Comu­ni­ca­ción eman­ci­pa­do­ra o patrias colo­ni­za­das

Decla­ra­ción XV encuen­tro de la Red En Defen­sa de la Huma­ni­dad cele­bra­do en Cara­cas.

En el cuar­to ani­ver­sa­rio de la siem­bra del coman­dan­te de los pue­blos, Hugo Cha­vez, la Red de Inte­lec­tua­les, Artis­tas y Movi­mien­tos Socia­les en Defen­sa de la Huma­ni­dad expre­sa su soli­da­ri­dad con el pue­blo y el gobierno de la Repú­bli­ca Boli­va­ria­na de Vene­zue­la, y con el pre­si­den­te cons­ti­tu­cio­nal de la Repu­bli­ca Boli­va­ria­na de Vene­zue­la, Nico­las Madu­ro en momen­tos en que los patro­ci­na­do­res de la gue­rra y el terro­ris­mo mediá­ti­cos con­tra Vene­zue­la, Cuba y los paí­ses del ALBA, inten­si­fi­can, reno­va­dos, sus afa­nes inje­ren­cis­tas, des­es­ta­bi­li­za­do­res y gol­pis­tas como par­te de la polí­ti­ca impe­rial de cam­bio de régi­men en los paí­ses con­si­de­ra­dos hos­ti­les por la diplo­ma­cia de gue­rra de Washing­ton.

Con las nue­vas tec­no­lo­gías de la infor­ma­ción y comu­ni­ca­ción, sin que nos demos cuen­ta, millo­nes de ciu­da­da­nos esta­mos sien­do obser­va­dos, espia­dos, con­tro­la­dos y ficha­dos por Esta­dos orwe­llia­nos que lle­van a cabo una vigi­lan­cia clan­des­ti­na masi­va, en alian­za con apa­ra­tos mili­ta­res de segu­ri­dad y las cor­po­ra­cio­nes gigan­tes de la web. Pero, ade­más, de mane­ra para­le­la y com­ple­men­ta­ria, cuan­do se abre paso la era de la lla­ma­da post ver­dad (o el arte de la men­ti­ra fla­gran­te), tie­ne lugar otra gue­rra en el espa­cio sim­bó­li­co y en los ámbi­tos cul­tu­ral e ideo­ló­gi­co, que es libra­da por el car­tel de los medios hege­mó­ni­cos con­tra los pue­blos de Nues­tra Amé­ri­ca.

Ambos pro­ce­sos son pro­mo­vi­dos por Esta­dos Uni­dos, sus cóm­pli­ces euro­peos y el gobierno fas­cis­ta de Israel, a tra­vés de un capi­ta­lis­mo cri­mi­nal y mili­ta­ri­za­do. A últi­mas fechas, Cuba, Vene­zue­la, Ecua­dor, Boli­via y otros paí­ses de la región, han sido los prin­ci­pa­les obje­ti­vos de un terro­ris­mo mediá­ti­co que, para impo­ner ima­gi­na­rios colec­ti­vos con los con­te­ni­dos y sen­ti­dos afi­nes a la ideo­lo­gía domi­nan­te, uti­li­za ade­más medios ciber­né­ti­cos, audio­vi­sua­les y grá­fi­cos para mani­pu­lar y con­tro­lar las con­cien­cias de mane­ra masi­va.

Es pre­vi­si­ble que las gue­rras irre­gu­la­res y asi­mé­tri­cas, cobren nue­vos bríos y se pro­fun­di­cen. Como es bien sabi­do, las gue­rras actua­les se libran tam­bién en el cam­po mediá­ti­co bajo la for­ma de con­flic­tos irre­gu­la­res. El Pen­tá­gono da una gran impor­tan­cia a la lucha ideo­ló­gi­ca en el cam­po de la infor­ma­ción y al papel de los medios de difu­sión masi­va como arma estra­té­gi­ca y polí­ti­ca y, ade­más, como fuen­te de exor­bi­tan­tes ganan­cias para los due­ños de los oli­go­po­lios. Más allá de lo que ocu­rra en la reali­dad, la bata­lla por la narra­ti­va, como la deno­mi­nan los mili­ta­res con­tra­in­sur­gen­tes, es cla­ve en la fabri­ca­ción de una deter­mi­na­da per­cep­ción de la pobla­ción y las audien­cias mun­dia­les.

Mien­tras impul­san una gue­rra de espec­tro com­ple­to en varios paí­ses de Amé­ri­ca Lati­na, el Pen­tá­gono y la Agen­cia Cen­tral de Inte­li­gen­cia (CIA) inten­si­fi­can sus accio­nes abier­tas y clan­des­ti­nas con­tra gobier­nos cons­ti­tu­cio­na­les y legí­ti­mos. De mane­ra con­ti­nua­da, los libre­tos del gol­pe de Esta­do de fac­tu­ra esta­du­ni­den­se en Vene­zue­la exhi­ben suce­si­vas fases de into­xi­ca­ción, des­in­for­ma­ción y dis­tor­sión a tra­vés de los medios de difu­sión masi­va bajo con­trol mono­pó­li­co. Esto se com­bi­na con medi­das de coer­ción psi­co­ló­gi­ca uni­la­te­ra­les y extra­te­rri­to­ria­les y un vas­to accio­nar sedi­cio­so y vio­len­to, arti­cu­la­das con redes digi­ta­les (de gran­des cor­po­ra­cio­nes en la web), par­ti­dos polí­ti­cos y diri­gen­tes de la dere­cha inter­na­cio­nal, ONG, fun­da­cio­nes, sec­tas con­fe­sio­na­les, el cri­men orga­ni­za­do y para­mi­li­ta­res, pode­res fác­ti­cos y gru­pos eco­nó­mi­cos trans­na­cio­na­les, y la inje­ren­cia de orga­nis­mos regio­na­les como la Orga­ni­za­ción de Esta­dos Ame­ri­ca­nos (OEA). En suma: los medios con­ver­ti­dos en armas de gue­rra ideo­ló­gi­ca.

La inten­si­fi­ca­ción del beli­cis­mo e inter­ven­cio­nis­mo con­tra la revo­lu­ción boli­va­ria­na y otros paí­ses del ALBA, aho­ra con el mayor pre­su­pues­to mili­tar de la his­to­ria, res­pon­de a las direc­ti­vas del Pen­tá­gono sobre enemi­gos asi­mé­tri­cos y gue­rras no con­ven­cio­na­les, irre­gu­la­res o de cuar­ta gene­ra­ción, que no se cir­cuns­cri­ben a las reglas esta­ble­ci­das por los códi­gos inter­na­cio­na­les y eva­den las res­tric­cio­nes fron­te­ri­zas de los Esta­dos, inclu­so median­te el uso de gru­pos para­mi­li­ta­res, escua­dro­nes de la muer­te y orga­ni­za­cio­nes mer­ce­na­rias que ope­ran bajo la facha­da de com­pa­ñías pri­va­das de segu­ri­dad.

La domi­na­ción de espec­tro com­ple­to abar­ca una polí­ti­ca en la que lo mili­tar, lo eco­nó­mi­co, lo mediá­ti­co y lo cul­tu­ral tie­nen obje­ti­vos comu­nes. Dado que el espec­tro es geo­grá­fi­co, espa­cial, social y cul­tu­ral, para impo­ner la domi­na­ción se nece­si­ta manu­fac­tu­rar el con­sen­ti­mien­to; ins­ta­lar en la lla­ma­da socie­dad civil deter­mi­na­dos sím­bo­los y sen­ti­dos comu­nes, que de tan­to repe­tir­se se incor­po­ran al ima­gi­na­rio colec­ti­vo de mane­ra acrí­ti­ca e intro­du­cen, como úni­ca, la visión del mun­do del poder hege­mó­ni­co. Eso impli­ca la for­ma­ción y mani­pu­la­ción de una opi­nión públi­ca legi­ti­ma­do­ra del mode­lo de domi­na­ción impe­rial.

A tra­vés de un inten­so ase­dio mediá­ti­co inter­na­cio­nal, en la fabri­ca­ción del con­sen­so se mane­jan dobles están­da­res y se hace una pre­sen­ta­ción sim­plis­ta y mani­quea de la reali­dad: se eli­mi­nan las cau­sas, el con­tex­to, la memo­ria y la his­to­ria de la lucha del pue­blo vene­zo­lano por la jus­ti­cia y la sobe­ra­nía nacio­nal. Para la mani­pu­la­ción de las emo­cio­nes de la pobla­ción resul­tan cla­ve los sig­ni­fi­ca­dos, las inter­pre­ta­cio­nes, las imá­ge­nes y la narra­ti­va de los medios masi­vos, con sus mitos, medias ver­da­des, men­ti­ras y ter­gi­ver­sa­cio­nes.

A su vez, la cons­truc­ción social del mie­do, a tra­vés del terro­ris­mo mediá­ti­co para el con­trol de la socie­dad, des­can­sa sobre un sis­te­ma de adoc­tri­na­mien­to, cuyo fin es colo­ni­zar el pen­sa­mien­to, impues­to con matri­ces de opi­nión diri­gi­das con­tra un enemi­go a estig­ma­ti­zar y un pro­ce­so a des­es­ta­bi­li­zar y sumir en el caos.

Con base en la dis­tor­sión de los pará­me­tros de la éti­ca perio­dís­ti­ca, median­te la fabri­ca­ción de noti­cias –hacien­do apa­re­cer men­ti­ras como ver­da­des− se logra gene­rar gran­des cam­pa­ñas de exci­ta­ción mediá­ti­ca y un cli­ma de des­es­ta­bi­li­za­ción psi­co­ló­gi­ca fac­cio­sa, a la vez que fomen­tar un odio cla­sis­ta y racis­ta, a tra­vés de una gue­rra eco­nó­mi­ca que ati­za el eno­jo de sec­to­res medios de la pobla­ción con el aca­pa­ra­mien­to y la esca­sez indu­ci­da de pro­duc­tos de pri­me­ra nece­si­dad, en par­ti­cu­lar, ali­men­tos y medi­ca­men­tos, y sabo­ta­jes con­tra la elec­tri­ci­dad, a los que se adi­cio­nan rumo­res sobre la con­ta­mi­na­ción del agua.

Las pobla­cio­nes de los paí­ses del ALBA, y en par­ti­cu­lar, las de Vene­zue­la, Ecua­dor y Boli­via han sido el blan­co de cons­tan­tes cam­pa­ñas de into­xi­ca­ción des­in­for­ma­ti­va a tra­vés de men­sa­jes e imá­ge­nes des­ti­na­das a des­po­jar­las de todo refe­ren­te polí­ti­co e ideo­ló­gi­co que no res­pon­da a la lógi­ca del impe­rio. A su vez, des­de el triun­fo de la revo­lu­ción en 1959, Cuba ha sido el obje­ti­vo a des­es­ta­bi­li­zar por dis­tin­tos expe­ri­men­tos comu­ni­ca­cio­na­les que inclu­ye des­de las mani­pu­la­cio­nes de las agen­cias AP y UPI en la inva­sión a Pla­ya Girón y radio y tele­vi­sión Mar­tí en la épo­ca de Reagan y Bush padre, has­ta la red de comu­ni­ca­ción hori­zon­tal vía Inter­net, ile­gal y secre­ta, deno­mi­na­da Zun­Zu­neo, ins­cri­ta en los pará­me­tros de la gue­rra no con­ven­cio­nal, en su varia­ble de gue­rra ciber­né­ti­ca.

Como se ha seña­la­do en el mar­co del XV Encuen­tro de la Red en Defen­sa de la Huma­ni­dad titu­la­do Comu­ni­ca­ción eman­ci­pa­to­ria o patrias colo­ni­za­das, en ese ava­sa­lla­mien­to del sen­ti­do y de los valo­res que fun­dan la cul­tu­ra de los pue­blos de Nues­tra Amé­ri­ca, el prin­ci­pal obje­ti­vo (de Esta­dos Uni­dos) es ani­qui­lar la espe­ran­za de un camino alter­na­ti­vo a la dic­ta­du­ra del capi­tal y a su con­sa­bi­da des­truc­ción de la vida y del pla­ne­ta.

De allí que pro­ce­sos revo­lu­cio­na­rios como el cubano, el vene­zo­lano, el boli­viano, el ecua­to­riano, sean some­ti­dos a encar­ni­za­das e inmo­ra­les cam­pa­ñas pro­pa­gan­dís­ti­cas con apo­yo de cadá­ve­res polí­ti­cos de la dere­cha, como Feli­pe Cal­de­rón, Álva­ro Uri­be y Maria­na Ayl­win, y sus inte­lec­tua­les orgá­ni­cos Mario Var­gas Llo­sa, Jor­ge G. Cas­ta­ñe­da y Enri­que Krau­ze, aho­ra con apo­yo del secre­ta­rio gene­ral de la OEA, Luis Alma­gro, diri­gi­das no sólo a des­pres­ti­giar los mode­los polí­ti­cos y a sus líde­res, sino tam­bién a la des­es­truc­tu­ra­ción de ambas socie­da­des y sus bases eco­nó­mi­cas.

Ante esos emba­tes de la dere­cha ultra-reac­cio­na­ria y sus patro­ci­na­do­res en Washing­ton, inte­gran­tes de la Red en Defen­sa de la Huma­ni­dad nos hemos reu­ni­dos, en Cara­cas, para deba­tir de mane­ra libre y hori­zon­tal acer­ca de la nece­si­dad de desa­rro­llar nue­vos medios crea­ti­vos, con nue­vos con­te­ni­dos semán­ti­cos y reno­va­das for­mas para trans­mi­tir­los, con la fina­li­dad de rom­per el cer­co mediá­ti­co des­in­for­ma­ti­vo que inten­ta asfi­xiar el espí­ri­tu revo­lu­cio­na­rio y la volun­tad de pro­fun­di­zar el cam­bio radi­cal, con­tra-hege­mó­ni­co, que tie­ne lugar en ambas socie­da­des.

Nues­tra Red pro­mue­ve la trans­pa­ren­cia de los Esta­dos, la pro­tec­ción de los datos per­so­na­les de los ciudadanos/​as y des­ta­ca la impor­tan­cia cla­ve de la sobe­ra­nía digi­tal. Reco­no­ce­mos a quie­nes han reve­la­do los secre­tos del impe­rio e infor­ma­do sobre la mag­ni­tud del espio­na­je glo­bal. La publi­ca­ción y demo­cra­ti­za­ción de la infor­ma­ción es deter­mi­nan­te para la sobe­ra­nía de los pue­blos por lo que nos pro­nun­cia­mos por un sis­te­ma de pro­tec­ción de infor­man­tes y abo­ga­mos por la libe­ra­ción de Julian Assan­ge, direc­tor de Wiki­Leaks, y el cese de la per­se­cu­ción a Edward Snow­den.

Con­de­na­mos la ocu­pa­ción del terri­to­rio de Hai­tí por la MINUSTAH, silen­cia­da por los medios, como una ofen­si­va impe­ria­lis­ta con­tra nues­tros pue­blos. Exi­gi­mos que se res­pe­te el dere­cho a la auto­de­ter­mi­na­ción del pue­blo hai­tiano y se ini­cien pro­ce­sos ade­cua­dos de repa­ra­ción y jus­ti­cia; en par­ti­cu­lar, por el cri­men de la intro­duc­ción del cóle­ra. Asi­mis­mo, apo­ya­mos el jus­to recla­mo de repa­ra­cio­nes por el geno­ci­dio de la escla­vi­tud en Amé­ri­ca.

Apo­ya­mos al pue­blo de Méxi­co ante la pro­pues­ta de con­ti­nuar la cons­truc­ción del muro en la fron­te­ra sur y cri­mi­na­li­zar a mexi­ca­nos y otros migran­tes de Nues­tra Amé­ri­ca, como el chi­vo expia­to­rio del nue­vo gobierno repu­bli­cano.

Empla­za­mos al gobierno de Esta­dos Uni­dos a que des­cla­si­fi­que toda la infor­ma­ción de las gue­rras mediá­ti­cas con­tra gobier­nos y pro­ce­sos revo­lu­cio­na­ros de Nues­tra Amé­ri­ca, como la que tie­ne lugar con­tra Vene­zue­la. Exi­gi­mos la dero­ga­ción de la Orden Eje­cu­ti­va que decla­ra a Vene­zue­la como una ame­na­za inusual y extra­or­di­na­ria para la segu­ri­dad de Esta­dos Uni­dos. Asi­mis­mo, recha­za­mos las infa­man­tes y fal­sas acu­sa­cio­nes con­tra el Vce-pre­si­den­te Eje­cu­ti­vo de Vene­zue­la Tareck El Aisa­mi.

En suma, se tra­ta de pro­du­cir una real y par­ti­ci­pa­ti­va comu­ni­ca­ción eman­ci­pa­to­ria, a par­tir de una ini­cia­ti­va que, para que sea fecun­da, debe­rá tra­du­cir­se en una estra­te­gia local, con­ti­nen­tal y pla­ne­ta­ria, que median­te la suma de esfuer­zos, talen­tos y capa­ci­da­des crea­ti­vas haga pre­va­le­cer la razón revo­lu­cio­na­ria de los pue­blos del sur con­tra la dic­ta­du­ra mediá­ti­ca del capi­tal.

Cara­cas, Repú­bli­ca Boli­va­ria­na de Vene­zue­la, 7 de mar­zo de 2017.

Fuen­te: http://​www​.cuba​de​ba​te​.cu/​e​s​p​e​c​i​a​l​e​s​/​2​0​1​7​/​0​3​/​0​9​/​c​o​m​u​n​i​c​a​c​i​o​n​-​e​m​a​n​c​i​p​a​d​o​r​a​-​o​-​p​a​t​r​i​a​s​-​c​o​l​o​n​i​z​a​d​a​s​/​#​b​o​l​e​t​i​n​2​0​1​7​0​309

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *