El racis­mo y la xeno­fo­bia en Esta­dos Uni­dos

No se pue­de cul­par a Donald Trump de inven­tar el racis­mo y la xeno­fo­bia en Esta­dos Uni­dos, ni siquie­ra de ins­ti­tu­cio­na­li­zar estos pre­jui­cios, has­ta el pun­to de con­ver­tir­los en polí­ti­ca ofi­cial.

En el 1790, ape­nas reco­no­ci­da la inde­pen­den­cia de Esta­dos Uni­dos, el Con­gre­so dic­tó la pri­me­ra Ley de Natu­ra­li­za­ción, don­de esta­ble­cía la ciu­da­da­nía esta­dou­ni­den­se solo para las per­so­nas blan­cas libres, lo cual fue rati­fi­ca­do por la Cor­te Supre­ma en el 1857.

No obs­tan­te, en diver­sas eta­pas, inclu­so los inmi­gran­tes euro­peos blan­cos fue­ron víc­ti­mas de la xeno­fo­bia como resul­ta­do de su ori­gen nacio­nal. Fran­ce­ses y ale­ma­nes fue­ron ini­cial­men­te dis­cri­mi­na­dos por no ser anglo­sa­jo­nes. Ocu­rrió lo mis­mo con los irlan­de­ses, des­pre­cia­dos por mise­ra­bles y cató­li­cos, e igual pasó con judíos, ita­lia­nos y esla­vos.

Los fue sal­van­do el color de la piel y se esta­ble­ció la lógi­ca mal­sa­na de con­ver­tir a los dis­cri­mi­na­dos en dis­cri­mi­na­do­res. Sin embar­go, en el caso de aque­llos que no son blan­cos, tal con­di­ción los ha acom­pa­ña­do por gene­ra­cio­nes, sin impor­tar que hayan naci­do o el tiem­po que hayan vivi­do en ese país.

Des­de los orí­ge­nes de la colo­ni­za­ción estu­vo pre­sen­te la dis­cri­mi­na­ción a las pobla­cio­nes indí­ge­nas, lle­va­da al pun­to del exter­mi­nio masi­vo y la ena­je­na­ción de los sobre­vi­vien­tes, median­te su con­cen­tra­ción en reser­va­cio­nes toda­vía exis­ten­tes. Al igual que los asiá­ti­cos, has­ta el 1940 los nati­vos nor­te­ame­ri­ca­nos no podían optar por la ciu­da­da­nía esta­dou­ni­den­se.

Tam­bién des­de los pri­me­ros momen­tos se expre­só la dis­cri­mi­na­ción con­tra los negros. Lle­ga­dos al país como fru­to de la inmi­gra­ción for­za­da en con­di­ción de escla­vos, la cual lle­gó a ser la más nutri­da del mun­do, la racio­na­li­dad de los explo­ta­do­res inclu­so puso en duda la natu­ra­le­za huma­na de estas per­so­nas.

Ni siquie­ra las luchas por los dere­chos socia­les, enca­be­za­das por hom­bres como Mar­tin Luther King, o la elec­ción de un pre­si­den­te afro­ame­ri­cano, ha libe­ra­do a la mayo­ría de la pobla­ción negra de vivir en ghet­tos, resul­tar par­ti­cu­lar­men­te bru­ta­li­za­dos por los órga­nos repre­si­vos, cons­ti­tuir la inmen­sa mayo­ría de la pobla­ción penal y ser con­si­de­ra­dos una raza infe­rior.

La dis­cri­mi­na­ción con­tra los lati­nos tie­ne su ori­gen en los terri­to­rios arre­ba­ta­dos a Méxi­co en el 1848 y ha con­ti­nua­do has­ta con­ver­tir a la mino­ría his­pa­na en la más pobre y menos edu­ca­da del país.

La fal­ta de mano de obra y el inte­rés de los empre­sa­rios en depre­ciar los sala­rios, deter­mi­nó que la fron­te­ra con Méxi­co estu­vie­se abier­ta a la inmi­gra­ción has­ta la segun­da déca­da del siglo XX. A par­tir de ese momen­to se esta­ble­cie­ron las pri­me­ras res­tric­cio­nes y comen­zó a apli­car­se el con­cep­to de inmi­gra­ción ile­gal, has­ta enton­ces des­co­no­ci­do en la ley migra­to­ria esta­dou­ni­den­se, tam­bién con­ve­nien­te para cier­tos sec­to­res del empre­sa­ria­do.

En el 1917 y el 1942 se dise­ña­ron pla­nes de reclu­ta­mien­to de tra­ba­ja­do­res tem­po­ra­les mexi­ca­nos para la agri­cul­tu­ra. El lla­ma­do Pro­gra­ma Bra­ce­ros exis­tió has­ta el 1964 e invo­lu­cró a cin­co millo­nes de per­so­nas. Sin embar­go, en el 1930 fue­ron depor­ta­dos 400 mil mexi­ca­nos, el 60% de los cua­les eran ciu­da­da­nos esta­dou­ni­den­ses, y otro millón fue expul­sa­do en el 1952, median­te la ope­ra­ción Espal­da Moja­da.

Esta situa­ción se agu­di­zó como resul­ta­do de la refor­ma migra­to­ria del 1965, la cual incen­ti­vó la migra­ción indo­cu­men­ta­da, al limi­tar las opcio­nes lega­les. Lo mis­mo pue­de decir­se de los cen­tro­ame­ri­ca­nos, inclu­so de los puer­to­rri­que­ños, que han ingre­sa­do bajo otras con­di­cio­nes, debi­do a la con­di­ción colo­nial de la Isla, pero igual ocu­pan los estra­tos menos favo­re­ci­dos de socie­dad nor­te­ame­ri­ca­na.

En estos momen­tos, un 60% de los inmi­gran­tes que se esta­ble­cen legal­men­te en Esta­dos Uni­dos pro­vie­ne de Amé­ri­ca Lati­na y el Cari­be his­pano, a lo que habría que agre­gar más del 80% de los doce millo­nes de indo­cu­men­ta­dos que se cal­cu­la exis­ten en el país. Tal ava­lan­cha, deter­mi­na­da por la apli­ca­ción del neo­li­be­ra­lis­mo en Amé­ri­ca Lati­na, con carac­te­rís­ti­cas cul­tu­ra­les espe­cí­fi­cas, pro­vo­có la reac­ción de los supre­ma­cis­tas blan­cos y has­ta sur­gie­ron teo­rías que hablan de una gue­rra de civi­li­za­cio­nes.

Al ser la últi­ma gran olea­da de inmi­gran­tes en arri­bar a Esta­dos Uni­dos y car­gar sobre sus hom­bros con una tra­di­ción de depen­den­cia nacio­nal que tien­de a des­va­lo­ri­zar­los, en estos momen­tos los lati­no­ame­ri­ca­nos sufren de mane­ra espe­cial los rigo­res de la lógi­ca dis­cri­mi­na­to­ria impe­ran­te en esa socie­dad. Solo los musul­ma­nes, prin­ci­pa­les víc­ti­mas de la gue­rra con­tra el terro­ris­mo, enca­ran una situa­ción simi­lar.

No hay nada nove­do­so en las polí­ti­cas con­tra los inmi­gran­tes de Donald Trump, sino una rever­sión a la más pri­mi­ti­va xeno­fo­bia para jus­ti­fi­car­las, asu­mien­do como pro­pios los pre­su­pues­tos más gro­se­ros de los ideó­lo­gos de la supre­ma­cía blan­ca.

El racis­mo y la xeno­fo­bia tie­nen su cau­sa fun­da­men­tal en la nece­si­dad de los gru­pos domi­nan­tes de seg­men­tar la socie­dad y esti­mu­lar dife­ren­cias que limi­ten las posi­bi­li­da­des de arti­cu­la­ción polí­ti­ca de las cla­ses subal­ter­nas, algo par­ti­cu­lar­men­te fun­cio­nal en Esta­dos Uni­dos, debi­do a su extra­or­di­na­ria hete­ro­ge­nei­dad social.

No es, por tan­to, solo fru­to de la igno­ran­cia, sino que cons­ti­tu­ye una ideo­lo­gía ela­bo­ra­da y dise­mi­na­da por una sofis­ti­ca­da red de influen­cia cul­tu­ral –medios de infor­ma­ción, uni­ver­si­da­des, cen­tros de inves­ti­ga­ción e ins­ti­tu­cio­nes reli­gio­sas – , que la con­vier­ten en fac­tor de cohe­sión y bene­fi­cios para deter­mi­na­dos gru­pos socia­les, par­ti­cu­lar­men­te para la cla­se media blan­ca, prin­ci­pal base polí­ti­ca del sis­te­ma.

En defi­ni­ti­va, des­de la cul­tu­ra y median­te el cul­to al indi­vi­dua­lis­mo, se pre­ten­de exa­cer­bar los más pri­mi­ti­vos sen­ti­mien­tos enca­mi­na­dos a excluir a los com­pe­ti­do­res en el mer­ca­do labo­ral, el acce­so a la edu­ca­ción y el esta­tus social. Tam­bién es una for­ma de explo­tar los temo­res de aque­llos que se sien­ten pri­vi­le­gia­dos por el sis­te­ma, algo que Donald Trump uti­li­zó con mucha efi­ca­cia en su cam­pa­ña elec­to­ral, has­ta el pun­to de retro­traer el deba­te a la eta­pa de la segre­ga­ción ins­ti­tu­cio­na­li­za­da.

El pro­ble­ma es que estas acti­tu­des no solo ame­na­zan a los inmi­gran­tes, sino a pobla­cio­nes ente­ras y hie­ren la sen­si­bi­li­dad de otros sec­to­res de la pobla­ción, inclu­so de aque­llos blan­cos que han adqui­ri­do una mayor con­cien­cia de res­pe­to al pró­ji­mo, lo que incre­men­ta las ten­sio­nes socia­les domés­ti­cas y pola­ri­za la socie­dad en su con­jun­to. Ello expli­ca la inten­si­dad que ha adqui­ri­do el con­flic­to.

La resis­ten­cia a estas polí­ti­cas no solo cons­ti­tu­ye un recha­zo a con­duc­tas huma­na­men­te des­pre­cia­bles, sino que escon­de, a veces de mane­ra incons­cien­te, un fenó­meno mucho más abar­ca­dor: la crí­ti­ca al sis­te­ma que las pro­mue­ve.

Esta es otra lec­tu­ra que debe­mos hacer de los resul­ta­dos de las pasa­das elec­cio­nes en Esta­dos Uni­dos.

Jesús Arbo­le­ya Cer­ve­ra

22 de mar­zo de 2017

Fuen­te: http://​www​.cuba​de​ba​te​.cu/​o​p​i​n​i​o​n​/​2​0​1​7​/​0​3​/​2​2​/​e​l​-​r​a​c​i​s​m​o​-​y​-​l​a​-​x​e​n​o​f​o​b​i​a​-​e​n​-​e​s​t​a​d​o​s​-​u​n​i​d​o​s​/​#​b​o​l​e​t​i​n​2​0​1​7​0​322

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *