Cró­ni­ca des­de aden­tro de la vio­len­cia calle­je­ra (Vene­zue­la)

Los medios dicen muchas cosas sobre Vene­zue­la en estos días. ¿Qué suce­de real­men­te? ¿Cuá­les son los obje­ti­vos de la dere­cha?

No son más de cua­tro­cien­tos. Se divi­den en tres: la van­guar­dia, que es la par­te que bus­ca la con­fron­ta­ción con la poli­cía; una masa fluc­tuan­te que corre hacia los cor­do­nes de segu­ri­dad cuan­do pare­cen ganar la pul­sea­da y vuel­ve a las corri­das unos pocos segun­dos des­pués ante los gases; y la reta­guar­dia, que obser­va, come ras­pa­do, con­ver­sa, comen­ta el show en desa­rro­llo. Para ellos no lo es: se tra­ta de una bata­lla con­tra la dic­ta­du­ra que los repri­me. Están con­ven­ci­dos, viven su épi­ca.

La dis­tri­bu­ción geo­grá­fi­ca es la siguien­te: la reta­guar­dia se sitúa en los alre­de­do­res de la pla­za, sobre la ave­ni­da prin­ci­pal; la masa fluc­tuan­te se encuen­tra a par­tir de media cua­dra más ade­lan­te has­ta la zona don­de no lle­gan los humos de los gases; la van­guar­dia bus­ca acer­car­se al cor­dón de poli­cía que impi­de el paso hacia la auto­pis­ta, tiran bom­bas molo­tov, pie­dras, has­ta que no aguan­tan y replie­gan. Ese sec­tor colo­ca las gua­yas, el acei­te en el piso, arma las bom­bas detrás de una pared. Entre ellos ‑la masa y la van­guar­dia, todos enca­pu­cha­dos- se abra­zan como héroes.

La esce­na se repi­te incan­sa­ble­men­te duran­te horas. Exis­ten momen­to de eufo­ria colec­ti­va, gene­ra­da por la adre­na­li­na, la sen­sa­ción de la epo­pe­ya. Enton­ces arran­can por­to­nes, los cru­zan sin sen­ti­do en las calles, rom­pen car­te­les lumi­no­sos, jun­tan pie­dras y pie­dras, las gol­pean sobre el zinc, se dan áni­mo, corren de a muchos hacia la poli­cía. A los pocos segun­dos regre­san más rápi­do de lo que fue­ron, con las mis­mas pie­dras y molo­tov en las manos. Corren más de lo que con­fron­tan.

Hay otros per­so­na­jes: los moto­ri­za­dos soli­da­rios que sacan a alguien dema­sia­do expues­to a los gases, los veci­nos que recar­gan las bote­llas de agua, los curio­sos que se detie­nen a obser­var, los ven­de­do­res de agua y limo­nes, los moto­ta­xis­tas a la espe­ra de pasa­je­ros.

No exis­te lide­raz­go visi­ble. Algu­nos logran gene­rar una suer­te de con­duc­ción que rápi­da­men­te se des­va­ne­ce, sir­ve para orien­ta­cio­nes en momen­tos de caos, como cuan­do quie­ren lin­char a alguien por pedir que le bajen dos. Vis­to des­de afue­ra resul­ta difí­cil saber quién diri­ge. ¿Alguien diri­ge real­men­te? ¿O la estruc­tu­ra de célu­las que está al fren­te fun­cio­na de mane­ra autó­no­ma con la úni­ca orden de con­fron­tar y des­tro­zar has­ta el can­san­cio? Por­que la bata­lla es por can­san­cio. La poli­cía aguan­ta en su esqui­na duran­te horas. Has­ta que deci­de avan­zar una o dos cua­dras has­ta con­cen­trar a los cen­te­na­res. Para eso aumen­ta la can­ti­dad de gases y la dis­tan­cia a la cual los lan­za. ¿Qué debe­ría hacer? El esque­ma de la dere­cha con­sis­te en ir a bus­car el cho­que para lue­go mos­trar­se como víc­ti­mas que resis­ten.

***

Vol­vie­ron las gua­rim­bas. ¿Cuál es su obje­ti­vo? Es nece­sa­rio deter­mi­nar­lo para saber si logran fra­ca­sos o vic­to­rias. Resul­ta poco pro­ba­ble pen­sar que la corre­la­ción de fuer­zas plan­tea­da en Alta­mi­ra o los dife­ren­tes focos de vio­len­cia pue­da per­mi­tir­les rebal­sar a la poli­cía. No tie­nen esa fuer­za. Eso podría hacer­lo una pue­bla­da. Su pro­ble­ma es que son pocos: el momen­to de auge rela­ti­vo de la auto­pis­ta dura has­ta las pri­me­ras pie­dras, lue­go son a veces cua­tro­cien­tos, a veces cin­cuen­ta, a veces menos.

El plan no pare­ce ser enton­ces lle­gar al oes­te de la ciu­dad. Aun­que lo enun­cien, aren­guen a la gen­te a ir en bús­que­da de las ins­ti­tu­cio­nes ‑para que­mar­las, como lo hicie­ron el sába­do. Nece­si­tan gene­rar el hecho mediá­ti­co y para eso, se sabe, no es nece­sa­ria la masi­vi­dad. Bas­ta ver los videos que cir­cu­lan: están hechos de pri­me­ros pla­nos, ros­tros, accio­nes indi­vi­dua­les o de peque­ños gru­pos. Logran con­ven­cer a muchos de aquí hay una repre­sión feroz, y son una mul­ti­tud en las calles. No hace fal­ta ser miles para ins­ta­lar una idea. Bas­ta tener varios focos de vio­len­cia, trans­mi­tir­los en simul­tá­neo, crear rumo­res y bus­car las mejo­res imá­ge­nes ‑una mujer joven con la ban­de­ra de Vene­zue­la que jun­ta un gas, por ejem­plo.

Matriz comu­ni­ca­cio­nal, caos e incer­ti­dum­bre. Como la que se vivió en la noche del lunes: lle­ga­ron repor­tes de varios pun­tos del este de Cara­cas, Bar­qui­si­me­to, Valen­cia, imá­ge­nes de que­ma de un camión de la Misión Neva­do, un edi­fi­cio de Cval, un local del Psuv, audios con rela­tos de pos­tes de luz tum­ba­dos en la auto­pis­ta, cor­tes de calles en el este con per­so­nas arma­das, incen­dios de basu­ra, focos de vio­len­cia, mie­do, des­con­cier­to. Si ese es el obje­ti­vo enton­ces lo cum­plen. Se sumer­ge a las sub­je­ti­vi­da­des, las redes, los telé­fo­nos, las con­ver­sa­cio­nes.

***

¿Cuál es la dife­ren­cia con el 2014? El méto­do has­ta aho­ra es simi­lar: pun­tos espe­cí­fi­cos de des­tro­zos y con­fron­ta­ción en el este de la ciu­dad. Dan rien­da suel­ta a su base más radi­cal, a las célu­las entre­na­das para eso. Resul­ta poco pro­ba­ble pen­sar que esa meto­do­lo­gía logre con­vo­car masi­vi­dad: ya se sabe que las movi­li­za­cio­nes desem­bo­can en gases, pie­dras, gua­yas, acei­te, incer­ti­dum­bre cre­cien­te, posi­bles muer­tos ‑las gua­rim­bas tuvie­ron por sal­do 43 víc­ti­mas. Por eso su debi­li­dad es la per­di­da de base y el des­gas­te. Como en el 2014. Su esque­ma así plan­tea­do tie­ne un lími­te, aun­que tal vez logren acu­mu­lar más gen­te para fechas pun­tua­les, como el anun­cia­do 19 de abril.

La prin­ci­pal con­di­ción que pare­ce haber cam­bia­do es la inter­na­cio­nal. Las decla­ra­cio­nes del Coman­do Sur de los Esta­dos Uni­dos el pasa­do vier­nes son la mues­tra más cla­ra. Fue­ron dadas en simul­tá­neo con el bom­bar­deo uni­la­te­ral a Siria. Gran par­te de la ofen­si­va calle­je­ra de la dere­cha está hecha para el fren­te exte­rior, para eso las imá­ge­nes, las denun­cias de repre­sión, per­se­cu­ción, de un supues­to e inexis­ten­te gas tóxi­co. Son lo que piden los alia­dos y finan­cis­tas para apre­tar el ace­le­ra­dor en la Orga­ni­za­ción de Esta­dos Ame­ri­ca­nos, en cada uno de los paí­ses don­de gobier­na la dere­cha en el con­ti­nen­te, en Esta­dos Uni­dos y Euro­pa.

Ahí resi­de una fuer­za que no tenían en el 2014. En aquel enton­ces fal­ta­ba toda­vía un año para que Barack Oba­ma decla­ra­ra a Vene­zue­la como ame­na­za. Sin embar­go tam­po­co pare­cie­ra sufi­cien­te ‑hoy- para dar vuel­ta el esce­na­rio y lograr el quie­bre bus­ca­do. ¿Enton­ces qué? Sin barria­das para una pue­bla­da ni Fuer­za Arma­da Nacio­nal Boli­va­ria­na que acom­pa­ñe, ¿cómo pien­san rom­per el lími­te del 2014? Nue­va­men­te la pre­gun­ta: ¿cuál es su obje­ti­vo? ¿Tum­bar al gobierno por la fuer­za, pro­fun­di­zar el des­gas­te gene­ral que exis­te en el país, ace­le­rar los comi­cios elec­to­ra­les?

No se debe sub­es­ti­mar el plan en mar­cha. Tam­po­co nom­brar­lo con pala­bras que le que­dan gran­des. Lo que han ini­cia­do es nue­va­men­te una meto­do­lo­gía de vio­len­cia abier­ta, des­tro­zos, con­fron­ta­ción calle­je­ra y polí­ti­ca, un cua­dro de des­en­la­ces incier­tos. En Alta­mi­ra no había un pue­blo como tan­to les gus­ta decir. Eran pocos, aun­que las imá­ge­nes logren dar la impre­sión de ser muchos. Orga­ni­za­dos y pre­pa­ra­dos, sí. Tam­bién con altos nive­les de impro­vi­sa­ción y de actos ridícu­los. Son la base de la dere­cha gol­pis­ta, ves­ti­da con esté­ti­ca de rebel­día.

Mar­co Terug­gi

12 de abril de 2017

Fuen­te: http://​www​.tele​surtv​.net/​o​p​i​n​i​o​n​/​C​r​o​n​i​c​a​-​d​e​s​d​e​-​a​d​e​n​t​r​o​-​d​e​-​l​a​-​v​i​o​l​e​n​c​i​a​-​c​a​l​l​e​j​e​r​a​-​2​0​1​7​0​412 – 0010.html?utm_source=planisys&utm_medium=NewsletterEspa%C3%B1ol&utm_campaign=NewsletterEspa%C3%B1ol&utm_content=39

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *