La sha­ria cató­li­ca o el Esta­do den­tro del Estado

Ni Mélen­chon ni Macron saben qué es la lai­ci­dad. Y tam­po­co los perio­dis­tas. Así, Mélen­chon cree que la escue­la está some­ti­da a la lai­ci­dad. No: los pro­fe­so­res lo están por­que son fun­cio­na­rios, pero no los usua­rios que son los alum­nos. Por eso la ley de 2004 que prohí­be el pañue­lo no es con­for­me a la ley de 19051. Macron pare­ce igno­rar que el Con­se­jo de Esta­do decla­ró no váli­dos los decre­tos anti­bur­ki­ni dic­ta­dos el verano pasa­do por varios ayun­ta­mien­tos. Macron pre­ten­de que algu­nos de estos decre­tos están jus­ti­fi­ca­dos por­que su obje­ti­vo no es un asun­to cul­tu­ral, sino un asun­to de orden públi­co. ¿Qué orden públi­co? ¿Las muje­res que lle­van un bur­ki­ni alte­ran el orden públi­co? No. Quie­nes lo alte­ran son aque­llos y aque­llas que las insul­tan: no es a las víc­ti­mas a quien hay que penalizar.

Por lo que se refie­re a Mélen­chon, le pare­ce que el velo (se refie­re al pañue­lo, pero no impor­ta, se dirá que es un velo) es un sím­bo­lo de sumi­sión de LA mujer. Como Valls. Cono­cen a LA mujer y quie­ren eman­ci­par­la. Noso­tros, no. Noso­tros solo cono­ce­mos a UNAS muje­res. Y no habla­mos de sím­bo­los, sino de los suel­dos más bajos de las muje­res, de su tra­ba­jo extra, de las vio­len­cias sexua­les, cosas todas ellas que no son el abso­lu­to sim­bó­li­cas, sino muy mate­ria­les y muy físi­cas. Así pues, dejen uste­des, seño­res, de pre­ten­der saber mejor que noso­tras lo que que­re­mos. No que­re­mos ser eman­ci­pa­das por uste­des, sino libe­rar­nos de su poder, sobre todo del de hablar en nues­tro lugar.

Y noso­tras no que­re­mos que uste­des uti­li­cen este poder para opri­mir a las musul­ma­nas. Des­de hace años uste­des mul­ti­pli­can las leyes, los decre­tos y las cir­cu­la­res que impi­den a las muje­res que lle­van pañue­lo tra­ba­jar en los ser­vi­cios públi­cos y aho­ra en las empre­sas pri­va­das, les prohí­ben acom­pa­ñar a sus hijos a la sali­da de la escue­la. Uste­des las lla­man sumi­sas y pre­ten­den que­rer­las libres. ¡Qué hipo­cre­sía! Uste­des son quie­nes al obli­gar­las a que­dar­se en casa y qui­tar­les los medios de auto­no­mía eco­nó­mi­ca las hacen depen­dien­tes de su cón­yu­ge. ¡Hoy pre­ten­den uste­des prohi­bir­les la uni­ver­si­dad e inclu­so la calle! Pero ellas tie­nen tan­to dere­cho como uste­des a estar ahí.

Es a nues­tras com­pa­trio­tas y a nues­tras her­ma­nas a quie­nes uste­des qui­tan uno a uno todos los dere­chos que les corres­pon­den, des­pre­cian­do la Cons­ti­tu­ción, la ley de 1905, las con­ven­cio­nes inter­na­cio­na­les, la Decla­ra­ción Uni­ver­sal de los Dere­chos Huma­nos que garan­ti­zan el dere­cho no solo a pen­sar lo que se quie­ra (lo que sigue sien­do posi­ble) sino, sobre todo, a decir lo que se pien­sa. ¿Cuán­do lle­ga­rá la prohi­bi­ción de repar­tir pan­fle­tos, de gri­tar con­sig­nas o, sim­ple­men­te, de expre­sar las opi­nio­nes polí­ti­cas? Ah, sí, pero el pañue­lo es reli­gio­so. ¿Hace fal­ta recor­dar que en nin­guno de los tex­tos fun­da­do­res (antes cita­dos) se hace dife­ren­cia algu­na entre las opi­nio­nes, ya sean polí­ti­cas, esté­ti­cas, reli­gio­sas u otras? Nin­gu­na. La liber­tad de opi­nión es la liber­tad de todas las opiniones.

La jerar­quía cató­li­ca: un Esta­do den­tro del Estado

Fillon quie­re cerrar las mez­qui­tas sala­fis­tas. Pero la ley de 1905 prohí­be cual­quier inje­ren­cia del Esta­do en las reli­gio­nes y a la inver­sa. El Esta­do no ges­tio­na ni debe ges­tio­nar los cul­tos. Están sepa­ra­dos, una pala­bra que a uste­des les cues­ta enten­der por­que es cier­to que uste­des acep­tan de una reli­gión lo que denun­cian en las otras.

Uste­des acep­tan la inje­ren­cia de la Igle­sia cató­li­ca en las polí­ti­cas del Esta­do y alar­man­te­men­te en un domi­nio cla­ve: la pro­tec­ción de las per­so­nas con­tra las agre­sio­nes sexua­les. Fillon quie­re luchar con­tra el tota­li­ta­ris­mo islá­mi­co ahí don­de esté y nos pre­di­ce una gue­rra de 20 años en Pakis­tán, en Afga­nis­tán, en Orien­te Pró­xi­mo, en el Sahel, (por supues­to, ya se está ahí) y en Fran­cia. Aho­ra bien, aun­que es cier­to que hoy las ten­den­cias reli­gio­sas inte­gris­tas se desa­rro­llan en paí­ses de mayo­ría musul­ma­na, tam­bién lo hacen en paí­ses de mayo­ría cris­tia­na, judía, hin­dú (y pro­ba­ble­men­te otras que igno­ro). En Esta­dos Uni­dos, don­de Trump se ha bene­fi­cia­do del apo­yo de los pro­tes­tan­tes evan­ge­lis­tas. En Euro­pa, o en Fran­cia, Fillon se bene­fi­cia del apo­yo de Sens com­mun, esta orga­ni­za­ción polí­ti­ca de los inte­gris­tas que orga­ni­za­ron la Manif pout tous2. Por mie­do a esta fran­ja tra­di­cio­na­lis­ta el gobierno de Hollan­de supri­mió los Abc de igual­dad3. Pero, ¿es jus­to con­fun­dir este movi­mien­to glo­bal hacia el inte­gris­mo reli­gio­so con la radi­ca­li­za­ción que hoy en Fran­cia desig­na a la pro­pen­sión a come­ter atentados?

Y, si se habla de inte­gris­mo, ¿cuál es la reli­gión que en Fran­cia ame­na­za ver­da­de­ra­men­te la sepa­ra­ción entre Igle­sia y Esta­do? Es la más anti­gua en el terri­to­rio fran­cés, la más nume­ro­sa, la más orga­ni­za­da: la Igle­sia cató­li­ca. Des­de 2004 se nos asus­ta con la ame­na­za de un islam con­quis­ta­dor que tra­ta­ría de sus­ti­tuir el dere­cho común por la sha­ria: la ley de Dios. Si unos musul­ma­nes tie­nen ver­da­de­ra­men­te este obje­ti­vo, están lejos de tener los medios. Des­pués de un son­deo se nos dice que un 20 o 30 % de los musul­ma­nes con­si­de­ra que la ley de Dios está por enci­ma de la ley del Esta­do. Este son­deo hace pen­sar a los lec­to­res que nin­gu­na otra reli­gión hace esta elec­ción. Sin embar­go, es una regla de la igle­sia de los Tes­ti­gos de Jeho­vá : la ley de Dios antes que la ley de César. Por lo que se refie­re a la Igle­sia cató­li­ca, sigue que­rien­do ocu­par­se no solo de los asun­tos reli­gio­sos, que per­te­ne­cen a su domi­nio, sino tam­bién de deli­tos y crí­me­nes que no per­te­ne­cen a sus domi­nios, a lo interno, y sin tener en cuen­ta la ley común.

Esto se ve bien en el tra­to dado a los sacer­do­tes que vio­lan niños de ambos sexos. La jerar­quía cató­li­co se nie­ga a denun­ciar­los ante la jus­ti­cia y los pro­te­ge de mil mane­ras. Cash inves­ti­ga­tionsMédia­part han hecho un docu­men­tal abru­ma­dor sobre este tema. He aquí, por tan­to, toda una pobla­ción de per­so­nas de la Igle­sia y de niños que no está some­ti­da a las mis­mas leyes que el res­to del país: no se escu­cha a las víc­ti­mas y los cri­mi­na­les que­dan impu­nes. Y la jerar­quía cató­li­ca afir­ma abier­ta­men­te que la ley que ella apli­ca no es la ley del Esta­do sino la ley canó­ni­ca–la ley del canon, es decir, de la regla de la Igle­sia. Mon­se­ñor Bar­ba­rin, cuyas pala­bras reco­gie­ron varios medios sin comen­ta­rios de los perio­dis­tas, lo expre­só cán­di­da­men­te en 2016: ¿Por qué no lo denun­cié? Por­que había pres­crip­ción canó­ni­ca. Y aña­de una men­ti­ra: Tam­po­co hubo denun­cias de las víc­ti­mas.

Esta ley de Dios pare­ce dic­tar a la jerar­quía cató­li­ca no solo seguir los pla­zos de pres­crip­ción canó­ni­cos sino tam­bién enviar a los sacer­do­tes cri­mi­na­les a Áfri­ca o Amé­ri­ca del Sur don­de podrán abu­sar de otros niños que tie­nen menos valor que los nues­tros, en vez de cas­ti­gar­los, y dejar­les des­pués vol­ver a Francia.

En 2001 el papa de enton­ces impu­so la obli­ga­to­rie­dad para todos los cató­li­cos de denun­ciar a los pedó­fi­los ante la jus­ti­cia, no a la jus­ti­cia de la Igle­sia, sino a la del Esta­do. Tenien­do en cuen­ta la can­ti­dad de escán­da­los denun­cia­dos por la pren­sa, este pro­nun­cia­mien­to del papa no fue sino letra muerta.

Y, ¿qué hace el Esta­do ante esto? Nada. El Esta­do, que en prin­ci­pio debe pro­te­ger a todos los niños, no apli­ca a todos el dere­cho común: deja a los niños cató­li­cos a dis­po­si­ción de la sha­ria cató­li­ca a la que, hay que decir­lo, le pare­ce que la pedofi­lia no es un cri­men muy gra­ve o, qui­zá, no es un cri­men en absoluto.

En otras pala­bras, el Esta­do, tan celo­so de su pre­emi­nen­cia en otras mate­rias, deja a la Igle­sia cató­li­ca solu­cio­nar cues­tio­nes que com­pe­ten a los tri­bu­na­les y le con­ce­de de fac­to un esta­tu­to de Esta­do den­tro del Esta­do.

Chris­ti­ne Delphy

24 de mar­zo de 2017

Fuen­te: Le blog de Chris­ti­ne Delphy

[Tra­du­ci­do del fran­cés para Boltxe Kolek­ti­boa por Bea­triz Mora­les Bastos.]

  1. Se refie­re a la Ley del 9 de diciem­bre de 1905 con­cer­nien­te a la sepa­ra­ción entre Igle­sia y Esta­do, que esta­ble­cía un Esta­do lai­co en Fran­cia. [N. de la t.]
  2. La Manif pour tous (la mani­fes­ta­ción para todos) es un colec­ti­vo de aso­cia­cio­nes que orga­ni­zó las mani­fes­ta­cio­nes en opo­si­ción al matri­mo­nio homo­se­xual en Fran­cia (deno­mi­na­do en Fran­cia maria­ge pour tous, matri­mo­nio para todos) y defen­sor a ultran­za de la fami­lia tra­di­cio­nal. [N. de la t.]
  3. El ABCD de l’é­ga­li­té es un polé­mi­co pro­gra­ma de ense­ñan­za fran­cés pro­pues­to por la enton­ces minis­tra de los Dre­chos de las Muje­res Najat Vallaud-Bel­ka­cem con el obje­ti­vo es luchar con­tra el sexis­mo y los este­reo­ti­pos de géne­ro. Se empe­zó a apli­car de for­ma expe­ri­men­tal a par­tir de sep­tiem­bre de 2013. [N. de la t.]

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *