Vene­zue­la: la opo­si­ción redo­bla la apuesta

Sólo espí­ri­tus inge­nuos pue­den des­co­no­cer que la opo­si­ción vene­zo­la­na está ins­tru­men­tan­do una estra­te­gia a dos pun­tas para derro­car al pre­si­den­te cons­ti­tu­cio­nal de ese país. Un sec­tor optó por des­atar la vio­len­cia en sus varian­tes más abe­rran­tes como for­ma de ins­ta­lar la ima­gen de una «cri­sis huma­ni­ta­ria» –pro­duc­to del des­abas­te­ci­mien­to pla­ni­fi­ca­do de pro­duc­tos de pri­me­ra nece­si­dad y la orgía de ata­ques, saqueos, «gua­rim­bas», incen­dios a per­so­nas vivas y aten­ta­dos con «bom­bas molo­tov» a escue­las y hos­pi­ta­les– que sir­va como pre­lu­dio a una inva­sión no menos «huma­ni­ta­ria» del Coman­do Sur y, apli­can­do la rece­ta uti­li­za­da en Libia para derro­car y lin­char a Gada­fi, pro­du­cir el ansia­do «cam­bio de régi­men» en Vene­zue­la. Hay un sec­tor de la opo­si­ción que no con­cuer­da con esa meto­do­lo­gía por­que barrun­ta que el final pue­de ser una gue­rra civil en don­de las masas cha­vis­tas, quie­tas por aho­ra, sal­gan a dar bata­lla y pon­gan fin al enfren­ta­mien­to infli­gien­do una aplas­tan­te derro­ta a los gol­pis­tas. Pero esta ala de la opo­si­ción, lla­mé­mos­la ins­ti­tu­cio­nal o dia­lo­guis­ta (aun­que en reali­dad no sea ni lo uno ni lo otro) estu­vo duran­te estos meses some­ti­da a la inti­mi­da­ción o lisa y lla­na extor­sión de la frac­ción vio­len­tis­ta que juz­ga­ba como una inca­li­fi­ca­ble trai­ción el sólo hecho de sen­tar­se a nego­ciar con el gobierno una sali­da no vio­len­ta a la crisis.

Pero aho­ra las cosas pare­cen cam­biar, y para mal. ¿Por qué? Por­que al pare­cer las estra­te­gias de ambas frac­cio­nes se han uni­fi­ca­do bajo la batu­ta que des­de Esta­dos Uni­dos lle­va el Coman­do Sur (el bino­mio terro­ris­ta for­ma­do por el Almi­ran­te Kurt Tidd y la ex emba­ja­do­ra en Para­guay y Bra­sil en tiem­pos de gol­pe de esta­do Lilia­na Ayal­de). Debi­do a ello los sec­to­res «dia­lo­guis­ta» han con­vo­ca­do, para este pró­xi­mo domin­go 16 de Julio, a un ple­bis­ci­to o «con­sul­ta sobe­ra­na» que no es otra cosa que la ante­sa­la de un gol­pe de esta­do por­que en dicho ejer­ci­cio se le pre­gun­ta­rá a la ciu­da­da­nía si quie­re o no un cam­bio total e inme­dia­to de gobierno y, simul­tá­nea­men­te, decre­tar la ile­gi­ti­mi­dad de la legal y legí­ti­ma con­vo­ca­to­ria a una Asam­blea Nacio­nal Cons­ti­tu­yen­te pro­gra­ma­da para el día 30 de julio y que ha regis­tra­do ya más de cin­cuen­ta y cin­co mil can­di­da­tu­ras en todo el país. Pero la opo­si­ción no quie­re espe­rar todo ese tiem­po y mucho menos com­pe­tir en una elec­ción con todas las reglas. Por eso mon­tó este ejer­ci­cio abso­lu­ta­men­te infor­mal, sin nin­gún tipo de garan­tías ni regis­tros; ni padro­nes elec­to­ra­les ni nor­mas de recuen­to y fis­ca­li­za­ción públi­ca, en un país en don­de, según lo ase­gu­ra­ra el ex pre­si­den­te James Car­ter, el sis­te­ma elec­to­ral es más trans­pa­ren­te y con­fia­ble que el de Esta­dos Uni­dos. Es más, según lo afir­ma­ra Julio Bor­ges, pre­si­den­te de la Asam­blea Nacio­nal, una vez que las impro­vi­sa­das mesas recep­to­ras de votos ter­mi­na­ran su recuen­to y se pro­cla­ma­ra el resul­ta­do del ple­bis­ci­to –que obvia­men­te darían el triun­fo a quie­nes vota­ron dero­gar de inme­dia­to al gobierno de Madu­ro– las actas serían que­ma­das para evi­tar futu­ras repre­sa­lias del cha­vis­mo y, de paso, cual­quier tipo de veri­fi­ca­ción inde­pen­dien­te. Ade­más, dijo que «el úni­co requi­si­to para poder emi­tir su opi­nión en la con­sul­ta popu­lar es pre­sen­tar su cédu­la de iden­ti­dad, ven­ci­da o no, en cual­quie­ra de los pun­tos sobe­ra­nos» y, sin decir­lo, dejó entre­ver que los ciu­da­da­nos podrán votar cuán­tas veces quie­ran y don­de deseen1. Va de suyo que el gobierno boli­va­riano, como cual­quier otro, des­co­no­ce­rá esta paté­ti­ca pan­to­mi­ma lo cual pro­vo­ca­rá la furio­sa pro­tes­ta de los anti­cha­vis­tas que, ati­za­dos por la pro­pa­gan­da de la dere­cha gol­pis­ta, se sen­ti­rán esta­fa­dos en su volun­tad esca­lan­do a nue­vos nive­les de vio­len­cia la con­fron­ta­ción que ya azo­ta al país2. Los auto­pro­cla­ma­dos defen­so­res de la demo­cra­cia y la repú­bli­ca en nues­tros paí­ses (así como el impre­sen­ta­ble Secre­ta­rio Gene­ral de la OEA) han expre­sa­do su sim­pa­tía ante este esta­lli­do anó­mi­co que cele­bran como si fue­ra un ven­tu­ro­so flo­re­ci­mien­to del pro­ta­go­nis­mo de la socie­dad civil en Vene­zue­la sien­do que no es más que una sinies­tra manio­bra para des­atar una cri­sis que abra la puer­ta a una inva­sión del Coman­do Sur, even­tua­li­dad que es reco­no­ci­da explí­ci­ta­men­te por algu­nos per­so­na­jes más mode­ra­dos de la MUD, como el ya men­cio­na­do Ochoa Antich. Habrá que ver qué suce­de este pró­xi­mo domin­go en Vene­zue­la, y tam­bién cuál podría ser la reper­cu­sión en nues­tros países.

Quie­nes han mani­fes­ta­do su com­pla­cen­cia con esta ini­cia­ti­va gol­pis­ta de la opo­si­ción anti­cha­vis­ta –polí­ti­cos del esta­blish­ment lati­no­ame­ri­cano y la «pren­sa corrup­ta», como la desig­na­ra el ex pre­si­den­te Rafael Correa– harían bien en pen­sar­lo dos veces. No vaya a ser que apa­rez­can quie­nes, ins­pi­ra­dos en el ejem­plo vene­zo­lano, deci­dan tam­bién ellos con­vo­car a una «con­sul­ta sobe­ra­na» para pre­gun­tar­le a la ciu­da­da­nía, ante la gra­ve cri­sis que afec­ta a nues­tros paí­ses, si Mau­ri­cio Macri, Michel Temer o Enri­que Peña Nie­to deben o no con­ti­nuar ejer­cien­do la pre­si­den­cia. Si los sem­pi­ter­nos cus­to­dios de la demo­cra­cia y las ins­ti­tu­cio­nes repu­bli­ca­nas en Argen­ti­na, Bra­sil o Méxi­co con­va­li­dan –sea abier­ta­men­te o con su silen­cio cóm­pli­ce– la paya­sa­da que se esce­ni­fi­ca­rá este pró­xi­mo domin­go en Vene­zue­la no debe­rían sor­pren­der­se si al cabo de un tiem­po una ini­cia­ti­va simi­lar fue­se pro­pues­ta para ser lle­va­da a la prác­ti­ca en estos paí­ses. Para nadie es un mis­te­rio que la legi­ti­mi­dad de sus gobier­nos está pro­fun­da­men­te cues­tio­na­da –la esta­fa post elec­to­ral del macris­mo, el gol­pe de la clep­to­cra­cia en el Bra­sil, la abis­mal cri­sis polí­ti­ca y social en Méxi­co– y que la cri­sis eco­nó­mi­ca y las polí­ti­cas de ajus­te han inten­si­fi­ca­do a tal extre­mo la explo­ta­ción y los pade­ci­mien­tos de las masas popu­la­res que sería teme­ra­rio des­car­tar una vio­len­ta irrup­ción de rebel­día ple­be­ya, mis­ma que encon­tra­ría en una «con­sul­ta sobe­ra­na» como la que pró­xi­ma­men­te se rea­li­za­rá en Vene­zue­la, el pre­tex­to ideal para tra­tar de poner fin, antes de tiem­po, a gobier­nos repu­dia­dos por la gran mayo­ría de sus ciudadanos.

Ati­lio A. Boron

20 de julio de 2017

  1. Ver las decla­ra­cio­nes de Bor­ges en http://​www​.noti​mi​nu​to​.com/​n​o​t​i​c​i​a​/​c​u​a​d​e​r​n​o​s​-​e​l​e​c​t​o​r​a​l​e​s​-​s​e​r​a​n​-​q​u​e​m​a​d​os/#
  2. Esto moti­vó la reac­ción de un diri­gen­te de la MUD, Enri­que Ochoa Antich, quien hizo públi­ca su nega­ti­va a par­ti­ci­par de la con­sul­ta por­que, según sus pala­bras, des­en­ca­de­na­ría «más frac­tu­ra y más vio­len­cia, inclu­so una gue­rra civil, finan­cia­da des­de el exte­rior e inclu­so con una inter­ven­ción extran­je­ra.» Ver su reve­la­do­ra nota titu­la­da «Por qué no vota­ré el 16» en http://​pun​to​de​cor​te​.com/​n​o​-​v​o​t​a​r​e​-​16/

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on Facebook
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.