El sig­ni­fi­ca­do de la Cons­ti­tu­yen­te del 30 de julio

La Cons­ti­tu­yen­te no es otra cosa que la lucha entre la ver­dad del pue­blo y la men­ti­ra del capi­tal. En enero de 2008 se supo que la Admi­nis­tra­ción Bush había men­ti­do al menos 938 veces sobre Irak afir­man­do que este país dis­po­nía de armas de des­truc­ción masi­va. La segun­da inva­sión de Irak, la de 2003, se reali­zó así al ampa­ro de una gigan­tes­ca men­ti­ra. Enton­ces se tar­dó cin­co años en enu­me­rar tan­ta podre­dum­bre. Aho­ra en solo seis meses se han con­ta­bi­li­za­do 836 afir­ma­cio­nes fal­sas o enga­ño­sas dichas por Trump des­de que vive en la Casa Blan­ca, un pro­me­dio de 4,6 men­ti­ras al día. Pero lo que no pare­ce una men­ti­ra sino una muy seria ame­na­za es su recien­te adver­ten­cia de que Esta­dos Uni­dos endu­re­ce­rá aún más la asfi­xia finan­cie­ra de Vene­zue­la si este país sobe­rano ejer­ce su dere­cho a la ver­dad median­te la Cons­ti­tu­yen­te el pró­xi­mo día 30 de julio. 

En el Cara­ca­zo de 1989 el pue­blo tra­ba­ja­dor vene­zo­lano se suble­vó con­tra la bru­ta­li­dad neo­li­be­ral a cos­ta de un gran núme­ro de muer­tos, heri­dos, dete­ni­dos y repre­sa­lia­dos, núme­ro aún des­co­no­ci­do por su enor­me mag­ni­tud. El 1992 fra­ca­só el inten­to de gol­pe revo­lu­cio­na­rio diri­gi­do por Chá­vez que, sin embar­go, gana­ría las elec­cio­nes de 1998, alar­man­do a la bur­gue­sía por­que supo­nía un sal­to cua­li­ta­ti­vo en la inde­pen­den­cia polí­ti­ca del país. En 1999 el pue­blo refren­dó la actual cons­ti­tu­ción, que supo­nía el ini­cio de la fase de la segun­da inde­pen­den­cia. En 2001 el gobierno dic­tó la Ley de Hidro­car­bu­ros que sig­ni­fi­ca­ba el avan­ce a la inde­pen­den­cia ener­gé­ti­ca de la nación, maza­zo mor­tal al impe­ria­lis­mo y a la bur­gue­sía ren­tis­ta, que res­pon­die­ron con el fra­ca­sa­do gol­pe de Esta­do de 2002 y con el derro­ta­do cie­rre petro­le­ro entre 2002 y 2003. Ya ope­ra­ban las pri­me­ras gua­rim­bas en algu­nas zonas del nor­te, poten­cia­das por el imperialismo. 

En 2004 se cono­ce el Plan de Defen­sa Nacio­nal que recu­pe­ra la inde­pen­den­cia arma­da garan­ti­za­da por el ejér­ci­to popu­lar boli­va­riano: la res­pues­ta bur­gue­sa fue el refe­rén­dum revo­ca­to­rio de 2004 gana­do por Chá­vez, quien en ese año empie­za a impul­sar el ALBA jun­to con Cuba como mode­lo con­tra­rio al ALCA, cade­na de sumi­sión de Nues­tra Amé­ri­ca a Esta­dos Uni­dos. En 2005 Chá­vez rei­vin­di­ca el socia­lis­mo y, jun­to a Cuba y otros paí­ses, crea el canal mul­ti­me­dia Tele­Sur, azo­te de la indus­tria polí­ti­co-mediá­ti­ca impe­ria­lis­ta. Pero en 2007 el movi­mien­to boli­va­riano pier­de por cen­té­si­mas el refe­rén­dum sobre la refor­ma cons­ti­tu­cio­nal en medio de los aplau­sos de Esta­dos Uni­dos: uno de los obje­ti­vos de la refor­ma era pro­fun­di­zar el socia­lis­mo de la segun­da inde­pen­den­cia. En 2008 Oba­ma lle­ga a la Casa Blan­ca y al poco es pre­mia­do con el Nobel de la Paz, mien­tras que Esta­dos Uni­dos vuel­ve a lle­var la IV Flo­ta a las aguas vene­zo­la­nas: la «pax yan­qui» de Oba­ma ini­cia, en el con­tex­to de cri­sis mun­dial galo­pan­te, una secuen­cia de gol­pes de Esta­do duros y menos duros, impul­san­do giros a la dere­cha más auto­ri­ta­ria de las bur­gue­sías enva­len­to­na­das por la estra­te­gia del «ami­go del norte». 

Esta bre­ví­si­ma ojea­da nos per­mi­te com­pren­der la uni­dad y lucha de con­tra­rios que se agu­di­za en Nues­tra Amé­ri­ca y en Vene­zue­la como el esce­na­rio más crí­ti­co aho­ra mis­mo. Pese a los erro­res, dudas, estan­ca­mien­tos y retro­ce­sos del pro­ce­so vene­zo­lano, el capi­tal sabe que debe des­truir has­ta la raíz las con­quis­tas socia­les, el poder comu­nal laten­te y el pro­yec­to his­tó­ri­co del socia­lis­mo boli­va­riano. La inde­pen­den­cia nacio­nal vene­zo­la­na expre­sa­da en su polí­ti­ca, defen­sa, recur­sos ener­gé­ti­cos y mate­ria­les, y su estra­te­gia de Patria Gran­de, es irre­con­ci­lia­ble con la nece­si­dad cie­ga de la bur­gue­sía ren­tis­ta y del impe­ria­lis­mo de con­ver­tir al país en una mer­can­cía ven­di­da a las trans­na­cio­na­les bajo la vigi­lan­cia estric­ta del Coman­do Sur y de la IV Flo­ta. Y ello no es solo por la gran­dí­si­ma impor­tan­cia de los enor­mes recur­sos mate­ria­les de Vene­zue­la sino tam­bién por la fuer­za eman­ci­pa­do­ra que sub­ya­ce en el pro­yec­to de la Patria Gran­de. Des­de que el colo­nia­lis­mo logró abor­tar el pro­me­te­dor Con­gre­so Anfic­tió­ni­co de Pana­má de 1826, des­de enton­ces el capi­tal ha impe­di­do por todos los medios, sobre todo con los más inhu­ma­nos, que fue­se toman­do con­te­ni­do un amplio movi­mien­to popu­lar anti­im­pe­ria­lis­ta expre­sa­do al final en la for­ma de la Patria Gran­de soña­da por las heroí­nas y héroes de la pri­me­ra inde­pen­den­cia. El trán­si­to al impe­ria­lis­mo y la Gran Cri­sis des­de 2007, no hacen sino agu­di­zar esta nece­si­dad capi­ta­lis­ta, que tie­ne en Nor­te­amé­ri­ca su expre­sión más irra­cio­nal. Con­for­me se mate­ria­li­za­se este pro­yec­to, a la vez iría sien­do un ejem­plo para el res­to de la huma­ni­dad explo­ta­da, y eso no pue­de consentirse. 

Ade­más, el capi­tal sabe que lo que hemos vis­to es solo par­te del mis­mo pro­ble­ma al que se enfren­ta, por­que la otra par­te no es otra que el fan­tas­ma de la demo­cra­cia direc­ta, socia­lis­ta, comu­nal, hori­zon­tal, sovié­ti­ca o como que­ra­mos defi­nir­la en los estre­chos már­ge­nes de este arti­cu­li­to; en sín­te­sis, el embrión del poder popu­lar que se auto­de­fien­de con su ejér­ci­to boli­va­riano y sus mili­cias popu­la­res. Deci­mos embrión por­que el poder comu­nal no ter­mi­na de desa­rro­llar­se del todo pese a las decla­ra­cio­nes ofi­cia­les, pese a que el últi­mo Chá­vez insis­tie­ra en la con­sig­na «Comu­na o nada». Las opo­si­cio­nes inter­nas al movi­mien­to boli­va­riano ralen­ti­zan el poder comu­nal. Aun así este embrión impul­sa­do por muchos colec­ti­vos supo­ne una ame­na­za mor­tal para la bur­gue­sía ren­tis­ta y para su mece­nas yan­qui. La demo­cra­cia bur­gue­sa, dele­ga­da e indi­rec­ta, es anta­gó­ni­ca con la demo­cra­cia direc­ta y per­ma­nen­te de la hori­zon­ta­li­dad comu­nal. Una debe aplas­tar a la otra por­que es impo­si­ble que con­vi­van duran­te algún tiem­po en situa­ción de doble poder. 

El engrei­mien­to euro­cén­tri­co des­pre­cia lo que igno­ra y des­co­no­ce qué prác­ti­cas de demo­cra­cia direc­ta y de poder popu­lar se han suce­di­do en Amé­ri­ca, en Euro­pa, en Áfri­ca, en Eus­kal Herria, en Asía… Uno de los muchos méri­tos de la Vene­zue­la boli­va­ria­na es el de haber reac­ti­va­do esa pra­xis, con sus inevi­ta­bles defi­cien­cias, en el ini­cio del siglo XXI, y eso es imper­do­na­ble. Más aún, aho­ra mis­mo bue­na par­te del apo­yo real de masas, silen­cia­do por la indus­tria polí­ti­co-mediá­ti­ca, a la Cons­ti­tu­yen­te se levan­ta, entre otras bases, tam­bién sobre el lla­ma­mien­to del pre­si­den­te Madu­ro a la inten­si­fi­ca­ción de la demo­cra­cia comu­nal como la fuer­za ver­te­bra­do­ra de la nue­va Vene­zue­la. Las fuer­zas de izquier­da son cons­cien­tes de la incom­pa­ti­bi­li­dad entre la demo­cra­cia de la men­ti­ra y la mani­pu­la­ción, la bur­gue­sa, y la demo­cra­cia de la ver­dad y del deba­te libre, la socia­lis­ta, pero como otras tan­tas veces en la his­to­ria de la lucha de libe­ra­ción nacio­nal de cla­se de los pue­blos, saben que deben reco­rrer ese camino bre­ve y fre­cuen­te­men­te bru­tal de doble poder, pre­pa­rán­do­se para la bata­lla deci­si­va. De hecho, el fas­cis­mo y la extre­ma dere­cha vene­zo­la­na e inter­na­cio­nal han gene­ra­do esta san­grien­ta situa­ción que se ase­me­ja a un doble poder fác­ti­co como pre­lu­dio e impul­so para su ofen­si­va definitiva. 

Las ilu­sio­nes cré­du­las del refor­mis­mo solo sir­ven para ocul­tar la reali­dad. Hay que coger al toro por los cuer­nos: la úni­ca garan­tía de que avan­ce la revo­lu­ción boli­va­ria­na es la vic­to­ria popu­lar en la Cons­ti­tu­yen­te del pró­xi­mo 30 de julio. Pese a las dis­tan­cias que les sepa­ran, suce­de otro tan­to con el Prin­ci­pat de Cata­lun­ya en el refe­rén­dum del pró­xi­mo 1 de octu­bre. Al final de todo aná­li­sis, siem­pre nos topa­mos con la mis­ma cons­tan­te: la lucha de cla­ses por la pro­pie­dad y el poder. Negar­lo es sui­ci­da. La vic­to­ria del refe­rén­dum de la Cons­ti­tu­yen­te es un paso cua­li­ta­ti­vo para que Vene­zue­la sea pro­pie­ta­ria de sí mis­ma y no del capi­tal, y para que se mate­ria­li­cen estas pala­bras de Chá­vez del 15 de febre­ro de 2012: «El petró­leo no es una rique­za de la bur­gue­sía ni del impe­rio; es una rique­za del pue­blo vene­zo­lano para com­par­tir­la con los pue­blos del mundo». 

Iña­ki Gil de San Vicente

Eus­kal Herria, 22 de julio de 2017

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on Facebook
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.