Del todos con­tra Fran­co al todos con­tra ETA

Si los euro­peos son de dere­chas, al menos des­de el Plan Marshall, y los espa­ño­les neo­fran­quis­tas, des­de Aznar como poco, los vas­cos son feni­cios des­de Sota. O sea, des­de que Sota tras la muer­te de Ara­na asal­tó el batzo­ki. Esto quie­re decir que, como si nada, los vas­cos son neo­ca­pi­ta­lis­tas. O capi­ta­lis­tas a secas. Y ya se sabe los neo­ca­pi­ta­lis­tas, o capi­ta­lis­tas a secas, no tie­nen patria. De ahí que a los sotis­tas y al par­ti­do de Sota, mayo­ri­ta­rio don­de lo haya, nun­ca les ha impor­ta­do depen­der de Espa­ña. O del sur­sum cor­da si es nece­sa­rio, con tal de no pagar o de pagar lo menos posi­ble. La socie­dad vas­ca, mayo­ría de cla­ses medias vas­quis­tas, mino­ría de cla­ses altas espa­ño­li­za­dí­si­mas, tie­ne un alto poder adqui­si­ti­vo. Y esto lo sabe todo el mun­do. Pero solo el PNV se apro­ve­cha de ello. Una vez cada cua­tro años y lue­go todo el tiem­po que sigue.

Cuan­do Fran­co, la socie­dad vas­ca vivía sus peo­res momen­tos, en tan­to el par­ti­do en medio de las lar­gas vaca­cio­nes del 36 le pedía pacien­cia y bara­jar. Este aprie­to solo se vió ali­via­do, des­de los años sesen­ta, con las acti­vi­da­des y accio­nes de una orga­ni­za­ción nue­va y des­co­no­ci­da, a la que nadie augu­ra­ba nada bueno… ni dura­de­ro. La ofen­si­va polí­ti­co mili­tar de ETA, con­tra Fran­co, fue sin embar­go apro­ve­cha­da, aun­que sin creer en ella, por los par­ti­dos de la sies­ta. Duran­te años, sus arries­ga­das accio­nes sir­vie­ron al menos para evi­tar que el nacio­na­lis­mo vas­co des­apa­re­cie­ra en el Museo de la His­to­ria. Y para que toda una gene­ra­ción cre­ye­ra en que las cosas podían ser de otro modo. A la cabe­za de los opor­tu­nis­tas esta­ba, cómo no, el par­ti­do de Sota. El PNV, con el avis­pa­do Aju­ria­ge­rra al fren­te, se daba cuen­ta que per­dían a las nue­vas gene­ra­cio­nes y que sus cas­po­sos mili­tan­tes se des­en­gan­cha­ban a toda velo­ci­dad de la nue­va resis­ten­cia anti­fra­quis­ta. Sus anqui­lo­sa­das e ino­cuas estruc­tu­ras ape­nas les per­mi­tían poco más que algu­na afa­ri-merien­da, en los Abe­rri Egu­na pari­si­nos y la tra­di­cio­nal alo­cu­ción, de Gabón, radia­da des­de Venezuela.

Sin embar­go, un día Fran­co va y se mue­re, y a la lec­tu­ra del tes­ta­men­to acu­den todos los del relai­xing cof­fee. Y se encuen­tran con algu­nos com­pe­ti­do­res nue­vos y peli­gro­sos. El PNV enton­ces ace­le­ra y se lan­za ense­gui­da a la pis­ci­na medio lle­na, con el agua del Man­za­na­res, en mar­zo de 1977. Solo cua­ren­ta años des­pués de su últi­ma asam­blea. Pero pro­me­tien­do lo de siem­pre. Y recor­dan­do que ellos son el par­ti­do que más ha hecho por Eus­ka­di en esos cua­ren­ta años sin hacer nada etc. El PNV echa­ba a andar su obso­le­ta maqui­na­ria post­fra­quis­ta, con la ayu­da polí­ti­ca y finan­cie­ra (que al final todo se sabe) de Suá­rez el bene­fac­tor. Los batzo­kis reabren, se lega­li­zan las iku­rri­nas, la afi­lia­ción se dis­pa­ra y el sotis­mo es acep­ta­do de los pri­me­ri­tos. Sin embar­go, el PNV reini­cia su bio­gra­fía polí­ti­ca, no con­tra la ocu­pa­ción espa­ño­la, no con­tra el impe­rio… como había pro­me­ti­do Arza­lluz. Ni con­tra el pseu­do­re­for­mis­mo de la Tran­si­ción, sino con­tra su peor enemi­go: ETA. Es decir, con­tra el inde­pen­den­tis­mo vas­co que ame­na­za, y a veces ocu­pa, des­de fina­les de los sesen­ta su hege­mo­nía polí­ti­ca en el territorio.

Se decla­ra así, pri­me­ro, una gue­rra fría entre vas­cos. Y lue­go, ya con la poli­cia arma­da vas­ca de por medio, una calien­te mini-gue­rra. La fecha inau­gu­ral de esta rup­tu­ra es octu­bre de 1978. La pri­me­ra mani­fes­ta­ción con­tra ETA, en la calle Jose Anto­nio Pri­mo de Rive­ra (hoy Sabino Ara­na). En ella los jel­ki­des y los socia­tas de Sures­nes, recla­ma­ron su sitio y la des­apa­ri­ción de ETA. Aque­lla mani­fes­ta­ción, ante la que se horro­ri­za­ba Mon­zón en un artícu­lo de Egin, y que fue con­tes­ta­da por la Izquier­da Aber­tza­le con una para­le­la en la pla­za Etxe­ba­rrie­ta, de Bil­bao, se lla­mó de las palo­mas. El PNV sol­tó un par de palo­mas y dijo que eso y la derro­ta de ETA, era la paz. Y aquel día se esce­ni­fi­có el nue­vo tea­tro vas­co. Entre otras cosas, por­que mien­tras los soti­tas y sus ami­gos del PSO Espa­ñol, cami­na­ban al son ale­gre de la paz, entre ban­de­ras vic­to­rio­sas, los demás éra­mos apa­lea­dos en las sie­te calles por sus cole­gas de uni­for­me gris.

Lue­go todo fue muy rápi­do. En Eus­ka­di, más que en cual­quier otro terri­to­rio ocu­pa­do. Prue­ba incon­tes­ta­ble de la impor­tan­cia que la acti­vi­dad de ETA apor­ta­ba al caso. Y de la bue­na sin­to­nía con Madrid, para su tra­ta­mien­to. Así como de la exis­ten­cia de acuer­dos incon­fe­sa­bles. En los años ochen­ta comien­za a actuar la «gue­rra sucia». Pri­me­ro será el Bata­llón Vas­co Espa­ñol, lue­go el GAL y lue­go ya direc­ta­men­te la poli­cía arma­da vas­ca. Se ace­le­ra la pseu­do­re­for­ma. En 1980, elec­cio­nes vas­con­ga­das. En 1981, visi­ta «can­ta­da» del rey a Ger­ni­ka, para hacer la risa de jurar los Fue­ros. Allí fue don­de los berro­cis del PNV (poli­cía para­le­la ale­gal, auto­ri­za­da por Madrid) estre­na­ron las habi­li­da­des apren­di­das de sus ins­truc­to­res del Mos­sad. Encar­gán­do­se de man­te­ner el orden auto­nó­mi­co en la sala. En 1982, Madrid auto­ri­za la joya de la coro­na vas­con­ga­da: la crea­ción de la Ertzan­tza. Y se trans­fie­re el orden públi­co (o sea, la lucha con­tra ETA) a los here­de­ros de Sota.

Ese mis­mo año, es impues­to en Nafa­rroa un Ame­jo­ra­mien­to foral anti­de­mo­crá­ti­co, que ni se con­sul­ta. En 1983, el PNV se estre­lla en las elec­cio­nes del ter­cio nava­rro y se ini­cia un pro­ce­so de esci­sión que cul­mi­na con la fun­da­ción de EA en 1986. Para las elec­cio­nes vas­con­ga­das de ese año, una inge­nua HB que cree en papa Noel ofre­ce a PNV-EA una alian­za nacio­nal. No nece­si­to hablar de la res­pues­ta. En 1987, comien­za la apli­ca­ción de duras medi­das de cas­ti­go y dis­per­sión con­tra los pre­sos polí­ti­cos vas­cos, que pro­ta­go­ni­za el PSOE y apo­ya el PNV. Las sinies­tras cár­ce­les de Espa­ña, se adue­ñan del espa­cio polí­ti­co. En 1990, sabien­do que no sir­ve de nada, el PNV se suma a un acuer­do par­la­men­ta­rio vas­co a favor del dere­cho de auto­de­ter­mi­na­ción. Ardan­za dice, con su pro­ba­da saga­ci­dad, que «solo es para qui­tar ban­de­ras a ETA». Mien­tras Ana­sa­gas­ti, a la sazón de pal­me­ro en Madrid, tran­qui­li­za a dies­tros y sinies­tros ase­gu­ran­do que sabe de bue­na tin­ta (la de la Cons­ti­tu­ción espa­ño­la cla­ro) que si se inten­ta apli­car este acuer­do, el ejér­ci­to espa­ñol inter­ven­drá. En 1990, la Ertzai­na estre­na su pal­ma­rés con­tra ETA, con las pri­me­ras deten­cio­nes de mili­tan­tes. Y al año siguien­te, pro­fun­di­za en este enfren­ta­mien­to con una embos­ca­da en Bil­bao en la que mue­ren un mili­tan­te vas­co y un ertzaina.

El PNV ha teni­do siem­pre bien cla­ro que su enemi­go prin­ci­pal era ETA. No era la Espa­ña de Fran­co o sus con­ti­nua­do­res monár­qui­cos, ni la aco­ge­do­ra Fran­cia. No eran los par­ti­dos espa­ño­les de la Con­jun­ción repu­bli­cano-socia­lis­ta de 1930. Ni los del con­tu­ber­nio de Munich, del 62. Ni siquie­ra el PCE anti­fran­quis­ta, o sus esci­sio­nes de resis­ten­tes con­tra Fran­co. Nin­guno de ellos podía dispu­tar­le las len­te­jas auto­nó­mi­cas. Si había alguien que podía des­en­mas­ca­rar­les en su pro­pia casa e impe­dir que las fala­cias del 77 y las renun­cias pos­te­rio­res pudie­sen gober­nar la CAV, no era otro que ETA. O quie­nes fue­sen que con­ti­nua­sen o apo­ya­sen su obra polí­ti­ca. Los jel­ki­des sabían que sus car­tas más fuer­tes las tenían que jugar en casa y con­tra el enemi­go de casa. De ahí que, en Madrid, sus pro­to­co­la­rias visi­tas nun­ca hayan pasa­do de algu­nos fue­gos de arti­fi­cio elec­to­ral, un sarao de acuer­dos o acuer­di­llos y el repar­to del cofre foral con los par­ti­dos del turno: UCD, PSOE y aho­ra el PP de Rajoy el incorrupto.

Con estos alia­dos con­tra ETA, que gus­tó­sa­men­te se pres­ta­ron a faci­li­tar los pla­nes del sotis­mo, no es extra­ño que la auto­no­mía vas­ca se ade­lan­ta­se y mejo­ra­se sus­tan­cial­men­te a las demás. Inclu­so a la todo­po­de­ro­sa cata­la­na del seny y los Pujol. Es asom­bro­so que Espa­ña que rega­tea­ba (y rega­tea) lo inde­ci­ble en sus trans­fe­ren­cias colo­nia­les, per­mi­tie­ra tan dili­gen­te y rápi­da­men­te armar­se a la poli­cía vas­ca. La Ertzain­tza, que no podía caer en otras manos, fue el buque insig­nia del par­ti­do de Sota. Con la pro­me­sa cons­ti­tu­cio­nal de incor­po­rar­la, como una poli­cía más, a la lucha con­tra ETA. Espa­ña que toda­vía (2017) se resis­te a trans­fe­rir algo tan ino­cuo como las pri­sio­nes, en cam­bio, se apre­su­ró a per­mi­tir en pro­ce­di­mien­to de urgen­cia el desa­rro­llo (con­tro­la­do, eso sí) de los ertzai­nas. ¿Hubie­ra hecho lo mis­mo si en Lakua estu­vie­ra HB, o una coa­li­ción de par­ti­dos no pre­fe­ren­te­men­te anti-ETA?. Pues no, evi­den­te­men­te no. Lo que hubie­ra hecho el gobierno espa­ñol enton­ces sería refor­zar la pre­sen­cia poli­cial e inclu­so mili­tar en Eus­ka­di. Y vete a saber si no hubie­ra traí­do a la Aco­ra­za­da Bru­ne­te al cuar­tel de Gare­llano. Pero no cabe duda nin­gu­na sobre la trans­fe­ren­cia express de la poli­cía arma­da vas­ca que for­ma­ba par­te de un pac­to de no agre­sión con­tra Espa­ña y de máxi­ma beli­ge­ran­cia con­tra ETA. O sea, aque­llo de una «poli­cía inte­gral» que tan­to gus­ta­ba al señor Atutxa. El polí­ti­co vas­co favo­ri­to de los españoles.

En el trans­fon­do de este tea­tro auto­nó­mi­co, ETA ya sabía que no podía solo con sus pro­pios medios des­es­ta­bi­li­zar a los gobier­nos espa­ño­les. Mucho menos des­pués de la OTAN. Pero el PNV no lo sabía. O no lo sabía bien. Quie­ro decir, que era lo que menos le impor­ta­ba. Lo que que­ría, a cual­quier pre­cio, eran man­te­ner su reduc­to vas­con­ga­do bajo con­trol. Evi­tan­do que pudie­ra caer social y polí­ti­ca­men­te del lado «equi­vo­ca­do». O sea del lado de la recién fun­da­da Herri Bata­su­na, que ade­más de sin­to­ni­zar con ETA ame­na­za­ba con lle­var a la prác­ti­ca sus inten­cio­nes inde­pen­den­tis­tas y socia­lis­tas. O por lo menos inten­tar­lo. Con lo con­mo­cio­nan­te que esto hubie­ra sido para el par­ti­do del mar­qués de Llano. Y enton­ces fue cuan­do se dise­ñó el «todos con­tra ETA», inau­gu­ra­do en pri­mi­cia por el PNV en la mani­fes­ta­ción de las palo­mas citada.

Des­pués de aquel 1978, una serie de hechos polí­ti­cos, socia­les, ins­ti­tu­cio­na­les y mili­ta­res segui­rán enfren­tan­do al sotis­mo y a ETA o su ámbi­to polí­ti­co social (HB, LAB, Ges­to­ras…) En 1981, la lucha anti­nu­clear con­tra la cen­tral de Lemoiz (cons­truc­ción apo­ya­da por el par­ti­do) cul­mi­na con la muer­te del inge­nie­ro Ryan y una ofen­si­va de lar­go alcan­ce del PNV. Con­vo­ca­to­ria de huel­ga, mani­fes­ta­ción nume­ro­sa, ofen­si­va de decla­ra­cio­nes, etc. Ese mis­mo año, con el inten­to del 23‑F el PSOE y los demás se ponen las pilas anti-inde­pen­den­cia. Y, por fin, con el PSOE en el poder (1982), un par­ti­do ex-repu­bli­cano que per­dió la gue­rra con­tra Fran­co, empie­za a gober­nar el Esta­do auto­nó­mi­co sin pro­vo­car dema­sia­do a los cuar­te­les, entran­do en la OTAN, en el MEC y un lar­go etcé­te­ra de arre­pen­ti­mien­tos, entre ellos una LOAPA anti­au­to­nó­mi­ca, que no lle­gó a eje­cu­tar­se. En los años ochen­ta la ofen­si­va con­tra ETA, empie­za a tomar cuer­po social y sub­ven­cio­nes ofi­cia­les. Ges­to por la Paz, que inven­ta­rá el lazo azul, pre­ce­de al Pac­to de Aju­ria Enea (1988) fir­ma­do por PNV, PSOE, AP, EA, EE y Ardan­za, en nom­bre de la enti­dad finan­cie­ra. Tan­tas moles­tias para aca­bar con ETA, que hacía lo mis­mo que con Fran­co. Aun­que más a menu­do. Su vio­len­cia y accio­nes arma­das, bom­bas o dis­pa­ros, esta­ban diri­gi­das a los obje­ti­vos de siem­pre. Pero con la sal­ve­dad que aho­ra no favo­re­cían los intere­ses y pro­gra­mas de los par­ti­dos del Pac­to. Aho­ra los obje­ti­vos podían ser inclu­so los pro­pios suce­so­res del nego­cio del cau­di­llo. En este pun­to la ideo­lo­gía de jus­ti­fi­ca­ción del sis­te­ma afir­ma­ba que lo que esta­ba bien con­tra la dic­ta­du­ra, o sea matar, esta­ba mal con ellos que eran los demó­cra­tas. Y la gen­te de los 25.000 dóla­res de ren­ta per capi­ta, como había supues­to López Rodo y otros tec­nó­cra­tas del fran­quis­mo, empe­zó a creérselo.

A par­tir de aquí son varios los aten­ta­dos y fre­cuen­tes los enfren­ta­mien­tos, deten­cio­nes, acu­sa­cio­nes de tor­tu­ras, etc. Hacia 1996, la con­se­je­ría de inte­rior vas­con­ga­da pare­ce tomar el man­do y rele­vo en lucha, no solo con­tra ETA, sino con­tra cual­quier resis­ten­te, sim­pa­ti­zan­te, cola­bo­ra­dor o mani­fes­tan­te en su favor. La poli­cía espa­ño­la y la guar­dia civil prác­ti­ca­men­te des­apa­re­cen de las calles y los guar­dias vas­cos ocu­pan su lugar y papel en la repre­sión. En 1997, con la muer­te de Blan­co, con­ce­jal del PP en Ermua, el PNV cree encon­trar la oca­sión de «rema­tar» al enemi­go toca­do. Para ello uti­li­za a la cria­tu­ra del Pac­to de Aju­ria Enea «Ges­to por la Paz», cuyo alum­bra­mien­to y nutri­ción ha sub­ven­cio­na­do. Se con­vo­ca una mani­fes­ta­ción mons­truo­sa (de mons­truos) en Bil­bao, con­tra ETA, en la que el des­plie­gue infor­ma­ti­vo y la apues­ta por el asal­to final ame­na­za con ser defi­ni­ti­va. Arza­lluz, Ardan­za, Atutxa y los otros jel­ki­des reco­rren las calles de la invic­ta villa, cogi­dos del bra­ze­te de Aznar, y rodea­dos de espa­ño­les con sus ban­de­ras bico­lo­res. El PNV supo que había dado la vuel­ta a la situa­ción y man­da­do a sus com­pe­ti­do­res inde­pen­den­tis­tas a las cata­cum­bas polí­ti­cas. Pero tam­bién se dio cuen­ta que se habia que­da­do solo… con Espa­ña. Y una cosa mala es ser espa­ñol en Eus­ka­di, pero otra peor es pare­cer­lo. Eso, en Eus­ka­di, es un sui­ci­dio polí­ti­co. Y el PNV lo sabía. Lo sabe.

Por esta, o por otras razo­nes, que con­ve­nían a algu­nos, alguien inven­tó lo de Liza­rra-Gara­zi. Una sali­da en la que según pare­ce solo creían ETA y HB. Y que, estan­do el par­ti­do del Mar­qués por medio, no podía tener más que un final infe­liz y lamen­ta­ble. No es nece­sa­rio con­tar nada sobre aque­lla frus­tra­ción, con tre­gua inclui­da, de la que le cos­tó mucho salir a ETA y a la izquier­da aber­tza­le. Mien­tras el PNV se las arre­gla­ba, una vez más, para caer de pie en el char­co. Si en algo es mag­ní­fi­co el par­ti­do de Sota es en man­te­ner­se por enci­ma de todos, iden­ti­fi­car­se con una socie­dad con­ser­va­do­ra y echar la cul­pa de todos los males a sus adver­sa­rios. Para ello, el PNV y sus alia­dos espa­ño­les, par­ti­da­rios de la auto­no­mía, tie­nen y emplean pode­ro­sos medios, sobre todo de comu­ni­ca­ción, edu­ca­ción, into­xi­ca­ción y com­pra-ven­ta, que se ponen al ser­vi­cio de crear una ima­gen de ETA, como enemi­go públi­co. Recu­pe­ran­do la idea y la ima­gen de ETA que tenía la pro­pa­gan­da fran­quis­ta. Para ello, los ingen­tes recur­sos, trans­fe­ri­dos por Espa­ña al gobierno vas­con­ga­do, han per­mi­ti­do la crea­ción de perió­di­cos, radios, tele­vi­sio­nes, revis­tas y pre­mios a inte­lec­tua­les y otros cola­bo­ra­cio­nis­tas. Tam­bién una uni­ver­si­dad cuya úni­ca fina­li­dad es ser­vir de aco­mo­do a una gene­ra­ción de inte­lec­tua­les orgá­ni­cos, para los que se han crea­do depar­ta­men­tos y orga­nis­mos, reple­tos de espe­cia­lis­tas de la inves­ti­ga­ción con­tra ETA. Enemi­gos del nacio­na­lis­mo vas­co y favo­ra­bles a la auto­no­mía. Todo un pese­bre sucu­len­to, al que acu­den en mana­da los arre­pen­ti­dos, con­ver­sos y clien­tes polí­ti­cos, don­de se ali­men­tan con cáte­dras y empleos, pues­tos en par­ti­dos, sin­di­ca­tos, ins­ti­tu­cio­nes y orga­nis­mos como EITB. En defi­ni­ti­va pues­tos clien­te­la­res de fun­cio­na­rios men­ta­les y ofi­ci­nis­tas de sala­rio y sub­si­dio. A los que se ha hecho creer que sus empleos, suel­dos y super­vi­ven­cia, depen­dían en exclu­si­va de la des­apa­ri­ción de ETA. Aho­ra que lo han con­se­gui­do, que Sota les ampa­re. Ya vere­mos cómo.

Jose­ma­ri Loren­zo Espinosa

21 de mayo de 2017

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *