La mani­pu­la­ción de la his­to­ria de Cuba. Ejem­plos para un análisis

Inter­ven­ción en el panel orga­ni­za­do por la Red En defen­sa de la huma­ni­dad La his­to­ria a tra­vés del audio­vi­sual en el Con­gre­so Peda­go­gía 2017, 3 de febre­ro de 2017, Pala­cio de las Con­ven­cio­nes, La Haba­na, Cuba.

Pudie­ra pare­cer here­jía hablar de cine y cul­tu­ra ante los pane­lis­tas que me acom­pa­ñan, ver­da­de­ros gurúes en ambos temas. Lo hare­mos des­de la pers­pec­ti­va del his­to­ria­dor y como resul­ta­do de las expe­rien­cias de un Taller expe­ri­men­tal lle­va­do a efec­to en el Ins­ti­tu­to de His­to­ria de Cuba titu­la­do El des­mon­ta­je de la His­to­ria de Cuba en el cine.

Para nadie es secre­to que la ideo­lo­gía polí­ti­ca esta­dou­ni­den­se se sus­ten­ta, sobre todo, en el con­ven­ci­mien­to de su supe­rio­ri­dad cul­tu­ral, hacien­do de su mode­lo de vida, una de las for­ta­le­zas del sis­te­ma. Zbig­niew Bre­ze­zins­ki, uno de los prin­ci­pa­les ideó­lo­gos impe­ria­les, mani­fes­ta­ba en épo­ca del gobierno del pre­si­den­te James Car­ter, entre 1977 y 1981, que …desea­ba ayu­dar a que Esta­dos Uni­dos se gana­ra los cora­zo­nes y las men­tes de Euro­pa del Este. Años des­pués, en su obra El Gran Table­ro Mun­dial, al iden­ti­fi­car a Esta­dos Uni­dos como úni­ca super­po­ten­cia glo­bal exten­sa, defi­nía los cua­tro ámbi­tos deci­si­vos de su poder: mili­tar, eco­nó­mi­co, tec­no­ló­gi­co y cul­tu­ral. Res­pec­to a este últi­mo, refe­ría que dis­fru­ta­ba de un atrac­ti­vo que no tie­ne rival, espe­cial­men­te entre la juven­tud mun­dial, y añadía:

La domi­na­ción cul­tu­ral ha sido una face­ta infra­va­lo­ra­da del poder glo­bal esta­dou­ni­den­se. Pién­se­se lo que se pien­se acer­ca de sus valo­res esté­ti­cos, la cul­tu­ra de masas esta­dou­ni­den­se ejer­ce un atrac­ti­vo mag­né­ti­co, espe­cial­men­te sobre la juven­tud del pla­ne­ta. Pue­de que esa atrac­ción se deri­ve de la cua­li­dad hedo­nis­ta del esti­lo de vida que pro­yec­ta, pero su atrac­ti­vo glo­bal es inne­ga­ble. Los pro­gra­mas de tele­vi­sión y las pelí­cu­las esta­dou­ni­den­ses repre­sen­tan alre­de­dor de las tres cuar­tas par­tes del mer­ca­do glo­bal. La músi­ca popu­lar esta­dou­ni­den­se es igual­men­te domi­nan­te, en tan­to las nove­da­des, los hábi­tos ali­men­ti­cios e inclu­so las ves­ti­men­tas esta­dou­ni­den­ses son cada vez más imi­ta­dos en todo el mun­do. La len­gua de Inter­net es el inglés, y una abru­ma­do­ra pro­por­ción de las con­ver­sa­cio­nes glo­ba­les a tra­vés de orde­na­dor se ori­gi­nan tam­bién en los Esta­dos Uni­dos, lo que influen­cia los con­te­ni­dos de la con­ver­sa­ción glo­bal. Por últi­mo, los Esta­dos Uni­dos se han con­ver­ti­do en una meca para quie­nes bus­can una edu­ca­ción avanzada. 

La carre­ra por ganar cora­zo­nes y men­tes para el sue­ño ame­ri­cano ha sido, a lo lar­go de la his­to­ria, sus­ten­to polí­ti­co de los dife­ren­tes gobier­nos de Esta­dos Uni­dos de Amé­ri­ca, des­de los albo­res de su fun­da­ción como esta­do. A la hora de hacer polí­ti­ca, la his­to­ria demues­tra que en el caso esta­dou­ni­den­se, no han exis­ti­do escrú­pu­los en ter­gi­ver­sar­la y adap­tar­la a sus intere­ses para jus­ti­fi­car sus fines. Las suble­va­cio­nes texa­nas y la expan­sión terri­to­rial a cos­ta de Méxi­co, mues­tra oscu­ras y nau­sea­bun­das his­to­rias de mani­pu­la­ción mediá­ti­ca, en épo­cas en que Ran­dolph Heart y Joseph Puli­zert, aún no pug­na­ban por la hege­mo­nía de los medios. Expre­si­dia­rios y ban­di­dos, pasa­ron a la pos­te­ri­dad como héroes.

Des­de la irrup­ción del cine a fines del siglo XIX fue uti­li­za­do por los polí­ti­cos para mani­pu­lar las mul­ti­tu­des y direc­cio­nar la opi­nión públi­ca. La inter­ven­ción en la gue­rra de Inde­pen­den­cia de Cuba fue fil­ma­da en San­tia­go duran­te las accio­nes com­ba­ti­vas y en labo­ra­to­rios crea­dos al efec­to en los pro­pios Esta­dos Uni­dos don­de se fabri­ca­ba la gue­rra con­tra España.

Con los años, el cine se ha con­ver­ti­do para Esta­dos Uni­dos en un arma pode­ro­sa de la polí­ti­ca. Hubert Védri­ne, exmi­nis­tro fran­cés de Asun­tos Exte­rio­res, afir­ma­ba que:

[…] los esta­dou­ni­den­ses son tan pode­ro­sos por­que pue­den ins­pi­rar los sue­ños y los deseos de los demás, gra­cias al domi­nio mun­dial de las imá­ge­nes a tra­vés del cine y la tele­vi­sión, y por­que, por estas mis­mas razo­nes, un gran núme­ro de estu­dian­tes de otros paí­ses van a los Esta­dos Uni­dos para ter­mi­nar sus estudios. 

El pro­fe­sor argen­tino Lean­dro Della Mora no duda en afir­mar que:

[…] Holly­wood es una pode­ro­sa herra­mien­ta ideo­ló­gi­ca del apa­ra­to cul­tu­ral esta­dou­ni­den­se, pro­duc­tor y repro­duc­tor de con­sen­so e ideología. 

La Segun­da Gue­rra Mun­dial desa­rro­lló el cine béli­co en bus­ca de esta­ble­cer lo que se ha lla­ma­do en nom­brar la cul­tu­ra de la vic­to­ria, sus­ten­ta­da en rela­tos triun­fa­lis­tas. Des­pués ven­dría el trau­ma de Viet Nam con su inevi­ta­ble sín­dro­me y, más tar­de, los con­flic­tos de la Gue­rra Fría, del que emer­ge­ría el per­so­na­je de Ram­bo, inven­ci­ble, y todo un sím­bo­lo imperial.

En los pri­me­ros años del siglo XX, el cine mudo esta­dou­ni­den­se, racis­ta y hege­mó­ni­co des­de su naci­mien­to, tra­tó con des­pre­cio al pue­blo cubano. A mane­ra de ejem­plo, refe­ri­ré dos inci­den­tes ocu­rri­dos en 1916. En junio se estre­nó en Esta­dos Uni­dos la pelí­cu­la My best girl, en la cual, un sol­da­do nor­te­ame­ri­cano sue­ña que disuel­ve, él solo, a un ejér­ci­to de negros que enar­bo­la­ban, curio­sa­men­te, la ban­de­ra cuba­na. En agos­to, cuan­do en las pla­yas de Tam­pa se solían leer letre­ros de no se admi­ten cuba­nos, se estre­na­ba otra pelí­cu­la, La Tarán­tu­la, don­de los cuba­nos apa­re­cen repre­sen­ta­dos como ladro­nes y enemi­gos de Esta­dos Unidos.
Sin embar­go, nada más indig­nan­te para el pue­blo cubano que la pues­ta en esce­na del fil­me titu­la­do Un men­sa­je a Gar­cía, que en su ter­ce­ra ver­sión de 1936, duran­te 85 minu­tos de suce­si­vas men­ti­ras, tra­ta de sus­ten­tar la fal­sa his­to­ria crea­da en febre­ro de 1899 por el perio­dis­ta Elbert Hub­bard, inmor­ta­li­zan­do al tenien­te Andrew Rowan como la tipi­fi­ca­ción del héroe ame­ri­cano.

Pro­ta­go­ni­za­da por Walla­ce Beery, Bar­ba­ra Stanwyck y John Boles, entre otros des­ta­ca­dos acto­res de enton­ces, el fil­me narra la his­to­ria del ofi­cial esta­dou­ni­den­se que debe entre­gar con urgen­cia un men­sa­je del pre­si­den­te William McKin­ley al gene­ral insu­rrec­to Calix­to Gar­cía. De prin­ci­pio a fin, la his­to­ria que cuen­ta el fil­me es fal­sa, como fal­sa es la con­ta­da por Hubbard.

La his­to­ria real es como sigue. El 13 de abril de 1898, el Secre­ta­rio de la Gue­rra de los Esta­dos Uni­dos, Rusell A. Alger, había soli­ci­ta­do al coro­nel Arthur L. Wag­ner, Jefe de la Divi­sión de Infor­ma­ción Mili­tar, el envío de un ofi­cial a Cuba para entre­vis­tar­se con el man­do mili­tar cubano, carac­te­ri­zar­lo, explo­rar sus nece­si­da­des más apre­mian­tes y la dis­po­si­ción de coope­rar con las fuer­zas esta­dou­ni­den­ses, así como la can­ti­dad de efec­ti­vos espa­ño­les, sus pla­nes y la dis­lo­ca­ción de sus uni­da­des. La selec­ción reca­yó en el tenien­te de inte­li­gen­cia mili­tar gra­dua­do en West Point, Andrew Sum­mers Rowan, sobre cuya figu­ra y misión, se teje­ría una de las más extra­or­di­na­rias y fala­ces leyen­das de la his­to­ria mili­tar de los Esta­dos Uni­dos: el Men­sa­je a Gar­cía.

En reali­dad, el gobierno de Esta­dos Uni­dos bus­ca­ba una alian­za con las tro­pas cuba­nas, sin reco­no­cer a su gobierno. Tomás Estra­da Pal­ma, Dele­ga­do del Par­ti­do Revo­lu­cio­na­rio Cubano, de común acuer­do con auto­ri­da­des nor­te­ame­ri­ca­nas, entre­gó a Rowan un sal­vo­con­duc­to ante los emi­gra­dos cuba­nos en Jamai­ca y los patrio­tas de la isla. A bor­do de un bote correo mam­bí, que sema­nal­men­te cru­za­ba de Jamai­ca a la Ense­na­da de la Mora –sur de la pro­vin­cia de Orien­te – , capi­ta­nea­do por el coman­dan­te del Ejér­ci­to Liber­ta­dor Ger­va­sio Sabio, lle­gó a Cuba el 26 de abril. Fue­ron reci­bi­dos por el alfé­rez insu­rrec­to Fer­nán­dez Barrot, quien puso a Rowan en manos del gene­ral Sal­va­dor Her­nán­dez Ríos. Este lo lle­vó a la ciu­dad de Baya­mo, ante el mayor gene­ral Calix­to Gar­cía, adon­de lle­gó el 1 de mayo. Allí el tenien­te Rowan se entre­vis­tó con el Jefe del Depar­ta­men­to Orien­tal para con­cer­tar los tér­mi­nos de una alian­za mili­tar entre las fuer­zas arma­das de los Esta­dos Uni­dos y el Ejér­ci­to Libertador.

El meteó­ri­co via­je repor­tó al ofi­cial de inte­li­gen­cia su ascen­so al gra­do de tenien­te coro­nel y mucho más. En febre­ro de 1899, el perio­dis­ta Elbert Hub­bard, lo inmor­ta­li­zó como la tipi­fi­ca­ción del héroe ame­ri­cano, en el artícu­lo que con el títu­lo Un men­sa­je a Gar­cía, publi­có en la revis­ta Phi­lis­ti­ne. La ines­cru­pu­lo­sa ima­gi­na­ción de Hub­bard, con­vir­tió al ofi­cial esta­dou­ni­den­se en un héroe y en la tipi­fi­ca­ción de un mode­lo de lide­raz­go que aún, en pleno siglo XXI, se estu­dia y deba­te en las aca­de­mias mili­ta­res esta­dou­ni­den­ses y en el mun­do empre­sa­rial como ejem­plo de inde­pen­den­cia en el cum­pli­mien­to de misio­nes y efi­cien­cia en el tra­ba­jo. Hub­bard tejió una his­to­ria de peli­gro­sas y desa­fian­tes aven­tu­ras en torno a Rowan, lle­va­da al cine en tres opor­tu­ni­da­des has­ta 1936. Enal­te­cien­do al héroe fabri­ca­do, decía:

Alguien le dijo al pre­si­den­te: «Hay un hom­bre lla­ma­do Rowan que pue­de encon­trar a Gar­cía». Rowan tomó la car­ta, la selló en una car­te­ra de hule, se la ama­rró al pecho, hizo un via­je de cua­tro días y des­em­bar­có de noche en las cos­tas de Cuba en un bote sin cubier­ta. De cómo fue que se inter­nó en las mon­ta­ñas y en tres sema­nas salió al otro lado de la isla, tras haber atra­ve­sa­do a pie un país hos­til, y entre­ga­do la car­ta a Gar­cía, son cosas que no ten­go deseo espe­cial de narrar en deta­lle. Pero sí quie­ro resal­tar que el Pre­si­den­te Mac­Kin­ley, de los Esta­dos Uni­dos, puso una car­ta en manos de Rowan para que éste la entre­ga­ra a Gar­cía. Rowan tomó la car­ta y nun­ca pre­gun­tó ¿Dón­de está Gar­cía?.

He aquí un hom­bre cuya figu­ra debe ser fun­di­da en impe­re­ce­de­ro bron­ce y pues­ta su esta­tua en todos los cole­gios del país. No solo es la ense­ñan­za de libros lo que los jóve­nes nece­si­tan, ni la ins­truc­ción de esto o aque­llo, sino el for­ta­le­ci­mien­to del carác­ter para que actúen con dili­gen­cia y cum­plan con su deber: Lle­var el men­sa­je a Gar­cía.

Como mani­fes­ta­ra el capi­tán del Ejér­ci­to Liber­ta­dor Aní­bal Esca­lan­te Beatón:

[…] si nos ate­ne­mos a los rela­tos hechos por los his­to­ria­do­res nor­te­ños, la haza­ña del tenien­te Rowan no tie­ne para­le­lo con nin­gu­na otra de que pue­dan dar cuen­ta los ana­les de la his­to­ria de Amé­ri­ca. Para ellos, el ofi­cial yan­qui cubrió una jor­na­da épi­ca de tal mag­ni­tud que debe­ría su apa­dri­na­do ser decla­ra­do héroe epó­ni­mo no sólo de la Unión, sino tam­bién del Nue­vo Continente. 

Y concluía:

[…] el via­je en sí no fue otra cosa que un paseo agra­da­ble des­pro­vis­to de toda cla­se de peli­gros y angustias… 

El fil­me inmor­ta­li­zó a Rowan como el héroe que tras ven­cer en desa­fíos y com­ba­tes al enemi­go espa­ñol, es hecho pri­sio­ne­ro y tor­tu­ra­do por los espa­ño­les, para lue­go ser res­ca­ta­do por el gene­ral Gar­cía, quien agra­de­ce a Esta­dos Uni­dos la inde­pen­den­cia de Cuba. Mayor no pudo ser la ofen­sa a la memo­ria del ilus­tre gene­ral mam­bí a quien el man­do mili­tar esta­dou­ni­den­se impi­dió entrar en San­tia­go de Cuba.

El segun­do film exhi­bi­do en nues­tro ciclo fue San­tia­go, estre­na­do en 1956, diri­gi­do por Gor­don Dou­glas y pro­ta­go­ni­za­do por Alan Ladd y Ros­sa­na Podes­tà. Este ines­cru­pu­lo­so fil­me de la com­pa­ñía War­ner Brothers Pic­tu­res, narra la his­to­ria de un tra­fi­can­te de armas nor­te­ame­ri­cano que lle­va un car­ga­men­to a Cuba des­ti­na­do al Ejér­ci­to Liber­ta­dor. Ale­ja­da de todo rigor his­tó­ri­co, el fil­me mues­tra en 1898 a un José Mar­tí vivien­do en un pala­cio en Hai­tí rodea­do de escla­vos –Mar­tí había caí­do en com­ba­te el 19 de mayo de 1895 – , y mani­fies­ta que las armas de la expe­di­ción las lle­va­ban a la región de San­tia­go de Cuba al gene­ral Anto­nio Maceo, muer­to en com­ba­te en La Haba­na, en diciem­bre de 1896.

En un artícu­lo publi­ca­do en el perió­di­co Gran­ma titu­la­do Recor­dan­do una pelí­cu­la, Rolan­do Pérez Betan­court, al refe­rir­se a San­tia­go, refe­ría:

El José Mar­tí de San­tia­go (Gor­don Dou­glas) es un vie­jo cal­vo y de vien­tre cer­ve­ce­ro ador­na­do por una ban­da roja. Vive en ¡1998! bajo la som­bra aco­ge­do­ra de un pala­cio en Hai­tí y de él irra­dia una incon­fun­di­ble ima­gen de vivi­dor. Lige­ri­to de pala­bras, con­tra­ta los ser­vi­cios de un con­tra­ban­dis­ta nor­te­ame­ri­cano (Alan Ladd) para que trans­por­te un car­ga­men­to de armas a la pro­vin­cia de Orien­te. El Maceo que lo reci­bi­rá (tam­bién vivien­do en 1998) es un sol­da­do de aspec­to sinies­tro y bigo­ti­llo a lo David Niven, que vis­te un uni­for­me de gene­ral, simi­lar al del Ejér­ci­to Con­fe­de­ra­do en la Gue­rra de Sece­sión. Antes, como car­ta de pre­sen­ta­ción, el Mar­tí de la War­ner Brothers le ha dicho al cow­boy que Maceo ha mata­do a dos mil sol­da­dos espa­ño­les con sus pro­pias manos.

Un fil­me indig­nan­te e hirien­te para el pue­blo cubano.

El ter­cer fil­me de nues­tra mues­tra fue Che, una abe­rran­te his­to­ria finan­cia­da y pro­du­ci­da en Holly­wood por la CIA, a solo dos años de la muer­te del des­ta­ca­do revo­lu­cio­na­rio argen­tino. Con un repul­si­vo y gro­tes­co Jack Palan­ce inter­pre­tan­do a Fidel Cas­tro y al des­ta­ca­do actor egip­cio Omar Sha­rif en el papel del Coman­dan­te Gue­va­ra, el direc­tor Richard Fleis­cher se esme­ra en deni­grar la vida de los líde­res de la Revo­lu­ción Cuba­na, a quie­nes mues­tra como disi­pa­dos y fal­tos de escrú­pu­los. Del fil­me emer­ge un Che sedien­to de san­gre, res­pon­sa­ble de supues­tos fusi­la­mien­tos masi­vos de miles de prisioneros.

Omar Sha­rif lamen­tó toda su vida haber inter­pre­ta­do al Che en aque­lla pelí­cu­la. Un des­pa­cho cable­grá­fi­co de la Agen­cia EFE de fecha 5 de diciem­bre de 2007, fecha­do en El Cai­ro, manifestaba:

El vete­rano actor egip­cio Omar Sha­rif toda­vía lamen­ta haber inter­pre­ta­do en 1969 al Ché Gue­va­ra en una pelí­cu­la ente­ra­men­te mani­pu­la­da por la CIA esta­dou­ni­den­se y que aho­ra ve como el mayor error de su vida. 

Yo exi­gí hacer una pelí­cu­la que no tuvie­ra tono fas­cis­ta, (…)

En 1969 hacía solo dos años que el gue­rri­lle­ro había sido aba­ti­do en las sie­rras boli­via­nas y toda­vía era un héroe increí­ble, recuer­da Sharif …

El galán egip­cio, que está a pun­to de cum­plir 76 años, recuer­da amar­ga­men­te que su papel como Ché tuvo cier­ta dig­ni­dad por­que él así lo había exi­gi­do en su con­tra­to, pero el Fidel Cas­tro que inter­pre­tó Jack Palan­ce y la pelí­cu­la en gene­ral (diri­gi­da por Richard Fleis­cher) resul­tó un pro­duc­to fas­cis­ta.

La CIA esta­ba detrás, que­rían hacer una pelí­cu­la que agra­da­ra a los cuba­nos de Mia­mi y yo solo me di cuen­ta al final, recuer­da, y aña­de que una sala de cine de los Cam­pos Elí­seos de París fue que­ma­da por espec­ta­do­res aira­dos por la ima­gen nega­ti­va que daba la pelí­cu­la del Che y la revo­lu­ción cubana.

La cuar­ta mues­tra de nues­tro ciclo resul­tó el docu­men­tal ¿Ase­si­na­ron a Cami­lo? bochor­no­so y gro­tes­co mon­ta­je con­tra­rre­vo­lu­cio­na­rio que argu­men­ta la vie­ja tesis de una cons­pi­ra­ción den­tro del lide­raz­go de la Revo­lu­ción Cuba­na para ase­si­nar a Cami­lo Cien­fue­gos, sus­ten­ta­do en rela­to de expre­sos con­tra­rre­vo­lu­cio­na­rios, trai­do­res y mer­ce­na­rios al ser­vi­cio de la CIA y el gobierno de los Esta­dos Unidos.
Para Cuba, la his­to­ria es hoy el más segu­ro sos­tén ideo­ló­gi­co de nues­tro pro­yec­to nacio­nal. Ella se yer­gue como arma e ins­tru­men­to de maes­tros, polí­ti­cos y ciu­da­da­nos, para el afian­cia­mien­to de la iden­ti­dad nacio­nal y sus más genui­nos valores.

En la era del desa­rro­llo de las info­co­mu­ni­ca­cio­nes, el dis­cur­so espe­cia­li­za­do debe ade­cuar­se a los públi­cos metas con todo el rigor que la cien­cia exi­ge y la fres­cu­ra de pen­sa­mien­to que las jóve­nes gene­ra­cio­nes deman­dan. Es por ello que el deba­te crí­ti­co inter­ge­ne­ra­cio­nal de fil­mes como los cita­dos, enri­que­ce ideo­ló­gi­ca y cul­tu­ral­men­te a quie­nes resul­tan más vul­ne­ra­bles a los desa­fíos de la gue­rra cul­tu­ral. Ten­ga­mos en cuen­ta que cada vez es más común el acer­ca­mien­to de los jóve­nes a la his­to­ria a tra­vés de la lite­ra­tu­ra, y los audio­vi­sua­les, los que asu­men, peli­gro­sa­men­te, como ver­dad histórica.
A la hora de eva­luar los impac­tos de la his­to­ria en los medios audio­vi­sua­les, los espe­cia­lis­tas se deba­ten en dilu­ci­dar las siguien­tes peculiaridades:

  1. ¿Has­ta qué pun­to el audio­vi­sual per­mi­te enten­der la His­to­ria de mane­ra seria y rigurosa? 
  2. ¿Cuál es el valor his­tó­ri­co del audio­vi­sual como docu­men­to o tes­ti­mo­nio histórico? 
  3. ¿Has­ta dón­de el audio­vi­sual logra la cien­ti­fi­ci­dad por sobre la pro­pa­gan­da política? 

Debe­mos tener en cuen­ta que el audio­vi­sual tie­ne códi­gos y len­gua­jes pro­pios, y que el cono­ci­mien­to his­tó­ri­co que tras­mi­te vie­ne dado en la capa­ci­dad del rea­li­za­dor en selec­cio­nar y dis­tin­guir los ele­men­tos fun­da­men­ta­les de la his­to­ria que narra, así como en su inten­cio­na­li­dad polí­ti­ca e ideo­ló­gi­ca. El audio­vi­sual pue­de con­ver­tir­se en herra­mien­ta insus­ti­tui­ble para la ense­ñan­za de la his­to­ria y en docu­men­to his­tó­ri­co crí­ti­co, de obli­ga­to­ria consulta.

Dadas las pecu­lia­ri­da­des del momen­to his­tó­ri­co que hoy vive la Revo­lu­ción Cuba­na, el estu­dio de la his­to­ria de la nación se tor­na impres­cin­di­ble en pos del futu­ro y el aná­li­sis y deba­te del audio­vi­sual, en una nece­si­dad y una efec­ti­va arma de com­ba­te. En su dis­cur­so por el XX Ani­ver­sa­rio de la fun­da­ción de la Ofi­ci­na de Asun­tos His­tó­ri­cos del Con­se­jo de Esta­do, nues­tro Coman­dan­te en Jefe dijo:

[…] Para noso­tros, la his­to­ria, más que minu­cio­sa y por­me­no­ri­za­da cró­ni­ca de la vida de un pue­blo, es base y sos­tén para la ele­va­ción de los valo­res mora­les y cul­tu­ra­les, para el desa­rro­llo de su ideo­lo­gía y su con­cien­cia; es ins­tru­men­to y vehícu­lo de la Revolución.
Solo a tra­vés de la his­to­ria podre­mos enfren­tar con éxi­to la ava­lan­cha cul­tu­ral que el impe­rio tra­ta de impo­ner en el mun­do, y con espe­cial énfa­sis, en su nue­va estra­te­gia de domi­na­ción con­tra la isla irre­den­ta, rebel­de y soberana. 

René Gon­zá­lez Barrios, pre­si­den­te del Ins­ti­tu­to de His­to­ria de Cuba

28 de febre­ro de 2017

Fuen­te: https://​dia​lo​gar​dia​lo​gar​.word​press​.com/​2​0​1​7​/​0​2​/​2​8​/​l​a​-​m​a​n​i​p​u​l​a​c​i​o​n​-​d​e​-​l​a​-​h​i​s​t​o​r​i​a​-​d​e​-​c​u​b​a​-​e​j​e​m​p​l​o​s​-​p​a​r​a​-​u​n​-​a​n​a​l​i​s​i​s​/​#​m​o​r​e​-​2​251

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *