Erre­ka­leor, ¿quién ha per­di­do el norte?

En una recien­te edi­to­rial y toman­do como refe­ren­cia los acon­te­ci­mien­tos del barrio gaz­teiz­ta­rra de Erre­ka­leor Boltxe carac­te­ri­za­ba al PNV, como enemi­go (lo vol­ve­mos a repe­tir para que no que­de lugar a la duda… e ne mi go) decla­ra­do del Pue­blo Tra­ba­ja­dor Vas­co y sus aspi­ra­cio­nes a cons­truir la patria femi­nis­ta, socia­lis­ta y sobe­ra­na que como pue­blo nece­si­ta­mos para nues­tra libe­ra­ción social, nacio­nal, de géne­ro y de clase.
En sus más de cien años de exis­ten­cia, el PNV nun­ca ha ela­bo­ra­do una estra­te­gia que vaya a la con­se­cu­ción de esos obje­ti­vos. El PNV de hoy, es des­cen­dien­te direc­to de aquel PNV toma­do al asal­to por Sota y el res­to de la oli­gar­quía vas­ca, que bebió del car­lis­mo más fun­da­men­ta­lis­ta y reac­cio­na­rio. Es des­cen­dien­te del par­ti­do que en 1936 dudó entre apo­yar el gol­pe fas­cis­ta o no hacer­lo. Es el mis­mo PNV que al ter­mi­nar la mal lla­ma­da «gue­rra civil» opto por sal­va­guar­dar los intere­ses de las cla­ses domi­nan­tes de las enton­ces lla­ma­das «pro­vin­cias vas­con­ga­das» y hacer nego­cios a la espe­ra de acontecimientos.
El mis­mo par­ti­do que se puso a dis­po­si­ción de la CIA y la inte­li­gen­cia bri­tá­ni­ca en el mar­co de la gue­rra fría, posi­cio­nán­do­se con la reac­ción mun­dial. El que exas­pe­ró a sus sec­to­res más jóve­nes y diná­mi­cos que ante aquel esta­tus quo opta­ron por crear otra orga­ni­za­ción, esta vez sí, inde­pen­den­tis­ta y con el paso de los años socialista.
El PNV del que habla­mos es el mis­mo que en Txi­ber­ta optó por ges­tio­nar una comu­ni­dad, la Comu­ni­dad Autó­no­ma Vas­ca, para así posi­bi­li­tar que la bur­gue­sía vas­ca con­ti­nua­se enri­que­cién­do­se a cos­ta del pue­blo tra­ba­ja­dor vasco.
Des­de ese mis­mo momen­to enten­dió que el MLNV y la Izquier­da Aber­tza­le era su enemi­go y actuó en consecuencia.
La repre­sión fue ejer­ci­da des­de el Gobierno Vas­co con tan­ta dure­za como des­de los dife­ren­tes gobier­nos fran­ce­ses y espa­ño­les. No duda­ron a que el Mos­sad for­ma­se a los cua­dros de la poli­cía vas­ca para ejer­cer con efi­ca­cia esa represión.
La dis­per­sión de las pre­sas y pre­sos polí­ti­cos vas­cos con­tó con el apo­yo del PNV. Los «días de Ermua» con­ta­ron con el PNV a pie de pan­car­ta y agre­sión. Sus per­so­na­jes más sinies­tros y que más odio mos­tra­ban hacia el MLNV eran quie­nes diri­gían el par­ti­do y el gobierno vas­con­ga­do. Estu­vie­ron en pri­me­ra línea de esa repre­sión generalizada.
Nun­ca cre­ye­ron ni en Liza­rra-Gara­zi ni en el Plan Iba­rretxe. Ellos tenían cla­ra su apues­ta para con­ti­nuar sien­do una auto­no­mía del Esta­do espa­ñol. De Nafa­rroa e Ipa­rral­de qué decir, los deja­ron total­men­te de lado y olvi­da­dos. ¡No eran su problema!
Hoy el PNV es idén­ti­co a este PNV cen­te­na­rio del que hemos habla­do muy por enci­ma. En el tin­te­ro que­dan dece­nas de actua­cio­nes que acre­di­tan su ine­quí­vo­ca apues­ta por Espa­ña. El PNV de hoy pac­ta con el PP como lo hizo hace vein­te años en la épo­ca de Aznar. Es alia­do de Espa­ña en des­acre­di­tar los pro­ce­sos esco­ce­ses o cata­lán. Nin­guno es su mode­lo. Su úni­co mode­lo es seguir tra­tan­do de «sedu­cir a Espa­ña» como dijo Josu Jon Imaz.
Hoy vemos al PNV más des­ca­ra­da­men­te regio­na­lis­ta y neo­li­be­ral. Tie­nen cla­ro su nor­te y no se van a mover ni un ápice.
Vol­vien­do a Erre­ka­leor, y pasa­dos varios días de la exi­to­sa mani­fes­ta­ción que recha­za­ba la actua­ción del ayun­ta­mien­to gas­teiz­ta­rra, no vemos que el ayun­ta­mien­to vaya a variar su pos­tu­ra y sigue apos­tan­do por derri­bar el barrio y empe­zar a espe­cu­lar con esos terre­nos que, dicho sea de paso, son pro­pie­dad del pue­blo tra­ba­ja­dor vas­co, así como lo son el res­to de las tie­rras vas­cas, no de nin­gu­na oli­gar­quía ni burguesía.
Tene­mos que reco­no­cer que el PNV es con­se­cuen­te con su per­fil bur­gués y dere­chis­ta. Tie­ne unos obje­ti­vos y actúa en con­se­cuen­cia. Pero hay que remar­car una vez más en que si gobier­nan en Gas­teiz es gra­cias a una EH Bil­du que le rega­ló la alcal­día. Aho­ra ya pue­den llo­ri­quear sobre la situa­ción en Erre­ka­leor, pero tie­nen que acep­tar su res­pon­sa­bi­li­dad en todo lo que está pasan­do en ese barrio. Las lágri­mas de coco­dri­lo no sir­ven para nada.
Solo nos que­da pre­gun­tar­nos quién ha per­di­do el norte.
Boltxe Kolek­ti­boa
10 de junio de 2017

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *