Alain Badiou: «Debe­mos sacar nues­tro pro­pio balan­ce de las expe­rien­cias del pasado»

El mun­do va mal. La nue­va cri­sis sis­té­mi­ca del capi­ta­lis­mo depre­da­dor se ha trans­for­ma­do aho­ra en una cri­sis de civi­li­za­ción que nos lle­va direc­ta­men­te a dar­nos con­tra la pared. Las alter­na­ti­vas pro­gre­sis­tas tar­dan en afir­mar­se en el table­ro polí­ti­co, inca­pa­ces como son de engen­drar ver­da­de­ros movi­mien­tos eman­ci­pa­do­res. Por lo tan­to, ¿cómo hacer fren­te a una cla­se domi­nan­te orga­ni­za­da, deci­di­da y que dis­po­ne de todos los recursos?

Phi­lip­pe Stroot y Raf­fae­le Mor­gan­ti­ni (Investig’Action) han entre­vis­ta­do al filó­so­fo mili­tan­te Alain Badiou para que nos escla­rez­ca los nue­vos retos glo­ba­les y los desa­fíos futu­ros: la idea del comu­nis­mo, la «cri­sis» de los emi­gran­tes, la izquier­da y la dere­cha, el papel de los medios de comu­ni­ca­ción, la democracia…

Pre­gun­ta: Pro­fe­sor Badiou, a los medios les gus­ta pre­sen­tar­le como EL pro­fe­sor comu­nis­ta fran­cés, como si se tra­ta de una espe­cie en vías de extin­ción. ¿En qué pun­to están las ideas comu­nis­tas en Fran­cia y en el mun­do en 2017, cien años des­pués de la Revo­lu­ción de Octubre? 

Creo que la hipó­te­sis comu­nis­ta y la expe­rien­cia comu­nis­ta están en un esta­do de extre­ma debi­li­dad en todo el mun­do. Y, como es natu­ral, Fran­cia no es una excep­ción. Y lo están tan­to más cuan­to que son obje­to de con­fu­sio­nes con­si­de­ra­bles. Por ejem­plo, el par­ti­do en el poder en Chi­na se sigue deno­mi­nan­do «Par­ti­do Comu­nis­ta» aun­que a todas luces se tra­ta de una poten­cia capi­ta­lis­ta emer­gen­te que se dis­po­ne a dispu­tar la hege­mo­nía mun­dial a Esta­dos Uni­dos. Otro ejem­plo de este tipo de para­do­ja: en Fran­cia tene­mos un Par­ti­do Comu­nis­ta que toda­vía sub­sis­te, el PCF, pero que fue­ra de su nom­bre nun­ca pro­nun­cia la pala­bra «comu­nis­ta».

Paga­mos el pre­cio, inevi­ta­ble his­tó­ri­ca­men­te, del fra­ca­so de los gran­des Esta­dos comu­nis­tas. Más con­cre­ta­men­te, el fra­ca­so de lo que se pue­de deno­mi­nar el «comu­nis­mo de Esta­do», es decir, la hipó­te­sis según la cual el comu­nis­mo se pue­de ins­ta­lar en una figu­ra cuyo agen­te polí­ti­co prin­ci­pal (inclu­so úni­co en la lógi­ca esta­li­nia­na) es el Esta­do. El comu­nis­mo de Esta­do se ha hun­di­do en todo el mun­do y, por lo tan­to, la hipó­te­sis comu­nis­ta está por el momen­to redu­ci­da a sí mis­ma, redu­ci­da a su esta­tus de hipó­te­sis polí­ti­ca e his­tó­ri­ca. A veces afir­mo que en vir­tud del desa­rro­llo de la his­to­ria en espi­ral, como decía Hegel, hemos vuel­to a una situa­ción que en cier­to modo se pare­ce a los años 1840 – 1848, cuan­do la hipó­te­sis comu­nis­ta debía ser for­mu­la­da, argu­men­ta­da y apo­ya­da antes inclu­so de que se le pudie­ra pedir ser una gran fuer­za polí­ti­ca y tener pro­yec­tos estra­té­gi­cos. Ante un escep­ti­cis­mo muy fuer­te se debe vol­ver a for­mu­lar y tra­ba­jar todo lo que ata­ñe a la pala­bra «comu­nis­mo». Tene­mos que sacar el balan­ce de los fra­ca­sos, de las debi­li­da­des y de los errores.

Se pue­de enten­der que muchas per­so­nas, inclu­so de bue­na fe, estén ten­ta­das de decir que lo más sen­ci­llo sería aban­do­nar cual­quier uso, inclu­so hipo­té­ti­co, de la pala­bra «comu­nis­mo». Pero, sim­ple­men­te, hoy no veo a qué lle­va­ría el aban­do­nar­lo si no es, en defi­ni­ti­va, a unas for­mas diver­sas de adhe­sión al orden esta­ble­ci­do. No creo ser cie­go o tes­ta­ru­do al afir­mar­lo. Estoy total­men­te dis­pues­to a acep­tar que otra hipó­te­sis pue­da tener una vir­tud eman­ci­pa­to­ria supe­rior, pero no la veo. Por con­si­guien­te, he deci­di­do con­ser­var la pala­bra «comu­nis­mo» dicién­do­me que asu­mi­ría su carác­ter escan­da­lo­so, menos­pre­cia­do y casi infa­me. A fin de cuen­tas, ¿no es total­men­te natu­ral que nues­tros amos, y la opi­nión domi­nan­te que ellos con­tro­lan, decla­re infa­me aque­llo que lla­ma a des­truir los cimien­tos de su poder?

P: Aca­ba de recor­dar que Chi­na ya no era comu­nis­ta y tam­po­co Rusia, a pesar de lo cual la hos­ti­li­dad de Occi­den­te res­pec­to a ellos es peor inclu­so que duran­te la Gue­rra Fría. ¿No demues­tra esto que la lucha con­tra el comu­nis­mo disi­mu­la­ba sobre todo el odio del Impe­rio y de sus vasa­llos por cual­quier Esta­do que no se some­te a su voluntad? 

Creo que, en efec­to, detrás del anti­co­mu­nis­mo decla­ra­do hay vie­jas riva­li­da­des impe­ria­lis­tas. A mí mis­mo me sor­pren­de mucho la acti­tud de los gobier­nos fran­ce­ses, que son par­ti­cu­lar­men­te agre­si­vos con una Rusia que ya no es en abso­lu­to comu­nis­ta. Por con­si­guien­te, esta­ría bas­tan­te ten­ta­do de con­tes­tar «sí» a su pre­gun­ta tenien­do en cuen­ta, sin embar­go, que debi­do a sus orí­ge­nes y a su argu­men­ta­ción el anti­co­mu­nis­mo ha desem­pe­ña­do a pesar de todo un papel no des­de­ña­ble en este enfrentamiento.

Duran­te déca­das, entre 1917 y, diga­mos, 1989, hubo un enfren­ta­mien­to ideo­ló­gi­co pla­ne­ta­rio que al menos tenía la ven­ta­ja de man­te­ner con vida la exis­ten­cia de dos hipó­te­sis con­cer­nien­tes al futu­ro de la huma­ni­dad: la capi­ta­lis­ta impe­ria­lis­ta y la comu­nis­ta inter­na­cio­na­lis­ta. Actual­men­te está abso­lu­ta­men­te cla­ro que el argu­men­ta­rio ofi­cial del anta­go­nis­mo con la Rusia de Putin es la opo­si­ción entre «demo­cra­cia» y «dic­ta­du­ra», en defi­ni­ti­va, entre capi­ta­lis­mo auto­ri­ta­rio y capi­ta­lis­mo libe­ral, y ya no es en abso­lu­to la opo­si­ción entre capi­ta­lis­mo y comu­nis­mo. Por lo tan­to, se ha vuel­to a esque­mas que ya eran clá­si­cos en el enfren­ta­mien­to inter­im­pe­ria­lis­ta en el siglo XIX. Inclu­so duran­te la gue­rra de 1914 la pro­pa­gan­da anti­ale­ma­na era sobre todo una pro­pa­gan­da según la cual noso­tros éra­mos la Repú­bli­ca y los ale­ma­nes eran Gui­ller­mo II, la vie­ja monar­quía, los bár­ba­ros, etc.

Por últi­mo, creo que el anta­go­nis­mo entre capi­ta­lis­mo y comu­nis­mo, es decir, la exis­ten­cia estra­té­gi­ca de dos vías en lo refe­ren­te al des­tino de la huma­ni­dad, se ha man­te­ni­do vivo a pesar de todo duran­te bas­tan­te tiem­po, aun­que en par­te haya esta­do sobre­de­ter­mi­na­do por unos enfren­ta­mien­tos inter­im­pe­ria­lis­tas que final­men­te han pre­va­le­ci­do. Por lo que se refie­re a la situa­ción actual, ya no se pue­de jus­ti­fi­car por medio del anti­co­mu­nis­mo. Resul­ta difí­cil pre­ten­der que Putin es un comu­nis­ta con­ven­ci­do. Más bien asis­ti­mos al retorno de esa anti­gua­lla que es la opo­si­ción entre, por una par­te, los Esta­dos que se pre­ten­den moder­nos, libe­ra­les y demo­crá­ti­cos (es decir, las ciu­da­de­las del impe­ria­lis­mo mun­dial) y, por otro, los paí­ses que sin duda están total­men­te meti­dos en el jue­go capi­ta­lis­ta pero que Occi­den­te tra­ta de des­cri­bir como un tan­to bár­ba­ros. Lo que se desig­na así son los recién lle­ga­dos al mer­ca­do mun­dial, que preo­cu­pan mucho a un Occi­den­te can­sa­do y que teme que su hege­mo­nía mun­dial se debi­li­te irremediablemente. 

Final­men­te, el anta­go­nis­mo hacia la Rusia de Putin y la Chi­na de Xi Jing Ping es a fin de cuen­tas el clá­si­co anta­go­nis­mo entre quie­nes están bien situa­dos en la domi­na­ción glo­bal y qui­nes tra­tan de con­quis­tar un buen pues­to en ella.

Así fue (y no es muy tran­qui­li­za­dor, hay que decir­lo) la rela­ción de Fran­cia e Ingla­te­rra con Ale­ma­nia en el momen­to de la gue­rra de 1914. Ale­ma­nia desem­pe­ña­ba exac­ta­men­te el papel de Putin hoy afir­man­do «quie­ro mi sitio, quie­ro mi sitio en vues­tros nego­cios y sobre todo en vues­tros nego­cios colo­nia­les». Y lo que se dijo enton­ces de los ale­ma­nes es exac­ta­men­te lo que hoy se dice de Putin: horri­bles, terri­bles, bár­ba­ros, etc. Hoy la inquie­tud se apo­de­ra de los Esta­dos del vie­jo Occi­den­te impe­rial, sobre todo, de los más débi­les. Fran­cia for­ma par­te de estos Esta­dos, ya no es una gran figu­ra e Ingla­te­rra tam­po­co. En dos gue­rras mun­dia­les y dece­nas de millo­nes de muer­tos Esta­dos Uni­dos les ha roba­do el papel. Así que estos Esta­dos debi­li­ta­dos están par­ti­cu­lar­men­te preo­cu­pa­dos por­que lo que los recién lle­ga­dos del mer­ca­do mun­dial y de las ope­ra­cio­nes gue­rre­ras que­rrían ocu­par es su sito con el fin de pre­pa­rar­se para aca­bar ocu­pan­do el pri­mer pues­to. Evi­den­te­men­te, toda esta coci­na neo­im­pe­ria­lis­ta está muy lejos, hay que decir­lo, de la idea de la que hablá­ba­mos al prin­ci­pio, es decir, de la exis­ten­cia de dos vía estra­té­gi­cas con­cer­nien­tes al deve­nir de la humanidad.

P: Los medios de comu­ni­ca­ción domi­nan­tes equi­pa­ran la noción de sobe­ra­nis­mo (que resur­ge con vigor por todas par­tes, tan­to en la izquier­da como en la dere­cha) con el nacio­na­lis­mo bur­gués y a la xeno­fo­bia. ¿Con­si­de­ra posi­ble cons­truir una sobe­ra­nía al ser­vi­cio de los pue­blos? ¿La sobe­ra­nía nacio­nal es com­pa­ti­ble con el inter­na­cio­na­lis­mo? Cuba, por ejem­plo, ¿no es a la vez el país más soli­da­rio del mun­do y el más inde­pen­dien­te políticamente? 

Plan­tean una pre­gun­ta extre­ma­da­men­te intere­san­te y que es obje­to de un gran deba­te actual­men­te. En todas par­tes se dis­cu­te, sobre todo en la extre­ma dere­cha y en la extre­ma izquier­da, acer­ca de una vuel­ta a la sobe­ra­nía nacio­nal. ¿Qué quie­re decir? En el caso de Fran­cia se tra­ta­ría de no depen­der ya ni de la pro­tec­ción mili­tar y nuclear esta­dou­ni­den­se ni de la soli­dez de la eco­no­mía ale­ma­na. Las con­sig­nas son cla­ras: salir de la OTAN y salir tan­to de la Unión Euro­pea como del euro. No ten­go una opi­nión defi­ni­da res­pec­to a saber cuá­les van a ser, des­de ese pun­to de vis­ta, los cami­nos de la hipó­te­sis comu­nis­ta. Sin duda sabe­mos que cuan­do esta vuel­va a tomar cuer­po y vuel­va a ser una polí­ti­ca desa­rro­lla­da lo hará en algu­na par­te. Una polí­ti­ca nue­va no se esta­ble­ce de pron­to como una fuer­za mun­dial pre­cons­ti­tui­da. Evi­den­te­men­te, no se pue­de excluir que las nue­vas orien­ta­cio­nes de la polí­ti­ca comu­nis­ta estén loca­li­za­das. ¿Dón­de? Deje­mos la pre­gun­ta abierta. 

No obs­tan­te, lo que afir­mo sin la menor duda es que todo replie­gue sobre una sobe­ra­nía nacio­nal que esté total­men­te sepa­ra­da de la hipó­te­sis comu­nis­ta, e inclu­so sea hos­til a ella, solo haría el jue­go a unas fuer­zas nacio­na­lis­tas reac­cio­na­rias, inclu­so, fas­cis­toi­des. Por con­si­guien­te, el pun­to cla­ve es el siguien­te: sí, de acuer­do, exis­te la posi­bi­li­dad de una loca­li­za­ción tran­si­to­ria, inclu­so nacio­nal, de una expe­rien­cia de reac­ti­va­ción de las polí­ti­cas de eman­ci­pa­ción, pero a con­di­ción expre­sa de que se ins­cri­ba explí­ci­ta­men­te en la hipó­te­sis comu­nis­ta y, por lo tan­to, con­si­de­re que su futu­ro solo está ase­gu­ra­do mun­dial­men­te. Uste­des citan el ejem­plo de Cuba. Pero pre­ci­sa­men­te Cuba ha asu­mi­do a su mane­ra la hipó­te­sis comu­nis­ta y la ha asu­mi­do has­ta el final. Es inclu­so el últi­mo Esta­do del mun­do que la ha asu­mi­do ver­da­de­ra­men­te has­ta el final. Nos encon­tra­mos así ante un caso, pre­ci­sa­men­te, de un país peque­ño en la boca del lobo, en la boca del mons­truo, que a pesar de todo ha resis­ti­do res­pec­to a su inde­pen­den­cia y que sigue hacién­do­lo, pero que lo ha hecho en el ele­men­to de la hipó­te­sis comunista.

P: Por lo que se refie­re a la cri­sis de los emi­gran­tes, ¿es una fal­ta de soli­da­ri­dad afir­mar que es abso­lu­ta­men­te nece­sa­rio ayu­dar­les a vivir correc­ta­men­te en sus paí­ses en vez de hacer­les venir por millo­nes a Euro­pa para refor­zar este «pro­le­ta­ria­do nóma­da», por reto­mar su expre­sión, cuyas con­di­cio­nes de vida son cada vez más pre­ca­rias, inclu­so en los paí­ses más ricos?

Es evi­den­te que a lar­go pla­zo, estra­té­gi­ca­men­te, la gran cues­tión es la de la posi­bi­li­dad de una trans­for­ma­ción libe­ra­do­ra de los paí­ses de ori­gen. En segun­do plano de las migra­cio­nes de lo que deno­mino el pro­le­ta­ria­do nóma­da, esos millo­nes de per­so­nas que erran por el mun­do en bus­ca de luga­res en los que sobre­vi­vir, evi­den­te­men­te encon­tra­mos el hecho de que un con­ti­nen­te ente­ro, Áfri­ca, está some­ti­do a la depre­da­ción capi­ta­lis­ta más vio­len­ta. En últi­ma ins­tan­cia, sin duda la ver­da­de­ra cues­tión que plan­tean estas emi­gra­cio­nes es la del pro­ce­so de eman­ci­pa­ción y, por con­si­guien­te, del rena­ci­mien­to de la hipó­te­sis comu­nis­ta, en los paí­ses concernidos.

Des­de ese pun­to de vis­ta yo espe­ra­ba que Sudá­fri­ca podría desem­pe­ñar un papel diri­gen­te en revo­lu­cio­nar la situa­ción afri­ca­na, pero no ha sido el caso. En reali­dad en Sudá­fri­ca hemos asis­ti­do al adve­ni­mien­to de una bur­gue­sía negra que com­par­te el anti­guo poder de los colo­nia­les blan­cos y aban­do­na a las masas a su pobre­za y a su sumi­sión forzadas.

Así las cosas, otro aspec­to de la cues­tión es que el capi­ta­lis­mo siem­pre se ha apo­ya­do en un pro­le­ta­ria­do nóma­da. Cono­cí una épo­ca, en las déca­das de 1959, 1960 y 1970, en que se hacía venir avio­nes ente­ros de obre­ros de Marrue­cos y de Arge­lia. Actual­men­te pro­ba­ble­men­te hay en Fran­cia entre 6 y 7 millo­nes, como míni­mo, de obre­ros, de hijos e hijas de obre­ros, algu­nos de los cua­les hoy se encuen­tran redu­ci­dos al esta­do de para­dos por la des­in­dus­tria­li­za­ción nacio­nal, de quie­nes hay que afir­mar que, efec­ti­va­men­te, son pro­le­ta­rios y cuyo ori­gen nacio­nal es tal o cual país afri­cano, de Orien­te Pró­xi­mo o asiá­ti­co…. Estas per­so­nas, estas fami­lias, son pro­le­ta­rios, exis­ten y son de aquí. 

Por lo tan­to, pien­so que hay dos aspec­tos en su pre­gun­ta. En pri­mer lugar, hay que apo­yar y ayu­dar a todo aque­llo que pue­da sig­ni­fi­car empren­der un pro­ce­so polí­ti­co de eman­ci­pa­ción y de libe­ra­ción en los paí­ses domi­na­dos. Es tan­to más nece­sa­rio cuan­to que las libe­ra­cio­nes nacio­na­les de los años sesen­ta con fre­cuen­cia fue­ron mis­ti­fi­ca­cio­nes. En muchos paí­ses que han sido colo­ni­za­dos hay gobier­nos «nacio­na­les» que en reali­dad son agen­tes de tal o cual impe­ria­lis­mo o corrup­tos que se apro­ve­chan de las riva­li­da­des inter­im­pe­ria­lis­tas. En con­tra de todo ello se tie­nen que alzar los movi­mien­tos pro­gre­sis­tas a los que apo­ya­re­mos. Por otra par­te, tam­bién debe­mos impe­dir las per­se­cu­cio­nes dis­cri­mi­na­to­rias, racis­tas y de otro tipo res­pec­to a las pobla­cio­nes que están aquí, a veces des­de hace mucho tiem­po, a veces de ter­ce­ra gene­ra­ción, y que no han hecho sino lle­var a cabo a nivel mun­dial la clá­si­ca emi­gra­ción del cam­po a la ciu­dad y del cam­pe­si­na­do al pro­le­ta­ria­do. Hay dos aspec­tos con­cer­nien­tes a esta cues­tión: un aspec­to inter­na­cio­na­lis­ta y un aspec­to nacio­nal o local, y hay que tener en cuen­ta ambos. 

P: Siem­pre res­pec­to a la cues­tión de los emi­gran­tes, hoy en Euro­pa es un reto fun­da­men­tal para los medios de izquier­da y pro­gre­sis­tas. En su opi­nión, ¿en qué medi­da es impor­tan­te arti­cu­lar la lucha del «pro­le­ta­ria­do nóma­da» ins­ta­la­do en Euro­pa con las luchas socia­les de los movi­mien­tos de izquier­da? ¿Cuá­les son, en su opi­nión, los retos y obs­tácu­los en este tema?

Hay que tener en cuen­ta que en cier­tos aspec­tos esta cues­tión no es tan nue­va como pare­ce. Vea­mos, por ejem­plo, la his­to­ria del pro­le­ta­ria­do fran­cés en el siglo XIX. Duran­te mucho tiem­po este pro­le­ta­ria­do estu­vo cons­ti­tui­do por lo que se pue­de deno­mi­nar «emi­gran­tes nacio­na­les», que venían de Auver­nia, de Bre­ta­ña o de lo más recón­di­to de los Piri­neos, pero a quie­nes los habi­tan­tes de las gran­des ciu­da­des con­si­de­ra­ban emi­gran­tes. La mejor prue­ba es que tenían una car­ti­lla de obre­ro. Des­de esa épo­ca ha exis­ti­do la cues­tión de los pape­les y de los obre­ros sin pape­les. Si no tenías esa car­ti­lla, la poli­cía te podía enviar de vuel­ta al cam­po. No hay que olvi­dar que esta cues­tión fue la moti­va­ción direc­ta de la gran insu­rrec­ción de junio de 1848: la con­se­cuen­cia del cie­rre de los Talle­res Nacio­na­les, fábri­cas en las que estas per­so­nas tra­ba­ja­ban, fue que hubo que expul­sar a todas ellas. Se rebe­la­ron y con la repre­sión del ejér­ci­to tuvi­mos una de las mayo­res masa­cres obre­ras en las calles de París.

Las cues­tio­nes polí­ti­cas son a menu­do menos nue­vas de lo que se cree. La cues­tión de los emi­gran­tes no es sino la amplia­ción a nivel mun­dial del pro­ble­ma gene­ral de la pro­ce­den­cia de la fuer­za de tra­ba­jo obre­ra. Las per­so­nas ya no vie­nen solo de Auver­nia o de Bre­ta­ña, sino que vie­nen de Áfri­ca, Orien­te Pró­xi­mo, Asia, Euro­pa cen­tral… Huyen así de las mor­tí­fe­ras gue­rras civi­les y tra­tan de pro­te­ger­se. La con­si­de­ra­ción pro­gre­sis­ta (ni siquie­ra comu­nis­ta, sino pro­gre­sis­ta) supo­ne natu­ral­men­te que se inte­gran estas cir­cuns­tan­cias, aun­que sin aban­do­nar el hecho de que hay en sus paí­ses pro­ble­mas polí­ti­cos de la mayor impor­tan­cia y que hay que tra­tar, estoy de acuer­do con uste­des en este pun­to. Hay que ser soli­da­rio en ambos fren­tes. Es una máxi­ma en mi opi­nión fun­da­men­tal, la vía por la que el pro­le­ta­ria­do (inclui­do, e inclu­so sobre todo, su com­po­nen­te nóma­da) se cons­ti­tu­ye como fuer­za polí­ti­ca en nues­tros paí­ses. Yo mis­mo me ocu­pé mucho de las fábri­cas en las déca­das de 1960 y 1970. Tra­ta­ba con muchas per­so­nas marro­quíes, arge­li­nas, malíes, sene­ga­le­sas, mau­ri­ta­nas… En ese sen­ti­do, inclu­so la crea­ción de núcleos comu­nis­tas den­tro de las fábri­cas era a su mane­ra una acti­vi­dad inter­na­cio­na­lis­ta. Y ade­más tam­bién hay que mos­trar­se soli­da­rio con estas per­so­nas en lo que con­cier­ne a las luchas que se lle­van a cabo en sus paí­ses y en las que podrían participar.
Insis­to en el hecho de que el pro­le­ta­ria­do siem­pre ha sido nóma­da en un sen­ti­do por­que la pro­pa­gan­da tra­ta de pre­sen­tar todo esto (los refu­gia­dos, los vie­jos jubi­la­dos arge­li­nos, los jóve­nes para­dos de ori­gen afri­cano) como un fenó­meno com­ple­ta­men­te nue­vo, una inva­sión del país por par­te de per­so­nas a las que no se cono­ce, etc.

Pasé mi infan­cia en Tou­lou­se, que era una ciu­dad pobla­da de pro­le­ta­rios espa­ño­les que habían hui­do en la gue­rra civil cuan­do los repu­bli­ca­nos ven­ci­dos se reple­ga­ron en el sur de Fran­cia. Pue­do ase­gu­rar­les que se decía de estos refu­gia­dos espa­ño­les, en su mayo­ría cris­tia­nos, exac­ta­men­te lo mis­mo que se dice hoy de los marro­quíes, los sirios o los malíes, en su mayo­ría musul­ma­nes. Así, por medio de la opi­nión públi­ca en mi infan­cia apren­dí que los espa­ño­les no eran como noso­tros, que eran unos bár­ba­ros. Lo que más se apor­ta­ba como prue­ba del hecho de que no esta­ban ver­da­de­ra­men­te civi­li­za­dos es que no sabían qué era una bañe­ra y que creían que ahí era don­de se ponía el car­bón. Son his­to­rias sig­ni­fi­ca­ti­vas en lo que res­pec­ta al racis­mo social. Hoy se afir­ma­rá de buen gra­do que la prue­ba de que los ára­bes son unos bár­ba­ros es que sus muje­res e hijas lle­van un pañue­lo en la cabe­za. ¿Qui­zá estas muje­res des­co­no­cen qué es una boi­na o un paraguas? 

En reali­dad, la cons­ti­tu­ción del pro­le­ta­ria­do siem­pre ha sido pro­ble­má­ti­ca des­de el pun­to de vis­ta de la estu­pi­dez nacio­na­lis­ta, la men­ta­li­dad tor­pe y vio­len­ta de las «iden­ti­da­des» que se creen supe­rio­res. En la Ingla­te­rra del siglo XIX, otro ejem­plo, se adop­ta­ron unas leyes extre­ma­da­men­te fero­ces res­pec­to a lo que se pue­de deno­mi­nar los «emi­gran­tes inte­rio­res». Cual­quier per­so­na que no pudie­ra decir de dón­de venía, a dón­de iba y por qué podía ser col­ga­da por el deli­to de vaga­bun­deo. Como he men­cio­na­do, en nues­tro país exis­tía la car­ti­lla del obre­ro: en cuan­to la situa­ción eco­nó­mi­ca lo exi­gía se devol­vía a la gen­te a su pobre provincia.

Aho­ra bien, esto es exac­ta­men­te lo que ocu­rre en Fran­cia. Des­de hace déca­das mi país sufre los efec­tos en el pue­blo de una des­in­dus­tria­li­za­ción enco­na­da. En una vein­te­na de años, no más, se ha des­man­te­la­do el sis­te­ma gene­ral de las gran­des fábri­cas que rodea­ban París. Evi­den­te­men­te, esto creó un paro gene­ra­li­za­do, inclui­dos los jóve­nes. Cuan­do se tie­ne a una per­so­na cuyos abue­los fue­ron obre­ros aquí y que ha naci­do ella mis­ma en Fran­cia, lo mis­mo que sus padres, ¿se la va a enviar al sur de Marrue­cos? ¡Es com­ple­ta­men­te aberrante!

Todas estas vie­jas cues­tio­nes siguen sien­do cues­tio­nes fun­da­men­ta­les del pro­gre­sis­mo moderno y, por supues­to, de la recons­truc­ción de una polí­ti­ca comunista. 

P: en una entre­vis­ta recien­te de la perio­dis­ta Aude Lan­ce­lin usted afir­ma­ba en esen­cia que las pro­me­sas incum­pli­das eran con­sus­tan­cia­les a la polí­ti­ca. ¿La solu­ción no es el refe­rén­dum revo­ca­to­rio, pro­pues­to por Jean-Luc Mélen­chon y ya apli­ca­do en algu­nos paí­ses de Amé­ri­ca Lati­na, que per­mi­te cues­tio­nar por medio de un refe­rén­dum el man­da­to de los car­gos elec­tos que hagan lo con­tra­rio de lo que pro­me­tie­ron, como Fra­nçois Hollan­de, por ejemplo?

Sí, sería intere­san­te. Pero pue­de que a pesar de todo siga sien­do un tan­to intra­par­la­men­ta­rio, un poco dema­sia­do liga­do al sis­te­ma elec­to­ral domi­nan­te. Se tra­ta­ría solo de una espe­cie de jui­cio públi­co de las pro­me­sas incum­pli­das. Ade­más, se podría ima­gi­nar que estu­vie­ra orga­ni­za­do por la opo­si­ción. Por ejem­plo, sería muy extra­ño ver a la dere­cha fran­ce­sa pro­vo­car una vota­ción con el tema «Hollan­de no ha cum­pli­do sus promesas».

P: Pero, a fin de cuen­tas, el pue­blo es quien deci­de si es o no el caso…

Sí, pero el pue­blo elec­to­ral es una noción bas­tan­te con­fu­sa. Entre el pue­blo elec­to­ral y el pue­blo polí­ti­co hay una dife­ren­cia capi­tal: el pue­blo elec­to­ral tam­bién se com­po­ne de muchas per­so­nas indi­fe­ren­tes o sumi­sas. Inclu­so son la mayoría.

Estoy total­men­te de acuer­do en lle­var a cabo una cam­pa­ña sobre el hecho de que la pro­me­sa incum­pli­da es una figu­ra abso­lu­ta­men­te cons­ti­tu­ti­va de la vida polí­ti­ca actual y que si hay quien pade­ce par­ti­cu­lar­men­te esta enfer­me­dad, es la izquier­da. A lo lar­go de mi his­to­ria per­so­nal he teni­do con­tac­to de mane­ra casi sis­té­mi­ca con las pro­me­sas incum­pli­das del Par­ti­do Socia­lis­ta. Entré en polí­ti­ca cuan­do tenía 18 años por­que a prin­ci­pios de 1956 el Par­ti­do Socia­lis­ta había toma­do el poder con la con­sig­na «Paz en Arge­lia» y tres meses des­pués envia­ba allí un con­tin­gen­te, lle­va­ba a cabo ahí la gue­rra sin pie­dad, auto­ri­za­ba la tor­tu­ra, etc, etc. Aque­llo empe­zó así. Hollan­de per­te­ne­ce a esta familia.

P: Pre­ci­sa­men­te, cuan­do per­so­nas como Hollan­de y Valls se pre­ten­den de izquier­da, aun­que no lo sean en abso­lu­to, y no diga­mos ya Macron, que afir­ma no ser ni de de dere­cha ni de izquier­da, ¿no apa­re­ce aho­ra una nue­va divi­sión entre los par­ti­da­rios del Esta­do y de la pro­pie­dad colec­ti­va (la ver­da­de­ra izquier­da), y quie­nes quie­ren pri­va­ti­zar­lo todo?

Evi­den­te­men­te es el deba­te cen­tral y la razón por la que, como decía, en cier­to modo hemos vuel­to a una épo­ca arcai­ca de la exis­ten­cia de la «izquier­da» (si se debe man­te­ner esta mani­da cate­go­ría elec­to­ral) pues­to que la cues­tión del man­te­ni­mien­to o no de la dic­ta­du­ra de la pro­pie­dad pri­va­da vuel­ve a ser abso­lu­ta­men­te cen­tral. Es un cri­te­rio impo­nen­te aun­que deter­mi­nan­te de lo que cons­ti­tu­ye una orien­ta­ción nue­va, es decir, comunista.

Hay que reco­no­cer que la últi­ma exis­ten­cia for­mal­men­te acep­ta­ble de la «izquier­da» en Fran­cia fue la elec­ción de Mite­rrand en 1981 por­que el pro­gra­ma común que unía a los socia­lis­tas con los comu­nis­tas «orto­do­xos» toda­vía era un pro­gra­ma muy crí­ti­co de la pro­pie­dad pri­va­da. Con­te­nía unas medi­das bas­tan­te radi­ca­les como, por ejem­plo, la casi nacio­na­li­za­ción de la tota­li­dad del cré­di­to y de los ban­cos. Hay que ver en ello el efec­to de un últi­mo arran­que pro­gra­má­ti­co del Par­ti­do «Comu­nis­ta» antes de entrar en una pro­lon­ga­da agonía.

Este arran­que solo duró dos años, des­pués se aca­bó. Aque­llo ocu­rrió hace cua­ren­ta años. Des­pués nadie en el espa­cio par­la­men­ta­rio ha pro­pues­to ata­car al capi­tal. Recuer­do que el pro­pio Jos­pin, pri­mer minis­tro socia­lis­ta, había res­pon­di­do en un tono abso­lu­ta­men­te alti­vo cuan­do unas dele­ga­cio­nes obre­ras acu­die­ron de la fábri­ca de Miche­lin en vías de des­in­dus­tria­li­za­ción a pedir­le que nacio­na­li­za­ra esta fábri­ca: «¡De todos modos, no vamos a vol­ver a la pro­duc­ción admi­nis­tra­da¡». Había aña­di­do que ni siquie­ra había que hablar de ello. Por con­si­guien­te, hemos vuel­to a la épo­ca en la que final­men­te esta idea ele­men­tal, que estruc­tu­ró la espe­ran­za comu­nis­ta duran­te dos siglos y que con­sis­tía en afir­mar que la tarea prio­ri­ta­ria era ata­car la dic­ta­du­ra del capi­tal y la pro­pie­dad pri­va­da, está com­ple­ta­men­te des­apa­re­ci­da del espa­cio par­la­men­ta­rio des­de hace unos cua­ren­ta años. En efec­to, cual­quier polí­ti­ca comu­nis­ta debe vol­ver a situar­la en el cen­tro de las dis­cu­sio­nes y de los pro­ce­sos organizados.

P: Qui­sié­ra­mos abor­dar aho­ra la cues­tión de los medios de comu­ni­ca­ción. Al tiem­po que la pren­sa occi­den­tal, con­tro­la­da casi toda ella por mul­ti­mi­llo­na­rios, denun­cia la des­in­for­ma­ción que prac­ti­can todas aque­llas per­so­nas que pien­sa de otra mane­ra se dedi­ca a hacer a una pro­pa­gan­da sin pre­ce­den­tes tan­to sobre cues­tio­nes inter­na­cio­na­les como cuan­do hay elec­cio­nes nacio­na­les, como aca­ba­mos de ver en Fran­cia. ¿Qué pien­sa usted de quie­nes dicen aho­ra que los medios son el segun­do poder, des­pués de las finan­zas pero por delan­te de los pode­res eje­cu­ti­vo, legis­la­ti­vo y judicial?

No es fal­so. Sin embar­go, qui­sie­ra pre­ci­sar que entre los medios de comu­ni­ca­ción y el poder polí­ti­co hay más una rela­ción de hori­zon­ta­li­dad que una rela­ción jerár­qui­ca que subor­di­ne los polí­ti­cos a los caci­ques de la infor­ma­ción. En defi­ni­ti­va, es evi­den­te que a pesar de todo los medios siem­pre están más o menos obli­ga­dos a desig­nar su clien­te­la polí­ti­ca favo­ri­ta. En Fran­cia, por ejem­plo, perió­di­cos como Le Mon­deLibé­ra­tion están obli­ga­dos a man­te­ner un bar­niz de cen­tro izquier­da, en el sen­ti­do par­la­men­ta­rio, no nece­sa­ria­men­te en el que le damos uste­des y yo. Cen­tro izquier­da quie­re decir algo que se pare­ce a Macron o en todo caso algo que va de Macron a Hollan­de pasan­do por Ségo­lè­ne Royal. El poder mediá­ti­co es un poder tan­to más deter­mi­nan­te cuan­to que en Fran­cia, sin­gu­lar­men­te, el gran capi­tal ha com­pra­do el con­jun­to de los perió­di­cos de gran tira­da, con lo que no pode­mos espe­ra de ellos sino lo que es favo­ra­ble al gran capi­tal. Pero en el mis­mo seno de este gran capi­tal hay divi­sio­nes por­que el vie­jo capi­ta­lis­mo más fami­liar, más pro­vin­ciano, está vin­cu­la­do a la dere­cha tra­di­cio­nal, a la de quie­nes apo­ya­ban a Fillon y que están muy vin­cu­la­das a esta orien­ta­ción polí­ti­ca. En cam­bio, resul­ta sor­pren­den­te ver que los gran­des pro­vee­do­res de fon­dos de Macron son más bien per­so­nas como Niel, que per­te­ne­ce al mun­do del gran capi­tal infor­má­ti­co. Siem­pre ha habi­do una pro­yec­ción polí­ti­ca del hecho de que fren­te a un capi­tal arcai­co se des­plie­gue un capi­tal «moderno», cuyos pala­di­nes con­si­de­ran que sería arries­ga­do para el pro­pio capi­tal fiar­se cie­ga­men­te de unas ten­den­cias extre­ma­da­men­te de dere­cha, sobre todo en el plano social, en el plano de la evo­lu­ción de las cos­tum­bres. De modo que el repar­to mediá­ti­co de las opcio­nes polí­ti­cas y, tras ellas, de los gran­des capi­ta­lis­tas, no se refie­re en abso­lu­to a las cues­tio­nes gene­ra­les de la ges­tión eco­nó­mi­ca, a pro­pó­si­to de las cua­les evi­den­te­men­te están de acuer­do, sino sobre las cues­tio­nes socia­les. Es abso­lu­ta­men­te evi­den­te que per­so­nas como Macron u Hollan­de no ven incon­ve­nien­te alguno en que exis­ta el matri­mo­nio homo­se­xual o en que las muje­res sean minis­tras. Con­si­de­ran que más vale ir en esta direc­ción, que eso no supo­ne peli­gro alguno para la dic­ta­du­ra del capi­tal y que inclu­so crea una peque­ña clien­te­la suple­men­ta­ria. En mi opi­nión, es una de las razo­nes de la gra­ve cri­sis del par­ti­do de dere­cha domi­na­te en Fran­cia. En el fon­do Jup­pé repre­sen­ta­ba una sali­da semi­li­be­ral, mien­tras que Fillon dio un gol­pe de Esta­do en el seno de la dere­cha movi­li­zan­do duran­te las pri­ma­rias al per­so­nal mili­tan­te de la mani­fes­ta­ción anti­ho­mo­se­xual, lo más pro­fun­do de la reac­ción tra­di­cio­nal, del vie­jo peta­inis­mo bur­gués. Dio un gol­pe de Esta­do en el inte­rior del par­ti­do repu­bli­cano y eso pro­vo­có la catás­tro­fe gene­ral y la nece­si­dad de hacer sur­gir a Macron como muñe­co polí­ti­co «nue­vo».

Estoy de acuer­do en que actual­men­te los medios, el per­so­nal polí­ti­co y las finan­zas se encuen­tra todo ello en un sis­te­ma de cone­xio­nes extre­ma­da­men­te estre­cho. Pero creo que tam­bién hay capi­ta­lis­tas que con­si­de­ran impor­tan­te que la dic­ta­du­ra capi­ta­lis­ta pue­da pre­sen­tar­se como moder­na y no esté dema­sia­do estre­cha­men­te liga­da a las fuer­zas socia­les exa­ge­ra­da­men­te con­ser­va­do­ras, cató­li­cas, racis­tas, etc. Por con­si­guien­te, exis­te un con­flic­to interno den­tro de la dere­cha entre moder­ni­dad y tra­di­ción. Macron será ele­gi­do como «moderno».

P: La pro­pa­gan­da mediá­ti­ca tra­ta de des­acre­di­tar a quien no le gus­tan uti­li­zan­do indis­cri­mi­na­da­men­te tér­mi­nos nega­ti­vos como «popu­lis­mo», pero tam­bién «dic­ta­du­ra», «tota­li­ta­ris­mo» e inclu­so «terro­ris­mo». ¿No cree usted que actual­men­te vivi­mos en un régi­men carac­te­ri­za­do por el tota­li­ta­ris­mo del dine­ro, la dic­ta­du­ra de los mer­ca­dos e inclu­so el terro­ris­mo de las agen­cias de cali­fi­ca­ción con­tra cier­tos Estados?

Sí, por supues­to, creo que todas estas pala­bras des­pec­ti­vas se podrían vol­ver con­tra sus auto­res, sin la menor duda. Por ejem­plo, se ve que unos gobier­nos socia­lis­tas orde­nan gra­ves accio­nes de dis­cri­mi­na­ción poli­cial. Yo mis­mo, que des­de mi más tier­na infan­cia lucho con­tra los social­de­mó­cra­tas, me he que­da­do estu­pe­fac­to al ver que las fun­cio­nes de Valls han con­sis­ti­do en expli­car­nos ¡que un pro­ble­ma muy gra­ve de Fran­cia era el de las per­so­nas nóma­das de ori­gen rumano! ¡Era inima­gi­na­ble! Y que die­ra ins­truc­cio­nes para que se des­tru­ye­ran los cam­pa­men­tos de estas per­so­nas. ¿Era esa la cues­tión fun­da­men­tal del nue­vo pri­mer minis­tro socia­lis­ta de Fran­cia? Sin duda se pue­de apli­car a este Valls una de las pala­bras de uste­des aca­ban de men­cio­nar y muchas otras. La logo­ma­quia des­pec­ti­va uti­li­za­da por los medios se podría vol­ver per­fec­ta­men­te con­tra los pro­pios medios y con­tra quie­nes son sus ser­vi­do­res. Habría que tra­tar de hacer que la opi­nión públi­ca deja­ra de con­sen­ti este tipo de len­gua­je y voca­bu­la­rio. Inclu­so he cri­ti­ca­do el uso desen­fre­na­do de la pala­bra «aten­ta­do» por­que en reali­dad el aten­ta­do de los anar­quis­tas rusos con­tra el zar, por ejem­plo, no tie­ne nada que ver con los ase­si­na­tos en masa de unos locos. Creo que la rec­ti­tud del len­gua­je polí­ti­co, su pre­ci­sión, es algo que hay que con­quis­tar y salvar.

P: Le hemos oído decir que no vota des­de 1968, des­en­ga­ña­do por la olea­da reac­cio­na­ria que siguió a los acon­te­ci­mien­tos de mayo. ¿Quie­re eso decir que no cree en la posi­bi­li­dad de un cam­bio ver­da­de­ro por medio de las urnas y qué solu­ción alter­na­ti­va pre­co­ni­za enton­ces usted para tra­tar de cam­biar el mundo?

En Fran­cia el par­la­men­ta­ris­mo se esta­ble­ció pro­gre­si­va­men­te en el siglo XIX y su vic­to­ria defi­ni­ti­va data de la Ter­ce­ra Repú­bli­ca, es decir, de 1875. Des­de esta fecha a día de hoy, ¿qué valor pro­gre­sis­ta o qué posi­bi­li­dad de cam­bio efec­ti­vo ha pues­to a la orden del día el par­la­men­ta­ris­mo? Se basó en la repre­sión de la Comu­na de París en 1871. Ahí fue don­de los pri­me­ros repu­bli­ca­nos se afi­la­ron los dien­tes, por así decir­lo, con 30.000 obre­ros muer­tos en las calles de París. Des­pués lle­vó a cabo las expe­di­cio­nes colo­nia­les más fero­ces de nues­tro país y com­pro­me­tió a Fran­cia en la gue­rra de 1914, gigan­tes­ca masa­cre don­de se adop­tó la cos­tum­bre de con­tar los muer­tos por millo­nes, pero que no sir­vió de nada pues­to hubo que empe­zar otra vez vein­te años des­pués. Una cáma­ra repu­bli­ca­na, ele­gi­da regu­lar­men­te, es la que dio ple­nos pode­res a Pétain. En mi juven­tud fue una cáma­ra socia­lis­ta la que empren­dió la gue­rra de Arge­lia. Se podrían citar muchas otras «haza­ñas» de este tipo de las que ha sido cul­pa­ble nues­tra famo­sa Repú­bli­ca, ya se tra­te de la Ter­ce­ra, de la Cuar­ta o de la Quin­ta. Por ello no veo inte­rés alguno en estu­diar los pro­yec­tos de la Sex­ta Repú­bli­ca, pro­pues­tos por Lor­don o Mélenchon.

Final­men­te, solo veo en total tres apa­ren­tes excep­cio­nes en siglo y medio que pudie­ron hacer creer por un ins­tan­te que las elec­cio­nes eran capa­ces de otra cosa.

La pri­me­ra es el Fren­te Popu­lar en 1936. Su elec­ción sus­ci­tó algo de natu­ra­le­za muy dife­ren­te: la pri­me­ra gran huel­ga gene­ral de obre­ros fran­ce­ses. Hay que seña­lar que eso no es pura­men­te elec­to­ral. Y Blum, pri­mer minis­tro elec­to, escri­bió negro sobre blan­co que había reci­bi­do esta huel­ga «como una bofe­ta­da», es decir, como algo que, en efec­to, no obe­de­cía a las reglas del jue­go. El Fren­te Popu­lar sus­ci­tó gran­des espe­ran­zas, se vota­ron leyes socia­les, pero aque­llo ter­mi­nó en 1937, ¡al cabo de un año había aca­ba­do! Ter­mi­nó debi­do a unas deci­sio­nes deplo­ra­bles, como la de no inter­ve­nir en la gue­rra de Espa­ña o cosas por el esti­lo, mien­tras que Blum anun­cia­ba, exac­ta­men­te como hará más tar­de Mit­te­rrand, que era «la pau­sa». Y la pau­sa que­ría decir el final. Y esta mis­ma cáma­ra, que había vota­do las refor­mas de 1936, es la que en 1940 votó otor­gar ple­nos pode­res a Pétain. Esta es la pri­me­ra excepción.

La segun­da excep­ción fue la cáma­ra cons­ti­tui­da tras la Libe­ra­ción, en 1944 – 45. Enton­ces tuvi­mos un gobierno en el que par­ti­ci­pa­ban comu­nis­tas y una bur­gue­sía fran­ce­sa total­men­te des­acre­di­ta­da por haber apo­ya­do a Pétain y la cola­bo­ra­ción duran­te toda la gue­rra. Una vez más se apro­ba­ron leyes socia­les, algu­nas de las cua­les con­ti­núan en vigor toda­vía hoy, aun­que se cues­tio­nan e inclu­so están en vías de ser eli­mi­na­das. Se nacio­na­li­za­ron algu­nos sec­to­res cuyos patro­nes habían tra­ba­ja­do con los nazis, pero se empe­zó a pri­va­ti­zar­los en la déca­da de 1980. Esta expe­rien­cia de 1945 aca­bó en 1947. En esa fecha los comu­nis­tas aban­do­na­ron el gobierno y se aca­ba­ron o se ente­rra­ron las reformas.

Por lo que se refie­re al ter­cer epi­so­dio, fue la elec­ción de Mit­te­rrand en 1981 con un pro­gra­ma que, como he dicho, com­por­ta­ba por pri­me­ra vez varias cosas impor­tan­tes con­cer­nien­tes a la pro­pie­dad de los capi­ta­les. Pero ape­nas dos años des­pués había ter­mi­na­do ese paso anti­ca­pi­ta­lis­ta. El gobierno Balla­dur des­man­te­ló total­men­te todo el pro­gra­ma de la «izquier­da uni­da». Y que yo sepa, Mit­te­rrand en abso­lu­to vio un posi­ble moti­vo de dimi­sión en echar aba­jo todo lo que había anun­cia­do y empe­za­do a cons­truir. Es más, en ade­lan­te no hizo nada en esa direc­ción, no vol­vió a nacio­na­li­zar nada, ¡a pesar de que toda­vía per­ma­ne­ció once años en el poder!

Por con­si­guien­te, en pri­mer lugar cons­ta­to que el régi­men elec­to­ral fran­cés fue el autor, ya fue­ra con la izquier­da o con dere­cha en el poder, de una suce­sión inin­te­rrum­pi­da de cosas espan­to­sas. Y, en segun­do lugar, que en total hubo tres excep­cio­nes, que dura­ron como máxi­mo dos años y cuya heren­cia se ha ani­qui­la­do total­men­te. Por lo tan­to, no ten­go razón algu­na para creer que las elec­cio­nes pue­dan pro­po­ner algo de posi­ti­vo a un ver­da­de­ro mili­tan­te comu­nis­ta. No pue­do creer que un movi­mien­to elec­to­ral pue­da encar­nar la exis­ten­cia de otra posi­bi­li­dad, de otra estra­te­gia. El par­la­men­ta­ris­mo no es sino la fór­mu­la polí­ti­ca ajus­ta­da a la domi­na­ción capitalista.

Por con­si­guien­te, vuel­vo a mis con­si­de­ra­cio­nes ini­cia­les: en pri­mer lugar hay que for­mu­lar cla­ra­men­te una hipó­te­sis alter­na­ti­va y a con­ti­nua­ción hay que orga­ni­zar direc­ta­men­te a la gen­te en torno a esta. Si en un momen­to deter­mi­na­do se con­si­de­ra útil entrar en el jue­go elec­to­ral es una cues­tión de opor­tu­ni­dad, pero a todas luces solo pue­de ser una deci­sión tác­ti­ca, no pue­de ser una deci­sión estra­té­gi­ca. No se pue­de hacer con la espe­ran­za de que como se ha ele­gi­do a unas per­so­nas se ha gana­do la par­ti­da o se pue­de ganar aho­ra. Eso va a depen­der exclu­si­va­men­te tan­to del movi­mien­to de masas y de su nivel de con­cien­cia y de pen­sa­mien­to como de la fuer­za de sus orga­ni­za­cio­nes. Se pue­de uti­li­zar la pala­bra «revo­lu­ción» si se quie­re. En todo caso va a depen­der de la polí­ti­ca colec­ti­va, de la polí­ti­ca orga­ni­za­da y de las gran­des revuel­tas obre­ras y popu­la­res, a una esca­la cada vez mas inter­na­cio­nal por­que el pro­pio capi­ta­lis­mo es inter­na­cio­nal y en ese aspec­to vamos con retra­so res­pec­to a él. Toda­vía segui­mos muy ence­rra­dos en lo nacio­nal. Los gran­des capi­ta­lis­tas están cómo­dos en Shanghai, San Fran­cis­co o Bue­nos Aires, pero noso­tros no lo esta­mos tan­to polí­ti­ca­men­te. Y, en todo caso, creo que hay que aca­bar con el mito de la demo­cra­cia elec­to­ral, inclui­do en la opi­nión públi­ca e inclu­so sobre todo en ella.

P: En su últi­mo artícu­lo usted afir­ma que uno de los ele­men­tos sin el que nun­ca se pon­drá fin a nues­tra actual ser­vi­dum­bre fren­te al sis­te­ma capi­ta­lis­ta es una orga­ni­za­ción sóli­da con vis­tas a esta­ble­cer los ele­men­tos cons­ti­tu­ti­vos de la vía comu­nis­ta. Afir­ma que eso repre­sen­ta un pun­to vital en la cons­ti­tu­ción de una alter­na­ti­va pro­gre­sis­ta váli­da a lar­go pla­zo. En su opi­nión, ¿cuál es el ele­men­to cen­tral que fal­ta a las orga­ni­za­cio­nes de la izquier­da radi­cal, de los comu­nis­tas, para garan­ti­zar esta soli­dez orga­ni­za­ti­va de base? 

Es un pro­ble­ma com­pli­ca­do por­que me pare­ce que la mayo­ría de las orga­ni­za­cio­nes que man­tie­nen con vida la hipó­te­sis comu­nis­ta en el mun­do lo hacen sin haber esta­ble­ci­do com­ple­ta­men­te el balan­ce de lo hecho en el pasa­do. Como si en cier­to modo ellas garan­ti­za­ran una con­ti­nui­dad. Esta con­ti­nui­dad pue­de ser una con­ti­nui­dad esta­li­nis­ta, trots­kis­ta, maoís­ta, pero me pare­ce que lo que fal­ta (y me hago este repro­che a mí mis­mo) es un balan­ce la expe­rien­cia comu­nis­ta del siglo XX que sea un balan­ce pro­gre­sis­ta, es decir, que no sea el mis­mo balan­ce que el del enemi­go, pero que tam­po­co sea la idea de que pode­mos pura y sim­ple­men­te con­ti­nuar. Los Esta­dos socia­lis­tas del siglo ante­rior no logra­ron des­ple­gar com­ple­ta­men­te la hipó­te­sis comu­nis­ta y hacer­la irre­ver­si­ble his­tó­ri­ca­men­te. Noso­tros mis­mos debe­mos sacar las ense­ñan­zas de este fra­ca­so, rete­nien­do tam­bién lo que estu­vo bien hecho, inclu­so lo que fue nota­ble. Per­so­nal­men­te creo que la Revo­lu­ción de Octu­bre fue un acon­te­ci­mien­to sin pre­ce­den­tes en la his­to­ria. Es la pri­me­ra vez que se empren­de la cons­truc­ción de una socie­dad que no esté bajo la dic­ta­du­ra de la pro­pie­dad pri­va­da. ¡No se había empren­di­do des­de el Neo­lí­ti­co! Lo digo en serio, es un pro­yec­to que no había exis­ti­do des­de el Neo­lí­ti­co por­que la pro­pie­dad pri­va­da no es sim­ple­men­te el capi­tal, la pro­pie­dad pri­va­da exis­te des­de siem­pre, des­de la apa­ri­ción de los Esta­dos. Por con­si­guien­te, hay que con­ti­nuar en ese sen­ti­do, extra­yen­do de lo que ha teni­do lugar su carác­ter crea­dor e inno­va­dor. Pero al mis­mo tiem­po es nece­sa­rio que nos rin­da­mos cuen­tas a noso­tros mis­mos, y que rin­da­mos cuen­tas a la gen­te, de las razo­nes inter­nas del fra­ca­so. Por supues­to, ha habi­do pre­sión exter­na, pre­sión capi­ta­lis­ta, lo que no impi­de que todo se haya des­mo­ro­na­do y tene­mos que saber por qué. Es nece­sa­rio que quie­nes con­ti­núan sepan por qué y que, por lo tan­to, encuen­tren sus pro­pias razo­nes para con­ti­nuar sabien­do qué ocu­rrió real­men­te, pro­po­nién­do­lo y expli­cán­do­se­lo a la gen­te. Aho­ra bien, es evi­den­te que todo esto gra­vi­ta en torno a la cues­tión del Esta­do. Creo que en cier­to sen­ti­do estas empre­sas han sido con­tra­rias a la hipó­te­sis gene­ral mar­xis­ta que era la de una deca­den­cia del Esta­do. Se tra­ta­ba de empre­sas vio­len­ta­men­te esta­ta­les que enten­die­ron la dic­ta­du­ra del pro­le­ta­ria­do como la dic­ta­du­ra del pro­pio comu­nis­mo, lo que no es en abso­lu­to lo mis­mo. Así pues, creo que debe­mos tener nues­tra pro­pia con­cien­cia histórica.

Sobre ese pun­to, el segun­do epi­so­dio sin pre­ce­den­tes en la his­to­ria es la Revo­lu­ción Cul­tu­ral en Chi­na. ¿Por qué? Por­que, pre­ci­sa­men­te, puso a la orden del día la cues­tión del comu­nis­mo en su difí­cil rela­ción con la del poder del Esta­do. Duran­te años la juven­tud estu­dian­te y millo­nes de obre­ros actua­ron, pen­sa­ron y escri­bie­ron en un des­or­den extre­mo pero extre­ma­da­men­te movi­li­za­dor para rec­ti­fi­car el cur­so de las cosas y ani­mar el deve­nir comu­nis­ta. Final­men­te fra­ca­sa­ron, pero es impe­ra­ti­va­men­te nece­sa­rio par­tir de su experiencia.

Hoy en día lo que domi­na la opi­nión públi­ca y, de hecho, una opi­nión sumi­sa al tiem­po que inquie­ta, es que ha inte­rio­ri­za­do un «balan­ce» del comu­nis­mo hecho por quie­nes siem­pre han sido enemi­gos jura­dos del comu­nis­mo. Este supues­to balan­ce se resu­me en una máxi­ma: «No exis­te una polí­ti­ca comu­nis­ta, no ha exis­ti­do y nun­ca existirá».

Pues bien, ya veremos. 

2 de junio de 2017

[Tra­du­ci­do del fran­cés para Boltxe Kolek­ti­boa por Bea­triz Mora­les Bastos.]

Fuen­te de la pri­me­ra par­te: http://​www​.inves​ti​gac​tion​.net/​e​n​t​r​e​t​i​e​n​-​a​v​e​c​-​a​l​a​i​n​-​b​a​d​i​o​u​-​1​2​-​n​o​u​s​-​d​e​v​o​n​s​-​t​i​r​e​r​-​n​o​t​r​e​-​p​r​o​p​r​e​-​b​i​l​a​n​-​d​e​s​-​e​x​p​e​r​i​e​n​c​e​s​-​d​u​-​p​a​s​se/

Fuen­te de la segun­da par­te: http://​www​.inves​ti​gac​tion​.net/​f​r​/​e​n​t​r​e​t​i​e​n​-​a​v​e​c​-​a​l​a​i​n​-​b​a​d​i​o​u​-​2​2​-​d​e​m​o​c​r​a​t​i​e​-​e​t​-​m​e​d​i​as/

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *