La cam­pa­ña anti­co­mu­nis­ta de Vla­di­mir Putin y la natu­ra­le­za del Esta­do ruso

El pre­si­den­te de Rusia, Vla­di­mir Putin, inau­gu­ró a prin­ci­pios de esta sema­na, acom­pa­ña­do de una cohor­te de sacer­do­tes, un obis­po y nume­ro­sas jerar­quías de la rena­ci­da Igle­sia orto­do­xa de ese país, un tem­plo dedi­ca­do, según reza el anun­cio ofi­cial, a las «víc­ti­mas del comu­nis­mo». Como suce­die­ra en la Rusia de los zares, el jefe del Esta­do fue acom­pa­ña­do la cere­mo­nia del acto inau­gu­ral por «su con­fe­sor» per­so­nal, el obis­po Tijón Shevnukov.

No fal­tan quie­nes resul­tan nega­ti­va­men­te sor­pren­di­dos por este tipo de even­tos. Y es que suce­de que, de for­ma para­dó­ji­ca, den­tro y fue­ra de Rusia, hay no pocos comu­nis­tas y gen­tes per­te­ne­cien­tes a la izquier­da que no aho­rran sus sim­pa­tías hacia el actual pre­si­den­te de Rusia, Vla­di­mir Putin.

Sin embar­go, la carre­ra de Vla­di­mir Putin no difie­re un solo ápi­ce de la de cual­quie­ra de los miles de buró­cra­tas de la anti­gua URSS, que inte­gra­ron la cas­ta esta­tal que se fue hacien­do con el apa­ra­to del Esta­do sovié­ti­co en el cur­so de las últi­mas déca­das de la exis­ten­cia de ese país.

Una vez que las bases socia­lis­tas sobre las que se asen­ta­ba aquel país fue­ron des­trui­das, los buró­cra­tas que deten­ta­ban la direc­ción de las empre­sas públi­cas u ocu­pa­ban car­gos de pri­me­ra impor­tan­cia en el apa­ra­to del Esta­do se apro­pia­ron de lo que has­ta enton­ces había sido pro­pie­dad colec­ti­va. Uno de esos usur­pa­do­res fue Vla­di­mir Putin, un abo­ga­do naci­do en 1952, gra­dua­do en la uni­ver­si­dad esta­tal de Lenin­gra­do y que, pos­te­rior­men­te, pre­ten­dió hacer carre­ra ingre­san­do en el ser­vi­cio de inte­li­gen­cia sovié­ti­co de la KGB.

Has­ta fina­les de los años 90, Vla­di­mir Putin fue un per­fec­to des­co­no­ci­do en la Rusia post­co­mu­nis­ta. Eso fue así has­ta que, por indi­ca­cio­nes expre­sas de Boris Yel­tsin, el alcohó­li­co ex pre­si­den­te que ven­dió a su país a los Esta­dos Uni­dos como si de un far­do de reta­les se tra­ta­ra, se con­vir­tió en su suce­sor en el mar­co de una estruc­tu­ra esta­tal en pleno esta­do de descomposición.

La implo­sión de la anti­gua Unión Sovié­ti­ca se pro­du­jo mien­tras Vla­di­mir Putin pres­ta­ba sus ser­vi­cios de espio­na­je en la anti­gua Repú­bli­ca Demo­crá­ti­ca Ale­ma­na. Putin apro­ve­chó la oca­sión para regre­sar a Lenin­gra­do. Allí, a tra­vés de víncu­los que se des­co­no­cen, se con­vir­tió en ase­sor de Ana­toly Sob­chak, enton­ces pre­si­den­te de la Dipu­tación de Lenin­gra­do. Ese fue el prin­ci­pio de una carre­ra polí­ti­ca que se iba a carac­te­ri­zar por una inmen­sa ambi­ción y un ver­ti­gi­no­so ascenso.

Tras el triun­fo de su pro­tec­tor Sob­chak en las elec­cio­nes a la alcal­día lenin­gra­den­se, Putin pasó a ser jefe del Comi­té de Rela­cio­nes Exte­rio­res del Ayun­ta­mien­to, y vicealcalde.

En 1996, des­pués de la derro­ta de Sob­chak en los comi­cios de turno, Putin aban­do­nó a su pro­tec­tor, tras­la­dán­do­se a Mos­cú, con un pues­to en la admi­nis­tra­ción del dip­só­mano Boris Yel­tsin. Pron­to éste últi­mo lo con­ver­ti­ría en su favo­ri­to para la sucesión.

En el año 1998 fue nom­bra­do direc­tor del Ser­vi­cio Fede­ral de Segu­ri­dad, pues­to que a par­tir de mar­zo del año siguien­te ocu­pó de for­ma simul­tá­nea con el de secre­ta­rio del Con­se­jo de Segu­ri­dad Nacio­nal, un pues­to cla­ve en la tur­bu­len­ta y des­or­de­na­da Rusia de esa década.

En agos­to de ese mis­mo año enca­be­zó el Gobierno de Rusia y lan­zó una exi­to­sa segun­da gue­rra con­tra el sepa­ra­tis­mo che­cheno. Hecho que, en un país inmer­so en un caó­ti­co pro­ce­so de des­mem­bra­mien­to, le pro­por­cio­nó una inmen­sa popularidad.

Cuan­do Boris Yel­tsin, acu­sa­do de múl­ti­ples escán­da­los de corrup­ción, anun­ció su dimi­sión el 31 de diciem­bre de 1999, Putin, de acuer­do con la nue­va Cons­ti­tu­ción rusa, se con­vir­tió en pre­si­den­te inte­ri­no. La suce­sión, según comen­tó la pren­sa de enton­ces, se reali­zó como resul­ta­do de un pac­to sus­cri­to entre el suce­sor y el here­de­ro, en el que este últi­mo se com­pro­me­tía a blin­dar fren­te a la per­se­cu­ción judi­cial a la fami­lia Yel­tsin, acu­sa­da reite­ra­da­men­te de nepo­tis­mo y de par­ti­ci­par en gigan­tes­cos nego­cios resul­tan­tes de la pri­va­ti­za­ción de las empre­sas estatales.

La par­ti­ci­pa­ción de Vla­di­mir Putin en actos anti­co­mu­nis­tas como el cita­do ni son inusua­les ni tie­nen nada de extra­ños. Coin­ci­den ple­na­men­te con la ideo­lo­gía domi­nan­te entre aque­llos que se hicie­ron con el domi­nio de los res­tos del des­ven­ci­ja­do Esta­do sovié­ti­co y de sus empre­sas esta­ta­les. Vla­di­mir Putin no sólo ha sido un admi­nis­tra­dor de los escom­bros de aquel Esta­do, dis­tri­bu­yen­do lo que era pro­pie­dad colec­ti­va entre sus codi­cio­sos cole­gas de la buro­cra­cia, sino que ha sido tam­bién uno de sus prin­ci­pa­les beneficiarios.

Lo que, des­gra­cia­da­men­te, no pare­cen haber enten­di­do muchas per­so­nas per­te­ne­cien­tes a la izquier­da polí­ti­ca, inclui­dos no pocos comu­nis­tas, tan­to de fue­ra como de den­tro de Rusia, es que la natu­ra­le­za de aquel Esta­do ha varia­do sus­tan­cial­men­te. Rusia no es aho­ra un fir­me baluar­te, como lo fue en otra épo­ca, de la defen­sa de los intere­ses de los pue­blos del mundo.

El capi­ta­lis­mo ruso está hoy some­ti­do al mis­mo tipo de ten­sio­nes gene­ra­das por las luchas inter­im­pe­ria­lis­tas que se pro­du­cen en otras gran­des super­po­ten­cias mun­dia­les, como pue­den ser Esta­dos Uni­dos o Chi­na. La Rusia de Putin res­pon­de a las mis­mas pul­sio­nes que se pro­du­cen en cual­quier otro esta­do capi­ta­lis­ta desa­rro­lla­do en la con­quis­ta por los mer­ca­dos inter­na­cio­na­les. Como suce­de en el res­to de los paí­ses capi­ta­lis­tas, las empre­sas pri­va­das rusas domi­nan el apa­ra­to del Esta­do y hacen que este se encuen­tre en sin­to­nía con los intere­ses de la cla­se social que allí deten­ta el poder eco­nó­mi­co. ¿Qué mági­co fac­tor, si no, podría librar a Rusia de las con­tra­dic­cio­nes de la for­ma­ción social capi­ta­lis­ta de la que hoy for­ma parte?

En su pug­na con­tra sus com­pe­ti­do­res esta­dou­ni­den­ses, deter­mi­na­das actua­cio­nes del gobierno ruso pue­den coin­ci­dir de mane­ra coyun­tu­ral con los intere­ses del pue­blo de tal o cual país. Pero eso no cam­bia esen­cial­men­te lo fun­da­men­tal de la cues­tión. En momen­tos tan cru­cia­les como los que vivi­mos, no tener en cuen­ta esa reali­dad equi­val­dría a olvi­dar peli­gro­sa­men­te cuál es la natu­ra­le­za del Esta­do ruso y de las con­tra­dic­cio­nes del mun­do del siglo XXI.

Máxi­mo Rel­ti, Cana­rias semanal

29 de mayo de 2017

Nota del edi­tor de este blog

Mi úni­ca dife­ren­cia con el tex­to de Máxi­mo Rel­ti es que con­si­de­ro que nadie que sea comu­nis­ta pue­da mos­trar sim­pa­tía algu­na por Putin del mis­mo modo en que nadie que sea comu­nis­ta pue­de creer que Rusia es la here­de­ra de la URSS.

Un comu­nis­ta pon­dría su énfa­sis en el modo en el que Putin se ha apo­ya­do en los ele­men­tos más reac­cio­na­rios de la actual socie­dad rusa para avan­zar hacia el capi­ta­lis­mo en dicho país, pri­va­ti­zan­do las empre­sas esta­ta­les o per­mi­tien­do que lo haga su escu­de­ro Dmi­tri Med­vé­dev. Este es su perri­to fal­de­ro, del mis­mo modo en que Putin lo fue del borra­cho anti­co­mu­nis­ta Yel­tsin, con la dife­ren­cia de que la ambi­ción per­so­nal de Putin, su zorre­ría polí­ti­ca, su maquia­ve­lis­mo y sus mejo­res cone­xio­nes con la oli­gar­quía rusa le ha per­mi­ti­do lle­gar más lejos que a aquél.

Un comu­nis­ta no resal­ta­ría que Putin está apo­yan­do al gobierno sirio por­que, por muy legí­ti­mo que éste sea (para mí lo es) y pro­gre­sis­ta fren­te a la bar­ba­rie del yiha­dis­mo, Siria no ha podi­do ele­gir alia­dos, ya que el mun­do de la OTAN se le echa­do enci­ma para des­truir­la y hubo de reco­rrer a lo dis­po­ni­ble. Del mis­mo modo que tam­po­co usa­ría dicho ejem­plo con Vene­zue­la. Sim­ple­men­te Rusia y Putin jue­gan su baza impe­ria­lis­ta ‑solo para imbé­ci­les y anal­fa­be­tos polí­ti­cos el impe­ria­lis­mo es solo beli­cis­mo y no intere­ses de domi­na­ción eco­nó­mi­ca- y bus­can sus áreas geos­tra­té­gi­cas de influen­cia y con­trol. Si estos suje­tos hubie­ran leí­do a Lenin y a su obra El impe­ria­lis­mo fase supe­rior del capi­ta­lis­mo sabrían que no hay un úni­co impe­ria­lis­mo sino varios, que nin­gún impe­ria­lis­mo es bueno, que un comu­nis­ta ha de enfren­tar­se a cual­quier impe­ria­lis­mo, si es un autén­ti­co inter­na­cio­na­lis­ta y no un un vul­gar títe­re nacio­na­lis­ta y cahu­vi­nis­ta, y que las gue­rras hoy en el mun­do tie­nen sus acto­res prin­ci­pa­les en las con­tra­dic­cio­nes interimperialistas.

Esos suje­tos que se lla­man a sí mis­mos comu­nis­tas y son devo­tos de Putin son, en reali­dad, esbi­rros anti­mar­xis­tas, más naz­bols que siquie­ra «pro­gre­sis­tas», que eli­gen, laca­yu­na­men­te, a qué intere­ses impe­ria­lis­tas ser­vir, apu­ña­lan­do los intere­ses de paz de la cla­se tra­ba­ja­do­ra, que en las gue­rras es siem­pre la car­ne de cañón del capital.

Putn, ese fan­to­che al que le gus­ta pre­sen­tar­se con el tor­so des­nu­do en lucha, cual titan, con ani­ma­les o fenó­me­nos de la natu­ra­le­za, es el mis­mo que en 2016 cul­pó a Lenin de la des­truc­ción de la URSS.

Para esos imbé­ci­les, que pue­den lla­mar­se como quie­ran, pero debie­ran lavar­se sus boca­zas antes de ensu­ciar la idea comu­nis­ta decla­rán­do­se tales, hay una idea que no se atre­ven a expre­sar: la de que el sátra­pa tie­ne algo que ver con Lenin más que el nom­bre Vla­di­mir. Nada más lejos de la reali­dad. Lenin era un inter­na­cio­na­lis­ta, Putin un nacio­na­lis­ta. Lenin era un mar­xis­ta, Putin un capi­ta­lis­ta. Lenin fue anti­im­pe­ria­lis­ta y luchó con­tra todo impe­ria­lis­mo, Putin es un impe­ria­lis­ta que defien­de el suyo. Lenin impul­só la nacio­na­li­za­ción de los medios de pro­duc­ción y el con­trol obre­ro de la pro­duc­ción, Putin las pri­va­ti­za­cio­nes a favor de la oli­gar­quía capi­ta­lis­ta rusa y el con­trol de la eco­no­mía por la mafia empre­sa­rial. Lenin com­ba­tió la gue­rra, Putin la usa a favor de su cla­se. Lenin favo­re­ció la uni­dad fra­ter­nal de muchos pue­blos bajo un Esta­do socia­lis­ta, Putin fue laca­yo del borra­cho Yel­tsin, que ter­mi­nó de des­truir la URSS, des­pués de que un tipe­jo anti­co­mu­nis­ta como Gor­ba­chov le die­se el tiro de gracia.

Y aho­ra, paya­sos anti­co­mu­nis­tas, que secues­tran el nom­bre comu­nis­ta para ensu­ciar­lo y con­fun­dir­lo con el neo­fas­cis­mo, váyan­se a la mier­da y a leer el RT, el Sput­nik o el Katehon.

PD: Aca­ba de lle­gar­me un enla­ce que me ha faci­li­ta­do una cama­ra­da en la que se pone en el sitio que real­men­te le corres­pon­de a Putin. Este enla­ce es de una orga­ni­za­ción juve­nil comu­nis­ta rusa.

Marat

29 de mayo de 2017

Fuen­te: http://​marat​-asal​tar​los​cie​los​.blogs​pot​.com​.es/​2​0​1​7​/​0​5​/​l​a​-​c​a​m​p​a​n​a​-​a​n​t​i​c​o​m​u​n​i​s​t​a​-​d​e​-​v​l​a​d​i​m​i​r​.​h​tml

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *