Las muje­res de Octubre

Las muje­res juga­ron un gran papel en ambas revo­lu­cio­nes de 1917, y en mucha mayor medi­da del que tuvie­ron en 1905. El levan­ta­mien­to de Febre­ro fue, de hecho, des­en­ca­de­na­do por una huel­ga de muje­res de la indus­tria tex­til en su doble papel como obre­ras y, en muchos casos, viu­das de los sol­da­dos del fren­te. Envia­ron lla­ma­mien­tos a los obre­ros del metal para que se unie­ran a ellas y, para el final del día, más de 50.000 obre­ros esta­ban mani­fes­tán­do­se en las calles de la capi­tal. A ellos se unie­ron amas de casa mar­chan­do hacia la Duma exi­gien­do pan. Era el Día Inter­na­cio­nal de la Mujer de Tra­ba­ja­do­ra (8 de mar­zo en el calen­da­rio gre­go­riano), que la acti­vis­ta bol­che­vi­que Kon­kor­dia Samoi­lo­va había dado a cono­cer a los rusos en 1913 y que había sido cele­bra­do, obser­va­do y mar­ca­do des­de ese año en ade­lan­te. Habi­tual­men­te era un acon­te­ci­mien­to públi­co más bien peque­ño en unas pocas ciu­da­des. Cele­brar­lo con una huel­ga de masas lide­ra­da por obre­ras no tenía pre­ce­den­tes. Había impli­ca­da una iro­nía espe­cial: los capi­ta­lis­tas de Rusia tenían asu­mi­do que ya que las muje­res eran el gru­po más opri­mi­do, dócil y social­men­te atra­sa­do (en el sen­ti­do de que a dife­ren­cia de las terro­ris­tas de las déca­das pre­vias, una gran mayo­ría eran anal­fa­be­tas) de la socie­dad rusa, eso les con­ver­ti­ría, según la lógi­ca capi­ta­lis­ta, en los miem­bros más obe­dien­tes y nada pro­ble­má­ti­cos de la fuer­za de tra­ba­jo. Fue un error de cálcu­lo. Mien­tras la Pri­me­ra Gue­rra Mun­dial con­ti­nua­ba, con­ti­nua­ba la nece­si­dad de más empleo. El por­cen­ta­je de muje­res en las fábri­cas se dupli­có y tri­pli­có. La indus­tria arma­men­tís­ti­ca de Puti­lov esta­ba tam­bién pro­du­cien­do a los obre­ros más mili­tan­tes y orga­ni­za­do­res bol­che­vi­ques, muje­res y hombres.

En Mos­cú, tam­bién, las obre­ras se esta­ban radi­ca­li­zan­do. Una de ellas, Anna Lit­vei­ko, de die­cio­cho años en 1917, des­cri­bi­ría más tar­de la cues­tión de la mujer en el pro­ce­so en unas bre­ves memo­rias. Ella y dos ami­gas apro­xi­ma­da­men­te de su edad esta­ban tra­ba­jan­do en la fábri­ca Elek­tro­lam­pa del cin­tu­rón indus­trial de Mos­cú. Ella recor­da­ba a su padre regre­san­do a casa en 1905 de la últi­ma barri­ca­da que que­da­ba en la ciu­dad, todo gol­pea­do, con su ropa rota y sus bol­si­llos lle­nos de car­tu­chos. Esta vez era dife­ren­te. Muchos sol­da­dos y cosa­cos esta­ban de su lado. En octu­bre, había que ele­gir. ¿De qué lado esta­ban? ¿Men­che­vi­ques o bol­che­vi­ques? Anna admi­ra­ba a las dos orga­ni­za­do­ras bol­che­vi­ques que tra­ba­ja­ban con ella. En su fábri­ca, los men­che­vi­ques envia­ban inte­lec­tua­les para diri­gir­se a ellas des­de afue­ra, pero enton­ces me dije­ron que habi­tual­men­te era al revés: los men­che­vi­ques eran los obre­ros y los bol­che­vi­ques los inte­lec­tua­les. ¿Cómo podría ave­ri­guar­lo? Un día espe­ró a uno de los bol­che­vi­ques y le pre­gun­tó: ¿Cuál es la dife­ren­cia entre los bol­che­vi­ques y los men­che­vi­ques? Él contestó:

Ya ves, el Zar ha sido echa­do, pero los burzhuis [bur­gue­ses] se han que­da­do y se apro­pian de todo el poder. Los bol­che­vi­ques son los que quie­ren luchar con­tra los burzhuis has­ta el final. Los men­che­vi­ques no son ni una cosa ni la otra.

Anna deci­dió que si era has­ta el final, enton­ces voy a unir­me a los bol­che­vi­ques. Sus dos ami­gas pron­to siguie­ron su ejemplo.

Nin­guno de los par­ti­ci­pan­tes o diri­gen­tes de los par­ti­dos polí­ti­cos clan­des­ti­nos encla­va­dos en la capi­tal tenía ni idea de que era el pri­mer día de una revo­lu­ción, excep­to las ofi­ci­nis­tas a las que escu­chó Suja­nov poco des­pués de lle­gar a tra­ba­jar aque­lla maña­na. Las muje­res salie­ron al siguien­te día y esta vez, tam­bién los hom­bres. Y los par­ti­dos de la izquier­da fue­ron aho­ra des­per­ta­dos por com­ple­to, escri­bien­do, impri­mien­do y dis­tri­bu­yen­do pan­fle­tos, muchos de los cua­les eran de un tono simi­lar excep­to aque­llos de los bol­che­vi­ques, que tam­bién rei­vin­di­ca­ban paz y un final inme­dia­to para la gue­rra impe­ria­lis­ta. Para aquel fin de sema­na la sua­ve bri­sa se había con­ver­ti­do en una tor­men­ta. Suja­nov, aho­ra fue­ra en las calles toman­do notas y sabo­rean­do la situa­ción, escu­chó a dos espec­ta­do­res poco sim­pá­ti­cos. ¿Qué es lo que quie­ren?, dijo un hom­bre de aspec­to som­brío. De vuel­ta vino la res­pues­ta de su seme­jan­te: Quie­ren pan, paz con los ale­ma­nes e igual­dad para los yids[1]. Han dado en el blan­co, pen­sa­ría el futu­ro his­to­ria­dor, expre­san­do su delei­te ante esta bri­llan­te for­mu­la­ción del pro­gra­ma de la gran revo­lu­ción.

Solo había dos muje­res miem­bros del Comi­té Cen­tral bol­che­vi­que en 1917: Ale­xan­dra Kollon­tai y Ele­na Sta­so­va. Var­va­ra Yako­vle­va se unió un año más tar­de y fue minis­tra de Edu­ca­ción en 1922, con­vir­tién­do­se pos­te­rior­men­te en minis­tra de Hacien­da. Los men­che­vi­ques no esta­ban mucho mejor. El con­tras­te numé­ri­co con la orga­ni­za­ción terro­ris­ta Volun­tad del Pue­blo no podría haber sido más lla­ma­ti­vo, pero inclu­so su suce­sor, el Par­ti­do Social-Revo­lu­cio­na­rio (SR), mos­tra­ba cuán­to había cam­bia­do en el nue­vo siglo. La pro­por­ción de muje­res en sus órga­nos direc­ti­vos, tam­bién, había regis­tra­do un decli­ve muy agu­do, aun­que mar­gi­nal­men­te menor en su bra­zo terro­ris­ta secre­to, la Orga­ni­za­ción de Combate.

Las razo­nes para esta situa­ción eran varia­das. Las obre­ras esta­ban sien­do reclu­ta­das en gran­des núme­ros en los com­ple­jos indus­tria­les. Una com­pa­ra­ción polí­ti­ca es igual­men­te reve­la­do­ra. Aque­llos hom­bres y muje­res de los vie­jos gru­pos que que­rían man­te­ner sus leal­ta­des en dife­ren­tes épo­cas podrían haber ingre­sa­do en los SR. La mayo­ría de ellos aho­ra apa­re­cían en públi­co sin la más­ca­ra del terrorismo. 

Ale­xan­dra Kollon­tai no fue la úni­ca mujer que jugó un impor­tan­te papel en la pri­me­ra Unión Sovié­ti­ca, pero fue sin duda una de las más dota­das, poseía una men­te y un espí­ri­tu fie­ra­men­te inde­pen­dien­tes. Es en su obra en la que pode­mos ver la sín­te­sis del femi­nis­mo revo­lu­cio­na­rio (socia­lis­ta, no radi­cal). Enten­dió mejor que la mayo­ría las nece­si­da­des socia­les, polí­ti­cas y sexua­les de la libe­ra­ción de las muje­res. Pudo ser dura a veces en sus apre­cia­cio­nes sobre las muje­res con dife­ren­tes orí­ge­nes de cla­se, pero esas visio­nes no eran com­par­ti­das por muchos de sus cama­ra­das, hom­bres o muje­res. Fue deli­be­ra­da­men­te malin­ter­pre­ta­da y retra­ta­da como una defen­so­ra del liber­ti­na­je per­ma­nen­te; en el cam­po, los peque­ños terra­te­nien­tes uti­li­za­ron su nom­bre para aler­tar a los cam­pe­si­nos pobres sobre que si iban ade­lan­te con el plan de colec­ti­vi­za­ción agrí­co­la ten­drían que com­par­tir a las muje­res más jóve­nes de sus fami­lias con todos los demás hom­bres, mien­tras las muje­res más mayo­res serían redu­ci­das a jabón. 

Kollon­tai era muy cons­cien­te de la natu­ra­le­za absur­da de la mayo­ría de la pro­pa­gan­da y se irri­tó espe­cial­men­te cuan­do le acu­sa­ron de prio­ri­zar el sexo sobre el amor. En su bre­ve ensa­yo auto­bio­grá­fi­co Auto­bio­gra­fía de una mujer comu­nis­ta sexual­men­te eman­ci­pa­da, expli­ca que el amor siem­pre había supues­to una amplia par­te de su vida, pero que era una expe­rien­cia pasa­je­ra. Más impor­tan­te era la nece­si­dad de enten­der que el amor no era el prin­ci­pal obje­ti­vo de nues­tra vida y que sabe­mos cómo situar el tra­ba­jo como su cen­tro. Podría haber aña­di­do, …como hacen los hom­bres. Ella que­ría que el amor fue­se armo­nio­sa­men­te com­bi­na­do con el tra­ba­jo, pero una y otra vez, las cosas resul­tan dife­ren­tes, des­de que los hom­bres siem­pre inten­tan impo­ner su ego sobre noso­tras y adap­tar­nos ple­na­men­te a sus pro­pó­si­tos. La elec­ción era acep­tar esta posi­ción para el res­to de la vida o, al con­tra­rio, ter­mi­nar con ella. Expli­ca­ba que des­de que el amor se había con­ver­ti­do en un gri­lle­te, la úni­ca sali­da era a tra­vés de una inevi­ta­ble rebe­lión inte­rior… nos sen­tía­mos escla­vi­za­das e inten­tá­ba­mos rela­jar el víncu­lo amo­ro­so. No pre­ten­día que no hubie­ra con­tra­dic­cio­nes en el camino hacia la liber­tad, sino al con­tra­rio: Está­ba­mos de nue­vo solas, infe­li­ces, soli­ta­rias, pero libres –libres para per­se­guir nues­tro ama­do y que­ri­do tra­ba­jo ideal. Fue una de las pri­me­ras decla­ra­cio­nes fun­da­men­ta­les de los valo­res femi­nis­tas moder­nos, y uno de los que el siglo vein­tiuno se ha reti­ra­do, a pesar de los ale­lu­yas inter­mi­na­bles hon­ran­do el matri­mo­nio gay.

Lenin escri­bió en 1918 que des­de la expe­rien­cia de todos los movi­mien­tos de libe­ra­ción, pue­de adver­tir­se que el éxi­to de una revo­lu­ción pue­de ser medi­do por la exten­sión de la impli­ca­ción de las muje­res en él. Prác­ti­ca­men­te todos los revo­lu­cio­na­rios rusos, inde­pen­dien­te­men­te de su fac­ción o par­ti­do, habían esta­do siem­pre de acuer­do en esto. Como dis­cu­tía en el capí­tu­lo 12, des­de los años 1860 en ade­lan­te, las muje­res rusas juga­ron un papel ejem­plar, mucho más avan­za­das que sus her­ma­nas en el res­to de Euro­pa y en todos los demás continentes.

Los deba­tes sobre el papel de la fami­lia nuclear en las ciu­da­des y el cam­po, y sobre la fun­ción del matri­mo­nio, esta­ban más avan­za­dos y eran más autén­ti­cos en Rusia que en nin­gu­na otra par­te duran­te el final del siglo die­ci­nue­ve y el comien­zo del siglo vein­te. Las revo­lu­cio­nes de 1917 ace­le­ra­ron mucho más este pro­ce­so, ya que estos temas aho­ra ya no eran abs­trac­cio­nes. Era nece­sa­rio tomar medi­das con­cre­tas. Marx, Engels y Bebel habían insis­ti­do en que el capi­ta­lis­mo esta­ba negan­do los usos y nece­si­da­des tra­di­cio­na­les de la fami­lia. En las socie­da­des cam­pe­si­nas, la fami­lia actua­ba como una uni­dad colec­ti­va de pro­duc­ción. Todo el mun­do tra­ba­ja­ba, aun­que las muje­res mucho más dura­men­te. Cla­ra Zet­kin, diri­gen­te del SPD ale­mán, uti­li­zan­do el tra­ba­jo de los tres mayo­res como pun­to de par­ti­da, ana­li­zó las dife­ren­cias entre una fami­lia cam­pe­si­na y una pro­le­ta­ria. Esta últi­ma, argu­men­ta­ba, era una uni­dad de con­su­mo, no de pro­duc­ción. Esto fue lle­va­do más lejos por los teó­ri­cos sovié­ti­cos des­pués de la revo­lu­ción. Para Niko­lái Buja­rin, el desa­rro­llo del capi­ta­lis­mo había sem­bra­do todas las semi­llas nece­sa­rias para la desin­te­gra­ción de la fami­lia: la uni­dad de pro­duc­ción tras­la­da­da a la fábri­ca, el tra­ba­jo asa­la­ria­do tan­to para las muje­res como para los hom­bres y, por supues­to, la natu­ra­le­za peri­pa­té­ti­ca de la vida y el tra­ba­jo en la ciu­dad. Kollon­tai esta­ba de acuer­do en que la fami­lia esta­ba al bor­de de la extin­ción. Lo que era cru­cial para el Gobierno bol­che­vi­que era hacer la tran­si­ción a las nue­vas for­mas lo menos dolo­ro­sa­men­te como fue­ra posi­ble, con el Esta­do pro­ve­yen­do guar­de­rías de alta cali­dad, escue­las, ins­ta­la­cio­nes ali­men­ta­rias comu­nes y ayu­dan­do con el tra­ba­jo domés­ti­co. Lenin apo­ya­ba fuer­te­men­te este pun­to de vis­ta. Sus cen­su­ras a la fami­lia eran carac­te­rís­ti­ca­men­te áspe­ras. Denun­cia­ba la deca­den­cia, putre­fac­ción y obs­ce­ni­dad del matri­mo­nio bur­gués con su difí­cil diso­lu­ción, su per­mi­so para el mari­do y ser­vi­dum­bre para la espo­sa, y sus des­agra­da­ble­men­te fal­sas mora­li­dad y rela­cio­nes sexua­les.

El enemi­go era siem­pre el mari­do, que evi­ta­ba el tra­ba­jo domés­ti­co y el cui­da­do con­jun­to de los niños. El mez­quino tra­ba­jo domés­ti­co, se enfu­re­cía Lenin en 1919, aplas­ta, estran­gu­la, atro­fia y degra­da, enca­de­na a ella a la coci­na y la cuna, y des­per­di­cia su tra­ba­jo en una bár­ba­ra­men­te impro­duc­ti­va, mez­qui­na, ener­van­te, degra­dan­te y aplas­tan­te tarea peno­sa. Sus solu­cio­nes eran las mis­mas que aque­llas de otros líde­res revo­lu­cio­na­rios de la épo­ca: coci­nas, lavan­de­rías, tien­das de repa­ra­cio­nes y guar­de­rías colec­ti­vas, etcé­te­ra. Pero para Lenin, la abo­li­ción de la escla­vi­tud domés­ti­ca no sig­ni­fi­ca­ba la des­apa­ri­ción de las fami­lias u hoga­res individuales.

Estas visio­nes se refle­ja­ron en la arqui­tec­tu­ra de los cons­truc­ti­vis­tas. Los edi­fi­cios de apar­ta­men­tos de Moi­sei Ginz­burg, tan­to gran­des como peque­ños, expre­sa­ron la nue­va épo­ca. Las lavan­de­rías y come­do­res comu­nes fue­ron con­si­de­ra­dos un gran éxi­to. El par­que de jue­go para los niños era visi­ble des­de la coci­na de cada apar­ta­men­to, y el tama­ño del espa­cio podía ser modi­fi­ca­do movien­do enor­mes pare­des de made­ra sobre rue­das. La visión de Ginz­burg esta­ba, como expli­ca en su obra maes­tra Épo­ca y esti­lo, amplia­men­te ins­pi­ra­da por sus cin­co años en Cri­mea, don­de tuvo tiem­po, a pesar de la gue­rra civil, para visi­tar anti­guas mez­qui­tas y otros edi­fi­cios de los que apren­dió mucho más de lo que había apren­di­do nun­ca en la aca­de­mia clá­si­ca de Milán. Des­cri­bía la arqui­tec­tu­ra espon­tá­nea, impul­si­va, del pue­blo tár­ta­ro como dis­cu­rrien­do a lo lar­go de un cur­so natu­ral, siguien­do sus cur­vas e irre­gu­la­ri­da­des, aña­dien­do un moti­vo a otro con una espon­ta­nei­dad pin­to­res­ca que ocul­ta un orden crea­ti­vo dis­tin­to. El edi­fi­cio de Prav­da en Lenin­gra­do, cons­trui­do en 1924, sobre el que tra­ba­jó feliz­men­te con otros dos arqui­tec­tos, esta­ble­ció su repu­tación como uno de los mejo­res expo­nen­tes de la nue­va cul­tu­ra. Su tra­ba­jo fue pron­to eclip­sa­do por los aho­rra­do­res de tiem­po de la épo­ca de Sta­lin, pero afor­tu­na­da­men­te Ginz­burg fue deja­do solo. Murió cómo­da­men­te en la cama en 1946.

Los bol­che­vi­ques esta­ban extre­ma­da­men­te orgu­llo­sos de sus pri­me­ros decre­tos, la mayo­ría de los cua­les estu­vie­ron redac­ta­dos por Lenin. Para cele­brar el pri­mer ani­ver­sa­rio de la revo­lu­ción en octu­bre de 1918, el Comi­té Eje­cu­ti­vo Cen­tral de los Soviets apro­bó uná­ni­me­men­te el nue­vo Códi­go sobre el Matri­mo­nio, la Fami­lia y la Tute­la. Fue redac­ta­do por el juris­ta radi­cal Ale­xan­der Goij­barg, de trein­ta y cua­tro años en ese momen­to, quien expli­ca­ba que su pro­pó­si­to era impul­sar la extin­ción de la fami­lia tra­di­cio­nal. El poder pro­le­ta­rio, escri­bió, en un momen­to en el que espe­ran­zas como la suya eran bas­tan­te comu­nes, cons­tru­ye sus códi­gos y todas sus leyes dia­léc­ti­ca­men­te, para que cada día de su exis­ten­cia soca­ve la nece­si­dad de que exis­tan. El obje­ti­vo era una ley para hacer la ley super­flua. Goij­barg, un anti­guo men­che­vi­que, basa­ba sus ideas en la filo­so­fía polí­ti­ca que sub­ya­ce en El Esta­do y la revo­lu­ción de Lenin. Un buen núme­ro de his­to­ria­do­res ha remar­ca­do que duran­te el pri­mer año de la revo­lu­ción, pare­cía como si la Comu­na de París estu­vie­ra repitiéndose.

La nue­va ley sobre la fami­lia no tenía pre­ce­den­tes en la His­to­ria. Las leyes zaris­tas sobre la fami­lia esta­ban enmar­ca­das por las nece­si­da­des de la Igle­sia Orto­do­xa y otras reli­gio­nes cuan­do era nece­sa­rio. Una com­pa­ra­ción con las pres­crip­cio­nes con­tem­po­rá­neas waha­bíes y de Ara­bia Sau­dí es instructiva:

Las fábri­cas habían des­apa­re­ci­do hacía mucho tiem­po pero un blo­que de apar­ta­men­tos de tama­ño medio para fami­lias de cla­se obre­ra aún esta­ba en el lugar. Todas las coci­nas tenían ven­ta­nas des­de las que los par­ques de jue­go de los niños eran per­ma­nen­te­men­te visi­bles. Los muros de made­ra sobre rue­das varia­ban la dis­po­si­ción según las nece­si­da­des. No pude evi­tar com­pa­rar este Jeru­sa­lén, con sus espa­cios ver­des, con la mayo­ría de los bru­ta­les blo­ques de vivien­das de la Gran Bre­ta­ña de pos­gue­rra. La fal­ta de ima­gi­na­ción en Gran Bre­ta­ña era impac­tan­te. Épo­cas y estilos.

La bru­ta­li­dad patriar­cal era for­za­da por la Igle­sia con el mis­mo vigor. Las muje­res nece­si­ta­ban el per­mi­so de los hom­bres para prác­ti­ca­men­te todo, inclui­do un pasa­por­te. La obe­dien­cia total era for­za­da y las muje­res no tenían dere­chos excep­to con res­pec­to a la pro­pie­dad. Las leyes sobre la fami­lia de Euro­pa occi­den­tal ori­gi­na­rias del feu­da­lis­mo pro­pia­men­te dicho habían ins­ti­tui­do la pro­pie­dad con­jun­ta, lo que de for­ma efec­ti­va sig­ni­fi­ca­ba la pro­pie­dad y domi­na­ción mas­cu­li­nas. La Igle­sia rusa per­mi­tía dere­chos de pro­pie­dad sepa­ra­dos en tan­to estu­vie­sen con­cer­ni­das las dotes, heren­cias, dona­cio­nes y tie­rras. Éste es el caso tam­bién en Ara­bia Sau­dí. A las muje­res se les denie­gan dere­chos polí­ti­cos e igual­dad pero pue­den tener pro­pie­da­des; las muje­res de nego­cios fun­cio­nan per­fec­ta­men­te bien.

Unos meses des­pués de octu­bre de 1917, un decre­to abo­lía todas las leyes zaris­tas sobre la fami­lia y la cri­mi­na­li­za­ción de la sodo­mía. Las muje­res ya no eran legal­men­te infe­rio­res, tenían igua­les dere­chos que los hom­bres; el matri­mo­nio reli­gio­so era nulo y solo los matri­mo­nios civi­les esta­ban reco­no­ci­dos por la ley; el divor­cio esta­ba garan­ti­za­do cuan­do lo soli­ci­ta­se cual­quie­ra de los dos, y no se con­si­de­ra­ba nece­sa­rio moti­var­lo. Así como la manu­ten­ción: las mis­mas garan­tías para ambos miem­bros de la pare­ja. Las leyes de pro­pie­dad que se exten­dían siglos atrás fue­ron abo­li­das, ter­mi­nan­do con los pri­vi­le­gios mas­cu­li­nos y supri­mien­do el estig­ma de la ile­gi­ti­mi­dad. A todos los hijos se les otor­ga­ron igua­les dere­chos, inde­pen­dien­te­men­te del matri­mo­nio de sus padres. Esto cons­ti­tu­yó una rees­truc­tu­ra­ción radi­cal de las leyes euro­peas, al des­vin­cu­lar las obli­ga­cio­nes fami­lia­res de los con­tra­tos o cer­ti­fi­ca­dos matri­mo­nia­les. Intere­sa­da­men­te, las adop­cio­nes pri­va­das fue­ron inha­bi­li­ta­das sobre la base de que el nue­vo Esta­do sería un mejor padre que las fami­lias indi­vi­dua­les. Dada la pre­pon­de­ran­cia del cam­pe­si­na­do, se temía que faci­li­ta­se el uso de tra­ba­jo infan­til en el cam­po. Los edu­ca­do­res más utó­pi­cos argu­men­ta­ron que abo­lir la adop­ción pri­va­da era un paso tran­si­cio­nal hacia que el Esta­do se hicie­se car­go del cui­da­do infan­til para todos.

Los crí­ti­cos del nue­vo códi­go denun­cia­ron las medi­das como una capi­tu­la­ción hacia las nor­mas bur­gue­sas. Goij­barg escri­bió: Nos gri­tan: Regis­tro del matri­mo­nio, matri­mo­nio for­mal, ¿qué cla­se de socia­lis­mo es éste? Y N. A. Ros­la­vets, una dele­ga­da ucra­nia­na al Comi­té Eje­cu­ti­vo Cen­tral de los Soviets de 1918 don­de fue dis­cu­ti­do el nue­vo códi­go, esta­ba lívi­da ante el hecho de que el Esta­do tuvie­se algo que hacer sobre el matri­mo­nio en sí. Era una deci­sión indi­vi­dual y debía ser deja­da tal cual. Denun­ció el códi­go como una super­vi­ven­cia bur­gue­sa: la inter­fe­ren­cia del Esta­do en la cues­tión del matri­mo­nio, inclu­so en la for­ma de regis­tro que el Códi­go sugie­re, es com­ple­ta­men­te incom­pren­si­ble, no solo en un sis­te­ma socia­lis­ta, sino en la tran­si­ción, y con­cluía irri­ta­da­men­te, no pue­do enten­der por qué este Códi­go esta­ble­ce la mono­ga­mia obli­ga­to­ria. En res­pues­ta, Goij­barg ale­gó que ella y otros debían enten­der que la prin­ci­pal razón para tener un códi­go desa­cra­li­za­do era para pro­veer a la gen­te que desea­se regis­trar un matri­mo­nio una alter­na­ti­va a la Igle­sia. Si el Esta­do no lo hacía, mucha gen­te, espe­cial­men­te en el cam­po, ten­dría bodas ecle­siás­ti­cas clan­des­ti­nas. Ganó el argu­men­to, pero tras un con­si­de­ra­ble debate.

Mien­tras tan­to, en 1919, el Gobierno revo­lu­cio­na­rio lan­za­ba Zhe­not­del (el Depar­ta­men­to para el Tra­ba­jo entre las Muje­res Obre­ras y Cam­pe­si­nas), cuyo pro­pó­si­to era la eman­ci­pa­ción de las muje­res. Su direc­ción con­sis­tía en muje­res que habían esta­do acti­vas en este cam­po duran­te los cru­cia­les años pre­rre­vo­lu­cio­na­rios –Ines­sa Armand, Ale­xan­dra Kollon­tai, Sofía Smi­do­vich, Kon­kor­dia Samoi­lov­na y Klav­di­ya Niko­lae­va– y enten­dían las nece­si­da­des espe­cia­les de las muje­res. Esta libe­ra­ción de las muje­res no era un obje­ti­vo para la mayo­ría de las muje­res. Las social­de­mó­cra­tas y tan­to Vera Zasu­lich como Rosa Luxem­burg lo veían como una des­via­ción en un momen­to en el que la huma­ni­dad en su con­jun­to afron­ta­ba gigan­tes­cas tareas. Las muje­res del Zhe­not­del no se veían a sí mis­mas como utó­pi­cas. Sim­ple­men­te pen­sa­ba que la eman­ci­pa­ción de las muje­res debía ser una de las tareas que afron­ta­se la revo­lu­ción. Nin­gu­na de ellas pen­sa­ba que podría con­se­guir­se rápi­da­men­te o inclu­so duran­te sus vidas, pero había que comen­zar aho­ra o la cues­tión sim­ple­men­te se mar­chi­ta­ría en un segun­do plano. Y era nece­sa­rio tomar accio­nes inme­dia­tas en rela­ción a la trans­fe­ren­cia de las tareas domés­ti­cas y el cui­da­do infan­til a las ins­ti­tu­cio­nes esta­ta­les. Pero esto para ellas no sig­ni­fi­ca­ban gigan­tes­cos falans­te­rios, como ima­gi­na­ron Fou­rier, Cher­ni­chevs­ki o Buja­rin. Las muje­res que­rían admi­nis­tra­cio­nes que en cada ciu­dad pro­ve­ye­ran ins­ti­tu­cio­nes loca­les, como guar­de­rías, come­do­res y lavan­de­rías gra­tui­tas. Diri­gién­do­se a una con­fe­ren­cia de muje­res en sep­tiem­bre de aquél año, Lenin argu­men­tó que las rei­vin­di­ca­cio­nes y el tra­ba­jo del Zhe­not­del no pue­den mos­trar nin­gún resul­ta­do rápi­do… y no pro­du­ci­rán nin­gún efec­to bri­llan­te. Trotsky argu­men­ta­ba lo mis­mo en algu­nos artícu­los perio­dís­ti­cos, citan­do muchos ejem­plos de la vida de la cla­se obre­ra que suge­rían que la pre­cau­ción era nece­sa­rio, aun­que tam­bién defen­dien­do la idea de que la pro­pa­gan­da abs­trac­ta no era sufi­cien­te para trans­for­mar las rela­cio­nes de géne­ro. Debía haber algu­nas accio­nes, algu­nos expe­ri­men­tos para mos­trar las ven­ta­jas a todas las interesadas.

En reali­dad fue­ron, por des­gra­cia, los vie­jos bol­che­vi­ques (hom­bres y muje­res) los que resul­ta­ron ser los utó­pi­cos. La abo­li­ción de la pro­pie­dad pri­va­da no era sufi­cien­te. La vic­to­ria del con­ser­va­du­ris­mo en la Unión Sovié­ti­ca tras 1930 lle­vó a un Ter­mi­dor sexual y a la reite­ra­ción de los tra­di­cio­na­les roles feme­ni­nos inclu­so sin cam­biar las leyes, excep­to para recri­mi­na­li­zar la homo­se­xua­li­dad en 1934. En con­tras­te polar, las ideas efi­caz­men­te desa­rro­lla­das por el Zhe­not­del fue­ron apli­ca­das tras el final de la gue­rra civil por los arqui­tec­tos que dise­ña­ron los nue­vos blo­ques de vivien­das para obre­ros, como expli­cá­ba­mos arriba. 

A nivel nacio­nal, las miem­bros del Zhe­not­del fue­ron extre­ma­da­men­te acti­vas en ase­gu­rar que las muje­res no fue­ran pasa­das por alto cuan­do eran ele­gi­das para los comi­tés mili­ta­res revo­lu­cio­na­rios, los apa­ra­tos loca­les del par­ti­do y los sin­di­ca­tos y el depar­ta­men­to polí­ti­co del Ejér­ci­to Rojo. De nue­vo, la impli­ca­ción de la mujer rusa en las gue­rras par­ti­sa­nas y en el terro­ris­mo clan­des­tino ser­vía como ejem­plo. Las muje­res cam­pe­si­nas de 1812 habían des­pa­cha­do habi­tual­men­te a los sol­da­dos fran­ce­ses que que­da­ban cor­ta­dos del Ejér­ci­to de Napo­león usan­do gua­da­ñas u hor­cas, o sim­ple­men­te que­mán­do­los vivos.

Duran­te la gue­rra civil muchas muje­res sir­vie­ron como comi­sa­rias polí­ti­cas y enfer­me­ras en los hos­pi­ta­les de cam­pa­ña. La vida par­ti­sa­na era dura, pero a las muje­res les gus­ta­ba la igual­dad de la que dis­fru­ta­ban res­pec­to a los hom­bres, una tra­di­ción que sería des­ta­ca­da una vez más duran­te la Segun­da Gue­rra Mun­dial. Richard Sti­tes des­cri­be cómo las enfer­me­ras cap­tu­ra­das eran habi­tual­men­te tra­ta­das con espe­cial bru­ta­li­dad por los blan­cos. Cer­ca de Petro­gra­do en 1919, tres enfer­me­ras fue­ron ahor­ca­das con ven­das de su hos­pi­tal de cam­pa­ña con sus insig­nias del Kom­so­mol [Juven­tu­des Comu­nis­tas] atra­ve­sa­das en sus len­guas. Y miles de muje­res sir­vie­ron en el Ejér­ci­to Rojo y lucha­ron en cada fren­te y con cual­quier arma, sir­vien­do como tira­do­ras, coman­dan­tes de tre­nes blin­da­dos, arti­lle­ras. Tam­bién se hicie­ron espías. Lenin esta­ba extre­ma­da­men­te impre­sio­na­do por los infor­mes de Odes­sa y Bakú sobre como las más edu­ca­das muje­res del Ejér­ci­to Rojo se habían enfren­ta­do efi­caz­men­te a los sol­da­dos fran­ce­ses y bri­tá­ni­cos que com­ba­tían jun­to a los blan­cos y habían argu­men­ta­do en los pro­pios idio­mas de los sol­da­dos con­tra el inter­ven­cio­nis­mo extran­je­ro. Orde­nó la crea­ción de una escue­la espe­cial de espio­na­je y des­or­ga­ni­za­ción. Ésta fue situa­da en una gran casa de Mos­cú bajo el man­do del legen­da­rio revo­lu­cio­na­rio geor­giano Kamo, cuyas haza­ñas en la clan­des­ti­ni­dad anti-zaris­ta eran legión. Aque­llos que pasa­ron a tra­vés de la escue­la (muchos de los cua­les fue­ron muje­res, inclui­da la talen­to­sa Laris­sa Reis­ner) for­ma­ron el Pri­mer Des­ta­ca­men­to Par­ti­sano de Ope­ra­cio­nes Especiales.

Fue en otros fren­tes eman­ci­pa­to­rios en los que las femi­nis­tas bol­che­vi­ques encon­tra­ron serias resis­ten­cias. Hubo gran­des pro­ble­mas cuan­do esta­ble­cie­ron modes­tas sedes en el Cáu­ca­so y Asia Cen­tral o, para esa mate­ria, en Ucra­nia. Las muje­res loca­les esta­ban asus­ta­das y tími­das. Los hom­bres ame­na­za­ron a las femi­nis­tas con la vio­len­cia, inclu­so si a sus espo­sas se les ense­ña­ba sim­ple­men­te a leer en una de las cabi­nas de lec­tu­ra del Zhe­not­del.

Tras un via­je al Cáu­ca­so en 1920, Cla­ra Zet­kin infor­mó a la sede cen­tral del Zhe­not­del lo que las muje­res le habían dicho tras sema­nas emplea­das en con­ven­cer­las para hablar:

Éra­mos escla­vas silen­cia­das. Tenía­mos que escon­der­nos en nues­tras habi­ta­cio­nes y reba­jar­nos ante nues­tros mari­dos, que eran nues­tros amos.

Nues­tros padres nos ven­dían a la edad de diez años, inclu­so más jóve­nes. Nues­tro mari­do nos pega­ría con una vara y nos azo­ta­ría cuan­do le pare­cie­se. Si que­ría con­ge­lar­nos, nos con­ge­lá­ba­mos. A nues­tras hijas, una ale­gría para noso­tras y una ayu­da en la casa, las ven­día, jus­to como noso­tras había­mos sido vendidas. 

El tra­ba­jo hecho por las muje­res de segun­do ran­go del Zhe­not­del a lo lar­go del país indu­da­ble­men­te dio fru­tos. Esta­ble­ció las bases para impo­ner un estric­to sis­te­ma de igual­dad de géne­ro en inclu­so las regio­nes más social­men­te atra­sa­das de la joven Unión Sovié­ti­ca. Estas muje­res valien­tes y segu­ras de sí mis­mas se enfren­ta­ron fron­tal­men­te a los hom­bres sin armas ni guar­dias. Tres cua­dros del Zhe­not­del fue­ron ase­si­na­das por ban­di­dos. En el cora­zón de una ciu­dad musul­ma­na, mos­tra­ron una pelí­cu­la que retra­ta­ba a una heroí­na musul­ma­na que recha­za casar­se con un vie­jo que la había com­pra­do. En Bakú, las muje­res que acu­dían al club del Zhe­not­del fue­ron ata­ca­das por hom­bres con perros (no había mucha dife­ren­cia entre ambos) y des­fi­gu­ra­ron sus ros­tros con agua hir­vien­do. Una mujer musul­ma­na de vein­te años, orgu­llo­sa de haber­se libe­ra­do, fue a bañar­se en baña­dor. Fue reba­na­da en tro­zos por su padre y sus her­ma­nos por­que había insul­ta­do su dig­ni­dad. Hubo 300 ase­si­na­tos simi­la­res (deli­tos con­tra­rre­vo­lu­cio­na­rios, en tan­to el Esta­do esta­ba afec­ta­do) a lo lar­go de tres meses solo en 1929. Pero a pesar del terror patriar­cal, las muje­res gana­ron al final. Cien­tos de musul­ma­nas y otras muje­res de esas regio­nes comen­za­ron a tra­ba­jar sien­do volun­ta­rias como tra­duc­to­ras y ofi­ci­nis­tas en las sedes del Zhe­not­del. Y hay infor­mes extre­ma­da­men­te con­mo­ve­do­res sobre cómo en cada Pri­me­ro de Mayo y Día Inter­na­cio­nal de la Mujer Tra­ba­ja­do­ra, miles de muje­res se des­po­ja­rían volun­ta­ria e inso­len­te­men­te de sus velos. Tam­po­co mira­ron hacia atrás. La auto­eman­ci­pa­ción fue el mode­lo suge­ri­do por el Zhe­not­del, no una impo­si­ción esta­tal. Y sucedió.

Un buen núme­ro de diri­gen­tes bol­che­vi­ques se habían opues­to al Zhe­not­del. Rikov, fuer­te­men­te vin­cu­la­do con los pre­do­mi­nan­te­men­te mas­cu­li­nos sin­di­ca­tos, exi­gió que el Zhe­not­del fue­se disuel­to por­que cau­sa­ba divi­sión. Zino­viev se opu­so inclu­so con­vo­can­do el Con­gre­so de Muje­res de 1919. Otros que­rían usar­lo como for­ma de apar­tar a las bol­che­vi­ques y dejar el autén­ti­co par­ti­do a los hom­bres, lo que fue el caso de todos modos. Ele­na Sta­so­va, la secre­ta­ria del par­ti­do en octu­bre de 1917, fue rele­va­da de su pues­to cuan­do la capi­tal se tras­la­dó a Mos­cú. Esta­ba enfa­da­da (inclu­so aun­que su suce­sor, Jacob Sverd­lov, era el orga­ni­za­dor más capa­ci­ta­do dis­po­ni­ble) y recha­zó ser deri­va­da al Zhe­not­del, con­vir­tién­do­se en una de las secre­ta­rias polí­ti­cas de la ofi­ci­na de Lenin. El mis­mo Lenin defen­dió vigo­ro­sa­men­te al Zhe­not­del con­tra todas las for­mas de reduc­cio­nis­mo. En el que fue pro­ba­ble­men­te su últi­ma entre­vis­ta sobre el asun­to (su inter­lo­cu­to­ra era Cla­ra Zet­kin), res­pon­dió irri­ta­da­men­te cuan­do ella le infor­mó de que muchos bue­nos cama­ra­das eran hos­ti­les a cual­quier noción de que el par­ti­do crea­se órga­nos espe­cia­les para el tra­ba­jo sis­te­má­ti­co entre las muje­res. Argu­men­ta­ban que todo el mun­do nece­si­ta­ba eman­ci­par­se, no solo las muje­res, y que Lenin se había ren­di­do al opor­tu­nis­mo en esta cues­tión. Zet­kin escribió:

Esto ni es nue­vo ni sir­ve en modo alguno como prue­ba, dijo Lenin. No se deje usted des­orien­tar. ¿Por qué en nin­gu­na par­te, ni siquie­ra en la Rusia sovié­ti­ca, mili­tan en el par­ti­do tan­tas muje­res como hom­bres? ¿Por qué es el núme­ro de muje­res orga­ni­za­das en los sin­di­ca­tos tan peque­ño? Los hechos nos obli­gan a refle­xio­nar… Esto es por lo que es correc­to que noso­tros pre­sen­te­mos rei­vin­di­ca­cio­nes favo­ra­bles a las muje­res… Nues­tras rei­vin­di­ca­cio­nes son con­clu­sio­nes prác­ti­cas que hemos extraí­do de las ardien­tes nece­si­da­des, la ver­gon­zo­sa humi­lla­ción de las muje­res en la socie­dad bur­gue­sas, inde­fen­sas y sin dere­chos… Reco­no­ce­mos estas nece­si­da­des y somos sen­si­bles a la humi­lla­ción de las muje­res, a los pri­vi­le­gios del hom­bre. Por lo que odia­mos, sí, odia­mos y abo­li­re­mos todo lo que tor­tu­ra y opri­me a la mujer tra­ba­ja­do­ra, ama de casa y cam­pe­si­na, a la espo­sa del peque­ño comer­cian­te, sí, y en muchos casos a las muje­res de las cla­ses posee­do­ras.

Tariq Ali

8 de mar­zo de 2017

Fuen­te: http://​www​.ver​so​books​.com/​b​l​o​g​s​/​3​1​2​4​-​t​h​e​-​o​c​t​o​b​r​i​s​t​-​w​o​m​e​n​?​d​i​s​c​o​u​n​t​_​c​o​d​e​=​I​W​D​2​0​1​7​&​u​t​m​_​s​o​u​r​c​e​=​M​a​s​t​e​r​+​L​i​s​t​&​u​t​m​_​c​a​m​p​a​i​g​n​=​0​a​4​f​e​d​f​f​d​b​-​U​K​+​D​i​r​e​c​t​+​-​+​I​W​D​+​2​0​1​7​&​u​t​m​_​m​e​d​i​u​m​=​e​m​a​i​l​&​u​t​m​_​t​e​r​m​=​0​_​1​f​9​6​b​a​5​f​a​b​-​0​a​4​f​e​d​f​f​d​b​-​4​0​9​5​1​3​713

Cogi­do de: http://​www​.sin​per​mi​so​.info/​t​e​x​t​o​s​/​l​a​s​-​m​u​j​e​r​e​s​-​d​e​-​o​c​t​u​bre

Tra­duc­ción: Adrián Sán­chez Castillo

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *