Con­tra la indus­tria cultural

[alert type=info]Escrito para la char­la-deba­te sobre el mis­mo tema del 10 de abril en la uni­ver­si­dad de Sarri­ko orga­ni­za­da por EKT.[/alert]

Nos hemos reu­ni­do para deba­tir sobre la indus­tria cul­tu­ral. ¿Qué enten­de­mos por indus­tria cul­tu­ral? Vea­mos cua­tro posi­bles res­pues­tas. Pode­mos intuir la pri­me­ra leyen­do el títu­lo de un artícu­lo publi­ca­do el 13 de febre­ro de 2017 en un dia­rio esta­tal de gran tira­da: El idio­ma espa­ñol: ¡vaya teso­ro!. Pode­mos intuir la segun­da ana­li­zan­do los con­te­ni­dos de dos libros: Dere­cho de ¿autor? de 2006 y Los bie­nes comu­nes del cono­ci­mien­to edi­ta­do en 2016. Pode­mos intuir la ter­ce­ra ana­li­zan­do las moti­va­cio­nes que han lle­va­do a dece­nas de miles de vas­cas y vas­cos de todas las eda­des a par­ti­ci­par en la impre­sio­nan­te movi­li­za­ción popu­lar de la Korri­ka. Y pode­mos con­cre­tar la cuar­ta y defi­ni­ti­va res­pues­ta, a modo de sín­te­sis, expli­can­do por qué enten­de­mos la cul­tu­ra como la pro­duc­ción, repar­to y con­su­mo hori­zon­tal y demo­crá­ti­co de valo­res de uso y siguien­do a Ludo­vi­co Sil­va: toda belle­za es, en sí mis­ma, revo­lu­cio­na­ria.

Vea­mos la pri­me­ra res­pues­ta: efec­ti­va­men­te, la indus­tria cul­tu­ral es un teso­ro por­que en su gene­ra­li­dad apor­ta nada menos que el 16% del PIB del Esta­do espa­ñol, unos 164.000 millo­nes de euros; tam­bién supo­ne el 16% del empleo esta­tal, 3.500.000 pues­tos de tra­ba­jo; y en su for­ma estric­ta­men­te cul­tu­ral, o sea, lo que se deno­mi­na como fac­tor Ñ, apor­ta casi el 3% del PIB. De igual modo, mul­ti­pli­ca por tres en la déca­da del 2000 la lle­ga­da al Esta­do espa­ñol de fuer­za de tra­ba­jo explo­ta­ble des­de Lati­noa­mé­ri­ca por­que los emi­gran­tes his­pa­no­ha­blan­tes cobran un 30% más de pro­me­dio de los que no lo son; mul­ti­pli­ca por cua­tro los inter­cam­bios comer­cia­les con el área cul­tu­ral y lle­ga a supo­ner un aho­rro del 2% en los cos­tos de tran­sac­ción de gran­des empre­sas; y por últi­mo supo­ne un gigan­tes­co mer­ca­do poten­cial por­que la len­gua espa­ño­la es la segun­da len­gua mater­na del mun­do con 550 millo­nes de hablan­tes, solo por detrás del chino mandarín.

Pero ade­más de ser un teso­ro mate­rial, cre­ma­tís­ti­co, o para decir­lo más correc­ta­men­te uno de los sos­te­nes del capi­ta­lis­mo espa­ñol jun­to a la indus­tria del turis­mo, tam­bién es un muy efec­ti­vo cohe­sio­na­dor ideo­ló­gi­co de su nacio­na­lis­mo impe­ria­lis­ta tan­to en su expre­sión más pre­po­ten­te y chu­la, has­ta racis­ta, como en su for­ma demo­crá­ti­ca. Tene­mos que recor­dar que el cono­ci­mien­to de la len­gua espa­ño­la es obli­ga­to­rio en todo el Esta­do, mien­tras que el de las len­guas regio­na­lesauto­nó­mi­cas es opcio­nal para los habi­tan­tes de pro­vin­cias y que en muchos sitios deben supe­rar gran­des obs­tácu­los lega­les que ace­le­ran su extin­ción: se tra­ta de un mono­po­lio abso­lu­to no solo de la pro­duc­ción indus­trial mate­rial y de su mer­ca­do, sino tam­bién de la lla­ma­da pro­duc­ción inma­te­rial, de los valo­res sim­bó­li­cos, de la cien­cia y del cono­ci­mien­to, mono­po­lio ase­gu­ra­do por la ley y refor­za­do por la polí­ti­ca inter­na­cio­nal del Estado.

En el caso con­cre­to de la indus­tria lite­ra­ria, de la cul­tu­ra del fac­tor Ñ en una de sus ramas pro­duc­ti­vas más ren­ta­bles, la de los gran­des éxi­tos de ven­tas aba­la­dos o no por la gran­des pre­mios lite­ra­rios, el mar­ke­ting pro­pa­gan­dís­ti­co es deci­si­vo y es rea­li­za­do tenien­do en cuen­ta todas las poten­cia­li­da­des de mer­ca­do que per­mi­te el con­tex­to glo­bal, polí­ti­co, social, psi­co­ló­gi­co de masas, etc., sien­do cues­tión secun­da­ria la cali­dad de la obra: un ejem­plo muy actual lo tene­mos en la con­si­de­ra­ble inver­sión de mar­ke­ting rea­li­za­da para ase­gu­rar la ven­ta masi­va de Patria de Fer­nan­do Aram­bu­ru, entre otras de cla­ra orien­ta­ción polí­ti­ca conservadora.

Cuan­do se tra­ta de los gran­des pre­mios orga­ni­za­dos por la indus­tria edi­to­rial el obje­ti­vo eco­nó­mi­co es toda­vía más cla­ro, pero tam­bién su segun­da fina­li­dad socio­po­lí­ti­ca. Sil­via Sala1 ha teni­do el acier­to de reedi­tar una entre­vis­ta a Cons­tan­tino Bér­to­lo que con­ser­va toda su actua­li­dad pase a ser de 2012. En ella Bér­to­lo des­pan­zu­rra la mito­lo­gía de los pre­mios lite­ra­rios, dejan­do al des­cu­bier­to los intere­ses eco­nó­mi­cos y socio­po­lí­ti­cos de la indus­tria cul­tu­ral. Cuan­do se tra­ta de gran­des even­tos como el de la Capi­ta­li­dad Euro­pea de la Cul­tu­ra, por poner un ejem­plo actual, hemos vis­to cómo la crí­ti­ca ha mos­tra­do los intere­ses del poder, la desidia de unos, la incohe­ren­cia de otros y el ser­vi­lis­mo de bas­tan­tes crea­do­res. Sin ir muy lejos, en pocos días hemos dis­pues­to de dos intere­san­tes artícu­los sobre la cul­tu­ra: uno de Fer­nan­do Buen Abad2 y otro de Joxe­ma­ri Karre­re3.

La impor­tan­cia deci­si­va de los apa­ra­tos de Esta­do es inne­ga­ble en la indus­tria cul­tu­ral en el capi­ta­lis­mo con­tem­po­rá­neo, en el que muy pocas gran­des cor­po­ra­cio­nes rigen el grue­so de la pro­duc­ción de cul­tu­ra alie­nan­te, bur­gue­sa, patriar­cal y reli­gio­sa, empre­sas con lazos polí­ti­cos direc­tos con la indus­tria de la edu­ca­ción, de la tec­no­cien­cia y de la gue­rra. Bas­ta ver el papel de la Casa Real espa­ño­la al res­pec­to. Aun­que en su sen­ti­do humano cul­tu­ra y monar­quía son incom­pa­ti­bles, en su sen­ti­do bur­gués, es decir en cuan­to rela­ción social de explo­ta­ción, cul­tu­ra y monar­quía son com­ple­men­ta­rios, lo que hace que la Casa Real sea una pie­za muy impor­tan­te de esta indus­tria en el lar­go con­tex­to español.

Es nece­sa­rio insis­tir en la incom­pa­ti­bi­li­dad entre la pro­pie­dad pri­va­da de la cul­tu­ra bur­gue­sa, la que por ejem­plo supe­di­ta a la monar­quía como espe­cial fuer­za de tra­ba­jo asa­la­ria­da a la indus­tria polí­ti­co-cul­tu­ral, con la pro­pie­dad colec­ti­va o comu­nal de la cul­tu­ra huma­na por­que gra­cias a ella com­pren­de­mos la base de nues­tra segun­da res­pues­ta: el anta­go­nis­mo entre, por un lado, esta indus­tria y por otro lado, los dere­chos colec­ti­vos y comu­nes y los con­cre­tos de los auto­res y crea­do­res. Deci­mos que por un lado y por otro para sim­pli­fi­car lo que es el con­ti­nuo de un pro­ce­so de uni­dad y lucha de con­tra­rios: la pro­pie­dad pri­va­da con­tra los bie­nes comu­nes, y vice­ver­sa: el poten­cial crea­ti­vo de la cul­tu­ra como bien común con­tra la pro­pie­dad privada.

La inves­ti­ga­do­ra Lillian Álva­rez Nava­rre­te4 des­en­tra­ña los nudos que atan la crea­ti­vi­dad cul­tu­ral, esté­ti­ca, etcé­te­ra, de las per­so­nas den­tro de sus colec­ti­vi­da­des pero some­ti­das en el capi­ta­lis­mo al dic­ta­do de la indus­tria cul­tu­ral y de la polí­ti­ca impe­ria­lis­ta, indus­tria impe­ria­lis­ta que quie­re y nece­si­ta barrer las iden­ti­da­des cul­tu­ra­les de los pue­blos, sus ori­gi­na­li­da­des para crear sobre el desier­to resul­tan­te una mono­cro­ma y monó­to­na mer­can­cía pro­du­ci­da por una fuer­za de tra­ba­jo asa­la­ria­da sin ape­nas dere­chos. Para 2006 esta for­ma de domi­nio polí­ti­co y de bene­fi­cio eco­nó­mi­co basa­do en la explo­ta­ción asa­la­ria­da de fuer­za de tra­ba­jo com­ple­ja lla­ma­da cul­tu­ra había gene­ra­do ya una resis­ten­cia de los pue­blos que no ha cesa­do de crecer.

En 2016 se publi­có la com­pi­la­ción rea­li­za­da por Char­lot­te Hess y Eli­nor Ostron en la que tre­ce auto­res ana­li­za­ban múl­ti­ples pro­ble­má­ti­cas rela­cio­nes con Los bie­nes comu­nes del cono­ci­mien­to5, que si bien no alcan­za la pro­fun­di­dad teó­ri­ca y polí­ti­ca, y las impli­ca­cio­nes prác­ti­cas de Lillian Álva­rez, sí ofre­ce una pano­rá­mi­ca bas­tan­te com­ple­ta de un dis­cur­so que es al mis­mo tiem­po des­crip­ti­vo, cons­ti­tu­ti­vo y expre­si­vo6. La indus­tria cul­tu­ral y el poder esta­tal ponen fuer­tes barre­ras a los bie­nes públi­cos, sobre todo de pre­cios y de per­mi­sos, pero tam­bién de acce­si­bi­li­dad para las per­so­nas dis­ca­pa­ci­ta­das y la bre­cha digi­tal, la conec­ti­vi­dad, que deja sin acce­so a miles de millo­nes de per­so­nas, así como las dife­ren­cias idio­má­ti­cas; pero tam­bién las Barre­ras de fil­tra­do y cen­su­ra. Cada vez hay más escue­las, empre­sas y Esta­dos que quie­ren limi­tar lo que pue­des ver como indi­ca Peter Suber en Crear bie­nes comu­nes inte­lec­tua­les median­te el acce­so abier­to (p. 206).

Limi­tar lo que pue­des ver y hablar, cons­truir, hacer, mul­ti­pli­can­do las cen­su­ras y las barre­ras que impo­nen los Esta­dos, las empre­sas y las escue­las: pare­ce que se refie­ren al impe­ria­lis­mo cul­tu­ral con­tra los pue­blos, que se refie­ren a la ley Mor­da­za, a la polí­ti­ca de res­tric­cio­nes en edu­ca­ción, cien­cia y tec­no­lo­gía del Esta­do espa­ñol, a la pri­ma­cía dada a la Igle­sia y al dog­ma, al impul­so de la fies­ta nacio­nal y de la Sema­na San­ta con sus con­te­ni­dos de tor­tu­ras, llan­tos y san­gre como expre­sión cul­tu­ral y mer­ca­do­tec­nia de la indus­tria turística.

La lógi­ca del mono­po­lio de cual­quier indus­tria capi­ta­lis­ta es la de cerrar los mer­ca­dos abier­tos a la com­pe­ten­cia. La indus­tria polí­ti­co-cul­tu­ral debe clau­su­rar y ani­qui­lar el pen­sa­mien­to crí­ti­co, sobre todo cuan­do se mate­ria­li­za en la pra­xis, y debe sobor­nar, corrom­per e inte­grar en su nego­cio las par­tes más débi­les y ambi­guas de la cul­tu­ra toda­vía no mer­can­ti­li­za­da. Para man­te­ner abier­to el uso crea­ti­vo de su cul­tu­ra, el pue­blo tra­ba­ja­dor orga­ni­zó en su momen­to la Korri­ka y lo sigue hacien­do aho­ra. Dece­nas y dece­nas de miles de per­so­nas par­ti­ci­pan en esta prác­ti­ca hori­zon­tal y demo­crá­ti­ca, lúdi­ca en el sen­ti­do humano, de crear cul­tu­ra como valor de uso. Hemos lle­ga­do así a la ter­ce­ra respuesta.

Marx dijo que la len­gua es el ser comu­nal que habla por sí mis­mo. La Korri­ka la orga­ni­zó y la sos­tie­ne el ser comu­nal eus­kal­dun, el pue­blo tra­ba­ja­dor con el apo­yo de algu­nos peque­ño bur­gue­ses, mien­tras que la bur­gue­sía o se enfren­ta a ella o la tole­ra por opor­tu­nis­mo elec­to­ral e intere­ses eco­nó­mi­cos. La Korri­ka es una plas­ma­ción de la crea­ti­vi­dad popu­lar auto­or­ga­ni­za­da que rom­pe todos los cie­rres, obs­tácu­los y can­da­dos lega­les lle­van­do la prác­ti­ca viva, direc­ta, del eus­ka­ra a la mis­ma calle, al espa­cio públi­co. Es impo­si­ble cerrar espa­cios a la Korri­ka a no ser que las fuer­zas repre­si­vas blo­queen las carre­te­ras y deten­gan a los gru­pos que la orga­ni­zan, o sean que decla­ren la gue­rra mili­tar a la len­gua vas­ca, por­que la gue­rra eco­nó­mi­ca, cul­tu­ral y edu­ca­ti­va, mediá­ti­ca, psi­co­ló­gi­ca, etc., ya la está sufrien­do des­de hace siglos.

La Korri­ka es un even­to de masas, de gran­des masas, bia­nual que requie­re una muy deta­lla­da pre­pa­ra­ción en la que par­ti­ci­pan múl­ti­ples gru­pos, colec­ti­vos, orga­ni­za­cio­nes, sin­di­ca­tos, par­ti­dos e indi­vi­dua­li­da­des… que, de común acuer­do y en ese even­to, supe­di­tan sus intere­ses par­ti­cu­la­res al inte­rés común de la len­gua vas­ca como refe­ren­te comu­nal. Es todo lo con­tra­rio de la indus­tria polí­ti­co-cul­tu­ral. Por ser bie­nal, la Korri­ka vie­ne a ser el examen, el baró­me­tro que mide la evo­lu­ción de las diná­mi­cas popu­la­res por la recu­pe­ra­ción del com­ple­jo lin­güís­ti­co-cul­tu­ral eus­kal­dun: no es un estu­dio del bene­fi­cio mer­can­til de la cul­tu­ra en base a la evo­lu­ción de la tasa medi­da de ganan­cia en dos años depen­dien­do de los pre­cios de las mer­can­cías cul­tu­ra­les como valo­res de cam­bio, sino una com­pro­ba­ción popu­lar del avan­ce del eus­ka­ra como valor de uso.

La Korri­ka vie­ne a ser, entre otras cosas, el momen­to en el que se fun­den en una todas las prác­ti­cas espe­cí­fi­cas de cul­tu­ra popu­lar des­de las ber­tso-afa­ri en tas­cas y socie­da­des has­ta Herri Urrats, Kilo­me­troak, Ibi­lal­diak, Nafa­rra Oinez…, pasan­do por una inter­mi­na­ble lis­ta de otros actos, fes­te­jos, reunio­nes, etcé­te­ra no suje­tos al dic­ta­do del bene­fi­cio empre­sa­rial sino auto­or­ga­ni­za­dos en base a la ayu­da mutua, al com­pro­mi­so soli­da­rio por la recu­pe­ra­ción de los bie­nes comu­nes, en este caso por el fun­da­men­tal de todos: la auto­iden­ti­dad del ser comu­nal no alie­na­do como fuer­za de tra­ba­jo sub­su­mi­da en la indus­tria político-cultural.

Lle­ga­mos así a la cuar­ta y últi­ma res­pues­ta: Habla­mos de prác­ti­cas cul­tu­ra­les como valo­res de uso eman­ci­pa­dor, libe­ra­dor. Zelaia dijo que la poe­sía es un arma car­ga­da de futu­ro, y pode­mos decir que la cul­tu­ra popu­lar es el pro­ce­so que mon­ta, car­ga, apun­ta y dis­pa­ra hacia el futu­ro el arma de la poe­sía, del arte en cual­quie­ra de sus expre­sio­nes. Al prin­ci­pio hemos cita­do a Ludo­vi­co Sil­va cuan­do decía que la belle­za es, en sí mis­ma, revo­lu­cio­na­ria. L. Sil­va7 des­cri­be la vida y obra del monár­qui­co Bal­zac, su mise­ria eco­nó­mi­ca, sus pri­va­cio­nes y sus demo­le­do­ras crí­ti­cas del lujo, sun­tuo­si­dad, des­pil­fa­rro, cinis­mo, hipo­cre­sía, corrup­ción, vena­li­dad y fie­re­za cai­ni­ta y cri­mi­nal de la bur­gue­sía de su épo­ca. El autor nos recuer­da la fas­ci­na­da admi­ra­ción que Marx sen­tía hacia Bal­zac a pesar de su idea­rio monár­qui­co: la belle­za del arte lite­ra­rio de Bal­zac era tal que, al mar­gen de su ideo­lo­gía, su impac­to en las y los lec­to­res era el de una pro­cla­ma revo­lu­cio­na­ria. El arte de Bal­zac era revo­lu­cio­na­rio por­que des­ve­la­ba la inmun­di­cia éti­ca, la feal­dad inhu­ma­na del capitalismo.

La indus­tria polí­ti­co-cul­tu­ral se enri­que­ce ocul­tan­do la feal­dad inso­por­ta­ble de la civi­li­za­ción del dine­ro con celo­fa­nes de colo­ri­nes que apa­ren­tan ser arte y belle­za, ado­ran­do en reali­dad el feti­che ver­de del dólar. Esta obse­sión no res­pon­de solo a un deseo de ganan­cia, que tam­bién, sino a la nece­si­dad obje­ti­va y cie­ga de toda indus­tria. La fusión de deseo sub­je­ti­vo y nece­si­dad obje­ti­va inca­pa­ci­ta estruc­tu­ral­men­te a esta indus­tria para crear cul­tu­ra huma­na, bellos valo­res de uso car­ga­dos de futu­ro, y le deter­mi­na a lo con­tra­rio, a pro­du­cir alie­na­ción y a refor­zar el feti­chis­mo que nace de las entra­ñas de la ley del valor.

Iña­ki Gil de San Vicente

Eus­kal Herria, 6 de abril de 2017

  1. Cloa­cas y pre­mios lite­ra­rios, CTXT, 25 de febre­ro de 2017 (http://​ctxt​.es/​e​s​/​2​0​1​7​0​2​2​2​/​C​u​l​t​u​r​a​s​/​1​1​3​1​3​/​e​l​-​m​i​n​i​s​t​e​r​i​o​-​p​r​e​m​i​o​s​-​l​i​t​e​r​a​r​i​o​s​-​c​o​r​r​u​p​c​i​o​n​-​p​r​e​m​i​o​-​p​l​a​n​e​t​a​-​l​i​t​e​r​a​t​u​r​a​.​htm).
  2. Eso que lla­man cul­tu­ra, 30 de mar­zo de 2017 (http://​www​.rebe​lion​.org/​n​o​t​i​c​i​a​.​p​h​p​?​i​d​=​2​2​4​722).
  3. ¿De qué habla­mos cuan­do habla­mos de cul­tu­ra?, 27 mar­zo de 2017 (http://​www​.naiz​.eus/​e​u​/​h​e​m​e​r​o​t​e​c​a​/​g​a​r​a​/​e​d​i​t​i​o​n​s​/​2​017 – 03-26/he­me­ro­te­ca_ar­ti­cle­s/­de-que-habla­mos-cuan­do-habla­mos-de-cul­tu­ra).
  4. Dere­cho de ¿autor?, Cien­cias Socia­les, La Haba­na 2006.
  5. Tra­fi­can­tes de Sue­ños, Madrid 2016.
  6. David Bollier: El ascen­so del para­dig­ma de los bie­nes comu­nes, p. 53.
  7. Con­tra­cul­tu­ra, FEI, Cara­cas 2006, pp. 97 – 100.

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *