La gue­rra cul­tu­ral y simbólica

Una afren­ta con­tra la juventud

«Vivi­mos en medio de una inten­sa gue­rra cul­tu­ral y sim­bó­li­ca y esta­mos obli­ga­dos a pro­mo­ver cada vez más el aná­li­sis colec­ti­vo, el diá­lo­go, en torno a estos temas. El tipo de desa­fío que tene­mos por delan­te no admi­te res­pues­tas sim­pli­fi­ca­das ni pura­men­te emo­cio­na­les. El peor error de un revo­lu­cio­na­rio, decía Fidel, es no pen­sar. Hay que ejer­ci­tar­se en pen­sar, en argu­men­tar, en razo­nar; en ver la reali­dad en su deve­nir y en toda su com­ple­ji­dad, más allá de las coyun­tu­ras.» Es por ello que opo­ner­se a la idea­li­za­ción del para­dig­ma yan­qui de moder­ni­dad y pro­gre­so, ola que arras­tra a algu­nos cré­du­los, es enfren­tar­se a posi­cio­nes ane­xio­nis­tas y colo­nia­les.

Al hablar de sub­ver­sión, coin­ci­di­mos con Enri­que Ubie­ta Gómez , en que nos pare­ce más pre­ci­so refe­rir­nos a la gue­rra cul­tu­ral que se esta­ble­ce en torno a la cons­truc­ción de una socie­dad alter­na­ti­va, y de la ofen­si­va gene­ral que se ha pro­du­ci­do en los últi­mos años con el obje­ti­vo de apro­ve­char el fin bio­ló­gi­co de la gene­ra­ción his­tó­ri­ca que hizo la Revo­lu­ción y la con­ti­nui­dad de las nue­vas gene­ra­cio­nes. La gue­rra cul­tu­ral, entre otras cosas esen­cia­les, inclu­ye lo ideo­ló­gi­co y lo político.

El opues­to de la nación que esta­mos cons­tru­yen­do es el capi­ta­lis­mo, y en un sen­ti­do his­tó­ri­co con­cre­to, el impe­ria­lis­mo. La gue­rra que libra­mos ‑en línea con Ubie­ta- inclu­ye la per­cep­ción, la cons­truc­ción de modos de vida dife­ren­tes, de mode­los de vida, de con­cep­tos de feli­ci­dad que se opon­gan, que nie­guen los del capitalismo.

No pue­de des­co­no­cer­se que hoy el prin­ci­pal ins­tru­men­to de domi­na­ción con que cuen­ta el impe­ria­lis­mo es la gue­rra cul­tu­ral, la cual se expre­sa en múl­ti­ples for­mas de sub­ver­sión polí­ti­ca ideo­ló­gi­ca. Ha logra­do que en todo el mun­do pre­va­lez­can de mane­ra aplas­tan­te los patro­nes de su indus­tria del entre­te­ni­mien­to y de la maqui­na­ria mediá­ti­ca a su ser­vi­cio. La huma­ni­dad sufre en el pre­sen­te la ofen­si­va de una ope­ra­ción de colo­ni­za­ción cul­tu­ral a gran esca­la. Se tra­ta de impo­ner el frí­vo­lo e injus­to mode­lo del lla­ma­do sue­ño ame­ri­cano, denun­cia­do tem­pra­na­men­te por nues­tro Héroe Nacio­nal José Martí.

Esta se desa­rro­lla en medio de la revo­lu­ción tec­no­ló­gi­ca con­tem­po­rá­nea que favo­re­ce la gene­ra­ción cons­tan­te de imá­ge­nes e infor­ma­ción. El empleo de fór­mu­las comu­ni­ca­ti­vas efi­cien­tes, deri­va­das de las téc­ni­cas del mar­ke­ting impo­ne gus­tos, valo­res y nece­si­da­des, a la vez que vis­te de cre­di­bi­li­dad un men­sa­je cada vez más mani­pu­la­do. Es impo­si­ble cerrar fron­te­ras a esta ava­lan­cha y, por otra par­te, ins­cri­tos como esta­mos en la era de la glo­ba­li­za­ción, «tene­mos que sus­ten­tar el deba­te ideo­ló­gi­co en una infor­ma­ción de amplio hori­zon­te, veraz y creí­ble». El recep­tor de hoy no es el de hace medio siglo.

La gue­rra cul­tu­ral des­ata­da por los cen­tros de poder que ope­ran a esca­la glo­bal, es en esen­cia, con­tra la juven­tud. Es como una empre­sa invi­si­ble, gla­mo­ro­sa, embau­ca­do­ra; que tra­ta de impe­dir la cons­truc­ción del pen­sa­mien­to pro­pio en res­pues­ta al pen­sa­mien­to úni­co glo­ba­li­za­do, que bus­ca masi­fi­car las con­cien­cias y some­ter­las a las pér­di­das de las iden­ti­da­des cul­tu­ra­les, al con­su­mis­mo, a la fal­ta de liber­tad, a ese pen­sa­mien­to que se basa en la domi­na­ción y no en la libe­ra­ción de los pueblos.

Se tra­ta de una gue­rra tam­bién de los mode­los de vida, de los con­cep­tos de feli­ci­dad, del modo de vida capi­ta­lis­ta en el cual los obje­tos deter­mi­nan el valor de las per­so­nas, repro­du­cien­do en el ima­gi­na­rio social que cual­quie­ra pue­de lle­gar a hacer­se rico. A lo que aspi­ra el impe­ria­lis­mo es a des­ideo­lo­gi­zar nues­tra pro­pia vida, cam­biar nues­tras men­tes y ganar la gue­rra cultural.

Unas exiguas cor­po­ra­cio­nes, muy pode­ro­sas, impo­nen los para­dig­mas, ído­los, modas y for­mas de vida que pre­do­mi­nan actual­men­te en nues­tra épo­ca. Sus men­sa­jes, en apa­rien­cia varia­dos, for­man par­te de un dis­cur­so úni­co, hege­mó­ni­co, que aso­cia feli­ci­dad y con­su­mo, éxi­to y dine­ro, que hace una apo­lo­gía cons­tan­te del capi­ta­lis­mo y de la supe­rio­ri­dad impe­rial; que se empe­ña en des­ca­li­fi­car todo pen­sa­mien­to inde­pen­dien­te y cual­quier cau­sa que se opon­ga a sus intere­ses. Jun­to a la ins­ti­ga­ción per­ma­nen­te al con­su­mis­mo pro­mue­ve, ade­más, el indi­vi­dua­lis­mo y egoís­mo que des­ideo­lo­gi­za y des­mo­vi­li­za.

Es por ello que el men­sa­je diri­gi­do a las nue­vas gene­ra­cio­nes «Cla­ves para alcan­zar la feli­ci­dad», del Doc­tor Arman­do Hart Dáva­los, ejem­plar com­ba­tien­te revo­lu­cio­na­rio de la Gene­ra­ción del Cen­te­na­rio y per­so­na­li­dad indis­cu­ti­ble en el cam­po de la polí­ti­ca y la cul­tu­ra cuba­nas, resul­ta asi­de­ro por el valor moral que encie­rra el con­te­ni­do de este encar­go para la juven­tud ante la gue­rra cul­tu­ral que se le tra­ta de impo­ner, en la sutil cam­pa­ña colo­ni­za­do­ra de men­tes huma­nas. Como ha seña­la­do el emi­nen­te inte­lec­tual bra­si­le­ño Frei Bet­to, en el con­tex­to actual:

El pri­mer deber del edu­ca­dor no es for­mar mano de obra espe­cia­li­za­da o cali­fi­ca­da para el mer­ca­do de tra­ba­jo. Es for­mar seres huma­nos feli­ces, dig­nos, dota­dos de con­cien­cia crí­ti­ca, par­ti­ci­pan­tes acti­vos en el desa­fío per­ma­nen­te de per­fec­cio­nar el socia­lis­mo (…), nom­bre polí­ti­co del amor.

Avan­zar en este sen­ti­do impli­ca supe­rar el ava­sa­lla­dor pro­ce­so neo­li­be­ral de «des­his­to­ri­za­ción de la his­to­ria». Sin for­ma­ción his­tó­ri­ca no hay con­cien­cia revo­lu­cio­na­ria, ni pro­yec­tos polí­ti­cos serios. Con la equí­vo­ca tesis del fin de la his­to­ria, los neo­li­be­ra­les pre­go­nan que la huma­ni­dad ya alcan­zó su nivel civi­li­za­to­rio más alto, con­sus­tan­cia­do en el sis­te­ma capitalista.

Para nadie es un secre­to que en la estra­te­gia sub­ver­si­va con­tra Cuba, el impe­ria­lis­mo tie­ne entre sus obje­ti­vos prio­ri­za­dos a los jóve­nes, en par­ti­cu­lar a los estu­dian­tes, apos­tan­do a la inex­pe­rien­cia y a la rebel­día natu­ral de la juven­tud. Se des­ati­nan obce­ca­da­men­te en crear bre­chas entre las dis­tin­tas gene­ra­cio­nes que lle­va­mos ade­lan­te el pro­ce­so revo­lu­cio­na­rio. La acti­vi­dad enemi­ga bus­ca frus­trar el com­pro­mi­so de los jóve­nes cuba­nos con la Revo­lu­ción, dañar el fun­cio­na­mien­to y lide­raz­go de la Unión de Jóve­nes Comu­nis­tas, las orga­ni­za­cio­nes estu­dian­ti­les y los movi­mien­tos juve­ni­les, pene­trar en nues­tros cen­tros uni­ver­si­ta­rios y de la ense­ñan­za media supe­rior, mani­pu­lar el papel e influen­cia de la reli­gión, mane­jar el acce­so a las nue­vas tec­no­lo­gías e Inter­net en corres­pon­den­cia con sus fines… y otros aspec­tos de la vida social, eco­nó­mi­ca y polí­ti­ca del país que inci­den direc­ta­men­te en los jóvenes.

Asis­ti­mos a un sin­gu­lar momen­to de la His­to­ria de nues­tra Patria sobre el que debe­mos medi­tar sere­na­men­te. Entre las nece­sa­rias trans­for­ma­cio­nes eco­nó­mi­cas y socia­les empren­di­das para per­fec­cio­nar el socia­lis­mo, emer­ge un esce­na­rio de aper­tu­ra al res­ta­ble­ci­mien­to de las rela­cio­nes diplo­má­ti­cas entre Cuba y Esta­dos Uni­dos; y en una difu­sa cir­cuns­tan­cia his­tó­ri­ca don­de se tra­ta de impo­ner a nivel mun­dial, como nun­ca antes, la cul­tu­ra del tener, del egoís­mo, la fri­vo­li­dad, fren­te a la cul­tu­ra del ser, el huma­nis­mo, la soli­da­ri­dad. Se tra­ta de una gue­rra de con­quis­ta y colo­ni­za­ción cul­tu­ral que se libra en el terreno de los valo­res y de la ideo­lo­gía, don­de el peli­gro­so silen­cio de los caño­nes se enfi­la hacia las nue­vas generaciones.

Cómo ganar men­tes y cora­zo­nes en el mun­do de hoy

Los con­flic­tos del mun­do actual, como nun­ca antes en la his­to­ria huma­na, tras­cien­den la espan­to­sa vio­len­cia de las armas. La con­tien­da más pro­fun­da y deter­mi­nan­te se está esce­ni­fi­can­do en terre­nos más sim­bó­li­cos. ¿Qué hacer? es la pre­gun­ta que se impo­ne para enfren­tar esta ava­lan­cha colo­ni­za­do­ra de men­tes humanas.

El siglo XXI se pre­sen­ta ante noso­tros sig­na­do por una ver­ti­gi­no­sa y ace­le­ra­da revo­lu­ción de la cien­cia y la tec­no­lo­gía, mien­tras que el pla­ne­ta ente­ro es timo­nea­do como un inmen­so «Tita­nic» espa­cial nave­gan­do hacia lo des­co­no­ci­do: gue­rras de exter­mi­nio, cam­bio cli­má­ti­co, ham­bre, sed y enfer­me­da­des ame­na­zan la exis­ten­cia de nues­tra espe­cie. En esta hora cru­cial ‑como ha vati­ci­na­do Fidel- «Luchar por la paz es el deber más sagra­do de todos los seres humanos».

La era de Inter­net ha cam­bia­do el mun­do. El hom­bre moderno desa­rro­lla has­ta lími­tes insos­pe­cha­dos el mun­do de las info­co­mu­ni­ca­cio­nes, el cual nos inclu­ye y tras­cien­de, sin embar­go no ha sabi­do ser lo sufi­cien­te­men­te sabio para sal­var­se a sí mis­mo y pre­ser­var la esen­cia de la vida.

A la depre­da­ción apo­ca­líp­ti­ca de la natu­ra­le­za se aña­den los ili­mi­ta­dos recur­sos pre­des­ti­na­dos a pro­du­cir una pro­gre­si­va ena­je­na­ción huma­na, sem­bran­do fron­te­ras insal­va­bles entre la con­cien­cia crí­ti­ca y la reali­dad con­cre­ta. Una orgía de imá­ge­nes seduc­to­ras que con­for­man la socie­dad del espec­tácu­lo nos rodea por todas par­tes, crean­do adic­ción y escin­dien­do la capa­ci­dad de pen­sar. Embria­ga­dos, nos some­te­mos a los para­dig­mas de lo vir­tual y a las leyes cie­gas del mer­ca­do. El eli­tis­mo esté­ti­co que con­for­ma la opi­nión domi­nan­te nos impo­ne patro­nes de «belle­za», «feli­ci­dad» y cáno­nes dis­cri­mi­na­to­rios que aten­tan con­tra la dig­ni­dad humana.

El ase­dio de la hege­mo­nía neo­li­be­ral, las cam­pa­ñas para des­va­lo­ri­zar la memo­ria de los pue­blos, des­acre­di­tar la his­to­ria, des­mon­tar los sím­bo­los y sim­pli­fi­car o sata­ni­zar las cul­tu­ras autóc­to­nas, for­ma par­te de las tác­ti­cas impe­ria­lis­tas para impo­ner su hege­mo­nía a nivel mun­dial. La cul­tu­ra cha­ta­rra que pre­co­ni­za el con­su­mis­mo, el indi­vi­dua­lis­mo, la vio­len­cia, el sexo, la pre­po­ten­cia y el patrio­te­ris­mo impe­rial, entre otros temas, tra­tan de impo­ner con­ta­gio­sos mode­los de hábi­tos y con­duc­tas aje­nos a los valo­res ori­gi­na­les de los pueblos.

La indus­tria del frí­vo­lo entre­te­ni­mien­to gana cada vez más adep­tos en niños y adul­tos. Una legión bien dota­da de per­so­na­jes de seria­dos, pelí­cu­las y tele­no­ve­las; super­hé­roes y bar­bies, por­ta­do­res en lo esen­cial del extre­mo egoís­mo capi­ta­lis­ta, con­for­man el «caba­llo de Tro­ya» que ante­ce­de a los por­ta­avio­nes y los misi­les para ase­si­nar en nom­bre de la civi­li­za­ción y los dere­chos, ven­dien­do a los más jóve­nes las supues­tas ven­ta­jas de pres­cin­dir de ideo­lo­gías y con­cien­cia social: Es la gue­rra de los sím­bo­los.

El pro­pio Allen Dulles (jerar­ca de la CIA) en su libro El Arte de la Inte­li­gen­cia afir­mó algo que es hoy obje­ti­vo prin­ci­pal de la empre­sa reco­lo­ni­za­do­ra de men­tes humanas:

[…] Debe­mos lograr que los agre­di­dos nos reci­ban con los bra­zos abier­tos, pero esta­mos hablan­do de cien­cia, de una cien­cia para ganar en un nue­vo esce­na­rio la men­te de los hom­bres. Antes que los por­ta­avio­nes y los misi­les, lle­ga­rán los sím­bo­los, los que ven­de­re­mos como uni­ver­sa­les, gla­mo­ro­sos, moder­nos, heral­dos de la eter­na juven­tud y la feli­ci­dad ilimitada […].

«Detrás de gran­des mar­cas, como Nike, McDonald´s, Shell, Tommy, Dis­ney, Liz Clai­bor­ne, entre tan­tas otras, se escon­de la explo­ta­ción más des­pia­da­da de las mul­ti­na­cio­na­les del pri­mer mun­do sobre los obre­ros ‑muchos de ellos niños- de los paí­ses ter­cer­mun­dis­tas, los cua­les tra­ba­jan como escla­vos por mise­ra­bles sala­rios, en con­di­cio­nes increí­bles, ali­men­tan­do con su san­gre y sudor las arcas del capi­ta­lis­mo»; ana­li­za en su docu­men­ta­da obra No Logo. El poder de las mar­cas la poli­tó­lo­ga Nao­mi Klein.

Como la cul­tu­ra, la polí­ti­ca se some­te a las leyes del espec­tácu­lo. Al igual que la eco­no­mía, el mun­do exis­ten­te se des­va­ne­ce tras el rejue­go espe­cu­la­ti­vo de los valo­res de la bol­sa. El uso efi­caz de la ima­gen con­for­ma­da crea­ti­va­men­te en los labo­ra­to­rios de los cen­tros de poder y pro­pa­ga­da por los múl­ti­ples medios que nos encie­rran, inva­li­da las ideas y hace un cui­da­do­so mon­ta­je de reali­da­des apa­ren­tes. La tira­nía de la seduc­ción cons­ti­tu­ye el arma prin­ci­pal para la mani­pu­la­ción de las masas. Se tra­ta táci­ta­men­te ‑al decir del des­ta­ca­do inte­lec­tual Igna­cio Ramo­net- de un «deli­cio­so des­po­tis­mo».

La crea­ción en los Esta­dos Uni­dos, el 23 de junio de 2009, de un Coman­do del Ciber­es­pa­cio con el pro­pó­si­to de tener un «alcan­ce mun­dial, vigi­lan­cia mun­dial, pode­río mun­dial» nos pro­vo­ca a refle­xio­nar sobre lo que reve­la Daniel Estu­lin en su libro Los secre­tos del Club Bil­der­berg alre­de­dor de las inten­sio­nes de impor­tan­tes gru­pos de poder que aspi­ran a un pla­ne­ta pri­sión median­te un mer­ca­do glo­ba­li­za­do, con­tro­la­do por un gobierno mun­dial úni­co, vigi­la­do por un ejér­ci­to mun­dial, regu­la­do por un ban­co mun­dial y habi­ta­do por una pobla­ción con­tro­la­da por micro­chips; todo conec­ta­do a un orde­na­dor glo­bal que super­vi­sa­rá cada uno de nues­tros movi­mien­tos. Las nue­vas gue­rras, des­de enton­ces, no se esce­ni­fi­can solo en el aire, el mar y la tie­rra, sino tam­bién en los esce­na­rios vir­tua­les. Se defi­ne el ciber­es­pa­cio como nue­vo cam­po de bata­lla del siglo XXI.

Siguien­do esta línea los hal­co­nes beli­cis­tas impe­ria­les han rede­fi­ni­do su doc­tri­na mili­tar a par­tir del inmen­so pode­río mili­tar y la com­bi­na­ción de lo que lla­man soft power, poder sua­ve y smart power, poder inte­li­gen­te, prio­ri­zan­do la colo­ni­za­ción cul­tu­ral, Holly­wood, los idea­les del capi­ta­lis­mo y las cam­pa­ñas para ganar «las men­tes y cora­zo­nes» de pobla­cio­nes y regio­nes com­ple­tas, a par­tir de una ava­sa­lla­do­ra mani­pu­la­ción mediá­ti­ca, don­de la prin­ci­pal apues­ta con­ti­núa sien­do la juven­tud. Esta estra­te­gia de gue­rra no con­ven­cio­nal se apo­ya en teó­ri­cos de la gue­rra cul­tu­ral como Gene Sharp, autor de La polí­ti­ca de la acción no vio­len­ta (1973) y De la dic­ta­du­ra a la demo­cra­cia (1993), tex­tos que han sido toma­dos como refe­ren­cia para armar la teo­ría del lla­ma­do gol­pe suave.

Al res­pec­to refie­re el Gene­ral de Ejér­ci­to y Pre­si­den­te de los Con­se­jos de Esta­do y de Minis­tros Raúl Cas­tro Ruz:

No pocas ana­lo­gías, pue­den encon­trar­se en los manua­les de gue­rra no con­ven­cio­nal, apli­ca­dos a varios paí­ses de nues­tra región lati­no­ame­ri­ca­na y cari­be­ña, como hoy suce­de en Vene­zue­la y con mati­ces simi­la­res se ha evi­den­cia­do en otros con­ti­nen­tes, con ante­rio­ri­dad en Libia y actual­men­te en Siria y Ucra­nia. Quien ten­ga duda al res­pec­to lo invi­to a hojear la Cir­cu­lar de entre­na­mien­to 18 – 01 de las Fuer­zas de Ope­ra­cio­nes Espe­cia­les nor­te­ame­ri­ca­nas, publi­ca­da en noviem­bre de 2010 bajo el títu­lo La Gue­rra no Convencional.

Esta cir­cu­lar se tra­ta de una tác­ti­ca paso a paso hacia la sub­ver­sión. Expre­sa que la inten­ción fun­da­men­tal que posee el gobierno de los Esta­dos Uni­dos es explo­tar las vul­ne­ra­bi­li­da­des psi­co­ló­gi­cas, eco­nó­mi­cas, mili­ta­res y polí­ti­cas de un «poder hos­til», desa­rro­llan­do y sos­te­nien­do a las fuer­zas de resis­ten­cia a fin de lograr los obje­ti­vos estra­té­gi­cos de Washington.

Las «Gue­rras de Cuar­ta Gene­ra­ción», como tam­bién se les lla­ma, no emplean la fuer­za de un arma con­ven­cio­nal, sino que a tra­vés de medios crea­ti­vos, inno­va­do­res, tec­no­ló­gi­cos y tác­ti­cas cau­te­lo­sas, logra lle­var a cabo las inten­cio­nes que se plan­tean. Actual­men­te esta moda­li­dad de gue­rra está eri­gi­da no solo como for­ma prin­ci­pal de agre­sión, sino como ins­tru­men­to estra­té­gi­co de la polí­ti­ca exte­rior nor­te­ame­ri­ca­na.

Des­de hace mucho tiem­po se vie­ne mani­fes­tan­do una des­co­mu­nal gue­rra de los sím­bo­los a nivel mun­dial, por lo que resul­ta impos­ter­ga­ble ganar con­cien­cia de ello, sobre todo en las nue­vas gene­ra­cio­nes; y refor­zar en el ima­gi­na­rio social nues­tros sím­bo­los, tra­di­cio­nes y cul­tu­ra nacio­na­les: Plan con­tra Plan. Las ideas revo­lu­cio­na­rias han de estar siem­pre en guar­dia.

El hom­bre medio­cre y las fuer­zas morales

El hom­bre medio­cre y Las fuer­zas mora­les son dos mara­vi­llo­sas obras del emi­nen­te filó­so­fo y maes­tro del pen­sa­mien­to lati­no­ame­ri­cano del siglo XX José Inge­nie­ros (1877−1925), y he toma­do como refe­ren­cia obli­ga­da ambos títu­los por­que, en esen­cia, des­cri­ben hoy el dile­ma de la gue­rra cul­tu­ral y sim­bó­li­ca des­ata­da por pode­ro­sas fuer­zas domi­nan­tes den­tro y fue­ra del ámbi­to social y nacio­nal. El impe­rio pre­ten­de sedu­cir a la juven­tud y mani­pu­lar la can­di­dez, vol­vién­do­los insig­ni­fi­can­tes y des­po­ján­do­les de sus ideales.

Una enor­me igno­ran­cia ‑como ha seña­la­do Fidel- envuel­ve a la espe­cie huma­na y sus infi­ni­tas for­mas de expe­rien­cias; se mode­lan nue­vas tác­ti­cas impe­ria­les para lograr frus­tra­dos obje­ti­vos; hay quie­nes hacen un lla­ma­do al olvi­do de toda la glo­ria que se ha vivi­do; la ofen­si­va reac­cio­na­ria ame­na­za con liqui­dar a las fuer­zas pro­gre­sis­tas de Nues­tra Amé­ri­ca; las gue­rras no con­ven­cio­na­les y estra­te­gias de «gol­pe sua­ve» cons­ti­tu­yen las armas pre­di­lec­tas del capi­ta­lis­mo; pro­si­gue el inde­te­ni­ble dete­rio­ro del medio ambien­te ante la irres­pon­sa­bi­li­dad de las éli­tes y la desen­fre­na­da carre­ra con­su­mis­ta; el des­tino del pla­ne­ta está en manos de pode­ro­sas trans­na­cio­na­les; cre­cen las ten­den­cias fas­cis­tas, el racis­mo, la xeno­fo­bia, la vio­len­cia incon­tro­la­da y cada vez más cruel e insen­sa­ta, entre otras muchas mani­fes­ta­cio­nes de bar­ba­rie.

Ante este terri­ble pano­ra­ma, nos con­cier­ne for­ta­le­cer el enfren­ta­mien­to a la sub­ver­sión polí­ti­ca ideo­ló­gi­ca y a la gue­rra cul­tu­ral impe­ria­lis­ta, no per­mi­tir que avan­cen y se con­so­li­den en nues­tra patria los vicios del capi­ta­lis­mo; lograr en toda la socie­dad la for­ma­ción de valo­res y con­vic­cio­nes de ese Hom­bre Nue­vo del siglo XXI, como tem­pra­na­men­te aler­ta­ra el Che. La bata­lla es esen­cial­men­te eco­nó­mi­ca, cul­tu­ral e ideológica.

El capi­ta­lis­mo esti­mu­la la medio­cri­dad y la vul­ga­ri­dad es su estam­pa. El hom­bre medio­cre es crea­do sutil­men­te para la insen­si­bi­li­dad y la repro­duc­ción mecá­ni­ca de ideas y modos de vida irra­cio­na­les e igno­ra ‑al decir de Inge­nie­ros- la qui­me­ra del artis­ta, el ensue­ño del sabio y la pasión del após­tol. Des­de­ña la inte­li­gen­cia crea­do­ra, el ver­bo alti­vo y com­pro­me­ti­do, la pasión y el huma­nis­mo revo­lu­cio­na­rio, vive para el aquí y el aho­ra. Esas cria­tu­ras sie­te­me­si­nas, caren­tes de idea­les, son mera­men­te «cuan­ti­ta­ti­vas» por­que pue­den apre­ciar los cálcu­los del más y el menos, osten­tar lo fatuo, pero inca­pa­ces de dis­tin­guir las esen­cias más pro­fun­das de las cosas. Actúan siem­pre tos­ca­men­te, sin saber­lo, como escu­de­ros del ser­vi­lis­mo ante una huma­ni­dad nece­si­ta­da de qui­jo­tis­mo.

El socia­lis­mo, en cam­bio, enal­te­ce las fuer­zas mora­les como cua­li­dad indis­pen­sa­ble de la con­di­ción huma­na en la trans­for­ma­ción del mun­do, lo cual no pue­de, en modo alguno, limi­tar­se al aspec­to mate­rial de la cues­tión. Sin idea­les sería inex­pli­ca­ble la evo­lu­ción y el pro­gre­so, exis­tie­ron y exis­ti­rán siem­pre. Inva­ria­ble­men­te habrá con­tra­dic­ción entre la vile­za y la dig­ni­dad, la inep­ti­tud y la ori­gi­na­li­dad, la simu­la­ción y la vir­tud. Es mucho más tras­cen­den­tal el enri­que­ci­mien­to de la con­cien­cia, de su dimen­sión éti­ca e ideo­ló­gi­ca, de vivir para un ideal, dota­do de hon­da sen­si­bi­li­dad que care­cer de ini­cia­ti­va, lle­nos de apa­tía, aco­mo­da­ti­cios, vacíos y frí­vo­los. El revo­lu­cio­na­rio ver­da­de­ro está guia­do, ante todo, por gran­des sen­ti­mien­tos de amor.

Tam­bién hay que decir que en el socia­lis­mo ade­más de la jus­ti­cia social no se des­es­ti­ma la pros­pe­ri­dad mate­rial, pero lo esen­cial está en la alti­vez y for­ta­le­za del alma, tenien­do lo nece­sa­rio para vivir dig­na­men­te, que el des­dén de la rique­za, el egoís­mo exclu­yen­te y la sober­bia que envi­le­ce a los hom­bres, los apar­ta, divi­de y acorrala.

No olvi­de­mos nun­ca lo apren­di­do en estos años de cons­tan­te bata­llar de que «Revo­lu­ción es defen­der valo­res en los que se cree al pre­cio de cual­quier sacri­fi­cio», ade­más de altruis­mo, soli­da­ri­dad y heroís­mo, y la sen­ten­cia mar­tia­na de que «Ser bueno es el úni­co modo de ser dicho­so. Ser cul­to es el úni­co modo de ser libre».

Debe­mos pen­sar y valo­rar en todos los esce­na­rios de la vida social, como deman­da­ra el VII Con­gre­so de nues­tro Par­ti­do, en cómo con­ti­nuar afian­zan­do una cul­tu­ra anti­ca­pi­ta­lis­ta y antim­pe­ria­lis­ta en nues­tro pue­blo, com­ba­tien­do con argu­men­tos, con­vic­ción y fir­me­za las pre­ten­sio­nes de esta­ble­cer patro­nes de la ideo­lo­gía peque­ño bur­gue­sa carac­te­ri­za­dos por el indi­vi­dua­lis­mo, el egoís­mo, el afán de lucro, la bana­li­dad y la exa­cer­ba­ción del con­su­mis­mo. Ello sig­ni­fi­ca enfren­tar­nos con ideas y accio­nes con­cre­tas a la ava­lan­cha colo­ni­za­do­ra impe­ria­lis­ta y a la idea­li­za­ción del para­dig­ma yan­qui de moder­ni­dad y pro­gre­so que se inten­ta impo­ner a nivel mun­dial. Noso­tros segui­re­mos apos­tan­do por con­ti­nuar hacien­do de nues­tra Patria «Ese Sol del Mun­do Moral».

Roi­lán Rodrí­guez Barbán

5 de mayo de 2017

Fuen­te: https://​dia​lo​gar​dia​lo​gar​.word​press​.com/​2​0​1​7​/​0​5​/​0​5​/​l​a​-​g​u​e​r​r​a​-​c​u​l​t​u​r​a​l​-​y​-​s​i​m​b​o​l​i​c​a​/​#​m​o​r​e​-​2​358

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *