La acción es la base de nues­tros pensamientos


Nues­tros pen­sa­mien­tos no son sino puras jus­ti­fi­ca­cio­nes de nues­tros actos, por­que la acción es la base de nues­tros pen­sa­mien­tos

Kar­buts

Eso es lo que hace­mos: jus­ti­fi­ca­mos todos nues­tros actos.

Es el prin­ci­pio de sen­tir­se segu­ro, de estar de acuer­do con uno mismo.

Es el ori­gen del indi­vi­dua­lis­mo a ultran­za, del no impor­tar­me abso­lu­ta­men­te nadie, sal­vo aque­llos que sobre mí, osten­tan el poder, y que aque­llos que me siguen estén de acuer­do conmigo.

Y, como man­te­nía Mar­tín Fie­rro, la ley es como el cuchi­llo, no ofen­de a quien lo maneja.

Eske­rrik asko, Zior­tza Fer­nan­dez, Sen­doa Jura­do y Deia, por lle­var a cabo y publi­ci­tar la per­ma­nen­te ini­cia­ti­va sobre la amnis­tía y la liber­tad, con­tra unos gobier­nos vas­con­ga­dos y espa­ño­les, que lo úni­co que saben rea­li­zar son actos de ven­gan­za con­tra sus oponentes.

Nota. Nece­si­to pri­me­ro, citar a Fray Bar­to­lo­mé de las Casas, naci­do en Sevi­lla, y, por lo tan­to, no pre­dis­pues­to en con­tra de los gober­nan­tes cató­li­cos espa­ño­les. Lo que no le supu­so nin­gún impe­di­men­to para adhe­rir­se a la ver­dad del tra­to deni­gran­te que estos mis­mos cató­li­cos espa­ño­les tenían fren­te a los nati­vos con­quis­ta­dos: La cegue­ra per­ni­cio­sa que siem­pre han teni­do has­ta hoy –los cató­li­cos espa­ño­les– que han regi­do estas tie­rras, ha lle­ga­do a tan­ta pro­fun­di­dad, que hayan ima­gi­na­do y prac­ti­ca­do y man­da­do que se les hagan a los indios exi­gen­cias y reque­ri­mien­tos, de que ven­gan a la fe y a dar la obe­dien­cia a los reyes de Cas­ti­lla, si no, que les harán que­mar a fue­go y san­gre y les mata­rán y cap­ti­va­rán… sien­do estos reque­ri­mien­tos, ellos, en sí mis­mos, absur­dos, irra­cio­na­les e injus­tí­si­mos.

Tras esta intro­duc­ción, para mí nece­sa­ria, paso al tema.

AMNISTIA TA ASKATASUNA

* * * *

Eñaut: lle­vo dos sema­nas leyen­do una de las fra­ses que pro­nun­cias­te públi­ca­men­te sin piz­ca de reca­to: Lo que tene­mos que hacer, Rufi, yo y otra gen­te, es pre­pa­rar a la gen­te de las nue­vas gene­ra­cio­nes en nues­tros prin­ci­pios y en nues­tros valo­res.

Por­que esta fra­se, la de pre­pa­rar a la gen­te en nues­tros prin­ci­pios y en nues­tros valo­res úni­ca­men­te es emplea­da por polí­ti­cos de la ultra­de­re­cha, que pre­ten­den amaes­trar a un pue­blo, a quien, por defi­ni­ción con­si­de­ran idio­ta, y a quien des­co­no­cen olím­pi­ca­men­te, y más bien desprecian.

Un segun­do pun­to que me ha lla­ma­do, cla­ro que nega­ti­va­men­te, la aten­ción, es tu afir­ma­ción de que Amnis­tia Ta Aska­ta­su­na, no res­pe­tó lo que deci­dió la mayo­ría de la deno­mi­na­da por ti, Izquier­da Aber­tza­le. Y esto mis­mo lo repi­tes tres párra­fos después.

Pero lue­go –diser­tan­do sobre tu mayo­ría– hablas de la refun­da­ción de Sor­tu y de su pro­ce­so que, según tú, ha sido muy intere­san­te, por­que en él han par­ti­ci­pa­do casi 7.000 per­so­nas… casi 7.000.

Dis­po­nes ya de sie­te mil segui­do­res, y las de algu­nos sica­rios más, que cui­dan su ano­ni­ma­to. Y ¿de cuán­tos encar­ce­la­dos, que en su día siguie­ron tus ins­truc­cio­nes y sufren hoy la per­se­cu­ción y tor­tu­ra poli­cial, polí­ti­ca y car­ce­la­ria; y de quie­nes te has olvi­da­do, tan cons­cien­te, como en algu­nos casos rencorosamente?

O, ¿aca­so no es cier­to que mani­fes­tas­te que Amnis­tía Ta Aska­ta­su­na, se ha con­ver­ti­do en un enemi­go de la Izquier­da Aber­tza­le?… Y mi pre­gun­ta es ¿sabrías decir­nos, cual es hoy la izquier­da nacio­na­lis­ta vas­ca a la que aspi­ra­mos? ¿Es que sabrías con­cre­tar qué impli­ca, sí, hoy, la expre­sión Eus­ka­di y Libertad?

ATA es, son una esci­sión, y hay que decir­lo así… (pues) tenían una posi­ción con­tra­ria al cam­bio de estra­te­gia.

Y eso lo dices tú, tras escu­char y leer que es pre­ci­so supe­rar el para­dig­ma de pas­tor y reba­ño, para impul­sar un mode­lo de mili­tan­cia crí­ti­co y fuer­te (2017.01.23).

¡Cla­ro que el día 11 del mes siguien­te, man­te­nías que Amnis­tia Ta Aska­ta­su­na, se ha situa­do fue­ra del par­ti­do, por no saber aca­tar las deci­sio­nes que ganan.

Y, como afir­ma­ba en el mis­mo perio­do ¡cla­ro que ten­den­cio­sa­men­te y sin sen­ti­do! un cono­ci­do dia­rio,… Ante la nece­dad, con­cen­trar­se en el futu­ro… y no recrear esque­mas.

Eñaut: Toda­vía te veo, en el lago de Sam­pe­re, el día de HERRI URRATS, el dedi­ca­do a las Ikas­to­las en Ipa­rral­de, subi­do en el pre­til del lago. Nos miras­te, sí, con cier­to aire de desa­fío y nos gri­tas­te: ¡Hay que mojar­se!.

Enton­ces pen­sé que eso era pre­ci­sa­men­te lo que debías haber hecho tú. Pero sin espec­tácu­lo, ni dra­ma… y sin sal­pi­car a nadie.

No me resis­to a res­pon­sa­bi­li­zar­te, seria­men­te, de la situa­ción desas­tro­sa, sinies­tra y humi­llan­te de los pre­sos, pro­pia del gobierno del rei­no, y tam­bién de la repú­bli­ca –con minús­cu­las, si– fran­ce­sa, capa­ces de enfren­tar­se a los man­da­tos europeos.

Empe­zas­te tu carre­ra en Eus­ka­di y Liber­tad, allá por 1977, con Txo­min, y lo hicis­te mili­tan­do lo mis­mo con los milis que con los poli-milis. No fuis­te el úni­co, como aho­ra tam­po­co lo eres en pedir, en cada momen­to, segui­do­res para cada con­cep­ción política.

–Es que… tie­nen que adap­tar­se a los tiem­pos, como lo hago yo. ‑Me dirás.

–Sí, pero los jue­ces y car­ce­le­ros tra­tan de muy dis­tin­ta mane­ra a los sol­da­dos rasos que a los gran­des jefes mili­ta­res… Y quie­nes un día os siguie­ron, hoy pre­ci­san de vues­tro, y nues­tro, total apo­yo. Sí, de todo el pue­blo. Es una exi­gen­cia polí­ti­ca. Por­que si un día salis­te de la cár­cel con una fian­za de 400.000 euros, otra con 250.000… y lue­go, al fin, a tra­vés de con­tac­tos inter­na­cio­na­les, eus­kal­du­nes y espa­ño­les, hábil­men­te bus­ca­dos y encon­tra­dos, ¡no tie­nes dere­cho a exi­gir que los actua­les PRESOS POLÍTICOS VASCOS se las apa­ñen indi­vi­dual­men­te como pue­dan, sen­ci­lla­men­te por­que siem­pre han hecho lo que gran­des y ocul­tos diri­gen­tes les habéis exi­gi­do, y lo hacéis aho­ra con des­ca­ro: humil­dad, arre­pen­ti­mien­to y denuncia.

A esto no le lla­mo yo egoís­mo, sino bes­tia­li­dad y chu­le­ría política.

* * * *

Pero el pro­ble­ma orga­ni­za­ti­vo de la auto­de­no­mi­na­da izquier­da nacio­na­lis­ta, no está solo en sus máxi­mos diri­gen­tes. Por­que los más direc­tos subor­di­na­dos deben man­te­ner­se fie­les a los jefes y defen­der­les a ultran­za, pase lo que pase, y a pesar de todo.

Y, aho­ra, a ti me diri­jo, atre­vi­do y osa­do vecino. ¿Aca­so no recuer­das cuán­do y cómo nos defen­dis­te el ase­si­na­to del con­ce­jal Gre­go­rio Ordo­ñez, en enero de 1995?

Nos encon­tra­mos jun­to a la esca­le­ra. Mi mujer y yo mis­mo cri­ti­ca­mos dura­men­te fren­te a ti, la acción de ETA.

No pue­do escri­bir todas las defen­sas que hicis­te del acto cri­mi­nal. Pero el final fue algo así como: Ya veréis cómo todos los demás con­ce­ja­les y polí­ti­cos, los más altos car­gos de la dere­cha espa­ño­la, apren­der a tener mie­do y res­pe­tar nues­tros dere­chos.

–Ellos no han apren­di­do, y tú te has ple­ga­do a ellos. Des­de 1995 tu men­te se ha trans­for­ma­do. Has madu­ra­do eco­nó­mi­ca­men­te y, en el silen­cio de la públi­ca dis­cre­ción, defien­des para los PRESOS POLÍTICOS VASCOS una posi­ción de humi­lla­ción nece­sa­ria fren­te al espa­ñol gobierno cen­tra­lis­ta. Tute­las, tam­bién a tu mane­ra, la inde­pen­den­cia del país vas­co, pero man­te­nien­do injus­ta­men­te en la cár­cel a todos los que des­de enton­ces han sido cas­ti­ga­dos con jui­cios que, con toda afa­bi­li­dad, cali­fi­co de ver­gon­zo­sos e inhu­ma­nos. Por­que, ¿aca­so no han defen­di­do a nues­tros pre­sos, otros gran­des jue­ces, inclu­so los tri­bu­na­les europeos?

* * * *

Eñaut, no me refie­ro aho­ra a la dere­cha espa­ño­la, ni a la vas­ca espa­ño­li­zan­te. Somos algu­nos de noso­tros mis­mos quie­nes con toda racio­na­li­dad, eso sí, pedi­mos y exi­gi­mos a los jóve­nes que actua­ran para el triun­fo de la libe­ra­ción, y aho­ra, con la cara más dura, y el mayor des­par­pa­jo, les deci­mos que tie­nen que ser res­pon­sa­bles, con­se­cuen­tes, y que todo debie­ron de pen­sar­lo antes de hacerlo.

Sí, somos noso­tros. Me impor­tan muy poco las ini­cia­les de los gru­pos polí­ti­cos nue­vos o vie­jos, lo mis­mo que sus diri­gen­tes. Pero afir­mo y man­ten­go que no habrá inde­pen­den­cia, sin la liber­tad incon­di­cio­nal de nues­tros pre­sos, opri­mi­dos, degra­da­dos y tor­tu­ra­dos, inclu­so con­tan­do con vues­tro abandono.

En la actua­li­dad sois aún muchos, los que a voso­tros mis­mos os lla­máis polí­ti­cos, que pre­ci­sáis de la exis­ten­cia de estos pre­sos, sí pre­sos polí­ti­cos, ofi­cial y públi­ca­men­te degra­da­dos, para poder subir en la pla­ta­for­ma del poder, y esca­quear­se de un tra­ba­jo acti­vo y no tan bien remu­ne­ra­do para el pue­blo. Y esto en todos los ámbi­tos del poder. Por­que al poder lo úni­co que os intere­sa es la per­ma­nen­te sumi­sión de los súbditos.

Amnis­tia Ta Aska­ta­su­na, Amnis­tia y Liber­tad, no se ha escin­di­do de nadie. Al con­tra­rio, no se ha des­pren­di­do de sus com­pa­ñe­ros pre­sos y tor­tu­ra­dos. Nació con la izquier­da nacio­na­lis­ta vas­ca y tal vez no para solu­cio­nar defi­ni­ti­va­men­te todos los pro­ble­mas de Eus­ka­le­rria; pero su mis­ma expre­sión nos indi­ca que no pue­de, de nin­gu­na mane­ra, con­quis­tar­se una liber­tad para todo el pue­blo, si es que, antes, no se con­si­gue que se tra­te a todos nues­tros pre­sos, con res­pe­to jurí­di­co, dig­ni­dad, ecua­ni­mi­dad, y sobre todo con jus­ti­cia, la ver­da­de­ra. Sin enga­ños ni tra­pi­cheos jurí­di­cos, sin la tor­tu­ra permanente.

Por­que la acción es la base de nues­tro pensamiento.

Fer­min Gongeta

6 de mar­zo de 2017

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on Facebook
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.