¿Qué tie­ne que ver Ger­ni­ka con Alepo?

En efec­to, la cam­pa­ña en favor de los refu­gia­dos está sien­do uti­li­za­da para cubrir y disol­ver las res­pon­sa­bi­li­da­des de los ver­da­de­ros cau­san­tes de esta tra­ge­dia, que son las poten­cias que están impul­san­do las gue­rras impe­ria­lis­tas de aco­so y destrucción.

Unas gue­rras en las que los dos ban­dos no son igua­les, unos son los que agre­den y otros los que se tie­nen que defen­der, unos son los que crean las gue­rras y otros los que se ven obli­ga­dos a defen­der­se de los ata­ques. Las gue­rras no sur­gen sin más ni más, por­que sí. Las gue­rras las crean fun­da­men­tal­men­te las poten­cias que quie­ren domi­nar el mun­do, que quie­ren hacer­se con todos los recur­sos y rique­zas, que quie­ren a todo el mun­do pos­tra­do a sus pies, que no admi­ten com­pe­ti­do­res, ni paí­ses que no sigan sus dic­ta­dos y que no se plie­guen a sus intere­ses. Las crean las poten­cias que se auto­pro­cla­man los due­ños y gen­dar­mes del mun­do. Y las crean quie­nes quie­ren impo­ner unos mode­los eco­nó­mi­cos, socia­les y de vida, los que corres­pon­den a sus intere­ses, emba­dur­na­dos de supues­tos valo­res demo­crá­ti­cos y de libertad.

No vale con decir no a las gue­rras, hay que decir no a las gue­rras impe­ria­lis­tas, seña­lan­do cla­ra­men­te con el dedo a los cau­san­tes de las mis­mas a la vez que denun­cian­do a estos cau­san­tes y exten­dien­do nues­tra soli­da­ri­dad y apo­yo a los agre­di­dos, para que se pue­dan libe­rar de las garras de los agre­so­res. Esta soli­da­ri­dad será la que tam­bién cree la vacu­na para evi­tar nue­vas gue­rras de acoso.

Los muchos millo­nes de refu­gia­dos y emi­gran­tes obli­ga­dos a dejar sus tie­rras para esca­par de la gue­rra cons­ti­tu­yen una de las mayo­res y más indig­nan­tes lacras de nues­tra épo­ca. Una lacra que con la gue­rra agra­va el ya lace­ran­te pro­ble­ma de la emi­gra­ción eco­nó­mi­ca, en bus­ca de tra­ba­jo, esca­pan­do de las situa­cio­nes de mise­ria gene­ra­das una vez más por el impe­ria­lis­mo. Se tra­ta de un autén­ti­co cal­va­rio pla­ga­do de infi­ni­tas pena­li­da­des y obs­tácu­los por las que se ven obli­ga­dos a atra­ve­sar los refu­gia­dos y emi­gran­tes. Un duro reco­rri­do que empie­za por el sufri­mien­to y el aco­so de las fuer­zas inva­so­ras, de la bar­ba­rie terro­ris­ta más faná­ti­ca y bru­tal crea­da, finan­cia­da y arma­da por las poten­cias impe­ria­lis­tas que no res­pe­ta reli­gio­nes, ni hom­bres, ni muje­res, ni niños, ni ancia­nos. Una tra­ve­sía por la que ir bus­can­do refu­gios a cada paso, cru­zan­do fron­te­ras clan­des­ti­na­men­te, para ser apa­lea­dos y/​o recha­za­dos, ame­na­za­dos de ser reen­via­dos a sus paí­ses de ori­gen, con­cen­tra­dos en autén­ti­cos cam­pos de con­cen­tra­ción u obli­ga­dos a atra­ve­sar mares de la mano de mafias sin escrú­pu­los, en con­di­cio­nes infer­na­les y leta­les, con una gran pro­por­ción de muer­tes. Para aca­bar, en el mejor de los casos, sien­do obje­to de humi­lla­ción cons­tan­te, del des­pre­cio gene­ra­li­za­do, de la mar­gi­na­ción, o car­ne de cañon de una sobre­ex­plo­ta­ción eco­nó­mi­ca o de las dife­ren­tes redes de tra­tas de muje­res, niños, órga­nos o per­so­nas en general.

Y todo esto en el con­tex­to de una Union Euro­pea –y como no de Esta­dos Uni­dos – , abso­lu­ta­men­te inso­li­da­rios, en el que sus miem­bros exi­gen cuo­tas míni­mas de entra­da de inmi­gran­tes, cuan­do no ponen alam­bra­das en sus fron­te­ras o cam­pa­men­tos que son autén­ti­cos cam­pos de con­cen­tra­ción o cuan­do no pagan a Tur­quia con miles de millo­nes de euros para que reten­gan el máxi­mo de refu­gia­dos, euros que van a ser des­ti­na­dos no a pro­por­cio­nar con­di­cio­nes dig­nas a los refu­gia­dos sino a ali­men­tar una vez más la máqui­na de gue­rra que son los mer­ce­na­rios terro­ris­tas, de los que Tur­quía, pre­ci­sa­men­te, es uno de los prin­ci­pa­les patrocinadores.

La soli­da­ri­dad con estos refu­gia­dos y emi­gran­tes, lograr que se les aco­ja en bue­nas con­di­cio­nes y se les per­mi­ta inte­grar como per­so­nas y en las mejo­res garan­tías en nues­tras socie­da­des es algo abso­lu­ta­men­te esen­cial, un dere­cho huma­ni­ta­rio ele­men­tal y bási­co. Pero eso no bas­ta, hay que seña­lar las cau­sas, mos­trar­las a luz y denun­ciar­las públicamente.

Pero hay que seña­lar las cau­sas reales –y a esto vamos– y no crear nebu­lo­sas don­de se dis­per­sen las res­pon­sa­bi­li­da­des o se con­vier­ta tam­bién en res­pon­sa­bles a los agre­di­dos, con­fun­dien­do o equi­pa­ran­do agre­so­res y agre­di­dos, inva­so­res e inva­di­dos, poten­cias impe­ria­lis­tas ase­si­nas y paí­ses que luchan por defen­der su sobe­ra­nía. Y es que la inmen­sa mayor par­te de los refu­gia­dos y emi­gran­tes, pro­ce­den de paí­ses que están sien­do bru­tal­men­te agre­di­dos por el impe­ria­lis­mo, como son Libia, Siria, Yemen, Afga­nis­tan, Pales­ti­na, Irak, Soma­lia, paí­ses de Áfri­ca cen­tral… paí­ses agre­di­dos median­te inva­sión direc­ta de las fuer­zas ocu­pan­tes, o aho­ra más bien –el impe­ria­lis­mo ha apren­di­do mucho – , median­te tro­pas mer­ce­na­rias, bási­ca­men­te com­pues­tas de terro­ris­tas islá­mi­cos a los que se les finan­cia, adies­tra, apro­vi­sio­na, arma y diri­ge, como son Al Qae­da, el ISIS y las infi­ni­tas fran­qui­cias de lo mis­mo. Todo esto apo­ya­do por una maqui­na­ria mediá­ti­ca fabu­lo­sa que pro­du­ce men­ti­ras e into­xi­ca­ción a gran esca­la, con el obje­to de enga­ñar y des­ac­ti­var cual­quier opo­si­ción o mues­tra de soli­da­ri­dad que pue­da aparecer. 

Tra­tar de equi­pa­rar los agre­di­dos con los agre­so­res, la Libia agre­di­da con la OTAN, Al Qae­da y poten­cias que la agre­die­ron, la Siria agre­di­da y su gobierno y los alia­dos que les apo­yan como son los rusos, Hez­bo­llah, Iran, etc, con los cri­mi­na­les agre­so­res como son Esta­dos Uni­dos en pri­mer lugar, asis­ti­do de sus habi­tua­les saté­li­tes como son Fran­cia, Ingla­te­rra, Israel, Tur­quia –aun­que estos jue­gan a varias car­tas últi­ma­men­te – , Ara­bia Sau­di­ta, Qatar, Kuwait, que son los crea­do­res e impul­so­res como decía­mos del terro­ris­mo islá­mi­co que es quien ope­ra en el cam­po de bata­lla, tra­tar de con­fun­dir a las fuer­zas ira­kíes que luchan por expul­sar al terro­ris­mo del ISIS de su pais, con el ISIS e inclu­so con los nor­te­ame­ri­ca­nos que en el col­mo de su cinis­mo supues­ta­men­te luchan con­tra el ISIS, cuan­do por detrás lo ali­men­tan, lo arman, lo diri­gen y les per­mi­ten la fuga o tra­tar de iden­ti­fi­car a Ara­bia Sau­di que con el apo­yo de Esta­dos Uni­dos y otras poten­cias lle­va bom­bar­dean­do sin des­can­so escue­las, hos­pi­ta­les, bodas, reunio­nes, fune­ra­les, gen­te civil de todas las eda­des duran­te mucho tiem­po, dia si y dia tam­bién, con­tra un pue­blo sobe­rano que lo quie­re piso­tear y sub­yu­gar, para con­tro­lar sus rique­zas y su geo­es­tra­té­gi­ca­men­te impor­tan­te terri­to­rio, con este pue­blo de Yemen, sig­ni­fi­ca hacer el jue­go de toda esta bar­ba­rie, hacer de cóm­pli­ces, con­fun­dir a la gen­te, into­xi­car­la e impe­dir que dis­tin­ga los cau­san­tes de la bar­ba­rie y que se movi­li­ce en su con­tra que sería lo suyo.

No es de reci­bo decir –a cuen­ta del 80 ani­ver­sa­rio de Ger­ni­ka y de la cam­pa­ña en favor de la aco­gi­da de los refu­gia­dos que se ha orques­ta­do en torno a dicho ani­ver­sa­rio– que No bom­bas ni en Ger­ni­ka, ni en Yemen, ni en Ale­po ni en Mosul. Esto es una GRAN INTOXICACIÓN y no tie­ne otro nom­bre. Y no cree­mos que sea por des­cui­do, sino con total mali­cia y des­ho­nes­ti­dad. Com­pa­rar el bom­bar­deo de Ger­ni­ka, con­tra Eus­kal Herria, por la avia­ción nazi a deman­da de Fran­co con el bom­bar­deo indis­cri­mi­na­do y sin cuar­tel de Yemen por un Esta­do cri­mi­nal como es Ara­bia Sau­di­ta, podría ser lógi­co. Pero com­pa­rar­lo con los bom­bar­deos con­tra los yiha­dis­tas en Mosul, rela­ti­va­men­te con­tro­la­dos, –sal­vo la matan­za que hicie­ron recien­te­men­te los nor­te­ame­ri­ca­nos– que son la cober­tu­ra de la lucha de las tro­pas del ejer­ci­to ira­ki por libe­rar­se de la pes­te crea­da por Esta­dos Uni­dos –cíni­ca­men­te su for­mal alia­do– como es el ISIS, es una bar­ba­ri­dad, dicho con mala fe.

Y toda­vía es mucho más gra­ve la com­pa­ra­ción con Ale­po. En pri­mer lugar por­que la bata­lla de Ale­po era una bata­lla más –impor­tan­te pero una más– de Siria por su eman­ci­pa­ción y su sobe­ra­nía, con­tra las hor­das del impe­ria­lis­mo, con­tra todas las varian­tes terro­ris­tas de Al Qae­da, e ISIS, y depen­dien­tes y diri­gi­das por tan­to por las poten­cias occi­den­ta­les, nada que ver con supues­tas fuer­zas rebel­desrevo­lu­cio­na­rias o demo­crá­ti­cas. En segun­do lugar por­que los bom­bar­deos rusos y sirios se han ido rea­li­zan­do con mucha pre­ci­sión, sobre sitios bien deter­mi­na­dos de ante­mano con pre­sen­cia de terro­ris­tas y poco ries­go para la pobla­ción, dan­do infi­ni­dad de opor­tu­ni­da­des para la sali­da de los civi­les fue­ra de la ciu­dad y del cam­po de bata­lla, abrien­do vías apro­pia­das para ello, pero siem­pre cor­to­cir­cui­ta­das por los terro­ris­tas que han ido usan­do los civi­les como escu­dos huma­nos, que han ido minan­do las sali­das pre­pa­ra­das para los civi­les y apos­tán­do­se con fran­co­ti­ra­do­res para matar­los según salían. Han sido ade­más muy nume­ro­sos los cese el fue­go para per­mi­tir que los civi­les pudie­ran esca­par­se del ase­dio, y ello a pesar de que eran apro­ve­cha­dos por los terro­ris­tas para coger oxi­geno, rear­mar­se y reor­ga­ni­zar­se. Por otra par­te, y dada la impor­tan­cia estra­té­gi­ca de Ale­po y los avan­ces del Ejer­ci­to sirio en la ciu­dad, ha habi­do una fabu­lo­sa, gigan­tes­ca y terri­ble cam­pa­ña mediá­ti­ca into­xi­ca­do­ra, basa­da en las men­ti­ras fabu­la­das por las fábri­cas de crear men­ti­ras e into­xi­ca­ción, como son el Obser­va­to­rio Sirio de Dere­chos Huma­nos y los Cas­cos Blan­cos, ambos crea­dos y con­tro­la­dos por los ser­vi­cios de inte­li­gen­cia occi­den­ta­les (MI6 y CIA). Men­ti­ras que habla­ban cons­tan­te­men­te de hos­pi­ta­les bom­bar­dea­dos –que lue­go se com­pro­ba­ba que no exis­tían o que seguían igual que hacía años según infor­ma­cio­nes sate­li­ta­les – , de escue­las des­trui­das, que tam­po­co exis­tían, de gases tóxi­cos, que habían lan­za­do ellos mis­mos, de matan­zas que las habían rea­li­za­do ellos mis­mos tam­bién, o de ayu­das huma­ni­ta­rias supues­ta­men­te bom­bar­dea­das por rusos y sirios –en reali­dad que­ma­das por los yiha­dis­tas– y asi un lar­go etcétera.

Y ya para col­mar el vaso hemos vis­to car­te­les del SOS erre­fu­xia­tuak eta migran­te­ak que aña­dían la siguien­te pren­da: ¡Y aho­ra les bom­bar­dean con gases tóxi­cos! Esto ya es el col­mo de la des­ver­güen­za y de la sumi­sión a los dic­ta­dos y rela­tos de los medios abso­lu­ta­men­te con­tro­la­dos por el sio­nis­mo y el impe­ria­lis­mo (Gara siem­pre de por medio). Esa es la ver­sión que han emi­ti­do y en la que supues­ta­men­te se han basa­do los nor­te­ame­ri­ca­nos para bom­bar­dear, recien­te­men­te, una base mili­tar de Siria con misi­les. Una ver­sión abso­lu­ta­men­te insos­te­ni­ble, pero en línea con la polí­ti­ca infor­ma­ti­va habi­tual. Es lo que sue­le pasar, que una men­ti­ra repe­ti­da infi­ni­ta­men­te de veces y en todos los medios del mun­do, al final, para muchos se con­vier­te en ver­dad. Una ver­dad igual que la de la pose­sión de armas de des­truc­ción masi­va por Irak. En pri­mer lugar se tra­ta de una afir­ma­ción –la del bom­bar­deo de gases toxi­cos por sirios o rusos– que sin ser con­tras­ta­da, ni ana­li­za­da –tam­po­co se han envia­do ins­pec­to­res para hacer­lo y no pare­ce que exis­ta ni la inten­ción de hacer­lo– Esta­dos Uni­dos la han con­ver­ti­do en base fir­me de acu­sa­ción a sirios y rusos. En segun­do lugar que los rusos y los sirios habían man­da­do, recien­te­men­te, cien­tos de infor­mes a la ONU y a la Orga­ni­za­ción para la Prohi­bi­cion de las Armas Qui­mi­cas (OPAQ) sobre impor­tan­tes movi­mien­tos y uso de gases toxi­cos por los terro­ris­tas sin obte­ner nin­gu­na res­pues­ta. En ter­cer lugar, que Siria no dis­po­ne de armas quí­mi­cas des­de 2014, des­de que se acor­dó des­truir­las cosa que se hizo bajo con­trol de todas las poten­cias inclui­dos Esta­dos Uni­dos. En cuar­to lugar, que es insó­li­to lo del lan­za­mien­to de bom­bas con gases tóxi­cos des­de avio­nes, cuan­do no se ha hecho nun­ca, ya que siem­pre se usan mor­te­ros. En quin­to lugar, que según aná­li­sis rusos, el tipo de gas usa­do corres­pon­de a una varian­te muy moder­na de la que solo dis­po­nen algu­nas poten­cias occi­den­ta­les. Al igual que suce­dió en aquel sep­tiem­bre de 2013, el supues­to uso de gases tóxi­cos atri­bui­dos a Siria, y que casi cues­ta una inter­ven­ción masi­va sobre Siria, se demos­tró por acti­va y pasi­va que fue usa­do por los pro­pios terro­ris­tas e impor­ta­do de Tur­quia. Aho­ra lo mis­mo o qui­zá que efec­ti­va­men­te estu­vie­ra en algún alma­cén y que explo­sio­na­ra con algún bom­bar­deo. En sex­to lugar, tam­po­co se han encon­tra­do res­tos de gases en la base mili­tar de la que supues­ta­men­te par­tió el gas toxi­co y por lo que fue bombardeada.

Todo esto nos indi­ca a las cla­ras que algu­na gen­te que va de izquier­das se ali­men­ta ideo­ló­gi­ca­men­te de la basu­ra mediá­ti­ca que emi­ten los medios con­tro­la­dos por el impe­ria­lis­mo, que se tra­gan todo lo que dicen, que lo repi­ten como loros y que actúan en con­se­cuen­cia para des­ac­ti­var a la gen­te y a toda acti­tud cri­ti­ca con­tra el sis­te­ma y las bar­ba­ri­da­des del impe­ria­lis­mo. Son los ni-nis, los que como decía­mos con­fun­den agre­sor y agre­di­do, inva­sor e inva­di­do, los que equi­pa­ran al impe­ria­lis­mo con los pue­blos some­ti­dos, los que ni siquie­ran creen que exis­ta impe­ria­lis­mo, los que dicen que los terro­ris­tas son rebel­des y lucha­do­res por la liber­tad, los que siguien­do las pau­tas del Obser­va­to­rio Sirio de Dere­chos Huma­nos y los Cas­cos Blan­cos nos repi­ten las milon­gas de que Kada­fi era un ase­sino, que Assad es un ase­sino y que Oba­ma y Hillary Clin­ton son unos demó­cra­tas de pro, cuan­do son ase­si­nos en serie de la peor especie. 

Al des­ce­re­bra­do Trump, aho­ra pare­ce que la maqui­na del poder de Esta­dos Uni­dos, el gobierno en la som­bra o el Esta­do pro­fun­do nor­te­ame­ri­cano, que apos­ta­ban como pri­me­ra car­ta por Hillary Clin­ton, y des­con­fia­ban de Trump, ya están apa­ren­te­men­te recon­du­cién­do­lo hacia una diná­mi­ca de gue­rra, de gue­rra con­tra los dís­co­los de Orien­te Medio (Siria, Yemen, Iran…) con­tra Rusia y con­tra Chi­na. Las apa­rien­cias al menos eso indi­can. Por­que así ha actua­do Trump, sobre men­ti­ras, sin con­tar para su bom­bar­deo ni con su pro­pio par­la­men­to ni con la ONU, dan­do car­na­za al terro­ris­mo yiha­dis­ta para que vuel­va a repe­tir la juga­da de los gases toxi­cos cuan­do quie­ra, para que se sien­ta apo­ya­da, para debi­li­tar la ofen­si­va vic­to­rio­sa con­tra el terro­ris­mo yiha­dis­ta y ponién­do­nos a todos en peli­gro con un posi­ble enfren­ta­mien­to glo­bal de con­se­cuen­cias imprevisibles.

Iña­ki Urres­ta­ra­zu Aizpurua

10 de abril de 2017

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on Facebook
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.