Vein­ti­cin­co años de huel­ga

Ya no esta­mos para creer en coin­ci­den­cias. Pero pue­de haber­las. Resul­ta que esta bené­fi­ca pri­ma­ve­ra de 2017, se cum­plen seten­ta años de la pri­me­ra huel­ga con­tra Fran­co (1947). Huel­ga his­tó­ri­ca y cele­bra­da como el comien­zo de una nue­va eta­pa. El anti­fran­quis­mo del inte­rior se ponía en mar­cha, diez años des­pués de la gue­rra. En unas con­di­cio­nes inima­gi­na­bles de prohi­bi­cio­nes, repre­sión, explo­ta­ción labo­ral, degra­da­ción social, mise­ria eco­nó­mi­ca, nega­ción sin­di­cal… Este mis­mo año se cum­plen, tam­bién, cin­cuen­ta de la increí­ble, deci­si­va y de nue­vo crea­do­ra de una épo­ca, Huel­ga de Ban­das. Duró casi seis meses, y ter­mi­nó el 15 de mayo de 1967. Dicen que fue la mas lar­ga, mejor orga­ni­za­da y mas fruc­tí­fe­ra, en lo social y sin­di­cal, de todo el fran­quis­mo. La pues­ta de lar­go de toda la opo­si­ción al régi­men. Ani­ver­sa­rios redon­dos, resis­ten­cias de asom­bro, ejem­plos socia­les de rei­vin­di­ca­ción y com­ba­te, que sir­ven para cali­fi­car toda una épo­ca. Y cuan­do pare­ce que se aca­ban los tiem­pos de los héroes y las resis­ten­cias, nos encon­tra­mos con otra ejem­plar: la de los pro­fe­so­res de la UPV des­pe­di­dos. Que lo fue­ron hace vein­ti­cin­co años. Que pri­me­ro fue­ron cien y aho­ra son tres: Pepe­lu, Anton y Enri­ke.

Nues­tra gene­ra­ción, aun­que sea una pre­sun­ción, no es como las demás. Los niños de la gue­rra y de la post­gue­rra, naci­mos rodea­dos de men­ti­ras y prohi­bi­cio­nes. Fui­mos edu­ca­dos con con­sig­nas polí­ti­cas y dog­mas reli­gio­sos. Tal vez por eso, hemos ter­mi­na­do sien­do escép­ti­cos, des­creí­dos y radi­ca­les. Tam­bién difí­ci­les de con­mo­ver, pero cuan­do lo hace­mos pode­mos ser tan soli­da­rios como cual­quie­ra. Hace unos días tuvi­mos oca­sión de asis­tir, en la UPV de Leioa, a un acto con­me­mo­ra­ti­vo que nos recor­dó todo esto. Tres pro­fe­so­res cum­plían vein­ti­cin­co años de huel­ga. A lo lar­go de los cua­les, han esta­do cada día del cur­so pre­sen­tes en la puer­ta de la mis­ma Uni­ver­si­dad que les expul­só. Y que se ha nega­do sis­te­má­ti­ca­men­te a revi­sar su caso. Asom­bro­so y ejem­plar. Vein­ti­cin­co años pro­tes­tan­do y recla­man­do jus­ti­cia. Vein­ti­cin­co años de des­pi­do, sin read­mi­sión ni diá­lo­go, que sin duda los colo­can entre los ejem­plos his­tó­ri­cos admi­ra­bles de nues­tro peque­ño país. Don­de no es nada fácil ser his­tó­ri­co ni admi­ra­ble.

En la con­me­mo­ra­ción, ellos habla­ron de su des­pi­do, de las mues­tras de apo­yo. De la soli­da­ri­dad. O del olvi­do y la mar­gi­na­ción. Pidie­ron, una vez mas, jus­ti­cia para su caso. Recla­ma­ron, otra vez, la rec­ti­fi­ca­ción de auto­ri­da­des edu­ca­ti­vas, sin­di­ca­tos y par­ti­dos, en la solu­ción de este pro­ble­ma. Y noso­tros escu­cha­mos, impo­ten­tes y sin poder hacer otra cosa que asom­brar­nos y admi­rar­les. Hubo quien agra­de­ció su ejem­plar lucha, por haber­le ayu­da­do a reha­cer­se moral y polí­ti­ca­men­te, en estos tiem­pos bajos. Y quien les aplau­dió sin­ce­ra y emo­ti­va­men­te, por su heroi­ca resis­ten­cia. Pepe­lu, Anton y Enri­ke… empe­za­ron esta huel­ga, de cuer­po pre­sen­te, hace mucho. Alguno tenía enton­ces 27 años. Ha pasa­do un cuar­to de siglo y su cocien­cia, no se quie­bra. La deci­sión toma­da enton­ces sigue en pie. Sin fisu­ras, ni bajo­nes. Pode­mos ima­gi­nar que en todo este tiem­po han teni­do momen­tos malos. Algu­nos terri­bles. No solo la repre­sión, las deten­cio­nes, las huel­gas de ham­bre, las comi­sa­rias, los jui­cios… Han teni­do dife­ren­cias y des­ave­nen­cias entre ellos. Lógi­cas en tan­to tiem­po. Alguno ha pasa­do por la sepa­ra­ción matri­mo­nial. Otro por el recien­te falle­ci­mien­to de su madre… Pero su aspec­to. Su son­ri­sa. Sus razo­nes éti­cas, socia­les, polí­ti­cas o labo­ra­les… siguen en pie. En la puer­ta de las facul­ta­des uni­ver­si­ta­rias, vien­do pasar a los que fue­ron sus com­pa­ñe­ros, algu­nos sus alum­nos, y a los nue­vos estu­dian­tes… por miles. Vien­do pasar los siglos.

¿De qué se tra­ta? ¿Quién está enfren­te? ¿Quién a favor?… Varios rec­to­res, con sus equi­pos res­pec­ti­vos se han ido rele­van­do. Varios con­se­je­ros de edu­ca­ción. Varios gobier­nos… Sin­di­ca­tos de la ense­ñan­za y de los otros. Par­ti­dos polí­ti­cos y de los otros… Todos, algu­na vez, han mira­do para otro lado. Pocos, muy pocos… pero muy valio­sos, han esta­do con ellos. Alguien con­ta­ba indig­na­do cómo gen­tes de su pro­pio espa­cio socio­po­lí­tio le recri­mi­na­ban por su acer­ca­mien­to soli­da­rio a esta colo­sal huel­ga. Por su impli­ca­ción y com­pren­sión hacia esta des­obe­dien­cia y esta lucha. Le decían… ¿Pero por qué te preo­cu­pas, si son dos xxxxx? Tam­bién hubo quien com­pa­ra­ba la indi­fe­ren­cia y la desidia sobre este asun­to, al trá­gi­co caso Caba­cas… Y a la cha­pu­ce­ra sali­da judi­cial, que pare­ce pue­de lle­gar a tener. Para echar tie­rra enci­ma.

Los tres pro­fe­so­res, que hacen huel­ga al sis­te­ma y a la uni­ver­si­dad que les des­pi­dió hace 25 años, tam­bién habla­ron. Con­ta­ron cómo y por­qué empe­zó todo. Cómo se con­si­guió recha­zar la obli­ga­ción fun­cio­na­rial, en un movi­mien­to colec­ti­vo por todo el Esta­do. Y cómo se lega­li­zó la figu­ra del pro­fe­so­ra­do pro­pio, prin­ci­pal pun­to de su pro­gra­ma rei­vin­di­ca­ti­vo, hace vein­ti­cin­co años. Otro expli­có sus pri­me­ros pasos en esta lucha. Que defi­nió como «insu­mi­sión a ser fun­cio­na­rio» y ana­li­zó el con­ti­nuis­mo esen­cial de los actua­les sin­di­ca­tos, fren­te a los domi­nan­tes de antes. Todos defen­die­ron la des­obe­dien­cia civil, el recha­zo a la lógi­ca del Esta­do. Denun­cia­ron la acep­ta­ción de las ins­ti­tu­cio­nes, la pasi­vi­dad poli­ti­ca y la obe­dien­cia fun­cio­na­rial, como atri­bu­tos de un pue­blo que cami­na hacia la derro­ta, cuan­do no hacia su muer­te civil.

En estos años, los pro­fe­so­res en huel­ga (pro­fe­so­res des­pe­di­dos) han publi­ca­do su his­to­ria, sus rei­vin­di­ca­cio­nes, sus alter­na­ti­vas. Un pri­mer tex­to: His­to­ria de una pan­car­ta 1988 – 1999 salió fir­ma­do por Zala­kain, Azkar­gor­ta, Etxe­ba­rria, Herre­ro y Xamar­do. Un segun­do libro, Diá­lo­gos sobre el pro­fe­so­ra­do pro­pio y la Uni­ver­si­dad, vino mas tar­de (2013) ya fir­ma­do solo por Azkar­gor­ta y Herre­ro. En medio (2006) Enri­ke edi­tó un impre­sio­nan­te docu­men­to, en eus­ke­ra, 5.000 km oinez eus­kal des­obe­dien­tzia­ren alde, des­pués de reco­rrer Eus­kalhe­rria a pie y de con­tac­tar y hablar con miles de per­so­nas, dan­do a cono­cer los prin­ci­pa­les aspec­tos de esta lucha.

Des­de la Comi­sión de Apo­yo, hemos rea­li­za­do algu­nas ges­tio­nes. Con par­ti­dos, sin­di­ca­tos, pro­fe­so­res… Algu­nas inclu­so direc­ta­men­te con el rec­to­ra­do. Hemos tra­ta­do de hacer lo que dice nues­tro nom­bre: apo­yar a quie­nes no sabe­mos o no pode­mos imi­tar. A quie­nes nos han ense­ña­do, en estos vein­ti­cin­co años, la enor­me capa­ci­dad de resis­ten­cia y asom­bro, que pue­de tener una idea y un con­ven­ci­mien­to radi­cal. Inclu­so para alguien ais­la­do por el poder, igno­ra­do por la polí­ti­ca y el sin­di­ca­lis­mo ofi­cial e invi­si­bi­li­za­do por la mayo­ría de los medios de comu­ni­ca­ción.

La sola exis­ten­cia de este pro­ble­ma a pie de uni­ver­si­dad, es un enor­me escán­da­lo. Una prue­ba gran­dio­sa de la inca­pa­ci­dad del sis­te­ma para inte­grar y tra­gar­se con su vora­ci­dad buro­crá­ti­ca a algu­nos resis­ten­tes que toda­vía se defien­den con su Huel­ga-Des­pi­do. Como hicie­ron aque­llos héroes obre­ros y tra­ba­ja­do­res del 47 y el 67, cuan­do las cosas tam­bién eran difí­ci­les. Cuan­do esta­ban entran­do en la pági­na legen­da­ria de la his­to­ria de los resis­ten­tes.

En este ani­ver­sa­rio, que nos gus­ta­ría fue­se el últi­mo, solo pode­mos seguir ofre­cien­do nues­tra admi­ra­ción y nues­tra ayu­da, en un abra­zo y un salu­do soli­da­rios.

Juan­ma Idoia­ga, Jose­ma­ri Loren­zoRober­to Uriar­te, en nom­bre de la Comi­sión de Apo­yo a los Pro­fe­so­res des­pe­di­dos.

4 de mayo de 2017

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *