«Géne­ro, cla­se y lucha arma­da por el socia­lis­mo» – Entre­vis­ta a Lore­na Peña (Coman­dan­te Rebeca)

Entre­vis­ta de Nés­tor Kohan a Lore­na Peña (Coman­dan­ta Rebe­ca, del Fren­te Fara­bun­do Mar­tí de Libe­ra­ción Nacio­nal – FMLN)

Nés­tor Kohan:¿De todas las orga­ni­za­cio­nes que ori­gi­na­ria­men­te cons­ti­tu­ye­ron el FMLN a cuál per­te­ne­cías vos y cómo te inte­gras­te a la lucha revo­lu­cio­na­ria en El Salvador?

Coman­dan­te Rebe­ca: Yo lle­gué a for­mar par­te de las Fuer­zas Popu­la­res de Libe­ra­ción (FPL), en el año 1973. Tenía enton­ces 17 años. Ingre­sé en la FPL por­que ori­gi­na­ria­men­te estu­ve orga­ni­za­da en un movi­mien­to cató­li­co que esta­ba orien­ta­do en los prin­ci­pios de la teo­lo­gía de la libe­ra­ción. Enton­ces, a par­tir de una prác­ti­ca más polí­ti­ca, des­de el com­pro­mi­so reli­gio­so, pasé a la com­pren­sión de la nece­si­dad de la lucha arma­da y a un plan­tea­mien­to polí­ti­co más inte­gral, mar­xis­ta leni­nis­ta, que lo encon­tré en las FPL. Así entré yo a las FPL.

¿Fue fácil con­ju­gar el cris­tia­nis­mo revo­lu­cio­na­rio y el marxismo?

Bueno, hoy en día yo refle­xiono sobre ello, pero en aquel tiem­po, cuan­do yo ingre­sé a las FPL, no me cues­tio­na­ron que yo fue­ra cató­li­ca. Pero tenía­mos un plan de for­ma­ción muy estric­to. Y enton­ces par­te de nues­tra for­ma­ción con­sis­tía en estu­diar un libri­to titu­la­do ¿Qué es filo­so­fía? Y enton­ces a par­tir de allí nos intro­du­je­ron en el mate­ria­lis­mo his­tó­ri­co y dia­léc­ti­co, en la crí­ti­ca de la reli­gión, el por­qué no había que ser idea­lis­ta sino mate­ria­lis­ta, y bueno… me pare­ció lógi­co, y enton­ces le puse borra­dor a las ideas reli­gio­sas por­que el peso del com­pro­mi­so polí­ti­co y la con­vic­ción de que para el pue­blo era nece­sa­rio todo lo que está­ba­mos hacien­do y tener una expli­ca­ción más cien­tí­fi­ca me fue sufi­cien­te. Con el paso del tiem­po yo he refle­xio­na­do más y creo que hay muchos valo­res den­tro de la teo­lo­gía de la libe­ra­ción, den­tro del cris­tia­nis­mo, que si se apli­can a la reali­dad social nece­sa­ria­men­te nece­si­tan del mar­xis­mo leni­nis­mo con toda su filo­so­fía y enton­ces hoy yo digo que soy cris­tia­na, no me hago pro­ble­ma si exis­te o no exis­te dios, pero creo que esos valo­res son váli­dos y que deben ser apli­ca­dos con un aná­li­sis correc­to de la reali­dad y con una posi­ción de cla­se, de géne­ro, muy defi­ni­da, que nos per­mi­ta avan­zar hacia una socie­dad jus­ta. Enton­ces, como esta­ba joven­ci­ta, tenía enton­ces 17 años, pues no hacía enton­ces un gran con­flic­to… el con­flic­to me lo hice más de gran­de [risas].

¿En qué ins­tan­cias reli­gio­sas par­ti­ci­pa­bas en esa época

Pues yo par­ti­ci­pa­ba de las juven­tu­des estu­dian­ti­les cató­li­cas. Era un movi­mien­to lai­co que había en toda Amé­ri­ca Lati­na que tra­ba­ja­ba por pro­mo­ver den­tro de los estu­dian­tes de secun­da­ria una con­cien­cia social y un sen­ti­do del com­pro­mi­so. Ade­más, está­ba­mos bas­tan­te impac­ta­dos por todo el plan­tea­mien­to de la con­fe­ren­cia epis­co­pal de Mede­llín del CELAM de 1968…

Y por Cami­lo Torres…

¡Por supues­to que por Cami­lo Torres! Cami­lo era como una fuen­te de ins­pi­ra­ción muy gran­de para noso­tros; la ges­ta de los Tupa­ma­ros fue muy impor­tan­te tam­bién, y todo lo que se pre­sen­tó con la situa­ción de Chi­le —se pro­du­jo jus­to en el año en que yo ingre­sé a la gue­rri­lla— que en su con­jun­to con­for­ma­ron un cua­dro de mayor com­pro­mi­so. Ese mis­mo año, en El Sal­va­dor, com­pi­tió la izquier­da jun­to con la demo­cra­cia cris­tia­na… Por supues­to que en ese tiem­po yo ya esta­ba en algo más radi­cal, ya no esta­ba en la cosa elec­to­ral… Pero hubo un frau­de tan extra­or­di­na­rio que para muchos jóve­nes, sobre todo estu­dian­tes, maes­tros y a algún sec­tor obre­ro, ter­mi­nó de dar­le sen­ti­do a la nece­si­dad de con­tar con una estra­te­gia polí­ti­co militar.

¿Cuán­do nacie­ron las Fuer­zas Popu­la­res de Libe­ra­ción (FPL)?

Las FPL nacie­ron el 1º de abril de 1970.

Vos ingre­sas­te en 1973…

Sí, yo ingre­sé en la FPL en mayo de 1973. Ese año nos pusi­mos nom­bre. En 1972, cuan­do yo era cola­bo­ra­do­ra y toda­vía no mili­tan­te, no tenía­mos nom­bre. En 1973 la orga­ni­za­ción pasa a deno­mi­nar­se FPL Fara­bun­do Martí.

¿Cuál era la estra­te­gia polí­ti­ca de las FPL?

Nues­tra estra­te­gia era de gue­rra popu­lar pro­lon­ga­da. Se expli­ca­ba así: Gue­rra por­que fren­te a una dic­ta­du­ra mili­tar que había cerra­do todos los espa­cios pací­fi­cos y polí­ti­co-elec­to­ra­les había que com­ba­tir con las armas en la mano, había que com­ba­tir para derro­car a la dic­ta­du­ra mili­tar que impo­si­bi­li­ta­ba a san­gre y fue­go cual­quier vía de trans­for­ma­ción revo­lu­cio­na­ria en el país. Por eso era gue­rra. Por­que aun­que en ese momen­to pro­mo­vía­mos una estra­te­gia polí­ti­co-mili­tar su eje prin­ci­pal era la lucha arma­da. Popu­lar por­que par­tía­mos de la pre­mi­sa de que debía ser la gue­rra de todo un pue­blo y no un foco gue­rri­lle­ro que se sepa­ra­ra de la pobla­ción. Debía incor­po­rar a todo el pue­blo a la lucha —en sus dife­ren­tes for­mas de lucha— tenien­do como eje prin­ci­pal la lucha arma­da. Y pro­lon­ga­da por­que par­tía­mos de una corre­la­ción de fuer­zas que la sabía­mos abso­lu­ta­men­te des­igual y en con­tra nues­tra. Y sabía­mos que lle­gar a cons­truir la capa­ci­dad de fuer­za para derro­tar al enemi­go reque­ría de un lar­go pro­ce­so de lucha polí­ti­co y mili­tar. Enton­ces nues­tra estra­te­gia era una gue­rra popu­lar y pro­lon­ga­da que tenía como obje­ti­vo lle­gar a una socie­dad socialista.

¿Cuál era la base social con la que con­ta­ban o a la que apun­ta­ban para rea­li­zar esa estrategia?

Bueno, nos basá­ba­mos en la alian­za obre­ro cam­pe­si­na como alian­za prin­ci­pal con la hege­mo­nía de la cla­se obre­ra pero tam­bién abier­ta a la par­ti­ci­pa­ción de los sec­to­res medios de la población.

¿Qué papel juga­ba el enfren­ta­mien­to con el impe­ria­lis­mo den­tro de esa estra­te­gia de gue­rra popu­lar prolongada?

Noso­tros con­cep­tua­li­zá­ba­mos que nues­tra lucha debía ser nece­sa­ria­men­te anti­im­pe­ria­lis­ta por­que la bur­gue­sía crio­lla era alia­da del impe­ria­lis­mo. No se podía com­pren­der a la bur­gue­sía crio­lla des­li­ga­da de su alian­za con el impe­ria­lis­mo nor­te­ame­ri­cano. Noso­tros con­si­de­rá­ba­mos que nues­tra dic­ta­du­ra mili­tar tenía un carác­ter fas­cis­toi­de, pues si bien apli­ca­ba algu­nos méto­dos fas­cis­tas, dada la situa­ción his­tó­ri­ca del país no era un clá­si­co gobierno o blo­que en el poder de carác­ter fas­cis­ta. Era más bien un capi­ta­lis­mo depen­dien­te neo­co­lo­nial con una dic­ta­du­ra mili­tar a su servicio.

Resul­ta intere­san­te que uste­des le lla­ma­ran bur­gue­sía crio­lla y no bur­gue­sía nacio­nal

Sí, es cier­to, noso­tros cons­cien­te­men­te le decía­mos crio­lla por­que no le atri­buía­mos nin­gún sen­ti­do nacio­nal fren­te al impe­ria­lis­mo. Por ejem­plo el pro­ce­so de indus­tria­li­za­ción en El Sal­va­dor nace de una gran alian­za con los Esta­dos Uni­dos. Ante­rior­men­te la explo­ta­ción del café y otros pro­duc­tos fue­ron pen­sa­dos como par­te de una eco­no­mía en fun­ción de las poten­cias impe­ria­lis­tas, par­ti­cu­lar­men­te de Esta­dos Unidos.

En el momen­to de ingre­sar a las FPL ¿qué influen­cia tuvie­ron el ejem­plo del Che Gue­va­ra y toda la expe­rien­cia de la revo­lu­ción cubana?

Noso­tros, ver­da­de­ra­men­te, toma­mos una gran ins­pi­ra­ción tan­to del Che Gue­va­ra como de la revo­lu­ción cuba­na en su con­jun­to. En nues­tros aná­li­sis noso­tros plan­teá­ba­mos que el ejem­plo del Che Gue­va­ra y el ejem­plo de la revo­lu­ción cuba­na lo reto­má­ba­mos en varios sen­ti­dos. Pri­me­ro, en el sen­ti­do de que la via­bi­li­dad de una lucha revo­lu­cio­na­ria polí­ti­co mili­tar podía ser exi­to­sa a pesar de toda la ofen­si­va que el impe­ria­lis­mo había lan­za­do con­tra Cuba. Eso era real­men­te una gran ins­pi­ra­ción. Por otro lado el carác­ter éti­co e inter­na­cio­na­lis­ta del Che Gue­va­ra era otro ele­men­to que nos nutrió muchí­si­mo a la hora de adop­tar nues­tras deci­sio­nes polí­ti­cas de vida.

¿Por qué adop­ta­ban el nom­bre de Fara­bun­do Mar­tí y cómo fue el pro­ce­so de inte­gra­ción con otras orga­ni­za­cio­nes revo­lu­cio­na­rias de El Sal­va­dor bajo ese mis­mo nombre?

Adop­ta­mos el nom­bre de Fara­bun­do Mar­tí por­que en nues­tro país, en El Sal­va­dor, en 1932 se dio qui­zás la pri­me­ra insu­rrec­ción obre­ro cam­pe­si­na de Amé­ri­ca Lati­na. ¡Crea­ron inclu­so un soviet! Eso duró muy poco tiem­po. Esa rebe­lión se dio en el mar­co de la depre­sión de los años 30 y fue lide­ra­da por el nacien­te Par­ti­do Comu­nis­ta que enton­ces diri­gía Agus­tín Fara­bun­do Mar­tí y lo que se lla­ma­ba La Regio­nal que en El Sal­va­dor era como una con­fe­de­ra­ción obre­ra cam­pe­si­na cen­tro­ame­ri­ca­na que sur­gió en aque­llos tiem­pos. Enton­ces Fara­bun­do, jun­to a Feli­ciano Ama, un líder del movi­mien­to cam­pe­sino e indí­ge­na de El Sal­va­dor, Fran­cis­co Sán­chez, Emi­liano Zapa­ta y segu­ra­men­te algu­nas muje­res —que la escri­tu­ra ofi­cial de la his­to­ria no ha visi­bi­li­za­do pero segu­ro que debió haber muje­res— diri­gie­ron esa gran ges­ta que fue masa­cra­da y en la cual… ¡exter­mi­na­ron a 30.000 cam­pe­si­nos en un mes! Lo hizo un dic­ta­dor mili­tar que prác­ti­ca­men­te ins­tau­ró el perío­do de la dic­ta­du­ra mili­tar en El Sal­va­dor. Enton­ces Fara­bun­do Mar­tí es para noso­tros como el pri­mer mar­xis­ta, el pri­mer revo­lu­cio­na­rio que se logró vin­cu­lar con los sec­to­res popu­la­res y lle­var ade­lan­te la pri­me­ra lucha obre­ro cam­pe­si­na en el siglo XX en El Salvador.

Fara­bun­do había mili­ta­do y tra­ba­ja­do polí­ti­ca­men­te con Sandino…

Él había esta­do ante­rior­men­te con San­dino en Nica­ra­gua. Fara­bun­do fue des­de siem­pre un hom­bre cen­tro­ame­ri­ca­nis­ta e inter­na­cio­na­lis­ta. Por eso noso­tros nos iden­ti­fi­ca­mos con él y adop­ta­mos ese nom­bre. Y nos lla­ma­mos Fuer­zas Popu­la­res por lo mis­mo, por el carác­ter popu­lar de nues­tra lucha. Nos lla­ma­mos de libe­ra­ción por el carác­ter anti­im­pe­ria­lis­ta de nues­tro proyecto.

¿Cuál fue el momen­to de infle­xión en la con­for­ma­ción de la uni­dad revo­lu­cio­na­ria en El Salvador?

Bueno, yo pien­so que ya para 1980 noso­tros logra­mos gene­ra­li­zar la lucha revo­lu­cio­na­ria en nues­tro país y lle­ga­mos a amplí­si­mos sec­to­res del pue­blo. Pero tam­bién habían sur­gi­do otras orga­ni­za­cio­nes polí­ti­co mili­ta­res. Esta­ban el Ejér­ci­to Revo­lu­cio­na­rio del Pue­blo (ERP), el Par­ti­do Revo­lu­cio­na­rio de los Tra­ba­ja­do­res cen­tro­ame­ri­ca­nos (PRTC), la Resis­ten­cia Nacio­nal (RN) y el Par­ti­do Comu­nis­ta que en 1978 se deci­de a apo­yar los esfuer­zos de lucha arma­da que había en el país. Enton­ces se da una cri­sis muy impor­tan­te al inte­rior del Ejér­ci­to y la dic­ta­du­ra mili­tar. Se pro­du­ce mayor repre­sión y al mis­mo tiem­po un auge gene­ra­li­za­do de las luchas. Esta situa­ción nos lle­vó, a cada una de las fuer­zas revo­lu­cio­na­rias, a la com­pren­sión de que debe­ría­mos uni­fi­car­nos para empu­jar jun­tos en la estra­te­gia para el nue­vo perío­do que se ave­ci­na­ba. Ade­más ya se habían supe­ra­do algu­nos ele­men­tos polí­ti­cos que impe­dían la uni­dad. Por ejem­plo, duran­te el perío­do pre­vio, el Par­ti­do Comu­nis­ta (PC) no acep­ta­ba nues­tra estra­te­gia de lucha polí­ti­co mili­tar, por lo tan­to no nos podía­mos aliar ni unir.

El PC tenía una estra­te­gia más ins­ti­tu­cio­nal y parlamentaria…

Sí, total­men­te. Tenía una estra­te­gia elec­to­ral y par­la­men­ta­ria. Ade­más, por ejem­plo, el ERP de aquel tiem­po tenía una defi­ni­ción más pro­chi­na y noso­tros, las FPL, tenía­mos una visión más auto­de­ter­mi­na­da. Enton­ces la prác­ti­ca nos lle­vó a supe­rar los pro­ble­mas de la lucha ideo­ló­gi­ca. ¡Así fue! ¡En la calle supe­ra­mos esos pro­ble­mas que nos divi­dían! Y enton­ces se die­ron las con­di­cio­nes para crear el Fren­te Fara­bun­do Mar­tí de Libe­ra­ción Nacio­nal (FMLN).

¿El PRTC tenía una incli­na­ción más trotskista?

Pues mira, el PRTC y la RN son rama­les des­pren­di­dos del ERP. En el PRTC había más influen­cia un poco más trots­kis­ta y mar­xis­ta, mien­tras que la RN tam­bién tenía influen­cia mar­xis­ta pero había más plu­ra­li­dad en los plan­tea­mien­tos, al igual que en el ERP. La Resis­ten­cia Nacio­nal sur­ge des­pués del ase­si­na­to de Roque Dal­ton. La RN es la orga­ni­za­ción que sur­ge cuan­do es repri­mi­da la orien­ta­ción polí­ti­ca de Roque Dal­ton, Mila­gros Ramí­rez y otros diri­gen­tes que cues­tio­na­ban el mili­ta­ris­mo del ERP. El ERP tenía una visión más mili­tar que polí­ti­ca y una visión más insurreccional.

Vos men­cio­nás a Roque Dal­ton, un com­pa­ñe­ro muy que­ri­do y admi­ra­do por todos noso­tros. ¿Cuál es el papel de Roque en el sur­gi­mien­to de estas orga­ni­za­cio­nes revolucionarias?

Roque Dal­ton se incor­po­ra al ERP y, des­gra­cia­da­men­te, muy tem­pra­na­men­te, es ase­si­na­do. Roque va a El Sal­va­dor a incor­po­rar­se a la lucha, en la clan­des­ti­ni­dad. ¡Pero el poe­ta revo­lu­cio­na­rio cae, para col­mo, en la orga­ni­za­ción más mili­ta­ris­ta!. Enton­ces yo me ima­gino, por­que no estu­ve den­tro del ERP, que las pro­pues­tas suyas más fres­cas, de rela­ción con el pue­blo, la orien­ta­ción de desa­rro­llar otros ámbi­tos de la lucha, entra­ron en con­tra­dic­ción con la visión más estric­ta­men­te mili­ta­ris­ta del ERP.

Aún con dife­ren­cias con las visio­nes más mili­ta­ris­tas, Roque pro­pi­cia­ba la lucha armada…

¡Por supues­to!. Roque se inte­gra en la lucha arma­da por­que com­par­te su nece­si­dad y por­que está de acuer­do en desa­rro­llar una estra­te­gia polí­ti­co mili­tar pero tie­ne un enfo­que más inte­gra­dor, más inte­gral. Cuan­do Roque es cap­tu­ra­do, nues­tra orga­ni­za­ción, las FPL, inter­ce­dió por él. Mi her­mano esta­ba de jefe de todas las FPL en esos días por­que Mar­cial [coman­dan­te de las FPL] esta­ba fue­ra del país. Enton­ces mi her­mano me con­tó que a Roque lo tenían cap­tu­ra­do y lo acu­sa­ban de ser agen­te de la CIA. Por enton­ces noso­tros, las FPL y el ERP tenía­mos con­tac­tos de segu­ri­dad. Aun­que no está­ba­mos uni­dos nos pasá­ba­mos infor­ma­ción, por ejem­plo cuan­do sabía­mos que el Ejér­ci­to esta­ba vigi­lan­do casas y esas cosas. Enton­ces ellos, los del EP, le con­ta­ron a mi her­mano que tenían cap­tu­ra­do a Roque y a otro com­pa­ñe­ro que se lla­ma­ba Pan­cho por ser agen­tes de la CIA. Enton­ces mi her­mano me con­ta­ba que las FPL le plan­tea­ron al ERP la cues­tión de cómo demos­tra­ban que Roque era agen­te de la CIA… Le pre­gun­ta­ban si tenían prue­bas, si habían habla­do con Roque, si Roque había acep­ta­do o había acla­ra­do… Enton­ces le pre­gun­ta­ron qué jui­cio le iban a hacer, con qué defen­sa, con qué pro­ce­di­mien­to… Por enton­ces noso­tros, las FPL, aún en la clan­des­ti­ni­dad, tenía­mos garan­ti­za­do de que no hubie­ran jui­cios de ese tipo, jui­cios en los que ter­mi­ne­mos matán­do­nos entre noso­tros mis­mos… entre los pro­pios revo­lu­cio­na­rios. Ellos res­pon­die­ron que se le iba a hacer un jui­cio. Enton­ces las FPL soli­ci­ta­ron que, aun­que no fué­ra­mos inte­gran­tes del ERP, que­ría­mos estar pre­sen­tes en ese jui­cio a Roque. El ERP res­pon­dió que sí. Enton­ces cuan­do mi her­mano fue al con­tac­to, cuan­do fue a con­tac­tar­los ellos le res­pon­die­ron Fíja­te que ya no va a haber jui­cio por­que ya lo mata­mos.

¿Sin jui­cio?

Sin jui­cio… ¡Y eso a mí me cons­ta por­que mi her­mano esta­ba meti­do en eso direc­ta­men­te! Mi her­mano era, como te dije, de la direc­ción de las FPL y esta­ba en esas rela­cio­nes con el ERP. Mi her­mano murió des­pués. Por eso fue que noso­tros, como FPL, fui­mos muy reti­cen­tes a la incor­po­ra­ción del ERP al Fren­te Fara­bun­do Mar­tí de Libe­ra­ción Nacio­nal (FMLN). Por­que noso­tros cono­cía­mos esas prác­ti­cas… A tal pun­to que más tar­de, noso­tros nos dedi­ca­mos a clan­des­ti­ni­zar a los inte­gran­tes de la Resis­ten­cia Nacio­nal (RN) que los del ERP que­rían matar… En el divor­cio del ERP noso­tros, las FPL, tuvi­mos que apo­yar a las RN para que no los mata­ran. Final­men­te les diji­mos al ERP: Uste­des matan sola­men­te a un com­pa­ñe­ro más y noso­tros vamos a denun­ciar­los públi­ca­men­te y vamos a ini­ciar una cam­pa­ña con­tra uste­des. Por­que ya anda­ban per­si­guien­do y embos­can­do a inte­gran­tes de la RN. Así fue esa his­to­ria triste.

Antes de que lo acu­sen Roque ya había escri­to ese libro mara­vi­llo­so titu­la­do Un libro rojo para Lenin… ¿no es cierto?

Sí, es ver­dad, lo había escri­to antes.

¿La mili­tan­cia joven de El Sal­va­dor leía ese libro de Roque?

¡Cla­ro! ¡Cla­ro! Aun con la dic­ta­du­ra y la clan­des­ti­ni­dad, Roque era muy leí­do por toda la juven­tud de nues­tro país, por los estu­dian­tes, los uni­ver­si­ta­rios pero no sólo por la gen­te más radi­cal. Roque tenía un ascen­dien­te moral muy gran­de en toda la juven­tud pro­gre­sis­ta de El Salvador.

Vos lle­gas­te a ser coman­dan­te del FMLN…

Sí, fíja­te que sí…

¿Ya eras coman­dan­te en las FPL antes de que se cons­ti­tu­ye­ra la uni­dad de las cin­co organizaciones?

Sí, en las FPL había cier­tos cri­te­rios para ser coman­dan­tes. Yo creo que en total lle­ga­mos como 14 a ser coman­dan­tes. La comi­sión polí­ti­ca era la coman­dan­cia gene­ral de nues­tra orga­ni­za­ción. Todos los miem­bros de la comi­sión polí­ti­ca eran coman­dan­tes revo­lu­cio­na­rios y esta­ban diri­gien­do el tra­ba­jo polí­ti­co mili­tar. Los que cum­plía­mos uno de estos dos requi­si­tos: haber diri­gi­do mili­tar­men­te un fren­te de gue­rra o haber diri­gi­do mili­tar­men­te un bata­llón en adelante…

¿Qué sig­ni­fi­ca en ade­lan­te?

Sig­ni­fi­ca un bata­llón, dos bata­llo­nes, una bri­ga­da, etc. Enton­ces los que cum­plía­mos uno de estos dos requi­si­tos podía­mos tener el gra­do de coman­dan­te. Yo fui jefa de dos fren­tes gue­rri­lle­ros. Por un perío­do fui jefa del fren­te para cen­tral y en otro perío­do fue jefa del fren­te occi­den­tal. Enton­ces cum­plía las con­di­cio­nes de haber diri­gi­do tro­pa, de haber diri­gi­do el man­do, de haber sido res­pon­sa­ble de la defen­sa de una zona gran­de y de haber asu­mi­do ese tra­ba­jo. En esas con­di­cio­nes me otor­ga­ron el gra­do de comandante.

¿La coman­dan­cia del FMLN?

La coman­dan­cia de las FPL.

¿Cuán­tos gue­rri­lle­ros tenía cada uno de esos frentes?

Bueno, eso depen­de. Fíja­te que en el fren­te para cen­tral tenía­mos dos bata­llo­nes de uni­da­des móvi­les que podían des­pla­zar­se. Eso sig­ni­fi­ca que eran como 1.000 (mil) per­so­nas, con el apa­ra­to logís­ti­co como 1.300 per­so­nas. Esas uni­da­des móvi­les no esta­ban liga­das a la defen­sa del terreno. Eran uni­da­des que podían con­cen­trar­se para gol­pear al enemi­go en pun­tos cla­ve sin pro­ble­ma de aban­do­nar terreno por­que su misión prin­ci­pal con­sis­tía en bus­car las uni­da­des del enemi­go don­de estu­vie­ran y no tan­to la defen­sa del terreno. Apar­te de eso tenía­mos dos bata­llo­nes y su logís­ti­ca, una uni­dad de armas de apo­yo que podía acom­pa­ñar, o bien a la gue­rri­lla o bien a las mili­cias o bien a las uni­da­des móvi­les. Allí tenía­mos camio­nes, ame­tra­lla­do­ras, etc. Esa era una uni­dad como de 150 per­so­nas. En cada región del fren­te había un des­ta­ca­men­to gue­rri­lle­ro. Enton­ces noso­tros tenía­mos cua­tro des­ta­ca­men­tos gue­rri­lle­ros, más o menos de 100 ó 125 per­so­nas que eran gue­rri­lle­ros a tiem­po com­ple­to en la lucha arma­da pero que ope­ra­ban con­tra el enemi­go en su zona. Se con­cen­tra­ban pero den­tro de su zona. No podían mover­se den­tro del fren­te ni fue­ra del fren­te para otro tipo de ope­ra­cio­nes. Embos­ca­ban en carre­te­ras, lim­pia­ban los pues­tos de para­mi­li­ta­res de su zona, esos eran los des­ta­ca­men­tos gue­rri­lle­ros. Eran cua­tro: 400 per­so­nas. Y ade­más esta­ban las mili­cias de auto­de­fen­sa, que eran per­so­nas que vivían den­tro de las comu­ni­da­des cam­pe­si­nas que había den­tro de cada fren­te de gue­rra, par­ti­ci­pa­ban del poder local en cada una de sus comu­ni­da­des, y eran direc­ta­men­te los encar­ga­dos de la defen­sa de la pobla­ción civil y de enfren­tar todo lo que era la auto­de­fen­sa para los gran­des ope­ra­ti­vos mili­ta­res. A su vez la mili­cia era una pode­ro­sa fuer­za de apo­yo jun­to con la pobla­ción civil para el abas­te­ci­mien­to de las uni­da­des gue­rri­lle­ras y de las uni­da­des móvi­les. Por todo el fren­te para cen­tral había en total unas 3.000 per­so­nas en armas, si se suman las 1.300 a todo el resto.

¿Todo esto que me rela­tás hace refe­ren­cia a las FPL, antes de la uni­dad en el FMLN?

Sí, las FPL. Y de ahí nos man­dan al fren­te occi­den­tal, que era al revés… ¡Ahí tenía­mos cua­tro gatos! [risas]. Ahí éra­mos como 60 (sesen­ta) y ade­más muy móvi­les por­que las zonas no eran con­tro­la­das sóli­da­men­te. Se decían con­tro­la­das pero yo que venía de San Vicen­te cuan­do lle­gué allí me sen­tí en el infierno [risas]. Había una gran movi­li­dad. El enemi­go entra­ba a cual­quier rato, y enton­ces nos die­ron una misión. A ese fren­te las Fuer­zas Arma­das del esta­do nun­ca le metían bata­llo­nes de eli­te… por­que ope­ra­ban muy poco. Enton­ces mi tarea con­sis­tía en lle­var­me para esa zona un bata­llón de eli­te del enemi­go al menos una sema­na una vez al mes. Enton­ces yo tenía que estar gol­pean­do y gol­pean­do has­ta que lle­ga­ba el ben­di­to bata­llón de eli­te [risas] y entre­te­ner­lo allí una sema­na para ali­via­nar las zonas más de reta­guar­dia. Esa misión la cum­pli­mos bien. Al final del tiem­po que estu­ve allí lle­ga­mos a tener, unos 700 gue­rri­lle­ros y gue­rri­lle­ras. Es decir que en la rela­ción con la pobla­ción lle­va­mos ade­lan­te un tra­ba­jo de reclu­ta­mien­to y entre­na­mien­to y con­so­li­da­mos una reta­guar­dia pro­pia. Eso nos per­mi­tió tener mayor inci­den­cia y estar más segu­ros de tener cada mes al bata­llón eli­te y, por otro lado, tener un asen­ta­mien­to para tener no sólo el tra­ba­jo mili­tar sino tam­bién el tra­ba­jo polí­ti­co. El tra­ba­jo polí­ti­co se diri­gía des­de el fren­te hacia las zonas urba­nas y hacia las zonas entre lo urbano y el fren­te. Allá tenía­mos gen­te tra­ba­jan­do que depen­día de la direc­ción polí­ti­co mili­tar de cada frente.

¿Había muchas coman­dan­tes mujeres?

Bueno, hubo algu­nas. En mi orga­ni­za­ción es algo bas­tan­te cruel por­que viva, sólo yo estu­ve en ese car­go, fíja­te. A las demás se las nom­bró des­pués de muer­tas que es una cosa como del machis­mo, ¿ver­dad? Por­que hay como cua­tro com­pa­ñe­ras más que se desa­rro­lla­ron bas­tan­te bien, diri­gie­ron zonas impor­tan­tes, fue­ron de los man­dos supe­rio­res, y sólo lle­ga­ban al gra­do de capi­tán. Ya muer­tas, por su ejem­plo y todo eso, obtu­vie­ron el gra­do de coman­dan­tes. Allí están la com­pa­ñe­ra Ruth, la com­pa­ñe­ra Susa­na y la com­pa­ñe­ra Cora­lia, las más impor­tan­tes que logra­ron en mi orga­ni­za­ción el gra­do de comandante.

Eso a nivel de coman­dan­tes. Y en el plano com­ba­tien­te: ¿había muchas muje­res guerrilleras?

Sí, cuan­do las Nacio­nes Uni­das hicie­ron el cen­so de gue­rri­lle­ros y gue­rri­lle­ras, noso­tras éra­mos el 35%.

¿En las FPL o en todo el FMLN?

En todo el FMLN. En las FPL había una mayor pre­sen­cia de muje­res en los man­dos medios y supe­rio­res de la gue­rra. Por­que en las otras orga­ni­za­cio­nes que lue­go inte­gra­ron el FMLN yo nun­ca cono­cí muje­res que diri­gie­ran mili­tar y polí­ti­ca­men­te zonas. ¡Nun­ca! ¡Nun­ca! ¡Nun­ca! Sin embar­go, noso­tras tuvi­mos el man­do de la zona de Cin­que­ra [¿?, inau­di­ble], el man­do de la zona mili­tar de Cha­la­te­nan­go, el man­do de la peri­fe­ria inme­dia­ta de San Sal­va­dor bajo muje­res que se des­ta­ca­ron con exce­len­cia en esas tareas y que caye­ron en combate.

n los rela­tos legi­ti­man­tes de la socie­dad patriar­cal, por lo menos en Amé­ri­ca Lati­na, se sue­le asig­nar a la mujer el rol tra­di­cio­nal de pre­ser­var la vida, de ser madre y todo eso. ¿Cómo vivis­te vos esos temas con tu par­ti­ci­pa­ción en la lucha arma­da por el socialismo?

Mira, la gue­rra civil ya des­ata­da duró 12 (doce) años en El Sal­va­dor. Enton­ces tuve dife­ren­tes expe­rien­cias. Pri­me­ro a nivel per­so­nal. Por­que yo tuve mi hijo al comien­zo de la gue­rra, en 1974. Cua­do esta­ba en la clan­des­ti­ni­dad tuve a este hijo. Pero des­pués, en ple­na gue­rra, tuve a mi segun­da hija. Fue­ron viven­cias dife­ren­tes pero tenían un común deno­mi­na­dor: un gran renun­cia­mien­to de par­te de las muje­res a poder desa­rro­llar su mater­ni­dad con sus hijos. Tener hijos era para un rato por­que sabías que des­pués no ibas a poder aten­der­lo, lo colo­ca­bas en casa de algún parien­te o de alguien. Tan­to en el FMLN como en las FPL eso era una situa­ción muy difí­cil por­que las muje­res emba­ra­za­das salían del fren­te de gue­rra, iban a tener sus hijos afue­ra, cuan­do regre­sa­ban, vol­vían sin su hijo… eso se sien­te como si te hubie­sen hecho una ampu­tación sin anes­te­sia. ¡Horri­ble! Cuan­do regre­sa­ban al fren­te, las muje­res casi siem­pre se encon­tra­ban al com­pa­ñe­ro ya acom­pa­ña­do de nue­vo, con lo cual se encon­tra­ban sin com­pa­ñe­ro. Ade­más, cuan­do regre­sa­ban al fren­te, la mayo­ría eran tras­la­da­das a otras tareas. Nor­mal­men­te las tareas que les eran asig­na­das eran de menor ran­go y ade­más eran cri­ti­ca­das por­que se depri­mían al haber deja­do a sus hijos o por­que lle­ga­ban tris­tes. No había una cla­ri­dad en lo que se podía vivir en todo este fenó­meno. Y de esto ¡no esca­pa­ba nadie! Fíja­te que yo esta­ba en un fren­te impor­tan­tí­si­mo y des­pués que nació mi hija me man­da­ron al fren­te occi­den­tal, ya te con­té. Cla­ro que yo lo tomé como un desa­fío, como un reto, pero era una polí­ti­ca muy sexis­ta. Creo que duran­te la clan­des­ti­ni­dad había menos sexis­mo que duran­te la gue­rra civil pro­pia­men­te dicha.

¿A qué atri­buís esa diferencia?

Yo lo atri­bu­yo a que al ser más fuer­te el peso mili­tar en esa fase de la lucha lle­vó a que las cua­li­da­des mas­cu­li­nas se con­si­de­ra­ran como si fue­ran más revo­lu­cio­na­rias que las feme­ni­nas. Eso sí es expre­sión del sexis­mo. ¿Cómo te expli­cás que noso­tros tuvié­ra­mos 35% de com­ba­tien­tes gue­rri­lle­ras, muje­res, y que hubie­ra tan pocas coman­dan­tes muje­res? Yo calcu­lo que en el FMLN hay como unos 60 (sesen­ta) ó 65 (sesen­ta y cin­co) coman­dan­tes, a un pro­me­dio de unos 11 (once), apro­xi­ma­da­men­te, por par­ti­do —eran cin­co par­ti­dos los que inte­gra­ban el FMLN — ; unos más otros menos. Noso­tros, el FPL, éra­mos muy gran­des, éra­mos como el 40% de la tro­pa del FMLN. Y enton­ces andá a bus­car a las muje­res coman­dan­tes… ya te dije, cua­tro de noso­tras, pero tres ya muer­tas; viva, sólo yo. Ahí esta­ban Ana Gua­da­lu­pe, Lidia, Lisa, Maria­na, Dalia y… pare­mos de con­tar. ¡Has­ta ahí! ¡Es increí­ble! No había un reco­no­ci­mien­to del apor­te que daban las mujeres.

¿Cómo era el tra­to con los com­pa­ñe­ros varones?

¿En mi caso? Pues mira, sólo fir­ma­da la paz y refle­xio­nan­do sobre la con­di­ción de géne­ro he podi­do retro­ce­der y pen­sar que era increí­ble por­que al prin­ci­pio yo creía que no era dis­cri­mi­na­da. ¡Yo no soy dis­cri­mi­na­da! ¡Yo man­do hom­bres!… para empe­zar. ¡Soy la jefa del fren­te y todos los demás son hom­bres y yo los man­do! Apa­ren­te­men­te… ¿cuál dis­cri­mi­na­ción? Apa­ren­te­men­te… por­que yo eso lo pude sos­te­ner a con­di­ción de actuar, con­du­cir­me y refle­xio­nar en muchos temas de fon­do como hom­bre. [Risas]. Es feo, ¿ver­dad? Pero esa es la con­clu­sión a la que he lle­ga­do hoy en día. Y no digo como hom­bre en la opción sexual sino en lo que es la con­di­ción de géne­ro. Es decir, qué deci­sio­nes tomé en cada momen­to, cómo con­si­de­ré a mis com­pa­ñe­ras muje­res, qué tipo de jus­ti­fi­ca­cio­nes di como para que pre­va­le­cie­ra el sexis­mo, como pre­va­le­ció, en las filas del FMLN. Duran­te los últi­mos años, des­pués que nacie­ra mi hija, yo comen­cé a cam­biar un poco, pero enton­ces no tenía una com­pren­sión cien­tí­fi­ca de lo que pasa­ba. Yo creía que era como una des­gra­cia. El haber estu­dia­do des­pués algu­nas corrien­tes de pen­sa­mien­to femi­nis­ta me hicie­ron ver que era un pro­ble­ma tan estruc­tu­ral como la pobreza.

En estas corrien­tes femi­nis­tas que vos leís­te ¿se le otor­ga­ba sufi­cien­te aten­ción a la par­ti­ci­pa­ción de las muje­res, no en la polí­ti­ca en gene­ral, sino a la mili­tan­cia de las muje­res espe­cí­fi­ca­men­te en la lucha arma­da? ¿O, por el con­tra­rio, se ten­día a sub­es­ti­mar el aná­li­sis de esa pro­ble­má­ti­ca pri­vi­le­gian­do una mira­da cen­tra­da en la institucionalidad?

Bueno, vos sabés que hay teo­rías de teo­rías sobre el rol que deben tener las muje­res en la socie­dad y den­tro mis­mo del femi­nis­mo exis­te una gran diver­si­dad de corrien­tes de pen­sa­mien­to. Des­de algu­nas muy paci­fis­tas, muy mode­ra­das, muy pos­mo­der­nas, has­ta plan­tea­mien­tos más cla­ros sobre cómo la opre­sión de géne­ro y su rela­ción entre hom­bres y muje­res se vuel­ve fun­cio­nal a la repro­duc­ción del sis­te­ma capi­ta­lis­ta. O sea corrien­tes que ana­li­zan cómo la opre­sión de géne­ro y la repro­duc­ción capi­ta­lis­ta se refuer­zan mutua­men­te. El capi­ta­lis­mo como sis­te­ma es patriar­cal, es racis­ta, es sexis­ta, y se refuer­za con estas domi­na­cio­nes para hacer más per­fec­ta la domi­na­ción de los pue­blos. Por ese lado yo me orien­té más. Por otro lado leí algu­nos tex­tos, algu­nos muy idí­li­cos sobre las muje­res gue­rri­lle­ras, por ejem­plo los de Mar­ga­ret Ran­dall, quien ha escri­to tan­to sobre las muje­res en los pro­ce­sos revo­lu­cio­na­rios des­de una pers­pec­ti­va de una gran admi­ra­ción y muy poca crí­ti­ca has­ta tex­tos que decían que las muje­res nun­ca más debe­ría­mos andar pen­san­do en gue­rras. Yo creo que el tema con­sis­te en que los pue­blos no esco­gen los cami­nos. Esto suce­de por­que el nivel de selec­ción que tie­nen es el que la reali­dad les da para lograr sus obje­ti­vos de trans­for­ma­ción. En las con­di­cio­nes de mi país, las muje­res y los hom­bres que toma­mos las armas debía­mos tomar­las en aquel momen­to. Y de no haber­lo hecho El Sal­va­dor esta­ría en con­di­cio­nes mucho más des­gra­cia­das de las que nues­tro pue­blo vive y está aho­ra. Las muje­res no esta­ría­mos aho­ra hablan­do de igual­dad en El Sal­va­dor si toda­vía fue­ra el rei­no de los escua­dro­nes de la muer­te. Esta­ría­mos hablan­do de otras cosas. Es por eso que yo no me arre­pien­to ni me des­ubi­co a la hora de pen­sar en el papel que nos tocó jugar en la gue­rra. Lo que sí creo es que pudi­mos tener una visión más inte­gral, no sólo de cla­se sino tam­bién de género.

¿Pudie­ron haber­la tenido?

Sí, pudi­mos haber­la teni­do y no la tuvi­mos, por­que éra­mos muy sec­ta­rios en reco­no­cer este tipo de apor­tes que nos venían del exte­rior. Está­ba­mos en gue­rra, nos está­ba­mos dan­do duro, y enton­ces razo­ná­ba­mos así: si esta per­so­na no está con noso­tros con las armas en la mano, ¿de qué nos vie­ne a hablar?. Pudi­mos haber teni­do un enfo­que mejor y más abar­ca­dor. Lo fui­mos corri­gien­do bas­tan­te. No todo lo que nos gus­ta­ría ni todo lo sufi­cien­te pero lo fui­mos corrigiendo.

¿La repre­sión del ejér­ci­to era peor hacia las muje­res, por ejem­plo cuan­do caían pri­sio­ne­ras de las fuer­zas con­tra­rre­vo­lu­cio­na­rias y contrainsurgentes?

Bueno, vos sabés que los ejér­ci­tos bur­gue­ses siem­pre toman a las muje­res como tro­feo de gue­rra y como una mane­ra de ter­mi­nar de humi­llar al pue­blo. Muchas com­pa­ñe­ras fue­ron vio­la­das, tor­tu­ra­das, ase­si­na­das por los mili­ta­res. ¡En El Sal­va­dor el Ejér­ci­to se ensa­ñó en matar y ase­si­nar a las muje­res, a la niñez y a los ancia­nos! Sobre todo por­que los hom­bres jóve­nes anda­ban en la gue­rri­lla. Enton­ces la mane­ra que tenían ellos de hacer deses­pe­rar a la gue­rri­lla era inva­dir a la pobla­ción civil que se que­da­ba en las aldeas y comu­ni­da­des y allí arra­sar. Era la polí­ti­ca de tie­rra arra­sa­da, bajo el lema de quí­te­mos­le el agua al pez. El agua de esos peces eran las muje­res, así como los niños y las niñas y los ancia­ni­tos. Enton­ces su obje­ti­vo con­sis­tía en arra­sar con la gen­te y no sólo con ellos… Tam­bién arra­sar con los cul­ti­vos, las casas, con todo. ¡Era una polí­ti­ca cla­ra y deli­be­ra­da para ais­lar polí­ti­ca­men­te al FMLN! ¡Eso no se logró! Era increí­ble… en San Vicen­te hubo un tiem­po en que el Ejér­ci­to ya había arra­sa­do con las casas y con todo… la gen­te anda­ba con lámi­nas de alu­mi­nio y zinc [en Argen­ti­na se las cono­ce como cha­pas]. Y enton­ces aun­que el Ejér­ci­to hicie­ra ope­ra­ti­vos, la gen­te se iba a huir a los mon­tes. Y aun­que el Ejér­ci­to que­ma­ra las lámi­nas, ahí que­da­ban las lámi­nas… y lue­go la gen­te mon­ta­ba de nue­vo las lámi­nas. Enton­ces hubo un tiem­po en que el Ejér­ci­to has­ta reali­zó des­em­bar­co de heli­cóp­te­ros para lle­var­se las lámi­nas en heli­cóp­te­ro… ¡Es increí­ble! ¡Un bata­llón de eli­te tras­la­dan­do las lámi­nas! Cuan­do noso­tros escu­chá­ba­mos las comu­ni­ca­cio­nes del enemi­go que decían Lle­va las lámi­nas no lo podía­mos creer…

Esa era una estra­te­gia deliberada…

Era una estra­te­gia deli­be­ra­da de los grin­gos, de los nor­te­ame­ri­ca­nos, para que la gen­te de nues­tro pue­blo no tuvie­ra nada, si siquie­ra algo con que tapar­se en invierno…

Era una estra­te­gia no sólo cir­cuns­crip­ta a El Sal­va­dor, sino apli­ca­da por los nor­te­ame­ri­ca­nos en todo el continente…

¡Por supues­to!. Esa polí­ti­ca de tie­rra arra­sa­da esta­ba impul­sa­da por los ase­so­res nor­te­ame­ri­ca­nos que tenían los mili­ta­res sal­va­do­re­ños, quie­nes se basa­ban en la teo­ría de gue­rra con­tra­in­sur­gen­te deno­mi­na­da gue­rra de baja inten­si­dad. Esa pers­pec­ti­va era impul­sa­da por los ase­so­res nor­te­ame­ri­ca­nos y el Ejér­ci­to sal­va­do­re­ño la apli­có a raja­ta­bla ase­si­nan­do y arra­san­do a nues­tro pue­blo. ¡A pesar de todo ello no logra­ron derro­tar­nos!. Es impor­tan­te sub­ra­yar esto para comen­zar a recu­pe­rar la auto­es­ti­ma de nues­tro pue­blo y de los revo­lu­cio­na­rios. ¡Ni siquie­ra con todo eso logra­ron derro­tar­nos! ¡No pudie­ron con nues­tra lucha!

Pen­san­do en los desa­fíos actua­les: ¿qué es lo que vos más res­ca­ta­rías de los años en que par­ti­ci­pas­te en la gue­rra revo­lu­cio­na­ria en El Salvador?

Mirá, yo res­ca­ta­ría varias cosas, algu­nas con­clu­sio­nes que con­si­de­ro muy impor­tan­tes. La pri­me­ra es que si una estra­te­gia es abso­lu­ta­men­te jus­ta a los ojos del pue­blo no resul­ta posi­ble derro­tar­la. Noso­tros tuvi­mos la vir­tud de poder ganar en el ima­gi­na­rio y la con­cien­cia de nues­tro pue­blo la idea de la jus­te­za de nues­tra lucha. Por eso logra­mos derro­tar todos los esfuer­zos que el impe­ria­lis­mo grin­go y la dic­ta­du­ra mili­tar en El Sal­va­dor inten­ta­ron imple­men­tar con­tra noso­tros. La segun­da con­clu­sión es que el haber teni­do la visión de que éra­mos una fuer­za polí­ti­ca y no sola­men­te gue­rri­lle­ra nos per­mi­tió ser sen­si­bles a los cam­bios de los tiem­pos y no que­dar­nos solos y ais­la­dos en el mon­te ana­li­zan­do los pro­ble­mas del mun­do. Esa per­se­ve­ran­cia en man­te­ner una visión polí­ti­ca y el sen­ti­do de lo que está­ba­mos hacien­do es lo que le ha per­mi­ti­do al FMLN ser uno de los pocos movi­mien­tos gue­rri­lle­ros que ha ingre­sa­do en la vida civil y no por haber sido derro­ta­do. Un movi­mien­to gue­rri­lle­ro que no ha rea­li­za­do ple­na­men­te la vic­to­ria pero que no ha sido derro­ta­do, un movi­mien­to que va en ascen­so con posi­bi­li­da­des, con res­pe­to y con acep­ta­ción en gran par­te de la pobla­ción. Yo creo que eso tie­ne que ver con el pro­fun­do sen­ti­do polí­ti­co de nues­tra acti­vi­dad gue­rri­lle­ra. La ter­ce­ra ense­ñan­za que yo res­ca­ta­ría de ese tiem­po es la cul­tu­ra de soli­da­ri­dad y de des­pren­di­mien­to que nos lle­vó a la gue­rra. ¡Ese es un teso­ro que no me lo qui­ta nadie! Es como un arma secre­ta que uno tie­ne fren­te a los adver­sa­rios actua­les, si es que uno lo ha refle­xio­na­do. Cuan­do yo soy dipu­tada ten­go como esa arma secre­ta… éstos no saben que yo pue­do vivir sin ropa, éstos no saben que yo pue­do vivir diez años sin cine, éstos no saben que yo pue­do vivir sin carro y que todo lo que ten­go aho­ra igual pue­do no tener­lo. ¡No depen­do de nada de eso! ¡Saber y sen­tir eso es como un arma secre­ta fren­te a la seduc­ción del capi­tal! Esa arma secre­ta es la auto­es­ti­ma de lo que hemos sido capa­ces de hacer moral y mate­rial­men­te. Me que­da y nos que­da como un valor que no lo pue­de qui­tar nadie. Es un arma secre­ta fren­te a aque­llos que no logran enten­der­lo y ade­más es un poten­cial del movi­mien­to revo­lu­cio­na­rio sal­va­do­re­ño. En cuar­to lugar, extrai­go como ense­ñan­za que la gue­rra saca lo más bello y lo más espan­to­so de los pue­blos. Cons­ti­tu­ye algo dra­má­ti­co. Si bien el movi­mien­to en su con­jun­to es un movi­mien­to muy revo­lu­cio­na­rio, ya indi­vi­dual­men­te uno no pue­de ser inge­nuo. Cada per­so­na que estu­vo en la gue­rri­lla no tie­ne nece­sa­ria­men­te esa arma secre­ta que yo te cuen­to. Los casos de diri­gen­tes que estu­vie­ron en la gue­rra y que lue­go, una vez que fina­li­za la gue­rra, se han alu­ci­na­do con las posi­bi­li­da­des que te mues­tra la bur­gue­sía y la dere­cha sim­ple­men­te te hacen ver que fren­te a una gue­rra don­de el Ejér­ci­to te está dis­pa­ran­do… todos se unen, ya que el Ejér­ci­to no pre­gun­ta ¿De qué ideo­lo­gía es usted?, sino que razo­na así De aquí para allá son todos gue­rri­lle­ros y los mato a todos. Pero cuan­do ya no hay dis­pa­ros de fusi­les de por medio las con­duc­tas se diver­si­fi­can. Enton­ces debe­mos man­te­ner el cri­te­rio de que nin­gu­na per­so­na pue­de ni debe olvi­dar su vida pero al mis­mo tiem­po no pue­de vivir de las ren­tas de lo que hizo en el pasa­do. Cada día, cada día, cada día uno tie­ne que pre­gun­tar­se si está actuan­do en con­se­cuen­cia y de acuer­do a las nece­si­da­des de su pue­blo y no fan­ta­sear dicien­do ya actué en la déca­da pasa­da y por eso me que­do has­ta que me mue­ro. Cada día hay que vol­ver a plan­tear­se si uno es o no con­se­cuen­te con los prin­ci­pios de la revolución.

A par­tir de toda esta expe­rien­cia mili­tan­te revo­lu­cio­na­ria que nos aca­bás de con­tar: ¿qué te gus­ta­ría decir­le a las mili­tan­tes jóve­nes que hoy hacen sus pri­me­ros pasos en la lucha con­tra el capi­ta­lis­mo y el impe­ria­lis­mo, en El Sal­va­dor pero tam­bién en otros paí­ses del mundo?

Yo creo que nues­tra actual juven­tud tie­ne el gran reto de crear for­mas de lucha y de crear pro­pues­tas que den con­ti­nui­dad y no aban­do­nen la heren­cia revo­lu­cio­na­ria y al mis­mo tiem­po ade­cuen a los tiem­pos las pro­pues­tas que hemos hecho los adul­tos cuan­do éra­mos jóve­nes hace trein­ta años. Ese es un reto que tie­nen. No deben dejar­se inti­mi­dar por las cer­te­zas y las fija­cio­nes que tene­mos los más adul­tos. Esa es una cosa. La otra es que no cai­gan en la tram­pa de no incor­po­rar en sus luchas actua­les el enfo­que de géne­ro. Por­que cuan­do una es joven­ci­ta nor­mal­men­te tie­ne la ilu­sión de que va a ser eter­na­men­te joven­ci­ta y pue­de caer en el error de que la teo­ría de las rela­cio­nes de géne­ro es algo para las muje­res vie­jas. Pero te das cuen­ta de que si te dis­cri­mi­nan des­de chi­qui­ta te haces vie­ja más rápi­do. Ade­más, pen­san­do en el futu­ro, yo creo que en la socie­dad no hay pers­pec­ti­va hacia ade­lan­te para las ideas de izquier­da, para las ideas revo­lu­cio­na­rias y trans­for­ma­do­ras, si no se incor­po­ra el enfo­que de género.

22 de mar­zo de 2017

Fuen­te: https://​mar​xis​mo​cri​ti​co​.com/​2​0​1​7​/​0​3​/​2​2​/​g​e​n​e​r​o​-​c​l​a​s​e​-​y​-​l​u​c​h​a​-​a​r​m​a​d​a​-​p​o​r​-​e​l​-​s​o​c​i​a​l​i​s​m​o​-​l​o​r​e​n​a​-​p​e​n​a​-​c​o​m​a​n​d​a​n​t​a​-​r​e​b​e​ca/

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *