Ren­di­cio­nes y arre­pen­ti­mien­tos

La his­to­ria ha con­de­na­do al PNV por ren­dir­se a los fas­cis­tas en 1937 en San­to­ña, hace ochen­ta años. Des­de enton­ces este par­ti­do rea­li­za un esfuer­zo sis­te­má­ti­co para qui­tar­se ese estig­ma, para lavar su putre­fac­ta ima­gen. El PNV ha trai­cio­na­do al pue­blo vas­co al que dice defen­der siem­pre que ha vis­to en peli­gro la pro­pie­dad, las empre­sas, los capi­ta­les y las accio­nes, las tie­rras y los bar­cos de su cla­se, de la bur­gue­sía a la que repre­sen­ta. Pero la ren­di­ción de San­to­ña, como toda entre­ga de armas a ejér­ci­tos inva­so­res, tie­ne una car­ga sim­bó­li­ca cua­li­ta­ti­va­men­te más gra­ve por­que supo­ne la entre­ga al inva­sor del pue­blo des­ar­ma­do y derro­ta­do moral­men­te. Solo hay otra trai­ción que pue­da com­pa­rár­se­le a esta: ayu­dar al ocu­pan­te a repri­mir la resis­ten­cia de su pue­blo, sea cual fue­re, des­de la resis­ten­cia con­tra la explo­ta­ción asa­la­ria­da has­ta la lucha por la inde­pen­den­cia y el socia­lis­mo, pasan­do por la anti­pa­triar­cal, la lin­güís­ti­co-cul­tu­ral, la eco­lo­gis­ta…

Recien­te­men­te el PNV ha publi­ca­do un nue­vo libro con el que escon­der su trai­ción deba­jo del papel, defen­dien­do la tesis de que la ren­di­ción era nece­sa­ria para sal­var vidas y hacien­das por­que se había per­di­do la gue­rra y no tenía sen­ti­do seguir luchan­do con las armas en la mano sino que era mejor pasar a otras for­mas de resis­ten­cia, pací­fi­cas. No vamos a reavi­var el deba­te aho­ra por­que el vere­dic­to his­tó­ri­co es con­clu­yen­te: aban­do­na­ron al pue­blo explo­ta­do para sal­var su vida y sus bie­nes. Lo que nos intere­sa es ana­li­zar por qué vuel­ven aho­ra al tema. Se dice que es por­que se cum­ple el ochen­ta ani­ver­sa­rio de la humi­lla­ción de San­to­ña; pue­de ser. Pero ten­de­mos a pen­sar que hay otro moti­vo ocul­to, más impor­tan­te inclu­so por sus direc­tas reper­cu­sio­nes actua­les y futu­ras.

Des­de 1937 has­ta 2017 no se había pro­du­ci­do nin­gu­na ren­di­ción de armas de la resis­ten­cia vas­ca al impe­ria­lis­mo fran­co-espa­ñol y mun­dial. No lo hicie­ron los guda­ris que siguie­ron luchan­do en San­tan­der, Astu­rias, Cata­lun­ya, Madrid…, y duran­te la Segun­da Gue­rra Mun­dial en la Euro­pa ocu­pa­da por el nazi­fas­cis­mo ante el que se había ren­di­do el PNV en San­to­ña. Tam­po­co trai­cio­na­ron los y las revo­lu­cio­na­rias que prac­ti­ca­ron el derecho/​necesidad a la rebe­lión arma­da des­pués de la Segun­da Gue­rra Mun­dial has­ta prác­ti­ca­men­te la déca­da de 1960. Nin­gu­na de las suce­si­vas esci­sio­nes en el inte­rior de ETA como pro­ce­so socio-polí­ti­co entre­gó las armas al Esta­do a pesar de sepa­rar­se del tron­co ori­gi­na­rio y a pesar de que, des­de ese momen­to, recha­za­ron con diver­sos argu­men­tos la lucha arma­da con­cre­ta tal cual se prac­ti­ca­ba enton­ces, pero defen­día bási­ca­men­te la tesis de la vio­len­cia revo­lu­cio­na­ria como par­te­ra de la his­to­ria y como jus­ta defen­sa ante la vio­len­cia explo­ta­do­ra. Tam­po­co lo hizo ETA p‑m al disol­ver­se por­que entre­gó sus arse­na­les a quie­nes siguie­ron luchan­do. Los Coman­dos Autó­no­mos, la orga­ni­za­ción Iraul­tza… des­apa­re­cie­ron pero man­tu­vie­ron la ele­men­tal dig­ni­dad de no ren­dir armas al opre­sor.

La direc­ción de la ETA de 2017 rom­pió esta cohe­ren­cia his­tó­ri­ca entre­gan­do las armas al impe­ria­lis­mo fran­co-espa­ñol en un acto en Baio­na publi­ci­ta­do inter­na­cio­nal­men­te. No fue un acto ais­la­do sino un paso más, pero fun­da­men­tal por cuan­to su irre­ver­si­bi­li­dad prác­ti­ca y sim­bó­li­ca, en una deri­va hacia la nada ini­cia­da una déca­da antes. La ren­di­ción de San­to­ña tam­po­co fue un acto poco pen­sa­do sino que se cul­mi­nó tras un tiem­po de nego­cia­cio­nes inter­na­cio­na­les, con­tac­tos que a su vez solo se entien­den des­de la his­to­ria de dudas, inde­ci­sio­nes y rup­tu­ras prác­ti­cas den­tro del PNV sobre qué debía hacer fren­te al inmi­nen­te gol­pe mili­tar que ya se pre­veía sema­nas antes del 18 de julio de 1936, ten­sio­nes inter­nas que esta­lla­ron el mis­mo día de la suble­va­ción fas­cis­ta. Sal­van­do las dis­tan­cias que sepa­ran a ambos pro­ce­sos, en la izquier­da aber­tza­le y en ETA hubo tam­bién un deba­te ante­rior sobre si había que dejar o no la lucha arma­da y cómo hacer­lo en caso afir­ma­ti­vo: al final se entre­ga­ron las armas al opre­sor cayen­do la par­te ofi­cial de la izquier­da aber­tza­le en la tri­tu­ra­do­ra de la éti­ca y de la estra­te­gia revo­lu­cio­na­ria.

El PNV esta­ba al tan­to de esta desin­te­gra­ción y ha apro­ve­cha­do su final, se ha escu­da­do en la ren­di­ción de armas de 2017 en Baio­na, para jus­ti­fi­car su trai­ción de 1937 por­que cree que así logra­rá tres obje­ti­vos. Uno, demos­tra­ría que tuvo razón por­que ade­lan­tó en ochen­ta años la «solu­ción» que más tar­de encon­tra­ría ETA, en una situa­ción que podría decir­se que era menos ate­rra­do­ra y menos extre­ma que la suya. Dos, des­au­to­ri­za­ría así todas las denun­cias y crí­ti­cas por su trai­ción que ha aguan­ta­do en ocho déca­das, con lo que a la vez ridi­cu­li­za­ría abso­lu­ta­men­te toda la his­to­ria revo­lu­cio­na­ria de nues­tro pue­blo en este perío­do por­que que­da­ría con­fir­ma­do que siem­pre fra­ca­sa, como lo habría con­fir­ma­do ETA. Y, tres, demos­tra­ría así que solo cabe res­pe­tar la ley fran­co-espa­ño­la, que solo cabe hacer polí­ti­ca den­tro de sus estre­chos már­ge­nes para ir amplián­do­los poco a poco, huyen­do de todo aven­tu­re­ris­mo socia­lis­ta e inde­pen­den­tis­ta.

La ver­dad es que el sec­tor ofi­cial de la izquier­da aber­tza­le no sabe, no pue­de y/​o no quie­re enfren­tar­se al siguien­te dile­ma: ¿cómo seguir denun­cian­do la trai­ción de 1937 silen­cian­do lo ocu­rri­do en 2017? O dicho de otra for­ma ¿tie­nen legi­ti­mi­dad polí­ti­ca y éti­ca para denun­ciar la trai­ción de San­to­ña quie­nes aplau­den o callan ante la ren­di­ción de armas de 2017? Muchas de las per­so­nas que dicién­do­se revo­lu­cio­na­rias denun­cian San­to­ña pero aplau­den o per­ma­ne­cen mudas ante Baio­na des­co­no­cen, no saben, igno­ran lo ele­men­tal del mate­ria­lis­mo his­tó­ri­co, del méto­do mar­xis­ta y por tan­to no se plan­tean la cues­tión de las lec­cio­nes his­tó­ri­cas sus­tan­ti­vas, las que sur­gen del fon­do per­ma­nen­te de la reali­dad. ¿Qué ha cam­bia­do cua­li­ta­ti­va­men­te, no solo en la for­ma de la domi­na­ción polí­ti­ca, en estos últi­mos ochen­ta años? O más pre­ci­sa­men­te, ¿qué ha cam­bia­do en los últi­mos vein­te años para que aho­ra acu­dan repre­sen­tan­tes ofi­cia­les del refor­mis­mo aber­tza­le a con­me­mo­ra­cio­nes espa­ño­las? O tam­bién ¿qué ha cam­bia­do en la natu­ra­le­za del impe­ria­lis­mo y de la bur­gue­sía vas­ca para jus­ti­fi­car aho­ra el acto de Baio­na pero denun­ciar San­to­ña?

Ha cam­bia­do la for­ma de domi­na­ción: de la dic­ta­du­ra des­ca­ra­da a la demo­cra­cia que dis­fra­za la dic­ta­du­ra encu­bier­ta; pero el con­te­ni­do de la domi­na­ción per­ma­ne­ce sien­do el mis­mo. Des­de media­dos del siglo XIX la izquier­da revo­lu­cio­na­ria deba­te sobre las con­di­cio­nes obje­ti­vas y sub­je­ti­vas nece­sa­rias para la prác­ti­ca exi­to­sa de diver­sos méto­dos de vio­len­cia de res­pues­ta y de lucha arma­da. Sin rene­gar nun­ca al dere­cho a la revo­lu­ción y, por tan­to, prac­ti­cán­do­lo teó­ri­ca, polí­ti­ca y éti­ca­men­te como derecho/​necesidad, la mayor par­te de las corrien­tes que par­ti­ci­pan en el deba­te inter­na­cio­nal des­de la mitad del siglo XIX sos­tie­ne que en deter­mi­na­das con­di­cio­nes de domi­na­ción polí­ti­ca menos feroz y dic­ta­to­rial, pier­den efec­ti­vi­dad algu­nos méto­dos de la vio­len­cia defen­si­va pudien­do vol­ver­se un estor­bo o un freno, sien­do inclu­so tác­ti­ca­men­te con­tra­pro­du­cen­tes; pero siguen sien­do váli­dos otros méto­dos con­cre­tos y, sobre todo, sigue sien­do nece­sa­ria la expli­ca­ción peda­gó­gi­ca del capi­ta­lis­mo y de cómo des­truir­lo. Se tra­ta del siem­pre actual deba­te entre fines y medios, entre obje­ti­vos, estra­te­gias y tác­ti­cas, deba­te que no sir­ve si no se rea­li­za des­de el méto­do mar­xis­ta.

Un pue­blo tra­ba­ja­dor, una cla­se explo­ta­da, cami­na a cie­gas si des­co­no­ce las lec­cio­nes de la his­to­ria. Varias veces hemos comen­ta­do en nues­tros tex­tos que tam­bién en Eus­kal Herria uno de los pri­me­ros indi­cios de que se for­ta­le­cía el refor­mis­mo fue el rápi­do aban­dono de la for­ma­ción teó­ri­ca de la mili­tan­cia. Bas­ta ana­li­zar la com­pa­ra­ción entre San­to­ña y Baio­na para con­fir­mar que la igno­ran­cia teó­ri­ca es reac­cio­na­ria, que faci­li­ta toda serie de depen­den­cias hacia el gru­po y que, ade­más, para­li­za la capa­ci­dad crí­ti­ca, lo que impi­de juz­gar con cono­ci­mien­to de cau­sa. Bas­ta con que sur­ja una cues­tión como la que aho­ra ana­li­za­mos para que tiem­ble el débil anda­mia­je ideo­ló­gi­co de un sec­tor aber­tza­le.

El des­co­no­ci­mien­to del motor de la his­to­ria, de la lucha de cla­ses como sín­te­sis, hace que en los momen­tos cru­cia­les se tomen deci­sio­nes basa­das en el mie­do al qué dirán, a la posi­ble mar­gi­na­ción del gru­po, de la cua­dri­lla, del entorno si una o uno mues­tra dudas, pide infor­ma­ción y deba­te res­pe­tuo­so y cons­truc­ti­vo. La into­le­ran­cia a la crí­ti­ca y a otras opcio­nes que ha demos­tra­do tener el sec­tor ofi­cial del aber­tza­lis­mo pro­vie­ne en bue­na medi­da de la mez­cla de no saber y del temor a estig­mas como «anti­cua­do», «dog­má­ti­co», «igno­ran­te que hace el jue­go al Esta­do», etc., y has­ta «pro­vo­ca­dor». Así se expli­ca que haya gen­te de base que en pri­va­do, en con­fian­za, se mues­tre crí­ti­ca, defrau­da­da, per­ple­ja, pero que es inca­paz de decir­lo en públi­co, que pre­fie­re callar­se, huir del deba­te y de la reali­dad.

Muchas de estas per­so­nas están atra­pa­das en una espe­cie de «quie­ro pero no pue­do» cuan­do deben dar su opi­nión sobre San­to­ña y Baio­na, o sobre cual­quier otro pro­ble­ma cru­cial. Pero tam­bién están quie­nes abier­ta­men­te no quie­ren hacer­lo por­que asu­men la vía a la nada cre­yen­do que es la ante­sa­la del todo, de la vic­to­ria defi­ni­ti­va. En este gru­po hay dos res­pues­tas gene­ra­les, con sus mati­ces inter­nos. Una, 1937 y 2017 son correc­tas por­que lo deci­si­vo era seguir luchan­do pero con otros méto­dos, ya que los ante­rio­res habían lle­ga­do al lími­te de sus posi­bi­li­da­des; había que asu­mir los cos­tos de la deci­sión y así se ha hecho. Y otra, San­to­ña fue una trai­ción por­que una par­te del pue­blo siguió luchan­do, pero no lo es Baio­na por­que nadie sigue prac­ti­can­do la lucha arma­da ya que esa lar­ga fase se aca­bó defi­ni­ti­va­men­te por­que somos paci­fis­tas y el dere­cho a la resis­ten­cia es solo dere­cho a la des­obe­dien­cia no vio­len­ta, nun­ca a la des­obe­dien­cia vio­len­ta.

No exis­te dife­ren­cia entre las dos res­pues­tas por­que nin­gu­na nie­ga prác­ti­ca­men­te el dere­cho fran­co-espa­ñol a su mono­po­lio de la vio­len­cia. El PNV renun­ció a luchar con­tra ese dere­cho opre­sor en 1937 y de for­ma defi­ni­ti­va una déca­da des­pués al disol­ver los pocos gru­pos arma­dos que man­te­nía. El refor­mis­mo aber­tza­le empe­zó a renun­ciar en 2009 clau­di­can­do defi­ni­ti­va­men­te en 2017.

Petri Reka­ba­rren

16 de julio de 2017

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Una respuesta

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *