Sobre los dete­ni­dos de Iru­ña, la vio­len­cia y los oportunistas

Antes que nada, pedir la abso­lu­ción de los 4 dete­ni­dos de Ore­re­ta el 11 de mar­zo en Iru­ñea. Mi máxi­ma soli­da­ri­dad incon­di­cio­nal a los com­pa­ñe­ros, fami­lia­res y ami­gos. Ni la repre­sión ni la cár­cel podrá con quie­nes luchan con­tra la repre­sión y por un mun­do más justo.

Sobre la violencia

Podría­mos pasar­nos horas y horas hablan­do sobre la vio­len­cia, sobre las infi­ni­tas for­mas que tie­ne la vio­len­cia y sobre como hay que hacer­le fren­te a una vio­len­cia estruc­tu­ra­da y esta­ble­ci­da. Los que ana­li­za­mos la his­to­ria de las socie­da­des des­de el mate­ria­lis­mo diá­lec­ti­co, es decir, los que sabe­mos que cada afir­ma­ción con­tie­ne a su vez su nega­ción, su con­tra­rio, sabe­mos que la socie­dad que está estru­cu­tu­ra­da hoy en día es una socie­dad basa­da en la lucha entre cla­ses antá­go­ni­cas, en la lucha entre los posee­do­res de los medios de pro­duc­ción por un lado, la bur­gue­sía, fren­te a los des­po­seí­dos y los que tie­nen que ven­der su fuer­za de tra­ba­jo para sobre­vi­vir por otro lado, el pro­le­ta­ria­do. Le pese a quien le pese, y tras el sur­gi­mien­to de las cla­ses, todas las socie­da­des se han estruc­tu­ra­do en cla­ses antá­go­ni­cas, con intere­ses antá­go­ni­cos y en con­ti­nua dispu­ta. Esto es un hecho obje­ti­vo que pode­mos ver si ana­li­za­mos las con­di­cio­nes mate­ria­les exis­ten­tes, y no ana­li­zan­do­lo des de un idea­lis­mo abs­trac­to de todos somos igua­les, armo­nía entre todos etc. No, en una socie­dad de cla­ses no todos somos igua­les, ni exis­te una armo­nía ni una con­vi­ven­cia. No pue­de exis­tir una con­vi­ven­cia entre la bur­gue­sía y el pro­le­ta­ria­do, entre los explo­ta­do­res y los explo­ta­dos. Pre­di­car una con­vi­ven­cia y poner de igual a igual a todos los miem­bros de la socie­dad en una socie­dad de cla­ses, negan­do la lucha de cla­ses, solo lle­va a la clau­di­ca­ción de la cla­se obre­ra y a la per­pe­tua­ción del sis­te­ma establecido.

Antes de con­de­nar cual­quier tipo de vio­len­cia de for­ma abs­trac­ta, habría que ana­li­zar no solo las con­di­cio­nes mate­ria­les que gene­ran esa vio­len­cia, sino tam­bién qué es la vio­len­cia, que vio­len­cia es legí­ti­ma y cuan­do la vio­len­cia se con­vier­te en auto­de­fen­sa. En el sis­te­ma capi­ta­lis­ta de hoy en día, que como he escri­to ante­rior­men­te se basa en la pose­sión de los medios de pro­duc­ción (y por lo tan­to la domi­na­ción) de la bur­gue­sía y la explo­ta­ción sobre la cla­se obre­ra, hay una vio­len­cia estruc­tu­ra­da que ejer­ce de fac­to con­tra la cla­se obre­ra. Paro, mise­ria, desahu­cios, suel­dos infra­hu­ma­nos, lar­gas jor­na­das de tra­ba­jo, acci­den­tes labo­ra­les… ¿cual es la ver­da­de­ra vio­len­cia? ¿Qué es la vio­len­cia? No solo podría­mos con­si­de­rar como vio­len­cia las rela­cio­nes socia­les de pro­duc­ción capi­ta­lis­tas, sino tam­bién toda la super­es­tru­cu­ra que se eri­ge sobre ella, para defen­der los intere­ses de una cla­se, la bur­gue­sía. Para ello uti­li­zan la vio­len­cia direc­ta­men­te, para sal­va­guar­dar esas rela­cio­nes de pro­duc­ción que se basan en la explo­ta­ción y la mise­ria de la cla­se obrera.

Uti­li­zan y uti­li­za­rán la vio­len­cia por­que una cla­se deter­mi­na­da no entre­ga­rá sus pri­vi­le­gios por su con­cien­cia de buen hom­bre ni sus idea­les, sino que por sus intere­ses de cla­ses se nega­rá a per­der esos pri­vi­le­gios. Para esto uti­li­za la vio­len­cia el esta­do, para defen­der los intere­ses de la burguesía.

¿Que pasa en Iru­ña? ¿Don­de está la vio­len­cia? ¿Es vio­len­cia la auto­de­fen­sa que ejer­cen los mani­fes­tan­tes fren­te a la repre­sión que uti­li­za la poli­cía nacio­nal? ¿Por qué se con­de­na la vio­len­cia de los mani­fes­tan­tes y no se con­de­na la vio­len­cia poli­cial, siem­pre al ser­vi­cio de los intere­ses de una cla­se domi­nan­te? ¿Por qué en vez de con­de­nar la vio­len­cia abs­trac­ta­men­te como si vivie­ra­mos en con­vi­ven­cia y en armo­nía todos, no se ana­li­za cuá­les son las con­di­cio­nes mate­ria­les, en qué situa­ción viven esos jóve­nes y qué denun­cian? Por­que todos los que con­de­nan la vio­len­cia de los opri­mi­dos sir­ven a una sola cla­se, la bur­gue­sía, y están ahí para ser su cara ama­ble y cana­li­zar la rabia de la juven­tud com­ba­ti­va y de los ele­men­tos mas com­ba­ti­vos y mas cons­cien­tes de la cla­se obre­ra median­te las ins­ti­tu­cio­nes, para apa­ci­guar la lucha de cla­ses y enca­mi­nar­lo por el par­la­men­ta­ris­mo, esto es, la paz para la bur­gue­sía. Tal y como no he vis­to a los pro­gres que con­de­na­ban la vio­len­cia de los mani­fes­tan­tes con­de­nar la vio­len­cia poli­cial, tam­po­co los he vis­to con­de­nar la situa­ción que vive esa juven­tud, estu­dian­tes con tasas asfi­xian­tes, en paro o con tra­ba­jos pre­ca­rios. No los he vis­to con­de­nar esa vio­len­cia, no, por­que es una vio­len­cia que está estruc­tu­ra­da den­tro del capi­ta­lis­mo y estos sir­ven a este sis­te­ma. Al con­de­nar tan efu­si­va­men­te la actua­ción de los mani­fes­tan­tes y no hacer hin­ca­pié en la vio­len­cia poli­cial, que es la que empie­za los dis­tur­bios, yo creo que dejan bien cla­ro el moti­vo de esto. Por­que ellos se mue­ven den­tro de la lega­li­dad bur­gue­sa, y para ellos, laca­yos del sis­te­ma capi­ta­lis­ta, el no pedir per­mi­so a las ins­ti­tu­cio­nes bur­gue­sas, el hacer algo fue­ra de esta lega­li­dad bur­gue­sa es moti­vo para que la poli­cía impon­ga el orden, o mejor dicho, el orden bur­gués. Noso­tros no nos move­mos según la lega­li­dad bur­gue­sa, y sabe­mos dife­ren­ciar muy bien entre lo legal y lo legí­ti­mo, por­que sabe­mos bien que la mani­fes­ta­ción del sába­do pasa­do no e ra legal (pues no se pidió per­mi­so al esta­do) pero si era legí­ti­mo, por­que las cla­ses tra­ba­ja­do­ras, la juven­tud com­ba­ti­va tie­nen el mis­mo dere­cho que todos de mani­fes­tar­se sin pedir per­mi­so a nadie, por­que las rei­vin­di­ca­cio­nes de esa mani­fes­ta­ción eran legí­ti­mas, pese a que para el esta­do espa­ñol sean ile­ga­les. Tal y como hace cien años la jor­na­da labo­ral de 8 horas era ile­gal, aun­que para los tra­ba­ja­do­res era algo legí­ti­mo y algo por el que habí que luchar. Un ejem­plo cla­ro de des­obe­dien­cia, dejan­do cla­ro que no nece­si­ta­mos per­mi­sos de nadie para mani­fes­tar­nos, ni que nos tie­nen que mar­car ellos cuan­do y como debe­mos de hacer­lo. Estos par­ti­dos de izquier­da y supues­ta alter­na­ti­va al sis­te­ma dejan cla­ro que ellos solo se mue­ven den­tro de esa lega­li­dad bur­gue­sa, y que no están dis­pues­tos a hacer algo fue­ra de esa lega­li­dad impues­ta por una sola cla­se, una mino­ría, a la cla­se trabajadora.

Entien­do que den­tro de los movi­mien­tos revo­lu­cio­na­rios pue­da haber dis­cre­pan­cias sobre el uso de la vio­len­cia en x casos y los méto­dos de auto­de­fen­sa que deben de usar­se, pero con­de­nar­los públi­ca­men­te ese acto vio­len­to deja cla­ro ante quien se está con­de­nan­do (es decir, que no es una auto­crí­ti­ca que se haga den­tro de ese movi­mien­to), que intere­ses se están defen­dien­do, y lo que es más gra­ve, indi­rec­ta­men­te estás dicien­do que esos actos deben de tener un cas­ti­go judi­cial, por­que alte­ran el orden y la con­vi­ven­cia. Con­vi­ven­cia, que como hemos dicho ante­rior­men­te, mien­tras exis­tan cla­ses socia­les será nula.

Sobre los oportunistas

Ya he expues­to ante­rior­men­te las duras crí­ti­cas que tuvie­ron la actua­ción de los mani­fes­tan­tes por par­te de todos los par­ti­dos polí­ti­cos, entre ellos la de EH Bil­du, soli­da­ri­zán­do­se con veci­nos, hos­te­le­ros… es decir, con todos menos los que sufrie­ron la repre­sión aquel día. Es más tar­de cuan­do supues­ta­men­te Sor­tu se soli­da­ri­za con los dete­ni­dos, en un comu­ni­ca­do del que de 5 parra­fos 4 son cri­ti­can­do las actua­cio­nes de los mani­fes­tan­tes, repi­tien­do una vez más que no tie­nen cabi­da en esta socie­dad de paz y con­vi­ven­cia (para la bur­gue­sía, está cla­ro), y en las que al final, de paso, se soli­da­ri­zan con los dete­ni­dos, pidien­do su libertad.

Aquí habría que mati­zar una cosa. En el momen­to en que tú, como par­ti­do polí­ti­co o como repre­sen­tan­te suyo haces unas decla­ra­cio­nes públi­cas recha­zan­do estos actos, cali­fi­can­do­los de vio­len­tos, sabes que eso que estás con­de­nan­do debe de tener un cas­ti­go judi­cial, y que aun­que no lo pidas direc­ta­men­te, si das a enten­der­lo, ya que estás dicien­do que eso está mal y que alte­ra el orden esta­ble­ci­do, por lo que debe de tener un cas­ti­go. Por lo tan­to, y empe­zan­do por ahí, con­de­nar de mane­ra rotun­da y públi­ca la actua­ción vio­len­ta de los mani­fes­tan­tes se hace incom­pa­ti­ble con pedir la abso­lu­ción de los cua­tro dete­ni­dos el sába­do pasa­do, por que estás dicien­do que lo hicie­ron mal y que alte­ra­ron el orden esta­ble­ci­do, por lo que eso debe de tener un cas­ti­go. En el mejor de los casos podrías exi­gir que no se con­de­ne como terro­ris­mo, pero pedir la abso­lu­ción se hace incompatible.

Mi sor­pre­sa, obvia des­de la leja­nía y el des­co­no­ci­mien­to, lle­ga cuan­do el vier­nes los padres sacan un comu­ni­ca­do, rati­fi­ca­do por sus hijos, en las que con­de­nan la vio­len­cia, apues­tan por una socie­dad de con­vi­ven­cia y ni si siquie­ra se pide su abso­lu­ción, sino que se pide la liber­tad pro­vi­sio­nal y que uni­ca­men­te se des­aca­li­fi­que la acu­sa­ción de terro­ris­mo. Hago un parén­te­sis para decir que se pue­de exi­gir la liber­tad pro­vi­sio­nal como paso pre­vio a pedir la abso­lu­ción, pero que no se pue­de exi­gir eso como obje­ti­vo final. Mas ade­lan­te expli­ca­ré esta cues­tión y mi pos­tu­ra en este tema. El con­te­ni­do de este comu­ni­ca­do, en el que curio­sa­men­te expli­ca que no admi­ti­rá la inje­ren­cia mani­pu­la­do­ra de nadie, me recuer­da más al dis­cur­so de cier­to par­ti­do que a un dis­cur­so puro (ponién­do­nos en lugar de un meta­fí­si­co, ya que no exis­te un pen­sa­mien­to puro ni abs­trac­to, ale­ja­do de las con­di­cio­nes mate­ria­les ni de nin­gún dis­cur­so polí­ti­co) de unos padres, que por cier­to, no tie­nen por que tener las mis­mas ideas que sus hijos. Hemos vis­to miem­bros de ETA o que han lucha­do den­tro del MLNV que eran hijos de poli­cías nacio­na­les o miem­bros del PNV o del PSOE. En ese caso los padres tenían legi­ti­mi­dad para lle­var ade­lan­te la línea polí­ti­ca de sus hijos? Es al hablar con un ami­go de Ore­re­ta cuan­do me doy cuen­ta de que obvia­men­te hay un par­ti­do detrás de ese men­sa­je, y que el alcal­de de ese pue­blo, el señor Julen Men­do­za (miem­bro de EH Bil­du, no vaya­mos a olvi­dar­nos de don­de son los héroes de este pue­blo) les exi­ge días ante­rio­res a los padres en una reu­nión que si quie­ren su apo­yo debe­rán de con­de­nar en nom­bre de sus hijos la vio­len­cia que ejer­cie­ron los mani­fes­tan­tes el pasa­do sába­do. Ahí pode­mos ver la soli­da­ri­dad de EH Bil­du y del señor Men­do­za, que el vier­nes, des­pués de la rue­da de pren­sa de los padres decía que no les aban­do­na­ría, que esta­ría con ellos etc. (casual­men­te has­ta el vier­nes, y si mira­mos su cuen­ta de twit­ter, lo úni­co que dice sobre lo de Iru­ñea es con­de­nar los actos vio­len­tos, sin decir nada sobre los dete­ni­dos). Ahí pode­mos ver como esta gen­te tan mise­ra­ble, en vez de soli­da­ri­zar­se con las fami­lias de una for­ma ver­da­de­ra, bus­ca sacar rédi­to polí­ti­co en cual­quier lado y de cual­quier for­ma, apro­ve­chán­do­se del dolor, del mie­do y el des­co­no­ci­mien­to de los padres para esta­ble­cer una línea polí­ti­ca (que aun­que se empe­ñen en decir que no tie­ne nin­gu­na base polí­ti­ca se pue­de ver cla­ra­men­te que sí la tie­ne, una ideo­lo­gía bur­gue­sa) que vaya acor­de con la de su par­ti­do y la de la cla­se al que defiende.

Otra cosa que habría que tener en cuen­ta es la fir­ma de los encar­ce­la­dos, en qué con­di­cio­nes las fir­mas y con que cono­ci­mien­to del exte­rior y de la ver­da­de­ra reali­dad. Habría que pre­gun­tar­se tam­bién por qué son los padres los que se ponen a la cabe­za de ese movi­mien­to y hacen ese comu­ni­ca­do, y has­ta qué pun­to lo hacen solo los padres o pre­sio­na­dos por x par­ti­do polí­ti­co. A su vez, habría que pre­gun­tar­se has­ta qué pun­to los de den­tro fir­man pre­sio­na­dos y bajo qué con­di­cio­nes, y si esa fir­ma se podría con­si­de­rar­se legí­ti­ma. Es decir, si esa fir­ma se rea­li­za a sabien­das de todo lo que ocu­rre en el exte­rior, u ocul­tan­do cosas y chan­ta­jea­dos. Son pre­gun­tas que me hago sin saber la res­pues­ta, pero que sin saber esas res­pues­tas se me hace difí­cil tomar una fir­ma, solo por ser una fir­ma, como legítima.

Con­clu­sio­nes

Como prin­ci­pa­les con­clu­sio­nes gene­ra­les, habría que empe­zar ana­li­zan­do el por­qué de la mani­fes­ta­ción del sába­do, ana­li­zar la raíz del pro­ble­ma y enten­der por qué una par­te de la juven­tud sale a mani­fes­tar­se y por qué se da esa mani­fes­ta­ción anti­rre­pre­si­va, obvia­men­te por­que en este esta­do, como en cual­quie­ra, se sigue uti­li­zan­do la repre­sión para defen­der los intere­ses de una cla­se. Y pese a que des­de unos sec­to­res nos quie­ren ven­der la paz, que a mi modo de ver sigue sien­do una paz uni­la­te­ral, una paz para los que nos siguen decla­ran­do la gue­rra, que­da en evi­den­cia que la repre­sión hacia la cla­se obre­ra y sus sec­to­res más com­ba­ti­vos sigue en pie. Pode­mos ver ade­más cómo esta­mos ante un cla­ro mon­ta­je poli­cial, sien­do cla­ro ejem­plo de ello la cali­fi­ca­ción de terro­ris­mo, con la cla­ra inten­ción de ame­den­trar a los sec­to­res más com­ba­ti­vos y bus­car su claudicación.

No es solo la repre­sión momen­ta­nea, es decir, las deten­cio­nes y el encar­ce­la­mien­to, sino que tam­bién uti­li­zan el mie­do y este caso para dar un escar­mien­to, para que aga­che­mos la cabe­za y deje­mos de luchar por lo que debe­mos. Fren­te a esa doble repre­sión (la direc­ta y la indi­rec­ta) hay que saber hacer­le fren­te, toman­do con­cien­cia de la opre­sión que sufri­mos como cla­se, orga­ni­zán­do­nos y luchan­do has­ta nues­tras últi­mas con­se­cuen­cias. No debe­mos dejar que el mie­do que nos quie­re impo­ner el enemi­go (entre ellos inclu­yo a los par­ti­dos de izquier­das que se suman a meter ese mie­do a fami­lia­res y entorno) se impon­ga a la lucha jus­ta de las cla­ses trabajadoras.

Es impres­cin­di­ble demos­trar­le al esta­do que no va a con­se­guir sus obje­ti­vos con la repre­sión, y que aun­que algu­nos com­pa­ñe­ros cai­gan, otros muchos segui­re­mos en el camino; es impres­cin­di­ble con­se­guir que nadie se inter­pon­ga en nues­tro camino ni lo con­di­cio­ne. A su vez, y como ya lo he expues­to ante­rior­men­te, no hay que dejar que el mie­do se impon­ga y que en el camino de nues­tra lucha se impon­ga el mie­do. Y con esto no me refie­ro solo a noso­tros, sino tam­bién del mie­do de los padres. No. No se pue­de dejar que el mie­do (lógi­co por otra par­te) que pue­dan tener unos padres se inter­pon­ga en el camino de un pro­ce­so de lucha.

Prin­ci­pal­men­te por­que los padres no tie­nen las mis­mas ideas que sus hijos encar­ce­la­dos y por lo tan­to no deben de enca­mi­nar su mili­tan­cia, y tam­bién por­que unos padres en las que en la mayo­ría de los casos se impo­ne el mie­do lo úni­co que quie­ren es sacar a sus hijos a toda cos­ta, sin tener en cuen­ta su lucha ni sus prin­ci­pios. Obvio que todos los que­re­mos sacar de la cár­cel, pero eso no tie­ne que con­lle­var a una reba­ja de prin­ci­pios, sino de que a la vez que pedi­mos la abso­lu­ción de los cua­tro dete­ni­dos, seguir fir­mes con nues­tros prin­ci­pios y nues­tra lucha. Escu­dar­se en el mie­do de los padres para enca­mi­nar un movi­mien­to por x intere­ses polí­ti­cos, y lo que es peor, fomen­tar­lo, es de una gra­ve­dad extre­ma y reac­cio­na­ria. Cla­ro que hay que enten­der los sen­ti­mien­tos de la fami­lia, apo­yar­los y estar jun­to a ellos, pero tam­bién hay que hacer­les enten­der, que la línea polí­ti­ca de sus hijos no es la mis­ma que la suya, y que no hay que dejar que se impon­ga el miedo.

En una de las tan­tas crí­ti­cas que se le hacía a la mani­fes­ta­ción del sába­do se decía que es momen­to de vaciar las cár­ce­les y por lo tan­to no crear diná­mi­cas que gene­ren más pre­sos. Esta­mos de acuer­do de que es momen­to de vaciar las cár­ce­les, pero pre­ci­sa­men­te para ello era la mani­fes­ta­ción de Iru­ñea, no solo para vaciar las cár­ce­les, sino para denun­ciar cual­quier caso de repre­sión. ¿Qué vamos a hacer, que­dar­nos en casa espe­ran­do a que sal­gan todos de las cár­ce­les cum­plien­do su con­de­na y ya? ¿Qué vamos a hacer para que no metan más gen­te en la cár­cel, que­dar­nos en casa mien­tras segui­mos explo­ta­dos y nos con­de­nan a una vida de mise­ria? Que en la mani­fes­ta­ción car­ga­ra la poli­cía no veo yo que la inten­ción de la mani­fes­ta­ción fue­ra la de meter más gen­te a la cár­cel, sino denun­ciar los casos repre­si­vos y dar un ejem­plo de des­obe­dien­cia, de que no nece­si­ta­mos el per­mi­so de nadie para mani­fes­tar­nos. Si eso, es decir, seguir luchan­do fren­te al sis­te­ma capi­ta­lis­ta y sus con­se­cuen­cias, es una estra­te­gia para meter gen­te a la cár­cel, la estra­te­gia para vaciar las cár­ce­les me pare­ce clau­di­car ante el enemigo.

Es hora de pedir la abso­lu­ción de los dete­ni­dos en Iru­ñea, de los cua­tro, y de no pedir solo la liber­tad pro­vi­sio­nal y que les reti­ren los car­gos de terro­ris­mo. Hay que rei­vin­di­car­lo como par­tes de la juven­tud com­ba­ti­va que fren­te a la repre­sión uti­li­za­ron la auto­de­fen­sa (aun­que tam­po­co tie­nen prue­bas de ello). Hay que remar­car que la ver­da­de­ra vio­len­cia la ejer­ce la bur­gue­sía y el esta­do que está a su ser­vi­cio, lle­ván­do­nos a la mise­ria, al paro, repri­mién­do­nos etc. No hay que rei­vin­di­car la abso­lu­ción uni­ca­men­te des­de el pun­to de vis­ta judi­cial, sino des­de el pun­to de vis­ta legí­ti­mo, y sien­do cons­cien­tes de que la ver­da­de­ra pre­sión social que se ejer­za en la calle ser­vi­rá para con­se­guir los obje­ti­vos. Que se pue­de luchar por la liber­tad pro­vi­sio­nal como paso pre­vio a la abso­lu­ción, pero que no hay que que­dar­se a mitad de camino, por­que de lo con­tra­rio se está acep­tan­do que lo que han hecho está mal, y que pese a no ser el de terro­ris­mo, mere­cen un cas­ti­go. Eso es todo lo que se escon­de detrás pedir uni­ca­men­te la liber­tad pro­vi­sio­nal: decla­rar­los cul­pa­bles y decir alto y cla­ro que cual­quie­ra que se enfren­te a la vio­len­cia poli­cial y a la opre­sión sis­te­má­ti­ca es un vio­len­to y un ván­da­lo, por­que pone en peli­gro la paz, la paz bur­gue­sa, el orden establecido.

Enten­dien­do la repre­sión como un arma de domi­na­ción más que uti­li­zan las cla­ses domi­nan­tes para ase­gu­rar su poder, pien­so que cual­quier rei­vin­di­ca­ción anti­rre­pre­si­va debe de tener en cuen­ta la raíz del pro­ble­ma, y a la vez que rei­vin­di­ca luchar con­tra la repre­sión debe de tener en cuen­ta qué es lo que gene­ra esa repre­sión, los intere­ses de cla­se que se escon­den detrás de esa repre­sión. Si no se liga la lucha anti­rre­pre­si­va con la lucha con­tra el sis­te­ma que ori­gi­na la repre­sión, estas rei­vin­di­ca­cio­nes que­da­rán en un plano refor­mis­ta, poner el par­che sin curar la heri­da. Para que la cla­se obre­ra deje de sufrir esta repre­sión sis­te­má­ti­ca que sufre des­de su naci­mien­to ten­drá que aca­bar con el sis­te­ma que lo opri­me y lo repri­me para man­te­ner esa opre­sión. Antes de aca­bar con una últi­ma con­clu­sión, dar las gra­cias a la gen­te de Ore­re­ta con la que estoy en con­tac­to estos días, en un caso que por las cosas que sean lo estoy siguien­do con mucho interés.

Para fina­li­zar, y sin entrar en el tema de si el sába­do se hizo lo correc­to (las auto­crí­ti­cas me las guar­do para con mis com­pa­ñe­ros y las opi­nio­nes que pue­dan poner en peli­gro mi segu­ri­dad para mí), me gus­ta­ría dejar cla­ro una cosa. Tar­de o tem­prano, y nos o gus­te o no, ten­drá que uti­li­zar­se la vio­len­cia para cam­biar este sis­te­ma, para aca­bar con el capi­ta­lis­mo e ins­tau­rar un modo de pro­duc­ción don­de la pose­sión de los medios de pro­duc­ción sea social y no exis­ta la explo­ta­ción, el socia­lis­mo. Y cuan­do hablo de vio­len­cia no hablo ni de que­mar caje­ros ni cru­zar con­te­ne­do­res. Como he men­cio­na­do ante­rior­men­te, den­tro del capi­ta­lis­mo la bur­gue­sía, a tra­vés del esta­do, defen­de­rá sus intere­ses y con este evi­ta­rá tener que per­der sus pri­vi­le­gios por el camino pací­fi­co. No es el camino que nos gus­ta­ría, es el camino que nos impo­nen. Tal y como la bur­gue­sía en su momen­to derro­có al feu­da­lis­mo median­te la vio­len­cia, lo mis­mo suce­de­rá tar­de o tem­prano, pero dia­lec­ti­ca­men­te y por lo tan­to con dife­ren­tes acto­res: el pro­le­ta­ria­do aca­ba­rá con el poder de la bur­gue­sía median­te la violencia.

¡VIVA LA LUCHA DE LA CLASE OBRERA!
¡VIVA LA LUCHA DE LA JUVENTUD COMBATIVA!
¡ABSOLUCIÓN PARA LOS 4 DE ORERETA!

Eneko Goi­koetxea

21 de mar­zo de 2017

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *