Micro­cré­di­tos en el Sur, ¿hacer nego­cio con los pobres?

La defi­ni­ción con­ven­cio­nal de micro­cré­di­tos, esta­ble­ci­da en la Cum­bre Mun­dial de Washing­ton en 2007, los carac­te­ri­za como pro­gra­mas de con­ce­sión de peque­ños cré­di­tos a los más nece­si­ta­dos de entre los pobres para que estos pue­dan poner en mar­cha peque­ños nego­cios que gene­ren ingre­sos con los que mejo­rar su nivel de vida y el de sus fami­lias.

Pero la reali­dad dis­ta de la glo­sa ofi­cial. Des­de los años 90 del pasa­do siglo se pro­du­jo –por ejem­plo en Amé­ri­ca Lati­na- una expan­sión rápi­da de los micro­cré­di­tos, has­ta con­ver­tir­se en el sec­tor pun­te­ro de la coope­ra­ción inter­na­cio­nal. Jus­ti­fi­ca­das para faci­li­tar la sub­sis­ten­cia de los depau­pe­ra­dos en los paí­ses del Sur, sobre todo median­te el empleo infor­mal, los micro­cré­di­tos se vin­cu­lan a la apli­ca­ción de polí­ti­cas neo­li­be­ra­les en los terri­to­rios empo­bre­ci­dos; y no sólo pro­li­fe­ra­ron estas ins­ti­tu­cio­nes micro­fi­nan­cie­ras, como se les deno­mi­na en la jer­ga, sino que en algu­nos casos pasa­ron a ope­rar con cri­te­rios comer­cia­les y ban­ca­rios. Tam­bién las ONG expan­die­ron el mode­lo de los micro­cré­di­tos, y no fue­ron pocas las que se espe­cia­li­za­ron en estos. Para ello acce­die­ron a una pro­por­ción no menor de los fon­dos de ayu­da al desa­rro­llo. Un ejem­plo de la expan­sión en el sec­tor es el Ban­co del Noroes­te de Bra­sil, que con el res­pal­do del Ban­co Mun­dial cons­ti­tu­yó una enti­dad dedi­ca­da espe­cí­fi­ca­men­te a los microcréditos.

Arro­ja luz sobre estos meca­nis­mos el libro del soció­lo­go Car­los Gómez Gil, El colap­so de los micro­cré­di­tos en la coope­ra­ción al desa­rro­llo, publi­ca­do en 2016 por Cata­ra­ta y el Ins­ti­tu­to de Desa­rro­llo y Coope­ra­ción (IUDC) de la Uni­ver­si­dad Com­plu­ten­se. Pro­fe­sor en el Depar­ta­men­to de Aná­li­sis Eco­nó­mi­co Apli­ca­do en la Uni­ver­si­dad de Ali­can­te, Gómez Gil des­ta­ca la influen­cia en el libro del pro­fe­sor Mil­ford Bate­man, uno de los gran­des espe­cia­lis­tas mun­dia­les en micro­fi­nan­zas. No siem­pre se ha des­ta­ca­do la rele­van­cia del fenó­meno: en el esta­do espa­ñol, los estu­dios crí­ti­cos son muy esca­sos. Sin embar­go, nun­ca ha habi­do una ini­cia­ti­va que haya reci­bi­do tan­tos recur­sos, con mayor inci­den­cia sobre tan­ta pobla­ción y con una exten­sión tan amplia en los paí­ses empo­bre­ci­dos, sos­tie­ne Car­los Gómez Gil. Con la mis­ma rotun­di­dad, el autor resu­me los efec­tos de la apues­ta: un estre­pi­to­so fra­ca­so. Actual­men­te las micro­fi­nan­zas se enfren­tan a un pro­ce­so de cues­tio­na­mien­to y des­mo­ro­na­mien­to glo­bal.

Tal es la impor­tan­cia de los micro­cré­di­tos que se cons­ti­tu­ye­ron orga­nis­mos inter­na­cio­na­les para pro­mo­ver­los. En 1997 vio la luz la Micro­cre­dit Sum­mit, que agru­pa­ba a 925 enti­da­des de Asia, Áfri­ca, Amé­ri­ca Lati­na y Euro­pa del Este. Ade­más se cele­bran perió­di­ca­men­te cum­bres mun­dia­les, que cuen­tan con el res­pal­do de gran­des líde­res polí­ti­cos y empre­sa­ria­les. El Citi­bank es uno de los prin­ci­pa­les finan­cia­do­res de los encuen­tros, resal­ta Car­los Gómez Gil. En el mis­mo ámbi­to actúa el CGAP (Gru­po Con­sul­ti­vo para ayu­dar a los pobres), con sede en el Ban­co Mun­dial, una alian­za de 34 donan­tes y agen­cias de ayu­da que, según su pági­na web, bus­can pro­mo­ver la inclu­sión finan­cie­ra. En una déca­da se dis­pa­ró el núme­ro de clien­tes con micro­cré­di­tos, al pasar de 22,2 millo­nes en 1999 a 128,2 millo­nes (el 93% de ellos, pobres). Por tan­to pue­de hablar­se, sin exa­ge­ra­ción, de una indus­tria de las micro­fi­nan­zas. ¿Trans­pa­ren­te? Pone en cues­tión que lo sea el autor de El colap­so de los micro­cré­di­tos en la coope­ra­ción al desa­rro­llo. No exis­ten datos ni estu­dios empí­ri­cos sobre sus efec­tos en cuan­to a reduc­ción de la pobre­za. Y en no pocas oca­sio­nes se han uti­li­za­do de for­ma frau­du­len­ta para impul­sar inter­ven­cio­nes neo­li­be­ra­les.

El ori­gen de las micro­fi­nan­zas se retro­trae a los años 70 en Ban­gla­dés. La exten­sión de la idea no se entien­de sin la figu­ra del doc­tor Moham­mad Yunus, eco­no­mis­ta for­ma­do en India y que amplió estu­dios en Esta­dos Uni­dos. En 1983 cons­ti­tu­ye el Gra­meen Bank (Ban­co del Pue­blo) y anun­ció la bue­na nue­va: las micro­fi­nan­zas erra­di­ca­rían la pobre­za en una gene­ra­ción. Supues­ta­men­te for­ma­li­za­ba una apues­ta por la eco­no­mía real. Cuan­do damos un prés­ta­mo de 100 dóla­res, detrás hay pollos o vacas, dijo a The Eco­no­mist; no es nada ima­gi­na­rio. Pero las con­di­cio­nes reales de los prés­ta­mos no siem­pre resul­ta­ban tan gene­ro­sas. Por ejem­plo, Gómez Gil apun­ta la nece­si­dad de cons­ti­tuir gru­pos, inte­gra­dos por cin­co per­so­nas, que se res­pon­sa­bi­li­za­ran soli­da­ria­men­te de devol­ver el prés­ta­mo. Este méto­do de con­ce­sión, pira­midal y colec­ti­va, hace que los pres­ta­ta­rios velen por los intere­ses del ban­co. En 2002, año de cons­ti­tu­ción del Ban­co Gra­meen II, Yunus decla­ró en una entre­vis­ta a El País: Los pobres siem­pre pagan y son dig­nos de con­fian­za. Con el tiem­po la inge­nie­ría finan­cie­ra del Ban­co Gra­meen ha ido depu­rán­do­se has­ta vin­cu­lar los micro­cré­di­tos a la aper­tu­ra de cuen­tas de aho­rro obli­ga­to­rio, inclui­do un fon­do de pen­sio­nes. O a la com­pra for­zo­sa de accio­nes de la enti­dad finan­cie­ra. La mayo­ría de los cré­di­tos del ban­co –que según algu­nas esti­ma­cio­nes cuen­ta con 6,7 millo­nes de pres­ta­ta­rios- se con­ce­den por un año y a un tipo de inte­rés medio (anual) del 20%. 

Car­los Gómez Gil lle­va años inves­ti­gan­do a con­cien­cia las polí­ti­cas de coope­ra­ción al desa­rro­llo. En 1996 publi­có el libro El comer­cio de la ayu­da al desa­rro­llo. His­to­ria y evo­lu­ción de los cré­di­tos FAD; en 2005, Micro­cré­di­to y coope­ra­ción al desa­rro­llo. Ideas para un deba­te nece­sa­rio y un año des­pués El dile­ma de los micro­cré­di­tos en las polí­ti­cas de desa­rro­llo. En su últi­mo tra­ba­jo seña­la las regio­nes don­de más se han pro­pa­ga­do las micro­fi­nan­zas. Des­de la mitad de los años 90 des­ta­ca el esta­do de Andh­ra Pra­desh, el quin­to en pobla­ción de India, don­de dife­ren­tes enti­da­des han impul­sa­do pla­nes agre­si­vos de cre­ci­mien­to. Algu­nas como SKS Micro­fi­nan­ce han toma­do como refe­ren­cia a McDonald’s y Star­bucks para for­mar a los ofi­cia­les de préstamo.

Cin­co gran­des enti­da­des implan­ta­das en el esta­do de Andh­ra Pra­desh en 2010, suma­ban 17,1 millo­nes de clien­tes. De hecho, el 83% de las fami­lias habían fir­ma­do micro­cré­di­tos. Pero la expan­sión de los prés­ta­mos tie­ne un rever­so ocul­to: los sui­ci­dios ante la impo­si­bi­li­dad de pagar las deu­das. A los cam­pe­si­nos indios, les mata la deu­da, titu­la­ba el dia­rio Libe­ra­tion en febre­ro de 2011. Estos casos han tras­cen­di­do en paí­ses como India, Ban­gla­dés y Marrue­cos. A par­tir de 2005 se empe­za­ron a denun­ciar en el esta­do de Andh­ra Pra­desh serias irre­gu­la­ri­da­des: cobros inde­bi­dos, apro­pia­ción frau­du­len­ta de aho­rros o abu­sos en las tasas de inte­rés. Final­men­te las auto­ri­da­des legis­la­ron para esta­ble­cer limi­ta­cio­nes en el nego­cio de los micro­cré­di­tos. Entre los estan­dar­tes del mun­do de las micro­fi­nan­zas des­ta­ca asi­mis­mo Marrue­cos. Des­de los ini­cios del nego­cio en los años 90, los prés­ta­mos en el país magre­bí se mul­ti­pli­ca­ron por diez en una déca­da. Y tam­bién el Gobierno inter­vino y regu­ló el sec­tor, ante la bom­ba del endeu­da­mien­to cru­za­do (clien­tes que habían con­traí­do micro­cré­di­tos con dos, tres y has­ta cin­co enti­da­des). Actual­men­te el sec­tor de las micro­fi­nan­zas cuen­ta en Marrue­cos con 900.000 clien­tes y 1.300 agen­cias de microcrédito.

Des­pués de los años de gue­rra (1992−1995), tam­bién el Ban­co Mun­dial dio un impul­so a los micro­cré­di­tos en Bos­nia-Her­ze­go­vi­na. Sin embar­go, el epi­cen­tro mun­dial es el país de naci­mien­to de esta moda­li­dad de nego­cio, Ban­gla­dés, sede del Ban­co Gra­meen y los expe­ri­men­tos del doc­tor Moham­mad Yunus. Duran­te la déca­da de los 90, sub­ra­ya Car­los Gómez Gil, los nue­vos pres­ta­ta­rios en Ban­gla­dés cre­cían a un rit­mo del 30% anual. Y lo hacían en medio de estra­te­gias comer­cia­les agre­si­vas y una fuer­te ten­den­cia cen­tra­li­za­do­ra: entre cua­tro enti­da­des acu­mu­la­ban dos ter­cios de los más de 20 millo­nes de pres­ta­ta­rios. Ten­den­cias que no supo­nían una nove­dad, pero que con­ta­ban con el bene­plá­ci­to de la ONU –que decla­ró el Año Inter­na­cio­nal del Micro­cré­di­to en 2005‑, el Ban­co Mun­dial y las agen­cias inter­na­cio­na­les para el desa­rro­llo. Yunus y su cria­tu­ra, el Ban­co Gra­meen, fue­ron galar­do­na­dos con el Pre­mio Nobel de la Paz en 2006. Dos años des­pués, la mitad de las fami­lias de Ban­gla­dés tenían con­tra­ta­do un micro­cré­di­to. La satu­ra­ción codu­jo a los ajus­tes, la rees­truc­tu­ra­ción del mode­lo de micro­fi­nan­zas y el aflo­ra­mien­to de irre­gu­la­ri­da­des, como los cré­di­tos fan­tas­ma a per­so­nas inexistentes.

Fren­te a este elen­co de prác­ti­cas, no fal­tó la con­tes­ta­ción popu­lar. La pri­me­ra rebe­lión cita­da por Car­los Gómez Gil se sitúa en la ciu­dad india de Rama­na­ga­ram, en 2009. La revuel­ta con­tra los abu­sos se exten­dió por otras ciu­da­des indias, como Chan­na­pat­na y Kolar. Tam­bién a otro de los terri­to­rios señe­ros, Andh­ra Pra­desh. Ini­cia­ti­vas pro­mo­vien­do el impa­go se exten­die­ron por Ban­gla­dés, Nica­ra­gua, Ecua­dor, Pakis­tán, Boli­via, Méxi­co, Marrue­cos y Bos­nia-Her­ze­go­vi­na. En sin­to­nía con el movi­mien­to No Pago, el pri­mer minis­tro de Ban­gla­dés resu­mía la cues­tión en diciem­bre de 2010: los micro­pres­ta­mis­tas están chu­pan­do san­gre de la gen­te pobre en el nom­bre del ali­vio de la pobre­za. Poco tenía que ver con los pobres –jus­ti­fi­ca­ción teó­ri­ca del mode­lo- los méto­dos pura­men­te ban­ca­rios y las sali­das a bol­sa de SKS Micro­fi­nan­ce, en India; y de Com­par­ta­mos, en Méxi­co. La pri­me­ra de las enti­da­des pasó de 10.000 clien­tes en 2003 a 75.000 en 2005. Y cap­tó inver­sio­nes de Mor­gan Stan­ley, J.P. Mor­gan, BNP Pari­bás o Cré­dit Agri­co­le, con lo que salió como un cohe­te en la Bol­sa de Bombay…

Enric Llo­pis

10 de febre­ro de 2017

Fuen­te: http://​www​.cadtm​.org/​M​i​c​r​o​c​r​e​d​i​t​o​s​-​e​n​-​e​l​-​S​u​r​-​h​a​cer

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *