La pro­yec­ción del poder sim­bó­li­co de los Esta­dos Unidos


Se acer­can gue­rras jamás vis­tas por la huma­ni­dad; no pre­ci­sa­men­te por ser mili­ta­res, sino por ser cul­tu­ra­les, lo cual las hace mucho peores.

– Gian­ni Vat­ti­mo, 11 de sep­tiem­bre de 2001, mien­tras pre­sen­cia­ba por tele­vi­sión las imá­ge­nes de los avio­nes impac­tan­do las Torres Gemelas.

El escri­tor esta­dou­ni­den­se Nor­man Mai­ler hizo un diag­nós­ti­co muy intere­san­te de su país en la obra Armies of the Night, al decir: «La enfer­me­dad polí­ti­ca más seria de los Esta­dos Uni­dos es ser una nación que se cree supe­rior». Sin embar­go, la cla­ve del pro­ble­ma está en que a par­tir de esa valo­ra­ción se tra­ta de impo­ner cáno­nes al res­to de los paí­ses del mun­do, pero uno se podría pre­gun­tar ¿qué impe­rio no lo ha hecho antes?

Con la lle­ga­da de los emi­gran­tes bri­tá­ni­cos a la cos­ta este de Nor­te­amé­ri­ca en el siglo XVII, arri­bó tam­bién el sen­ti­mien­to de excep­cio­na­li­dad de ese gru­po humano. Súme­se­le a esto que se encon­tra­ron con un terri­to­rio vas­to que no fue tan codi­cia­do por las otras poten­cias de la épo­ca. Estas con­di­cio­nes faci­li­ta­ron que se desa­rro­lla­ra ese sen­ti­mien­to. Los Padres Fun­da­do­res al cons­ti­tuir la nue­va repú­bli­ca, y pos­te­rior­men­te sus pri­me­ros pre­si­den­tes, poten­cia­ron esa idea como for­ma de garan­ti­zar la futu­ra expan­sión y con­for­ma­ción del país. El inves­ti­ga­dor cubano Jor­ge Her­nán­dez lo ilus­tra de la siguien­te for­ma1: «Los com­po­nen­tes que ensam­blan como pie­dra angu­lar del “ame­ri­ca­nis­mo” inclu­yen prin­ci­pios, valo­res, defi­ni­cio­nes, que des­de el pro­ce­so de for­ma­ción de la nación se expre­san en el pen­sa­mien­to de los padres fun­da­do­res y en los docu­men­tos his­tó­ri­cos que sim­bo­li­zan la inde­pen­den­cia y el sur­gi­mien­to de los Esta­dos Uni­dos: el rol mesiá­ni­co, la voca­ción expan­sio­nis­ta, la con­vic­ción de ser un pue­blo ele­gi­do, el fun­da­men­ta­lis­mo puri­tano, la éti­ca pro­tes­tan­te, el des­tino mani­fies­to, la con­sa­gra­ción de la pro­pie­dad pri­va­da, la armo­ni­za­ción entre los intere­ses indi­vi­dua­les y el inte­rés gene­ral, el mito sobre la igual­dad de opor­tu­ni­da­des, la cer­te­za en el papel del mer­ca­do y la com­pe­ten­cia como regu­la­do­res de todas las rela­cio­nes socia­les, la com­ple­men­ta­ción entre libe­ra­lis­mo y con­ser­va­du­ris­mo, el etno­cen­tris­mo y la con­vic­ción de que el Esta­do reque­ría cier­tos lími­tes en su acción social».

Una vez que los Esta­dos Uni­dos lle­ga­ron a la adul­tez, y con ella debu­ta­ron como poten­cia impe­rial, la uti­li­za­ción del poder sim­bó­li­co no los aban­do­nó más y han logra­do un nivel de sofis­ti­ca­ción tal en su uso que en oca­sio­nes ha hecho inne­ce­sa­rio el uso del poder mili­tar para lograr sus fines. Ese afán de supe­rio­ri­dad nece­si­tó un anda­mia­je teó­ri­co que lo jus­ti­fi­ca­ra. El his­to­ria­dor esta­dou­ni­den­se Howard Zinn lo ejem­pli­fi­ca de la siguien­te for­ma2: «En el verano de 1845, John O´Sullivan, direc­tor de Demo­cra­tic Review, usó una fra­se que se hizo famo­sa, dicien­do que era “nues­tro des­tino mani­fies­to lle­nar el con­ti­nen­te otor­ga­do por la Pro­vi­den­cia para el libre desa­rro­llo de nues­tra cada vez más nume­ro­sa gente”».

Un ejem­plo bien cono­ci­do de la pro­yec­ción del poder sim­bó­li­co de los Esta­dos Uni­dos se dio en 1898 cuan­do se pro­du­jo el hun­di­mien­to, toda­vía no com­ple­ta­men­te escla­re­ci­do, del aco­ra­za­do Mai­ne en la bahía de La Haba­na. En ese momen­to el mag­na­te de la pren­sa neo­yor­kino William Ran­dolph Hearst – ¡qué casua­li­dad que tie­ne la mis­ma nacio­na­li­dad chi­ca que el Mag­na­te Pre­si­den­te de ese país en la actua­li­dad!- expre­só al his­to­rie­tis­ta Fre­de­ric Reming­ton, quien se encon­tra­ba labo­ra­do en La Haba­na para los perió­di­cos de Hearst: «Reming­ton. La Haba­na, Rué­go­le se que­de. Pro­por­cio­ne ilus­tra­cio­nes, yo pro­por­cio­na­ré la gue­rra». Si se quie­re obser­var la vigen­cia de tal prác­ti­ca, hága­se el ejer­ci­cio de cam­biar el nom­bre de la capi­tal cuba­na por las de Viet­nam, Repú­bli­ca Domi­ni­ca­na, Gra­na­da, Afga­nis­tán, Irak, Libia, Siria, Ucra­nia, Vene­zue­la, entre otras, y se per­ca­ta­rá de su com­ple­ta vigencia.

Para lograr sus fines, la cúpu­la diri­gen­te de los Esta­dos Uni­dos ha acu­di­do a cual­quier ardid, por poco éti­co que este sea, para lograr sus fines. El inves­ti­ga­dor cubano Ale­jan­dro Cas­tro Espín apor­ta un ele­men­to intere­san­te al res­pec­to3: «Geor­ge Ken­nan, a fina­les de los años 40, al fren­te de la sec­ción de Pla­ni­fi­ca­ción Polí­ti­ca del Depar­ta­men­to de Esta­do, intro­du­ci­ría el con­cep­to de “men­ti­ra nece­sa­ria” como recur­so “legí­ti­mo” y com­po­nen­te esen­cial de la nue­va diplo­ma­cia esta­dou­ni­den­se en su viru­len­to enfren­ta­mien­to con­tra sus adver­sa­rios». Siguien­do una prác­ti­ca muy holly­woo­den­se de facts, no words, vea­mos algu­nos hechos con­ta­dos por Howard Zinn4: «El pre­si­den­te McKin­ley dijo que la con­tien­da con los rebel­des fili­pi­nos empe­zó cuan­do los insur­gen­tes ata­ca­ron a tro­pas ame­ri­ca­nas. Pero, más tar­de, sol­da­dos (norte)americanos tes­ti­fi­ca­ron que Esta­dos Uni­dos fue quien abrió fue­go pri­me­ro. Des­pués de la gue­rra, un ofi­cial del ejér­ci­to que habló en el Funeuil Hall de Bos­ton, dijo que su coro­nel le había orde­na­do pro­vo­car un con­flic­to con los insur­gen­tes». El pre­si­den­te esta­dou­ni­den­se Lyn­don B. John­son jus­ti­fi­có ante el Con­gre­so de su país la esca­la­da en la gue­rra de Viet­nam con el argu­men­to de que la fra­ga­ta de la Arma­da esta­dou­ni­den­se USS Mad­dox había sido ata­ca­da por lan­chas patru­lle­ras viet­na­mi­tas en el Gol­fo de Ton­kin. Muchos años des­pués docu­men­tos des­cla­si­fi­ca­dos demos­tra­ron que el hecho fue una ope­ra­ción de ban­de­ra fal­sa de la inte­li­gen­cia nor­te­ame­ri­ca­na, pero ya habían muer­to cua­tro millo­nes de viet­na­mi­tas y 55 mil esta­dou­ni­den­ses. El mis­mo pre­si­den­te John­son dijo en 1965, para jus­ti­fi­car la inter­ven­ción mili­tar en Repú­bli­ca Domi­ni­ca­na, que en las calles de la capi­tal domi­ni­ca­na había miles de cuer­pos deca­pi­ta­dos y que las cabe­zas eran pasea­das en pun­tas de lan­zas, pero nadie pudo pre­sen­tar siquie­ra la foto­gra­fía de una cabe­za cor­ta­da; sin embar­go, las tro­pas del Tío Sam des­em­bar­ca­ron en San­to Domin­go. El actor pre­si­den­te Ronald Reagan macha­có ince­san­te­men­te ante los medios de pren­sa que, en Gra­na­da, Cuba cons­truía un aero­puer­to mili­tar para uso sovié­ti­co, y en octu­bre de 1983 la 82 Divi­sión Aero­trans­por­ta­da de los Esta­dos Uni­dos inva­día el país, en esa ope­ra­ción mili­tar se derra­mó san­gre cuba­na. En 1998 el pre­si­den­te William Clin­ton bom­bar­dea una fábri­ca de medi­ca­men­tos en Sudán con el argu­men­to de que allí se fabri­ca­ban com­po­nen­tes para armas quí­mi­cas. El pre­si­den­te Geor­ge Wal­ker Bush inva­de a Irak en el 2003 debi­do a la pre­sen­cia y posi­ble uti­li­za­ción por par­te del pre­si­den­te ira­quí Sad­dan Husein de armas de exter­mi­nio en masa, las que, por cier­to, nun­ca fue­ron encon­tra­das. La OTAN bom­bar­dea des­pia­da­da­men­te a Libia en el 2011, faci­li­tan­do final­men­te el ase­si­na­to del pre­si­den­te del país, con la jus­ti­fi­ca­ción de que avio­nes de com­ba­te libios habían bom­bar­dea­do a la pobla­ción civil, cosa que nun­ca ocu­rrió. Me deten­go para no abu­rrir, pero es evi­den­te que el poder sim­bó­li­co esta­dou­ni­den­se cum­ple el papel de pre­pa­ra­ción arti­lle­ra pre­via a las inva­sio­nes impe­ria­les, se apre­cia que los medios, los medios de comu­ni­ca­ción, jus­ti­fi­can los fines, como diría Eduar­do Galeano.

Howard Zinn aler­ta­ba sobre esa situa­ción5: «Quie­ro hacer hin­ca­pié en que toda­vía nos acom­pa­ña la cos­tum­bre de acep­tar las atro­ci­da­des como el pre­cio deplo­ra­ble pero nece­sa­rio que hay que pagar por el pro­gre­so (Hiroshi­ma y Viet­nam por la sal­va­ción occi­den­tal; Krons­tad y Hun­gría por la del socia­lis­mo; la pro­li­fe­ra­ción nuclear para sal­var­nos a todos). Una de las razo­nes que expli­can por qué nos mero­dean toda­vía estas atro­ci­da­des es que hemos apren­di­do a ente­rrar­las en una masa de datos para­le­los, de la mis­ma mane­ra que entie­rran los resi­duos nuclea­res en con­te­ne­do­res de tierra».

Es intere­san­te como los gran­des medios de comu­ni­ca­ción pre­sen­tan a la OTAN y, en espe­cial, al ejér­ci­to esta­dou­ni­den­se como una orga­ni­za­ción liber­ta­do­ra. Pero lo que no dicen esos medios es que esa orga­ni­za­ción en su obje­ti­vo por silen­ciar otras voces toma como obje­ti­vo mili­tar a los medios de comu­ni­ca­ción de los paí­ses que inva­de o que tie­nen un dis­cur­so dis­cor­dan­te con el de los Esta­dos Uni­dos, los misi­les diri­gi­dos hacia esta­cio­nes de tele­vi­sión son fre­cuen­tes cuan­do empie­za una agre­sión, que­dan­do la «Ver­dad Ota­nia­na» como absoluta.

El inte­lec­tual y pre­si­den­te domi­ni­cano en el año 1963, Juan Bosch fue meri­diano en una valo­ra­ción6: «Poner al pre­si­den­te de los Esta­dos Uni­dos a decir men­ti­ras es degra­dar al país ante el mun­do, y eso ha hecho el pen­ta­go­nis­mo; poner a los más altos fun­cio­na­rios de la nación a decir hoy lo con­tra­rio de lo que dije­ron ayer es colo­car al gobierno en una posi­ción ridí­cu­la y de mal gus­to, y eso lo hace cons­tan­te­men­te el pentagonismo».

En los años 60 Juan Bosch plan­tea­ba7: «una vez con­so­li­da­do el domi­nio de la tele­vi­sión como ven­de­do­ra de cual­quier pro­duc­to, se dio el toque final a la socie­dad de masas como mer­ca­do com­pra­dor. En pocos años el pue­blo nor­te­ame­ri­cano fue con­ver­ti­do en una huma­ni­dad adqui­rien­te, en un ente múl­ti­ple – en tér­mi­nos de millo­nes y millo­nes de seres- pasi­vo, expec­tan­te, que depen­de del apa­ra­to tele­vi­sor para qué tipo de ropa va a com­prar, qué lugar debe esco­ger para su fin de sema­na, qué país visi­ta­rá si hace turis­mo, qué cer­ve­za le con­vie­ne beber, qué tiem­po habrá al día siguien­te. La tele­vi­sión libró al nor­te­ame­ri­cano medio del tra­ba­jo de esco­ger; le acos­tum­bró a obe­de­cer, en el sen­ti­do de moti­va­cio­nes pro­fun­das, y por tan­to le acos­tum­bró a no plan­tear­se dile­mas», qué decir hoy cuan­do Inter­net y sus apli­ca­cio­nes son omni­pre­sen­tes y multicanales.

Según Blan­che Wie­sen Cook en The Declas­si­fied Eisenho­wer, el Coman­dan­te Supre­mo de las tro­pas alia­das en el fren­te occi­den­tal y 34to Pre­si­den­te de los Esta­dos Uni­dos (1953 – 1961) Dwight David Eisenho­wer plan­teó que «nues­tro obje­ti­vo en la Gue­rra Fría no es con­quis­tar o some­ter por la fuer­za un terri­to­rio. Nues­tro obje­ti­vo es más sutil, más pene­tran­te, más com­ple­to. Esta­mos inten­tan­do, por medios pací­fi­cos que el mun­do crea la ver­dad. La ver­dad es que los ame­ri­ca­nos que­re­mos un mun­do en paz, un mun­do en el que todas las per­so­nas ten­gan la opor­tu­ni­dad del máxi­mo desa­rro­llo indi­vi­dual. A los medios que vamos a emplear para exten­der esta ver­dad se le sue­le lla­mar “gue­rra psi­co­ló­gi­ca“. No se asus­ten del tér­mino por­que sea una pala­bra de cin­co sila­bas. La “gue­rra psi­co­ló­gi­ca” es la lucha por ganar las men­tes y las volun­ta­des de los hom­bres», vuel­ve a esta­ble­cer­se la prio­ri­dad del poder simbólico.

Otra aris­ta de la uti­li­za­ción de los medios de comu­ni­ca­ción por par­te de los Esta­dos Uni­dos es la de des­viar la aten­ción nacio­nal e, inclu­so, mun­dial de los acon­te­ci­mien­tos impor­tan­tes en un momen­to dado, a otros intras­cen­den­tes. Así lo seña­la­ba Howard Zinn8: «Un pers­pi­caz comen­ta­ris­ta esta­dou­ni­den­se se refe­ría así a las elec­cio­nes de 1884: “aquí esta­mos sumer­gi­dos en una polí­ti­ca diver­ti­dí­si­ma. Están en jue­go cues­tio­nes muy impor­tan­tes, pero lo gra­cio­so es que nadie habla sobre esos temas rele­van­tes. De común acuer­do, se dejan de lado. En vez de tra­tar­los la pren­sa se ocu­pa de una con­tro­ver­sia de lo más diver­ti­da en torno a si el Sr. Cle­ve­land tuvo un hijo ile­gí­ti­mo y si vivía o no con una amante”».

El domi­ni­cano Juan Bosch daba otra vis­ta del mis­mo asun­to9: «[…]la par­te de la ver­dad que sir­ve para ocul­tar la ver­dad fun­da­men­tal es a su vez un ins­tru­men­to de pro­pa­gan­da para pro­se­guir la carre­ra del pen­ta­go­nis­mo. Los jóve­nes incor­po­ra­dos al ejér­ci­to se con­ven­cen fácil­men­te de que su país no es impe­ria­lis­ta, de que no está gue­rrean­do para con­quis­tar un terri­to­rio colo­nial, es más, se les hace creer que están yen­do a la muer­te para bene­fi­ciar al país ata­ca­do, con el fin de sal­var­lo de un mal. Y esto es muy impor­tan­te, por­que para lle­var a los hom­bres a morir y a matar hay que ofre­cer­les siem­pre una ban­de­ra moral que endu­rez­ca sus con­cien­cias y los jus­ti­fi­que ante sí mismos».

En la deba­cle del socia­lis­mo del Este euro­peo jugó un impor­tan­te papel des­de los años 50 del siglo XX la pro­yec­ción del poder sim­bó­li­co de los Esta­dos Uni­dos. El inte­lec­tual cubano Elía­des Acos­ta lo seña­la de la siguien­te for­ma10: «El líder sin­di­cal pola­co y pos­te­rior­men­te pre­si­den­te del país, Lech Wale­sa, plan­teó sobre las esta­cio­nes de radio, Radio Euro­pa Libre y Radio Liber­tad “el papel de estas emi­so­ras fue simi­lar al que jue­ga el Sol con rela­ción a la Tierra”».

Uno de los líde­res inte­lec­tua­les del movi­mien­to neo­con­ser­va­dor esta­dou­ni­den­se Irving Kris­toll, ha dicho: «Nues­tros misio­ne­ros están en Holly­wood»; Elía­des Acos­ta lo ilus­tra muy bien11: «El impac­to de la serie tele­vi­si­va esta­dou­ni­den­se Dallas nos recuer­da que la cul­tu­ra popu­lar, que muchos cali­fi­can de vul­gar, cons­ti­tu­ye un impor­tan­te impul­so para fomen­tar cam­bios en la reali­dad. De la mis­ma mane­ra que la músi­ca de una ban­da de rock for­ma­da por jun­kies, como Vel­vet Under­ground, ins­pi­ró a los disi­den­tes anti­co­mu­nis­tas de Pra­ga, o la pelí­cu­la Tita­nic pro­vo­có una moda de cor­tes de cabe­llo nada orto­do­xos en el Afga­nis­tán de los tali­ba­nes, es impo­si­ble pre­de­cir o con­tro­lar sus efec­tos cul­tu­ra­les a lar­go plazo».

Sin embar­go, debe seña­lar­se que los sím­bo­los que hacen peli­grar la hege­mo­nía mediá­ti­ca nor­te­ame­ri­ca­na no son admi­ti­dos por «El Gran Her­mano». Un ejem­plo ilus­tra­ti­vo de eso es que el pre­si­den­te Geor­ge Wal­ker Busch lle­gó a prohi­bir que apa­re­cie­ran en los medios de pren­sa esta­dou­ni­den­ses, imá­ge­nes de los ataú­des en que venían los sol­da­dos nor­te­ame­ri­ca­nos caí­dos en com­ba­te en Afga­nis­tán e Irak, evi­den­te­men­te con esto se resen­tía la inmor­ta­li­dad de Rambo.

En el caso de Cuba, es har­to cono­ci­da la uti­li­za­ción de las armas sim­bó­li­cas, ade­más de las reales, con­tra la Revo­lu­ción: Radio Swan en el año 61, la emi­sión de miles de horas de radio sema­na­les con men­sa­jes con­tra­rre­vo­lu­cio­na­rios duran­te dece­nas de años con el obje­ti­vo de mellar la resis­ten­cia del pue­blo cubano. En los años 80 del pasa­do siglo la admi­nis­tra­ción Reagan inten­si­fi­có la gue­rra mediá­ti­ca con­tra la Isla con el esta­ble­ci­mien­to de los pro­yec­tos, fra­ca­sa­dos por cier­to, de Radio y Tele­vi­sión Mar­tí, ésta últi­ma con el tris­te record de ser la úni­ca esta­ción de tele­vi­sión que trans­mi­te una pro­gra­ma­ción que no se ve. Esta agre­sión ha sido con­de­na­da en varios foros inter­na­cio­na­les y por la máxi­ma auto­ri­dad de la Orga­ni­za­ción de las Nacio­nes Uni­das (ONU) en esa área, la Unión Inter­na­cio­nal de Tele­co­mu­ni­ca­cio­nes, (UIT) los ser­vi­cios espe­cia­les nor­te­ame­ri­ca­nos y sus alia­dos de la OTAN no han limi­ta­do su crea­ti­vi­dad en la tarea de ata­car a la Revo­lu­ción Cuba­na con las armas más suti­les y a veces apa­ren­te­men­te ino­cen­tes de su pano­plia. Hoy día todo ese poten­cial se vuel­ca a Inter­net y sus pla­ta­for­mas, omni­pre­sen­tes en la socie­dad con­tem­po­rá­nea. El perió­di­co Gran­ma seña­la­ba al res­pon­sa­ble de uno de los pro­yec­tos con­tra Cuba más sona­dos de los últi­mos años, que fue opor­tu­na­men­te denun­cia­do por el país12: «La USAID esta­ble­ció Zun­zu­neo, una pla­ta­for­ma de men­sa­je­ría simi­lar a Twit­ter que pre­ten­día enviar men­sa­jes apa­ren­te­men­te ino­cen­tes a los celu­la­res, crear una pla­ta­for­ma polí­ti­ca entre los jóve­nes cubanos».

Como botón de mues­tra de los pro­yec­tos crea­dos para dañar a la Revo­lu­ción Cuba­na, Gran­ma seña­la13: «20 millo­nes es el pre­su­pues­to pro­me­dio que aprue­ba anual­men­te el Con­gre­so de los Esta­dos Uni­dos para acti­vi­da­des sub­ver­si­vas en Cuba. Entre el 2009 y el 2016 el gobierno esta­dou­ni­den­se des­ti­nó 139.3 millo­nes de dóla­res a ese objetivo.«Se ha uti­li­za­do a con­tra­tis­tas para esta­ble­cer sis­te­mas de comu­ni­ca­cio­nes ile­ga­les y encu­bier­tos con tec­no­lo­gía no comer­cial.» «Se apro­ba­ron becas para cur­sos de verano, World Lear­ning, otor­ga­das de mane­ra subrep­ti­cia y al mar­gen de las auto­ri­da­des cuba­nas, que tenían como obje­ti­vo la for­ma­ción de líde­res que soca­va­ran el orden interno del país.» «30 millo­nes de dóla­res son los gas­tos anua­les pro­me­dio de la Ofi­ci­na de Trans­mi­sio­nes para Cuba, OCB, que tie­ne bajo su man­do a Radio y Tele­vi­sión Mar­tí. Entre el 2009 y el 2016, un total de 193.9 millo­nes de dóla­res se han des­ti­na­do a ese fin.» «En la pági­na digi­tal del Depar­ta­men­to de Esta­do se dio a cono­cer en octu­bre del 2016 una con­vo­ca­to­ria del Buró para la Demo­cra­cia, los Dere­chos Huma­nos y Labo­ra­les (DRL) para pro­mo­ver supues­tos “cam­bios demo­crá­ti­cos” en mate­ria de dere­chos civi­les, polí­ti­cos y labo­ra­les en Cuba. El pre­su­pues­to asig­na­do es de 5.6 millo­nes de dólares.»

Pero estos pla­nes, como se men­cio­nó ante­rior­men­te, se rea­li­zan con­tra todo país, movi­mien­to social o par­ti­do que diver­ja de la línea esta­ble­ci­da por el Gran Poder14: «La Fun­da­ción Nacio­nal para la Demo­cra­cia (NED) par­ti­ci­pa acti­va­men­te tam­bién en los pro­gra­mas inje­ren­cis­tas. Duran­te los pri­me­ros diez años de su exis­ten­cia dis­tri­bu­yó unos 200 millo­nes de dóla­res a tra­vés de 1500 pro­yec­tos para sos­te­ner “a los ami­gos de Amé­ri­ca”, en la déca­da del 90, el mon­to del dine­ro entre­ga­do por la NED a esca­la glo­bal ascen­dió a la cifra de 267 millo­nes de dólares».

Es de seña­lar que el res­ta­ble­ci­mien­to de rela­cio­nes diplo­má­ti­cas entre los dos paí­ses no ha dete­ni­do el flu­jo de dine­ro y recur­sos con­tra Cuba. Mien­tras los Esta­dos Uni­dos man­ten­gan su carác­ter impe­rial, es de espe­rar que esa situa­ción no cam­bie, por lo que la situa­ción que se le pre­sen­ta al país es de vida o muer­te, y no que­da más reme­dio que enfren­tar­los en su pro­pio cam­po, aquí muy bien se pudie­ra recor­dar al Che Gue­va­ra cuan­do decía15: «[…]ana­li­zar exac­ta­men­te cuál es el valor de un tan­que en una lucha de este tipo, cuál el de un avión, ana­li­zar cuá­les son las armas del enemi­go… Si hay posi­bi­li­dad de elec­ción, debe pre­fe­rir el mis­mo tipo que el usa­do por éste, pues el más gran­de enemi­go de la gue­rri­lla es la fal­ta de par­que, que debe pro­veer el con­trin­can­te». No hay otra alter­na­ti­va posi­ble que enfren­tar a la muy efi­cien­te maqui­na­ria sim­bó­li­ca esta­dou­ni­den­se, y en esa tarea vuel­ve José Mar­tí a ser­vir como Estre­lla Polar: «Una ver­dad des­de el fon­do de una cue­va vale más que un ejército».

Hoy en las ciu­da­des cuba­nas se ven ban­de­ras esta­dou­ni­den­ses y, ya menos, pero aún apa­re­ce la «Union Jack» de la pér­fi­da Albión estam­pa­das en pullo­vers, pañue­los, shorts y cuan­ta pren­da de ves­tir se pue­da usar; la man­za­na con un mor­dis­co, sím­bo­lo de Apple, pulu­la en las ven­ta­ni­llas delan­te­ras de autos, inclu­so de muchos que per­te­ne­cen a enti­da­des esta­ta­les cuba­nas; la cán­di­da y «tier­na» cone­ji­ta de Play­boy hace de las suyas en ropa y pega­ti­nas y así muchí­si­mos otros sím­bo­los que traen implí­ci­to el Ame­ri­can Way of Dream. Cla­ro está que cada cual se vis­te o uti­li­za los sím­bo­los que con­si­de­re per­ti­nen­tes, pero no se debe olvi­dar a Allen Welsh Dulles, quien fue­ra el pri­mer direc­tor civil de la Agen­cia Cen­tral de Inte­li­gen­cia (CIA) de los Esta­dos Uni­dos cuan­do expre­só: «Debe­mos lograr que los agre­di­dos nos reci­ban con los bra­zos abier­tos, pero esta­mos hablan­do de cien­cia, de una cien­cia para ganar en un nue­vo esce­na­rio, a la men­te de los hom­bres. Antes de los por­ta­vio­nes y los misi­les lle­ga­rán los sím­bo­los, los que ven­de­re­mos como uni­ver­sa­les, gla­mo­ro­sos, moder­nos, heral­dos de la eter­na juven­tud y la feli­ci­dad ili­mi­ta­da». Y con esto ter­mino por hoy.

  1. J. Her­nán­dez Mar­tí­nez: «Ame­ri­ca­nis­mo: iden­ti­dad nacio­nal y legi­ti­mi­dad inter­na», Esta­dos Uni­dos hege­mo­nía, segu­ri­dad nacio­nal y cul­tu­ra polí­ti­ca, Edi­to­rial de Cien­cias Socia­les, La Haba­na 2010, p. 86.
  2. H. Zinn: «No toma­mos nada por con­quis­ta, gra­cias a Dios» en La otra his­to­ria de los Esta­dos Uni­dos, Edi­to­rial de Cien­cias Socia­les, La Haba­na 2004, p. 107.
  3. A. Cas­tro Espín: «La Doc­tri­na de segu­ri­dad nacio­nal» en Impe­rio del terror, Edi­to­rial capi­tán San Luis, La Haba­na 2009, p. 47.
  4. H. Zinn: «El impe­rio y la gen­te» en La otra his­to­ria de los Esta­dos Uni­dos, Edi­to­rial de Cien­cias Socia­les, La Haba­na 2004, p. 225.
  5. H. Zinn: «Colón, los indí­ge­nas y el pro­gre­so humano» en La otra his­to­ria de los Esta­dos Uni­dos, Edi­to­rial de Cien­cias Socia­les, La Haba­na 2004, p. 9.
  6. J. Bosch: «Doc­tri­na moral y pen­ta­go­nis­mo» en El Pen­ta­go­nis­mo sus­ti­tu­to del impe­ria­lis­mo, Edi­to­rial de Cien­cias Socia­les, La Haba­na 2007, p. 98.
  7. J. Bosch: «La socie­dad pen­ta­go­ni­za­da» en El Pen­ta­go­nis­mo sus­ti­tu­to del impe­ria­lis­mo, Edi­to­rial de Cien­cias Socia­les, La Haba­na 2007, p. 70.
  8. H. Zinn: «Los baro­nes ladro­nes y los rebel­des» en La otra his­to­ria de los Esta­dos Uni­dos, Edi­to­rial de Cien­cias Socia­les, La Haba­na 2004, p. 186.
  9. J. Bosch: «Qué es el pen­ta­go­nis­mo» en El Pen­ta­go­nis­mo sus­ti­tu­to del impe­ria­lis­mo, Edi­to­rial de Cien­cias Socia­les, La Haba­na 2007, p. 43.
  10. E. Acos­ta Matos: «Gue­rras con gla­mour impe­rial» en Impe­ria­lis­mo del siglo XXI: las gue­rras cul­tu­ra­les, Casa edi­to­ra Abril: La Haba­na, 2009, p. 290.
  11. E. Acos­ta Matos: «Gue­rras con gla­mour impe­rial» en Impe­ria­lis­mo del siglo XXI: las gue­rras cul­tu­ra­les, Casa edi­to­ra Abril, La Haba­na 2009, p. 300.
  12. «Las con­tra­dic­cio­nes de la emba­ja­do­ra Power», 3 de noviem­bre de 2016, Gran­ma [papel], p. 7.
  13. «Diez pre­gun­tas cla­ves», 20 de octu­bre de 2016, Gran­ma [papel], p. 6.
  14. «Impe­dir el triun­fo de la Revo­lu­ción Socia­lis­ta» en El gigan­te de las sie­te leguas, Edi­to­rial capi­tán San Luis, La Haba­na 2010, p. 183.
  15. E. Che Gue­va­ra: La Gue­rra de Gue­rri­llas, revi­sa­do el 19 de enero de 2017 (http://www.itvalledelguadiana.edu.mx/librosdigitales/Ernesto%20Guevara%20-%20La%20Guerra%20de%20Guerrillas.pdf.

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *