El pró­xi­mo con­gre­so de LAB: desar­me ideo­ló­gi­co de la cla­se obrera

Entre los días 25 y 26 del pró­xi­mo mes de mayo, se va a cele­brar en Gas­teiz el 9 Con­gre­so Nacio­nal del sin­di­ca­to LAB. En él se pre­sen­tan dos ponen­cias a deba­te y para su apro­ba­ción. Una es la polí­ti­co sin­di­cal y la otra, la de orga­ni­za­ción. Por su impor­tan­cia, de cara a la orien­ta­ción gene­ral de la acti­vi­dad del sin­di­ca­to, nos vamos a cen­trar en la pri­me­ra de ellas.

La neu­tra­li­dad del Estado

En su carac­te­ri­za­ción del capi­ta­lis­mo actual, lo defi­ne como hege­mó­ni­co y apun­ta una tesis muy ori­gi­nal. Nos dice que Todo esto (la hege­mo­nía del capi­ta­lis­mo actual) no sería posi­ble sin la alian­za estra­té­gi­ca entre el capi­tal y los pode­res actua­les de los esta­dos. No se han alia­do úni­ca­men­te en las polí­ti­cas en torno a la cri­sis, les une la per­pe­tua­ción del sis­te­ma. Han pues­to a los esta­dos y todas las polí­ti­cas públi­cas al ser­vi­cio del capi­tal para que el sis­te­ma se per­pe­túe [apt­do. 1.1.4., párra­fo 18].

Más ade­lan­te [apt­do. 1.1.4., párra­fo 19], se afir­ma que Los esta­dos se nos mues­tran como ata­dos de manos cada vez que rea­li­zan las polí­ti­cas que les orde­na el poder eco­nó­mi­co… Son los esta­dos los que han des­po­ja­do de sobe­ra­nía al pue­blo y la han deja­do en manos del capital…

Muy sutil­men­te y de for­ma implí­ci­ta, se nos tra­ta de decir que el Esta­do ten­dría un carác­ter de cla­se neu­tro pero lo que ocu­rre es que los capi­ta­lis­tas, muy hábil­men­te, han logra­do atraér­se­lo y que se pon­ga a su ser­vi­cio. Lo cual, ade­más de ocul­tar la natu­ra­le­za social del Esta­do, su carác­ter de cla­se, con­tri­bu­ye a refor­zar la ideo­lo­gía bur­gue­sa y las posi­cio­nes refor­mis­tas, pues de todo esto se des­pren­de lógi­ca­men­te que no sería nece­sa­rio des­truir (trans­for­mar) el Esta­do, sino que tan sólo haría fal­ta un cam­bio de gobierno, sus­ti­tu­yen­do a un gobierno dócil al capi­tal, por otro que per­mi­tie­ra desa­rro­llar unas polí­ti­cas más socia­les.

¿Qué socia­lis­mo?

Sobre esta cues­tión, la ponen­cia no pre­sen­ta una defi­ni­ción con­cre­ta del socia­lis­mo que, según afir­ma, cons­ti­tu­ye su obje­ti­vo, sino que da varias. ¿Con cuál de ellas nos quedaríamos?

En la ponen­cia se plan­tea que el obje­ti­vo de LAB es lle­gar al socia­lis­mo vas­co y rei­vin­di­ca … un socia­lis­mo iden­ti­ta­rio que garan­ti­ce los dere­chos y ser­vi­cios públi­cos bási­cos a todas las per­so­nas que viven y tra­ba­jan en Eus­kal Herria [apt­do. 3, párra­fo 67]. Pero, ¿no es esto el Esta­do del Bien­es­tar? ¿Están tra­tan­do de iden­ti­fi­car el socia­lis­mo con el neokeynesianismo?

Más ade­lan­te [apt­do. 3, párra­fo 69], pro­fun­di­zan en este con­cep­to, dicien­do que El socia­lis­mo vas­co cons­ti­tu­ye la alter­na­ti­va inte­gral al actual mode­lo neo­li­be­ral… El socia­lis­mo vas­co impli­ca… la reno­va­ción de la redis­tri­bu­ción de la rique­za…. Está cla­ro que lo que real­men­te se pre­ten­de no es aca­bar con la explo­ta­ción capi­ta­lis­ta, sino úni­ca­men­te sus­ti­tuir al capi­ta­lis­mo sal­va­je (neo­li­be­ral) por otro capi­ta­lis­mo más civi­li­za­do, con ros­tro humano. En defi­ni­ti­va, sus­ti­tuir el neo­li­be­ra­lis­mo por el Esta­do del Bien­es­tar (neo­key­ne­siano).

Cuan­do hablan de redis­tri­bu­ción de la rique­za, siem­pre se están refi­rien­do a un aspec­to muy con­cre­to y limi­ta­do, a la esfe­ra de la dis­tri­bu­ción, olvi­dán­do­se de la esfe­ra de la pro­duc­ción que es don­de se sitúa el ver­da­de­ro ori­gen de la desigualdad.

Pero es que si se cen­tra­sen en la pro­duc­ción, ten­drían que abor­dar la cues­tión de la pro­pie­dad pri­va­da de los medios de pro­duc­ción y el hecho (des­igual) de que unos sean pro­pie­ta­rios de ellos (la bur­gue­sía) y otros no (la cla­se obre­ra). Y pre­ci­sa­men­te, es en esta des­igual­dad en la pro­pie­dad de los medios de pro­duc­ción dón­de radi­ca el ori­gen de cual­quier des­igual­dad en la esfe­ra de la dis­tri­bu­ción. Y eso no están dis­pues­tos a hacer­lo por­que en nin­gún momen­to se plan­tean poner en cues­tión la pro­pie­dad pri­va­da de los medios de producción.

La vía hacia el socialismo

La ponen­cia plan­tea que Para avan­zar hacia el socia­lis­mo vas­co, des­de la situa­ción actual, son nece­sa­rios ins­tru­men­tos y estra­te­gias orien­ta­dos a nues­tro obje­ti­vo de trans­for­ma­ción del sis­te­ma y de la socie­dad. Situa­mos el ins­tru­men­to en el Esta­do Vas­co y nues­tra estra­te­gia en un pro­ce­so sobe­ra­nis­ta que ten­ga como obje­ti­vo cam­biar el sis­te­ma. La cla­ve es la fuer­za que nece­si­ta­mos para rea­li­zar este camino paso a paso; LAB sitúa la lla­ve para la con­se­cu­ción de este obje­ti­vo en la crea­ción de nue­vas mayo­rías para cam­biar las rela­cio­nes de fuer­za [apt­do. 3, párra­fo 70] Aquí, la ponen­cia defien­de un avan­ce gra­dual, paso a paso, hacia el socia­lis­mo. Esta pos­tu­ra no es nue­va, pues ya la defen­die­ron los refor­mis­tas fabia­nos1 a fina­les del siglo XIX.

Pero esto no es todo. En su afán por dis­tan­ciar­se del socia­lis­mo revo­lu­cio­na­rio, del mar­xis­mo, la ponen­cia no duda en retro­traer­se a la épo­ca del socia­lis­mo utó­pi­co (pre-cien­tí­fi­co). Así, pode­mos leer que es pre­ci­so Exten­der y refor­zar prác­ti­cas socia­lis­tas entre las tra­ba­ja­do­ras y tra­ba­ja­do­res en el pro­ce­so de cons­truc­ción del socia­lis­mo vas­co. Ahí situa­mos el paso a dar en la lucha por el cam­bio de mode­lo de socie­dad, en la medi­da en que el socia­lis­mo vas­co debe cons­truir­se de aba­jo hacia arri­ba [apt­do. Con­clu­sio­nes-Reso­lu­cio­nes, párra­fo 147].

Lo cual enla­za direc­ta­men­te con lo que se afir­ma un poco más atrás, cuan­do se dice que Ha habi­do un reco­rri­do duran­te estos últi­mos años que está resul­tan­do fruc­tí­fe­ro y tene­mos múl­ti­ples ejem­plos: coope­ra­ti­vas para ges­tio­nar la elec­tri­ci­dad, el eus­ko o mone­da alter­na­ti­va, ban­ca éti­ca, gru­pos de con­su­mo que pro­mue­ven la sobe­ra­nía ali­men­ta­ria, etc. Nos pare­cen deci­sio­nes impor­tan­tes para impul­sar el pro­ce­so de trans­for­ma­ción y un camino que hay que fomen­tar. Debe­mos ir reco­rrien­do día a día el camino hacia otro mode­lo eco­nó­mi­co y social por medio de las deci­sio­nes que toma­mos colec­ti­va e indi­vi­dual­men­te [apt­do. 4, párra­fo 106].

La ponen­cia no tie­ne en cuen­ta que por muy loa­bles que pue­dan ser estas ini­cia­ti­vas popu­la­res siem­pre esta­rán limi­ta­das por la actua­ción cie­ga de las leyes del mer­ca­do y que, a lo sumo, no supon­drán más que peque­ñas accio­nes bien­in­ten­cio­na­das que no lle­ga­rán a poner en peli­gro la esta­bi­li­dad del sis­te­ma eco­nó­mi­co y polí­ti­co capitalista.

El Esta­do Vas­co como instrumento

Como ya hemos vis­to más arri­ba, en la ponen­cia se con­si­de­ra que el Esta­do Vas­co es el ins­tru­men­to para avan­zar hacia el socia­lis­mo. Pero, a la hora de defi­nir qué tipo de Esta­do se nece­si­ta­ría para ello, en el pro­pio títu­lo del apar­ta­do 3.2, lo cali­fi­can de Repú­bli­ca Vas­ca. Lo cual sig­ni­fi­ca que se con­fun­de (¿deli­be­ra­da­men­te?) la for­ma del Esta­do, con su esen­cia, natu­ra­le­za o carác­ter de clase.

Más aba­jo, en con­so­nan­cia con lo ante­rior y tam­bién con lo expues­to en el pun­to 1 de éste artícu­lo, refi­rién­do­se a ese Esta­do, la ponen­cia dice: Que sea sobe­rano, que cam­bie por com­ple­to el mode­lo eco­nó­mi­co y social y sea dise­ña­do con el obje­ti­vo de cons­truir un nue­vo mode­lo y que garan­ti­ce que las tra­ba­ja­do­ras y los tra­ba­ja­do­res tomen par­te en las deci­sio­nes [apt­do. 3.2, párra­fo 75].

Todo indi­ca que no se están refi­rien­do a un Esta­do socia­lis­ta, sino a un Esta­do bur­gués. Así, se com­pren­de que la par­ti­ci­pa­ción de las y los tra­ba­ja­do­res en la toma de deci­sio­nes sería limi­ta­da y úni­ca­men­te for­mal, la que se les per­mi­tie­ra en el mar­co jurí­di­co-polí­ti­co en que se sus­ten­ta­se dicho Esta­do pero, en cual­quier caso, la cla­se obre­ra ten­dría un papel secun­da­rio (por tan­to subor­di­na­do) y no sería cla­se diri­gen­te del pro­ce­so polí­ti­co. Enton­ces, ¿quién y cómo se garan­ti­za­ría el avan­ce hacia el socialismo?

El pro­ce­so sobe­ra­nis­ta como estrategia

Sobre esta cues­tión, la ponen­cia dice que: LAB sitúa el camino para revo­lu­cio­nar la situa­ción polí­ti­ca, eco­nó­mi­ca y social de Eus­kal Herria en el pro­ce­so sobe­ra­nis­ta que debe­mos rea­li­zar por nues­tra cuen­ta y a ini­cia­ti­va nues­tra. Un camino para pasar de la depen­den­cia a la inde­pen­den­cia. Para lograr las mayo­rías, los ins­tru­men­tos y las facul­ta­des para cons­truir un nue­vo mode­lo eco­nó­mi­co y social… [apt­do. 4, párra­fo 84]. Pero, ¿cómo se logra­ría esa sobe­ra­nía nece­sa­ria para avan­zar hacia el socia­lis­mo? ¿Supon­dría una rup­tu­ra con la UE?

Todo pare­ce indi­car que no. A ese res­pec­to, la ponen­cia man­tie­ne una pos­tu­ra de ambi­güe­dad cal­cu­la­da. Así, dice que: Dare­mos prio­ri­dad a la lucha por otra Euro­pa dis­tin­ta… [apt­do. Con­clu­sio­nes-Reso­lu­cio­nes, párra­fo 141]. Y más ade­lan­te sos­tie­ne que: Para LAB será una prio­ri­dad actua­li­zar la línea a favor de la Euro­pa Social que cons­ti­tui­mos los Pue­blos y for­ta­le­cer las rela­cio­nes que tene­mos en Euro­pa [idem, párra­fo 142].

¿Qué sig­ni­fi­ca esto? En nues­tra opi­nión, sim­ple­men­te que son par­ti­da­rios de que el Esta­do Vas­co que pro­pug­nan se man­ten­ga den­tro de la UE, aun­que no lo reco­noz­can explí­ci­ta­men­te. Pero esto supon­dría atar­se de pies y manos.

Hemos de tener en cuen­ta que cuan­do habla­mos de sobe­ra­nía (al menos por nues­tra par­te), nos refe­ri­mos a que el Esta­do vas­co ten­ga una capa­ci­dad real y efec­ti­va para dotar­se de los ins­tru­men­tos polí­ti­cos, socia­les y eco­nó­mi­cos nece­sa­rios para desa­rro­llar las polí­ti­cas públi­cas que mejor corres­pon­dan, en cada momen­to, a las nece­si­da­des socia­les, espe­cial­men­te las de las cla­ses y capas popu­la­res. Y esto sólo será posi­ble con una sobe­ra­nía plena.

Sin embar­go, la per­te­ne­cía a la UE (que la ponen­cia no cues­tio­na) supon­dría sólo una inde­pen­den­cia mera­men­te for­mal, pues de hecho, aque­lla cons­ti­tu­ye un autén­ti­co cor­sé de hie­rro para cual­quier Esta­do miem­bro que pre­ten­da no ya empren­der un pro­ce­so de trans­for­ma­ción socia­lis­ta, sino tan siquie­ra abor­dar con deci­sión los pro­ble­mas eco­nó­mi­cos y socia­les más acu­cian­tes (paro y exclu­sión social; acce­so a la sani­dad, vivien­da y edu­ca­ción, para los sec­to­res popu­la­res; lucha con­tra la corrup­ción polí­ti­ca, el frau­de fis­cal y la espe­cu­la­ción finan­cie­ra; etc.). Esto es así por­que los Esta­dos miem­bros de la UE care­cen de la sobe­ra­nía nece­sa­ria para dis­po­ner de los ins­tru­men­tos eco­nó­mi­co-finan­cie­ros impres­cin­di­bles para desa­rro­llar las polí­ti­cas eco­nó­mi­cas opor­tu­nas que sean nece­sa­rias en cada momen­to.

Los Esta­dos miem­bros de la UE per­te­ne­cien­tes a la euro­zo­na, como poseen una mone­da común, no pue­den lle­var a cabo una polí­ti­ca eco­nó­mi­ca pro­pia en el terreno mone­ta­rio (que inclui­ría des­de la emi­sión de mone­da y la deter­mi­na­ción de la masa mone­ta­ria y de la can­ti­dad de mone­da en cir­cu­la­ción, al esta­ble­ci­mien­to de las garan­tías de depó­si­to ban­ca­rio, la fija­ción del tipo de cam­bio, etc.) ya que esta la esta­ble­ce el BCE. Pero es que, inde­pen­dien­te­men­te de esto, el con­jun­to de los Esta­dos miem­bros de la UE tam­po­co pue­den desa­rro­llar una polí­ti­ca de fija­ción de pre­cios en los pro­duc­tos estra­té­gi­cos, ni uti­li­zar meca­nis­mos de regu­la­ción de la pro­duc­ción, ya que ello supon­dría una prác­ti­ca con­tra­ria al libre mer­ca­do.

Ade­más, des­de la UE se impo­nen a los Esta­dos miem­bros de la euro­zo­na una serie de res­tric­cio­nes (con­trol de la infla­ción, lími­te del défi­cit pre­su­pues­ta­rio al 3% del PIB, y de la deu­da públi­ca al 60% del PIB; prohi­bi­ción de las ayu­das de Esta­do, etc.) que impi­den que cual­quier Esta­do miem­bro pue­da desa­rro­llar una polí­ti­ca eco­nó­mi­ca autó­no­ma. Es lo que se cono­ce como Pac­to de Esta­bi­li­dad2.

En defi­ni­ti­va, un Esta­do vas­co que estu­vie­se inte­gra­do en la UE no dis­pon­dría de todos los ins­tru­men­tos eco­nó­mi­co-finan­cie­ros nece­sa­rios para desa­rro­llar una polí­ti­ca eco­nó­mi­ca pro­pia y, en la prác­ti­ca, solo le que­da­ría uno muy limi­ta­do que es el de la fis­ca­li­dad. Lo cual nos lle­va a pen­sar que un Esta­do de ese tipo solo ser­vi­ría a los intere­ses de la bur­gue­sía vas­ca pero, en nin­gún caso a los del pue­blo trabajador.

Pero, ade­más hay otro fac­tor a con­si­de­rar que la ponen­cia no pare­ce tener en cuen­ta y es el de la estre­cha vin­cu­la­ción que exis­te entre la UE y la OTAN, la alian­za mili­tar diri­gi­da por el impe­ria­lis­mo nor­te­ame­ri­cano y de la que for­man par­te 21 de los 27 miem­bros actua­les de la UE, y de la que tam­bién sigue for­man­do par­te el Rei­no Uni­do, a pesar del bréxit.

Hemos de decir que el pue­blo tra­ba­ja­dor y, espe­cial­men­te, la cla­se obre­ra vas­ca, nece­si­ta que el futu­ro Esta­do vas­co, ade­más de tener ple­na capa­ci­dad para rea­li­zar las fun­cio­nes indi­ca­das más arri­ba, tam­bién sea un ins­tru­men­to para la cons­truc­ción nacio­nal y la trans­for­ma­ción social. Y para eso, no ser­vi­rá cual­quier tipo de Esta­do. Es pre­ci­so que su esen­cia, su carác­ter de cla­se, sea cua­li­ta­ti­va­men­te dife­ren­te. Un Esta­do de esa natu­ra­le­za, un Esta­do Socia­lis­ta Vas­co, no ten­dría cabi­da en la UE actual, en la Euro­pa del capi­tal finan­cie­ro y las mul­ti­na­cio­na­les, en la Euro­pa impe­ria­lis­ta. Y con mayor moti­vo aún, no podría for­mar par­te de la OTAN.

La estra­te­gia socioeconómica

En la ponen­cia, se defi­ne el pro­ce­so sobe­ra­nis­ta como un pro­ce­so cons­ti­tu­yen­te y trans­for­ma­dor [apt­do. 4.2.2.] y se desa­rro­llan algu­nos aspec­tos de lo que deno­mi­nan su estra­te­gia socio­eco­nó­mi­ca. Según se afir­ma en la ponen­cia: … nece­si­ta­mos un nue­vo mode­lo eco­nó­mi­co y social y sobe­ra­nía social y polí­ti­ca para la trans­for­ma­ción social [apt­do. 4.2.2., párra­fo 102]. Más ade­lan­te, sos­tie­nen que: La Car­ta Social es el ins­tru­men­to estra­té­gi­co que tene­mos para ello. Para LAB la Car­ta de Dere­chos Socia­les de Eus­kal Herria es un medio impor­tan­te que pone el pun­to de par­ti­da para ese pro­ce­so [apt­do. 4.2.2., párra­fo 103].

Y cuan­do des­gra­na algu­nas de las medi­das socio­eco­nó­mi­cas con­cre­tas que pro­po­ne la ponen­cia, nos encon­tra­mos con algu­nas muy curio­sas como por ejem­plo: … limi­tar el poder de las tras­na­cio­na­les. [apt­do. Con­clu­sio­nes, párra­fo 143]; y en el apar­ta­do Apues­ta por el sec­tor públi­co [apt­do. 6.2], vie­ne a iden­ti­fi­car­lo, en la prác­ti­ca, con los ser­vi­cios públi­cos [apt­do. 6.2., párra­fo 243, 244 y 245]. Al mis­mo tiem­po, entre otras cosas, defien­de la lucha con­tra la pri­va­ti­za­ción [idem, párra­fo 250], la lucha a favor de la rever­sión de los ser­vi­cios que han sido pri­va­ti­za­dos [idem, párra­fo 251], etc.

En cual­quier caso, no se plan­tea en nin­gún momen­to el desa­rro­llo de un sec­tor públi­co indus­trial, en base a la nacio­na­li­za­ción de las gran­des empre­sas capi­ta­lis­tas.

Es indu­da­ble que esta ponen­cia, si lle­ga a apro­bar­se, va a cons­ti­tuir un res­pal­do al giro refor­mis­ta-posi­bi­lis­ta e ins­ti­tu­cio­na­lis­ta lle­va­do a cabo por la izquier­da aber­tza­le ofi­cial, en con­cre­to por Sor­tu, ya que de hecho vie­ne a ser una con­se­cuen­cia del mis­mo, repre­sen­tan­do un serio inten­to de desar­me ideo­ló­gi­co de la cla­se obre­ra.

Suga­rra

28 de mar­zo de 2017

Fuen­te: http://​suga​rra​.blogs​pot​.com​.es/​2​0​1​7​/​0​3​/​e​l​-​p​r​o​x​i​m​o​-​c​o​n​g​r​e​s​o​-​d​e​-​l​a​b​-​d​e​s​a​r​m​e​.​h​tml

  1. Se lla­ma­ba así a los miem­bros de la Socie­dad Fabia­na, una aso­cia­ción socia­lis­ta bri­tá­ni­ca que fue crea­da en Lon­dres a fina­les de 1883. Defen­dían una evo­lu­ción len­ta, gra­dual y pací­fi­ca hacia el socia­lis­mo. Algu­nos de sus miem­bros más impor­tan­tes fue­ron Sid­ney y Bea­tri­ce Webb, Annie Besant y Geor­ge Ber­nard Shaw.
    Toma­ron su nom­bre del gene­ral romano Quin­to Fabio Máxi­mo, cono­ci­do como Cun­cta­tor, que en su lucha con­tra los car­ta­gi­ne­ses optó por evi­tar un enfren­ta­mien­to direc­to con las tro­pas de Ani­bal, adop­tan­do una tác­ti­ca de des­gas­te. Los fabia­nos se aso­cia­ron con las Tra­de Unions (1900) y con­tri­bu­ye­ron a la crea­ción del Par­ti­do Labo­ris­ta (1906).
  2. Este con­trol y fis­ca­li­za­ción por par­te de la UE se ha pues­to de mani­fies­to con la mayor niti­dez en el caso de los res­ca­tes ban­ca­rios y de la cri­sis de la deu­da sobe­ra­na en Irlan­da, Por­tu­gal, Gre­cia y tam­bién en el Esta­do espa­ñol. La UE o mejor dicho la gran bur­gue­sía finan­cie­ra (con el apo­yo del BCE, la Comi­sión Euro­pea y el FMI), impo­nen unos pla­nes de ajus­te sal­va­jes a todos estos paí­ses.
    Unos pla­nes que, gene­ral­men­te, inclu­yen el recor­te de las pres­ta­cio­nes por des­em­pleo, la con­ge­la­ción de pen­sio­nes y el retra­so en la edad de jubi­la­ción, la reduc­ción de los fon­dos de ayu­das socia­les, la reba­ja de los suel­dos de los fun­cio­na­rios públi­cos, el aba­ra­ta­mien­to de los des­pi­dos, la subi­da de los impues­tos, etc., etc. Este inter­ven­cio­nis­mo lle­gó a adqui­rir un carác­ter más san­gran­te con oca­sión de la cri­sis finan­cie­ra de Chi­pre (2012 – 2013).

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *