«Géne­ro, cla­se y lucha arma­da por el socia­lis­mo» – Entre­vis­ta a Lore­na Peña (Coman­dan­te Rebeca)

Entre­vis­ta de Nés­tor Kohan a Lore­na Peña (Coman­dan­ta Rebe­ca, del Fren­te Fara­bun­do Mar­tí de Libe­ra­ción Nacio­nal – FMLN)

Nés­tor Kohan:¿De todas las orga­ni­za­cio­nes que ori­gi­na­ria­men­te cons­ti­tu­ye­ron el FMLN a cuál per­te­ne­cías vos y cómo te inte­gras­te a la lucha revo­lu­cio­na­ria en El Salvador?

Coman­dan­te Rebe­ca: Yo lle­gué a for­mar par­te de las Fuer­zas Popu­la­res de Libe­ra­ción (FPL), en el año 1973. Tenía enton­ces 17 años. Ingre­sé en la FPL por­que ori­gi­na­ria­men­te estu­ve orga­ni­za­da en un movi­mien­to cató­li­co que esta­ba orien­ta­do en los prin­ci­pios de la teo­lo­gía de la libe­ra­ción. Enton­ces, a par­tir de una prác­ti­ca más polí­ti­ca, des­de el com­pro­mi­so reli­gio­so, pasé a la com­pren­sión de la nece­si­dad de la lucha arma­da y a un plan­tea­mien­to polí­ti­co más inte­gral, mar­xis­ta leni­nis­ta, que lo encon­tré en las FPL. Así entré yo a las FPL.

¿Fue fácil con­ju­gar el cris­tia­nis­mo revo­lu­cio­na­rio y el marxismo?

Bueno, hoy en día yo refle­xiono sobre ello, pero en aquel tiem­po, cuan­do yo ingre­sé a las FPL, no me cues­tio­na­ron que yo fue­ra cató­li­ca. Pero tenía­mos un plan de for­ma­ción muy estric­to. Y enton­ces par­te de nues­tra for­ma­ción con­sis­tía en estu­diar un libri­to titu­la­do ¿Qué es filo­so­fía? Y enton­ces a par­tir de allí nos intro­du­je­ron en el mate­ria­lis­mo his­tó­ri­co y dia­léc­ti­co, en la crí­ti­ca de la reli­gión, el por­qué no había que ser idea­lis­ta sino mate­ria­lis­ta, y bueno… me pare­ció lógi­co, y enton­ces le puse borra­dor a las ideas reli­gio­sas por­que el peso del com­pro­mi­so polí­ti­co y la con­vic­ción de que para el pue­blo era nece­sa­rio todo lo que está­ba­mos hacien­do y tener una expli­ca­ción más cien­tí­fi­ca me fue sufi­cien­te. Con el paso del tiem­po yo he refle­xio­na­do más y creo que hay muchos valo­res den­tro de la teo­lo­gía de la libe­ra­ción, den­tro del cris­tia­nis­mo, que si se apli­can a la reali­dad social nece­sa­ria­men­te nece­si­tan del mar­xis­mo leni­nis­mo con toda su filo­so­fía y enton­ces hoy yo digo que soy cris­tia­na, no me hago pro­ble­ma si exis­te o no exis­te dios, pero creo que esos valo­res son váli­dos y que deben ser apli­ca­dos con un aná­li­sis correc­to de la reali­dad y con una posi­ción de cla­se, de géne­ro, muy defi­ni­da, que nos per­mi­ta avan­zar hacia una socie­dad jus­ta. Enton­ces, como esta­ba joven­ci­ta, tenía enton­ces 17 años, pues no hacía enton­ces un gran con­flic­to… el con­flic­to me lo hice más de gran­de [risas].

¿En qué ins­tan­cias reli­gio­sas par­ti­ci­pa­bas en esa época

Pues yo par­ti­ci­pa­ba de las juven­tu­des estu­dian­ti­les cató­li­cas. Era un movi­mien­to lai­co que había en toda Amé­ri­ca Lati­na que tra­ba­ja­ba por pro­mo­ver den­tro de los estu­dian­tes de secun­da­ria una con­cien­cia social y un sen­ti­do del com­pro­mi­so. Ade­más, está­ba­mos bas­tan­te impac­ta­dos por todo el plan­tea­mien­to de la con­fe­ren­cia epis­co­pal de Mede­llín del CELAM de 1968…

Y por Cami­lo Torres…

¡Por supues­to que por Cami­lo Torres! Cami­lo era como una fuen­te de ins­pi­ra­ción muy gran­de para noso­tros; la ges­ta de los Tupa­ma­ros fue muy impor­tan­te tam­bién, y todo lo que se pre­sen­tó con la situa­ción de Chi­le —se pro­du­jo jus­to en el año en que yo ingre­sé a la gue­rri­lla— que en su con­jun­to con­for­ma­ron un cua­dro de mayor com­pro­mi­so. Ese mis­mo año, en El Sal­va­dor, com­pi­tió la izquier­da jun­to con la demo­cra­cia cris­tia­na… Por supues­to que en ese tiem­po yo ya esta­ba en algo más radi­cal, ya no esta­ba en la cosa elec­to­ral… Pero hubo un frau­de tan extra­or­di­na­rio que para muchos jóve­nes, sobre todo estu­dian­tes, maes­tros y a algún sec­tor obre­ro, ter­mi­nó de dar­le sen­ti­do a la nece­si­dad de con­tar con una estra­te­gia polí­ti­co militar.

¿Cuán­do nacie­ron las Fuer­zas Popu­la­res de Libe­ra­ción (FPL)?

Las FPL nacie­ron el 1º de abril de 1970.

Vos ingre­sas­te en 1973…

Sí, yo ingre­sé en la FPL en mayo de 1973. Ese año nos pusi­mos nom­bre. En 1972, cuan­do yo era cola­bo­ra­do­ra y toda­vía no mili­tan­te, no tenía­mos nom­bre. En 1973 la orga­ni­za­ción pasa a deno­mi­nar­se FPL Fara­bun­do Martí.

¿Cuál era la estra­te­gia polí­ti­ca de las FPL?

Nues­tra estra­te­gia era de gue­rra popu­lar pro­lon­ga­da. Se expli­ca­ba así: Gue­rra por­que fren­te a una dic­ta­du­ra mili­tar que había cerra­do todos los espa­cios pací­fi­cos y polí­ti­co-elec­to­ra­les había que com­ba­tir con las armas en la mano, había que com­ba­tir para derro­car a la dic­ta­du­ra mili­tar que impo­si­bi­li­ta­ba a san­gre y fue­go cual­quier vía de trans­for­ma­ción revo­lu­cio­na­ria en el país. Por eso era gue­rra. Por­que aun­que en ese momen­to pro­mo­vía­mos una estra­te­gia polí­ti­co-mili­tar su eje prin­ci­pal era la lucha arma­da. Popu­lar por­que par­tía­mos de la pre­mi­sa de que debía ser la gue­rra de todo un pue­blo y no un foco gue­rri­lle­ro que se sepa­ra­ra de la pobla­ción. Debía incor­po­rar a todo el pue­blo a la lucha —en sus dife­ren­tes for­mas de lucha— tenien­do como eje prin­ci­pal la lucha arma­da. Y pro­lon­ga­da por­que par­tía­mos de una corre­la­ción de fuer­zas que la sabía­mos abso­lu­ta­men­te des­igual y en con­tra nues­tra. Y sabía­mos que lle­gar a cons­truir la capa­ci­dad de fuer­za para derro­tar al enemi­go reque­ría de un lar­go pro­ce­so de lucha polí­ti­co y mili­tar. Enton­ces nues­tra estra­te­gia era una gue­rra popu­lar y pro­lon­ga­da que tenía como obje­ti­vo lle­gar a una socie­dad socialista.

¿Cuál era la base social con la que con­ta­ban o a la que apun­ta­ban para rea­li­zar esa estrategia?

Bueno, nos basá­ba­mos en la alian­za obre­ro cam­pe­si­na como alian­za prin­ci­pal con la hege­mo­nía de la cla­se obre­ra pero tam­bién abier­ta a la par­ti­ci­pa­ción de los sec­to­res medios de la población.

¿Qué papel juga­ba el enfren­ta­mien­to con el impe­ria­lis­mo den­tro de esa estra­te­gia de gue­rra popu­lar prolongada?

Noso­tros con­cep­tua­li­zá­ba­mos que nues­tra lucha debía ser nece­sa­ria­men­te anti­im­pe­ria­lis­ta por­que la bur­gue­sía crio­lla era alia­da del impe­ria­lis­mo. No se podía com­pren­der a la bur­gue­sía crio­lla des­li­ga­da de su alian­za con el impe­ria­lis­mo nor­te­ame­ri­cano. Noso­tros con­si­de­rá­ba­mos que nues­tra dic­ta­du­ra mili­tar tenía un carác­ter fas­cis­toi­de, pues si bien apli­ca­ba algu­nos méto­dos fas­cis­tas, dada la situa­ción his­tó­ri­ca del país no era un clá­si­co gobierno o blo­que en el poder de carác­ter fas­cis­ta. Era más bien un capi­ta­lis­mo depen­dien­te neo­co­lo­nial con una dic­ta­du­ra mili­tar a su servicio.

Resul­ta intere­san­te que uste­des le lla­ma­ran bur­gue­sía crio­lla y no bur­gue­sía nacio­nal

Sí, es cier­to, noso­tros cons­cien­te­men­te le decía­mos crio­lla por­que no le atri­buía­mos nin­gún sen­ti­do nacio­nal fren­te al impe­ria­lis­mo. Por ejem­plo el pro­ce­so de indus­tria­li­za­ción en El Sal­va­dor nace de una gran alian­za con los Esta­dos Uni­dos. Ante­rior­men­te la explo­ta­ción del café y otros pro­duc­tos fue­ron pen­sa­dos como par­te de una eco­no­mía en fun­ción de las poten­cias impe­ria­lis­tas, par­ti­cu­lar­men­te de Esta­dos Unidos.

En el momen­to de ingre­sar a las FPL ¿qué influen­cia tuvie­ron el ejem­plo del Che Gue­va­ra y toda la expe­rien­cia de la revo­lu­ción cubana?

Noso­tros, ver­da­de­ra­men­te, toma­mos una gran ins­pi­ra­ción tan­to del Che Gue­va­ra como de la revo­lu­ción cuba­na en su con­jun­to. En nues­tros aná­li­sis noso­tros plan­teá­ba­mos que el ejem­plo del Che Gue­va­ra y el ejem­plo de la revo­lu­ción cuba­na lo reto­má­ba­mos en varios sen­ti­dos. Pri­me­ro, en el sen­ti­do de que la via­bi­li­dad de una lucha revo­lu­cio­na­ria polí­ti­co mili­tar podía ser exi­to­sa a pesar de toda la ofen­si­va que el impe­ria­lis­mo había lan­za­do con­tra Cuba. Eso era real­men­te una gran ins­pi­ra­ción. Por otro lado el carác­ter éti­co e inter­na­cio­na­lis­ta del Che Gue­va­ra era otro ele­men­to que nos nutrió muchí­si­mo a la hora de adop­tar nues­tras deci­sio­nes polí­ti­cas de vida.

¿Por qué adop­ta­ban el nom­bre de Fara­bun­do Mar­tí y cómo fue el pro­ce­so de inte­gra­ción con otras orga­ni­za­cio­nes revo­lu­cio­na­rias de El Sal­va­dor bajo ese mis­mo nombre?

Adop­ta­mos el nom­bre de Fara­bun­do Mar­tí por­que en nues­tro país, en El Sal­va­dor, en 1932 se dio qui­zás la pri­me­ra insu­rrec­ción obre­ro cam­pe­si­na de Amé­ri­ca Lati­na. ¡Crea­ron inclu­so un soviet! Eso duró muy poco tiem­po. Esa rebe­lión se dio en el mar­co de la depre­sión de los años 30 y fue lide­ra­da por el nacien­te Par­ti­do Comu­nis­ta que enton­ces diri­gía Agus­tín Fara­bun­do Mar­tí y lo que se lla­ma­ba La Regio­nal que en El Sal­va­dor era como una con­fe­de­ra­ción obre­ra cam­pe­si­na cen­tro­ame­ri­ca­na que sur­gió en aque­llos tiem­pos. Enton­ces Fara­bun­do, jun­to a Feli­ciano Ama, un líder del movi­mien­to cam­pe­sino e indí­ge­na de El Sal­va­dor, Fran­cis­co Sán­chez, Emi­liano Zapa­ta y segu­ra­men­te algu­nas muje­res —que la escri­tu­ra ofi­cial de la his­to­ria no ha visi­bi­li­za­do pero segu­ro que debió haber muje­res— diri­gie­ron esa gran ges­ta que fue masa­cra­da y en la cual… ¡exter­mi­na­ron a 30.000 cam­pe­si­nos en un mes! Lo hizo un dic­ta­dor mili­tar que prác­ti­ca­men­te ins­tau­ró el perío­do de la dic­ta­du­ra mili­tar en El Sal­va­dor. Enton­ces Fara­bun­do Mar­tí es para noso­tros como el pri­mer mar­xis­ta, el pri­mer revo­lu­cio­na­rio que se logró vin­cu­lar con los sec­to­res popu­la­res y lle­var ade­lan­te la pri­me­ra lucha obre­ro cam­pe­si­na en el siglo XX en El Salvador.

Fara­bun­do había mili­ta­do y tra­ba­ja­do polí­ti­ca­men­te con Sandino…

Él había esta­do ante­rior­men­te con San­dino en Nica­ra­gua. Fara­bun­do fue des­de siem­pre un hom­bre cen­tro­ame­ri­ca­nis­ta e inter­na­cio­na­lis­ta. Por eso noso­tros nos iden­ti­fi­ca­mos con él y adop­ta­mos ese nom­bre. Y nos lla­ma­mos Fuer­zas Popu­la­res por lo mis­mo, por el carác­ter popu­lar de nues­tra lucha. Nos lla­ma­mos de libe­ra­ción por el carác­ter anti­im­pe­ria­lis­ta de nues­tro proyecto.

¿Cuál fue el momen­to de infle­xión en la con­for­ma­ción de la uni­dad revo­lu­cio­na­ria en El Salvador?

Bueno, yo pien­so que ya para 1980 noso­tros logra­mos gene­ra­li­zar la lucha revo­lu­cio­na­ria en nues­tro país y lle­ga­mos a amplí­si­mos sec­to­res del pue­blo. Pero tam­bién habían sur­gi­do otras orga­ni­za­cio­nes polí­ti­co mili­ta­res. Esta­ban el Ejér­ci­to Revo­lu­cio­na­rio del Pue­blo (ERP), el Par­ti­do Revo­lu­cio­na­rio de los Tra­ba­ja­do­res cen­tro­ame­ri­ca­nos (PRTC), la Resis­ten­cia Nacio­nal (RN) y el Par­ti­do Comu­nis­ta que en 1978 se deci­de a apo­yar los esfuer­zos de lucha arma­da que había en el país. Enton­ces se da una cri­sis muy impor­tan­te al inte­rior del Ejér­ci­to y la dic­ta­du­ra mili­tar. Se pro­du­ce mayor repre­sión y al mis­mo tiem­po un auge gene­ra­li­za­do de las luchas. Esta situa­ción nos lle­vó, a cada una de las fuer­zas revo­lu­cio­na­rias, a la com­pren­sión de que debe­ría­mos uni­fi­car­nos para empu­jar jun­tos en la estra­te­gia para el nue­vo perío­do que se ave­ci­na­ba. Ade­más ya se habían supe­ra­do algu­nos ele­men­tos polí­ti­cos que impe­dían la uni­dad. Por ejem­plo, duran­te el perío­do pre­vio, el Par­ti­do Comu­nis­ta (PC) no acep­ta­ba nues­tra estra­te­gia de lucha polí­ti­co mili­tar, por lo tan­to no nos podía­mos aliar ni unir.

El PC tenía una estra­te­gia más ins­ti­tu­cio­nal y parlamentaria…

Sí, total­men­te. Tenía una estra­te­gia elec­to­ral y par­la­men­ta­ria. Ade­más, por ejem­plo, el ERP de aquel tiem­po tenía una defi­ni­ción más pro­chi­na y noso­tros, las FPL, tenía­mos una visión más auto­de­ter­mi­na­da. Enton­ces la prác­ti­ca nos lle­vó a supe­rar los pro­ble­mas de la lucha ideo­ló­gi­ca. ¡Así fue! ¡En la calle supe­ra­mos esos pro­ble­mas que nos divi­dían! Y enton­ces se die­ron las con­di­cio­nes para crear el Fren­te Fara­bun­do Mar­tí de Libe­ra­ción Nacio­nal (FMLN).

¿El PRTC tenía una incli­na­ción más trotskista?

Pues mira, el PRTC y la RN son rama­les des­pren­di­dos del ERP. En el PRTC había más influen­cia un poco más trots­kis­ta y mar­xis­ta, mien­tras que la RN tam­bién tenía influen­cia mar­xis­ta pero había más plu­ra­li­dad en los plan­tea­mien­tos, al igual que en el ERP. La Resis­ten­cia Nacio­nal sur­ge des­pués del ase­si­na­to de Roque Dal­ton. La RN es la orga­ni­za­ción que sur­ge cuan­do es repri­mi­da la orien­ta­ción polí­ti­ca de Roque Dal­ton, Mila­gros Ramí­rez y otros diri­gen­tes que cues­tio­na­ban el mili­ta­ris­mo del ERP. El ERP tenía una visión más mili­tar que polí­ti­ca y una visión más insurreccional.

Vos men­cio­nás a Roque Dal­ton, un com­pa­ñe­ro muy que­ri­do y admi­ra­do por todos noso­tros. ¿Cuál es el papel de Roque en el sur­gi­mien­to de estas orga­ni­za­cio­nes revolucionarias?

Roque Dal­ton se incor­po­ra al ERP y, des­gra­cia­da­men­te, muy tem­pra­na­men­te, es ase­si­na­do. Roque va a El Sal­va­dor a incor­po­rar­se a la lucha, en la clan­des­ti­ni­dad. ¡Pero el poe­ta revo­lu­cio­na­rio cae, para col­mo, en la orga­ni­za­ción más mili­ta­ris­ta!. Enton­ces yo me ima­gino, por­que no estu­ve den­tro del ERP, que las pro­pues­tas suyas más fres­cas, de rela­ción con el pue­blo, la orien­ta­ción de desa­rro­llar otros ámbi­tos de la lucha, entra­ron en con­tra­dic­ción con la visión más estric­ta­men­te mili­ta­ris­ta del ERP.

Aún con dife­ren­cias con las visio­nes más mili­ta­ris­tas, Roque pro­pi­cia­ba la lucha armada…

¡Por supues­to!. Roque se inte­gra en la lucha arma­da por­que com­par­te su nece­si­dad y por­que está de acuer­do en desa­rro­llar una estra­te­gia polí­ti­co mili­tar pero tie­ne un enfo­que más inte­gra­dor, más inte­gral. Cuan­do Roque es cap­tu­ra­do, nues­tra orga­ni­za­ción, las FPL, inter­ce­dió por él. Mi her­mano esta­ba de jefe de todas las FPL en esos días por­que Mar­cial [coman­dan­te de las FPL] esta­ba fue­ra del país. Enton­ces mi her­mano me con­tó que a Roque lo tenían cap­tu­ra­do y lo acu­sa­ban de ser agen­te de la CIA. Por enton­ces noso­tros, las FPL y el ERP tenía­mos con­tac­tos de segu­ri­dad. Aun­que no está­ba­mos uni­dos nos pasá­ba­mos infor­ma­ción, por ejem­plo cuan­do sabía­mos que el Ejér­ci­to esta­ba vigi­lan­do casas y esas cosas. Enton­ces ellos, los del EP, le con­ta­ron a mi her­mano que tenían cap­tu­ra­do a Roque y a otro com­pa­ñe­ro que se lla­ma­ba Pan­cho por ser agen­tes de la CIA. Enton­ces mi her­mano me con­ta­ba que las FPL le plan­tea­ron al ERP la cues­tión de cómo demos­tra­ban que Roque era agen­te de la CIA… Le pre­gun­ta­ban si tenían prue­bas, si habían habla­do con Roque, si Roque había acep­ta­do o había acla­ra­do… Enton­ces le pre­gun­ta­ron qué jui­cio le iban a hacer, con qué defen­sa, con qué pro­ce­di­mien­to… Por enton­ces noso­tros, las FPL, aún en la clan­des­ti­ni­dad, tenía­mos garan­ti­za­do de que no hubie­ran jui­cios de ese tipo, jui­cios en los que ter­mi­ne­mos matán­do­nos entre noso­tros mis­mos… entre los pro­pios revo­lu­cio­na­rios. Ellos res­pon­die­ron que se le iba a hacer un jui­cio. Enton­ces las FPL soli­ci­ta­ron que, aun­que no fué­ra­mos inte­gran­tes del ERP, que­ría­mos estar pre­sen­tes en ese jui­cio a Roque. El ERP res­pon­dió que sí. Enton­ces cuan­do mi her­mano fue al con­tac­to, cuan­do fue a con­tac­tar­los ellos le res­pon­die­ron Fíja­te que ya no va a haber jui­cio por­que ya lo mata­mos.

¿Sin jui­cio?

Sin jui­cio… ¡Y eso a mí me cons­ta por­que mi her­mano esta­ba meti­do en eso direc­ta­men­te! Mi her­mano era, como te dije, de la direc­ción de las FPL y esta­ba en esas rela­cio­nes con el ERP. Mi her­mano murió des­pués. Por eso fue que noso­tros, como FPL, fui­mos muy reti­cen­tes a la incor­po­ra­ción del ERP al Fren­te Fara­bun­do Mar­tí de Libe­ra­ción Nacio­nal (FMLN). Por­que noso­tros cono­cía­mos esas prác­ti­cas… A tal pun­to que más tar­de, noso­tros nos dedi­ca­mos a clan­des­ti­ni­zar a los inte­gran­tes de la Resis­ten­cia Nacio­nal (RN) que los del ERP que­rían matar… En el divor­cio del ERP noso­tros, las FPL, tuvi­mos que apo­yar a las RN para que no los mata­ran. Final­men­te les diji­mos al ERP: Uste­des matan sola­men­te a un com­pa­ñe­ro más y noso­tros vamos a denun­ciar­los públi­ca­men­te y vamos a ini­ciar una cam­pa­ña con­tra uste­des. Por­que ya anda­ban per­si­guien­do y embos­can­do a inte­gran­tes de la RN. Así fue esa his­to­ria triste.

Antes de que lo acu­sen Roque ya había escri­to ese libro mara­vi­llo­so titu­la­do Un libro rojo para Lenin… ¿no es cierto?

Sí, es ver­dad, lo había escri­to antes.

¿La mili­tan­cia joven de El Sal­va­dor leía ese libro de Roque?

¡Cla­ro! ¡Cla­ro! Aun con la dic­ta­du­ra y la clan­des­ti­ni­dad, Roque era muy leí­do por toda la juven­tud de nues­tro país, por los estu­dian­tes, los uni­ver­si­ta­rios pero no sólo por la gen­te más radi­cal. Roque tenía un ascen­dien­te moral muy gran­de en toda la juven­tud pro­gre­sis­ta de El Salvador.

Vos lle­gas­te a ser coman­dan­te del FMLN…

Sí, fíja­te que sí…

¿Ya eras coman­dan­te en las FPL antes de que se cons­ti­tu­ye­ra la uni­dad de las cin­co organizaciones?

Sí, en las FPL había cier­tos cri­te­rios para ser coman­dan­tes. Yo creo que en total lle­ga­mos como 14 a ser coman­dan­tes. La comi­sión polí­ti­ca era la coman­dan­cia gene­ral de nues­tra orga­ni­za­ción. Todos los miem­bros de la comi­sión polí­ti­ca eran coman­dan­tes revo­lu­cio­na­rios y esta­ban diri­gien­do el tra­ba­jo polí­ti­co mili­tar. Los que cum­plía­mos uno de estos dos requi­si­tos: haber diri­gi­do mili­tar­men­te un fren­te de gue­rra o haber diri­gi­do mili­tar­men­te un bata­llón en adelante…

¿Qué sig­ni­fi­ca en ade­lan­te?

Sig­ni­fi­ca un bata­llón, dos bata­llo­nes, una bri­ga­da, etc. Enton­ces los que cum­plía­mos uno de estos dos requi­si­tos podía­mos tener el gra­do de coman­dan­te. Yo fui jefa de dos fren­tes gue­rri­lle­ros. Por un perío­do fui jefa del fren­te para cen­tral y en otro perío­do fue jefa del fren­te occi­den­tal. Enton­ces cum­plía las con­di­cio­nes de haber diri­gi­do tro­pa, de haber diri­gi­do el man­do, de haber sido res­pon­sa­ble de la defen­sa de una zona gran­de y de haber asu­mi­do ese tra­ba­jo. En esas con­di­cio­nes me otor­ga­ron el gra­do de comandante.

¿La coman­dan­cia del FMLN?

La coman­dan­cia de las FPL.

¿Cuán­tos gue­rri­lle­ros tenía cada uno de esos frentes?

Bueno, eso depen­de. Fíja­te que en el fren­te para cen­tral tenía­mos dos bata­llo­nes de uni­da­des móvi­les que podían des­pla­zar­se. Eso sig­ni­fi­ca que eran como 1.000 (mil) per­so­nas, con el apa­ra­to logís­ti­co como 1.300 per­so­nas. Esas uni­da­des móvi­les no esta­ban liga­das a la defen­sa del terreno. Eran uni­da­des que podían con­cen­trar­se para gol­pear al enemi­go en pun­tos cla­ve sin pro­ble­ma de aban­do­nar terreno por­que su misión prin­ci­pal con­sis­tía en bus­car las uni­da­des del enemi­go don­de estu­vie­ran y no tan­to la defen­sa del terreno. Apar­te de eso tenía­mos dos bata­llo­nes y su logís­ti­ca, una uni­dad de armas de apo­yo que podía acom­pa­ñar, o bien a la gue­rri­lla o bien a las mili­cias o bien a las uni­da­des móvi­les. Allí tenía­mos camio­nes, ame­tra­lla­do­ras, etc. Esa era una uni­dad como de 150 per­so­nas. En cada región del fren­te había un des­ta­ca­men­to gue­rri­lle­ro. Enton­ces noso­tros tenía­mos cua­tro des­ta­ca­men­tos gue­rri­lle­ros, más o menos de 100 ó 125 per­so­nas que eran gue­rri­lle­ros a tiem­po com­ple­to en la lucha arma­da pero que ope­ra­ban con­tra el enemi­go en su zona. Se con­cen­tra­ban pero den­tro de su zona. No podían mover­se den­tro del fren­te ni fue­ra del fren­te para otro tipo de ope­ra­cio­nes. Embos­ca­ban en carre­te­ras, lim­pia­ban los pues­tos de para­mi­li­ta­res de su zona, esos eran los des­ta­ca­men­tos gue­rri­lle­ros. Eran cua­tro: 400 per­so­nas. Y ade­más esta­ban las mili­cias de auto­de­fen­sa, que eran per­so­nas que vivían den­tro de las comu­ni­da­des cam­pe­si­nas que había den­tro de cada fren­te de gue­rra, par­ti­ci­pa­ban del poder local en cada una de sus comu­ni­da­des, y eran direc­ta­men­te los encar­ga­dos de la defen­sa de la pobla­ción civil y de enfren­tar todo lo que era la auto­de­fen­sa para los gran­des ope­ra­ti­vos mili­ta­res. A su vez la mili­cia era una pode­ro­sa fuer­za de apo­yo jun­to con la pobla­ción civil para el abas­te­ci­mien­to de las uni­da­des gue­rri­lle­ras y de las uni­da­des móvi­les. Por todo el fren­te para cen­tral había en total unas 3.000 per­so­nas en armas, si se suman las 1.300 a todo el resto.

¿Todo esto que me rela­tás hace refe­ren­cia a las FPL, antes de la uni­dad en el FMLN?

Sí, las FPL. Y de ahí nos man­dan al fren­te occi­den­tal, que era al revés… ¡Ahí tenía­mos cua­tro gatos! [risas]. Ahí éra­mos como 60 (sesen­ta) y ade­más muy móvi­les por­que las zonas no eran con­tro­la­das sóli­da­men­te. Se decían con­tro­la­das pero yo que venía de San Vicen­te cuan­do lle­gué allí me sen­tí en el infierno [risas]. Había una gran movi­li­dad. El enemi­go entra­ba a cual­quier rato, y enton­ces nos die­ron una misión. A ese fren­te las Fuer­zas Arma­das del esta­do nun­ca le metían bata­llo­nes de eli­te… por­que ope­ra­ban muy poco. Enton­ces mi tarea con­sis­tía en lle­var­me para esa zona un bata­llón de eli­te del enemi­go al menos una sema­na una vez al mes. Enton­ces yo tenía que estar gol­pean­do y gol­pean­do has­ta que lle­ga­ba el ben­di­to bata­llón de eli­te [risas] y entre­te­ner­lo allí una sema­na para ali­via­nar las zonas más de reta­guar­dia. Esa misión la cum­pli­mos bien. Al final del tiem­po que estu­ve allí lle­ga­mos a tener, unos 700 gue­rri­lle­ros y gue­rri­lle­ras. Es decir que en la rela­ción con la pobla­ción lle­va­mos ade­lan­te un tra­ba­jo de reclu­ta­mien­to y entre­na­mien­to y con­so­li­da­mos una reta­guar­dia pro­pia. Eso nos per­mi­tió tener mayor inci­den­cia y estar más segu­ros de tener cada mes al bata­llón eli­te y, por otro lado, tener un asen­ta­mien­to para tener no sólo el tra­ba­jo mili­tar sino tam­bién el tra­ba­jo polí­ti­co. El tra­ba­jo polí­ti­co se diri­gía des­de el fren­te hacia las zonas urba­nas y hacia las zonas entre lo urbano y el fren­te. Allá tenía­mos gen­te tra­ba­jan­do que depen­día de la direc­ción polí­ti­co mili­tar de cada frente.

¿Había muchas coman­dan­tes mujeres?

Bueno, hubo algu­nas. En mi orga­ni­za­ción es algo bas­tan­te cruel por­que viva, sólo yo estu­ve en ese car­go, fíja­te. A las demás se las nom­bró des­pués de muer­tas que es una cosa como del machis­mo, ¿ver­dad? Por­que hay como cua­tro com­pa­ñe­ras más que se desa­rro­lla­ron bas­tan­te bien, diri­gie­ron zonas impor­tan­tes, fue­ron de los man­dos supe­rio­res, y sólo lle­ga­ban al gra­do de capi­tán. Ya muer­tas, por su ejem­plo y todo eso, obtu­vie­ron el gra­do de coman­dan­tes. Allí están la com­pa­ñe­ra Ruth, la com­pa­ñe­ra Susa­na y la com­pa­ñe­ra Cora­lia, las más impor­tan­tes que logra­ron en mi orga­ni­za­ción el gra­do de comandante.

Eso a nivel de coman­dan­tes. Y en el plano com­ba­tien­te: ¿había muchas muje­res guerrilleras?

Sí, cuan­do las Nacio­nes Uni­das hicie­ron el cen­so de gue­rri­lle­ros y gue­rri­lle­ras, noso­tras éra­mos el 35%.

¿En las FPL o en todo el FMLN?

En todo el FMLN. En las FPL había una mayor pre­sen­cia de muje­res en los man­dos medios y supe­rio­res de la gue­rra. Por­que en las otras orga­ni­za­cio­nes que lue­go inte­gra­ron el FMLN yo nun­ca cono­cí muje­res que diri­gie­ran mili­tar y polí­ti­ca­men­te zonas. ¡Nun­ca! ¡Nun­ca! ¡Nun­ca! Sin embar­go, noso­tras tuvi­mos el man­do de la zona de Cin­que­ra [¿?, inau­di­ble], el man­do de la zona mili­tar de Cha­la­te­nan­go, el man­do de la peri­fe­ria inme­dia­ta de San Sal­va­dor bajo muje­res que se des­ta­ca­ron con exce­len­cia en esas tareas y que caye­ron en combate.

n los rela­tos legi­ti­man­tes de la socie­dad patriar­cal, por lo menos en Amé­ri­ca Lati­na, se sue­le asig­nar a la mujer el rol tra­di­cio­nal de pre­ser­var la vida, de ser madre y todo eso. ¿Cómo vivis­te vos esos temas con tu par­ti­ci­pa­ción en la lucha arma­da por el socialismo?

Mira, la gue­rra civil ya des­ata­da duró 12 (doce) años en El Sal­va­dor. Enton­ces tuve dife­ren­tes expe­rien­cias. Pri­me­ro a nivel per­so­nal. Por­que yo tuve mi hijo al comien­zo de la gue­rra, en 1974. Cua­do esta­ba en la clan­des­ti­ni­dad tuve a este hijo. Pero des­pués, en ple­na gue­rra, tuve a mi segun­da hija. Fue­ron viven­cias dife­ren­tes pero tenían un común deno­mi­na­dor: un gran renun­cia­mien­to de par­te de las muje­res a poder desa­rro­llar su mater­ni­dad con sus hijos. Tener hijos era para un rato por­que sabías que des­pués no ibas a poder aten­der­lo, lo colo­ca­bas en casa de algún parien­te o de alguien. Tan­to en el FMLN como en las FPL eso era una situa­ción muy difí­cil por­que las muje­res emba­ra­za­das salían del fren­te de gue­rra, iban a tener sus hijos afue­ra, cuan­do regre­sa­ban, vol­vían sin su hijo… eso se sien­te como si te hubie­sen hecho una ampu­tación sin anes­te­sia. ¡Horri­ble! Cuan­do regre­sa­ban al fren­te, las muje­res casi siem­pre se encon­tra­ban al com­pa­ñe­ro ya acom­pa­ña­do de nue­vo, con lo cual se encon­tra­ban sin com­pa­ñe­ro. Ade­más, cuan­do regre­sa­ban al fren­te, la mayo­ría eran tras­la­da­das a otras tareas. Nor­mal­men­te las tareas que les eran asig­na­das eran de menor ran­go y ade­más eran cri­ti­ca­das por­que se depri­mían al haber deja­do a sus hijos o por­que lle­ga­ban tris­tes. No había una cla­ri­dad en lo que se podía vivir en todo este fenó­meno. Y de esto ¡no esca­pa­ba nadie! Fíja­te que yo esta­ba en un fren­te impor­tan­tí­si­mo y des­pués que nació mi hija me man­da­ron al fren­te occi­den­tal, ya te con­té. Cla­ro que yo lo tomé como un desa­fío, como un reto, pero era una polí­ti­ca muy sexis­ta. Creo que duran­te la clan­des­ti­ni­dad había menos sexis­mo que duran­te la gue­rra civil pro­pia­men­te dicha.

¿A qué atri­buís esa diferencia?

Yo lo atri­bu­yo a que al ser más fuer­te el peso mili­tar en esa fase de la lucha lle­vó a que las cua­li­da­des mas­cu­li­nas se con­si­de­ra­ran como si fue­ran más revo­lu­cio­na­rias que las feme­ni­nas. Eso sí es expre­sión del sexis­mo. ¿Cómo te expli­cás que noso­tros tuvié­ra­mos 35% de com­ba­tien­tes gue­rri­lle­ras, muje­res, y que hubie­ra tan pocas coman­dan­tes muje­res? Yo calcu­lo que en el FMLN hay como unos 60 (sesen­ta) ó 65 (sesen­ta y cin­co) coman­dan­tes, a un pro­me­dio de unos 11 (once), apro­xi­ma­da­men­te, por par­ti­do —eran cin­co par­ti­dos los que inte­gra­ban el FMLN — ; unos más otros menos. Noso­tros, el FPL, éra­mos muy gran­des, éra­mos como el 40% de la tro­pa del FMLN. Y enton­ces andá a bus­car a las muje­res coman­dan­tes… ya te dije, cua­tro de noso­tras, pero tres ya muer­tas; viva, sólo yo. Ahí esta­ban Ana Gua­da­lu­pe, Lidia, Lisa, Maria­na, Dalia y… pare­mos de con­tar. ¡Has­ta ahí! ¡Es increí­ble! No había un reco­no­ci­mien­to del apor­te que daban las mujeres.

¿Cómo era el tra­to con los com­pa­ñe­ros varones?

¿En mi caso? Pues mira, sólo fir­ma­da la paz y refle­xio­nan­do sobre la con­di­ción de géne­ro he podi­do retro­ce­der y pen­sar que era increí­ble por­que al prin­ci­pio yo creía que no era dis­cri­mi­na­da. ¡Yo no soy dis­cri­mi­na­da! ¡Yo man­do hom­bres!… para empe­zar. ¡Soy la jefa del fren­te y todos los demás son hom­bres y yo los man­do! Apa­ren­te­men­te… ¿cuál dis­cri­mi­na­ción? Apa­ren­te­men­te… por­que yo eso lo pude sos­te­ner a con­di­ción de actuar, con­du­cir­me y refle­xio­nar en muchos temas de fon­do como hom­bre. [Risas]. Es feo, ¿ver­dad? Pero esa es la con­clu­sión a la que he lle­ga­do hoy en día. Y no digo como hom­bre en la opción sexual sino en lo que es la con­di­ción de géne­ro. Es decir, qué deci­sio­nes tomé en cada momen­to, cómo con­si­de­ré a mis com­pa­ñe­ras muje­res, qué tipo de jus­ti­fi­ca­cio­nes di como para que pre­va­le­cie­ra el sexis­mo, como pre­va­le­ció, en las filas del FMLN. Duran­te los últi­mos años, des­pués que nacie­ra mi hija, yo comen­cé a cam­biar un poco, pero enton­ces no tenía una com­pren­sión cien­tí­fi­ca de lo que pasa­ba. Yo creía que era como una des­gra­cia. El haber estu­dia­do des­pués algu­nas corrien­tes de pen­sa­mien­to femi­nis­ta me hicie­ron ver que era un pro­ble­ma tan estruc­tu­ral como la pobreza.

En estas corrien­tes femi­nis­tas que vos leís­te ¿se le otor­ga­ba sufi­cien­te aten­ción a la par­ti­ci­pa­ción de las muje­res, no en la polí­ti­ca en gene­ral, sino a la mili­tan­cia de las muje­res espe­cí­fi­ca­men­te en la lucha arma­da? ¿O, por el con­tra­rio, se ten­día a sub­es­ti­mar el aná­li­sis de esa pro­ble­má­ti­ca pri­vi­le­gian­do una mira­da cen­tra­da en la institucionalidad?

Bueno, vos sabés que hay teo­rías de teo­rías sobre el rol que deben tener las muje­res en la socie­dad y den­tro mis­mo del femi­nis­mo exis­te una gran diver­si­dad de corrien­tes de pen­sa­mien­to. Des­de algu­nas muy paci­fis­tas, muy mode­ra­das, muy pos­mo­der­nas, has­ta plan­tea­mien­tos más cla­ros sobre cómo la opre­sión de géne­ro y su rela­ción entre hom­bres y muje­res se vuel­ve fun­cio­nal a la repro­duc­ción del sis­te­ma capi­ta­lis­ta. O sea corrien­tes que ana­li­zan cómo la opre­sión de géne­ro y la repro­duc­ción capi­ta­lis­ta se refuer­zan mutua­men­te. El capi­ta­lis­mo como sis­te­ma es patriar­cal, es racis­ta, es sexis­ta, y se refuer­za con estas domi­na­cio­nes para hacer más per­fec­ta la domi­na­ción de los pue­blos. Por ese lado yo me orien­té más. Por otro lado leí algu­nos tex­tos, algu­nos muy idí­li­cos sobre las muje­res gue­rri­lle­ras, por ejem­plo los de Mar­ga­ret Ran­dall, quien ha escri­to tan­to sobre las muje­res en los pro­ce­sos revo­lu­cio­na­rios des­de una pers­pec­ti­va de una gran admi­ra­ción y muy poca crí­ti­ca has­ta tex­tos que decían que las muje­res nun­ca más debe­ría­mos andar pen­san­do en gue­rras. Yo creo que el tema con­sis­te en que los pue­blos no esco­gen los cami­nos. Esto suce­de por­que el nivel de selec­ción que tie­nen es el que la reali­dad les da para lograr sus obje­ti­vos de trans­for­ma­ción. En las con­di­cio­nes de mi país, las muje­res y los hom­bres que toma­mos las armas debía­mos tomar­las en aquel momen­to. Y de no haber­lo hecho El Sal­va­dor esta­ría en con­di­cio­nes mucho más des­gra­cia­das de las que nues­tro pue­blo vive y está aho­ra. Las muje­res no esta­ría­mos aho­ra hablan­do de igual­dad en El Sal­va­dor si toda­vía fue­ra el rei­no de los escua­dro­nes de la muer­te. Esta­ría­mos hablan­do de otras cosas. Es por eso que yo no me arre­pien­to ni me des­ubi­co a la hora de pen­sar en el papel que nos tocó jugar en la gue­rra. Lo que sí creo es que pudi­mos tener una visión más inte­gral, no sólo de cla­se sino tam­bién de género.

¿Pudie­ron haber­la tenido?

Sí, pudi­mos haber­la teni­do y no la tuvi­mos, por­que éra­mos muy sec­ta­rios en reco­no­cer este tipo de apor­tes que nos venían del exte­rior. Está­ba­mos en gue­rra, nos está­ba­mos dan­do duro, y enton­ces razo­ná­ba­mos así: si esta per­so­na no está con noso­tros con las armas en la mano, ¿de qué nos vie­ne a hablar?. Pudi­mos haber teni­do un enfo­que mejor y más abar­ca­dor. Lo fui­mos corri­gien­do bas­tan­te. No todo lo que nos gus­ta­ría ni todo lo sufi­cien­te pero lo fui­mos corrigiendo.

¿La repre­sión del ejér­ci­to era peor hacia las muje­res, por ejem­plo cuan­do caían pri­sio­ne­ras de las fuer­zas con­tra­rre­vo­lu­cio­na­rias y contrainsurgentes?

Bueno, vos sabés que los ejér­ci­tos bur­gue­ses siem­pre toman a las muje­res como tro­feo de gue­rra y como una mane­ra de ter­mi­nar de humi­llar al pue­blo. Muchas com­pa­ñe­ras fue­ron vio­la­das, tor­tu­ra­das, ase­si­na­das por los mili­ta­res. ¡En El Sal­va­dor el Ejér­ci­to se ensa­ñó en matar y ase­si­nar a las muje­res, a la niñez y a los ancia­nos! Sobre todo por­que los hom­bres jóve­nes anda­ban en la gue­rri­lla. Enton­ces la mane­ra que tenían ellos de hacer deses­pe­rar a la gue­rri­lla era inva­dir a la pobla­ción civil que se que­da­ba en las aldeas y comu­ni­da­des y allí arra­sar. Era la polí­ti­ca de tie­rra arra­sa­da, bajo el lema de quí­te­mos­le el agua al pez. El agua de esos peces eran las muje­res, así como los niños y las niñas y los ancia­ni­tos. Enton­ces su obje­ti­vo con­sis­tía en arra­sar con la gen­te y no sólo con ellos… Tam­bién arra­sar con los cul­ti­vos, las casas, con todo. ¡Era una polí­ti­ca cla­ra y deli­be­ra­da para ais­lar polí­ti­ca­men­te al FMLN! ¡Eso no se logró! Era increí­ble… en San Vicen­te hubo un tiem­po en que el Ejér­ci­to ya había arra­sa­do con las casas y con todo… la gen­te anda­ba con lámi­nas de alu­mi­nio y zinc [en Argen­ti­na se las cono­ce como cha­pas]. Y enton­ces aun­que el Ejér­ci­to hicie­ra ope­ra­ti­vos, la gen­te se iba a huir a los mon­tes. Y aun­que el Ejér­ci­to que­ma­ra las lámi­nas, ahí que­da­ban las lámi­nas… y lue­go la gen­te mon­ta­ba de nue­vo las lámi­nas. Enton­ces hubo un tiem­po en que el Ejér­ci­to has­ta reali­zó des­em­bar­co de heli­cóp­te­ros para lle­var­se las lámi­nas en heli­cóp­te­ro… ¡Es increí­ble! ¡Un bata­llón de eli­te tras­la­dan­do las lámi­nas! Cuan­do noso­tros escu­chá­ba­mos las comu­ni­ca­cio­nes del enemi­go que decían Lle­va las lámi­nas no lo podía­mos creer…

Esa era una estra­te­gia deliberada…

Era una estra­te­gia deli­be­ra­da de los grin­gos, de los nor­te­ame­ri­ca­nos, para que la gen­te de nues­tro pue­blo no tuvie­ra nada, si siquie­ra algo con que tapar­se en invierno…

Era una estra­te­gia no sólo cir­cuns­crip­ta a El Sal­va­dor, sino apli­ca­da por los nor­te­ame­ri­ca­nos en todo el continente…

¡Por supues­to!. Esa polí­ti­ca de tie­rra arra­sa­da esta­ba impul­sa­da por los ase­so­res nor­te­ame­ri­ca­nos que tenían los mili­ta­res sal­va­do­re­ños, quie­nes se basa­ban en la teo­ría de gue­rra con­tra­in­sur­gen­te deno­mi­na­da gue­rra de baja inten­si­dad. Esa pers­pec­ti­va era impul­sa­da por los ase­so­res nor­te­ame­ri­ca­nos y el Ejér­ci­to sal­va­do­re­ño la apli­có a raja­ta­bla ase­si­nan­do y arra­san­do a nues­tro pue­blo. ¡A pesar de todo ello no logra­ron derro­tar­nos!. Es impor­tan­te sub­ra­yar esto para comen­zar a recu­pe­rar la auto­es­ti­ma de nues­tro pue­blo y de los revo­lu­cio­na­rios. ¡Ni siquie­ra con todo eso logra­ron derro­tar­nos! ¡No pudie­ron con nues­tra lucha!

Pen­san­do en los desa­fíos actua­les: ¿qué es lo que vos más res­ca­ta­rías de los años en que par­ti­ci­pas­te en la gue­rra revo­lu­cio­na­ria en El Salvador?

Mirá, yo res­ca­ta­ría varias cosas, algu­nas con­clu­sio­nes que con­si­de­ro muy impor­tan­tes. La pri­me­ra es que si una estra­te­gia es abso­lu­ta­men­te jus­ta a los ojos del pue­blo no resul­ta posi­ble derro­tar­la. Noso­tros tuvi­mos la vir­tud de poder ganar en el ima­gi­na­rio y la con­cien­cia de nues­tro pue­blo la idea de la jus­te­za de nues­tra lucha. Por eso logra­mos derro­tar todos los esfuer­zos que el impe­ria­lis­mo grin­go y la dic­ta­du­ra mili­tar en El Sal­va­dor inten­ta­ron imple­men­tar con­tra noso­tros. La segun­da con­clu­sión es que el haber teni­do la visión de que éra­mos una fuer­za polí­ti­ca y no sola­men­te gue­rri­lle­ra nos per­mi­tió ser sen­si­bles a los cam­bios de los tiem­pos y no que­dar­nos solos y ais­la­dos en el mon­te ana­li­zan­do los pro­ble­mas del mun­do. Esa per­se­ve­ran­cia en man­te­ner una visión polí­ti­ca y el sen­ti­do de lo que está­ba­mos hacien­do es lo que le ha per­mi­ti­do al FMLN ser uno de los pocos movi­mien­tos gue­rri­lle­ros que ha ingre­sa­do en la vida civil y no por haber sido derro­ta­do. Un movi­mien­to gue­rri­lle­ro que no ha rea­li­za­do ple­na­men­te la vic­to­ria pero que no ha sido derro­ta­do, un movi­mien­to que va en ascen­so con posi­bi­li­da­des, con res­pe­to y con acep­ta­ción en gran par­te de la pobla­ción. Yo creo que eso tie­ne que ver con el pro­fun­do sen­ti­do polí­ti­co de nues­tra acti­vi­dad gue­rri­lle­ra. La ter­ce­ra ense­ñan­za que yo res­ca­ta­ría de ese tiem­po es la cul­tu­ra de soli­da­ri­dad y de des­pren­di­mien­to que nos lle­vó a la gue­rra. ¡Ese es un teso­ro que no me lo qui­ta nadie! Es como un arma secre­ta que uno tie­ne fren­te a los adver­sa­rios actua­les, si es que uno lo ha refle­xio­na­do. Cuan­do yo soy dipu­tada ten­go como esa arma secre­ta… éstos no saben que yo pue­do vivir sin ropa, éstos no saben que yo pue­do vivir diez años sin cine, éstos no saben que yo pue­do vivir sin carro y que todo lo que ten­go aho­ra igual pue­do no tener­lo. ¡No depen­do de nada de eso! ¡Saber y sen­tir eso es como un arma secre­ta fren­te a la seduc­ción del capi­tal! Esa arma secre­ta es la auto­es­ti­ma de lo que hemos sido capa­ces de hacer moral y mate­rial­men­te. Me que­da y nos que­da como un valor que no lo pue­de qui­tar nadie. Es un arma secre­ta fren­te a aque­llos que no logran enten­der­lo y ade­más es un poten­cial del movi­mien­to revo­lu­cio­na­rio sal­va­do­re­ño. En cuar­to lugar, extrai­go como ense­ñan­za que la gue­rra saca lo más bello y lo más espan­to­so de los pue­blos. Cons­ti­tu­ye algo dra­má­ti­co. Si bien el movi­mien­to en su con­jun­to es un movi­mien­to muy revo­lu­cio­na­rio, ya indi­vi­dual­men­te uno no pue­de ser inge­nuo. Cada per­so­na que estu­vo en la gue­rri­lla no tie­ne nece­sa­ria­men­te esa arma secre­ta que yo te cuen­to. Los casos de diri­gen­tes que estu­vie­ron en la gue­rra y que lue­go, una vez que fina­li­za la gue­rra, se han alu­ci­na­do con las posi­bi­li­da­des que te mues­tra la bur­gue­sía y la dere­cha sim­ple­men­te te hacen ver que fren­te a una gue­rra don­de el Ejér­ci­to te está dis­pa­ran­do… todos se unen, ya que el Ejér­ci­to no pre­gun­ta ¿De qué ideo­lo­gía es usted?, sino que razo­na así De aquí para allá son todos gue­rri­lle­ros y los mato a todos. Pero cuan­do ya no hay dis­pa­ros de fusi­les de por medio las con­duc­tas se diver­si­fi­can. Enton­ces debe­mos man­te­ner el cri­te­rio de que nin­gu­na per­so­na pue­de ni debe olvi­dar su vida pero al mis­mo tiem­po no pue­de vivir de las ren­tas de lo que hizo en el pasa­do. Cada día, cada día, cada día uno tie­ne que pre­gun­tar­se si está actuan­do en con­se­cuen­cia y de acuer­do a las nece­si­da­des de su pue­blo y no fan­ta­sear dicien­do ya actué en la déca­da pasa­da y por eso me que­do has­ta que me mue­ro. Cada día hay que vol­ver a plan­tear­se si uno es o no con­se­cuen­te con los prin­ci­pios de la revolución.

A par­tir de toda esta expe­rien­cia mili­tan­te revo­lu­cio­na­ria que nos aca­bás de con­tar: ¿qué te gus­ta­ría decir­le a las mili­tan­tes jóve­nes que hoy hacen sus pri­me­ros pasos en la lucha con­tra el capi­ta­lis­mo y el impe­ria­lis­mo, en El Sal­va­dor pero tam­bién en otros paí­ses del mundo?

Yo creo que nues­tra actual juven­tud tie­ne el gran reto de crear for­mas de lucha y de crear pro­pues­tas que den con­ti­nui­dad y no aban­do­nen la heren­cia revo­lu­cio­na­ria y al mis­mo tiem­po ade­cuen a los tiem­pos las pro­pues­tas que hemos hecho los adul­tos cuan­do éra­mos jóve­nes hace trein­ta años. Ese es un reto que tie­nen. No deben dejar­se inti­mi­dar por las cer­te­zas y las fija­cio­nes que tene­mos los más adul­tos. Esa es una cosa. La otra es que no cai­gan en la tram­pa de no incor­po­rar en sus luchas actua­les el enfo­que de géne­ro. Por­que cuan­do una es joven­ci­ta nor­mal­men­te tie­ne la ilu­sión de que va a ser eter­na­men­te joven­ci­ta y pue­de caer en el error de que la teo­ría de las rela­cio­nes de géne­ro es algo para las muje­res vie­jas. Pero te das cuen­ta de que si te dis­cri­mi­nan des­de chi­qui­ta te haces vie­ja más rápi­do. Ade­más, pen­san­do en el futu­ro, yo creo que en la socie­dad no hay pers­pec­ti­va hacia ade­lan­te para las ideas de izquier­da, para las ideas revo­lu­cio­na­rias y trans­for­ma­do­ras, si no se incor­po­ra el enfo­que de género.

22 de mar­zo de 2017

Fuen­te: https://​mar​xis​mo​cri​ti​co​.com/​2​0​1​7​/​0​3​/​2​2​/​g​e​n​e​r​o​-​c​l​a​s​e​-​y​-​l​u​c​h​a​-​a​r​m​a​d​a​-​p​o​r​-​e​l​-​s​o​c​i​a​l​i​s​m​o​-​l​o​r​e​n​a​-​p​e​n​a​-​c​o​m​a​n​d​a​n​t​a​-​r​e​b​e​ca/

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on Facebook
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.