Caza­bom­bar­de­ros F‑35 de Esta­dos Uni­dos a solo minu­tos de vue­lo de Rusia

Los caza­bom­bar­de­ros esta­dou­ni­den­ses F‑35 lle­ga­ron, el 25 de abril, a la base aérea de Ama­ri, en Esto­nia, para su «pri­mer des­plie­gue de entre­na­mien­to en Euro­pa», o sea su pri­mer ejer­ci­cio béli­co en ese con­ti­nen­te. Poco des­pués, el 28 de abril, otros 2 de esos caza­bom­bar­de­ros lle­ga­ron, con el mis­mo obje­ti­vo, a la base aérea de Graf Igna­tie­vo, en Bul­ga­ria. Los 4 apa­ra­tos for­man par­te del gru­po de 6 caza­bom­bar­de­ros F‑35A Light­ning II tras­la­da­dos el 15 de abril a la base ingle­sa de Lakenheat des­de Esta­dos Unidos.

Se tra­ta del pri­mer «des­plie­gue de entre­na­mien­to» de F‑35 esta­dou­ni­den­ses en el extran­je­ro, según comu­ni­ca la US Air For­ce, sub­ra­yan­do que dicho des­plie­gue «refuer­za la segu­ri­dad de nues­tros alia­dos de la OTAN y nues­tros socios euro­peos y demues­tra nues­tro com­pro­mi­so con la segu­ri­dad regio­nal y mundial».

El minis­tro de Defen­sa de Esto­nia, Mar­gus Tsahk­na, decla­ró en la cere­mo­nia de bien­ve­ni­da que «dar alber­gue a un avión tan avan­za­do cons­ti­tu­ye un reco­no­ci­mien­to del impor­tan­te papel de esta base». La base aérea de Ama­ri, en Esto­nia, es, en efec­to, la prin­ci­pal de la misión de la OTAN a car­go de la «vigi­lan­cia aérea» sobre el Bál­ti­co, don­de varios caza­bom­bar­de­ros que los miem­bros de la alian­za atlán­ti­ca envían allí por turno se man­tie­nen duran­te las 24 horas del día dis­pues­tos a des­pe­gar para «reac­cio­nar rápi­da­men­te ante vio­la­cio­nes del espa­cio aéreo».

La base de Ama­ri se encuen­tra a unos 200 kiló­me­tros del terri­to­rio ruso y unos 400 kiló­me­tros del encla­ve ruso de Kali­nin­gra­do, dis­tan­cias que solo repre­sen­tan unos minu­tos de vue­lo para un caza­bom­bar­de­ro. La base aérea de Graf Igna­tie­vo, una de las 4 bases don­de Esta­dos Uni­dos man­tie­ne medios de com­ba­te en Bul­ga­ria, es tam­bién estra­té­gi­ca­men­te impor­tan­te debi­do a su cer­ca­nía del terri­to­rio ruso.

La deci­sión de esco­ger esas bases para el pri­mer ejer­ci­cio de los F‑35 fue­ra de Esta­dos Uni­dos per­si­gue varios obje­ti­vos. Ante todo, refor­zar la «Euro­pean Reas­su­ran­ce Initia­ti­ve», ope­ra­ción que Esta­dos Uni­dos ini­ció en 2014 para «tran­qui­li­zar» a sus alia­dos de la OTAN y otros socios euro­peos ante «una Rusia que quie­re impo­ner cada vez más sus accio­nes agre­si­vas». Para con­cre­tar esa ope­ra­ción, que inclu­ye el des­plie­gue de la 3ª Bri­ga­da Blin­da­da esta­dou­ni­den­se en Polo­nia, se han asig­na­do 3 400 millo­nes de dóla­res inclui­dos en el año fis­cal 2017.

El ejer­ci­cio de los F‑35 sir­ve a la vez para «inte­grar el nue­vo caza de 5ª gene­ra­ción en la infra­es­truc­tu­ra de la OTAN». Por el momen­to, anun­cia la fuer­za aérea esta­dou­ni­den­se, no se pre­vé uti­li­zar el F‑35 en la «vigi­lan­cia aérea» del Bál­ti­co, pero «de ser nece­sa­rio, ese caza podría ser uti­li­za­do en combate».

Otro obje­ti­vo del ejer­ci­cio, que va a desa­rro­llar­se a las puer­tas de Rusia, es poner a prue­ba la capa­ci­dad del F‑35 para esca­par a los rada­res rusos. Se tra­ta, en defi­ni­ti­va, de un ensa­yo de ata­que nuclear ya que el F‑35 está des­ti­na­do en reali­dad a ser el prin­ci­pal vec­tor de la nue­va bom­ba nuclear esta­dou­ni­den­se B61-12 que Esta­dos Uni­dos pla­nea des­ple­gar [en Euro­pa] como reem­pla­zo de las actua­les B‑61 a par­tir del año 2020. Ita­lia dis­pon­drá simul­tá­nea­men­te de avio­nes F‑35 y de bom­bas B61-12, para uti­li­zar­los en ope­ra­cio­nes… bajo las órde­nes de Esta­dos Unidos.

Otro de los obje­ti­vos del ejer­ci­cio es demos­trar que, a pesar de los innu­me­ra­bles pro­ble­mas téc­ni­cos, el nue­vo avión de gue­rra de Lockheed Mar­tin ya final­men­te «com­bat ready», o sea «lis­to para el com­ba­te», para des­men­tir a quie­nes afir­ma­ban que ese avión nun­ca lle­ga­ría a volar. El 26 de abril, Lockheed Mar­tin obtu­vo un con­tra­to de 109 millo­nes de dóla­res para la moder­ni­za­ción de uno de los nume­ro­sos pro­gra­mas infor­má­ti­cos que nece­si­ta el F‑35. Y el 1º de mayo fir­mó otro con­tra­to, por 1.400 millo­nes de dóla­res para la pro­duc­ción ini­cial de 130 ejem­pla­res del F‑35 Light­ning II .

Aho­ra sería muy impor­tan­te que el F‑35 fue­se uti­li­za­do en una gue­rra para poder mover­lo de la cate­go­ría «com­bat ready» a la cla­si­fi­ca­ción «com­bat pro­ven», o sea «pro­ba­do en com­ba­te». Mien­tras tan­to, el Pen­tá­gono lo des­plie­ga en Esto­nia y Bul­ga­ria para que par­ti­ci­pe en la nue­va gue­rra fría con­tra Rusia… para «tran­qui­li­zar­nos» a noso­tros, los europeos.

Man­lio Dinucci

6 de mayo de 2017

Fuen­te: il mani­fes­to

[Tra­du­ci­do al espa­ñol por la Red Vol­tai­re a par­tir de la ver­sión al fran­cés de Marie-Ange Patrizio.]

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *