Cómo se con­vir­tió la pros­ti­tu­ción en la pro­fe­sión más moder­na del mun­do – His­to­ria de la pros­ti­tu­ción

Cuan­do se cono­ció la noti­cia de que la vice­pre­si­den­ta de una de las «orga­ni­za­cio­nes de tra­ba­ja­do­ras-es del sexo» con­sul­ta­da por Amnis­tía Inter­na­cio­nal en polí­ti­ca sobre pros­ti­tu­ción había
sido con­de­na­da por trá­fi­co de seres huma­nos y pro­xe­ne­tis­mo, muchas abo­li­cio­nis­tas se sin­tie­ron
horro­ri­za­das, pero no sor­pren­di­das, ya que «los dere­chos de las tra­ba­ja­do­ras del sexo» cada día se
uti­li­zan más como eufe­mis­mo de los dere­chos de los pro­xe­ne­tas, los pro­pie­ta­rios de bur­de­les y de
los hom­bres que pagan por sexo. El dis­cur­so del «tra­ba­jo sexual» ha hecho posi­ble que «el ofi­cio
más anti­guo» se con­vier­ta en la pro­fe­sión más moder­na del mun­do. La pros­ti­tu­ción ya no es
con­si­de­ra­da como un ves­ti­gio medie­val patriar­cal, sino sub­ver­si­va, libe­ra­do­ra, inclu­so femi­nis­ta.

A los movi­mien­tos femi­nis­tas se les ven­dió la pros­ti­tu­ción como el dere­cho de la mujer a su pro­pio
cuer­po; a los neo­li­be­ra­les, como un sím­bo­lo del libre mer­ca­do; a la izquier­da, como «tra­ba­jo sexual»
que nece­si­ta sin­di­ca­tos y dere­chos labo­ra­les; a los con­ser­va­do­res, como un acuer­do pri­va­do
con­ve­ni­do entre dos per­so­nas al mar­gen de toda inter­ven­ción social; al movi­mien­to LGTB, como
sexua­li­dad que exi­ge su dere­cho a expre­sar­se. La pros­ti­tu­ción se con­vir­tió en un cama­león capaz
de adap­tar­se a todas las ideo­lo­gías. Y cuan­do la izquier­da abra­za la pros­ti­tu­ción como «tra­ba­jo», lo
hace pasan­do por alto que el mar­xis­mo con­si­de­ra el tra­ba­jo como algo intrín­se­ca­men­te alie­nan­te
que debe­ría ser abo­li­do y el resul­ta­do de la pér­di­da de la capa­ci­dad de tra­ba­ja­do­res y tra­ba­ja­do­ras
a deci­dir sobre sus pro­pias vidas. Otro ele­men­to ausen­te es la con­cien­cia sobre la for­ma uti­li­za­da
por el capi­ta­lis­mo para expan­dir­se de mane­ra ince­san­te en cada vez más dimen­sio­nes de nues­tra
vida, hacién­do­nos ver nues­tros cuer­pos y men­tes como meras mer­can­cías.

El dis­cur­so del tra­ba­jo del sexo fue ini­cial­men­te un dis­cur­so mar­gi­nal sur­gi­do en el ambien­te
polí­ti­co crea­ti­vo y caó­ti­co de Cali­for­nia. Obtu­vo rele­van­cia cuan­do el gobierno holan­dés lo
pro­mo­cio­nó con miras a pre­pa­rar el terreno a la re-lega­li­za­ción de la indus­tria del sexo. Holan­da,
con su flo­re­cien­te indus­tria sexual, tenía a todas luces un inte­rés eco­nó­mi­co en obte­ner impues­tos
de ella. El argu­men­to de que la pros­ti­tu­ción era un tra­ba­jo como cual­quier otro resul­tó ser muy útil.
Pero si la pros­ti­tu­ción tenía que ser con­si­de­ra­da una pro­fe­sión, era fun­da­men­tal que hubie­ra
sin­di­ca­tos, y así fue cómo la orga­ni­za­ción De Rode Draad (El Hilo Rojo) se con­vir­tió en el pri­mer sin­di­ca­to de este tipo en el mun­do. De Rode Draad fue fun­da­do por el gobierno holan­dés y
pre­sen­ta­do como el sin­di­ca­to de las «tra­ba­ja­do­ras del sexo», pero fue finan­cia­do con dine­ro públi­co
des­de el momen­to de su crea­ción y su direc­ción siem­pre estu­vo en manos de soció­lo­gos y
soció­lo­gas, no de per­so­nas en situa­ción de pros­ti­tu­ción. Hay hote­les en Áms­ter­dam que ponen a
dis­po­si­ción de los turis­tas folle­tos en los que se les ase­gu­ra que no deben sen­tir­se cul­pa­bles de
pagar por sexo, ya que «muchas» pros­ti­tu­tas per­te­ne­cen al sin­di­ca­to De Rode Draad.

Las refe­ren­cias a este sin­di­ca­to son algo prác­ti­ca­men­te insos­la­ya­ble en los libros sobre femi­nis­mo
de los años 80. Y sin embar­go, De Rode Draad nun­ca lle­gó a tener más de cien miem­bros, jamás
inter­vino en un solo con­flic­to labo­ral en un bur­del y sus repre­sen­tan­tes, como el soció­lo­go Jan
Vis­ser y la inves­ti­ga­do­ra y escri­to­ra Siets­ke Altink, no tenían nin­gu­na expe­rien­cia en pros­ti­tu­ción.
Siets­ke Alkink, en el trans­cur­so de una con­fe­ren­cia en 2009, dijo que la deman­da de pros­ti­tu­ción
dis­mi­nui­ría «ya que las muje­res casa­das han mejo­ra­do mucho en cues­tión de sexo». Actual­men­te
tra­ba­ja en el Comi­té Inter­na­cio­nal por los Dere­chos de las Tra­ba­ja­do­ras y los Tra­ba­ja­do­res del Sexo
en Euro­pa (ICRSE), en el que ‑curio­sa­men­te- nos encon­tra­mos a menu­do con los mis­mos polí­ti­cos,
uni­ver­si­ta­rios y tra­ba­ja­do­res socia­les apa­re­cien­do una y otra vez y cons­tru­yen­do su carre­ra
page pro­fe­sio­nal a base de hablar del dere­cho a hacer algo que ellos per­so­nal­men­te no han hecho.

Dado que la indus­tria del sexo ha aumen­ta­do en el mun­do ente­ro, el dis­cur­so del tra­ba­jo sexual ha
adqui­ri­do un esta­tus hege­mó­ni­co. Y así fue cómo seg­men­tos de la izquier­da y del movi­mien­to
femi­nis­ta se tra­ga­ron el anzue­lo de la pro­pa­gan­da con el plo­mo y el sedal: luchar a favor de la
pros­ti­tu­ción se con­vir­tió en luchar por la liber­tad. Resul­ta cuan­do menos extra­ño. Hace cien años,
la lucha con­tra la pros­ti­tu­ción era un asun­to cru­cial tan­to para el movi­mien­to obre­ro como para el
movi­mien­to de las muje­res. Recor­de­mos aque­llos car­te­les del sin­di­ca­to bri­tá­ni­co de esti­ba­do­res
que se hicie­ron tan popu­la­res y en los que se leía «No para­re­mos has­ta barrer toda la mise­ria, la
pros­ti­tu­ción y el capi­ta­lis­mo» y «An injury to one is an injury to all», que las femi­nis­tas con­vir­tie­ron en la con­sig­na «Nos tocan a una, nos tocan a todas». Los esti­ba­do­res tenían cla­ro que la pros­ti­tu­ción con­de­na­ba a sus her­ma­nas de la cla­se obre­ra a ser uti­li­za­das por los hom­bres de cla­se alta y no esta­ban dis­pues­tos a per­mi­tir­lo.

Por lo que se refie­re al movi­mien­to de las muje­res, lucha­ron con­tra la pros­ti­tu­ción antes inclu­so de
exi­gir el dere­cho al voto: aca­bar con la tra­ta de escla­vos y escla­vas era lo más urgen­te y prio­ri­ta­rio.

La pros­ti­tu­ción no ha cam­bia­do. Sigue sien­do la mis­ma indus­tria, los mis­mos hom­bres con dine­ro
com­pran­do muje­res pobres, la mis­ma explo­ta­ción, la mis­ma vio­len­cia y la mis­ma tra­ta (aque­llo que
en el pasa­do se lla­ma­ba «tra­ta de blan­cas»). Lo que cam­bió fue la eti­que­ta. Como dice Sonia
Sán­chez, una mujer argen­ti­na super­vi­vien­te de la pros­ti­tu­ción: «Exis­te un femi­nis­mo que es muy
útil para los pro­xe­ne­tas, un movi­mien­to sin movi­mien­to, lide­ra­do casi exclu­si­va­men­te por
uni­ver­si­ta­rias, muy lejos del femi­nis­mo popu­lar». Pasé cua­tro años via­jan­do por Euro­pa y
estu­dian­do las orga­ni­za­cio­nes del «tra­ba­jo sexual» para mi libro L’ê­tre et la mar­chan­di­se (El ser y la mer­can­cía). Vi cómo se repe­tía siem­pre el mis­mo patrón: una orga­ni­za­ción de «tra­ba­jo sexual» con web muy ela­bo­ra­da y una pre­sen­cia en las redes impre­sio­nan­te, con cien­tos o miles de miem­bros con expe­rien­cia en tra­ba­jo sexual que en reali­dad eran tres que que­da­ban para tomar café.

Eso es lo que ocu­rría, por ejem­plo, con el gru­po fran­cés Les Putes (aho­ra lla­ma­do STRASS).
Tam­bién era fre­cuen­te encon­trar a per­so­nas rela­cio­na­das con la inves­ti­ga­ción o con ongs copan­do
la jun­ta direc­ti­va mien­tras que sólo había una per­so­na en la orga­ni­za­ción con expe­rien­cia en
pros­ti­tu­ción. Esta per­so­na era la úni­ca, por supues­to, que habla­ba con los medios, como era el caso
del ICRSE (Inter­na­tio­nal Com­mit­tee on the Rights of Sex Wor­kers in Euro­pe). En el caso de la
orga­ni­za­ción espa­ño­la Ambit DonaAmbit Donà, no con­ta­ban ni con una sola per­so­na ejer­cien­do la pros­ti­tu­ción, por mucho que ase­gu­ra­ran «defen­der el dere­cho a ser putas».

A veces, los gran­des sin­di­ca­tos con­ta­ban con una sec­ción para las per­so­nas en situa­ción de
pros­ti­tu­ción, como era el caso de CCOO en Espa­ña o el sin­di­ca­to Ver.di ale­mán, con esca­sos
resul­ta­dos. Ni una sola per­so­na en situa­ción de pros­ti­tu­ción se afi­lió a CCOO. En la sec­ción sin­di­cal ale­ma­na de las tra­ba­ja­do­ras sexua­les me dije­ron que «nun­ca habían teni­do más que unas cuan­tas afi­lia­das» y que nun­ca habían teni­do nin­gún con­flic­to labo­ral, a pesar de que la indus­tria de la pros­ti­tu­ción ale­ma­na es la más impor­tan­te de Euro­pa, con más de un millón de per­so­nas ven­dien­do sexo todos los días. Igual de decep­cio­nan­tes fue­ron los resul­ta­dos de la regu­la­ción en Ale­ma­nia: sólo un 1% de las muje­res pros­ti­tui­das se regis­tra­ron como «tra­ba­ja­do­ras sexua­les».

Cuan­do el Esta­do se pre­gun­tó la razón y reali­zó una encues­ta, muchas muje­res en situa­ción de
pros­ti­tu­ción res­pon­die­ron que lo que ellas desea­ban era dejar­la tan pron­to como pudie­ran y que no
que­rían ver la pros­ti­tu­ción más que como una solu­ción tem­po­ral. Husch­ke Mau, una super­vi­vien­te
ale­ma­na de la pros­ti­tu­ción, escri­bió: «Como la mayo­ría de pros­ti­tu­tas, yo no me regis­tré como tal
por­que tenía mie­do de no poder dejar­lo si lo hacía. Por­que tenía mie­do de que me pre­gun­ta­ran por
qué ya no que­ría seguir tra­ba­jan­do como pros­ti­tu­ta si era un tra­ba­jo como otro cual­quie­ra. Y eso
fue exac­ta­men­te lo que pasó cuan­do qui­se dejar­lo. Bus­qué ayu­da en la sani­dad públi­ca y sólo reci­bí
incom­pren­sión. Y no con­se­guí salir.

¿Qué se supo­ne que tenía que decir en la ofi­ci­na de empleo si iba a pedir una pres­ta­ción para poder
page pagar el alqui­ler y la comi­da sin nece­si­dad de tener que chu­par diez pollas cada día? ¿No me
pre­gun­ta­rían cómo me había gana­do la vida en los últi­mos tres meses? Y si se lo dije­ra, ¿no me
pre­gun­ta­rían por qué no que­ría seguir hacién­do­lo, habien­do un bur­del fan­tás­ti­co allí cer­ca que me
podía con­tra­tar? Una mujer que había teni­do que vol­ver a las orga­ni­za­cio­nes «de tra­ba­jo sexual»
con la espe­ran­za de encon­trar refu­gio me con­tó que la usa­ron sólo como herra­mien­ta de
pro­pa­gan­da.

TAMPET, otra orga­ni­za­ción holan­de­sa, reci­be millo­nes de euros de la Unión Euro­pea para luchar
con­tra el VIH, pero uti­li­zan ese dine­ro para repar­tir con­do­nes entre las muje­res inmi­gran­tes y en
hacer cam­pa­ña a favor de la des­pe­na­li­za­ción. Cuan­do hablé con su repre­sen­tan­te, otra tra­ba­ja­do­ra
social, me con­tó que a menu­do las muje­res le pedían que las ayu­da­ra a salir de la indus­tria del
sexo y que ella les res­pon­día que su tra­ba­jo no era sacar a las muje­res de ahí, sino ense­ñar­les a ser mejo­res pros­ti­tu­tas. A veces, tras la facha­da de los dere­chos de las «tra­ba­ja­do­ras sexua­les», hay has­ta pro­xe­ne­tas.

Es lo que ocu­rre con Dou­glas Fox, que se auto­de­no­mi­na «chi­co escort inde­pen­dien­te», apa­re­ce a
menu­do en los medios hablan­do de los dere­chos de los tra­ba­ja­do­res y las tra­ba­ja­do­ras sexua­les y
de lo malo que es el femi­nis­mo. Esto es lo que dice Husch­ke Mau de ese fenó­meno que nos
encon­tra­mos a nivel inter­na­cio­nal: «Cuan­do habláis de BesD (Berufs­ver­band ero­tis­che und
sexue­lle Dienstleis­tun­gen, orga­ni­za­ción ale­ma­na de tra­ba­ja­do­ras sexua­les), os refe­rís a ella como
«una orga­ni­za­ción de tra­ba­ja­do­ras sexua­les orga­ni­za­das», pero ¿os dais cuen­ta que sólo repre­sen­ta
al 0,01% de las pros­ti­tu­tas ale­ma­nas? ¿Qué tipo de orga­ni­za­ción de pros­ti­tu­tas es ésa que inclu­ye
tam­bién a los pro­pie­ta­rios de los bur­de­les? ¿Explo­ta­do­res que crean un sin­di­ca­to para
repre­sen­tar a las tra­ba­ja­do­ras? Que un patrón no ten­ga los mis­mos intere­ses que los tra­ba­ja­do­res
y las tra­ba­ja­do­ras es algo obvio para la izquier­da, excep­to cuan­do se tra­ta de pros­ti­tu­ción».

Y así fue que el Inter­na­tio­nal Union of Sex Wor­kers (IUSW) fue rápi­da­men­te invi­ta­do a incluir­se
como sec­ción den­tro del gran sin­di­ca­to bri­tá­ni­co GMB y ahí sigue. La idea de orga­ni­zar
«sin­di­ca­tos de tra­ba­ja­do­ras del sexo» es muy pode­ro­sa. Sin embar­go, en el trans­cur­so de mi
inves­ti­ga­ción, no encon­tré ni una sola orga­ni­za­ción que fun­cio­ne ver­da­de­ra­men­te como un
sin­di­ca­to; es decir, que haya sido crea­da y finan­cia­da por sus miem­bros, se com­pon­ga úni­ca­men­te
de per­so­nas de ese sec­tor y ten­ga como adver­sa­rios natu­ra­les a empre­sa­rios y otras per­so­nas que
obtie­nen bene­fi­cios del sec­tor. La mayo­ría de estos gru­pos for­man par­te en reali­dad de un lobby
que pre­ten­de a toda cos­ta lega­li­zar todos los aspec­tos de la indus­tria del sexo a tra­vés del
eti­que­ta­do de la pros­ti­tu­ción como «tra­ba­jo».» Los sin­di­ca­tos en gene­ral hablan de pro­ble­mas
pro­fe­sio­na­les, de las lar­gas jor­na­das de tra­ba­jo, de los ries­gos y de la lucha por los bene­fi­cios que gene­ra la acti­vi­dad pro­fe­sio­nal.

Pero lo más extra­ño de los auto-deno­mi­na­dos sin­di­ca­tos de «tra­ba­ja­do­res-as del sexo» ‑apar­te de
no con­tar con afi­lia­ción y de su total fra­ca­so en lle­var ade­lan­te denun­cias labo­ra­les con­tra
pro­xe­ne­tas y pro­pie­ta­rios de bur­de­les- es su insis­ten­cia en que el «tra­ba­jo sexual» es estu­pen­do. Y,
sin embar­go, la pros­ti­tu­ción pre­sen­ta unos índi­ces de ries­gos labo­ra­les que pocos tra­ba­jos tie­nen:
un 82% de las per­so­nas en situa­ción de pros­ti­tu­ción han sido físi­ca­men­te agre­di­das, el 83% han
sido ame­na­za­das con un arma y el 68% han sufri­do vio­la­ción. La tasa de mor­ta­li­dad entre las
muje­res que se dedi­can a la pros­ti­tu­ción es más ele­va­da que la de cual­quier otro gru­po feme­nino,
inclu­so mayor que la de muje­res sin techo y muje­res toxi­có­ma­nas.

¿Un sin­di­ca­to que de ver­dad repre­sen­ta­ra a las per­so­nas en situa­ción de pros­ti­tu­ción no debe­ría
hablar de estas cosas? Pues muchas de las orga­ni­za­cio­nes arri­ba men­cio­na­das hacen jus­to lo
con­tra­rio: enmas­ca­ran los pro­ble­mas. Sólo dicen lo mucho que empo­de­ra estar en la pros­ti­tu­ción,
que es una ver­da­de­ra libe­ra­ción del patriar­ca­do y una exce­len­te mane­ra de desa­fiar sus lími­tes.
Dejad­me que os diga que eso es algo que nun­ca vais a oír en la calle.

Kaj­sa Ekis Ekman (Esto­col­mo, 1980) es una escri­to­ra sue­ca. Es miem­bro del Cen­tro Sue­co de Estu­dios Mar­xis­tas y da con­fe­ren­cias en los cin­co con­ti­nen­tes sobre dere­chos de las muje­res, teo­ría de la cri­sis eco­nó­mi­ca y capi­ta­lis­mo. Escri­be para el dia­rio sue­co Dagens Nyhe­ter.

20 de abril de 2017

Fuen­te: http://​www​.rebe​lion​.org/​n​o​t​i​c​i​a​.​p​h​p​?​i​d​=​2​2​5​468

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *