Cua­tro dis­tin­tas muertes

1. A Jose­ba Arre­gi, miem­bro de ETA, le detu­vie­ron e inte­rro­ga­ron más de seten­ta poli­cías, en la Direc­ción Gene­ral de Segu­ri­dad, en el cen­tro de Madrid. Nue­ve días des­pués de su deten­ción, el 13 de febre­ro de 1981, moría en un Hos­pi­tal Peni­ten­cia­rio, a cau­sa de las lesio­nes pade­ci­das en los inte­rro­ga­to­rios. Algu­nos polí­ti­cos (Garai­koetxea, Arza­llus, Bene­gas, Mugi­ca, Ban­drés…) inclu­so los obis­pos vas­cos y la Unión Sin­di­cal de Poli­cías pro­tes­ta­ron tími­da­men­te, pidien­do la erra­di­ca­ción de la tor­tu­ra y la dimi­sión del comi­sa­rio gene­ral Balles­te­ros, como res­pon­sa­ble de este suceso.

La con­mo­ción popu­lar fue impor­tan­te, mien­tras que la ofi­cial y mediá­ti­ca era mucho más come­di­da. Las orga­ni­za­cio­nes de la izquier­da aber­tza­le con­vo­ca­ron movi­li­za­cio­nes y pro­tes­tas, así como una huel­ga gene­ral, amplia­men­te secun­da­da. Fue­ron una reac­ción y una pro­tes­ta popu­lar sig­ni­fi­ca­ti­vas, fren­te a la fría y pro­to­co­la­ria acti­tud de la mayo­ría de par­ti­dos y auto­ri­da­des guber­na­men­ta­les. En el pri­mer for­ce­jeo entre poder judi­cial y eje­cu­ti­vo, dimi­tió alguno de los altos car­gos de la poli­cía. Y cin­co ins­pec­to­res fue­ron dete­ni­dos y acu­sa­dos de las tor­tu­ras mor­ta­les. Con­de­na­dos a penas peque­ñas, fue­ron libe­ra­dos. Unos meses des­pués con el PSOE en el gobierno, indul­ta­dos y res­ti­tui­dos en sus pues­tos. Para que pudie­ran seguir ejer­cien­do y ascen­dien­do en su trabajo. 

Cua­tro médi­cos, que supues­ta­men­te habrían ocul­ta­do o encu­bier­to en sus infor­mes las tor­tu­ras a Arre­gi, fue­ron denun­cia­dos, sin resul­ta­do alguno. Con el cam­bio de gobierno (1982) y José Barrio­nue­vo en la car­te­ra de Inte­rior, polí­ti­cos como Bene­gas, cam­bia­ron de cri­te­rio y afir­ma­ron que había que dar «un total apo­yo a la poli­cía, en su lucha antiterrorista». 

La mejor prue­ba de este apo­yo fue la con­si­de­ra­ción del gobierno del PSOE, con los poli­cías acu­sa­dos de la muer­te de Arre­gi. Ade­más de sus indul­tos, varios ascen­sos colo­ca­ron a cada uno en su sitio. En el dia­rio El País de 17 de febre­ro de 1981, se pudo leer una noti­cia con la con­fir­ma­ción de esta muer­te por torturas:

El titu­lar del Juz­ga­do de Ins­truc­ción núme­ro 13 de Madrid (…) dio a cono­cer par­cial­men­te el infor­me sobre la autop­sia prac­ti­ca­da a Arre­gui. En ella se con­fir­ma la exis­ten­cia de tor­tu­ras y vio­len­cia físi­ca. La cau­sa de la muer­te fue un fallo res­pi­ra­to­rio ori­gi­na­do por pro­ce­so bron­co­neu­mó­ni­co con inten­so ede­ma pul­mo­nar (…) San­tia­go Brouard, pre­si­den­te de HASI, prin­ci­pal fuer­za polí­ti­ca de Herri Bata­su­na, y médi­co de pro­fe­sión, seña­ló que la bron­co­neu­mo­nía (…) esta­ba cau­sa­da por la prác­ti­ca de la tor­tu­ra cono­ci­da como la bañera (…).

Des­de enton­ces, cada vez que se cum­ple el ani­ver­sa­rio de las tor­tu­ras y muer­te de Arre­gi, unos pocos se acuer­dan del caso. Ape­nas pue­den hacer­lo, per­se­gui­dos por una legis­la­ción, que post­mor­ten sigue dife­ren­cian­do entre unos y otros. La vic­to­ria con­ti­nua. Y ni siquie­ra cada uno pue­de ente­rrar a sus muer­tos. Según pare­ce, los ocu­pan­tes quie­ren mono­po­li­zar no solo la vio­len­cia, sino tam­bién los funerales.

2. Miguel Angel Blan­co, con­ce­jal del PP, fue secues­tra­do por un coman­do de ETA el 10 de julio de 1997. A cam­bio de su libe­ra­ción, la orga­ni­za­ción pidió el acer­ca­mien­to de los pre­sos polí­ti­cos vas­cos, a las cár­ce­les del País Vas­co. El gobierno del PP, ape­nas tar­dó unas horas en negar­se a con­si­de­rar cual­quier cam­bio en la dis­per­sión de los pre­sos. Des­pués pidió el máxi­mo apo­yo, con­tra ETA, a los par­ti­dos del Pac­to de Aju­ria Enea, ponien­do en mar­cha todos sus recur­sos mediá­ti­cos para incor­po­rar a los sec­to­res socia­les mas con­ser­va­do­res, a sus pla­nes inmovilistas.

Al día siguien­te, la Mesa del Pac­to de Aju­ria Enea (PNV, EA, EE, PSOE, PP) ofre­cía todo su apo­yo al gobierno, impi­dien­do que el Esta­do revi­sa­ra su polí­ti­ca peni­ten­cia­ria, y con­vo­can­do a cam­bio una mani­fes­ta­ción en Bil­bao. La segun­da pro­ta­go­ni­za­da por los par­ti­dos anti-ETA, en vein­te años. El 12 de julio la coa­li­ción vas­con­ga­da, se mani­fies­ta en Bil­bao, con la pre­sen­cia de Arza­llus, Ardan­za, Atutxa, Aznar, su gobierno y nume­ro­sos espa­ño­les lle­ga­dos de otras pro­vin­cias. Una aso­cia­ción de fami­lia­res de pre­sos, Gura­soak, se entre­vis­ta­ría con Mayor Ore­ja inten­tan­do mediar en este caso, sin nin­gún resul­ta­do posi­ti­vo. Ese mis­mo día, Blan­co es encon­tra­do heri­do en Lasar­te. Mori­rá poco des­pués en el Hospital.

El gobierno del Esta­do no solo quie­re man­te­ner el con­trol y el mono­po­lio de la vio­len­cia. Tam­po­co quie­re dia­lo­gar o nego­ciar con la com­pe­ten­cia. Y no solo por el sagra­do prin­ci­pio made in USA de ser ellos quie­nes deci­den qué muer­te es o no legal. Tam­bién por el des­pre­cia­ble moti­vo de no que­rer pare­cer débil ante sus votan­tes. Es decir, por dar esa fal­sa ima­gen de dure­za con los adver­sa­rios, mien­tras se rin­den gus­to­sos ante los poderosos. 

Como con­se­cuen­cia de este des­en­la­ce, hubo una reac­ción gigan­tes­ca de los par­ti­dos polí­ti­cos del poder, medios de comu­ni­ca­ción, fun­cio­na­rios, mili­tan­tes del PP y del PSOE, etc. Una cam­pa­ña coor­di­na­da ofi­cial­men­te, pre­pa­ra­da de ante­mano, y acti­va­da en los dos días que duró el secues­tro. En la que inter­vi­nie­ron miles de orga­ni­za­do­res a suel­do. A la que se suma­ron per­so­nas en toda Espa­ña. Y ocu­pó todos los espa­cios infor­ma­ti­vos y edi­to­ria­les en pren­sa, radio y tele­vi­sio­nes del poder. Todos man­co­mu­na­dos, en defen­sa del Esta­do y de la intran­si­gen­cia nego­cia­do­ra del gobierno.

Algu­nos ana­lis­tas escri­bie­ron sobre la impre­sio­nan­te y coor­di­na­da reac­ción de los prin­ci­pa­les medios de comu­ni­ca­ción, afir­man­do que se tra­ta­ba de algo pre­pa­ra­do con anti­ci­pa­ción, duran­te secues­tros ante­rio­res. Y que, la nega­ti­va rotun­da y rápi­da del gobierno res­pon­de­ría a un desin­te­rés real por la vida de su con­ce­jal, a cam­bio de poder ases­tar un efec­ti­vo gol­pe mediá­ti­co a ETA y sus sim­pa­ti­zan­tes de la izquier­da abertzale. 

Duran­te varios días fue­ron ata­ca­das las sedes de la izquier­da aber­tza­le (herri­kos y bule­goak), con la pasi­vi­dad de la poli­cía «inte­gral» auto­nó­mi­ca, mien­tras Mayor Ore­ja reúne el Pac­to Anti­te­rro­ris­ta y pide el ais­la­mien­to total de Herri Bata­su­na. En las calles de Madrid, una mani­fes­ta­ción de apo­yo al Esta­do ter­mi­na­rá con la inter­ven­ción de acto­res, perio­dis­tas y locu­to­res de la dere­cha. Entre ellos, Ima­nol Arias y Vic­to­ria Pre­go, la perio­dis­ta de la Tran­si­ción, que cerró el acto con un ame­na­zan­te: «¡A por ellos¡»

Mien­tras el Tri­bu­nal Super­io de Jus­ti­cia del País Vas­co prohi­bía mani­fes­tar­se a Herri Bata­su­na, en defen­sa de la nego­cia­ción y el acer­ca­mien­to de los pre­sos que hubie­ra aca­ba­do con el secues­tro, el Con­gre­so de los dipu­tados estu­dia­ba refor­mas lega­les para repri­mir de for­ma efec­ti­va a la izquier­da aber­tza­le y el pre­si­den­te espa­ñol, Aznar, pedía a los otros par­ti­dos que «vayan algu­nos pasos más allá» en el aco­so a Herri Batasuna.

Como colo­fón, des­pués de trá­gi­co des­en­la­ce, se orga­ni­zó inclu­so un fes­ti­val musi­cal, en la pla­za de toros de las Ven­tas. Don­de, entre otras cosas, un peno­so Rai­mon tuvo que escu­char insul­tos y sil­bi­dos, a pesar de su bue­na volun­tad «anti­te­rro­ris­ta». Y don­de la can­ción estre­lla no fue pre­ci­sa­men­te su Al vent, ni el Diguem no, las emble­má­ti­cas can­cio­nes del can­tau­tor valen­ciano, sino la Maca­re­na de los del Río. El pre­si­den­te espa­ñol Aznar, que asis­tió a este even­to, bai­la­ba diver­ti­do y rién­do­se la pega­di­za y vul­gar can­ción. Ante el estu­por de los fami­lia­res del muerto.

Con el dine­ro recau­da­do en esta cele­bra­ción se creó una fun­da­ción que cada año recuer­da, con algún acto de home­na­je, la muer­te del con­ce­jal de Ermua. Tam­bién se orga­ni­zó un fan­tas­mal gru­po de inte­lec­tua­les y polí­ti­cos, lla­ma­do Foro de Ermua. Con el obje­ti­vo de ayu­dar en la lucha anti-ETA. A toda esta orques­ta­ción se lla­mó «El espí­ri­tu de Ermua». Pero, para muchos, con Aznar y la Maca­re­na de pro­ta­go­nis­tas, fue otro espí­ri­tu el que se mani­fes­tó: el «Espí­ri­tu de las Ventas».

3. y 4. A Jose Miguel Bus­tin­za y Gaiz­ka Gaz­te­lu­men­di los mata­ron pocas sema­nas des­pués de estos hechos, el 24 de setiem­bre de 1997, en una calle del cen­tro de Bil­bao. Eran dos miem­bros de ETA, que fue­ron aba­ti­dos por dis­pa­ros de la guar­dia civil, cuan­do iban a mon­tar en un coche. Algu­nos dije­ron que, ade­más de unas muer­tes inne­ce­sa­rias, por­que las víc­ti­mas no dis­pa­ra­ron y ni siquie­ra fue­ron con­mi­na­dos a entre­gar­se, se tra­ta­ba de una ven­gan­za en calien­te, por el secues­tro y muer­te del con­ce­jal de Ermua.

En este caso, el com­por­ta­mien­to de las ins­tan­cias ofi­cia­les, gobier­nos, medios de comu­ni­ca­ción y par­ti­dos del sis­te­ma fue muy dife­ren­te. Abis­mal­men­te dife­ren­te. Es decir, el habi­tual en estos casos. Lo mas des­ta­ca­ble fue el com­por­ta­mien­to de algu­nos miem­bros del par­ti­do de Sota (el PNV). Como el de su dipu­tado espa­ñol Gon­zá­lez de Chá­va­rri. Este señor, uno de esos peno­sos jel­ki­des que mili­tan en el par­la­men­to espa­ñol, se arras­tró en su inter­ven­ción en las Cor­tes más allá de lo que nadie le exi­gía. Lle­gó a decir, en medio de acu­sa­cio­nes vela­das y pre­gun­tas sobre la embos­ca­da, que «no se pue­de equi­pa­rar la fuer­za que esgri­me el Esta­do en defen­sa del inte­rés gene­ral y la vio­len­cia a manos lle­nas sem­bra­da por los nacionalistas».

Tam­po­co fue des­de­ña­ble el pro­ta­go­nis­mo estra­fa­la­rio, inna­to en el con­se­je­ro sotis­ta, Atutxa. Ya se había dis­tin­gui­do antes, ala­ban­do la polí­ti­ca de dis­per­sión del gobierno y apo­yan­do la nega­ti­va a la repa­tria­ción de los pre­sos vas­cos, duran­te el secues­tro de Blan­co. Aho­ra, des­pués del ame­tra­lla­mien­to de Bil­bao, ocu­pó el pri­mer plano de las jus­ti­fi­ca­cio­nes por la embos­ca­da. Y mano a mano con su cole­ga de inte­rior espa­ñol, Mayor Ore­ja, no dudó en cul­par a KAS y a la Mesa Nacio­nal de Herri Bata­su­na por la muer­te de los miem­bros de ETA.

Lo cier­to es que fue­ron Herri Bata­su­na y otros orga­nis­mos de la izquier­da aber­tza­le, los úni­cos que con­vo­ca­ron pro­tes­tas y con­cen­tra­cio­nes, por estas muer­tes. Hubo movi­li­za­cio­nes popu­la­res, enfren­ta­mien­tos y sabo­ta­jes en toda Eus­kal Herria. Algu­nos repri­mi­dos por la Etzain­tza. El rema­te final a este suce­so se puso el once de noviem­bre de 1997, cuan­do dos guar­dias civi­les encau­sa­dos por estas muer­tes, dije­ron en los juz­ga­dos de Bil­bao, que los dos mili­tan­tes de ETA «no dis­pa­ra­ron, ni lle­ga­ron a des­en­fun­dar las armas». 

Des­de 1997, casi nin­gún medio de comu­ni­ca­ción se ha refe­ri­do a esta embos­ca­da, sin más sen­ti­do y uti­li­dad que la pura ven­gan­za. Los miem­bros de ETA, inclu­so muer­tos, siguen estan­do per­se­gui­dos por las leyes de excep­ción, que for­man par­te del dere­cho de con­quis­ta de todos los tiempos.

Jose­ma­ri Loren­zo Espinosa

3 de julio de 2017

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *