Chi­na aca­ri­cia la hege­mo­nía mili­tar marítima

Has­ta noviem­bre de 2012 Chi­na no tenía nin­gún por­ta­vio­nes acti­vo. En ape­nas cua­tro años ten­drá tres por­ta­vio­nes patru­llan­do los mares y en los años siguien­tes com­ple­ta­rá su flo­ta con tres más, a lo que debe sumar­se la dece­na de ins­ta­la­cio­nes mili­ta­res en islas y arre­ci­fes del mar del Sur.

De ese modo, Chi­na se dis­po­ne a sen­tar su hege­mo­nía mili­tar marí­ti­ma en una región que es cla­ve para su futu­ro como nación y como poten­cia regio­nal y glo­bal. Fren­te a seme­jan­te des­plie­gue y, sobre todo, ante la nota­ble capa­ci­dad de cons­truc­ción que demues­tra el dra­gón asiá­ti­co, la pre­sen­cia marí­ti­ma de los Esta­dos Uni­dos está que­dan­do rele­ga­da, aun­que las auto­ri­da­des de ese país se nie­guen a reconocerlo.

La evo­lu­ción de los por­ta­vio­nes chi­nos es sor­pren­den­te por su rapi­dez. El pri­me­ro, el Lia­no­ning, fue com­pra­do a Ucra­nia en 1998 por 20 millo­nes de dóla­res, un pre­cio de cha­ta­rra. La recons­truc­ción del por­ta­vio­nes se pro­lon­gó des­de 2003 has­ta 2010 y comen­zó a ope­rar en 2012. Des­de ese momen­to, la Arma­da chi­na comen­zó a domi­nar la nave­ga­ción y la ope­ra­ti­va de com­ba­te de los avio­nes embar­ca­dos. Sin embar­go, aquel vie­jo por­ta­vio­nes sovié­ti­co del tipo del Almi­ran­te Kuz­netsov sir­vió a la Mari­na como ban­co de prue­bas para los desa­rro­llos posteriores.

El segun­do por­ta­vio­nes, que será bota­do este año, supe­ra­rá al Lia­noing (55.000 tone­la­das), ya que ten­drá un des­pla­za­mien­to de 70.000 tone­la­das y un dise­ño simi­lar al sovié­ti­co con ram­pa de des­pe­gue. Pero el ter­ce­ro, que está sien­do cons­trui­do en los asti­lle­ros de Dalian, como los ante­rio­res, los supe­ra­rá con 85.000 tone­la­das, usa­rá cata­pul­tas de vapor y no ten­drá ram­pa de des­pe­gue, con lo que su dise­ño será simi­lar al de los por­ta­vio­nes estadounidenses.

Los medios occi­den­ta­les acu­san a Chi­na de expan­sio­nis­mo mili­tar, por la moder­ni­za­ción y amplia­ción de su flo­ta (que en 2020 supe­ra­rá a la de Esta­dos Uni­dos) y por la cons­truc­ción de ins­ta­la­cio­nes en las islas capa­ces de alber­gar misi­les de lar­go alcan­ce. Sn embar­go, hay varias razo­nes que per­mi­ten ase­gu­rar que el dis­po­si­ti­vo chino en el mar del Sur es ape­nas defensivo.

La pri­me­ra es una sen­ci­lla revi­sión de su his­to­ria en rela­ción con las poten­cias occi­den­ta­les. Chi­na fue inva­di­da en las dos gue­rras el opio (1839−1842 y 1856 – 1860), en las que los impe­rios bri­tá­ni­co y fran­cés le impu­sie­ron tra­ta­dos des­igua­les, for­za­ron la aper­tu­ra de varios puer­tos al comer­cio y se ane­xa­ron Hong Kong. Des­de 1931, la inva­sión japo­ne­sa, que sólo fina­li­zó con la derro­ta nipo­na en 1945, se cobró la vida de 35 millo­nes de chinos.

La segun­da cues­tión se rela­cio­na con el papel estra­té­gi­co de los estre­chos y las islas del mar del Sur, por don­de pasa el 30% del comer­cio mun­dial, la mitad del trá­fi­co de con­te­ne­do­res y la mayor par­te del comer­cio chino, en par­ti­cu­lar los hidro­car­bu­ros. Como expli­có Arman­do Azúa, espe­cia­lis­ta del depar­ta­men­to de his­to­ria de la Uni­ver­si­dad Ibe­ro­ame­ri­ca­na, en el siglo XIX los paí­ses se pelea­ban por el con­trol del estre­cho de Gibral­tar o del canal de Suez, hoy en día es el paso de Mala­ca y del mar del Sur de Chi­na.

Por eso, aña­de, si Chi­na quie­re con­tro­lar el comer­cio mun­dial tie­ne que con­tro­lar el mar del Sur de Chi­na. Para rever­tir el ascen­so de la poten­cia asiá­ti­ca, los estra­te­gas del Pen­tá­gono dise­ña­ron el pivo­te hacia Asia, con el obje­ti­vo de estran­gu­lar su comercio.

La ter­ce­ra cues­tión es que el gigan­te asiá­ti­co no está hacien­do nada que los demás paí­ses no hayan hecho antes en el mar del Sur. El perio­dis­ta Rafael Poch recuer­da que cuan­do se habla del expan­sio­nis­mo mili­tar chino en las dispu­tadas islas de ese mar, hay que empe­zar dicien­do que Pekín no está hacien­do nada que no hayan hecho antes los otros. De las 12 islas Spartly, Fili­pi­nas y Viet­nam con­tro­lan cin­co cada uno. Tai­wan y Mala­sia, una isla cada uno. Todos han cons­trui­do allá aero­puer­tos y man­tie­nen pre­sen­cia mili­tar. Chi­na lle­gó tar­de y cuan­do se para­pe­ta allí en arre­ci­fes cora­lí­fe­ros, con vigor y poten­cia, se arma escán­da­lo.

Es cier­to, como apun­ta el perio­dis­ta de La Van­guar­dia, que los dos pri­me­ros por­ta­vio­nes chi­nos tie­nen menor capa­ci­dad de car­gar avio­nes que los esta­dou­ni­den­ses (20 cazas el Liao­ning fren­te a 50 los de cla­se Nimitz), ni tan­to arma­men­to y com­bus­ti­ble, y que no son de pro­pul­sión nuclear, como los 10 que posee el Pen­tá­gono que tie­nen, por eso, mayor radio de acción.

En gran medi­da, esas des­ven­ta­jas se com­pen­san con la cer­ca­nía de los puer­tos chi­nos y, sobre todo, con la cons­truc­ción de ins­ta­la­cio­nes mili­ta­res en las islas y arre­ci­fes. La com­bi­na­ción de tres por­ta­vio­nes (que serán seis en poco más de una déca­da) con las ins­ta­la­cio­nes men­cio­na­das, bus­ca impe­dir a cual­quier poten­cia el acce­so a los mares chinos.

Pero la cues­tión cen­tral es que ya la Arma­da de EEUU no tie­ne la capa­ci­dad de esta­ble­cer su auto­ri­dad y con­trol en todos los rin­co­nes del pla­ne­ta, aun­que posee­rá en bre­ve 11 por­ta­vio­nes y sus corres­pon­dien­tes escua­dras. El ana­lis­ta Grant Newsham, del medio Asia Times, des­cri­be la impo­ten­cia del Pen­tá­gono con una cruel ironía.

Com­pa­ra el recien­te envío del por­ta­vio­nes nuclear USS Carl Vin­son a las aguas del mar del Sur de Chi­na con el patru­lla­je que la poli­cía de New York ejer­cía en la zona de Times Squa­re cuan­do era un feu­do de cri­mi­na­les y de acti­vi­da­des ile­ga­les. La poli­cía envía sus patru­lle­ros a Times Squa­re y los delin­cuen­tes se sepa­ran, para vol­ver a sus tra­ve­su­ras ile­ga­les una vez que los coches se han ido.

Algo simi­lar suce­de cuan­do las auto­ri­da­des esta­dou­ni­den­ses dicen que vamos a cual­quier par­te y en cual­quier momen­to que que­ra­mos del mar del Sur de Chi­na. Lo que en reali­dad está suce­dien­do es que el Pen­tá­gono envía sus naves, que pasan por los mares del sur de Asia y siguen de lar­go por­que, como seña­la Newsham, aho­ra Chi­na tie­ne el con­trol de fac­to del mar del Sur.

El dia­rio Glo­bal Times le recuer­da al Pen­tá­gono que el mar del Sur de Chi­na no es el Cari­be, y que, por lo tan­to, no es un lugar para que EEUU se com­por­te impru­den­te­men­te. El men­sa­je es muy cla­ro: Chi­na no se ame­dren­ta por los movi­mien­tos marí­ti­mos del Pen­tá­gono y avi­sa que, si lo inten­ta, no obten­drá bue­nos resultados.

Raúl Zibe­chi

11 de mar­zo de 2017

Fuen­te: https://​mun​do​.sput​nik​news​.com/​f​i​r​m​a​s​/​2​0​1​7​0​3​1​1​1​0​6​7​5​1​0​4​2​2​-​p​e​k​i​n​-​p​o​t​e​n​c​i​a​l​-​m​a​r​i​t​i​mo/

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *