Pró­lo­go al libro Lenin, Txa­bi, Arga­la: sobre la actua­li­dad del V Bil­tzar (actua­li­za­do)

Pró­xi­ma­men­te Boltxe Libu­ruak va a reedi­tar el libro Lenin, Txa­bi, Arga­la: sobre la actua­li­dad del V Bil­tzar, en la nue­va edi­ción se aña­di­rán los tex­tos que publi­ca­dos des­de la pri­me­ra edi­ción la com­ple­men­tan. Un nue­vo capí­tu­lo lo aña­di­mos como pró­lo­go a la actual edi­ción actua­li­zan­do el aná­li­sis que se plan­tea­ba como base en la edi­ción ori­gi­nal. Una vez este la impre­sión de la nue­va edi­ción lo publi­ca­re­mos y os ani­ma­mos a adqui­rir­lo a tra­vés de https://​www​.boltxe​.eus/​d​e​nda

Hace casi cin­co años que se publi­có la pri­me­ra edi­ción del libro, Lenin, Txa­bi, Arga­la: sobre la actua­li­dad del V Bil­tzar, que aho­ra pro­lo­ga­mos en su segun­da edi­ción. Debe­mos releer­lo en pro­fun­di­dad y com­pa­rar lo que en él se decía de la situa­ción pre­sen­te. Sobre todo debe­mos dete­ner­nos con espe­cial aten­ción crí­ti­ca en los pro­ce­sos que se expo­nen en el capí­tu­lo 2, «Ofen­si­vas con­tra el pue­blo tra­ba­ja­dor vas­co», por­que en su inte­rior se encuen­tran bue­na par­te de las razo­nes de la auto­de­rro­ta polí­ti­ca, no mili­tar, de la actual direc­ción de ETA y la par­te de la izquier­da aber­tza­le que le englo­ba.

Vere­mos que la auto­de­rro­ta empe­zó a ges­tar­se duran­te el ter­cer ata­que y que fue en el cuar­to cuan­do se hizo irre­ver­si­ble. Tras casi cin­co años debe­mos decir que se han agu­di­za­do las fuer­zas des­truc­to­ras que carac­te­ri­zan la cuar­ta ofen­si­va; hemos de decir que se han agu­di­za­do tan­to que una par­te de la izquier­da aber­tza­le no ha podi­do aguan­tar el ata­que y ha gira­do espec­ta­cu­lar­men­te a lo que antes nega­ba.

No ha sido un giro refor­mis­ta tác­ti­co, par­cial, pun­tual. Ha sido una opción estra­té­gi­ca que inten­tan jus­ti­fi­car median­te una tri­ple vía: pre­sen­cia par­la­men­ta­ria, pre­sen­cia en los movi­mien­tos de masas y popu­la­res, y pre­sen­cia en la lucha ideo­ló­gi­ca. Habla­mos de «pre­sen­cia» y no de acción y menos aún de lucha: EH Bil­du está pre­sen­te en las ins­ti­tu­cio­nes y sólo lucha en algu­nos ayun­ta­mien­tos, en el res­to hace ins­ti­tu­cio­na­lis­mo, y no está en abso­lu­to den­tro del pue­blo tra­ba­ja­dor y nada en la cla­se obre­ra, en cuan­to a la lucha ideo­ló­gi­ca ¿qué decir que no sea su depen­den­cia del plá­ci­do y pací­fi­co inter­cla­sis­mo de Gara-Naiz?

Sor­tu, por su par­te, logra hacer notar su exis­ten­cia gra­cias a las ver­sio­nes que los medios ofre­cen de las decla­ra­cio­nes de pren­sa de algu­nos de sus diri­gen­tes y a los espa­cios radio­te­le­vi­si­vos que gra­cio­sa­men­te le con­ce­de el PNV, ape­nas nada más. En cuan­to al sin­di­ca­to LAB, ace­le­ra su des­li­za­mien­to en la cues­ta aba­jo del sin­di­ca­lis­mo clá­si­co, más de ges­tión de com­pra­ven­ta de la fuer­za de tra­ba­jo fun­cio­na­rial que de ayu­dar a la auto­or­ga­ni­za­ción del pue­blo tra­ba­ja­dor en su lucha de cla­ses con­tra el capi­tal en gene­ral y con­tra la bur­gue­sía vas­ca en par­ti­cu­lar. El docu­men­to ofi­cial a deba­te para el Con­gre­so de 2017 inten­ta argu­men­tar ese des­li­za­mien­to y con­cuer­da ple­na­men­te con las loas al paci­fis­mo que ha hecho la direc­ción del sin­di­ca­to a raíz del desar­me de ETA. La cri­sis de Ernai es pal­pa­ble: una direc­ción men­tal­men­te enve­je­ci­da inten­ta fre­nar el ascen­so de la juven­tud mili­tan­te.

¿Cómo se ha lle­ga­do a esto? ¿Cómo ha ter­mi­na­do la ver­sión actual de aque­lla ETA (V) en una reedi­ción empeo­ra­da y a la baja de ETA berri en el con­tex­to actual? Tene­mos que releer lo que expu­si­mos hace casi cin­co años sobre la cuar­ta ofen­si­va con­tra el pue­blo tra­ba­ja­dor para saber cómo la bur­gue­sía ha diri­gi­do su lucha de cla­ses has­ta ven­cer a esa par­te de la izquier­da aber­tza­le. Aquí radi­ca la impor­tan­cia de reedi­tar aho­ra este libri­to que en su tiem­po enfu­re­ció a quie­nes ya habían deci­di­do retro­ce­der tan­to en la his­to­ria.

En el tex­to que aho­ra pro­lo­ga­mos apa­re­ce un párra­fo del Zutik 67 de noviem­bre de 1976:

Des­de el V Bil­tzar, ETA se había pro­pues­to con­ver­tir­se en una orga­ni­za­ción van­guar­dia revo­lu­cio­na­ria de la cla­se obre­ra y del Pue­blo Tra­ba­ja­dor Vas­co. El camino has­ta hoy ha esta­do pla­ga­do de con­tra­dic­cio­nes y de sal­tos a dere­cha e izquier­da. Negar­lo sería negar toda la his­to­ria de nues­tras esci­sio­nes, negar que la lucha de cla­ses exis­ta y entre de lleno en ETA.

Pero a pesar de ello, hoy pode­mos decir que ETA se está afir­man­do como una orga­ni­za­ción pro­le­ta­ria: ya hoy no pode­mos ser tra­ta­dos como «una expre­sión peque­ño-bur­gue­sa», «unos acti­vis­tas mino­ri­ta­rios», etc. Hoy, con más o menos acier­tos, ETA diri­ge todo el com­ba­te hacia el triun­fo de la Revo­lu­ción Socia­lis­ta, hacia el triun­fo del Poder Popu­lar que aca­be con la opre­sión nacio­nal y la explo­ta­ción capi­ta­lis­ta.

La pri­me­ra par­te es cier­ta enton­ces y aho­ra: la lucha de cla­ses tam­bién se libra den­tro de las orga­ni­za­cio­nes de izquier­da por­que en ellas cho­can tesis polí­ti­cas dife­ren­tes que lle­gan a opo­ner­se y, por fin, entran en con­tra­dic­ción irre­so­lu­ble, momen­to en el que se pro­du­cen las esci­sio­nes. La segun­da par­ta, el segun­do párra­fo, con­fir­ma la auto­de­rro­ta, como vere­mos. Lo que ha suce­di­do en la izquier­da aber­tza­le es que la bur­gue­sía ha mejo­ra­do su lucha de cla­ses duran­te esta cuar­ta ofen­si­va mien­tras no lo ha hecho ese sec­tor de la izquier­da aber­tza­le; al con­tra­rio, ha retro­ce­di­do a tesis refor­mis­tas duras que podían camu­flar­se toda­vía a comien­zos del siglo XXI pero que aho­ra apa­re­cen como son: un res­pi­ro para la bur­gue­sía vas­ca.

La lucha de cla­ses en el plano de estra­te­gias polí­ti­cas den­tro de la izquier­da aber­tza­le res­pon­de a la com­ple­ji­dad de un pro­ce­so de libe­ra­ción nacio­nal en el que, por razo­nes socia­les e his­tó­ri­cas, tie­ne bas­tan­te fuer­za la ideo­lo­gía peque­ño-bur­gue­sa que aun­que apa­ren­te ser radi­cal en algu­nas rei­vin­di­ca­cio­nes, estas no afec­tan a la pro­pie­dad pri­va­da. No hace fal­ta ser un peque­ño empre­sa­rio con un bar o tien­de­ci­ta que explo­ta a una tra­ba­ja­do­ra o a diez para tener ideo­lo­gía peque­ño-bur­gue­sa. Sec­to­res obre­ros y tra­ba­ja­do­res en gene­ral con sala­rios rela­ti­va­men­te menos injus­tos son muy pro­pen­sos a estar infec­ta­dos por esa ideo­lo­gía, que, no lo olvi­de­mos, for­ma par­te de la ideo­lo­gía bur­gue­sa domi­nan­te.

En la mitad de la déca­da de 1970 la seve­ra cri­sis del capi­ta­lis­mo espa­ñol –dife­ren­te a la actual pero muy dura en aque­lla épo­ca– faci­li­ta­ba que la ideo­lo­gía peque­ño-bur­gue­sa estu­vie­ra en segun­da fila aun­que aga­za­pa­da. La ter­ce­ra ofen­si­va bur­gue­sa con­tra el pue­blo tra­ba­ja­dor se ini­ció con la lle­ga­da del PSOE al gobierno de Madrid y tuvo cin­co ejes fun­da­men­ta­les: aca­bar con la cla­se obre­ra indus­trial, apli­car el Plan Zen, impli­car total­men­te al PNV en la repre­sión, apli­car los recor­tes a la auto­no­mía y a la fora­li­dad impues­tos por el teje­ra­zo de 1981 y, por últi­mo, inte­grar incon­di­cio­nal­men­te al Esta­do en la OTAN y en la CEE.

El devas­ta­dor ata­que empe­zó a debi­li­tar el núcleo duro del pue­blo tra­ba­ja­dor vas­co que había diri­gi­do y sopor­ta­do el peso de la lucha anti­fran­quis­ta, que había dado for­ma y con­te­ni­do a la V Asam­blea y que era la raíz del movi­mien­to popu­lar y obre­ro en todas sus expre­sio­nes: la cla­se obre­ra indus­trial del hie­rro. La fase de la lucha de cla­ses cen­tra­da en la «cul­tu­ra del hie­rro», de la gran fábri­ca y del asti­lle­ro y de sus empre­sas adya­cen­tes, empe­zó a olvi­dar­se, pro­ce­so faci­li­ta­do por la gue­rra sucia y las repre­sio­nes, por la deri­va refor­mis­ta del euro­co­mu­nis­mo y por el efec­to disol­ven­te del pos­mo­der­nis­mo y otras modas ideo­ló­gi­cas aupa­das al calor de la implo­sión de la URSS. Pero la izquier­da aber­tza­le resis­tió e inclu­so obtu­vo gran­des vic­to­rias.

El cuar­to ata­que empe­zó en la segun­da mitad de los años noven­ta, con el PP en el gobierno de Madrid y con sus medi­das ultra­neo­li­be­ra­les y ultra­rre­pre­si­vas: apo­yán­do­se en un pue­blo tra­ba­ja­dor debi­li­ta­do estruc­tu­ral­men­te en su núcleo cen­tral, la cla­se obre­ra indus­trial, y con unos obje­ti­vos cen­tra­les que pasa­ban por rom­per la iden­ti­dad colec­ti­va del pue­blo indi­vi­dua­li­zan­do las rela­cio­nes socia­les, de modo que pier­dan visos de reali­dad los con­cep­tos bási­cos de la teo­ría mar­xis­ta y por tan­to de la lucha de cla­ses. Esta ofen­si­va tuvo a su favor que en todo el capi­ta­lis­mo impe­ria­lis­ta se vivía la extin­ción del euro­co­mu­nis­mo, el decli­ve social­de­mó­cra­ta, el debi­li­ta­mien­to sin­di­cal, etc., bajo pre­sio­nes auto­ri­ta­rias cre­cien­tes en un con­tex­to de recor­tes de dere­chos y liber­ta­des. Eran tiem­pos pro­pi­cios para que la cas­ta inte­lec­tual y uni­ver­si­ta­ria fue­ra aplau­di­da por sus ser­vi­cios al sis­te­ma. La lucha de cla­ses refle­ja­ba un cam­bio de sen­ti­do: la bur­gue­sía toma­ba la ini­cia­ti­va.

Las medi­das ultra­neo­li­be­ra­les del PP, que tam­bién se toma­ron a esca­la mun­dial, gene­ra­ron una recu­pe­ra­ción eco­nó­mi­ca fic­ti­cia aun­que apa­ren­te, lo que uni­do a las repre­sio­nes y a los cam­bios socia­les en la com­po­si­ción del pue­blo tra­ba­ja­dor hizo que fue­ra cam­bian­do la com­po­si­ción cla­sis­ta de deter­mi­na­das direc­cio­nes de la izquier­da aber­tza­le, per­dien­do peso el com­po­nen­te tra­ba­ja­dor y obre­ro ante­rior, fren­te al ascen­so de per­so­nas con ideo­lo­gía inter­cla­sis­ta, que ape­nas habían sufri­do la explo­ta­ción de cla­se y las dis­ci­pli­nas del sala­rio, bas­tan­tes de las cua­les pro­ve­nían de las «cla­ses medias», fami­lias tra­ba­ja­do­ras con sala­rios altos que habían acu­mu­la­do algu­nos rema­nen­tes, de fran­jas socia­les de autó­no­mos y «pro­fe­sio­na­les libe­ra­les», y de la peque­ña bur­gue­sía.

No debe sor­pren­der­nos este des­pla­za­mien­to de las direc­cio­nes popu­la­res y obre­ras por las direc­cio­nes inter­cla­sis­tas, ya que es muy fre­cuen­te en las situa­cio­nes en las que se con­ju­gan al menos cua­tro diná­mi­cas: retro­ce­so de la lucha obre­ra y popu­lar uni­do al ascen­so de la ideo­lo­gía bur­gue­sa, repre­sión sis­te­má­ti­ca de las orga­ni­za­cio­nes revo­lu­cio­na­rias, exis­ten­cia de una amplia base de cua­dros acos­tum­bra­dos a la acción ins­ti­tu­cio­nal y exis­ten­cia de una cas­ta uni­ver­si­ta­ria con ganas de inte­grar­se en el sis­te­ma des­de pos­tu­ras solo pro­gre­sis­tas. Las dos pri­me­ras las hemos sufri­do y segui­mos sufrien­do.

La ter­ce­ra, es la for­ma­da por cien­tos de cua­dros aber­tza­les que han mili­ta­do y mili­tan en ayun­ta­mien­tos, dipu­tacio­nes, gobier­nos regio­na­les e ins­ti­tu­cio­nes varias duran­te varias déca­das en muy duras con­di­cio­nes polí­ti­cas, sin echar­se para atrás y sin ser absor­bi­dos por el agu­je­ro negro de la corrup­ción. La his­to­ria con­fir­ma el poder de inte­gra­ción del ins­ti­tu­cio­na­lis­mo en su ruti­na dia­ria, sobre todo cuan­do los cua­dros que que­rían com­ba­tir­la des­de den­tro van des­li­gán­do­se de las luchas obre­ras y popu­la­res, de los movi­mien­tos, de la calle en suma. El pano­ra­ma se agra­va con­for­me esos cua­dros dejan de reci­bir for­ma­ción teó­ri­ca que les expli­que qué está suce­dien­do, por qué y cómo rever­tir la situa­ción.

Y no la reci­ben por varias razo­nes, sien­do la repre­sión una de ellas pero no la úni­ca, por­que otra es que las nue­vas direc­cio­nes ya no asu­men la nece­si­dad de la teo­ría socia­lis­ta, de la lucha de cla­ses, con la mis­ma inten­si­dad que las ante­rio­res, rela­jan­do la for­ma­ción teó­ri­co-polí­ti­ca has­ta aban­do­nar­la. La olea­da de ile­ga­li­za­cio­nes y sobre todo la del apa­ra­to ins­ti­tu­cio­nal des­de 2003 empeo­ra la situa­ción. Como hemos dicho, entre 1997 y 2007 exis­te una recu­pe­ra­ción enga­ño­sa que ocul­ta el endeu­da­mien­to del pue­blo tra­ba­ja­dor y el empo­bre­ci­mien­to cre­cien­te de fran­jas suyas: des­de 2007 y sobre todo des­de 2009 – 2010 esa mal­vi­ven­cia empeo­ra­da será ya inocul­ta­ble, entre otras cosas gra­cias a la lucha de cla­ses y a las huel­gas gene­ra­les rea­li­za­das.

Pero ya es tar­de para rever­tir la diná­mi­ca refor­mis­ta en un sec­tor del aber­tza­lis­mo por­que, ade­más, des­de esta épo­ca va cogien­do fuer­za la cas­ta inte­lec­tual viven­cial­men­te dis­tan­cia­da del socia­lis­mo, cuan­do no enfren­ta­da a la lucha de cla­ses en cuan­to tal. La nue­va direc­ción de Gara jue­ga un papel cla­ve en el debi­li­ta­mien­to de la con­cien­cia nacio­nal de cla­se en fran­jas mili­tan­tes supe­ra­das por los cam­bios que nadie les expli­ca. Lo hace divul­gan­do con todos sus medios la ideo­lo­gía inter­cla­sis­ta y un pro impe­ria­lis­mo des­ca­ra­do, mien­tras cie­rra sus espa­cios a los movi­mien­tos popu­la­res, a la lucha de cla­ses, a los deba­tes teó­ri­cos, y da un paso cua­li­ta­ti­vo: per­mi­tir la des­ca­li­fi­ca­ción y el insul­to con­tra quie­nes no clau­di­can.

Se equi­vo­can quie­nes por inte­rés o por igno­ran­cia redu­cen el pro­ble­ma a la cues­tión del desar­me y de la diso­lu­ción de ETA. Son los refor­mis­tas los que más insis­ten en esta visión fal­sa, como si se tra­ta­se solo de dejar las armas y abra­zar la paz del opre­sor. Por el con­tra­rio, des­de siem­pre se ha enten­di­do la lucha arma­da como lucha tác­ti­ca supe­di­ta­da a una estra­te­gia que pue­de emplear­la o no según los con­tex­tos y las coyun­tu­ras. La teo­ría mar­xis­ta de la vio­len­cia revo­lu­cio­na­ria siem­pre ha defen­di­do como prin­ci­pio estra­té­gi­co que la vio­len­cia es la par­te­ra de la nue­va socie­dad, y que la cla­se tra­ba­ja­do­ra debe pre­pa­rar­se para ese momen­to, pero siem­pre ha sos­te­ni­do que las for­mas con­cre­tas en cada cir­cuns­tan­cia deben ser pen­sa­das tác­ti­ca­men­te por los pue­blos en lucha, sien­do ellos los que deci­dan cómo, cuán­do, etc.

La cas­ta inte­lec­tual y sec­to­res de la direc­ción aber­tza­le deci­di­dos a acep­tar el orden capi­ta­lis­ta por­que lo asu­men ideo­ló­gi­ca­men­te, tenían y tie­nen que negar la teo­ría mar­xis­ta, y en lo que aho­ra nos con­cier­ne, la de la orga­ni­za­ción de van­guar­dia y la de la vio­len­cia. Es aquí don­de está la con­tra­dic­ción irre­so­lu­ble: en el cho­que entre la estra­te­gia y la orga­ni­za­ción revo­lu­cio­na­ria corres­pon­dien­te y la estra­te­gia refor­mis­ta y la for­ma orga­ni­za­ti­va que le corres­pon­de. La teo­ría de la vio­len­cia como par­te­ra de la his­to­ria o como defen­so­ra últi­ma de la opre­sión se rela­cio­na direc­ta­men­te con la de las estra­te­gias y la de las orga­ni­za­cio­nes ade­cua­das para con­quis­tar la liber­tad o man­te­ner la injus­ti­cia, ya sea en el mar­xis­mo como en cual­quier teo­ría polí­ti­ca des­de Sun Tzu y Hero­do­to has­ta aho­ra; pero la cues­tión de las for­mas tác­ti­cas de vio­len­cia revo­lu­cio­na­ria o reac­cio­na­ria, las que fue­ren en cada espa­cio-tiem­po, es secun­da­ria y supe­di­ta­da siem­pre a lo que se deci­da en las ante­rio­res.

Lo que se deno­mi­na «his­to­ria de la teo­ría polí­ti­ca» reco­no­ce esto des­de siem­pre y es esto pre­ci­sa­men­te lo que nie­gan los refor­mis­tas aber­tza­les para que­dar­se solo con lo que ellos lla­man el «cese de la vio­len­cia» y la «lle­ga­da de la paz». Los supues­tos «deba­tes» habi­dos han sido orga­ni­za­dos para impe­dir los temas crí­ti­cos: revo­lu­ción o refor­ma, impo­nien­do la segun­da opción y su for­ma orga­ni­za­ti­va buro­crá­ti­ca y ver­ti­cal. Un ejem­plo espe­cial­men­te dolo­ro­so lo tene­mos en todo lo rela­cio­na­do con la Amnis­tía.

Pues bien, el libro que pro­lo­ga­mos ade­lan­ta­ba hace casi cin­co años las ten­den­cias socia­les pro­fun­das que faci­li­ta­ban el giro refor­mis­ta y reva­lo­ri­za­ban la impor­tan­cia cla­ve de la estra­te­gia revo­lu­cio­na­ria y de la for­ma orga­ni­za­ti­va que le es inhe­ren­te, como fuer­za mate­rial dedi­ca­da a evi­tar que la bur­gue­sía desa­rro­lla­ra su lucha de cla­ses. Resu­mien­do mucho, si ha deja­do de ser ver­dad lo que dice el segun­do párra­fo de la cita arri­ba pre­sen­ta­da, si ETA y una par­te del aber­tza­lis­mo han des­apa­re­ci­do como fuer­zas revo­lu­cio­na­rias, ha sido por­que han retro­ce­di­do a refor­mis­mos cadu­cos en vez de avan­zar en la reade­cua­ción de las lec­cio­nes de la V Asam­blea a las bru­ta­les con­di­cio­nes de explo­ta­ción de la lar­ga fase capi­ta­lis­ta que ya se ha impues­to.

No es la pri­me­ra vez, ni será la últi­ma, en la que suce­den invo­lu­cio­nes refor­mis­tas de este cali­bre. La solu­ción no es otra que actua­li­zar siem­pre nues­tra pra­xis den­tro de la lucha de cla­ses tal cual se libra den­tro y fue­ra.

Petri Reka­ba­rren

11 de Mayo de 2017

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *