«Ulri­ke Meinhof: la bio­gra­fía». Entre­vis­ta

La edi­to­rial cata­la­na Tigre de Paper aca­ba de publi­car la tra­duc­ción de Ulri­ke Meinhof: la bio­gra­fia, obra de la his­tó­ri­ca acti­vis­ta eco­lo­gis­ta y de izquier­da Jut­ta Dit­furth, cofun­da­do­ra del par­ti­do Los Ver­des, que aban­do­nó tras el esco­ra­mien­to de éste a la dere­cha, y actual­men­te con­ce­ja­la en el Ayun­ta­mien­to de Fránc­fort por la Lis­ta de Izquier­da Eco­lo­gis­ta-Anti­rra­cis­ta. Con­ver­sa­mos con el tra­duc­tor a la len­gua cata­la­na de esta bio­gra­fía, Daniel Escri­bano, cola­bo­ra­dor de Sin Per­mi­so.

Ulri­ke Meinhof: la bio­gra­fia, fue publi­ca­da ori­gi­nal­men­te en ale­mán, en el año 2007. Su auto­ra, Jut­ta Dit­furth, es una cono­ci­da escri­to­ra y acti­vis­ta polí­ti­ca. ¿Qué aco­gi­da tuvo el libro en Ale­ma­nia?

Has­ta la obra de Dit­furth la mayor par­te de sem­blan­zas sobre Meinhof eran libe­los cuyas fuen­tes pro­ce­dían de dos per­so­nas con las que ésta esta­ba enfren­ta­da: su madre de aco­gi­da, Rena­te Rie­meck, y su ex mari­do, Klaus Rai­ner Röhl, así como de la docu­men­ta­ción de la Bri­ga­da de Inves­ti­ga­ción Cri­mi­nal, con la que ambos habían cola­bo­ra­do cuan­do Meinhof esta­ba con­si­de­ra­da como «el enemi­go núme­ro uno del esta­do». La obra de Dit­furth supu­so que, por vez pri­me­ra, apa­re­cie­ra una bio­gra­fía de Ulri­ke Meinhof dig­na de tal nom­bre. Dit­furth ha dedi­ca­do a esta bio­gra­fía seis años de inves­ti­ga­cio­nes, que han ido des­de entre­vis­tas a nume­ro­sos coe­tá­neos de Meinhof has­ta la con­sul­ta de un sin­fín de archi­vos. Las 479 pági­nas del ori­gi­nal y las cer­ca de trein­ta de notas y biblio­gra­fía son sufi­cien­te­men­te elo­cuen­tes sobre el rigor de la obra. No obs­tan­te, eso no ha impe­di­do que el libro fun­cio­na­ra comer­cial­men­te, tal y como ates­ti­gua el que en 2009 se hicie­ra una segun­da edi­ción. Asi­mis­mo, se ha tra­du­ci­do al tur­co, el grie­go, el neer­lan­dés, el sue­co y el bok­mål (sor­pren­den­te­men­te, aun no al inglés). Con esta tra­duc­ción cata­la­na, será la pri­me­ra len­gua romá­ni­ca en que apa­re­ce. Con todo, como era de espe­rar, en algu­nos sec­to­res de la polí­ti­ca ale­ma­na tam­bién se des­ata­ron las reac­cio­nes his­té­ri­cas tan cono­ci­das por el lec­tor del Rei­no de Espa­ña.

Diez años des­pués apa­re­ce­rá en cata­lán edi­ta­do por Tigre de Paper. ¿A quién crees que pue­de inte­re­sar la bio­gra­fía de Ulri­ke Meinhof, halla­da muer­ta en la cár­cel de Stammheim (Stutt­gart), el 9 de mayo de 1976?

Ulri­ke Meinhof fue una de las voces más intere­san­tes en el pára­mo polí­ti­co y cul­tu­ral que era la Repú­bli­ca Fede­ral Ale­ma­na de pos­gue­rra. Con una social­de­mo­cra­cia cre­cien­te­men­te inte­gra­da en el beli­cis­mo atlan­tis­ta, un Par­ti­do Comu­nis­ta en la ile­ga­li­dad y una demo­cra­ti­za­ción impues­ta manu mili­ta­ri por los alia­dos, la de Meinhof fue una de las plu­mas más inci­si­vas en la denun­cia de lo limi­ta­do y super­fi­cial del pro­ce­so de des­na­zi­fi­ca­ción y de los tics auto­ri­ta­rios de la demo­cra­cia par­la­men­ta­ria de baja inten­si­dad que era la RFA. Con una lar­ga tra­yec­to­ria en los movi­mien­tos estu­dian­til y anti­nu­clear, en la ile­gal KPD (de la que se sepa­ra­ría en 1964), en la impor­tan­te revis­ta Kon­kret y en la opo­si­ción extra­par­la­men­ta­ria, la evo­lu­ción polí­ti­ca y el trá­gi­co final de Meinhof aca­so sim­bo­li­cen la deses­pe­ra­da situa­ción de la izquier­da polí­ti­ca y social en los paí­ses cen­tra­les del impe­ria­lis­mo occi­den­tal. Por otra par­te, hay tex­tos de Meinhof de gran actua­li­dad. Men­cio­na­ré uno de sus artícu­los de Kon­kret, inclui­do en la Peque­ña anto­lo­gía com­pi­la­da y tra­du­ci­da por Manuel Sacris­tán, que publi­có Ana­gra­ma al poco de la muer­te de Meinhof: «Napalm y pudin», escri­to en mayo de 1967, con moti­vo de una acción de pro­tes­ta rea­li­za­da por la Kom­mu­ne I, un gru­po que rea­li­za­ba accio­nes de pro­tes­ta humo­rís­ti­cas, que había inten­ta­do arro­jar pudin al vice­pre­si­den­te esta­dou­ni­den­se, Hubert Humph­rey, duran­te su visi­ta a Ber­lín occi­den­tal, en pro­tes­ta por la gue­rra de exter­mi­nio que lle­va­ban a cabo los EEUU con­tra el Viet­nam. Los medios del gru­po Sprin­ger reac­cio­na­ron con la habi­tual cam­pa­ña de lin­cha­mien­to mediá­ti­co. Meinhof repli­có con este per­ti­nen­te artícu­lo don­de afir­ma­ba cosas como: «no es cri­mi­nal arro­jar napalm sobre muje­res, niños y per­so­nas mayo­res, sino pro­tes­tar con­tra eso […]. Se con­si­de­ra de mal gus­to apun­tar a polí­ti­cos con pudin y reque­són; no, en cam­bio, que los polí­ti­cos reci­ban a quie­nes hacen arra­sar pue­blos y bom­bar­dear ciu­da­des». Recuer­do sobre­rreac­cio­nes simi­la­res a las de Sprin­ger en los medios públi­cos cata­la­nes (en los pri­va­dos y en los públi­cos espa­ño­les pre­fie­ro no pen­sar) con moti­vo de algu­nos escra­ches en Bar­ce­lo­na con­tra miem­bros del par­ti­do res­pon­sa­ble de la com­pli­ci­dad del Rei­no de Espa­ña con la inva­sión de Iraq, en 2003, y algu­nas empre­sas acu­sa­das de cola­bo­rar con la finan­cia­ción de esa inter­ven­ción mili­tar. Cuan­do leí el tex­to de Meinhof, no sabía si se refe­ría a la com­pli­ci­dad de la RFA y su pren­sa con la agre­sión impe­ria­lis­ta con­tra el Viet­nam o a la de Espa­ña y la suya con la inva­sión de Iraq.

En el Rei­no de Espa­ña, a menu­do se pre­sen­ta como modé­li­co el con­sen­so anti­fas­cis­ta implan­ta­do en Ale­ma­nia tras la Segun­da Gue­rra Mun­dial.

Pro­ba­ble­men­te, si des­pués de la Segun­da Gue­rra Mun­dial hubie­ra habi­do una inter­ven­ción mili­tar con­tra todos los esta­dos cola­bo­ra­do­res de Ale­ma­nia y se hubie­ra hecho caer exóge­na­men­te al régi­men de Fran­co, tam­bién en Espa­ña —que, de entra­da, pro­ba­ble­men­te ya no sería Rei­no— habría un con­sen­so polí­ti­co anti­fas­cis­ta apa­ren­te, y no se verían las cosas que se ven. En esa visión hay mucha igno­ran­cia, y se sos­la­ya que, si bien de mane­ra espu­ria y con la com­pli­ci­dad nece­sa­ria de la Zen­trums­par­tei (el sedi­cen­te par­ti­do de cen­tro ale­mán), el acce­so del fas­cis­mo al poder en Ale­ma­nia se pro­du­jo por la vía par­la­men­ta­ria, mien­tras que fue nece­sa­ria una gue­rra de exter­mi­nio de tres años con la acti­va par­ti­ci­pa­ción de las poten­cias fas­cis­tas euro­peas (y muy des­ta­ca­da­men­te de Ale­ma­nia) para derro­car a la Repú­bli­ca espa­ño­la. Por lo demás, en Cata­lu­ña y, segu­ra­men­te en menor medi­da, en el País Vas­co sí que exis­te un ver­da­de­ro con­sen­so polí­ti­co anti­fas­cis­ta muy mayo­ri­ta­rio, sin que hayan teni­do que venir los alia­dos a impo­ner­lo manu mili­ta­ri.

Vol­vien­do a la RFA, en 1951 fue ile­ga­li­za­da la Juven­tud Ale­ma­na Libre (FDJ), orga­ni­za­ción juve­nil de la KPD, y en torno a dos­cien­tas orga­ni­za­cio­nes más (la KPD sería prohi­bi­da en 1956). Ese mis­mo año, cer­ca de 7000 per­so­nas fue­ron encar­ce­la­das por orga­ni­zar una con­sul­ta popu­lar sobre el rear­me de la RFA y hubo miles de inha­bi­li­ta­cio­nes. En 1955 la RFA entró en la OTAN y el año siguien­te creó nue­va­men­te un ejér­ci­to (la Bun­des­wehr), de cuyos 38 gene­ra­les 31 habían per­te­ne­ci­do al Esta­do Mayor de la Wehr­macht. En 1956 el ex tenien­te de la Wehr­macht y ex ofi­cial per a la direc­ción de asun­tos mili­ta­res de la NSDAP Franz Josef Strauß se con­vir­tió en minis­tro fede­ral de Ener­gía Nuclear (por la Unión Social Cris­tia­na, CSU). Tal y como des­ve­ló pre­ci­sa­men­te Kon­kret, el pre­si­den­te fede­ral elec­to en 1959 y reele­gi­do en 1964, Hein­rich Lüb­ke (CDU), había sido direc­tor de la empre­sa Schlempp, que había cons­trui­do cam­pos de con­cen­tra­ción en diver­sos luga­res del Reich. Vein­te años des­pués del final de la gue­rra, más de 1800 cri­mi­na­les de gue­rra nazis seguían ejer­cien­do fun­cio­nes diri­gen­tes en la nue­va repú­bli­ca, entre ellos quin­ce minis­tros y secre­ta­rios de Esta­do, 245 fun­cio­na­rios direc­ti­vos de la Ofi­ci­na de Asun­tos Exte­rio­res, emba­ja­das y con­su­la­dos y 297 altos fun­cio­na­rios de la Poli­cía y la Ofi­ci­na de Defen­sa de la Cons­ti­tu­ción. A día de hoy, mien­tras la eli­te polí­ti­co-finan­cie­ra ale­ma­na some­te al sur de Euro­pa a una nue­va escla­vi­tud median­te el chan­ta­je de la deu­da, la RFA se sigue negan­do a pagar las indem­ni­za­cio­nes exi­gi­das judi­cial­men­te en algu­nos de estos paí­ses por los crí­me­nes de gue­rra come­ti­dos por la Wehr­macht. Menos mal que hubo un pro­ce­so de des­na­zi­fi­ca­ción… Y eso por no entrar en el nazis­mo socio­ló­gi­co coti­diano, que per­vi­vi­ría has­ta muchos años des­pués. Por poner dos ejem­plos apa­rent­men­te bana­les, que reco­ge Dit­furth: en 1966, duran­te una mani­fes­ta­ción en Ham­bur­go con­tra la gue­rra del Viet­nam, tran­seún­tes reac­cio­na­rios gri­ta­ban a los mani­fes­tan­tes cosas como «¡Esto con Adolf no pasa­ba!». En 1972, cuan­do Meinhof fue dete­ni­da y some­ti­da a una radio­gra­fía por la fuer­za, una enfer­me­ra espe­tó «Lás­ti­ma que ya no ten­ga­mos a nin­gún Hitler».

Un mes des­pués de la muer­te de Ulri­ke Meinhof, Manuel Sacris­tán, que coin­ci­dió con ella en 1954 – 1956 en la Uni­ver­si­dad de Müns­ter, reco­pi­ló y tra­du­jo una anto­lo­gía de tex­tos de Meinhof y escri­bió una elo­gio­sa nota sobre ella. En otro tex­to que con­tie­ne algu­nas pin­ce­la­das bio­grá­fi­cas sobre la acti­vis­ta ale­ma­na, Sacris­tán escri­bió: «En Meinhof, a mí lo que me ha lla­ma­do la aten­ción es que ella no era una inte­lec­tual: era una cien­tí­fi­ca, iba en serio, que­ría cono­cer las cosas.» Tú, que has tra­du­ci­do esta bio­gra­fía, estás de acuer­do con la afir­ma­ción de Manuel Sacris­tán? Si es así, ¿cómo lo ejem­pli­fi­ca­rías?

Los tra­ba­jos perio­dís­ti­cos de Meinhof eran de tal rigor que, des­pués de la rup­tu­ra con Kon­kret —que, bajo la direc­ción de Klaus Rai­ner Röhl, se había con­ver­ti­do en poco menos que un tabloi­de calen­tu­rien­to — , sus repor­ta­jes los emi­tían cade­nas públi­cas ale­ma­nas y a menu­do fue­ron elo­gia­dos por las pro­pias orga­ni­za­cio­nes repre­sen­ta­ti­vas de los colec­ti­vos afec­ta­dos, como en el caso del sin­di­ca­to IG Metall sobre un repor­ta­je suyo en torno a la sinies­tra­li­dad labo­ral y con­di­cio­nes de tra­ba­jo en el sec­tor secun­da­rio. La cues­tión de la apues­ta final de Meinhof por la lucha arma­da no admi­te una expli­ca­ción fácil y pare­ce que ahí, ade­más de fac­to­res polí­ti­cos estruc­tu­ra­les, tam­bién pesa­ron fac­to­res más coyun­tu­ra­les, por cuan­to, ini­cial­men­te, se pre­veía que Meinhof, dado su pres­ti­gio pro­fe­sio­nal y el acce­so al gran públi­co que le pro­por­cio­na­ban sus repor­ta­jes, no pasa­ra a la clan­des­ti­ni­dad.

En cual­quier caso, es evi­den­te que toda pre­ten­di­da polí­ti­ca que no se base en un aná­li­sis empí­ri­ca­men­te fun­da­men­ta­do de la reali­dad no es tal, sino otra cosa, aca­so magia, aca­so retó­ri­ca, aca­so artes escé­ni­cas. Las izquier­das par­la­men­ta­rias de Cata­lu­ña y del Rei­no de Espa­ña, por cier­to, saben mucho de esto últi­mo.

Su apues­ta por la lucha arma­da es el más aspec­to más espi­no­so de la bio­gra­fía de Meinhof y, aca­so, el que más haya con­tri­bui­do a su fama fue­ra de Ale­ma­nia.

Segu­ra­men­te no sabre­mos nun­ca las razo­nes exac­tas por las que Meinhof optó por esta vía, que, vis­ta retros­pec­ti­va­men­te, es fácil cali­fi­car de hui­da hacia ade­lan­te. Pro­ba­ble­men­te, fac­to­res como la entra­da de la RFA en la OTAN, su rear­me, el que sir­vie­ra de base de ope­ra­cio­nes para el ejér­ci­to de los EEUU duran­te la gue­rra del Viet­nam, tam­bién cuan­do esta­ba en el gobierno la SPD, el gol­pe mili­tar en Gre­cia (1967) —sobre el cual escri­bió un ilu­mi­na­dor artícu­lo, en que afir­ma­ba que «en Euro­pa occi­den­tal, algu­nas demo­cra­cias son cas­ti­llos de car­tas, si se quie­re hacer uso de ellas, se des­plo­man» — , la bru­ta­li­dad de la repre­sión poli­cial, espe­cial­men­te el ale­vo­so ase­si­na­to por un poli­cía del joven acti­vis­ta Benno Ohne­sorg duran­te una pro­tes­ta en Ber­lín occi­den­tal por la visi­ta del sha de Per­sia, en 1967, el aten­ta­do por par­te de un nazi local con­tra el diri­gen­te de la Fede­ra­ción de Estu­dian­tes Socia­lis­tas (SDS, de la que tam­bién era miem­bro Meinhof) Rudi Dutsch­ke, o la repre­sión con­tra la opo­si­ción extra­par­la­men­ta­ria. A comien­zos de 1970 había, en dife­ren­tes fases de ins­truc­ción, 7181 pro­ce­di­mien­tos judi­cia­les por mani­fes­ta­cio­nes y la amnis­tía apro­ba­da por el Bun­des­tag el 18 de mar­zo de 1970 sólo afec­tó a las con­de­nas de cár­cel infe­rio­res a ocho meses, cosa que exclu­yó tan­to a Andreas Baa­der como a Gudrun Enss­lin, futu­ros diri­gen­tes de la RAF. Hay que recor­dar que la acción que deter­mi­nó el paso a la clan­des­ti­ni­dad de Meinhof fue pre­ci­sa­men­te la libe­ra­ción de Baa­der. Tam­bién vale la pena seña­lar que la inter­ven­ción de la URSS en Che­cos­lo­va­quia había ale­ja­do aun más a Meinhof y la opo­si­ción extra­par­la­men­ta­ria de la KPD —que, por su par­te, con­tem­pla­ba con sobe­rano des­pre­cio a ésta — , de la que Meinhof ya se había sepa­ra­do por razo­nes per­so­na­les en 1964.

Fue­ra como fue­se, des­pués de años de mili­tan­cia en el movi­mien­to estu­dian­til socia­lis­ta, en el movi­mien­to anti­nu­clear, en la ile­gal KPD y en la opo­si­ción extra­par­la­men­ta­ria, la pro­pia Meinhof dio por per­di­da la bata­lla polí­ti­ca en el inte­rior del país. La par­ti­cu­la­ri­dad de la lucha arma­da de la RAF es que esta­ba pen­sa­da en tér­mi­nos geo­po­lí­ti­cos glo­ba­les. En este sen­ti­do, la tarea de la RAF, al menos ini­cial­men­te, se con­ci­bió como la de ser­vir de fuer­za de cho­que del movi­mien­to anti­im­pe­ria­lis­ta glo­bal para gol­pear al impe­ria­lis­mo en su pro­pia casa y hacer­le inter­na­li­zar de algún modo las gue­rras que impo­ne en el exte­rior. El cita­do Rudi Dutsch­ke ya había suge­ri­do esa posi­ción en 1968. Antes inclu­so del res­ca­te de Baa­der, el 13 de octu­bre de 1969 Meinhof habría coope­ra­do, según Dit­furth, en un aten­ta­do con­tra dos fra­ga­tas de gue­rra que un asti­lle­ro ham­bur­gués ven­dió a la dic­ta­du­ra sala­za­ris­ta por­tu­gue­sa, para su gue­rra colo­nial con­tra los movi­mien­tos de libe­ra­ción nacio­nal en Ango­la, Mozam­bi­que y Gui­nea-Bis­sau. En mayo de 1972 la RAF reali­zó sen­dos aten­ta­dos con­tra el cuar­tel gene­ral del V Cuer­po del Ejér­ci­to de los EEUU en Fránc­fort, en el Edi­fi­cio IG Far­ben (sig­ni­fi­ca­ti­va­men­te, un gigan­te de la indus­tria quí­mi­ca ale­ma­na, que había finan­cia­do gene­ro­sa­men­te a la NSDAP, sumi­nis­tra­do bom­bas a la Legión Cón­dor en la gue­rra de Espa­ña y gas Zyklon B a muchos cam­pos de exter­mi­nio duran­te la Segun­da Gue­rra Mun­dial y se le habían adju­di­ca­do nume­ro­sas empre­sas de los terri­to­rios ocu­pa­dos por Ale­ma­nia), y con­tra ins­ta­la­cio­nes de las fuer­zas arma­das esta­dou­ni­den­ses en Hei­del­berg. Wins­low Peck, ex agen­te de la Agen­cia Nacio­nal de Inte­li­gen­cia (NSA) de los EEUU decla­ró pos­te­rior­men­te el Edi­fi­cio IG Far­ben había teni­do un papel cen­tral para la direc­ción de la gue­rra del Viet­nam, afir­mó que «el ver­da­de­ro terro­ris­ta es mi gobierno» y denun­ció la com­pli­ci­dad con éste del gobierno de la RFA. Sobre los aten­ta­dos de Hei­del­berg, el ex agen­te de la CIA K. Bar­ton Osbor­ne afir­mó que en el edi­fi­cio des­trui­do esta­ba «el sis­te­ma infor­má­ti­co del puen­te de man­do logís­ti­co del Ejér­ci­to de los EEUU, des­de don­de se cal­cu­la­ba el sumi­nis­tro de bom­bas para los bom­bar­deos de áreas ente­ras de zonas civi­les del Viet­nam del Sur y del río Rojo, en el Viet­nam del Nor­te».

Es fácil des­acre­di­tar la lucha arma­da en el seno de los pro­pios paí­ses impe­ria­lis­tas —como hacía, sin ir más lejos, Rena­te Rie­meck, en una céle­bre car­ta publi­ca­da en Kon­kret, tras la rup­tu­ra de Meinhof con la revis­ta— con los argu­men­tos con­sa­bi­dos (sus­ti­tu­cio­nis­mo van­guar­dis­ta, mili­ta­ris­mo, diri­gis­mo, fal­ta de demo­cra­cia inter­na, pre­ci­pi­ta­ción del enfren­ta­mien­to arma­do cuan­do el movi­mien­to revo­lu­cio­na­rio es toda­vía débil, etc.), pero aca­so en el Viet­nam estas accio­nes con­cre­tas se veían de otra mane­ra.

Tras su deten­ción, las con­di­cio­nes de reclu­sión de los pre­sos de la RAF y, en espe­cial, de Meinhof fue­ron espe­cial­men­te duras.

En el caso con­cre­to de Meinhof, per­ma­ne­ció duran­te 283 días en un régi­men de ais­la­mien­to inclu­so acús­ti­co, en la sec­ción feme­ni­na de psi­quia­tría de la cár­cel de Ossen­dorf (Colo­nia), lo que supo­ne una pri­va­ción sen­so­rial abso­lu­ta; es la lla­ma­da tor­tu­ra blan­ca. Era la úni­ca pre­sa del edi­fi­cio. La situa­ción era tan extre­ma que, cuan­do fue ali­men­ta­da por la fuer­za duran­te su pri­me­ra huel­ga de ham­bre, dijo a sus fami­lia­res que la visi­ta­ban que la nue­va situa­ción le supo­nía un lige­ro ali­vio, por­que al menos aho­ra per­ci­bía algo. Sola­men­te le fue levan­ta­do este régi­men cuan­do sus abo­ga­dos se decla­ra­ron en huel­ga de ham­bre delan­te del Tri­bu­nal Fede­ral, en Karls­ruhe. Pare­ce que el régi­men de inco­mu­ni­ca­ción que se impu­so a los pre­sos de la RAF for­ma­ba par­te de un expe­ri­men­to con­sis­ten­te en pro­bar el gra­do de mani­pu­la­bi­li­dad de pre­sos some­ti­dos a pri­va­ción sen­so­rial. Las con­se­cuen­cias sobre la salud de los pre­sos fue­ron devas­ta­do­ras y, según los pro­pios dic­tá­me­nes médi­cos encar­ga­dos por el Tri­bu­nal Supe­rior de Stutt­gart duran­te el pro­ce­so con­tra los cua­tro acti­vis­tas, éstos habían que­da­do inca­pa­ci­ta­dos para aguan­tar una vis­ta oral duran­te más de tres horas.

Duran­te el pro­ce­so a Ulri­ke Meinhof, Andreas Baa­der, Gudrun Enss­lin y Jan-Carl Ras­pe se denun­cia­ron nume­ro­sas irre­gu­la­ri­da­des.

Meses antes del ini­cio del lla­ma­do pro­ce­so de Stammheim, el Bun­des­tag apro­bó la deno­mi­na­da Lex RAF, una refor­ma ad hoc de la Ley de Enjui­cia­mien­to Cri­mi­nal, que limi­ta­ba el núme­ro de abo­ga­dos de con­fian­za que podían ele­gir los acu­sa­dos y facul­ta­ba dis­cre­cio­nal­men­te al juz­ga­dor para expul­sar del pro­ce­so a aqué­llos, en fun­ción de su con­duc­ta. El pre­si­den­te del Tri­bu­nal Supe­rior de Stutt­gart uti­li­zó esta facul­tad con pro­fu­sión; algu­nos de ellos, ade­más de expul­sa­dos del jui­cio, serían tam­bién ellos mis­mos pro­ce­sa­dos y encar­ce­la­dos. El Tri­bu­nal impu­so nume­ro­sos abo­ga­dos de ofi­cio, en con­tra de la volun­tad expre­sa de los pro­ce­sa­dos, se pro­du­je­ron escu­chas ile­ga­les a los abo­ga­dos de con­fian­za, no se inte­rrum­pió el jui­cio a pesar de la men­gua­da capa­ci­dad de liti­gar de los pro­ce­sa­dos pro­duc­to de la tor­tu­ra blan­ca a que habían sido some­ti­dos, las pro­pias decla­ra­cio­nes de los impu­tados eran inter­rim­pi­das arbi­tra­ria­men­te por el pre­si­den­te del tri­bu­nal, por lo que no figu­ran ínte­gra­men­te en el acta, etc. En julio de 1975, el dipu­tado de la CDU en el Bun­des­tag Carl Otto Lenz decla­ró, en sesión par­la­men­ta­ria, que se había esta­ble­ci­do un «dere­cho espe­cial» con­tra un «peque­ño gru­po» de cer­ca de dos doce­nas de per­so­nas de abo­ga­dos, acu­sa­dos de «apo­yar una acti­vi­dad revo­lu­cio­na­ria». No es que quie­ra esta­ble­cer com­pa­ra­cio­nes, pero no sé si este tipo de prác­ti­cas se dife­ren­cia­ban mucho de los pro­ce­sos polí­ti­cos que se cono­cían duran­te la mis­ma épo­ca en el Rei­no de Espa­ña…

En el libro pode­mos leer: «El hecho de que la sos­pe­cha de que Ulri­ke Meinhof pudie­ra haber sido ase­si­na­da se man­ten­ga aún hoy tie­ne que ver con la frí­vo­la arro­gan­cia, fal­ta de pro­fe­sio­na­li­dad y pri­sa con que las auto­ri­da­des com­pe­ten­tes pro­ce­die­ron con el cadá­ver.» 11 años des­pués de escri­ta la bio­gra­fía de Jut­ta Dit­furth, ¿se ha cono­ci­do algún nue­vo dato impor­tan­te?

En mar­zo de 1976, Meinhof dijo a su her­ma­na, Wien­ke, que «si oyes que me he sui­ci­da­do, pue­des estar segu­ra de que ha sido un ase­si­na­to». Un abo­ga­do ita­liano que la visi­tó la vís­pe­ra de su muer­te dijo que Meinhof que trans­mi­tía la sen­sa­ción de ser «una mujer con ganas de vivir». La pri­me­ra autop­sia la reali­zó un ex nazi —que, en 1977, fabri­ca­ría más­ca­ras mor­tuo­rias de los cadá­ve­res de los tam­bién «sui­ci­da­dos» Baa­der, Enss­lin y Ras­pe — , y a la que no pudo asis­tir nin­gún médi­co ni abo­ga­do de con­fian­za de la fami­lia de Meinhof. Reti­ra­ron el cadá­ver antes de que lle­ga­ran sus abo­ga­dos y dos días des­pués se refor­mó su cel­da.

Pocos meses antes de la muer­te de Meinhof se había pro­du­ci­do un cam­bio en la estra­te­gia de defen­sa de los cua­tro pro­ce­sa­dos, por la cual se pro­cla­ma­ban pre­sos de una gue­rra con­tra el impe­ria­lis­mo occi­den­tal, en la cual enmar­ca­ban los aten­ta­dos con­tra el cuar­tel gene­ral del Edi­fi­cio IG Far­ben y las ins­ta­la­cio­nes de las fuer­zas arma­das esta­dou­ni­den­ses en Hei­del­berg. Ale­ga­ban el dere­cho a la resis­ten­cia, tam­bién en sue­lo ale­mán, con­tra las vul­ne­ra­cio­nes del dere­cho inter­na­cio­nal come­ti­das por los EEUU. En el mar­co de esta estra­te­gia pro­ce­sal, la defen­sa había soli­ci­ta­do la com­pa­re­cen­cia ante el Tri­bu­nal Supe­rior de Stutt­gart, entre otros, de Richard Nixon, del can­ci­ller fede­ral, Hel­mut Sch­midt, y de los ex can­ci­lle­res Willy Brandt, Lud­wig Erhard, Kurt Georg Kie­sin­ger y del ex pre­si­den­te fede­ral Gus­tav Hei­ne­mann. La noche antes de su muer­te, Meinhof comu­ni­có a gri­tos des­de su cel­da a Gudrun Enss­lin que se acer­ca­ba un heli­cóp­te­ro a la pri­sión. Meses des­pués de su muer­te, se supo que la cár­cel tenía una segun­da esca­le­ra con sali­da pro­pia, que desem­bo­ca­ba jus­to al lado de su cel­da, en la sép­ti­ma plan­ta. Quien tuvie­ra acce­so a esa esca­le­ra con lla­ves pro­pias habría podi­do entrar en la cel­da de Meinhof sin ser vis­to por los guar­dias. Así es como se con­je­tu­ró la hipó­te­sis de que las per­so­nas que via­ja­ban en ese heli­cóp­te­ro, sobre cuya iden­ti­dad jamás se infor­mó, habían estran­gu­la­do a Meinhof y des­pués habían mani­pu­la­do el esce­na­rio para que pare­cie­ra un sui­ci­dio. Una comi­sión inter­na­cio­nal de inves­ti­ga­ción denun­ció nume­ro­sas con­tra­dic­cio­nes en la ver­sión ofi­cial. Sema­nas des­pués de su muer­te, un ex agen­te mili­tar de inte­li­gen­cia de los EEUU, Gary P. Tho­mas, que había asis­ti­do al pro­ce­so de Stammheim, recor­dó cómo ins­truc­to­res de la CIA ense­ña­ban a come­ter ase­si­na­tos con apa­rien­cia de sui­ci­dios. En cual­quier caso, si la ver­sión ofi­cial no fue­ra cier­ta, las prue­bas esta­rían ya des­trui­das.

La bio­gra­fía de Dit­furth es sobre Ulri­ke Meinhof y, por ello, se detie­ne con la muer­te, autop­sia y fune­ral de ésta. No obs­tan­te, sería intere­san­te un aná­li­sis de la muer­te de Baa­der, Enss­lin y Ras­pe, en octu­bre del año siguien­te. Supues­ta­men­te sui­ci­da­dos… ¡a tiros, con pis­to­las que los abo­ga­dos les habrían hecho lle­gar clan­des­ti­na­men­te en una cár­cel de alta segu­ri­dad! Los escri­to­res de lite­ra­tu­ra fan­tás­ti­ca aca­so halla­rían fuen­te de ins­pi­ra­ción en el géne­ro narra­ti­vo de las ver­sio­nes ofi­cia­les. Casual­men­te, Baa­der, Enss­lin y Ras­pe apa­re­cie­ron muer­tos el mis­mo día que el Gru­po de Defen­sa Fron­te­ri­za de la Poli­cía Fede­ral había libe­ra­do a los pasa­je­ros de un secues­tro aéreo en que esta­ba impli­ca­da la RAF.

Daniel Escri­bano

9 de abril de 2017

Fuen­te: http://​www​.sin​per​mi​so​.info/​t​e​x​t​o​s​/​u​l​r​i​k​e​-​m​e​i​n​h​o​f​-​l​a​-​b​i​o​g​r​a​f​i​a​-​e​n​t​r​e​v​i​sta

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *