Deba­tes sobre comunismo


«No me defen­de­ré a mí mis­ma ni nadie me defen­de­rá. Per­te­nez­co por ente­ro a la revo­lu­ción social. Si me dejáis vivir, no deja­ré de recla­mar venganza.»

Loui­se Michel, comu­ne­ra pari­si­na antes de ser fusilada.

Mar­ga­ri Aies­ta­ra­nen eta Jus­to de la Cue­va­ren oroimenez 

Estos son a gran­des ras­gos los temas sobre los que hemos deba­ti­do duran­te un mes en Vene­zue­la y Colom­bia apro­ve­chan­do las pre­sen­ta­cio­nes del libro Bre­ve his­to­ria del comu­nis­mo (edit. Trin­che­ra, Caracas).

Lukács habló de la actua­li­dad de la revo­lu­ción refi­rién­do­se a Lenin, que a estas altu­ras de la his­to­ria vie­ne a ser lo mis­mo que hablar de la actua­li­dad del comu­nis­mo. Se res­pon­de­rá que eso es impo­si­ble por­que las revo­lu­cio­nes han sido ven­ci­das, o han dege­ne­ra­do o ago­ni­zan. Se nos dirá que el comu­nis­mo es impo­si­ble, que nun­ca lo fue y que el siglo XX y lo que va de XXI demues­tra que hay que «moder­ni­zar el para­dig­ma», hay que «rela­ti­vi­zar la ver­dad»: aho­ra debe­mos ser post-capi­ta­lis­tas, cosa muy fácil y cómo­da por­que nadie sabe lo que es.

En la ata­ca­da Vene­zue­la el deba­te sobre la actua­li­dad del comu­nis­mo está a la orden del día por­que la izquier­da revo­lu­cio­na­ria sabe que la úni­ca for­ma de sal­var el pro­ce­so y derro­tar al fas­cis­mo es pro­fun­di­zar y ampliar las comu­nas, lle­var a la prác­ti­ca la con­sig­na de Chá­vez de «comu­na o nada». En Colom­bia la actua­li­dad del comu­nis­mo se paten­ti­za en la urgen­cia de exten­der una estra­te­gia revo­lu­cio­na­ria con­tra la sumi­sión de la bur­gue­sía a Esta­dos Uni­dos y sus sie­te bases mili­ta­res y a la OTAN. Bajo una impla­ca­ble pre­sen­cia mili­tar impe­ria­lis­ta, el futu­ro de Colom­bia solo pue­de pasar por el poder comu­nal. ¿Y en Eus­kal Herria? La bur­gue­sía vas­ca, feliz bajo Espa­ña, explo­ta ade­más de al pue­blo tra­ba­ja­dor tam­bién a los de Nues­tra Amé­ri­ca: en el siglo XVIII los vene­zo­la­nos se suble­va­ron con­tra los expo­lios de la Real Com­pa­ñía Gui­puz­coa­na de Cara­cas; en abril de 2012 la bur­gue­sía vas­ca exi­gió al Esta­do espa­ñol que toma­ra medi­das con­tra Argen­ti­na por la nacio­na­li­za­ción de REPSOL-YPF; el 30 de abril Ana­sa­gas­ti apo­yó en Bil­bo a las gua­rim­bas fas­cis­tas. ¿Enton­ces?

¿Qué es la actua­li­dad del comunismo?

Por actua­li­dad de comu­nis­mo enten­de­mos el con­jun­to de avan­ces teó­ri­cos mar­xis­tas que mues­tran que solo la revo­lu­ción comu­nis­ta pue­de resol­ver la Gran Cri­sis en su gra­do extre­mo, lo que aho­ra se defi­ne como anta­go­nis­mo entre la vida y el capital. 

Ya para 1843 y por cami­nos dife­ren­tes Marx y Engels plan­tea­ron el anta­go­nis­mo crí­ti­co, el nudo gor­diano de lo que más ade­lan­te se ha dado en defi­nir como la con­tra­dic­ción entre el capi­tal y la vida: la pro­pie­dad de la tie­rra. Lo que aho­ra algu­nos pre­sen­tan como la defi­ni­ti­va nove­dad que demos­tra­ría la obso­les­cen­cia del mate­ria­lis­mo his­tó­ri­co y la nece­si­dad de un «nue­vo pro­yec­to post-capi­ta­lis­ta», la irre­con­ci­lia­bi­li­dad entre la vida y el capi­tal, ya fue ade­lan­ta­do en su esen­cia en 1843. Poco des­pués, en Manus­cri­tos de París de 1844, Marx expli­có en tér­mi­nos filo­só­fi­cos la razón de esta incom­pa­ti­bi­li­dad. En 1845 Engels escri­be La situa­ción de la cla­se obre­ra en Ingla­te­rra don­de deta­lla los efec­tos del capi­ta­lis­mo sobre la salud del pue­blo tra­ba­ja­dor y mues­tra el inago­ta­ble poten­cial teó­ri­co de lo que más ade­lan­te se lla­ma­ría «mar­xis­mo».

En el Mani­fies­to Comu­nis­ta se nos advier­te que la lucha de cla­ses mun­dial pue­de con­cluir con una ter­ce­ra for­ma de des­en­la­ce: el exter­mi­nio mutuo de las cla­ses en con­flic­to, y se afir­ma que la bur­gue­sía se ase­me­ja al bru­jo que con sus con­ju­ros ha des­ata­do fuer­zas infer­na­les que no pue­de domi­nar. Dicho en otros tér­mi­nos, ha abier­to la caja de Pan­do­ra de la que sur­gen todos los males ima­gi­na­bles y has­ta los inima­gi­na­bles, o ha des­ta­pa­do la lám­pa­ra mági­ca de Ala­dino, o peor aún: la cas­ta inte­lec­tual pro­gre y estric­ta­men­te demo­cra­ti­cis­ta y par­la­men­ta­ris­ta, asa­la­ria­da públi­ca o pri­va­da en su inmen­sa mayo­ría, que se horro­ri­za ante la cru­da ver­dad –que siem­pre es revo­lu­cio­na­ria– nun­ca pres­ta­rá aten­ción a los avi­sos de Casan­dra que des­cri­ben las con­tra­dic­cio­nes anta­gó­ni­cas con pelos y seña­les, advir­tien­do del peli­gro mor­tal que se escon­de en el Caba­llo de Tro­ya, que no es otras cosa que la pro­pie­dad privada.

Según avan­za­ban en la con­cre­ción teó­ri­ca del comu­nis­mo, Marx y Engels fue­ron toman­do con­cien­cia de la cre­cien­te mag­ni­tud de las fuer­zas des­truc­ti­vas inhe­ren­tes al capi­ta­lis­mo, dejan­do cons­tan­cia de una for­ma u otra en muchos tex­tos, sobre todo en El Capi­tal, Anti-Düh­ring, Dia­léc­ti­ca de la natu­ra­le­za, El papel de la vio­len­cia en la his­to­ria… En 1874, Engels «pro­fe­ti­zó» que tar­de o tem­prano esta­lla­ría una devas­ta­do­ra gue­rra inter­na­cio­nal. En 1877, escri­bien­do sobre las con­tra­dic­cio­nes inter­nas capi­ta­lis­tas, dice: «la socie­dad corre hacia la rui­na como una loco­mo­to­ra cuyo maqui­nis­ta fue­ra dema­sia­do débil para abrir la blo­quea­da vál­vu­la de esca­pe», expli­can­do más ade­lan­te así la fusión entre civi­li­za­ción del capi­tal y mili­ta­ris­mo: «La moder­na nave de com­ba­te no es solo un pro­duc­to de la gran indus­tria moder­na, sino tam­bién una mues­tra de la mis­ma; es una fábri­ca flo­tan­te –aun­que, cier­ta­men­te, una fábri­ca des­ti­na­da sobre todo a dila­pi­dar dinero». 

Rosa Luxem­burg plan­teó en 1915, en el Folle­to de Junius, que debía­mos optar entre socia­lis­mo o bar­ba­rie. Un año des­pués Lenin indi­có que el impe­ria­lis­mo había abier­to una fase de gue­rras y revo­lu­cio­nes. En 1919, Pre­obrazhens­ki y Buja­rin en ABC del comu­nis­mo mos­tra­ban que en reali­dad la opción era entre caos o comu­nis­mo insis­tien­do en los efec­tos del capi­tal finan­cie­ro y de la mili­ta­ri­za­ción impe­ria­lis­ta. Poco antes de ser ase­si­na­do Trotsky ase­gu­ró que, si no se impe­día, la inmi­nen­te gue­rra mun­dial sería arra­sa­do­ra. Mao no se can­sa­ba de adver­tir que la lógi­ca de la gue­rra era par­te de la lógi­ca del capi­tal insis­tien­do en que, en defi­ni­ti­va, el poder nace del fusil. Fidel, el Che y prác­ti­ca­men­te la tota­li­dad de comu­nis­tas acep­tan esta ver­dad con­cre­ta, obje­ti­va, rela­ti­va y abso­lu­ta, pero recha­za­da por Allende.

En 1959, F. Stern­berg publi­ca La revo­lu­ción mili­tar e indus­trial de nues­tro tiem­po. Para fina­les de la déca­da de 1960 se acu­mu­la­ban los datos sobre el ago­ta­mien­to de los recur­sos y el impac­to de la indus­tria en natu­ra­le­za pro­pi­cian­do que en 1972 se publi­ca­se Los lími­tes del cre­ci­mien­to del Club de Roma que da pie a que B. Com­mo­ner publi­ca­ra El círcu­lo que se cie­rra, demos­tran­do la res­pon­sa­bi­li­dad del capi­ta­lis­mo en esa «nue­va» cri­sis. En 1977 sale a las libre­rías La cien­cia y la ins­ti­tu­ción mili­tar de G. Menahem y, por lo menos des­de 1980, se ini­cia el deba­te sobre los terri­bles efec­tos de una gue­rra nuclear de modo que entre 1985 y 1988 se publi­can varias edi­cio­nes del impac­tan­te libro colec­ti­vo Invierno nuclear. Para enton­ces esta­ba sur­gien­do, des­de ese 1980, un mar­xis­mo abier­to al decir de Man­del, mien­tras que muy poco des­pués sec­to­res mar­xis­tas deba­ten la tesis del exter­mi­nis­mo lan­za­da por E. P. Thompson.

No pode­mos olvi­dar­nos del desa­rro­llo impa­ra­ble des­de enton­ces del mar­xis­mo lla­ma­do eco­ló­gi­co que tuvo en la revis­ta Eco­lo­gía polí­ti­ca de 1991 uno de los avan­ces deci­si­vos, sobre todo al intro­du­cir la explo­ta­ción patriar­cal como par­te sus­tan­ti­va que debía ser ana­lí­ti­ca­men­te estu­dia­da: por ejem­plo, la nece­sa­ria apor­ta­ción de Brin­da Rao: La lucha por las con­di­cio­nes de pro­duc­ción y la pro­duc­ción de las con­di­cio­nes para la eman­ci­pa­ción: las muje­res y el agua en Maha­rash­tra, India, en el núme­ro 1 de la revis­ta. Lue­go vol­ve­re­mos a los recur­sos vita­les y al patriar­ca­do, pro­ble­má­ti­cas que nos lle­van a otras tam­bién cru­cia­les como los efec­tos de la explo­ta­ción impe­ria­lis­ta de los pue­blos, en este caso de la India: todas ellas pode­ro­sos argu­men­tos sobre la actua­li­dad del comunismo. 

Hemos rese­ña­do una ínfi­ma par­te de la lar­ga lis­ta de hitos teó­ri­cos sus­ten­ta­dos direc­ta o indi­rec­ta­men­te en el méto­do mar­xis­ta que fun­da­ron las bases para que, inclu­so duran­te las modas post, la ideo­lo­gía neo­li­be­ral, la implo­sión de la URSS, etc., rever­de­cie­ra un mar­xis­mo –por ejem­plo, Fun­da­men­tos y lími­tes del capi­ta­lis­mo, de L. Gill de 1996– capaz de expli­car dos cosas con majes­tuo­sa cohe­ren­cia lógi­ca: en pri­mer lugar, por qué se agu­di­za la con­tra­dic­ción entre el modo de pro­duc­ción capi­ta­lis­ta y la natu­ra­le­za, la vida por decir­lo en el len­gua­je actual. Y en segun­do lugar, por qué el comu­nis­mo mul­ti­pli­ca su actua­li­dad, su vigen­cia, como úni­ca alter­na­ti­va posi­ble y nece­sa­ria fren­te al capi­ta­lis­mo. Fijé­mo­nos en que hemos con­ca­te­na­do tex­tos sobre filo­so­fía, polí­ti­ca, his­to­ria, salud, eco­no­mía, mili­ta­ris­mo, cien­cia y natu­ra­le­za, es decir, que la actua­li­dad del comu­nis­mo se sus­ten­ta en la tota­li­dad del pen­sa­mien­to crítico.

Pero no debe­mos enten­der por «nece­si­dad» un des­tino ineluc­ta­ble, pre­de­ter­mi­na­do de mane­ra cie­ga y auto­má­ti­ca. Si en las cien­cias natu­ra­les la nece­si­dad solo se entien­de inte­gran­do en ella la con­tin­gen­cia, el azar, en las lla­ma­das «cien­cias socia­les» la nece­si­dad del comu­nis­mo solo se com­pren­de des­de las aper­tu­ras o cie­rres crea­dos por las ten­den­cias de la lucha de cla­ses, por sus derro­tas y vic­to­rias. Las leyes socia­les son leyes ten­den­cia­les en las que la nece­si­dad se expre­sa median­te la com­ple­ji­dad extre­ma de la lucha de cla­ses, com­ple­ji­dad en la que inter­vie­nen tam­bién lo irra­cio­nal, el terror y las catás­tro­fes, ade­más del heroís­mo, la con­cien­cia y el deseo, todos ellos com­por­ta­mien­tos huma­nos que exi­gen recu­rrir siem­pre a lo «polí­ti­co» en sus inago­ta­bles expre­sio­nes. Las sali­das a todas las cri­sis son siem­pre alter­na­ti­vas polí­ti­cas, es decir, acti­va­das des­de y para intere­ses socia­les pre­ci­sos: nun­ca son exclu­si­va y res­tric­ti­va­men­te «eco­nó­mi­cas».

La posi­bi­li­dad del comu­nis­mo sur­ge de las entra­ñas rugien­tes de estas con­tra­dic­cio­nes: la pre­sen­cia obje­ti­va de lo polí­ti­co al mar­gen de nues­tra capa­ci­dad sub­je­ti­va para com­pren­der­la, la dia­léc­ti­ca entre «nece­si­dad y posi­bi­li­dad», otra cate­go­ría impres­cin­di­ble. P. Moli­na habló del Mar­xis­mo como tra­ge­dia en 1992, pero es mejor con­si­de­rar­lo como «opción dra­má­ti­ca». Sin mayo­res pre­ci­sio­nes, la cate­go­ría de «nece­si­dad y lucha» es en lo social lo mis­mo que la de «nece­si­dad y casua­li­dad» en lo natu­ral: en la his­to­ria de la pra­xis «nece­si­dad y lucha» apa­re­cen como uni­dad ya en los orí­ge­nes del méto­do dia­léc­ti­co, según L. Sichi­ro­llo en Dia­léc­ti­ca de 1976.

Des­de la cri­sis de octu­bre de 2007 la actua­li­dad del comu­nis­mo ha vuel­to a la esce­na coti­dia­na. El capi­tal hace esfuer­zos deses­pe­ra­dos por ocul­tar el incues­tio­na­ble valor pra­xeo­ló­gi­co del mar­xis­mo como «opción dra­má­ti­ca» que apa­re­ce más urgen­te día a día: si en la Ale­ma­nia de 2005 solo se habían ven­di­do 500 ejem­pla­res de El Capi­tal y 400 del Mani­fies­to Comu­nis­ta en el pri­mer año de la cri­sis, has­ta octu­bre 2008, se habían ven­di­do más de 2.400 ejem­pla­res del pri­me­ro y 2.800 del segun­do, sobre todo entre jóve­nes de 20 a 25 años. A comien­zos de 2015 el Mani­fies­to Comu­nis­ta seguía sien­do uno de los libros más ven­di­dos en Gran Bretaña.

En 2013, P. Gon­zá­lez Casa­nue­va empleó el tér­mino de «eco­ci­dio» para expre­sar la gra­ve­dad extre­ma del ata­que capi­ta­lis­ta a la natu­ra­le­za. Un año des­pués, J. Beins­tein escri­be, en 2014, Comu­nis­mo o nada para mos­trar que ni siquie­ra el caos sería un míni­mo y per­ver­so con­sue­lo ante la irra­cio­na­li­dad des­truc­to­ra del capi­tal, por­que solo sobre­ven­dría la nada, sim­ple­men­te la nada. La actua­li­dad del comu­nis­mo sig­ni­fi­ca, por tan­to, que nues­tro futu­ro depen­de de nues­tra fuer­za revolucionaria.

¿Qué hace posi­ble y nece­sa­rio el comunismo?

Debe­mos cono­cer la dife­ren­cia entre las leyes de la evo­lu­ción del capi­ta­lis­mo y las cate­go­rías que emplea­mos en el estu­dio de esas leyes. Las leyes ten­den­cia­les expre­san las cons­tan­tes, las regu­la­ri­da­des del movi­mien­to del capi­tal, de sus con­tra­dic­cio­nes, mien­tras que las cate­go­rías o con­cep­tos mues­tran las regu­la­ri­da­des de las rela­cio­nes estruc­tu­ra­les, for­mas gene­ra­les del pro­ble­ma que ana­li­za­mos, las cone­xio­nes entre sus momen­tos y sus aspec­tos. Las cate­go­rías o los con­cep­tos solo son ver­da­de­ras si mues­tran la uni­dad y lucha de con­tra­rios que deter­mi­na inter­na­men­te la evo­lu­ción del pro­ble­ma que analizamos.

Esto hace que las cate­go­rías ten­gan tres carac­te­rís­ti­cas: son his­tó­ri­cas, sur­gen en un deter­mi­na­do tiem­po y espa­cio de la his­to­ria, median entre la espe­cie huma­na que exis­te en ese momen­to his­tó­ri­co y la natu­ra­le­za, y, para ser cier­tos, los con­cep­tos o cate­go­rías han de ser fle­xi­bles, móvi­les, capa­ces de expo­ner el movi­mien­to de las con­tra­dic­cio­nes del pro­ce­so que estu­dian, según la con­ver­sión mate­ria­lis­ta y pra­xeo­ló­gi­ca del dicho hege­liano de que «la con­tra­dic­ción es el cri­te­rio de ver­dad, y la fal­ta de con­tra­dic­ción el cri­te­rio de error».

La revo­lu­ción cien­tí­fi­ca del siglo XVII solo logró lle­gar al méto­do lineal y mecá­ni­co del cono­ci­mien­to de la natu­ra­le­za, la socie­dad y el pen­sa­mien­to como pro­gre­so auto­má­ti­co ata­do por las limi­ta­cio­nes de la lógi­ca for­mal, que nega­ba la com­ple­ji­dad, la bifur­ca­ción, la emer­gen­cia de lo nue­vo, la auto­po­ie­sis, la con­tra­dic­ción, la lógi­ca dia­léc­ti­ca… Los pri­me­ros eco­no­mis­tas bur­gue­ses, sobre todo Smith y Ricar­do, esta­ban cons­tre­ñi­dos por estas limi­ta­cio­nes obje­ti­vas a su épo­ca. Sin embar­go, y pese a que des­de el siglo XIX era ya paten­te el fra­ca­so del méto­do meca­ni­cis­ta, aun así, los ideó­lo­gos bur­gue­ses y en con­cre­to los «eco­no­mis­tas vul­ga­res», tal como los deno­mi­na­ban Marx y Engels, siguie­ron y siguen inter­pre­tan­do super­fi­cial y for­mal­men­te el sis­te­ma capitalista.

Deci­mos esto por­que la ideo­lo­gía bur­gue­sa no pue­de cono­cer qué es el capi­ta­lis­mo, peor aún, ha sur­gi­do y se moder­ni­za para legi­ti­mar­lo ela­bo­ran­do una ima­gen fal­sa, men­ti­ro­sa, que ocul­ta sus leyes ten­den­cia­les y sus con­tra­dic­cio­nes anta­gó­ni­cas. El mis­mo con­cep­to de ley ten­den­cial que ire­mos des­cu­brien­do es incom­pren­si­ble para la ideo­lo­gía bur­gue­sa que no supera el estre­cho lími­te de la lógi­ca for­mal. Pero ¿de qué leyes y con­tra­dic­cio­nes habla­mos? Empe­ce­mos por las prin­ci­pa­les leyes del desa­rro­llo capitalista:

  1. La cen­tra­li­za­ción y con­cen­tra­ción del capi­tal, que expli­ca por qué las gran­des cor­po­ra­cio­nes van absor­bien­do a las peque­ñas, o des­tru­yén­do­las; por qué se crean mono­po­lios y gran­des alian­zas; por qué las gran­des empre­sas van diver­si­fi­can­do sus depar­ta­men­tos y ramas pro­duc­ti­vas, por ejem­plo, un gigan­te far­ma­céu­ti­co adquie­re empre­sas quí­mi­cas y pac­ta con la indus­tria mili­tar; por qué desa­rro­llan depar­ta­men­tos finan­cie­ros pro­pios y otros nego­cios de ser­vi­cios, etc., para abar­car más mer­ca­do; por qué crean redes de peque­ñas empre­sas depen­dien­tes de ellas; por qué estu­dian al milí­me­tro los alti­ba­jos de otros nego­cios para, si son más ren­ta­bles, apro­piar­se de ellos invir­tien­do capi­ta­les según la ley de pere­cua­ción que expli­ca por qué tien­den a igua­lar­se las ganan­cias de las empresas.

  2. La pro­le­ta­ri­za­ción pro­gre­si­va de la huma­ni­dad, que expli­ca por qué dis­mi­nu­ye la cla­se cam­pe­si­na al indus­tria­li­zar­se la agri­cul­tu­ra, los y las arte­sa­nas indi­vi­dua­les tam­bién decre­cen por­que se arrui­nan al tener que com­pe­tir con los pre­cios indus­tria­les, los peque­ños patro­nes tie­nen que pro­le­ta­ri­zar­se, etc., los auto­ex­plo­ta­dos no aguan­tan la pre­sión y ter­mi­nan asa­la­ri­zán­do­se, mien­tras que aumen­ta la cla­se tra­ba­ja­do­ra tan­to asa­la­ria­da como la que depen­de del sala­rio indi­rec­to, social y públi­co por­que se encuen­tra en paro o jubi­la­da, o depen­de del sala­rio fami­liar, etc. La con­cen­tra­ción y cen­tra­li­za­ción de capi­ta­les hace que, por el lado opues­to, aumen­ten los asa­la­ria­dos de todo tipo.

  3. La socia­li­za­ción obje­ti­va de la pro­duc­ción, que expli­ca cómo la con­cen­tra­ción y la asa­la­ri­za­ción se sos­tie­nen sobre una impa­ra­ble mun­dia­li­za­ción del capi­tal y sobre una ten­den­cia a la coor­di­na­ción mun­dial de la huma­ni­dad explo­ta­da: el capi­ta­lis­mo se adue­ña del pla­ne­ta y a la vez y por ello mis­mo gene­ra la ten­den­cia a que la cla­se tra­ba­ja­do­ra coor­di­ne su lucha de cla­ses a nivel mun­dial. Cada vez más los efec­tos nega­ti­vos de una deci­sión empre­sa­rial o esta­tal bur­gue­sa se pro­pa­gan a la velo­ci­dad de la luz por un pla­ne­ta ya regi­do por la ley del valor, a la vez que las noti­cias sobre las resis­ten­cias popu­la­res y obre­ras supe­ran con cre­cien­te efi­ca­cia las cen­su­ras, men­ti­ras y obs­tácu­los que levan­ta la burguesía.

  4. El aumen­to de la com­po­si­ción orgá­ni­ca del capi­tal, que expli­ca por qué el capi­ta­lis­ta ha de inver­tir pro­por­cio­nal­men­te cada vez más dine­ro en máqui­nas –capi­tal cons­tan­te por­que una vez paga­das fun­cio­nan con su man­te­ni­mien­to- y cada vez menos en obre­ros, en sala­rios –capi­tal varia­ble por­que varían los sala­rios y el núme­ro de tra­ba­ja­do­res. Las máqui­nas trans­fie­ren par­te de su valor a cada mer­can­cía que hacen, pero son pues­tas en fun­cio­na­mien­to y uti­li­za­das por los tra­ba­ja­do­res: sin estos las máqui­nas no fun­cio­na­rían y no se crea­ría valor. Por tan­to hay una rela­ción de valor entre máqui­na y tra­ba­ja­dor. A la vez, las máqui­nas nece­si­tan mate­rias pri­mas, ins­ta­la­cio­nes y ener­gía, etc., para fun­cio­nar, todo ello bajo la acción de los tra­ba­ja­do­res, lo que indi­ca que exis­te una rela­ción téc­ni­ca. Ambas rela­cio­nes, que son varia­bles, dan for­ma y con­te­ni­do a la com­po­si­ción orgá­ni­ca del capi­tal que, como está con­fir­ma­do his­tó­ri­ca­men­te, incre­men­ta más el maqui­nis­mo o capi­tal cons­tan­te, que la fuer­za de tra­ba­jo, que los tra­ba­ja­do­res o capi­tal variable.

  5. 5. La ten­den­cia a la baja de la tasa media de bene­fi­cio, que expli­ca cómo el incre­men­to de la com­po­si­ción orgá­ni­ca del capi­tal deter­mi­na que, por tér­mino medio y ten­den­cial­men­te, des­cien­da la tasa de ganan­cia aun­que se pro­duz­can repun­tes loca­les duran­te un tiem­po. El plus­va­lor, la plus­va­lía y la ganan­cia solo la obtie­ne el capi­ta­lis­ta median­te la explo­ta­ción de la fuer­za de tra­ba­jo, sea direc­ta o tra­ba­jo vivo, o sea indi­rec­ta o tra­ba­jo muer­to y obje­ti­va­do en las máqui­nas. ¿Quién ha cons­trui­do las máqui­nas?: el tra­ba­ja­dor; no sur­gen del sue­lo como las ber­zas, o caen del cie­lo como la llu­via, de modo que al dis­mi­nuir la rela­ción de valor y aumen­tar la rela­ción téc­ni­ca arri­ba vis­tas, enton­ces tien­de a redu­cir­se la tasa de bene­fi­cio por­que esta solo sur­ge del valor que crea la explo­ta­ción de la cla­se tra­ba­ja­do­ra. En el mis­mo pro­ce­so, al aumen­tar la rela­ción téc­ni­ca que requie­re cada vez más gas­to en máqui­nas, en capi­tal cons­tan­te, la rela­ción de valor, tien­de a des­cen­der: la inver­sión cre­cien­te en cada vez más cos­to­sas máqui­nas tien­de a redu­cir cada vez más el bene­fi­cio que se obtie­ne con la explo­ta­ción del trabajo.

Hay que insis­tir en que se tra­ta de una ley ten­den­cial, de una ley que depen­de de la lucha de cla­ses y, den­tro de ella, de las deci­sio­nes del Esta­do de la bur­gue­sía. Las seis medi­das fun­da­men­ta­les que con­tra­rres­tan la ten­den­cia a la caí­da son: aumen­tar la explo­ta­ción social, redu­cir los sala­rios, aba­ra­tar los pre­cios de las máqui­nas, aumen­tar el des­em­pleo para debi­li­tar las luchas obre­ras, aumen­tar el saqueo impe­ria­lis­ta y aumen­tar el bene­fi­cio del capi­tal finan­cie­ro. Estas y otra medi­das exi­gen una estre­cha rela­ción entre el capi­tal y el Esta­do para derro­tar la lucha de cla­ses y las resis­ten­cias de los pue­blos que se nie­gan a ser expo­lia­dos por el imperialismo.

Pero la efi­ca­cia de estas y otras medi­das no es eter­na, no es defi­ni­ti­va sino que solo son par­ches tran­si­to­rios por­que más tar­de o más pron­to, según las cir­cuns­tan­cias, se reini­cia el des­cen­so ten­den­cial has­ta que, por fin, se pro­du­ce una cri­sis de la que la bur­gue­sía inten­ta salir en caso deses­pe­ra­do con la lla­ma­da «des­truc­ción crea­ti­va»: des­truir medios pro­duc­ti­vos, bie­nes, infra­es­truc­tu­ras… y fuer­zas revo­lu­cio­na­rias para, sobre ese desier­to de san­gre y devas­ta­ción, inten­tar ini­ciar otra fase expansiva.

Estas son las leyes inhe­ren­tes, esen­cia­les, defi­ni­to­rias del capi­ta­lis­mo y solo del capi­ta­lis­mo, no rigen en nin­gún otro modo de pro­duc­ción. La dife­ren­cia cua­li­ta­ti­va entre el capi­ta­lis­mo y los modos pre­ca­pi­ta­lis­tas, por un lado, y el comu­nis­mo, por otro lado, radi­ca en la obje­ti­vi­dad gené­ti­co-estruc­tu­ral de estas leyes que encie­rran en sí mis­mas como con­tra­rios uni­dos la lucha de cla­ses per­ma­nen­te entre el capi­tal y el tra­ba­jo. Es una obje­ti­vi­dad mina­da inter­na­men­te por la sub­je­ti­vi­dad con­sus­tan­cial a la lucha de clases.

Es decir, por esa sub­je­ti­vi­dad inter­na e inse­pa­ra­ble de la obje­ti­vi­dad, las leyes son ten­den­cia­les, his­tó­ri­ca­men­te tran­si­to­rias depen­dien­do su evo­lu­ción pre­sen­te y futu­ra de esa lucha de cla­ses, lo que expli­ca que el capi­ta­lis­mo no es eterno sino que pue­de ser sus­ti­tui­do por otro modo de pro­duc­ción cua­li­ta­ti­va­men­te dife­ren­te. Por últi­mo, las leyes obje­ti­vas y ten­den­cia­les actúan de for­ma sinér­gi­ca, como una tota­li­dad en desa­rro­llo des­igual y combinado.

Para enten­der el por­qué de la dia­léc­ti­ca entre la sub­je­ti­vi­dad y la obje­ti­vi­dad de las leyes capi­ta­lis­tas, para cono­cer qué diná­mi­cas revo­lu­cio­na­rias o reac­cio­na­rias cho­can en esa dia­léc­ti­ca y qué poten­cia­li­da­des de libe­ra­ción pue­de desa­rro­llar la pra­xis revo­lu­cio­na­ria inci­dien­do en su inte­rior para orien­tar­las hacia el comu­nis­mo, para esto debe­mos ver las con­tra­dic­cio­nes bási­cas del capitalismo:

  1. La con­tra­dic­ción entre, por un lado, la cre­cien­te orga­ni­za­ción de la pro­duc­ción a esca­la de las empre­sas indi­vi­dua­les, es decir, la bús­que­da de la racio­na­li­dad rela­ti­va de cada capi­ta­lis­ta según las leyes obje­ti­vas arri­ba expues­tas; y por el lado con­tra­rio la cre­cien­te anar­quía de la pro­duc­ción mun­dial al cho­car entre sí las racio­na­li­da­des rela­ti­vas de cada empre­sa, de los Esta­dos y, tam­bién, los efec­tos de la lucha de cla­ses, lo que gene­ra una con­tra­dic­ción supe­rior: la irra­cio­na­li­dad glo­bal del modo de pro­duc­ción capitalista.

  2. La con­tra­dic­ción entre, por un lado, la pro­duc­ción social, la pro­duc­ción como pro­ce­so de tra­ba­jo en el que par­ti­ci­pa direc­ta o indi­rec­ta­men­te la huma­ni­dad tra­ba­ja­do­ra –des­de la cam­pe­si­na de ter­ce­ra edad en Asia que ayu­da a ali­men­tar el buey que gira el molino has­ta la ven­de­do­ra sub­con­tra­ta­da que ven­de el café en Sui­za pasan­do por toda la cade­na mun­dial de pro­duc­ción, dis­tri­bu­ción, ven­ta y rea­li­za­ción del bene­fi­cio– y, por otro lado, la apro­pia­ción pri­va­da de lo pro­du­ci­do social­men­te en bene­fi­cio de una cada vez más redu­ci­da bur­gue­sía –los pro­pie­ta­rios de la empre­sa que pro­du­ce café a esca­la mun­dial y lo ven­de en Sui­za, Pekín y Chile.

  3. La con­tra­dic­ción entre, por un lado, la nece­si­dad cie­ga del capi­tal a expan­dir las fuer­zas pro­duc­ti­vas de mane­ra impa­ra­ble pre­sio­na­do por las leyes ten­den­cia­les des­cri­tas y, por otro lado, la inca­pa­ci­dad de la huma­ni­dad tra­ba­ja­do­ra para com­prar y con­su­mir lo que se pro­du­ce en dema­sía por­que, a la vez, los sala­rios no aumen­tan lo sufi­cien­te debi­do a que el capi­tal nece­si­ta reba­jar­los has­ta el nivel míni­mo nece­sa­rio para que la huma­ni­dad tra­ba­ja­do­ra se repro­duz­ca y no ago­te su fuer­za de tra­ba­jo según los están­da­res medios social­men­te esta­ble­ci­dos. Uni­do a los efec­tos de las otras con­tra­dic­cio­nes, esta últi­ma hace que al final esta­lle una cri­sis de sobreproducción.

  4. La con­tra­dic­ción entre, por un lado, la nece­si­dad de expan­dir la tec­no­cien­cia como base para mul­ti­pli­car el bene­fi­cio derro­tan­do las resis­ten­cias obre­ras y la com­pe­ten­cia de otros capi­ta­lis­tas; y, por otro lado, la nece­si­dad de con­tro­lar y res­trin­gir el libre desa­rro­llo de la cien­cia fue­ra de los intere­ses impe­ria­lis­tas. La bur­gue­sía impul­só las cien­cias en una pri­me­ra fase, pero aho­ra nece­si­ta con­tro­lar­la y mili­ta­ri­zar­la, pero sobre todo abor­tar los avan­ces cien­tí­fi­cos que pue­den ser mono­po­li­za­dos por com­pe­ti­do­res y espe­cial­men­te aque­llos que den poder a las cla­ses y pue­blos explotados.

  5. La con­tra­dic­ción entre, por un lado, la irra­cio­na­li­dad glo­bal, gené­ti­co-estruc­tu­ral del capi­ta­lis­mo de mer­can­ti­li­zar­lo todo, des­de la joven fuer­za de tra­ba­jo has­ta la afec­ti­vi­dad y el amor, pasan­do por la natu­ra­le­za en su con­jun­to y, por otro lado, la capa­ci­dad de repro­duc­ción de la vida y la capa­ci­dad de reci­cla­je del pla­ne­ta. No se tra­ta ya de la famo­sa cri­sis medioam­bien­tal y eco­ló­gi­ca, sino de la con­tra­dic­ción anta­gó­ni­ca entre el capi­tal y la vida en su sen­ti­do lato, fuer­te y cien­tí­fi­co del con­cep­to vida como auto­po­ie­sis de la evo­lu­ción de la mate­ria como cate­go­ría filo­só­fi­ca que nos remi­te has­ta sus posi­bles for­mas cuán­ti­cas de exis­ten­cia objetiva.

  6. Y, como sín­te­sis de las con­tra­dic­cio­nes vis­tas y en espe­cial de la inso­lu­ble entre el capi­tal y la vida, tene­mos la con­tra­dic­ción deci­si­va entre la pro­pie­dad bur­gue­sa y la pro­pie­dad comu­nis­ta, cho­que que reapa­re­ce a dia­rio en miles de luchas peque­ñas y bási­cas por la recu­pe­ra­ción de los bie­nes comu­nes pri­va­ti­za­dos por y para el capi­tal, has­ta la lucha revo­lu­cio­na­ria por la expro­pia­ción de los expro­pia­do­res pasan­do por la recu­pe­ra­ción de tie­rras, fábri­cas, escue­las, armas, ban­cos y, en lugar des­ta­ca­do, la recu­pe­ra­ción del pro­pio cuer­po, del pla­cer, del sol y de la primavera.

¿Qué cri­sis capitalista?

Para sobre­vi­vir, la bur­gue­sía crea otros tres pro­ble­mas que nun­ca habían exis­ti­do antes: Por orden cro­no­ló­gi­co el pri­me­ro es la posi­bi­li­dad de exter­mi­nio de casi todas las for­mas de vida por la irra­cio­na­li­dad mili­ta­ris­ta del impe­ria­lis­mo, irra­cio­na­li­dad glo­bal que des­bor­da cua­li­ta­ti­va y cuan­ti­ta­ti­va­men­te los muy pobres e inse­gu­ros des­te­llos de racio­na­li­dad que de vez en cuan­do se logran median­te acuer­dos inter­na­cio­na­les: por ejem­plo, en 2015 se des­tru­ye­ron 400 oji­vas nuclea­res, pero en 2016 toda­vía que­da­ban 15.405, y las ame­na­zan­tes decla­ra­cio­nes Trump no augu­ran nada bueno. Pero al invierno nuclear, sobre el que hemos habla­do antes, hay que sumar­le las des­truc­cio­nes incon­men­su­ra­bles cau­sa­das por la gue­rra bio­quí­mi­ca y ciber­né­ti­ca, que enve­ne­na­rán a cien­tos de millo­nes de per­so­nas y sumi­rán al pla­ne­ta en la oscu­ri­dad infor­má­ti­ca y elec­tró­ni­ca: se para­li­za­rá todo o casi todo lo que fun­cio­ne con elec­tri­ci­dad, des­de hos­pi­ta­les y el sumi­nis­tro de agua, gaso­li­na y gas, has­ta orde­na­do­res, GPS marí­ti­mo y terres­tre, gran­des fri­go­rí­fi­cos e hiper­mer­ca­dos y tien­das, semá­fo­ros, ascen­so­res, tre­nes eléc­tri­cos… La siner­gia entre gue­rra nuclear, con­ven­cio­nal, bio­quí­mi­ca y ciber­né­ti­ca será devastadora.

El segun­do pro­ble­ma, es la sex­ta extin­ción: el 80% de los pro­ce­sos eco­ló­gi­cos ya están afec­ta­dos por el calen­ta­mien­to glo­bal; en cua­ren­ta años han sido extin­gui­dos el 60% de los ver­te­bra­dos; el 75% de la super­fi­cie terres­tre ya está alte­ra­da… solo 10 empre­sas emi­ten el 28% de los gases de efec­to inver­na­de­ro en el Esta­do espa­ñol, un Esta­do en el que hay 30.000 muer­tes pre­ma­tu­ras al año por la con­ta­mi­na­ción del aire cau­sa­da por la lógi­ca del bene­fi­cio. El Esta­do espa­ñol ha cum­pli­do solo una de las 37 medi­das inter­na­cio­na­les para sal­var la bio­di­ver­si­dad. La con­ta­mi­na­ción atmos­fé­ri­ca supo­ne el 3,5% del PIB del Esta­do espa­ñol. A nivel pla­ne­ta­rio solo 90 com­pa­ñías son las res­pon­sa­bles del 60% del calen­ta­mien­to global.

La FAO advier­te, en su últi­mo infor­me, que está en peli­gro el futu­ro de la ali­men­ta­ción huma­na. Se esti­ma que el pla­ne­ta ten­drá 10.000 millo­nes de habi­tan­tes en 2050. En un con­tex­to de mode­ra­do cre­ci­mien­to eco­nó­mi­co, el aumen­to de pobla­ción ele­va­rá la deman­da mun­dial de pro­duc­tos agrí­co­las en un 50% res­pec­to de la actual, lo que incre­men­ta­rá la pre­sión sobre los ya muy sobre­car­ga­dos recur­sos natu­ra­les. Han sido tala­dos casi la mitad de los bos­ques del pla­ne­ta y el agua pota­ble sub­te­rrá­nea se ago­ta con rapi­dez. Cada vez se aci­di­fi­ca más la tie­rra cul­ti­va­da y pier­de fera­ci­dad. 2016 ha sido el año más calu­ro­so des­de que se tie­nen regis­tros his­tó­ri­cos. Las aguas pro­fun­das de los océa­nos se calientan.

La mitad de los acuí­fe­ros de agua dul­ce del mun­do entra­rán en ago­ta­mien­to irre­ver­si­ble si con­ti­núa el actual sui­ci­dio hídri­co. Sea pota­ble o no, el agua es impres­cin­di­ble para la vida y la eco­no­mía en su sen­ti­do abso­lu­to, en espe­cial para la del turis­mo y la agro­in­dus­tria: por tér­mino medio, para pro­du­cir y lle­var un kilo de car­ne a la mesa se nece­si­tan 15.000 litros de agua y si es car­ne de vaca 7 kilos de cru­do de petró­leo. El 80% de la tie­rra agrí­co­la se dedi­ca a la pro­duc­ción de car­ne que solo apor­ta el 33% de las calo­rías de la huma­ni­dad y que es con­su­mi­da sobre todo por los paí­ses impe­ria­lis­tas. Una taza de café requie­re 140 litros de agua y 20.000 litros para fabri­car un orde­na­dor. La irra­cio­na­li­dad del mer­ca­do hace que se pier­da un ter­cio de los ali­men­tos mundiales.

Tan­to el ago­ta­mien­to de las reser­vas hídri­cas como la irra­cio­na­li­dad ali­men­ta­ria res­pon­den a la lógi­ca del capi­tal, lo mis­mo que el calen­ta­mien­to glo­bal que empeo­ra todos los res­tan­tes pro­ble­mas: 2016 vol­ve­rá a ser el más calu­ro­so des­de hace miles de años. De los últi­mos quin­ce años, cator­ce han sido los más calu­ro­sos. Los suce­si­vos tra­ta­dos inter­na­cio­na­les para redu­cir en algo la emi­sión de CO2 a la atmós­fe­ra han fra­ca­sa­do por­que las gran­des poten­cias los han incum­pli­do direc­ta o indi­rec­ta­men­te. El Acuer­do de París de 2016 que bus­ca que el calen­ta­mien­to glo­bal a fina­les del siglo XXI no supere el umbral de los 2 – 2,5º, cifra lími­te para evi­tar la catás­tro­fe, ha naci­do muy toca­do pese a las decla­ra­cio­nes de pren­sa y el anun­cio de la Admi­nis­tra­ción Trump de que no va a fir­mar­lo ha enar­de­ci­do a las dere­chas que recha­zan toda regla­men­ta­ción. El calen­ta­mien­to de los océa­nos supo­ne un peli­gro de con­se­cuen­cias toda­vía inimaginables.

El ter­cer pro­ble­ma es el día del exce­so, el día en el que el capi­ta­lis­mo ago­ta los recur­sos dis­po­ni­bles para el con­su­mo anual, según las esti­ma­cio­nes más rigu­ro­sa­men­te cuan­ti­fi­ca­das. Cual­quier fami­lia obre­ra, asa­la­ria­da, sabe por amar­ga expe­rien­cia que su día del exce­so cada vez lle­ga antes com­pa­ra­do con el mes ante­rior: des­de ese momen­to o antes inclu­so hay que apre­tar­se el cin­tu­rón, tirar de tar­je­ta de cré­di­to o pedir ayu­da a per­so­nas amigas.

En 1970, el día del exce­so fue el 23 de diciem­bre, en 2013 el 20 de agos­to, en 2014 el 19 de agos­to, en 2015 el 13 de agos­to y en 2016 fue el 8 de agos­to. Des­de el día siguien­te a esa fecha, des­de el 9 de agos­to has­ta el 31 de diciem­bre de 2016 por ejem­plo, el capi­ta­lis­mo estu­vo comién­do­se lite­ral­men­te el futu­ro por­que el pre­sen­te ener­gé­ti­co había sido devo­ra­do. Igno­ra­mos aún cual será el día del exce­so de 2017 pero es casi segu­ro que se habrá ade­lan­ta­do con res­pec­to al de 2016. El día del exce­so se ade­lan­ta cada vez más for­za­do por las con­tra­dic­cio­nes del capi­tal, una de las cua­les, el ago­ta­mien­to de los recur­sos de la tie­rra, tam­bién fue estu­dia­da por Marx y Engels.

Aho­ra sabe­mos que ade­más del cam­bio cli­má­ti­co, la cri­sis hídri­ca, ali­men­ta­ria y sani­ta­ria, el capi­ta­lis­mo se enfren­ta a la dra­má­ti­ca dis­mi­nu­ción de otros recur­sos como la reduc­ción de las reser­vas de mine­ra­les estra­té­gi­cos, de las «tie­rras raras», nom­bre dado a un con­jun­to de quin­ce lan­tá­ni­dos (lan­tano, cerio, pra­seo­di­mio, neo­di­mio, pro­me­teo, sama­rio), o «tie­rras raras livia­nas». Las «tie­rras raras pesa­das» son euro­pio, gado­li­nio, ter­bio, dis­pro­sio, hol­mio, erbio, tulio, iter­bio y lute­cio. El escan­dio y el itrio tam­bién son con­si­de­ra­das «tie­rras raras». Estas «tie­rras raras» son impres­cin­di­bles para cual­quier desa­rro­llo tec­no­ló­gi­co, son por tan­to vita­les y por ello cau­sa de guerras.

En 2012, Y. Doud­chitzky en Las tie­rras raras: nue­vas gue­rras del siglo XXI escri­bió que:

El cerio y el erbio par­ti­ci­pan de la com­po­si­ción de alea­cio­nes metá­li­cas espe­cia­les; el neo­di­mio, hol­mio y dis­pro­sio son nece­sa­rios en cier­tos tipos de cris­ta­les de láser; el sama­rio es un com­po­nen­te esen­cial de los ima­nes per­ma­nen­tes más inten­sos que se cono­cen y que han abier­to el camino para la crea­ción de nue­vos moto­res eléc­tri­cos; el iter­bio y el ter­bio tie­nen pro­pie­da­des mag­né­ti­cas que se apro­ve­chan en la fabri­ca­ción de bur­bu­jas mag­né­ti­cas y dis­po­si­ti­vos ópti­cos-mag­né­ti­cos que sir­ven para el alma­ce­na­je de datos en las compu­tado­ras; y el euro­pio y el itrio exci­tan al fós­fo­ro rojo en las pan­ta­llas a color. Otras apli­ca­cio­nes tie­nen que ver con fenó­me­nos cata­lí­ti­cos en la refi­na­ción del petró­leo, ela­bo­ra­ción de cerá­mi­cas super­con­duc­to­ras, fibras ópti­cas, refri­ge­ra­ción y alma­ce­na­je de ener­gía, vidrios de alto índi­ce, pol­vos de puli­do en ópti­ca, bate­rías nuclea­res, cap­tu­ra de neu­tro­nes, tubos de rayos X, comu­ni­ca­ción por micro­on­das, tubos de haz elec­tró­ni­co, equi­pos de imá­ge­nes en medi­ci­na, entre otros usos rele­van­tes de las tec­no­lo­gías moderna.

A la tre­men­da esca­sez de tie­rras raras hay que sumar el ago­ta­mien­to de las reser­vas mine­ra­les estra­té­gi­cas «nor­ma­les» toda­vía exis­ten­tes. En 2011, W. Dierckx­sens escri­bió en la obra colec­ti­va El colap­so de la glo­ba­li­za­ción que:

El posi­ble fin mine­ral del pla­ne­ta Tie­rra cons­ti­tu­ye una rela­ti­va nove­dad cien­tí­fi­ca inter­na­cio­nal de alar­man­tes con­se­cuen­cias. Antes de enfren­tar una cri­sis ener­gé­ti­ca, la huma­ni­dad enfren­ta­rá una cri­sis de esca­sez gene­ra­li­za­da de mine­ra­les. En pocas déca­das, nues­tra civi­li­za­ción habrá con­su­mi­do los com­bus­ti­bles fósi­les y dis­per­sa­do los mejo­res mate­ria­les por el pla­ne­ta sin posi­bi­li­dad real de recu­pe­ra­ción. El colap­so sis­té­mi­co es cada vez más evi­den­te, a menos que se ges­tio­ne de for­ma radi­cal­men­te dis­tin­ta el recur­so mine­ral. El pro­ce­so de reci­cla­je podrá pos­po­ner el pico pero no lo evi­ta­rá. De los 57 mine­ra­les exis­ten­tes, 11 (casi el 20%) ya lle­ga­ron a su máxi­ma extrac­ción: mer­cu­rio (1962), telu­rio (1984), plo­mo (1986), cad­mio (1989), pota­sio (1989), fos­fa­to (1989), talio (1995), sele­nio (1994), zir­co­nio (1994), renio (1998) y galio (2002). Y más de la mitad de los mine­ra­les lle­ga­rán a su pun­to máxi­mo de extrac­ción en los pró­xi­mos trein­ta años.

Los tres pro­ble­mas nacen de la lógi­ca del capi­tal, de sus con­tra­dic­cio­nes. Espe­cial impor­tan­cia en su desa­rro­llo tie­nen el capi­tal finan­cie­ro y el mili­ta­ris­mo impe­ria­lis­ta. Marx creó el con­cep­to de capi­tal fic­ti­cio para, entre otras cosas, indi­car cómo la bur­gue­sía hacía nego­cios sui­ci­das con­fian­do en enso­ña­cio­nes sobre una eco­no­mía armó­ni­ca, en equi­li­brio per­pe­tuo, en la que las inver­sio­nes irrea­les y fic­ti­cias por­que no tenían sopor­te mate­rial, siem­pre serían ren­ta­bles. El peli­gro de holo­caus­to impe­ria­lis­ta, la sex­ta extin­ción y el día del exce­so son a la capa­ci­dad de car­ga del pla­ne­ta, a la natu­ra­le­za en su con­jun­to, lo que el capi­tal fic­ti­cio es a la caí­da ten­den­cial de la tasa media de bene­fi­cio mun­dial que se ha des­plo­ma­do de una media del 40% en 1869 – 1870 a un 20% en 2013.

Sería lar­go deta­llar aquí los pro­ce­sos socio­eco­nó­mi­cos que hacen que para reac­ti­var la eco­no­mía en estas con­di­cio­nes, las bur­gue­sías impe­ria­lis­tas se endeu­den has­ta cifras incon­ce­bi­bles: a ini­cios de 2017 la deu­da mun­dial era esti­ma­da en más de 208 billo­nes de euros, el 327% del PIB mun­dial. Tenien­do en cuen­ta las diver­sas for­mas ofi­cia­les de deu­da que exis­ten, solo el 5% de la deu­da glo­bal corres­pon­den a los pue­blos del mal lla­ma­do Ter­cer Mun­do. Pero estas cifras enga­ñan por­que en reali­dad son sus bur­gue­sías las cau­san­tes de la deuda.

Resul­ta prác­ti­ca­men­te impo­si­ble tapo­nar la bre­cha de la deu­da inter­im­pe­ria­lis­ta cuan­do la tasa media de bene­fi­cio sigue su len­ta caí­da ten­den­cial a pesar de los fuga­ces repun­tes que se esfu­man pron­to. Ten­dre­mos que ver cuán­to dura la débil recu­pe­ra­ción augu­ra­da por el últi­mo infor­me del FMI y ava­la­da por los recien­tes datos de la Unión Euro­pea, pero la ten­den­cia domi­nan­te es la de un lar­go des­cen­so pun­tea­do por perío­dos de estan­ca­mien­to y débil cre­ci­mien­to en con­ta­das regio­nes mundiales.

Inclu­so aun­que se ini­cia­se un tenue cre­ci­mien­to sos­te­ni­do, por aho­ra Esta­dos Uni­dos avan­zan mucho más des­pa­cio de lo pro­nos­ti­ca­do por Trump, no se sua­vi­za­rían los tres pro­ble­mas vis­tos por­que la lógi­ca del capi­tal encie­rra en sí mis­ma la agu­di­za­ción de la com­pe­ten­cia inter­im­pe­ria­lis­ta, la nece­si­dad de maxi­mi­zar el bene­fi­cio sobre­ex­plo­tan­do a los pue­blos y aumen­tan­do la com­po­si­ción orgá­ni­ca del capi­tal es lo que ter­mi­na azu­zan­do la ten­den­cia a la caí­da de la tasa media de ganan­cia. Los altos bene­fi­cios de muy pocas empre­sas tec­no­lo­gi­za­das no com­pen­san el retro­ce­so o estan­ca­mien­to de la gran mayo­ría de empre­sas obso­le­tas y endeu­da­das, las «empre­sas zom­bis» que des­apa­re­ce­rán, pero ¿a cos­ta de quién? ¿Del des­em­pleo masi­vo gene­ra­do por la inci­pien­te cuar­ta revo­lu­ción indus­trial que des­tru­ye tra­ba­jo vivo? Lo deci­di­rá la lucha de cla­ses mundial.

La férrea nece­si­dad de la sobre­ex­plo­ta­ción se ve refor­za­da por aplas­tan­tes datos: Japón y Esta­dos Uni­dos pier­den con­jun­ta­men­te 549.000 millo­nes de dóla­res esta­dou­ni­den­ses al año por la fal­ta de sue­ño de sus pobla­cio­nes. Ale­ma­nia pier­de el 1,6% de su PIB, Gran Bre­ta­ña el 1,9%, Cana­dá el 1,3%, etc. La explo­ta­ción capi­ta­lis­ta pro­du­ce «sufri­mien­to labo­ral» inte­gra­do en la cri­sis socio­eco­ló­gi­ca, que en el Esta­do fran­cés gene­ra pér­di­das de entre 800 y 1600 millo­nes de euros. Nin­gu­na de estas bur­gue­sías se preo­cu­pa por la salud de sus cla­ses tra­ba­ja­do­ras, todas ellas pri­va­ti­zan en lo posi­ble la sani­dad públi­ca con­vir­tién­do­la en un caro y ren­ta­ble nego­cio: en el Esta­do espa­ñol el 10% de fami­lias tie­ne muchos pro­ble­mas para cubrir los gas­tos sani­ta­rios y no pue­den hacer­lo el 30% de las fami­lias con per­so­nas dependientes.

El dete­rio­ro de las con­di­cio­nes de vida de la cla­se tra­ba­ja­do­ra res­pon­de a la urgen­cia de recu­pe­rar los bene­fi­cios por el medio que sea. Es por esto que la gran bur­gue­sía cie­rra filas aplau­dien­do al FMI por­que ha faci­li­ta­do que el 1% de la pobla­ción adul­ta posea el 51% de la rique­za del mun­do o, si se quie­re, el 10% más rico posee el 89% y el 50% más bajo el 1%. Las muje­res, más de 18 millo­nes de muje­res sufren malnu­tri­ción seve­ra en el mun­do, jun­to a la infan­cia y la ter­ce­ra edad son los sec­to­res más gol­pea­dos: el 22% de la infan­cia de Esta­dos Uni­dos mal­vi­ve en la pobre­za y los pla­nes de Trump aumen­ta­rán ese por­cen­ta­je. La vic­to­ria con­ser­va­do­ra en Gran Bre­ta­ña pue­de dejar a 900.000 niños y niñas sin la impres­cin­di­ble comi­da dia­ria que reci­ben en las escue­las públi­cas, aho­ra en peligro.

La con­cien­cia obre­ra y su capa­ci­dad de lucha es gol­pea­da por la cri­sis por­que esta mul­ti­pli­ca el sufri­mien­to labo­ral, incre­men­tan­do los sui­ci­dios y las depre­sio­nes: en el Esta­do espa­ñol los sui­ci­dios mas­cu­li­nos de entre 50 y 60 años han cre­ci­do un 40% entre 2000 y 2013. El con­su­mo coti­diano de psi­co­fár­ma­cos y ansio­lí­ti­cos lle­ga a cifras des­co­no­ci­das has­ta aho­ra: se ingie­ren «como si fue­ran cara­me­los» según un infor­me ofi­cial. No deben extra­ñar­nos estos datos: la incer­ti­dum­bre vital des­tro­za la vida de las per­so­nas adul­tas: el 40% de las y los habi­tan­tes de Esta­do espa­ñol creen que no cobra­rán nada cuan­do se jubi­len. La incer­ti­dum­bre y el sen­ti­mien­to de pre­ca­rie­dad vital, el 50% de los con­tra­tos labo­ra­les de abril en el Esta­do espa­ñol duran menos de tres meses, tien­den a refor­zar el indi­vi­dua­lis­mo pasi­vo y la ideo­lo­gía reaccionaria.

Según la Orga­ni­za­ción Mun­dial de la Salud la Gran Cri­sis pro­vo­ca el incre­men­to de las depre­sio­nes, denun­cian­do que la mayo­ría de las per­so­nas tra­ba­ja­do­ras que la pade­cen siguen yen­do al tra­ba­jo a pesar de su enfer­me­dad por mie­do a ser des­pe­di­das. La OMS dice que esta enfer­me­dad cau­sa unas pér­di­das de 92.000 millo­nes de euros en la Unión Euro­pea por sus efec­tos sobre la pro­duc­ti­vi­dad del tra­ba­jo. La depre­sión afec­ta a la vita­li­dad, ener­gía y áni­mo de la per­so­na enfer­ma, pero tam­bién debi­li­ta su memo­ria, su cog­ni­ción y su auto­es­ti­ma. La Gran Cri­sis des­tro­za la vida por­que redu­ce la liber­tad: el 44% de las per­so­nas con depre­sión tie­ne difi­cul­ta­des para tomar deci­sio­nes diarias.

Aun y todo así, la ges­tión neo­li­be­ral del sufri­mien­to cau­sa­do por la cri­sis hace que ese dolor sea ren­ta­ble al capi­ta­lis­mo: el sufri­mien­to de la mayo­ría enri­que­ce a la mino­ría, aumen­tan­do su pla­cer y feli­ci­dad, reali­dad inhu­ma­na inne­ga­ble en la explo­ta­ción patriar­co-bur­gue­sa, como vere­mos. La neu­ro­cien­cia, por ejem­plo, rin­de cada vez más bene­fi­cios eco­nó­mi­cos y polí­ti­co-repre­si­vos de con­trol y manipulación. 

Hemos ofre­ci­do unas bre­ves pin­ce­la­das de la Gran Cri­sis. ¿Cómo pue­den salir de ella las gran­des bur­gue­sías impe­ria­lis­tas? Para res­pon­der debe­mos expli­car la fun­ción de lo polí­ti­co-mili­tar en el capitalismo.

¿Estra­te­gia político-militar?

En el Mani­fies­to Comu­nis­ta se pue­den leer estas pala­bras: «Las rela­cio­nes bur­gue­sas resul­tan dema­sia­do estre­chas para con­te­ner las rique­zas crea­das en su seno. ¿Cómo ven­ce esta cri­sis la bur­gue­sía? De una par­te, por la des­truc­ción obli­ga­da de una masa de fuer­zas pro­duc­ti­vas; de otra, por la con­quis­ta de nue­vos mer­ca­dos y la explo­ta­ción más inten­sa de los anti­guos. ¿De qué modo lo hace, pues? Pre­pa­ran­do cri­sis más exten­sas y más vio­len­tas y dis­mi­nu­yen­do los medios de prevenirlas».

Marx y Engels incluían la estra­te­gia polí­ti­co-mili­tar en su con­cep­ción mate­ria­lis­ta his­tó­ri­ca como una fuer­za espe­cí­fi­ca con gran influen­cia en la evo­lu­ción eco­nó­mi­ca y polí­ti­ca inclu­so ante­rior al capi­ta­lis­mo, como se com­prue­ba en la car­ta del 25 de sep­tiem­bre de 1857 del pri­me­ro al segun­do. En el libro III de El Capi­tal Marx expo­ne sucin­ta­men­te las seis cau­sas «más impor­tan­tes» que con­tra­rres­tan la caí­da ten­den­cial de la tasa media de bene­fi­cio: la inter­ven­ción esta­tal es nece­sa­ria para que las seis sean efec­ti­vas y en el fon­do de ellas está pre­sen­te en últi­ma ins­tan­cia el recur­so a diver­sos gra­dos de vio­len­cia. Tene­mos que par­tir de aquí para enten­der las dos gue­rras mun­dia­les como «solu­cio­nes» capi­ta­lis­tas, pero sobre todo el anta­go­nis­mo irre­con­ci­lia­ble entre Esta­do bur­gués y par­ti­do comunista.

Para Marx y Engels la estra­te­gia polí­ti­co-mili­tar era otro de los com­po­nen­tes defi­ni­do­res de la teo­ría de la orga­ni­za­ción revo­lu­cio­na­ria que fue­ron pre­ci­san­do des­de su pri­me­ra mili­tan­cia clan­des­ti­na y que nun­ca aban­do­na­ron en su esen­cia aun­que la varia­ran en sus for­mas duran­te el medio siglo en el que tuvie­ron que mili­tar en situa­cio­nes, coyun­tu­ras y con­tex­tos muy dife­ren­tes. La natu­ra­le­za polí­ti­co-mili­tar de la orga­ni­za­ción era inne­ga­ble en la Ale­ma­nia bis­mar­kia­na con la ile­ga­li­za­ción de la social­de­mo­cra­cia, por citar un solo ejem­plo. A Engels le apo­da­ban «el gene­ral» y fue él quien pri­me­ro recha­zó fron­tal­men­te la exi­gen­cia judi­cial ale­ma­na de que el par­ti­do social­de­mó­cra­ta ile­ga­li­za­do rene­ga­ra del dere­cho a la vio­len­cia revo­lu­cio­na­ria como con­di­ción para ser lega­li­za­do. Esto fue en 1884.

La estra­te­gia polí­ti­co-mili­tar de la bur­gue­sía ale­ma­na bus­ca­ba chan­ta­jear al par­ti­do con esta pro­pues­ta de lega­li­za­ción para que fue­ra ganan­do peso la ten­den­cia refor­mis­ta y paci­fis­ta que exis­tía en su inte­rior. Ten­den­cia impul­sa­da des­de la déca­da de 1860 por un artis­ta infil­tra­do que lle­gó a altos car­gos de res­pon­sa­bi­li­dad. La mis­ma exi­gen­cia de renun­cia del socia­lis­mo hacia la patro­nal a las y los tra­ba­ja­do­res des­pe­di­dos para ser read­mi­ti­das de nue­vo en sus empre­sas. La lucha teó­ri­ca, filo­só­fi­ca y éti­ca, sin la cual no se entien­de el papel de la vio­len­cia en la his­to­ria, es inse­pa­ra­ble de la teo­ría del par­ti­do y de la estra­te­gia polí­ti­co-mili­tar. Los bol­che­vi­ques y en espe­cial Lenin lo com­pren­die­ron así des­de 1902. Las difi­cul­ta­des insu­pe­ra­bles que tuvo la II Inter­na­cio­nal para ven­cer la ideo­lo­gía nacio­na­lis­ta bur­gue­sa en las cla­ses tra­ba­ja­do­ras euro­peas pese a las reite­ra­das decla­ra­cio­nes ofi­cia­les sobre huel­gas gene­ra­les pací­fi­cas des­ti­na­das a abor­tar el esta­lli­do de una cada vez más pre­vi­si­ble gue­rra euro­pea, estas difi­cul­ta­des que le lle­va­ron al terri­ble fra­ca­so de agos­to de 1914, tenían mucho que ver con la incom­pren­sión del con­te­ni­do de lucha teó­ri­ca y éti­ca de la estra­te­gia polí­ti­co-mili­tar revo­lu­cio­na­ria, y del papel deci­si­vo de partido.

Vemos así como inter­ac­túan muchas cau­sas par­cia­les en el des­en­ca­de­na­mien­to de las gran­des cri­sis capi­ta­lis­tas, cau­sas par­cia­les en las que los erro­res y acier­tos polí­ti­cos lle­gan a jugar el papel pre­do­mi­nan­te en deter­mi­na­dos momen­tos. Insis­ti­mos en que uno de esos erro­res –más tar­de sería un acier­to, como vere­mos- fue el de recha­zar la dia­léc­ti­ca entre lo mili­tar y lo polí­ti­co en el inte­rior de las con­tra­dic­cio­nes capitalistas.

Hemos dicho que la tasa media de bene­fi­cio era del 40% en 18691970 y que ha des­cen­di­do al 20% en 2013. Pero no ha sido un des­cen­so uni­for­me y cons­tan­te, sino perío­do de caí­da sua­ve, otros brus­cos, y con una inten­sa recu­pe­ra­ción en un momen­to crí­ti­co. Veá­mos­lo: Duran­te la lar­ga cri­sis de 1873 – 1900 la tasa media des­cien­de del 40% al 35%; se deba­te sobre si el des­cen­so hubie­ra podi­do ser más inten­so de no mediar la sobre­ex­plo­ta­ción colo­nial que de algu­na for­ma sir­vió de para­caí­das fre­nan­do el des­cen­so, apar­te las tasas de explo­ta­ción y ganan­cia espe­cí­fi­cas de los Esta­dos colo­nia­les. Recor­de­mos que es apro­xi­ma­da­men­te en 1900 cuan­do irrum­pe la fase impe­ria­lis­ta, con sus sobre­ga­nan­cias extras, con la mili­ta­ri­za­ción des­bo­ca­da ante­rior a 1914 y has­ta 1918, con el sal­to a la segun­da revo­lu­ción indus­trial –de la máqui­na de vapor a la de gaso­li­na, a la elec­tri­ci­dad, la avia­ción, etc.– fac­to­res que uni­dos a otros expli­can que has­ta 1923 la tasa media des­cen­die­se solo un 3%, es decir del 35% de 1900 al 32% de 1923.

La pujan­te indus­tria mili­tar de esa pri­me­ra eta­pa del impe­ria­lis­mo fue uno de los fac­to­res que expli­can la ralen­ti­za­ción de la caí­da ten­den­cial, ade­más de su pro­pia «juven­tud» expan­si­va que no encon­tra­ba aún muchas resis­ten­cias sis­te­má­ti­cas en los pue­blos, sin olvi­dar­nos del fin de la gue­rra de los Boers en Áfri­ca, la revo­lu­ción mexi­ca­na de 1910 – 1917, la revo­lu­ción de 1905 en Euro­pa y octu­bre de 1917 con la olea­da de revo­lu­cio­nes y con­tra­rre­vo­lu­cio­nes sub­si­guien­tes. Pero entre 1923 y 1929 la tasa media se des­plo­ma del 32% al 22% pre­ci­sa­men­te en los lla­ma­dos «locos años 20» en los que pare­cía que el capi­ta­lis­mo había supe­ra­do para siem­pre todos sus problemas.

La crea­ción de la Inter­na­cio­nal Comu­nis­ta en 1919 azu­zó la caí­da ten­den­cial sobre todo cuan­do en 1920 fijó las vein­tiu­na con­di­cio­nes que debían cum­plir las orga­ni­za­cio­nes que que­rían inte­grar­se en ella. La estra­te­gia polí­ti­co-mili­tar para la lucha comu­nis­ta en aquel con­tex­to mun­dial esta­ba sin­te­ti­za­da en las vein­tiu­na con­di­cio­nes que, en su esen­cia, no eran sino otros tan­tos pun­tos teó­ri­cos de fija­ción con­cep­tual del impe­ria­lis­mo en con­te­ni­do polí­ti­co-mili­tar, en su núcleo de dic­ta­du­ra socio­eco­nó­mi­ca ampa­ra­da en las vio­len­cias. Demos­tra­rían su efec­ti­vi­dad revo­lu­cio­na­ria con­for­me eran prac­ti­ca­das por dece­nas de miles de mili­tan­tes que arries­gan­do des­de la tor­tu­ra has­ta la muer­te, luchan­do con­tra todas las injus­ti­cias. La influen­cia de la Inter­na­cio­nal Comu­nis­ta como una de las fuer­zas que agra­va­ron la cri­sis de 1929 y for­za­ron el esta­lli­do de la Segun­da Gue­rra Mun­dial se com­prue­ba estu­dian­do el impac­to de sus con­gre­sos en la lucha de cla­ses a pesar de que muchos paí­ses los comu­nis­tas eran cuan­ti­ta­ti­va­men­te débiles.

Se ha escri­to mucho sobre la cri­sis del año 1929, así que no vamos a exten­der­nos excep­to en el tema que aho­ra desa­rro­lla­mos, el de la estra­te­gia polí­ti­co-mili­tar capi­ta­lis­ta para resol­ver la cri­sis mor­tal entre la bur­gue­sía y el pro­le­ta­ria­do en pri­mer lugar, y lue­go las cri­sis inter­im­pe­ria­lis­tas. Dejan­do de lado aho­ra el deba­te sobre si el ver­da­de­ro ini­cio de la Segun­da Gue­rra Mun­dial fue en 1931 con la inva­sión japo­ne­sa de Man­chu­ria, en 1936 con la inva­sión ita­lia­na de Etio­pía y con la suble­va­ción fran­quis­ta, o en 1939 con la inva­sión nazi de Polo­nia y rusa de Fin­lan­dia, lo cier­to es que estas gue­rras for­man par­te de un feroz pro­ce­so mili­ta­ris­ta en el que se pro­ba­ban nue­vas armas, tác­ti­cas y estra­te­gias mili­ta­res, nue­vas for­mas de gue­rra psi­co­ló­gi­ca y pro­pa­gan­dís­ti­ca, etc., expe­rien­cias sin las cua­les la gue­rra «ofi­cial» de 1939 – 1945 no hubie­ra alcan­za­do tan­ta letalidad.

Esta pers­pec­ti­va lar­ga de la Segun­da Gue­rra Mun­dial es la que nos per­mi­te com­pren­der­la como un feroz e impla­ca­ble con­jun­to de medi­das deses­pe­ra­das para aplas­tar al comu­nis­mo y dete­ner la caí­da ten­den­cial de la tasa media de bene­fi­cio inten­tan­do abrir otra fase his­tó­ri­ca de cre­ci­mien­to, a lo lar­go de al menos sie­te momentos: 

Pri­me­ro, el inter­ven­cio­nis­mo esta­tal des­ca­ra­do tan­to en las «demo­cra­cias» bur­gue­sas como en las dic­ta­du­ras fas­cis­tas y mili­ta­ris­tas. Segun­do, impo­ner el nazi-fas­cis­mo y el mili­ta­ris­mo en los Esta­dos en los que era fuer­te el movi­mien­to revo­lu­cio­na­rio, des­tro­zán­do­lo. Ter­ce­ro, rear­me masi­vo con la inte­gra­ción de la cien­cia en la gue­rra. Cuar­to, abso­lu­ta sim­pa­tía y apo­yo polí­ti­co-eco­nó­mi­co de la gran bur­gue­sía «demo­crá­ti­ca» hacia el nazi-fas­cis­mo y tole­ran­cia ini­cial a su expan­sio­nis­mo con­tra la URSS, enemi­go mor­tal a des­truir. Quin­to, gue­rra inter­im­pe­ria­lis­ta en Euro­pa por error estra­té­gi­co de Hitler al inva­dir Polo­nia, lue­go exten­di­da a Asia por el ata­que japo­nés a Esta­dos Uni­dos. Sex­to, gue­rra mun­dial total con cua­tro nive­les: por un lado, con­tra la URSS, por otro lado, inter­im­pe­ria­lis­ta, ade­más, con­tra la resis­ten­cia de los pue­blos ocu­pa­dos y por últi­mo, lucha de cla­ses den­tro de los Esta­dos bur­gue­ses. Y sép­ti­mo, pro­yec­to de gue­rra impe­ria­lis­ta con­ven­cio­nal y nuclear con­tra la URSS des­de 1944 que no lle­gó a mate­ria­li­zar­se por varias razo­nes, pero sí se ini­ció una «cru­za­da anti­co­mu­nis­ta mun­dial» que aún sigue.

Como con­se­cuen­cia de esta gue­rra abso­lu­ta entre el capi­tal y el tra­ba­jo, y entre opues­tos capi­ta­lis­mo, la tasa media de bene­fi­cio que en 1929 había caí­do al 22% ascen­dió ver­ti­gi­no­sa­men­te al 37% en 1945: la bar­ba­rie y el caos, la san­gre en can­ti­da­des inima­gi­na­bles, el horror cien­tí­fi­ca­men­te apli­ca­do sal­va­ron al capi­ta­lis­mo. Sin embar­go, pese a tan inhu­mano sal­va­jis­mo des­ata­do, la tasa medi­da del 37% alcan­za­da en 1945 esta­ba por deba­jo de la del 40% de 1869. El capi­ta­lis­mo daba mues­tras de can­san­cio aun habien­do vam­pi­ri­za­do tan­ta ener­gía huma­na, tan­to tra­ba­jo vivo. La pro­pa­gan­da bur­gue­sa habla de los «trein­ta glo­rio­sos» como otra épo­ca dora­da del capi­ta­lis­mo: entre 1945 y 1975, pero en reali­dad entre 1945 y 1966 la tasa media de bene­fi­cio mun­dial des­cen­dió el 37% al 26%, algo supe­rior al 22% de 1929 pero con una cla­ra ten­den­cia de caí­da a pesar de la ter­ce­ra revo­lu­ción tec­no­ló­gi­ca pro­pi­cia­da por la cien­cia mili­ta­ri­za­da, del key­ne­sia­nis­mo y del supues­to «Esta­do del bien­es­tar» (¿?), de la «con­vi­ven­cia pací­fi­ca» garan­ti­za­da por el XX Con­gre­so del PCUS de 1957, del pos­te­rior euro­co­mu­nis­mo y su «recon­ci­lia­ción nacional»…

El siglo XX ha sido defi­ni­do como el siglo de la vio­len­cia, de las gue­rras, y lo que lle­va­mos del siglo XXI indi­ca que hemos entra­do en otra fase de la his­to­ria béli­ca en la que las nue­vas gue­rras «irre­gu­la­res» con­vi­ven con otras con­ven­cio­na­les, con nue­vas doc­tri­nas de con­tra­in­sur­gen­cia, etc. Por otra par­te, ni el neo­li­be­ra­lis­mo y su Con­sen­so de Washing­ton, ni la mara­ña de apa­ra­tos inter­na­cio­na­les de con­trol y direc­ción del capi­ta­lis­mo, ni las suce­si­vas «nue­vas eco­no­mías» –pun​to​.com, eco­no­mía inma­te­rial, eco­no­mía inte­li­gen­te, etc.– ni el impa­ra­ble capi­ta­lis­mo «cri­mi­nal», ni la finan­cie­ri­za­ción ni nada de nada han podi­do evi­tar la cri­sis de 2007 y que siguie­ra cayen­do la tasa media de bene­fi­cio inclu­so con los fuga­ces repun­tes loca­li­za­dos regio­nal­men­te, y en lo que va has­ta 2013 la cues­ta aba­jo lle­ga al 20% como media, con un míni­mo del 18%.

La estra­te­gia polí­ti­co-mili­tar ha sido una cons­tan­te del capi­ta­lis­mo des­de el siglo XVI y en espe­cial des­de el XVII. Como veni­mos expo­nien­do, según se agu­di­za la lucha de cla­ses se refuer­za esta cons­tan­te has­ta aca­pa­rar el grue­so de las tareas de los Esta­dos bur­gue­ses, sobre todo de los impe­ria­lis­tas. La izquier­da euro­pea fue muy cons­cien­te de su impor­tan­cia en la lucha de cla­ses has­ta comien­zos de la déca­da de 1960 cuan­do un con­jun­to de fac­to­res faci­li­ta­ron el desar­me teó­ri­co, polí­ti­co y éti­co paci­fis­ta de los par­ti­dos comu­nis­tas for­ma­dos en la matriz de la URSS. Una redu­ci­da par­te de la izquier­da occi­den­tal siguió fiel a las ense­ñan­zas de la his­to­ria y, al mar­gen de que recu­rrie­ran o no a la lucha arma­da fra­ca­san­do en sus obje­ti­vos, lo fun­da­men­tal es que man­tu­vie­ron esa visión teó­ri­ca sobre la impor­tan­cia de lo mili­tar que vuel­ve a ser impres­cin­di­ble no solo para res­pon­der a la estra­te­gia impe­ria­lis­ta en sí mis­ma sino tam­bién a prác­ti­cas con­tra­rre­vo­lu­cio­na­rias que reapa­re­cen con la cri­sis, como las varias for­mas de neo­fas­cis­mo, racis­mo, terro­ris­mo machis­ta, etc.

No se pue­de redu­cir lo polí­ti­co-mili­tar a la mera estruc­tu­ra jerár­qui­ca de los ejér­ci­tos de la bur­gue­sía, de sus fuer­zas repre­si­vas en suma. En reali­dad es un com­po­nen­te interno a su ideo­lo­gía y prác­ti­ca de cla­se des­de su pri­me­ra apa­ri­ción his­tó­ri­ca, cuan­do se arro­gó para sí y solo para sí el dere­cho a la gue­rra y a la rebe­lión con­tra la tira­nía monár­qui­ca pero los negó al pue­blo tra­ba­ja­dor tan­to para resis­tir­se a esas gue­rras como para rebe­lar­se con­tra la explo­ta­ción bur­gue­sa. Este es el secre­to de la estra­te­gia polí­ti­co-mili­tar de la cla­se domi­nan­te y de su Esta­do como for­ma polí­ti­ca del capital.

Tres son los obje­ti­vos prin­ci­pa­les de la estra­te­gia polí­ti­co-mili­tar: uno, impe­dir que sur­ja y se afian­ce la inde­pen­den­cia polí­ti­ca de cla­se del pue­blo tra­ba­ja­dor; dos, en el caso de no lograr­lo apli­car las medi­das repre­si­vas nece­sa­rias para aplas­tar­la y, tres, según la jerar­quía impe­ria­lis­ta del Esta­do, dis­po­ner de la fuer­za mili­tar sufi­cien­te para ase­gu­rar la explo­ta­ción de otros pue­blos y defen­der el espa­cio de acu­mu­la­ción del capi­tal –«nación» en el sen­ti­do bur­gués– ante posi­bles ata­ques exter­nos. La defen­sa de la pro­pie­dad pri­va­da y del Esta­do del capi­tal son las prio­ri­da­des que dan sen­ti­do uni­ta­rio a esta estra­te­gia por deba­jo de los obje­ti­vos espe­cí­fi­cos de cada nivel.

Tras las lec­cio­nes apren­di­das de la derro­ta de la revo­lu­ción de 1848 – 1849 Marx y Engels des­ve­la­ron minu­cio­sa­men­te ese secre­to en la Cir­cu­lar del Comi­té Cen­tral a la Liga Comu­nis­ta y en El 18 bru­ma­rio de Luis Bona­par­te. Por deba­jo de sus dife­ren­cias, estos tex­tos mues­tran cómo el capi­tal iba gene­ran­do meca­nis­mos de orden glo­bal en los que inter­ac­tua­ban diver­sos ins­tru­men­tos repre­si­vos mate­ria­les y cul­tu­ra­les, par­la­men­ta­rios e ins­ti­tu­cio­na­les pero tam­bién extra y para­es­ta­ta­les, ins­tru­men­tos que se desa­rro­lla­rían aún más con el tiem­po, como la crea­ción de orga­ni­za­cio­nes pre-fas­cis­tas y para­mi­li­ta­res, este pro­ce­so com­ple­jo pue­de deri­var en el fas­cis­mo a par­tir del bona­par­tis­mo, la uti­li­za­ción reac­cio­na­ria de lo que se ha defi­ni­do como «lo irra­cio­nal en polí­ti­ca», la cobar­día de cla­se de la bur­gue­sía «demo­crá­ti­ca» dis­pues­ta a aplas­tar al pro­le­ta­ria­do para impe­dir que siga avan­zan­do en el pro­ce­so revo­lu­cio­na­rio, etc.

Estas ten­den­cias reac­cio­na­rias, ope­ra­ti­vas ya en la mitad del siglo XIX se inte­gra­ban enton­ces den­tro de la estra­te­gia polí­ti­co-mili­tar de la bur­gue­sía a pesar de las inne­ga­bles auto­no­mías rela­ti­vas con las que ope­ra­ban cada una de ellas. La rami­fi­ca­ción ace­le­ra­da de esta lógi­ca es la que expli­ca por ejem­plo que recien­te­men­te se hayan des­cu­bier­to cone­xio­nes nazis en el ejér­ci­to ale­mán tras más de seis déca­das de «des­na­zi­fi­ca­ción». Lo mis­mo debe­mos decir con res­pec­to al auto­ri­ta­ris­mo racis­ta y machis­ta que se expan­de impa­ra­ble en las fuer­zas poli­cia­les cada vez más mili­ta­ri­za­das, en el silen­cia­do ascen­so del fun­da­men­ta­lis­mo cristiano.

Aun­que la for­ma más bru­tal de la estra­te­gia polí­ti­co-mili­tar se des­plie­ga en las gue­rras con­tra­rre­vo­lu­cio­na­rias, gol­pes mili­ta­res y fas­cis­mos, no es menos cier­to que se lle­ga a estas situa­cio­nes solo en momen­tos crí­ti­cos. Por lo gene­ral, la estra­te­gia polí­ti­co-mili­tar tie­ne fases o esca­lo­nes suce­si­vos de menor a mayor vio­len­cia repre­si­va, de con­trol y vigi­lan­cia pre­ven­ti­va a una esca­la­da repre­si­va fre­cuen­te­men­te acom­pa­ña­da por el endu­re­ci­mien­to de la gue­rra psi­co­ló­gi­ca. La Ley Mor­da­za, por ejem­plo, for­ma par­te de los nive­les bajos de la estra­te­gia polí­ti­co-mili­tar de la bur­gue­sía espa­ño­la. No es una sim­ple ley repre­si­va, es par­te de la estra­te­gia global.

Una de las muchas ven­ta­jas que otor­ga el cri­te­rio de actua­li­dad del comu­nis­mo es que nos des­pier­ta de toda som­no­len­cia demo­cra­ti­cis­ta y cre­du­li­dad paci­fis­ta por­que nos des­cu­bre la reali­dad del poder bur­gués en sus bases últi­mas, aun­que no se apli­quen en la prác­ti­ca más que en esca­sa medi­da y siem­pre que no haga fal­ta. La actua­li­dad del comu­nis­mo nos expli­ca que según sea la dure­za de la lucha de cla­ses será la dure­za repre­si­va y que debe­mos pre­pa­rar­nos para ven­cer­la. La nece­si­dad del par­ti­do, de la orga­ni­za­ción comu­nis­ta, vive en esas mis­mas con­tra­dic­cio­nes obje­ti­vas como su anta­go­nis­mo sub­je­ti­vo que, median­te la pra­xis, de trans­for­ma en fuer­za material.

¿Auto­ges­tión, comu­na, cooperativismo…?

La inde­pen­den­cia polí­ti­ca del pue­blo tra­ba­ja­dor, así como la inde­pen­den­cia nacio­nal del pue­blo some­ti­do a expo­lio impe­ria­lis­ta, son los dos enemi­gos irre­con­ci­lia­bles a batir por la estra­te­gia polí­ti­co-mili­tar bur­gue­sa. La inde­pen­den­cia polí­ti­ca de cla­se apa­re­ce como fuer­za cons­cien­te anta­gó­ni­ca una vez que la cla­se obre­ra y el pue­blo tra­ba­ja­dor han asu­mi­do como nece­si­dad la des­truc­ción del Esta­do de la bur­gue­sía y la socia­li­za­ción de la pro­pie­dad privada.

Des­de la apa­ri­ción del comu­nis­mo utó­pi­co, con todas sus limi­ta­cio­nes, la sal­va­guar­da por la cla­se domi­nan­te de su mono­po­lio de la vio­len­cia y de la pro­pie­dad ha sido una cons­tan­te. La inde­pen­den­cia polí­ti­ca del pro­le­ta­ria­do pudo expre­sar­se de for­ma teó­ri­ca a par­tir de la mitad del siglo XIX sobre todo con la Comu­na de París de 1871: des­de enton­ces el comu­nis­mo como auto­ges­tión social gene­ra­li­za­da apa­re­ce ya como un obje­ti­vo cada vez más fac­ti­ble y no úni­ca­men­te como una nece­si­dad. Pero la con­di­ción de su exis­ten­cia es a la vez la cau­sa por la que la bur­gue­sía nece­si­ta liqui­dar­la. Dicho radi­cal­men­te, la con­di­ción de exis­ten­cia de la inde­pen­den­cia polí­ti­ca de cla­se es la exi­gen­cia de des­apa­ri­ción de la pro­pie­dad y vice­ver­sa: son dos exi­gen­cias con­tra­rias, nece­sa­ria­men­te inconciliables.

La inde­pen­den­cia polí­ti­ca de cla­se se desa­rro­lla median­te la peda­go­gía de la pro­pia lucha, asu­mien­do siem­pre que den­tro de la socie­dad capi­ta­lis­ta es impo­si­ble abrir la fase del socia­lis­mo si pre­via­men­te no se ha liqui­da­do el sis­te­ma polí­ti­co-mili­tar bur­gués, su Esta­do de cla­se. El refor­mis­mo dice que sí, y tam­bién lo dice la ter­gi­ver­sa­ción refor­mis­ta de Grams­ci, pero la his­to­ria dice que no. ¿Enton­ces para qué sir­ve el coope­ra­ti­vis­mo, la comu­na, la auto­ges­tión socia­lis­tas que con extre­mas difi­cul­ta­des quie­ren pre­fi­gu­rar el socia­lis­mo siquie­ra en algu­nos de sus prin­ci­pios míni­mos? Sir­ven para apren­der que el pue­blo tra­ba­ja­dor pue­de auto orga­ni­zar­se, auto ges­tio­nar­se, auto deter­mi­nar­se y auto defen­der­se sin nece­si­dad de un poder exte­rior y opresor.

Pero estas prác­ti­cas serán mino­ri­ta­rias si no van uni­das a las gran­des luchas de la cla­se obre­ra y del pue­blo tra­ba­ja­dor con­tra todas las for­mas de explo­ta­ción. Es muy difí­cil desa­rro­llar la con­cien­cia polí­ti­ca nece­sa­ria para crear for­mas embrio­na­rias de auto­ges­tión que pre­fi­gu­ren de algún modo el socia­lis­mo si no se ha apren­di­do en las luchas socia­les coti­dia­nas que no pue­de refor­mar­se la esen­cia del capi­ta­lis­mo: el máxi­mo bene­fi­cio median­te la explo­ta­ción social. La con­cien­cia polí­ti­ca revo­lu­cio­na­ria emer­ge como tal cuan­do se viven­cia en los hechos coti­dia­nos que el capi­ta­lis­mo no se derrum­ba por sí mis­mo sino que hay que des­truir­lo. Des­de esta pers­pec­ti­va, la pra­xis comu­ne­ra en sus múl­ti­ples expre­sio­nes es la for­ma auto­or­ga­ni­za­da más efec­ti­va para debi­li­tar algu­nos de los pila­res más fle­xi­bles y resis­ten­tes del sis­te­ma bur­gués. Es la mejor peda­go­gía pero la más difí­cil de prac­ti­car por­que se enfren­ta a la mis­ma lógi­ca del capi­tal: la ley del valor, la teo­ría de la plus­va­lía, la dic­ta­du­ra del tra­ba­jo abstracto.

En con­di­cio­nes de «paz social», de «nor­ma­li­dad demo­crá­ti­ca», es decir de sumi­sión, la bur­gue­sía tole­ra el sin­di­ca­lis­mo regu­la­do y limi­ta­do al inte­rior de la fábri­ca, del taller; tole­ra la acción par­la­men­ta­ria solo den­tro de sus ins­ti­tu­cio­nes de cla­se; per­mi­te la «acción cívi­ca» en escue­las y uni­ver­si­da­des, hos­pi­ta­les, ser­vi­cios públi­cos; acep­ta la «liber­tad de expre­sión» siem­pre que no demues­tre la irra­cio­na­li­dad del sis­te­ma… Pero de inme­dia­to maqui­na con­tra cual­quier prác­ti­ca auto­or­ga­ni­za­da de inde­pen­den­cia polí­ti­ca de cla­se, la que fue­re, des­de una empre­sa recu­pe­ra­da has­ta una coope­ra­ti­va socia­lis­ta, pasan­do por la acción polí­ti­ca del sin­di­ca­lis­mo revo­lu­cio­na­rio y la supe­di­ta­ción del par­la­men­ta­ris­mo a la lucha de cla­ses, a los movi­mien­tos popu­la­res, a la ini­cia­ti­va del pue­blo trabajador.

Una fron­te­ra poro­sa y fle­xi­ble defi­ne en cada fase de lucha de cla­ses lo tole­ra­ble y lo into­le­ra­ble para el capi­tal, y esa fle­xi­bi­li­dad la deci­de su estra­te­gia polí­ti­co-mili­tar: en últi­mo caso, lo que nun­ca per­mi­te la cla­se domi­nan­te es que la inde­pen­den­cia polí­ti­ca de cla­se del pue­blo tra­ba­ja­dor se con­cre­te en fuer­za de masas con orga­ni­za­cio­nes de con­tra­po­der real capa­ces de infli­gir derro­tas estruc­tu­ra­les al capi­tal y menos aún per­mi­te que de esas vic­to­rias de con­tra­po­der el pue­blo avan­ce a situa­cio­nes de doble poder: aquí está el límite.

La actua­li­dad del comu­nis­mo saca a relu­cir los lími­tes infran­quea­bles de la auto­ges­tión, de las comu­nas, del coope­ra­ti­vis­mo, del con­jun­to de for­mas radi­ca­les de lucha vital coti­dia­na, de lucha polí­ti­ca en su sen­ti­do radi­cal, avi­san­do que la cla­se domi­nan­te nun­ca per­mi­ti­rá que se desa­rro­llen más allá de un lími­te de segu­ri­dad; pero a la vez, la actua­li­dad del comu­nis­mo dice que esas luchas son impres­cin­di­bles, nece­sa­rias en sí mis­mas por su inne­ga­ble efi­ca­cia pedagógica.

¿Y el sis­te­ma patriarco-burgués?

Si la eco­no­mía polí­ti­ca legi­ti­ma la explo­ta­ción capi­ta­lis­ta, su par­cia­li­dad y sub­je­ti­vi­dad se mul­ti­pli­can expo­nen­cial­men­te cuan­do hay que ocul­tar el patriar­ca­do y la opre­sión nacio­nal. La deno­mi­na­da correc­ta­men­te «eco­no­mía invi­si­ble» es una base ele­men­tal de los bene­fi­cios capitalistas.

Estu­dios rigu­ro­sos han lle­ga­do a la con­clu­sión de que el tra­ba­jo de la mujer apor­ta­ba entre el 70% y el 80% de las nece­si­da­des ener­gé­ti­cas huma­nas duran­te el lar­guí­si­mo y deci­si­vo comu­nis­mo pri­mi­ti­vo. Ha sido des­tro­za­da la men­ti­ra de la debi­li­dad bio­ló­gi­ca e inte­lec­tual de la mujer en com­pa­ra­ción con el hom­bre. Sabe­mos que la com­pa­ñe­ra de Marx, Jenny, influ­yó pode­ro­sa­men­te en la redac­ción del Mani­fies­to Comu­nis­ta, del mis­mo modo que lo hicie­ron las ideas de Flo­ra Tris­tán y del femi­nis­mo socia­lis­ta utó­pi­co. El Mani­fies­to cri­ti­ca que la mujer sea un ins­tru­men­to de pro­duc­ción en manos de la bur­gue­sía. Por su par­te, el pen­sa­mien­to de Mary Burns, com­pa­ñe­ra de Engels, fue deci­si­vo para que este com­pren­die­ra la impor­tan­cia de la libe­ra­ción irlandesa.

Para los modos de pro­duc­ción basa­dos en for­mas de pro­pie­dad patriar­cal, la mujer es un ins­tru­men­to de pro­duc­ción cua­li­ta­ti­va­men­te supe­rior a la fuer­za de tra­ba­jo mas­cu­li­na por cua­tro razo­nes: una, tie­ne más resis­ten­cia bio­ló­gi­ca para sobre­vi­vir y para rea­li­zar esfuer­zos con­ti­nua­dos rela­cio­na­dos con su estruc­tu­ra psi­co­so­má­ti­ca media, mien­tras que el hom­bre es más fuer­te en tra­ba­jos pesa­dos. Esta carac­te­rís­ti­ca hace más explo­ta­ble a la mujer en múl­ti­ples tareas: des­de la «eco­no­mía invi­si­ble» en gene­ral has­ta la doble y tri­ple jor­na­da de tra­ba­jo, pasan­do por todas las moda­li­da­des de tra­ba­jo no retri­bui­do, etc.

Dos, la mujer pro­du­ce vida, es decir, pro­du­ce fuer­za de tra­ba­jo explo­ta­ble en todos los sen­ti­dos, pro­du­ce car­ne de cañón para la cla­se domi­nan­te, pero tam­bién pro­du­ce seres huma­nos crí­ti­cos y cons­cien­tes, per­so­nas lucha­do­ras que no se doble­gan ante la injus­ti­cia. La pro­pie­dad patriar­cal vigi­la muy estre­cha­men­te que la mujer solo pro­duz­ca vida alie­na­da. Uno de los medios más inhu­ma­nos para ase­gu­rar­se de que sea así y de que sobre todo pro­duz­ca car­ne de cañón es el infan­ti­ci­dio feme­nino. Otro es la abla­ción del clí­to­ris para des­truir la inde­pen­den­cia sexual y afec­ti­va de la mujer.

Tres, la mujer pro­du­ce cul­tu­ra en el sen­ti­do humano, mar­xis­ta, por­que pro­du­ce valo­res de uso en el tra­ba­jo domés­ti­co aun­que sea bajo explo­ta­ción patriar­cal. Exis­ten muchos indi­cios que sugie­ren que los prin­ci­pa­les avan­ces en la cul­tu­ra de la antro­po­ge­nia fue­ron obra de la mujer, des­de la domes­ti­ca­ción del fue­go has­ta el cono­ci­mien­to de las plan­tas, raí­ces, peque­ños ani­ma­les, así como la pri­me­ra ces­te­ría, tex­ti­les y cerá­mi­ca, o en todo caso tales avan­ces se rea­li­za­ron en socie­da­des matri­li­nea­les, sin domi­na­ción patriar­cal. La his­to­ria de las dio­sas, de la madre-natu­ra­le­za, etc., tam­bién ava­la esta tesis. Cas­trar o con­tro­lar la capa­ci­dad de la mujer para crear cul­tu­ra va a uni­do al con­trol de su poder pro­duc­tor de vida.

Cua­tro y últi­mo, la mujer pro­du­ce pla­cer en el sen­ti­do pleno del tér­mino, no en el pobre sen­ti­do del pla­cer patriar­cal cen­tra­do en su sexua­li­dad mas­cu­li­na, falo­cén­tri­co. Al mar­gen de las suce­si­vas for­mas his­tó­ri­cas de fami­lia, los cui­da­dos mater­na­les con su afec­ti­vi­dad en la pri­me­ra crian­za has­ta las rela­cio­nes inter­per­so­na­les duran­te la vida, este pro­ce­so es bási­co para garan­ti­zar un míni­mo de feli­ci­dad y de pla­cer. Inclu­so en la edu­ca­ción infan­til rea­li­za­da solo por hom­bres, por lo que la tran­qui­li­dad afec­ti­va y emo­cio­nal –cla­ves para enten­der el pla­cer– se obtie­ne por méto­dos no machis­tas, no patriar­ca­les, por­que ya exis­te una eman­ci­pa­ción rela­ti­va post patriar­cal. Mani­pu­lar o ani­qui­lar esta for­ma de pla­cer es una nece­si­dad para el orden patriar­co-bur­gués, para su con­su­mis­mo basa­do en el mer­ca­do sexo-sim­bó­li­co y para la indus­tria cultural.

Los suce­si­vos modos de pro­duc­ción basa­dos en la pro­pie­dad patriar­cal, que es par­te de la pro­pie­dad pri­va­da de los medios de pro­duc­ción, han varia­do las dife­ren­cias de esta­tus de cla­se entre las muje­res tra­ba­ja­do­ras explo­ta­das y las muje­res de las cla­ses explo­ta­do­ras, de modo que no pode­mos hacer un cor­te abso­lu­to entre muje­res y hom­bres. Exis­te una cone­xión irrom­pi­ble entre la mujer explo­ta­da en la Sume­ria de hace 6.000 años y la tra­ba­ja­do­ra actual, al igual que la exis­te, en el lado con­tra­rio, entre la mujer de la cla­se domi­nan­te sume­ria y la tra­ba­ja­do­ra actual. Cada modo de pro­duc­ción basa­do en la pro­pie­dad pri­va­da exi­ge su estu­dio deta­lla­do: las muje­res de las cla­ses explo­ta­do­ras siem­pre han vivi­do mejor que las muje­res de las cla­ses explo­ta­das y debié­ra­mos decir que las muje­res ricas han intui­do o sabi­do que vivían bien a cos­ta de las muje­res explotadas.

Con­si­de­ran­do todo esto, pode­mos com­pren­der las diná­mi­cas que hacen de la mujer un «ins­tru­men­to de pro­duc­ción» sean impres­cin­di­bles para el capi­ta­lis­mo. Un estu­dio de 2015 afir­ma­ba que la mujer apor­ta­ba el 52% del tra­ba­jo mun­dial pero reci­bía un 24% de sala­rio menos que los hom­bres y ocu­pa­ba el 25% de los pues­tos admi­nis­tra­ti­vos. Cuan­do se pro­fun­di­za en la explo­ta­ción y se lle­ga al tra­ba­jo del cui­da­do en la fami­lia, tra­ba­jo no remu­ne­ra­do, enton­ces la apor­ta­ción de la mujer se incre­men­ta por tér­mino medio mun­dial en cin­co sema­nas más de tra­ba­jo no remu­ne­ra­do al año.

Según un estu­dio de 2010 del Ban­co Mun­dial las muje­res apor­ta­ban alre­de­dor del 47% del gas­to medio en salud, sien­do el 48,8% de ese por­cen­ta­je en for­ma de tra­ba­jo no remu­ne­ra­do. En 2015 una inves­ti­ga­ción publi­ca­da por la pres­ti­gio­sa revis­ta The Lan­cet afir­ma­ba que la apor­ta­ción de la mujer a la salud supo­nía el 4,8% del PIB mun­dial. El tra­ba­jo no remu­ne­ra­do de cui­da­do de la infan­cia por par­te de las muje­res vie­ne a supo­ner el 13% del PIB mun­dial a comien­zos de 2016. Un estu­dio de comien­zos de 2017 del BBVA afir­ma el PIB mun­dial aumen­ta­ría en un 12% si se tuvie­se en cuen­ta el tra­ba­jo no remu­ne­ra­do de la mujer.

El capi­ta­lis­mo en su con­jun­to y los hom­bres en su indi­vi­dua­li­dad obtie­nen ingen­tes sobre­ga­nan­cias mate­ria­les y psi­co­ló­gi­cas con la explo­ta­ción dia­ria de la cuá­dru­ple fuer­za de tra­ba­jo de la mujer. Un dúc­til y ten­ta­cu­lar sis­te­ma de domi­na­ción repro­du­ce las explo­ta­cio­nes según los alti­ba­jos de la lucha femi­nis­ta. Una vez más, el Esta­do patriar­co-bur­gués es cla­ve para man­te­ner las opre­sio­nes, for­zan­do que inclu­so en el inte­rior del machis­mo más furi­bun­do se con­ce­dan a la mujer algu­nos dere­chos bur­gue­ses: ser poli­cía y mili­tar, tam­bién juez, altos car­gos polí­ti­cos y reli­gio­sos… pero siem­pre den­tro del sis­te­ma y sin alte­rar lo sustancial.

Una de las fuer­zas irra­cio­na­les que sos­tie­ne la domi­na­ción patriar­cal es la nece­si­dad mas­cu­li­na de reafir­mar­se ante un uni­ver­so de mie­dos y dudas que los suce­si­vos sis­te­mas patriar­ca­les han man­te­ni­do acti­vos en lo pro­fun­do de la per­so­na­li­dad machis­ta. La duda y el mie­do mani­pu­la­dos impul­san com­por­ta­mien­tos auto­ri­ta­rios y bru­ta­les. Las reli­gio­nes del libro –judaís­mo, cris­tia­nis­mo e isla­mis­mo– jue­gan aquí una tarea fun­da­men­tal en la que lue­go nos exten­de­re­mos. De este modo, la siner­gia entre ganan­cia mate­rial y mie­do y duda expli­ca mucha de la per­sis­ten­cia his­tó­ri­ca del terro­ris­mo machis­ta. ¿Qué dudas y qué mie­dos social­men­te cons­trui­dos y mantenidos?

Uno es el mie­do a la mens­trua­ción: la mujer rom­pe la sim­plo­na lógi­ca mas­cu­li­na que cree que la san­gre solo pue­de sur­gir de una agre­sión exter­na ases­ta­da a la pasi­va natu­ra­le­za de la mujer. Para el pen­sa­mien­to patriar­cal la natu­ra­le­za, la mujer, es pasi­va en sí y por sí, por lo que debe ser domi­na­da, fecun­da­da, pene­tra­da para que sea pro­duc­ti­va, y eso pro­du­ce san­gre y dolor. La men­ta­li­dad mas­cu­li­na, y más en su expre­sión bur­gue­sa, no com­pren­de que la natu­ra­le­za tie­ne vida pro­pia, se rige y fun­cio­na por sus leyes espe­cí­fi­cas y que por eso mis­mo la mujer mens­trua por­que es una fuer­za inde­pen­dien­te, no mens­trua por debi­li­dad sino por su supe­rio­ri­dad cua­li­ta­ti­va: pro­du­cir vida. La men­ta­li­dad eco­ci­da del sis­te­ma patriar­co-bur­gués cree que, al con­tra­rio, esa san­gre expre­sa la debi­li­dad con­sus­tan­cial a la mujer natu­ra­li­za­da. Pero la expe­rien­cia ense­ña que no es así y por eso el hom­bre vuel­ve a la per­ple­ji­dad, a la incom­pren­sión, al recha­zo y al miedo.

Otro, el segun­do, es el himen, la vir­gi­ni­dad como mues­tra de una posi­ble liber­tad de la mujer que debe ser impe­di­da. El hom­bre no pue­de per­mi­tir que sea la mujer la que deci­da cuán­do y con quién pier­de su vir­gi­ni­dad, y menos tenien­do en cuen­ta la creen­cia de que la mujer como la natu­ra­le­za ha de ser fecun­da­da por su pro­pie­ta­rio. La solu­ción patriar­cal es hacer de la mujer vir­gen pro­pie­dad del hom­bre. Saber o creer que es el pri­me­ro que rom­pe el himen le tran­qui­li­za por un tiem­po ya que cree que la mujer no tie­ne expe­rien­cia, no tie­ne refe­ren­cia algu­na para com­pa­rar y que pue­de así vivir enga­ña­da. Pero es un con­sue­lo vano y fugaz por­que pron­to le sur­ge la duda.

El ter­ce­ro es el del par­to o dicho de for­ma cru­da: el de la pater­ni­dad. Has­ta que la cien­cia creó el méto­do gené­ti­co, la pater­ni­dad era un acto de fe, y sigue sién­do­lo para quie­nes no pue­den pagar­lo o no se atre­ven a encar­gar­lo, o creen que un 98% o 99% de cer­ti­dum­bre nun­ca es sufi­cien­te. Siem­pre revo­lo­tean las dudas sobre eso que lla­man «infi­de­li­dad», «enga­ño», «rela­cio­nes simul­tá­neas», etc. El acce­so a los anti­con­cep­ti­vos, la liber­tad rela­ti­va que per­mi­te el tra­ba­jo extra domés­ti­co, las aper­tu­ra de rela­cio­nes que posi­bi­li­ta inter­net, estos y otros cam­bios aumen­tan las dudas no ya estric­ta­men­te sobre la pater­ni­dad sino sobre la liber­tad ente­ra de la mujer.

¿Qué hacer fren­te a tan­ta duda crea­da y man­te­ni­da social­men­te que corroe la auto­es­ti­ma del hom­bre? Hay que saber que toda rela­ción explo­ta­do­ra como es la del «amor» bur­gués empie­za a fallar en su efi­ca­cia, en la obten­ción de la tasa media de bene­fi­cio sexo-eco­nó­mi­co y afec­ti­vo que es en su esen­cia, la duda obli­ga al patrón-mari­do a ampliar los con­tro­les. Como en toda diná­mi­ca de explo­ta­ción para obte­ner un bene­fi­cio, tam­bién en el «amor», ocu­rre que el aumen­to de las vigi­lan­cias ter­mi­na bien por encres­par las resis­ten­cias bien por caer en la pasi­vi­dad, lo que siem­pre redun­da en un des­cen­so de los bene­fi­cios obte­ni­dos por el explotador.

Fren­te al mis­te­rio de la mens­trua­ción, la vir­gi­ni­dad y la pater­ni­dad, la espe­ci­fi­ci­dad del poder patriar­cal hace que la vio­len­cia opre­so­ra adquie­ra muchas más for­mas, sien­do la de la vio­la­ción físi­ca y la muer­te su prác­ti­ca cul­mi­nan­te aun­que hay otras tan­tas for­mas de vio­la­ción como resis­ten­cias hay que ven­cer. La cate­go­ría gene­ral de vio­la­ción es cla­ve en los modos de pro­duc­ción basa­dos en la pro­pie­dad patriarcal.

Nun­ca se desa­rro­lla­rá el comu­nis­mo si el sis­te­ma patriar­co-bur­gués sigue actua­li­zan­do estos mie­dos que impul­san bru­ta­les fuer­zas contrarrevolucionarias.

¿Reli­gio­nes?

El comu­nis­mo como posi­bi­li­dad y nece­si­dad actua­les engar­za con la anti­gua uto­pía del rei­no de la jus­ti­cia que apa­re­ce en las pri­me­ras refe­ren­cias a la lucha con­tra la mise­ria y la explo­ta­ción. La fuer­za evo­ca­do­ra y movi­li­za­do­ra de la jus­ti­cia en su expre­sión utó­pi­ca vol­vió a ser con­fir­ma­da con la rebe­lión tai­ping en la Chi­na de 1851 – 1864, en la que un cris­tiano con­ver­so supo adap­tar a la cul­tu­ra cam­pe­si­na el igua­li­ta­ris­mo que late en ver­sio­nes popu­la­res del cris­tia­nis­mo. La muy dife­ren­te cul­tu­ra chi­na no fue obs­tácu­lo para que el pue­blo explo­ta­do has­ta la exte­nua­ción lucha­ra deses­pe­ra­da­men­te en una lar­ga gue­rra social que solo fue ven­ci­da con el apo­yo mili­tar sis­te­má­ti­co del colo­nia­lis­mo occi­den­tal a la podri­da y corrup­ta cla­se domi­nan­te chi­na, con un cos­to humano que se esti­ma de entre 20 y 50 millo­nes de muertes.

La faci­li­dad con la que el sin­cre­tis­mo utó­pi­co cua­jó en Chi­na se expli­ca por la dia­léc­ti­ca entre la obje­ti­vi­dad de la explo­ta­ción y la sub­je­ti­vi­dad del men­sa­je igua­li­ta­ris­ta. En las reli­gio­nes del libro, de la Biblia, son fre­cuen­tes las refe­ren­cias a la pro­pie­dad común en sen­ti­do lite­ral o figu­ra­do, tam­bién en las denun­cias de la corrup­ción y de los abu­sos de los ricos con­tra los pobres. Cle­men­te de Roma, de fina­les del siglo I, deri­va­ba el nom­bre de Caín del hebreo que sig­ni­fi­ca­ba algo así como envi­dia de la pose­sión, envi­dia de la pro­pie­dad aje­na y apro­pia­ción pri­va­da de la tie­rra. Pero a pesar de la rela­ti­va abun­dan­cia de denun­cias de la pro­pie­dad pri­va­da, hay que decir que, de un lado, se ins­cri­bían en la esfe­ra de la éti­ca indi­vi­dual y, por otro lado, eran con­tra­rres­ta­das por otras muchas en defen­sa de esa mis­ma pro­pie­dad y de acep­ta­ción sumi­sa del orden esta­ble­ci­do. Como míni­mo hay cin­co refe­ren­cias míti­cas con­tra­dic­to­rias en sí mis­mas que abren pers­pec­ti­vas de resis­ten­cia de masas si pre­via­men­te exis­ten con­di­cio­nes obje­ti­vas y sub­je­ti­vas que las faci­li­tan e impul­san, o que las cie­rran al con­de­nar las rebel­días a los peo­res castigos. 

La pri­me­ra es el mito del ángel caí­do, de la pri­me­ra rebe­lión con­tra dios por par­te de ánge­les que fue­ron derro­ta­dos y con­de­na­dos al infierno eterno. Uno de los peo­res cas­ti­gos fue el de cor­tar­les las alas, ampu­tar­les una de las cua­li­da­des bási­cas, la de no tener que andar por la tie­rra: sin alas nun­ca podrán volar has­ta la altu­ra de dios, estan­do por tan­to siem­pre deba­jo de él con la inde­fen­sión que ello aca­rrea. Des­de enton­ces, el ángel caí­do fue con­ver­ti­do en dia­blo, en Satán, en el Mal. El peor peca­do capi­tal, el de la sober­bia, fue impu­tado para siem­pre al dia­blo. Y la humil­dad es la pri­me­ra de las sie­te vir­tu­des. Des­de enton­ces las ansias de jus­ti­cia, los moti­nes y las rebe­lio­nes utó­pi­cas y ucró­ni­cas han teni­do que supe­rar el estig­ma con­tra­rre­vo­lu­cio­na­rio de la sober­bia como peca­do horren­do que anu­la toda legi­ti­mi­dad a la resis­ten­cia, excep­to aque­lla per­mi­ti­da por la Igle­sia cuan­do jus­ti­fi­ca el tira­ni­ci­dio, el dere­cho a derri­bar o matar al tirano cuan­do incum­ple la ley de dios.

La segun­da es el mito sume­rio de la mujer rebel­de, de Lilith, que se man­tie­ne pre­sen­te en las tra­di­cio­nes anti­guas y en el judaís­mo oral pero cuyo nom­bre fue borra­do en la ver­sión cris­tia­na de la Biblia para ani­qui­lar toda posi­bi­li­dad de libe­ra­ción de la mujer. Lilith se sepa­ró de Adán y fue a vivir libre lo que es imper­do­na­ble. La defen­sa de la dig­ni­dad es una cons­tan­te en Lilith: se nega­ba a estar deba­jo del hom­bre duran­te el pla­cer sexual; de nue­vo apa­re­ce la sim­bo­lo­gía de la ver­ti­ca­li­dad del poder. Eva y María son los mitos anta­gó­ni­cos crea­dos para extir­par el poder evo­ca­dor de Lilith. La Biblia cris­tia­na endu­re­ce el machis­mo de los libros judíos por­que en estos hay dos ver­sio­nes de la crea­ción de Eva: en la pri­me­ra, dios la crea a la vez que Adán; en la segun­da, dios duer­me a Adán y crea a Eva de una de sus cos­ti­llas. El cris­tia­nis­mo ofi­cia­li­za la segun­da ver­sión para refor­zar el poder patriarcal.

La ter­ce­ra es el mito de la expul­sión del Paraí­so, de la prohi­bi­ción del pen­sa­mien­to crí­ti­co y cien­tí­fi­co, la con­de­na al tra­ba­jo y al par­to con dolor, como cas­ti­go de dios a Adán y a Eva por des­obe­de­cer­le. La cruel­dad de este mito es inhu­ma­na y por ello es uno de los argu­men­tos irre­ba­ti­bles de la correc­ción éti­ca del ateís­mo huma­nis­ta y comu­nis­ta: «dios es malo» por­que prohí­be «comer del árbol de la cien­cia del bien y del mal», ya que la man­za­na nos hará «ser como dios». La res­pon­sa­ble del peca­do es Eva aun­que tam­bién lo es Adán por no man­te­ner su auto­ri­dad sien­do embau­ca­do por ella. Des­de enton­ces vol­ver al Paraí­so ha sido un anhe­lo pero lleno de temo­res para no vol­ver a pro­vo­car la ira divina.

La cuar­ta es el mito de las Bien­aven­tu­ran­zas o del Ser­món de la Mon­ta­ña, en el que las bien­aven­tu­ran­zas ofi­cial­men­te admi­ti­das pue­den ser inter­pre­ta­das de modos dife­ren­tes, opues­tos y has­ta con­tra­rios según los intere­ses socia­les en lucha en cada épo­ca. No vamos a dis­cu­tir aquí el hecho de que solo Mateos y Lucas hacen refe­ren­cia a este ser­món pero con dife­ren­cias, ya que lo que nos intere­sa es su uso social: por un lado, se con­de­na la injus­ti­cia pero se exi­ge pasi­vi­dad, man­se­dum­bre y se ensal­za el paci­fis­mo; por otro lado, se insi­núa que ven­ce­rán los que sufren per­se­cu­ción por defen­der la jus­ti­cia. Pero esa ambi­güe­dad está muy esco­ra­da hacia la espe­ra pasi­va de la lle­ga­da del Mesías.

Y la quin­ta es el mito de las Sie­te Pala­bras, en el que se expo­nen las debi­li­da­des del Jesús Hom­bre. P. Casal­dá­li­ga, repre­sen­tan­te de la teo­lo­gía de la libe­ra­ción, ha inten­ta­do des­ci­frar las con­tra­dic­cio­nes irre­so­lu­bles de las Sie­te Pala­bras pero fra­ca­sa en todas, sobre todo en la cuar­ta: «Dios mío, Dios, mío, ¿por qué me has aban­do­na­do? Todos nues­tros peca­dos se hacen hema­to­ma en tu Car­ne, oh Ver­bo. Todos nues­tros ric­tus te defor­man el Ros­tro. En tu sole­dad se refu­gian todas las sole­da­des de la His­to­ria Huma­na… En tu gri­to ven­ci­do (¡mis­te­rio­sa vic­to­ria!) deto­nan, oh Jesús, todos nues­tros gri­tos aho­ga­dos, todas nues­tras blas­fe­mias… ‑Dios mío, Dios mío, ¿por qué me has aban­do­na­do? ¿Por qué nos aban­do­nas en la duda, en el mie­do, en la impo­ten­cia? ¿Por qué te callas, Dios, por qué te callas delan­te de la injus­ti­cia, en Rio o en Colom­bia, en Áfri­ca, en el mun­do, ante los tri­bu­na­les o en los bancos…?».

Ampa­rán­do­se en estas y otras con­tra­dic­cio­nes, las buro­cra­cias reli­gio­sas no han teni­do muchas difi­cul­ta­des para domi­nar des­de su inte­rior las corrien­tes utó­pi­cas que han ido sur­gien­do y cuan­do no han podi­do abor­tar­las en un prin­ci­pio han pedi­do ayu­da a los ejér­ci­tos de las cla­ses domi­nan­tes para aplas­tar­las en el cam­po de bata­lla. Muchas veces han recu­rri­do a los dos méto­dos, como ha sido el caso recien­te en Nues­tra Amé­ri­ca con la teo­lo­gía de la libe­ra­ción, hoy redu­ci­da a una som­bra. En el Esta­do espa­ñol, el nacio­nal cato­li­cis­mo no tar­dó mucho en des­pla­zar las super­fi­cia­les inno­va­cio­nes de la épo­ca de Taran­cón y en Eus­kal Herria los famo­sos «curas vas­cos» nun­ca han dado el paso para crear una «una igle­sia nacio­nal» como sí hicie­ron los movi­mien­tos pro­tes­tan­tes des­de el angli­ca­nis­mo del siglo XVI, o como pudo haber­lo inten­ta­do el movi­mien­to hugo­no­te de Hego Eus­kal Herria, fra­ca­san­do. El meri­to­rio esfuer­zo de cris­tia­nos como Herria 2000 Eli­za cho­ca con­tra una máqui­na auto­ri­ta­ria deci­di­da a expan­dir su poder.

El fun­da­men­ta­lis­mo cris­tiano se está reor­ga­ni­zan­do y avan­za mien­tras la pren­sa solo habla del fun­da­men­ta­lis­mo isla­mis­ta; sin embar­go el pri­me­ro es poten­cial­men­te mucho más des­truc­tor que el segun­do dado que domi­na reli­gio­sa­men­te en el impe­ria­lis­mo occi­den­tal. Con res­pec­to a la reac­ción cris­tia­na, el grue­so de la izquier­da está come­tien­do un error muy pare­ci­do al de la des­preo­cu­pa­ción de la estra­te­gia polí­ti­co-mili­tar bur­gue­sa: no for­mar a su mili­tan­cia en la defen­sa a ultran­za del ateís­mo mili­tan­te, de los valo­res huma­nos socia­lis­tas, de las ense­ñan­zas de la cien­cia crí­ti­ca, del internacionalismo.

Iña­ki Gil de San Vicente

Eus­kal Herria, 29 de mayo de 2017

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on Facebook
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.