Vene­zue­la, el deseo impe­rial y la constituyente

Lo que está en mar­cha en Vene­zue­la es un epi­so­dio deci­si­vo en el pro­yec­to de Esta­dos Uni­dos y las oli­gar­quías de no dejar en pie un solo gobierno inde­pen­dien­te y demo­crá­ti­co en nues­tra Amé­ri­ca. El com­bus­ti­ble prin­ci­pal que ali­men­ta ese pro­yec­to en Vene­zue­la es el apo­yo que reci­be la con­tra­rre­vo­lu­ción endó­ge­na de Washington/​OEA, los más des­pres­ti­gia­dos gobier­nos neo­li­be­ra­les y la dere­cha ado­ra­do­ra del dios mer­ca­do y del asal­to al teso­ro públi­co. Todos enma­ri­da­dos con el uru­gua­yo Luis Alma­gro, agen­te de la CIA asig­na­do a la secre­ta­ría gene­ral de la OEA.

Apar­te del ubé­rri­mo petró­leo de Vene­zue­la, que desea para sí, el impe­rio con­ce­de enor­me prio­ri­dad a derro­car el gobierno de Madu­ro por la impor­tan­cia de la Revo­lu­ción Boli­va­ria­na y Cha­vis­ta en el con­cier­to regio­nal. El rudo gol­pe que ases­ta­ría una con­tra­rre­vo­lu­ción triun­fan­te en la patria de Bolí­var a los pro­ce­sos de cam­bio en Boli­via, Ecua­dor, Nica­ra­gua, El Sal­va­dor, al Alba en su con­jun­to y, por supues­to, a Cuba. Y no solo eso, sino la crea­ción de un ambien­te pro­fun­da­men­te fas­cis­toi­de como el que vemos sur­gir en las dere­chas de la región, que impi­da el acce­so a la pre­si­den­cia de Andrés Manuel López Obra­dor en Méxi­co, Lula da Sil­va en Bra­sil y –si deci­die­ra lan­zar­se– Cris­ti­na Fer­nán­dez de Kirch­ner en Argen­ti­na, can­di­da­tos a los que pare­ce impo­si­ble fre­nar por medios lega­les y legí­ti­mos. A nadie esca­pa el vuel­co que estos even­tua­les resul­ta­dos elec­to­ra­les, ope­ra­rían en la corre­la­ción regio­nal –e inter­na­cio­nal– de fuer­zas a favor de la inde­pen­den­cia, la sobe­ra­nía, el con­trol nacio­nal de los recur­sos natu­ra­les, la jus­ti­cia social, la demo­cra­cia, la uni­dad y con­cor­dia latino-cari­be­ña y la paz mundial.

Lo ante­rior expli­ca que en una peli­gro­sa y ten­sa situa­ción eco­nó­mi­ca, polí­ti­ca y social como la pro­vo­ca­da por el impe­ria­lis­mo y sus vasa­llos loca­les en Vene­zue­la, estos recha­cen la razo­na­ble, legal y legí­ti­ma con­vo­ca­to­ria a Asam­blea Nacio­nal Constituyente(ANC) del pre­si­den­te Nico­lás Madu­ro y su ofer­ta de diá­lo­go. Peor aún, han arre­cia­do los actos de vio­len­cia, que ya se cobran más de tres dece­nas de vidas y cien­tos de heri­dos y demos­tra­do no estar dis­pues­tos a otro diá­lo­go que no sea la ren­di­ción del gobierno ante sus exi­gen­cias. Tan cre­yen­tes e ínti­mos de la jerar­quía cató­li­ca de Vene­zue­la como son, han hecho caso omi­so otra vez del lla­ma­do del Papa Fran­cis­co al diálogo.

Insis­to, las accio­nes con­tra­rre­vo­lu­cio­na­rias en Vene­zue­la siguen las direc­ti­vas de la Ope­ra­ción Vene­zue­la Free­dom 2 del Coman­do Sur yan­qui, que, ade­más de la vas­ta expe­rien­cia del Pen­tá­gono y la CIA en derro­car gobier­nos, toman tam­bién de base al teó­ri­co de los gol­pes blan­dos Gene Sharp. Fun­cio­na­rios de su Ins­ti­tu­to Eins­tein rea­li­za­ron una visi­ta de tra­ba­jo de nue­ve días a Vene­zue­la en 2003, docu­men­ta­da por Eva Golin­ger (http://​www​.radio​la​pri​me​ri​si​ma​.com/​a​r​t​i​c​u​l​o​s​/​5​448), mag­ní­fi­ca sín­te­sis sobre gol­pes blan­dos en Amé­ri­ca Latina.

Autor del libro De la dic­ta­du­ra a la demo­cra­cia, Sharp enu­me­ra los cin­co pasos del gol­pe blan­do, que resu­mo: 1) Pro­mo­ver accio­nes «no vio­len­tas» para gene­rar males­tar en la socie­dad: denun­cias de corrup­ción, pro­mo­ción de intri­gas o divul­ga­ción de fal­sos rumo­res. 2) Desa­rro­llar inten­sas cam­pa­ñas en «defen­sa de la liber­tad de pren­sa y de los dere­chos huma­nos», acom­pa­ña­das de acu­sa­cio­nes de «tota­li­ta­ris­mo» con­tra el gobierno. 3) Lucha acti­va por «rei­vin­di­ca­cio­nes polí­ti­cas y socia­les» y la mani­pu­la­ción del colec­ti­vo para que empren­da mani­fes­ta­cio­nes y pro­tes­tas vio­len­tas, que ame­na­cen las ins­ti­tu­cio­nes. 4) Ope­ra­cio­nes de gue­rra psi­co­ló­gi­ca y des­es­ta­bi­li­za­ción, que creen un cli­ma de «ingo­ber­na­bi­li­dad». 5) For­zar la renun­cia del Pre­si­den­te, median­te revuel­tas calle­je­ras para con­tro­lar las ins­ti­tu­cio­nes, mien­tras se man­tie­ne la pre­sión en la calle. Pre­pa­rar el terreno para una inter­ven­ción mili­tar, a la vez que se desa­rro­lla una gue­rra civil pro­lon­ga­da y se logra el ais­la­mien­to inter­na­cio­nal del país (http://​www​.tele​surtv​.net/​n​e​w​s​/​E​l​-​g​o​l​p​e​-​s​u​a​v​e​-​e​n​-​V​e​n​e​z​u​e​l​a​-​e​n​-​c​i​n​c​o​-​p​a​s​o​s​-​2​0​1​4​0​220 – 0054.html). Nada más pare­ci­do a lo que vie­ne ocu­rrien­do en Venezuela.

Pero mien­tras la con­tra­rre­vo­lu­ción se con­su­me en sus actos vio­len­tos por­que sabe que el tiem­po jue­ga con­tra ella, el cha­vis­mo ha avan­za­do ace­le­ra­da­men­te en el diá­lo­go pre­vio a la ANC que el pre­si­den­te Madu­ro impul­sa den­tro de los sec­to­res popu­la­res, la fuer­za arma­da y con los par­ti­dos opo­si­to­res que se han suma­do. Si el deba­te cons­ti­tu­yen­te se con­vier­te en un fenó­meno de masas, a la vio­len­cia no le que­da mucho.

Ángel Gue­rra Cabrera

11 de mayo de 2017

Fuen­te: https://​lapu​pi​lain​som​ne​.word​press​.com/​2​0​1​7​/​0​5​/​1​1​/​v​e​n​e​z​u​e​l​a​-​e​l​-​d​e​s​e​o​-​i​m​p​e​r​i​a​l​-​y​-​l​a​-​c​o​n​s​t​i​t​u​y​e​n​t​e​-​p​o​r​-​a​n​g​e​l​-​g​u​e​r​r​a​-​c​a​b​r​e​ra/

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *