Cen­tris­mo en Cuba: Una vie­ja esta­fa al descubierto

Como su títu­lo anun­cia este libro des­cri­be esa ten­den­cia polí­ti­ca que ha toma­do un mayor pro­ta­go­nis­mo en el pai­sa­je mediá­ti­co cubano des­pués de que, el 17 de diciem­bre de 2014, Cuba y Esta­dos Uni­dos anun­cia­ran de for­ma con­jun­ta la nor­ma­li­za­ción de sus relaciones.

Como dijo cla­ra­men­te el pre­si­den­te Barack Oba­ma a pro­pó­si­to de esta «dis­ten­sión» la vie­ja polí­ti­ca esgri­mi­da des­de Washing­ton con­tra Cuba duran­te medio siglo había sig­ni­fi­ca­do un ver­da­de­ro fra­ca­so por lo que se hacía nece­sa­rio cam­biar de ruta.

Si se siguen los acon­te­ci­mien­tos de enton­ces has­ta hoy es evi­den­te que la con­tra­rre­vo­lu­ción tra­di­cio­nal, crea­da y ama­man­ta­da por suce­si­vas admi­nis­tra­cio­nes nor­te­ame­ri­ca­nas, había des­pa­re­ci­do casi por com­ple­to del pai­sa­je mediá­ti­co dibu­ja­do –has­ta que Trump la des­em­pol­vó en su recien­te dis­cur­so– por las gran­des agen­cias de pren­sa sobre Cuba.

De hecho, con Vene­zue­la en la miri­lla de sus cam­pa­ñas mediá­ti­cas, los gran­des con­glo­me­ra­dos de la infor­ma­ción se han dedi­ca­do más en los últi­mos meses a hablar más del «des­hie­lo» y de las posi­bi­li­da­des turís­ti­cas de la mayor Isla del Cari­be. Sin embar­go, este nue­vo enfo­que no quie­re decir para nada que el tema Cuba haya des­pa­re­ci­do del pano­ra­ma infor­ma­ti­vo, más bien pue­de decir­se que ha pasa­do a un segun­do plano sobre todo en varias publi­ca­cio­nes en inter­net, supues­ta­men­te inde­pen­dien­tes, en las que el lla­ma­do cen­tris­mo pare­ce ser la brú­ju­la de su polí­ti­ca editorial.

El anqui­lo­sa­do dis­cur­so de la mafia anti­cu­ba­na de Mia­mi es suplan­ta­do por la denos­ta­ción de la reali­dad cuba­na por par­te de «refor­mis­tas o ultra revo­lu­cio­na­rios» que, por obra y gra­cia del perio­dis­mo ciu­da­dano, pare­cen haber des­cu­bier­to la ver­dad abso­lu­ta, ya sea de lo que suce­de en Cuba o sobre cuál debe ser el des­tino de la Isla.

Des­pués de leer sus tex­tos uno pue­de per­ci­bir que estos «cen­tris­tas», median­te el uso de disí­mi­les esti­los, lite­ra­rios, aca­dé­mi­cos o pura­men­te infor­ma­ti­vos pre­ten­den sedu­cir a una gama bas­tan­te amplia de públi­cos, entre los que sobre­sa­len esen­cial­men­te el lec­tor revo­lu­cio­na­rio, son «exper­tos» en resal­tar en su línea edi­to­rial «no con­fron­ta­cio­nal» el mode­lo de un socia­lis­mo fra­ca­sa­do, que des­cue­lla por sus insu­fi­cien­cias, espe­cial­men­te en el área eco­nó­mi­ca y que sue­len com­pa­rar con las pode­ro­sas eco­no­mías de paí­ses desarrollados.

A la par, ofre­cen fór­mu­las para replan­tear el socia­lis­mo des­de nue­vos para­dig­mas polí­ti­cos y filo­só­fi­cos (mul­ti­par­ti­dis­mo, refor­mas cons­ti­tu­cio­na­les y demo­crá­ti­cas, sis­te­ma elec­to­ral, papel de van­guar­dia del PCC).

De igual for­ma, los cen­tris­tas resal­tan tam­bién la frus­tra­ción del indi­vi­duo ante el mode­lo polí­ti­co y la impo­si­bi­li­dad de rea­li­za­ción per­so­nal de sus pro­yec­tos de vida, cau­sa fun­da­men­tal de la actual situa­ción migra­to­ria del país.

Cri­ti­can y ata­can a la ges­tión de las ins­ti­tu­cio­nes revo­lu­cio­na­rias, espe­cial­men­te del Esta­do, el gobierno y las orga­ni­za­cio­nes polí­ti­cas y mar­can un dis­tan­cia­mien­to de lo ofi­cial para gene­rar este­reo­ti­pos nega­ti­vos sobre estos en los públi­cos previstos.

A tono con el dis­cur­so pro­nun­cia­do por Oba­ma duran­te su visi­ta a La Haba­na, a par­tir de la emer­gen­cia del sec­tor no esta­tal, al que aso­cian con el sur­gi­mien­to de una cla­se media alta (poder adqui­si­ti­vo) que sim­bo­li­zan como un futu­ro prós­pe­ro, apo­lo­gi­zan al nacien­te cuen­ta­pro­pis­mo y lo con­tra­po­nen al esta­do, freno, según ellos, para el auge de la peque­ña y media­na empre­sa. De acuer­do con este pun­to de vis­ta el cre­ci­mien­to per­so­nal de los indi­vi­duos en la socie­dad (se desa­rro­llan «a pesar de…» y no «gra­cias a…» el Estado).

Son igual­men­te insis­ten­tes en resal­tar la exis­ten­cia de sec­to­res mar­gi­na­les en bus­ca de dibu­jar un pai­sa­je deso­la­dor pro­vo­ca­do por el aban­dono y la mala ges­tión del Esta­do y sus instituciones.

Insis­ten en recor­dar y mani­pu­lar, una y otra vez, pre­jui­cios o medi­das revo­lu­cio­na­rias supe­ra­das en el tiem­po, espe­cial­men­te en temas rela­cio­na­dos con la homo­fo­bia (UMAP) y la polí­ti­ca cul­tu­ral (Quin­que­nio Gris). Defien­den el pro­fe­sio­na­lis­mo en el depor­te y deman­dan por la apro­ba­ción de leyes que per­mi­tan a las per­so­nas natu­ra­les o jurí­di­cas des­mar­car­se de las polí­ti­cas estatales.

Des­pués de todo esto no hace fal­ta decir que estos «cen­tris­tas» son los aban­de­ra­dos de lo que se ha dado en cono­cer como ter­ce­ra vía, aque­lla vie­ja esta­fa de la social­de­mo­cra­cia bur­gue­sa para apla­car, con el lla­ma­do esta­do de bien­es­tar, (algu­nas dosis de socia­lis­mo) las con­se­cuen­cias de los exce­sos del libre mercado.

Para­dó­ji­ca­men­te, si en el capi­ta­lis­mo la «ter­ce­ra vía» exi­ge un aumen­to de la regu­la­ción por par­te del esta­do de la des­igual­dad, corrup­ción, mar­gi­na­ción y otros males de ese sis­te­ma en el caso cubano lo que los «cen­tris­tas» bus­can es el aumen­to del poder del mer­ca­do, de la peque­ña o gran empre­sa pri­va­da, como com­pen­sa­ción al poder esta­tal y a la inclu­sión y pater­na­lis­mo exce­si­vo del socia­lis­mo. En dos pala­bras, más capitalismo.

Pero los «cen­tris­tas» de la «ter­ce­ra vía» resul­tan tan incon­sis­ten­tes como la supues­ta impar­cia­li­dad de sus publi­ca­cio­nes, ese tipo de pren­sa que selec­cio­na, con pesas, la infor­ma­ción y en la que al final siem­pre resul­tan más las palas de cal que las de arena.

Hablan­do de perio­dis­mo lla­ma la aten­ción que estos «cen­tra­dos perio­dis­tas e inte­lec­tua­les» jus­ti­fi­quen su «impres­cin­di­ble» misión infor­ma­ti­va con los «vacios infor­ma­ti­vos» de la pren­sa revo­lu­cio­na­ria. En reali­dad, des­cen­tra­dos hacia la dere­cha, y con la tarea fun­da­men­tal de con­fun­dir, es lógi­co que se ocu­pen en lle­nar la agen­da del ase­dio mediá­ti­co con­tra la Isla y cola­bo­ren así, cons­cien­te y tal vez algu­nos incons­cien­te e inge­nua­men­te, con la más anti­gua y efi­caz estra­te­gia impe­rial: la del divi­de y vencerás.

No es extra­ño por tan­to que estos «corres­pon­sa­les» pasen cur­sos de «supera­ción» en paí­ses como Esta­dos Uni­dos, Ale­ma­nia u Holan­da, nacio­nes que, por lo vis­to, andan muy preo­cu­pa­das por cuá­les son las infor­ma­cio­nes que los cuba­nos deben recibir.

Si la con­tra­rre­vo­lu­ción tra­di­cio­nal –y algu­nos «cen­tris­tas» como reve­la el artícu­lo de Raúl Capo­te– era aga­sa­ja­da en las reunio­nes y cenas de la otro­ra Ofi­ci­na de Intere­ses de Esta­dos Uni­dos en La Haba­na, (SINA), los «cen­tris­tas» sue­len figu­rar tam­bién como comen­sa­les en emba­ja­das de paí­ses en las que Cuba nun­ca estu­vo en la prio­ri­dad de sus intere­ses. Si tie­ne lugar algu­na que otra visi­ta de dele­ga­cio­nes o jefes de Esta­do allá van los «cen­tris­tas» para, ade­más del ága­pe, reci­bir pal­ma­di­tas de reco­no­ci­mien­to en los hom­bros y posar como inter­me­dia­rios polí­ti­cos por cuen­ta­pro­pia. Sin dudas, deben con­tar con muchos lec­to­res en esas otras dis­tan­tes lati­tu­des para que se les tome tan en cuenta.

No pue­de fal­tar por supues­to las refe­ren­cias al dis­cur­so de Trump pro­nun­cia­do el pasa­do 16 de junio en Mia­mi ante el que algu­nos «cen­tris­tas» reac­cio­na­ron­de mane­ra aira­da nadie sabe bien por qué. Dos días des­pués de pro­nun­cia­do dicho dis­cur­so la agen­cia AP publi­có un des­pa­cho en que seña­la­ba: «Cuan­do el ante­rior pre­si­den­te de Esta­dos Uni­dos, Barack Oba­ma, anun­ció el res­ta­ble­ci­mien­to de rela­cio­nes con Cuba en 2014, cen­te­na­res de habi­tan­tes se sin­tie­ron más alen­ta­dos a empren­der pro­yec­tos de pren­sa, nego­cios des­de pala­da­res has­ta la hos­ta­les; y cul­tu­ra­les fue­ra del con­trol estatal».

Trump, por cier­to, a pesar de su dis­cur­so nada mode­ra­do y total­men­te con­fron­ta­cio­nal, defen­dió, tal como Oba­ma, la ayu­da al sec­tor pri­va­do, al que per­te­ne­cen las lla­ma­das publi­ca­cio­nes «inde­pen­dien­tes» y, tal como los cen­tris­tas, con­tra­pu­so al pue­blo del esta­do y de las Fuer­zas Arma­das, como si en el caso de Cuba se tra­ta­ra de sec­to­res antagónicos.

De esto y más habla esta anto­lo­gía de tex­tos bajo el títu­lo «Cen­tris­mo en Cuba: Otra vuel­ta de tuer­ca hacia la dere­cha», una reco­pi­la­ción de 19 tex­tos muchos de ellos publi­ca­dos en blogs o publi­ca­cio­nes cuba­nas que nos pare­cen impres­cin­di­bles para, ade­más de des­cri­bir cómo se inten­ta sem­brar en las men­tes la opción cen­tris­ta, des­en­mas­ca­rar la «nue­va» esta­fa con la que se pre­ten­de con­fun­dir prin­ci­pal­men­te al lec­tor revolucionario.

En su con­di­ción de libro digi­tal Cen­tris­mo en Cuba: Otra vuel­ta de tuer­ca hacia la dere­cha, es un «libro en cons­truc­ción», por tan­to, un pri­mer acer­ca­mien­to al tema que bien pudie­ra, por su tras­cen­den­cia, aumen­tar sus pági­nas, publi­car­se tam­bién en papel o, en estos tiem­pos de pre­do­mi­nio de la ima­gen, ser­vir como fuen­te para la rea­li­za­ción de un audiovisual.

Manuel Hen­rí­quez Lagarde

28 de junio de 2017

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *