; en pocas pala­bras, los prin­ci­pios bási­cos de la lucha de cla­ses.

Si el tra­ba­ja­dor sabe que el Esta­do es un haz de ins­ti­tu­cio­nes des­ti­na­das a defen­der los intere­ses de los pro­pie­ta­rios con­tra los no-pro­pie­ta­rios, es decir, a man­te­ner la explo­ta­ción del tra­ba­jo; que la ley, siem­pre pro­mul­ga­da por los ricos en con­tra de los pobres, es apli­ca­da por magis­tra­dos inva­ria­ble­men­te toma­dos de la cla­se domi­nan­te; que inva­ria­ble­men­te la ley es apli­ca­da con un rigu­ro­so espí­ri­tu de cla­se; que la coer­ción ‑que comien­za con la pací­fi­ca orden del agen­te de poli­cía y ter­mi­na con el gol­pe de la gui­llo­ti­na, pasan­do por pre­si­dios y peni­ten­cia­rías- es el ejer­ci­cio sis­te­má­ti­co de la vio­len­cia legal con­tra los explo­ta­dos, ese tra­ba­ja­dor no pue­de ya con­si­de­rar la lega­li­dad más que como un hecho, del cual se deben cono­cer los diver­sos aspec­tos, sus diver­sas apli­ca­cio­nes, las tram­pas, las con­se­cuen­cias ‑y tam­bién las ven­ta­jas- de las cua­les debe­rá sacar par­ti­do algu­na vez, pero que no debe ser fren­te a su cla­se más que un obs­tácu­lo pura­men­te material. (…)

En todos los paí­ses, el movi­mien­to obre­ro ha debi­do con­quis­tar, a fuer­za de com­ba­tes pro­lon­ga­dos por más de medio siglo, el dere­cho de aso­cia­ción y de huel­ga. (…) En los con­flic­tos entre el capi­tal y el tra­ba­jo, el ejér­ci­to siem­pre ha inter­ve­ni­do con­tra el tra­ba­jo; nun­ca con­tra el capi­tal. En los tri­bu­na­les, la defen­sa de los pobres es poco menos que impo­si­ble, a cau­sa de los gas­tos de toda acción judi­cial; en reali­dad, un obre­ro no pue­de ni inten­tar ni sos­te­ner un pro­ce­so. La inmen­sa mayo­ría de deli­tos y crí­me­nes tie­nen por cau­sa direc­ta la mise­ria y entra en la cate­go­ría de aten­ta­dos a la propiedad.

Las pri­sio­nes están pobla­das de una inmen­sa mayo­ría de pobres. (…) Res­pe­tar esta lega­li­dad es cosa de ton­tos. Sin embar­go, des­de­ñar­la no sería menos funes­to. Sus ven­ta­jas para el movi­mien­to obre­ro son tan­to más reales cuan­to menos inge­nuo se es. El dere­cho a la exis­ten­cia y a la acción legal es, para las orga­ni­za­cio­nes del pro­le­ta­ria­do, algo que se debe recon­quis­tar y ampliar cons­tan­te­men­te. Lo sub­ra­ya­mos por­que la incli­na­ción opues­ta al feti­chis­mo de la lega­li­dad se mani­fies­ta a veces entre los bue­nos revo­lu­cio­na­rios, incli­na­dos ‑por una espe­cie de ten­den­cia al menor esfuer­zo en polí­ti­ca (es más fácil cons­pi­rar que diri­gir una acción de masas)- a cier­to des­dén por la acción legal. Nos pare­ce que, en los paí­ses don­de la reac­ción toda­vía no ha triun­fa­do des­tru­yen­do las con­quis­tas demo­crá­ti­cas del pasa­do, los tra­ba­ja­do­res debe­rán defen­der fir­me­men­te su situa­ción legal, y en los otros paí­ses luchar por con­quis­tar­las (pp. 31 – 32).

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *