¿Qué tie­ne que ver Ger­ni­ka con Alepo?

En efec­to, la cam­pa­ña en favor de los refu­gia­dos está sien­do uti­li­za­da para cubrir y disol­ver las res­pon­sa­bi­li­da­des de los ver­da­de­ros cau­san­tes de esta tra­ge­dia, que son las poten­cias que están impul­san­do las gue­rras impe­ria­lis­tas de aco­so y destrucción.

Unas gue­rras en las que los dos ban­dos no son igua­les, unos son los que agre­den y otros los que se tie­nen que defen­der, unos son los que crean las gue­rras y otros los que se ven obli­ga­dos a defen­der­se de los ata­ques. Las gue­rras no sur­gen sin más ni más, por­que sí. Las gue­rras las crean fun­da­men­tal­men­te las poten­cias que quie­ren domi­nar el mun­do, que quie­ren hacer­se con todos los recur­sos y rique­zas, que quie­ren a todo el mun­do pos­tra­do a sus pies, que no admi­ten com­pe­ti­do­res, ni paí­ses que no sigan sus dic­ta­dos y que no se plie­guen a sus intere­ses. Las crean las poten­cias que se auto­pro­cla­man los due­ños y gen­dar­mes del mun­do. Y las crean quie­nes quie­ren impo­ner unos mode­los eco­nó­mi­cos, socia­les y de vida, los que corres­pon­den a sus intere­ses, emba­dur­na­dos de supues­tos valo­res demo­crá­ti­cos y de libertad.

No vale con decir no a las gue­rras, hay que decir no a las gue­rras impe­ria­lis­tas, seña­lan­do cla­ra­men­te con el dedo a los cau­san­tes de las mis­mas a la vez que denun­cian­do a estos cau­san­tes y exten­dien­do nues­tra soli­da­ri­dad y apo­yo a los agre­di­dos, para que se pue­dan libe­rar de las garras de los agre­so­res. Esta soli­da­ri­dad será la que tam­bién cree la vacu­na para evi­tar nue­vas gue­rras de acoso.

Los muchos millo­nes de refu­gia­dos y emi­gran­tes obli­ga­dos a dejar sus tie­rras para esca­par de la gue­rra cons­ti­tu­yen una de las mayo­res y más indig­nan­tes lacras de nues­tra épo­ca. Una lacra que con la gue­rra agra­va el ya lace­ran­te pro­ble­ma de la emi­gra­ción eco­nó­mi­ca, en bus­ca de tra­ba­jo, esca­pan­do de las situa­cio­nes de mise­ria gene­ra­das una vez más por el impe­ria­lis­mo. Se tra­ta de un autén­ti­co cal­va­rio pla­ga­do de infi­ni­tas pena­li­da­des y obs­tácu­los por las que se ven obli­ga­dos a atra­ve­sar los refu­gia­dos y emi­gran­tes. Un duro reco­rri­do que empie­za por el sufri­mien­to y el aco­so de las fuer­zas inva­so­ras, de la bar­ba­rie terro­ris­ta más faná­ti­ca y bru­tal crea­da, finan­cia­da y arma­da por las poten­cias impe­ria­lis­tas que no res­pe­ta reli­gio­nes, ni hom­bres, ni muje­res, ni niños, ni ancia­nos. Una tra­ve­sía por la que ir bus­can­do refu­gios a cada paso, cru­zan­do fron­te­ras clan­des­ti­na­men­te, para ser apa­lea­dos y/​o recha­za­dos, ame­na­za­dos de ser reen­via­dos a sus paí­ses de ori­gen, con­cen­tra­dos en autén­ti­cos cam­pos de con­cen­tra­ción u obli­ga­dos a atra­ve­sar mares de la mano de mafias sin escrú­pu­los, en con­di­cio­nes infer­na­les y leta­les, con una gran pro­por­ción de muer­tes. Para aca­bar, en el mejor de los casos, sien­do obje­to de humi­lla­ción cons­tan­te, del des­pre­cio gene­ra­li­za­do, de la mar­gi­na­ción, o car­ne de cañon de una sobre­ex­plo­ta­ción eco­nó­mi­ca o de las dife­ren­tes redes de tra­tas de muje­res, niños, órga­nos o per­so­nas en general.

Y todo esto en el con­tex­to de una Union Euro­pea –y como no de Esta­dos Uni­dos – , abso­lu­ta­men­te inso­li­da­rios, en el que sus miem­bros exi­gen cuo­tas míni­mas de entra­da de inmi­gran­tes, cuan­do no ponen alam­bra­das en sus fron­te­ras o cam­pa­men­tos que son autén­ti­cos cam­pos de con­cen­tra­ción o cuan­do no pagan a Tur­quia con miles de millo­nes de euros para que reten­gan el máxi­mo de refu­gia­dos, euros que van a ser des­ti­na­dos no a pro­por­cio­nar con­di­cio­nes dig­nas a los refu­gia­dos sino a ali­men­tar una vez más la máqui­na de gue­rra que son los mer­ce­na­rios terro­ris­tas, de los que Tur­quía, pre­ci­sa­men­te, es uno de los prin­ci­pa­les patrocinadores.

La soli­da­ri­dad con estos refu­gia­dos y emi­gran­tes, lograr que se les aco­ja en bue­nas con­di­cio­nes y se les per­mi­ta inte­grar como per­so­nas y en las mejo­res garan­tías en nues­tras socie­da­des es algo abso­lu­ta­men­te esen­cial, un dere­cho huma­ni­ta­rio ele­men­tal y bási­co. Pero eso no bas­ta, hay que seña­lar las cau­sas, mos­trar­las a luz y denun­ciar­las públicamente.

Pero hay que seña­lar las cau­sas reales –y a esto vamos– y no crear nebu­lo­sas don­de se dis­per­sen las res­pon­sa­bi­li­da­des o se con­vier­ta tam­bién en res­pon­sa­bles a los agre­di­dos, con­fun­dien­do o equi­pa­ran­do agre­so­res y agre­di­dos, inva­so­res e inva­di­dos, poten­cias impe­ria­lis­tas ase­si­nas y paí­ses que luchan por defen­der su sobe­ra­nía. Y es que la inmen­sa mayor par­te de los refu­gia­dos y emi­gran­tes, pro­ce­den de paí­ses que están sien­do bru­tal­men­te agre­di­dos por el impe­ria­lis­mo, como son Libia, Siria, Yemen, Afga­nis­tan, Pales­ti­na, Irak, Soma­lia, paí­ses de Áfri­ca cen­tral… paí­ses agre­di­dos median­te inva­sión direc­ta de las fuer­zas ocu­pan­tes, o aho­ra más bien –el impe­ria­lis­mo ha apren­di­do mucho – , median­te tro­pas mer­ce­na­rias, bási­ca­men­te com­pues­tas de terro­ris­tas islá­mi­cos a los que se les finan­cia, adies­tra, apro­vi­sio­na, arma y diri­ge, como son Al Qae­da, el ISIS y las infi­ni­tas fran­qui­cias de lo mis­mo. Todo esto apo­ya­do por una maqui­na­ria mediá­ti­ca fabu­lo­sa que pro­du­ce men­ti­ras e into­xi­ca­ción a gran esca­la, con el obje­to de enga­ñar y des­ac­ti­var cual­quier opo­si­ción o mues­tra de soli­da­ri­dad que pue­da aparecer. 

Tra­tar de equi­pa­rar los agre­di­dos con los agre­so­res, la Libia agre­di­da con la OTAN, Al Qae­da y poten­cias que la agre­die­ron, la Siria agre­di­da y su gobierno y los alia­dos que les apo­yan como son los rusos, Hez­bo­llah, Iran, etc, con los cri­mi­na­les agre­so­res como son Esta­dos Uni­dos en pri­mer lugar, asis­ti­do de sus habi­tua­les saté­li­tes como son Fran­cia, Ingla­te­rra, Israel, Tur­quia –aun­que estos jue­gan a varias car­tas últi­ma­men­te – , Ara­bia Sau­di­ta, Qatar, Kuwait, que son los crea­do­res e impul­so­res como decía­mos del terro­ris­mo islá­mi­co que es quien ope­ra en el cam­po de bata­lla, tra­tar de con­fun­dir a las fuer­zas ira­kíes que luchan por expul­sar al terro­ris­mo del ISIS de su pais, con el ISIS e inclu­so con los nor­te­ame­ri­ca­nos que en el col­mo de su cinis­mo supues­ta­men­te luchan con­tra el ISIS, cuan­do por detrás lo ali­men­tan, lo arman, lo diri­gen y les per­mi­ten la fuga o tra­tar de iden­ti­fi­car a Ara­bia Sau­di que con el apo­yo de Esta­dos Uni­dos y otras poten­cias lle­va bom­bar­dean­do sin des­can­so escue­las, hos­pi­ta­les, bodas, reunio­nes, fune­ra­les, gen­te civil de todas las eda­des duran­te mucho tiem­po, dia si y dia tam­bién, con­tra un pue­blo sobe­rano que lo quie­re piso­tear y sub­yu­gar, para con­tro­lar sus rique­zas y su geo­es­tra­té­gi­ca­men­te impor­tan­te terri­to­rio, con este pue­blo de Yemen, sig­ni­fi­ca hacer el jue­go de toda esta bar­ba­rie, hacer de cóm­pli­ces, con­fun­dir a la gen­te, into­xi­car­la e impe­dir que dis­tin­ga los cau­san­tes de la bar­ba­rie y que se movi­li­ce en su con­tra que sería lo suyo.

No es de reci­bo decir –a cuen­ta del 80 ani­ver­sa­rio de Ger­ni­ka y de la cam­pa­ña en favor de la aco­gi­da de los refu­gia­dos que se ha orques­ta­do en torno a dicho ani­ver­sa­rio– que No bom­bas ni en Ger­ni­ka, ni en Yemen, ni en Ale­po ni en Mosul. Esto es una GRAN INTOXICACIÓN y no tie­ne otro nom­bre. Y no cree­mos que sea por des­cui­do, sino con total mali­cia y des­ho­nes­ti­dad. Com­pa­rar el bom­bar­deo de Ger­ni­ka, con­tra Eus­kal Herria, por la avia­ción nazi a deman­da de Fran­co con el bom­bar­deo indis­cri­mi­na­do y sin cuar­tel de Yemen por un Esta­do cri­mi­nal como es Ara­bia Sau­di­ta, podría ser lógi­co. Pero com­pa­rar­lo con los bom­bar­deos con­tra los yiha­dis­tas en Mosul, rela­ti­va­men­te con­tro­la­dos, –sal­vo la matan­za que hicie­ron recien­te­men­te los nor­te­ame­ri­ca­nos– que son la cober­tu­ra de la lucha de las tro­pas del ejer­ci­to ira­ki por libe­rar­se de la pes­te crea­da por Esta­dos Uni­dos –cíni­ca­men­te su for­mal alia­do– como es el ISIS, es una bar­ba­ri­dad, dicho con mala fe.

Y toda­vía es mucho más gra­ve la com­pa­ra­ción con Ale­po. En pri­mer lugar por­que la bata­lla de Ale­po era una bata­lla más –impor­tan­te pero una más– de Siria por su eman­ci­pa­ción y su sobe­ra­nía, con­tra las hor­das del impe­ria­lis­mo, con­tra todas las varian­tes terro­ris­tas de Al Qae­da, e ISIS, y depen­dien­tes y diri­gi­das por tan­to por las poten­cias occi­den­ta­les, nada que ver con supues­tas fuer­zas rebel­desrevo­lu­cio­na­rias o demo­crá­ti­cas. En segun­do lugar por­que los bom­bar­deos rusos y sirios se han ido rea­li­zan­do con mucha pre­ci­sión, sobre sitios bien deter­mi­na­dos de ante­mano con pre­sen­cia de terro­ris­tas y poco ries­go para la pobla­ción, dan­do infi­ni­dad de opor­tu­ni­da­des para la sali­da de los civi­les fue­ra de la ciu­dad y del cam­po de bata­lla, abrien­do vías apro­pia­das para ello, pero siem­pre cor­to­cir­cui­ta­das por los terro­ris­tas que han ido usan­do los civi­les como escu­dos huma­nos, que han ido minan­do las sali­das pre­pa­ra­das para los civi­les y apos­tán­do­se con fran­co­ti­ra­do­res para matar­los según salían. Han sido ade­más muy nume­ro­sos los cese el fue­go para per­mi­tir que los civi­les pudie­ran esca­par­se del ase­dio, y ello a pesar de que eran apro­ve­cha­dos por los terro­ris­tas para coger oxi­geno, rear­mar­se y reor­ga­ni­zar­se. Por otra par­te, y dada la impor­tan­cia estra­té­gi­ca de Ale­po y los avan­ces del Ejer­ci­to sirio en la ciu­dad, ha habi­do una fabu­lo­sa, gigan­tes­ca y terri­ble cam­pa­ña mediá­ti­ca into­xi­ca­do­ra, basa­da en las men­ti­ras fabu­la­das por las fábri­cas de crear men­ti­ras e into­xi­ca­ción, como son el Obser­va­to­rio Sirio de Dere­chos Huma­nos y los Cas­cos Blan­cos, ambos crea­dos y con­tro­la­dos por los ser­vi­cios de inte­li­gen­cia occi­den­ta­les (MI6 y CIA). Men­ti­ras que habla­ban cons­tan­te­men­te de hos­pi­ta­les bom­bar­dea­dos –que lue­go se com­pro­ba­ba que no exis­tían o que seguían igual que hacía años según infor­ma­cio­nes sate­li­ta­les – , de escue­las des­trui­das, que tam­po­co exis­tían, de gases tóxi­cos, que habían lan­za­do ellos mis­mos, de matan­zas que las habían rea­li­za­do ellos mis­mos tam­bién, o de ayu­das huma­ni­ta­rias supues­ta­men­te bom­bar­dea­das por rusos y sirios –en reali­dad que­ma­das por los yiha­dis­tas– y asi un lar­go etcétera.

Y ya para col­mar el vaso hemos vis­to car­te­les del SOS erre­fu­xia­tuak eta migran­te­ak que aña­dían la siguien­te pren­da: ¡Y aho­ra les bom­bar­dean con gases tóxi­cos! Esto ya es el col­mo de la des­ver­güen­za y de la sumi­sión a los dic­ta­dos y rela­tos de los medios abso­lu­ta­men­te con­tro­la­dos por el sio­nis­mo y el impe­ria­lis­mo (Gara siem­pre de por medio). Esa es la ver­sión que han emi­ti­do y en la que supues­ta­men­te se han basa­do los nor­te­ame­ri­ca­nos para bom­bar­dear, recien­te­men­te, una base mili­tar de Siria con misi­les. Una ver­sión abso­lu­ta­men­te insos­te­ni­ble, pero en línea con la polí­ti­ca infor­ma­ti­va habi­tual. Es lo que sue­le pasar, que una men­ti­ra repe­ti­da infi­ni­ta­men­te de veces y en todos los medios del mun­do, al final, para muchos se con­vier­te en ver­dad. Una ver­dad igual que la de la pose­sión de armas de des­truc­ción masi­va por Irak. En pri­mer lugar se tra­ta de una afir­ma­ción –la del bom­bar­deo de gases toxi­cos por sirios o rusos– que sin ser con­tras­ta­da, ni ana­li­za­da –tam­po­co se han envia­do ins­pec­to­res para hacer­lo y no pare­ce que exis­ta ni la inten­ción de hacer­lo– Esta­dos Uni­dos la han con­ver­ti­do en base fir­me de acu­sa­ción a sirios y rusos. En segun­do lugar que los rusos y los sirios habían man­da­do, recien­te­men­te, cien­tos de infor­mes a la ONU y a la Orga­ni­za­ción para la Prohi­bi­cion de las Armas Qui­mi­cas (OPAQ) sobre impor­tan­tes movi­mien­tos y uso de gases toxi­cos por los terro­ris­tas sin obte­ner nin­gu­na res­pues­ta. En ter­cer lugar, que Siria no dis­po­ne de armas quí­mi­cas des­de 2014, des­de que se acor­dó des­truir­las cosa que se hizo bajo con­trol de todas las poten­cias inclui­dos Esta­dos Uni­dos. En cuar­to lugar, que es insó­li­to lo del lan­za­mien­to de bom­bas con gases tóxi­cos des­de avio­nes, cuan­do no se ha hecho nun­ca, ya que siem­pre se usan mor­te­ros. En quin­to lugar, que según aná­li­sis rusos, el tipo de gas usa­do corres­pon­de a una varian­te muy moder­na de la que solo dis­po­nen algu­nas poten­cias occi­den­ta­les. Al igual que suce­dió en aquel sep­tiem­bre de 2013, el supues­to uso de gases tóxi­cos atri­bui­dos a Siria, y que casi cues­ta una inter­ven­ción masi­va sobre Siria, se demos­tró por acti­va y pasi­va que fue usa­do por los pro­pios terro­ris­tas e impor­ta­do de Tur­quia. Aho­ra lo mis­mo o qui­zá que efec­ti­va­men­te estu­vie­ra en algún alma­cén y que explo­sio­na­ra con algún bom­bar­deo. En sex­to lugar, tam­po­co se han encon­tra­do res­tos de gases en la base mili­tar de la que supues­ta­men­te par­tió el gas toxi­co y por lo que fue bombardeada.

Todo esto nos indi­ca a las cla­ras que algu­na gen­te que va de izquier­das se ali­men­ta ideo­ló­gi­ca­men­te de la basu­ra mediá­ti­ca que emi­ten los medios con­tro­la­dos por el impe­ria­lis­mo, que se tra­gan todo lo que dicen, que lo repi­ten como loros y que actúan en con­se­cuen­cia para des­ac­ti­var a la gen­te y a toda acti­tud cri­ti­ca con­tra el sis­te­ma y las bar­ba­ri­da­des del impe­ria­lis­mo. Son los ni-nis, los que como decía­mos con­fun­den agre­sor y agre­di­do, inva­sor e inva­di­do, los que equi­pa­ran al impe­ria­lis­mo con los pue­blos some­ti­dos, los que ni siquie­ran creen que exis­ta impe­ria­lis­mo, los que dicen que los terro­ris­tas son rebel­des y lucha­do­res por la liber­tad, los que siguien­do las pau­tas del Obser­va­to­rio Sirio de Dere­chos Huma­nos y los Cas­cos Blan­cos nos repi­ten las milon­gas de que Kada­fi era un ase­sino, que Assad es un ase­sino y que Oba­ma y Hillary Clin­ton son unos demó­cra­tas de pro, cuan­do son ase­si­nos en serie de la peor especie. 

Al des­ce­re­bra­do Trump, aho­ra pare­ce que la maqui­na del poder de Esta­dos Uni­dos, el gobierno en la som­bra o el Esta­do pro­fun­do nor­te­ame­ri­cano, que apos­ta­ban como pri­me­ra car­ta por Hillary Clin­ton, y des­con­fia­ban de Trump, ya están apa­ren­te­men­te recon­du­cién­do­lo hacia una diná­mi­ca de gue­rra, de gue­rra con­tra los dís­co­los de Orien­te Medio (Siria, Yemen, Iran…) con­tra Rusia y con­tra Chi­na. Las apa­rien­cias al menos eso indi­can. Por­que así ha actua­do Trump, sobre men­ti­ras, sin con­tar para su bom­bar­deo ni con su pro­pio par­la­men­to ni con la ONU, dan­do car­na­za al terro­ris­mo yiha­dis­ta para que vuel­va a repe­tir la juga­da de los gases toxi­cos cuan­do quie­ra, para que se sien­ta apo­ya­da, para debi­li­tar la ofen­si­va vic­to­rio­sa con­tra el terro­ris­mo yiha­dis­ta y ponién­do­nos a todos en peli­gro con un posi­ble enfren­ta­mien­to glo­bal de con­se­cuen­cias imprevisibles.

Iña­ki Urres­ta­ra­zu Aizpurua

10 de abril de 2017

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *