Vein­te tesis heréticas

Han con­clui­do las impor­tan­tes e impac­tan­tes jor­na­das de Herri Uni­ber­si­ta­tea. En base a lo apren­di­do en tres días de deba­tes y con­ver­sa­cio­nes con la juven­tud revo­lu­cio­na­ria, desa­rro­llo aquí vein­te tesis heré­ti­cas que giran alre­de­dor de una idea central:

Las actua­les direc­cio­nes polí­ti­co-sin­di­ca­les, cul­tu­ra­les, etc., del com­ple­jo entra­ma­do de medios de pren­sa, colec­ti­vos y orga­ni­za­cio­nes que for­man lo que a gran­des ras­gos se deno­mi­na izquier­da aber­tza­le, están lle­gan­do al lími­te de su capa­ci­dad. A par­tir de este lími­te, se estan­can pri­me­ro y retro­ce­den des­pués por­que las con­tra­dic­cio­nes siguen avan­zan­do y les supe­ran cua­li­ta­ti­va­men­te. La lucha de cla­ses y den­tro de ella la lucha de libe­ra­ción nacio­nal, res­pon­de a con­tra­dic­cio­nes bási­cas, obje­ti­vas y esen­cia­les, que bullen al mar­gen de la sub­je­ti­vi­dad si no está orga­ni­za­da revo­lu­cio­na­ria­men­te. La agu­di­za­ción de estas con­tra­dic­cio­nes va dan­do sal­tos: es len­ta e imper­cep­ti­ble en perío­dos lar­gos, pero brus­ca, inten­sa y des­con­cer­tan­te en momen­tos cor­tos y brutales.

Las for­mas super­fi­cia­les de la lucha de cla­ses varían en todo momen­to, siem­pre cam­bian de apa­rien­cia, se ablan­dan o endu­re­cen y vice­ver­sa debi­do a una rica com­ple­ji­dad de cir­cuns­tan­cias, que res­pon­den al final a la uni­dad y lucha per­ma­nen­te en las con­tra­dic­cio­nes del sis­te­ma. Mien­tras estas no sufren ace­le­ro­nes súbi­tos, en los perio­dos de nor­ma­li­dad, las direc­cio­nes socio­po­lí­ti­cas pue­den mal que bien estar a la altu­ra de las cir­cuns­tan­cias, pero se reza­gan cuan­do la his­to­ria se acelera.

El dis­tan­cia­mien­to cre­cien­te entre la velo­ci­dad de lo real y la len­ti­tud o quie­tud de las direc­cio­nes cuan­do no su retro­ce­so al pasa­do, es efec­to del inevi­ta­ble ago­ta­mien­to teó­ri­co, inte­lec­tual y gene­ra­cio­nal de una con­cep­ción socio­po­lí­ti­ca naci­da en una fase de la lucha de cla­ses en extin­ción irre­ver­si­ble. En estas fases de trán­si­to, la juven­tud, mejor pre­pa­ra­da de lo que des­pec­ti­va­men­te cree el poder adul­to, se orga­ni­za para tomar las rien­das de la lucha: Flo­ra Tris­tán, Blan­qui…; Baku­nin Jenny von Westpha­len, Engels, Marx…; Rosa Luxem­burg, Lenin, Liebk­necht…; Mao, Grams­ci, Ho, Mariá­te­gui, Durru­ti, Larra­ña­ga, Dolo­res Iba­rru­ri…; Amíl­car Cabral, Ché, Fidel Cas­tro, Sen­dic, Lumum­ba…; Txa­bi Etxe­ba­rrie­ta, Arga­la, Ánge­la Davis… Las direc­cio­nes adul­tas se resis­tie­ron a reco­no­cer la valía de la juven­tud: los insul­tos de Kautsky a Rosa Luxem­bur­go. Muy pocos revo­lu­cio­na­rios impul­sa­ron la liber­tad de auto­or­ga­ni­za­ción y crí­ti­ca de la mili­tan­cia joven, Lenin fue uno de ellos

Como gene­ra­ción adul­ta que se enfren­ta a lo nue­vo con una estruc­tu­ra men­tal y teó­ri­ca en enve­je­ci­mien­to, ya no pue­de recu­pe­rar­se en su tota­li­dad excep­to indi­vi­dua­li­da­des meri­to­rias; y como gene­ra­ción for­ma­da en un con­tex­to lar­go, la edad es secun­da­ria por­que la direc­ción adul­ta sólo apo­ya a jóve­nes diri­gen­tes ya enve­je­ci­dos polí­ti­ca­men­te, sin radi­ca­li­dad crea­ti­va, que no supo­nen ries­go. El pro­ble­ma, por tan­to, no es úni­ca­men­te el del refor­mis­mo de más o menos sec­to­res de esa gene­ra­ción, que tam­bién, sino fun­da­men­tal­men­te el las­tre plo­mi­zo de la gene­ra­ción adul­ta en sí mis­ma, aun­que en ella exis­tan indi­vi­dua­li­da­des revo­lu­cio­na­rias men­tal­men­te jóve­nes. ¿Solu­ción?: impul­sar direc­cio­nes polí­ti­ca y teó­ri­ca­men­te jóvenes.

  1. Las tra­bas y difi­cul­ta­des pues­tas a Herri Uni­ber­si­ta­tea mues­tran que el poder adul­to es tan cons­cien­te del poten­cial eman­ci­pa­dor de la juven­tud crí­ti­ca que está dis­pues­to a todo con tal de derro­tar­lo. Las 203 iden­ti­fi­ca­das e iden­ti­fi­ca­dos por las fuer­zas repre­si­vas en la madru­ga­da del pasa­do 23 de febre­ro en la Escue­la de Inge­nie­ros de Bil­bo, con el pos­te­rior aplau­so de la UPV y el lla­ma­mien­to de LAB para encon­trar una solu­ción de modo dia­lo­ga­do y con­sen­sua­do, son sólo unas víc­ti­mas más del incre­men­to repre­si­vo que está pade­cien­do la juven­tud tra­ba­ja­do­ra vas­ca. Otro ejem­plo más cru­do aún lo tene­mos en la muy racio­nal y cohe­ren­te des­de los intere­ses del capi­tal: la repre­sión en Altsa­su como peda­go­gía del mie­do con­tra la juven­tud y el pue­blo vasco.
  2. Pre­ca­ri­za­ción, empo­bre­ci­mien­to, des­em­pleo y sub­em­pleo, mise­ria e igno­ran­cia sexo-afec­ti­va y ram­pan­te sexis­mo machis­ta, sobre­abun­dan­cia de dro­gas lega­les e ile­ga­les ‑una bata­lla per­di­da por la izquier­da aber­tza­le por­que ha renun­cia­do a iniciarla‑, enca­re­ci­mien­to de la edu­ca­ción, inti­mi­da­ción coti­dia­na con la Ley Mor­da­za, etc., son reali­da­des ya impues­tas. El pre­sen­te y las pers­pec­ti­vas de futu­ro son estruc­tu­ral­men­te más duros que hace cua­tro déca­das. El capi­ta­lis­mo vas­co tie­ne con­tra­dic­cio­nes nue­vas, y no sólo for­mas nue­vas de sus con­tra­dic­cio­nes per­ma­nen­tes. Sus efec­tos son más duros, pero, ante ello, la lucha de libe­ra­ción nacio­nal de cla­se sigue mayor­men­te ancla­da al pasado.
  3. Si estos deba­tes hubie­ran sido hace10 o15 años, por ejem­plo, la mayor par­te de la asis­ten­cia hubie­ra pen­sa­do que se tra­ta­ba de diva­ga­cio­nes abs­tru­sas sobre teo­rías abs­trac­tas. Más aún, muy pro­ba­ble­men­te no se hubie­ran ele­gi­do esos con­te­ni­dos. Pese a que la situa­ción social, polí­ti­ca y repre­si­va era dura e iba a peor, exis­tía una nie­bla ideo­ló­gi­ca, una fic­ción y auto­en­ga­ño en amplios sec­to­res: creían que la cla­se tra­ba­ja­do­ra había des­apa­re­ci­do, que todo era como esa pacien­te y demo­crá­ti­ca cla­se media que había dado 600.000 votos al PNV en 2001, que el pro­ble­ma vas­co se revol­ve­ría par­la­men­ta­ria­men­te a pesar del recha­zo espa­ñol de febre­ro de 2005, que la eco­no­mía inte­li­gen­te y de lo inma­te­rial había aca­ba­do con el sucio capi­ta­lis­mo gra­sien­to, que el gran rela­to mar­xis­ta esta­ba muer­to, que se podía tomar el poder sin hacer la revo­lu­ción o que inclu­so no hacía fal­ta ni tomar el poder por­que la gober­nan­za mun­dial res­pe­ta­ría los dere­chos demo­crá­ti­cos, que la juven­tud esta­ba inte­gra­da excep­to un gru­pi­to enano infec­ta­do por el fugaz virus juve­nil de la rebe­lión, que…
  4. Pero a pesar de los cam­bios impac­tan­tes ori­gi­na­dos por la Gran Cri­sis des­de 2007, toda­vía muchos sec­to­res siguen atra­pa­dos por el agu­je­ro negro del inter­cla­sis­mo a la espe­ra de que, por un mila­gro, el blo­que socio­po­lí­ti­co que diri­ge el PNV gire hacia la demo­cra­cia direc­ta asu­mien­do el cho­que con la repre­sión. A lo lar­go de su his­to­ria, este blo­que ha hui­do del cho­que rom­pién­do­se inter­na­men­te varias veces; la últi­ma vez que pudo hacer­lo fue en 2009-12 cuan­do se des­plo­mó has­ta los 306.000 en 2009 y se ins­tau­ró un gobierno espa­ñol direc­to y explí­ci­to, PSOE-PP, pero no lo hizo. Aho­ra tampoco.
  5. La teo­ría mar­xis­ta, ridi­cu­li­za­da como diva­ga­ción abs­tru­sa, sobre la dia­léc­ti­ca de la his­to­ria fue con­fir­ma­da de nue­vo en 2007. La Gran Cri­sis era y es el resul­ta­do de los cam­bios inter­nosexter­nos acae­ci­dos des­de los años 70, con espe­cial impor­tan­cia en 1984, 1989 – 1991, 1997, 2001, 20082011, etc. Cam­bios que debe­mos com­pren­der con la dia­léc­ti­ca ente lo endó­geno, la explo­ta­ción para obte­ner el mayor bene­fi­cio, y lo exógeno, la direc­ción socio­po­lí­ti­ca impues­ta por la frac­ción domi­nan­te del capi­tal mun­dial para que­dar­se ella con la mayor par­te del bene­fi­cio, todo ello den­tro de la lucha entre el impe­ria­lis­mo y la huma­ni­dad explotada.
  6. A comien­zos de 2016 la deu­da glo­bal era el 286% del PIB mun­dial; para 2017 se espe­ra la que deu­da sobe­ra­na de los Esta­dos lle­ga­rá a 41.852 billo­nes de euros. Hay que saber el pre­su­pues­to gene­ral de Esta­dos Uni­dos para 2017 es de 1,5 billo­nes de dóla­res, y que el espa­ñol de 2016 no lle­gó a los 315.000 millo­nes de euros: el capi­ta­lis­mo nave­ga a la deri­va en un océano hura­ca­na­do de deu­das impa­ga­bles. ¿Quién las paga­rá, el capi­tal o la huma­ni­dad explo­ta­da? La FAO advier­te en su últi­mo infor­me que debi­do a la siner­gia, a la dia­léc­ti­ca de las cri­sis múl­ti­ples, está en peli­gro el futu­ro de la ali­men­ta­ción huma­na. ¿Quién come­rá, el capi­tal o la huma­ni­dad explo­ta­da? La Gran Cri­sis es efec­to y a la vez cau­sa de esta diná­mi­ca obje­ti­va en cuyo inte­rior resul­ta deci­si­va la con­cien­cia sub­je­ti­va orga­ni­za­da como fuer­za revo­lu­cio­na­ria. El alto bene­fi­cio de muy pocas empre­sas tec­no­lo­gi­za­das, no com­pen­sa el retro­ce­so o estan­ca­mien­to de la gran mayo­ría de empre­sas obso­le­tas y endeu­da­das, las empre­sas zom­bis que des­apa­re­ce­rán, pero ¿a cos­ta de quién? ¿del des­em­pleo masi­vo? Lo deci­di­rá la lucha de cla­ses mundial.
  7. A dife­ren­cia de la cri­sis de 1929 y de las pre­ce­den­tes, y a dife­ren­cia del con­tex­to mun­dial de 1970 – 1991, la ten­den­cia de la Gran Cri­sis es la de la agu­di­za­ción dra­má­ti­ca de la opción entre socia­lis­mo o bar­ba­rie, tal como dijo Rosa Luxem­bur­go en 1915; entre comu­nis­mo o caos como dije­ron los bol­che­vi­ques en 1919; entre la defen­sa de la vida y el avan­ce de la fase exter­mi­nis­ta del capi­ta­lis­mo como se teo­ri­zó en los años 80; entre, en suma, la actua­li­dad de la revo­lu­ción como demos­tró Lukács en los años 20 fren­te al capi­ta­lis­mo senil, en derrum­be, en decli­ve his­tó­ri­co, en deca­den­cia, etc., o en el menos malo de los casos, en estan­ca­mien­to secu­lar, por citar algu­nos de los enri­que­ce­do­res deba­tes mar­xis­tas sobre la agu­di­za­ción de la lucha de clases.
  8. Un infor­me recien­te dice que para 2050 el capi­ta­lis­mo espa­ñol habrá baja­do al pues­to 26, que­dan­do en eco­no­mía medio­cre. En 2007 ocu­pa­ba el pues­to 9. Otro infor­me dice que la indus­tria de la cul­tu­ra en len­gua espa­ño­la supo­ne ya el 16% del PIB esta­tal, cuan­do hace cin­co años era el 11%. Estos y otros estu­dios deben ser toma­dos como ten­den­cias dedu­ci­das a par­tir de posi­cio­na­mien­tos teó­ri­cos y estra­té­gi­cos pre­vios den­tro de la dia­léc­ti­ca entre la obje­ti­vi­dad y la sub­je­ti­vi­dad. Las pom­po­sas leyes socia­les son leyes ten­den­cia­les, es decir, depen­den de la lucha de cla­ses y de las dispu­tas inter­bur­gue­sas, lo que sig­ni­fi­ca que la bur­gue­sía espa­ño­la mul­ti­pli­ca­rá expo­nen­cial­men­te todas las explo­ta­cio­nes, opre­sio­nes y domi­na­cio­nes, para evi­tar caer has­ta ese pues­to 26, y la indus­tria cul­tu­ral ya tan impor­tan­te, el 16% del PIB, será impul­sa­da no sólo para ganan­cia eco­nó­mi­ca sino tam­bién en la gue­rra cultural.
  9. La sim­bio­sis de la bur­gue­sía vas­ca con el Esta­do espa­ñol se refor­za­rá bajo estas pre­sio­nes ya que si se hun­de el Esta­do a la vez se hun­de Hegoal­de. Para evi­tar­lo en lo posi­ble, el PNV bus­ca una auto­no­mía de geo­me­tría varia­ble, fle­xi­ble, adap­ta­ble a la cre­cien­te dure­za de la mun­dia­li­za­ción de la ley del valor pro­te­gi­do por el Esta­do espa­ñol mien­tras que, en otras cues­tio­nes, obe­de­ce sus órde­nes: pre­ca­ri­zar y amaes­trar a la juven­tud como par­te del pue­blo tra­ba­ja­dor, es una de ellas. De aquí lo peli­gro­so que les resul­ta la estra­te­gia de gaz­te bote­rea, de Herri Uni­ber­si­ta­tea, etc.
  10. Como lo ha demos­tra­do el apo­yo del PNV a la Capi­ta­li­dad Cul­tu­ral de Euro­pa, a la media­na bur­gue­sía vas­con­ga­da ape­nas le impor­tan los efec­tos de la gue­rra cul­tu­ral por­que lo que bus­ca es el incre­men­to del turis­mo y el man­te­ni­mien­to de su poder regio­na­lis­ta. Su mono­po­lio de EITB, par­cial­men­te repar­ti­do con el PSOE, le per­mi­te sua­vi­zar y des­viar algu­nos de los efec­tos des­truc­to­res de la gue­rra cul­tu­ral. Para la juven­tud, sin embar­go, la gue­rra cul­tu­ral es una ame­na­za terri­ble por­que tam­bién supo­ne el 16% de los pues­tos de tra­ba­jo en el Esta­do. Más aún, el arma más des­truc­to­ra de la gue­rra cul­tu­ral, el lla­ma­do fac­tor ñ, la pro­duc­ción direc­ta de cul­tu­ra patriar­co-bur­gue­sa en espa­ñol, supo­ne ya casi el 3% del PIB esta­tal. El Esta­do debe impul­sar esta indus­tria para evi­tar hun­dir­se has­ta el pues­to 26 en solo dos déca­das. La LOMCE, el Plan Bolo­nia, la LOU en su tiem­po, etc., son par­tes de la estra­te­gia de pri­va­ti­za­ción de la ense­ñan­za del euro­im­pe­ria­lis­mo, y con­si­guien­te­men­te de los Esta­dos espa­ñol y fran­cés con sus matices.
  11. Pero a los efec­tos de la gue­rra cul­tu­ral debe­mos unir­les los de la indus­tria del turis­mo, muy fuer­te en el Esta­do fran­cés y arra­sa­do­ra con­tra la juven­tud de Ipa­rral­de. En el Esta­do espa­ñol el turis­mo al alza supo­nía el 10.9% del PIB y el 12,7% de empleo en 2014. Aho­ra es el 16% del PIB, lo mis­mo que la indus­tria cul­tu­ral. No hace mucho, Fei­joo, pre­si­den­te auto­nó­mi­co de Gali­za, ensal­zó el apren­di­za­je de la cul­tu­ra ingle­sa por­que crea­ría bue­nos cama­re­ros para el turis­mo, indus­tria muy explo­ta­do­ra del ser humano y de la natu­ra­le­za que exi­ge orden y ley, sumi­sión son­rien­te, nar­co­ca­pi­ta­lis­mo y pros­ti­tu­ción sub­te­rrá­nea, y mer­can­ti­li­za­ción de la cul­tu­ra popu­lar. Herri Uni­ber­si­ta­tea se opo­ne fron­tal­men­te a este futuro.
  12. ¿Cómo nos hemos atre­vi­do a ofre­cer una visión sobre la juven­tud que inte­gre tan­tas cien­cias socia­les ofi­cial­men­te sepa­ra­das entre sí? La socio­lo­gía se defi­ne como la dis­ci­pli­na más sóli­da de las cien­cias socia­les y excep­tuan­do algu­nos soció­lo­gos crí­ti­cos y has­ta mar­xis­tas, la gran mayo­ría asu­men en sus hechos que la socio­lo­gía es una pro­fe­sión asa­la­ria­da como otra cual­quie­ra, pro­fe­sio­na­les a suel­do direc­to o indi­rec­to del Esta­do y de las ins­ti­tu­cio­nes del poder, o a suel­do de empre­sas pri­va­das. No per­de­mos aho­ra el tiem­po en la ya fácil crí­ti­ca de las modas post. Nos intere­sa el papel con­ser­va­dor de la socio­lo­gía. Por no retro­ce­der has­ta Com­te en 1830, des­de que Tou­rai­ne, escri­bió a todo correr sobre la socie­dad post­in­dus­trial para ayu­dar a la reins­tau­ra­ción del orden des­de fina­les del mayo’68, el grue­so de la socio­lo­gía se empe­ña en demos­trar que el capi­ta­lis­mo ya no es capi­ta­lis­mo; des­de que en 1986 Beck habla­ra de la socie­dad del ries­go dilu­yen­do su con­te­ni­do capi­ta­lis­ta; des­de que Manuel Cas­tells escri­bie­ra sobre la era de la infor­ma­ción en 1997; des­de que Haber­mas reac­ti­va­ra el patrio­tis­mo cons­ti­tu­cio­nal lle­gan­do a su cul­men en 2001 en el nacio­na­lis­mo espa­ñol; des­de que tras el 15‑M de 2011 la buro­cra­cia de Pode­mos habla­se del patrio­tis­mo de la gen­te, etc., des­de enton­ces, la socio­lo­gía en par­ti­cu­lar y las cien­cias socia­les en gene­ral, se pre­sen­tan como el saber por exce­len­cia, y aho­ra, con­tra toda evi­den­cia, insis­ten en ser la luz que nos guía a la democracia.
  13. En Eus­kal Herria, la fuer­za de tra­ba­jo inte­lec­tual asa­la­ria­da con dine­ro públi­co, aca­dé­mi­cos, pro­fe­so­res, fun­cio­na­rios, o direc­ta­men­te por el capi­tal pri­va­do, sin olvi­dar­nos de la Igle­sia, ha sido en su gran par­te un ins­tru­men­to del poder cada vez más acti­vo des­de la lle­ga­da del PSOE al Gobierno de Madrid en 1982. La domes­ti­ca­ción de las uni­ver­si­da­des fue un obje­ti­vo prio­ri­ta­rio des­de que nos impu­sie­ron la monar­quía, al que se lan­za­ron UPN y PNV. La efi­ca­cia de alie­na­ción y de coop­ta­ción inhe­ren­te al capi­tal, el prin­ci­pio reac­cio­na­rio de la supe­rio­ri­dad del tra­ba­jo inte­lec­tual sobre el manual y la sumi­sión feti­chis­ta a la cas­ta aca­dé­mi­ca, la repre­sión en sus infi­ni­tas for­mas y con­te­ni­dos, los pro­pios erro­res y debi­li­da­des de la izquier­da, etc., todo esto expli­ca la trans­for­ma­ción de la uni­ver­si­dad en fábri­ca de fuer­za de tra­ba­jo com­ple­jo y de pro­duc­ción de ideo­lo­gía interclasista.
  14. Cono­cer, con­tro­lar, inte­grar y repri­mir a la juven­tud es un obje­ti­vo per­ma­nen­te de la socio­lo­gía. La sis­te­má­ti­ca cri­mi­na­li­za­ción de Jarrai, en espe­cial a par­tir del prin­ci­pio de los años 90 se basa­ba tam­bién en los estu­dios socio­ló­gi­cos sobre la vida e ideas de la juven­tud tra­ba­ja­do­ra: el estu­dio de 1995 sobre La sub­cul­tu­ra de la vio­len­cia en la juven­tud vas­ca, fue sólo una par­te del hacer polí­ti­co de la socio­lo­gía. Com­te fue un auto­ri­ta­rio anti socia­lis­ta. Durkheim, Weber y Pare­to eran abier­ta­men­te anti mar­xis­tas y pro impe­ria­lis­tas de sus res­pec­ti­vos Esta­dos. El euro­cen­tris­mo, la indi­fe­ren­cia ante la opre­sión patriar­cal, la igno­ran­cia cons­cien­te de las con­tra­dic­cio­nes del capi­ta­lis­mo, el mar­gi­na­lis­mo neo­clá­si­co, el posi­ti­vis­mo, el neo­kan­tis­mo, y has­ta el idea­lis­mo a favor de reli­gio­nes lai­cas, fue­ron ele­men­tos carac­te­rís­ti­cos de estos padres fun­da­do­res, ele­men­tos casi todos pro­fun­di­za­dos en las múl­ti­ples escue­las socio­ló­gi­cas pos­te­rio­res, excep­to en muy con­ta­dos casos.
  15. Par­sons tra­du­jo en Esta­dos Uni­dos a los padres fun­da­do­res hacien­do de la socio­lo­gía un ins­tru­men­to del capi­tal y del impe­ria­lis­mo yan­qui, y Mer­ton, ayu­da­do por el men­che­vi­que Soro­kin refu­gia­do en Esta­dos Uni­dos, ela­bo­ró la corrien­te estruc­tu­ral-fun­cio­na­lis­ta que jus­ti­fi­ca­ba la con­ti­nui­dad del capi­ta­lis­mo. La socio­lo­gía, con el apor­te de la antro­po­lo­gía ofi­cial y otras cien­cias socia­les es un pilar del orden. Las doc­tri­nas de con­tra­in­sur­gen­cia son ela­bo­ra­das por gru­pos inter­dis­ci­pli­na­res de soció­lo­gos, antro­pó­lo­gos, psi­có­lo­gos, médi­cos que, bajo las órde­nes de polí­ti­cos y mili­ta­res, acon­se­jan cómo mejo­rar­las, des­de la obten­ción de cola­bo­ra­do­res has­ta las for­mas de tor­tu­ra, des­de la crea­ción de gru­pos de la socie­dad civil que hacen mue­cas y ges­tos por la paz abs­trac­ta, has­ta la orga­ni­za­ción de even­tos inter­na­cio­na­les sobre liber­ta­des, dere­chos huma­nos, cul­tu­ra, demo­cra­cia…, siem­pre den­tro de los pará­me­tros ideo­ló­gi­cos del capital.
  16. En Eus­kal Herria el arma socio­ló­gi­ca fue espe­cial­men­te acti­va­da por el PSOE entre 1982 y 1986 para ayu­dar a ela­bo­rar la con­tra­in­sur­gen­cia desa­rro­lla­da en el Plan ZEN y la ofen­si­va para impo­ner la ver­sión bur­gue­sa de los dere­chos huma­nos, de su paz. Había que aplas­tar los dere­chos socia­les con­cre­tos, colec­ti­vos y popu­la­res. Fren­te y con­tra el dere­cho con­sue­tu­di­na­rio que, en sín­te­sis, defien­de el uso popu­lar de los bie­nes comu­nes pre­ca­pi­ta­lis­tas, la bur­gue­sía impu­so por el terror y la coac­ción su dere­cho pri­va­do. No exis­te un úni­co dere­cho para toda la huma­ni­dad, sino dos dere­chos que se enfren­tan irre­con­ci­lia­ble­men­te inclu­so den­tro de apa­ra­to uni­ver­si­ta­rio: el del capi­tal y el de la huma­ni­dad explo­ta­da. Y cuan­do esos dos dere­chos igua­les y con­tra­rios cho­can: deci­de la fuerza.
  17. Los dere­chos huma­nos bur­gue­ses son abs­trac­tos, secun­da­rios y pos­po­ni­bles. Abs­trac­tos por­que nie­gan la lucha y uni­dad de con­tra­rios en toda situa­ción: dere­cho bur­gués a hacer de la uni­ver­si­dad su indus­tria pri­va­da, con­tra dere­cho socia­lis­ta de la uni­ver­si­dad públi­ca, esta­tal, comu­nal. Secun­da­rios por­que están supe­di­ta­dos al sacro­san­to dere­cho de pro­pie­dad pri­va­da y de su segu­ri­dad, que es el dere­cho bur­gués en sí mis­mo. Y pos­po­ni­bles por­que si algu­na vez se con­cre­ta­se en algo su rea­li­za­ción que­da­ría pos­pues­ta, supe­di­ta­da al supe­rior dere­cho del pro­pie­ta­rio: el dere­cho de cata­la­nes, galle­go, vas­cos… al refe­rén­dum sobre su futu­ro, siem­pre que­da­ría pos­pues­to, si lo acep­ta­se el pro­pie­ta­rio del Esta­do espa­ñol, a su deci­sión, al dere­cho de ran­go supe­rior de la nación espa­ño­la sobre el supues­to dere­cho de sus regio­nes siquie­ra a un sim­ple referéndum.
  18. Los dere­chos huma­nos socia­lis­tas son con­cre­tos, pri­ma­rios e inme­dia­tos y por eso mis­mo exi­gen, para su mate­ria­li­za­ción, de la pra­xis revo­lu­cio­na­ria de la cla­se obre­ra y del pue­blo tra­ba­ja­dor. Aho­ra bien, esto es incom­pren­si­ble e irra­cio­nal des­de y para la ideo­lo­gía bur­gue­sa, sea con­tra­rre­vo­lu­cio­na­ria, reac­cio­na­ria, con­ser­va­do­ra o refor­mis­ta. ¿Qué fuer­za social, qué cla­se obre­ra, qué pue­blo tra­ba­ja­dor pue­de ejer­cer los dere­chos huma­nos socia­lis­tas si pre­via­men­te se nie­ga la teo­ría mar­xis­ta de las cla­ses socia­les y de su lucha, del impe­ria­lis­mo y de la lucha de libe­ra­ción nacio­nal de cla­se, del femi­nis­mo tra­ba­ja­dor y mar­xis­ta? Los dere­chos huma­nos socia­lis­tas bucean a la raíz del pro­ble­ma: ¿de quién es Eus­kal Herria, del capi­tal trans­na­cio­nal o del pue­blo trabajador?
  19. Aban­do­nar de una vez el reac­cio­na­rio bizan­ti­nis­mo de los dere­chos abs­trac­tos y luchar por los dere­chos con­cre­tos, no es tarea fácil. Lo pri­me­ro que debe supe­rar­se es el idea­lis­mo, la fe en la remo­ta posi­bi­li­dad de que, en el momen­to crí­ti­co del cho­que de dere­chos anta­gó­ni­cos, pue­de lle­gar­se a una solu­ción de modo dia­lo­ga­do y con­sen­sua­do como cree y pide LAB sobre la repre­sión de Herri Uni­ber­si­ta­tea. Hemos lle­ga­do al deba­te clá­si­co entre refor­ma o revo­lu­ción, es decir, a la pos­po­si­ción inde­fi­ni­da de la segun­da, la revo­lu­ción, a la pri­me­ra, la refor­ma de modo que con el tiem­po sólo se pien­se en la refor­ma, aban­do­nán­do­se la revo­lu­ción. Lo con­tra­rio es la dia­léc­ti­ca entre refor­ma y revo­lu­ción, en la que la refor­ma es par­te tác­ti­ca, peda­gó­gi­ca y acu­mu­la­do­ra de fuer­zas revo­lu­cio­na­rias que luchan por obje­ti­vos his­tó­ri­cos median­te estra­te­gias anta­gó­ni­cas al poder: las con­quis­tas y avan­ces en refor­mas reales, con­cre­tas y posi­ti­vas, vic­to­rias siem­pre nece­sa­rias, refuer­zan la auto­con­fian­za del pue­blo y ense­ñan la inter­ac­ción entre el pro­gra­ma míni­mo y el máximo.
  20. Aho­ra bien, para que la dia­léc­ti­ca entre refor­ma y revo­lu­ción no sea engu­lli­da por el con­sen­so y el diá­lo­go, es nece­sa­rio dis­po­ner de un pro­gra­ma máxi­mo, de obje­ti­vos his­tó­ri­cos cla­ros en su sen­ci­llez radi­cal y com­pren­si­ble, de estra­te­gias no asi­mi­la­bles que mues­tren cómo esos obje­ti­vos están pre­sen­tes en las vic­to­rias tác­ti­cas obte­ni­das. Y es nece­sa­ria una orga­ni­za­ción revo­lu­cio­na­ria que los haga pre­sen­te con orgu­llo, que los argu­men­te y expli­que, y que sepa des­cu­brir el ger­men de lo nue­vo entre las apa­rien­cias arti­fi­cia­les. Vol­ve­mos así a la tesis arri­ba expues­ta: la mili­tan­cia joven debe ir toman­do la dirección.

Iña­ki Gil de San Vicente

Eus­kal Herria, 25 de febre­ro de 2017

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *