EEUU: La lógi­ca del «mal menor» o como las mis­mas polí­ti­cas que hicie­ron posi­ble el esta­do de bien­es­tar están pro­vo­can­do su colapso

En 2016, des­pués de déca­das de derro­tas, podría pare­cer raro que hable­mos de los lími­tes del New Deal, y más aún de los esta­dos de bien­es­tar expan­si­vos cons­trui­dos en Euro­pa. De hecho, según el sec­tor pro­gre­sis­ta del libe­ra­lis­mo esta­dou­ni­den­se, todo lo que nece­si­ta­mos hoy es un retorno a aque­lla épo­ca menos aus­te­ra, cuan­do al menos muchos tra­ba­ja­do­res tenían una sen­sa­ción de segu­ri­dad y estabilidad.

Sin embar­go, el pac­to ori­gi­nal del New Deal no esta­ba incli­na­do total­men­te a favor de la gen­te común –y alber­gó con­tra­dic­cio­nes que con el tiem­po lo des­trui­rían. ¿Cómo hubie­ra sido un pac­to más jus­to? Y ¿qué fuer­zas socia­les hicie­ron posi­ble el New Deal y la edad de oro de la pos­gue­rra? A fina­les de diciem­bre, el edi­tor de Jaco­bin, Bhas­kar Sun­ka­ra, habló con Robert Bren­ner, pro­fe­sor de his­to­ria en la Uni­ver­si­dad de Cali­for­nia en Los Ánge­les, sobre los mitos y reali­da­des de aquel perío­do, a menu­do idealizado.

Bhas­kar Sun­ka­ra: Cuan­do la gen­te pien­sa en el New Deal, hay dos narra­ti­vas prin­ci­pa­les. En una de ellas, Fran­klin Roo­se­velt es el héroe, diri­gien­do a los tra­ba­ja­do­res con­tra los gran­des capi­ta­lis­tas que nos habían hun­di­do en la depre­sión eco­nó­mi­ca. En el otro extre­mo, están los que creen que Roo­se­velt actuó úni­ca­men­te en inte­rés de una éli­tes lo sufi­cien­te­men­te inte­li­gen­tes como para que­rer sal­var al capi­ta­lis­mo de sí mis­mo. ¿Cual está más cer­ca de la verdad?

Robert Bren­ner: Yo diría que la cla­ve del sur­gi­mien­to de las refor­mas del New Deal fue la trans­for­ma­ción en el nivel y el carác­ter de la lucha de la cla­se obre­ra. Uno o dos años des­pués de la elec­ción de Roo­se­velt, sur­gió repen­ti­na­men­te un movi­mien­to obre­ro mili­tan­te de masas. Esto pro­por­cio­nó la base mate­rial, por así decir­lo, para la trans­for­ma­ción de la con­cien­cia y las posi­cio­nes polí­ti­cas de la cla­se obre­ra que hicie­ron posi­ble las refor­mas de Roosevelt.

Tras el auge y la radi­ca­li­za­ción de la cla­se obre­ra que se pro­du­jo a raíz de la Pri­me­ra Gue­rra Mun­dial, la mili­tan­cia de los tra­ba­ja­do­res deca­yó, y la déca­da de 1920 fue tes­ti­go de como la cla­se capi­ta­lis­ta esta­dou­ni­den­se, lle­gó a la cima de su poder, con­fian­za y pro­duc­ti­vi­dad, con un con­trol total de la indus­tria y la polí­ti­ca. La pro­duc­ti­vi­dad fabril aumen­tó más rápi­da­men­te en esa déca­da que nun­ca antes ni des­pués, la libe­ra­li­za­ción sin­di­cal en las empre­sas (que prohi­bió los con­tra­tos colec­ti­vos nego­cia­dos por los sin­di­ca­tos) se impu­so en todas par­tes, el Par­ti­do Repu­bli­cano de las gran­des empre­sas rei­na­ba supre­mo, y la bol­sa rom­pió todos los techos.

El ini­cio de la Gran Depre­sión, que siguió al derrum­be de la bol­sa de 1929, cam­bió todo. La admi­nis­tra­ción Hoo­ver no hizo nada ante el des­em­pleo, que alcan­zó la cifra récord del 25 por cien­to y devas­tó los nive­les de vida de la pobla­ción, des­acre­di­tan­do al Par­ti­do Repu­bli­cano duran­te una generación.

Sin embar­go, la admi­nis­tra­ción Roo­se­velt entran­te tenía rela­ti­va­men­te poco que ofre­cer a la cla­se tra­ba­ja­do­ra. Su buque insig­nia, la Ley de Recu­pe­ra­ción Indus­trial Nacio­nal, tenía como obje­ti­vo reac­ti­var la indus­tria apun­ta­lan­do los pre­cios y bene­fi­cios capi­ta­lis­tas a tra­vés de car­te­les y mono­po­lios. Pero no tuvo el menor efec­to para salir de la cri­sis económica.

Lo que trans­for­mó por com­ple­to el pai­sa­je polí­ti­co fue el esta­lli­do de lo que Rosa Luxem­burg habría lla­ma­do un «auge de huel­gas de masas», un fenó­meno que había pre­sen­cia­do y ana­li­za­do cuan­do la revo­lu­ción de 1905 en Rusia, que estu­vo acom­pa­ña­da por una ola de huel­gas de masas. De la nada, a par­tir de las plan­tas de auto­mó­vi­les de Detroit en la pri­ma­ve­ra de 1933, hubo una serie de huel­gas cada vez más gran­des y más amplias, que movi­li­za­ron a gru­pos cada vez más amplios de tra­ba­ja­do­res en los talle­res y las calles; orga­ni­za­dos y no orga­ni­za­dos, tra­ba­jan­do y en paro, en una ola ascen­den­te. Rei­vin­di­ca­cio­nes pro­gra­má­ti­cas e ideas que pare­cían cas­ti­llos en el aire se con­ver­tían de pron­to, con el aumen­to del poder de los tra­ba­ja­do­res, en plau­si­ble y conquistables.

Las huel­gas se exten­die­ron rápi­da­men­te a las fábri­cas tex­ti­les del sur, las minas de car­bón del este, y las fábri­cas de ace­ro del medio oes­te. Pero Roo­se­velt se man­tu­vo al mar­gen y no hizo nada cuan­do las empre­sas y las fuer­zas repre­si­vas loca­les aplas­ta­ron una huel­ga tras otra.

El año mila­gro­so para el movi­mien­to obre­ro fue 1934. Los tra­ba­ja­do­res lucha­ron y gana­ron tres gran­des huel­gas gene­ra­les urba­nas: San Fran­cis­co (diri­gi­da por los esti­ba­do­res), Min­nea­po­lis (diri­gi­da por los camio­ne­ros) y Tole­do (diri­gi­da por los tra­ba­ja­do­res de pie­zas de auto­mó­vi­les). En estas luchas, así como en otras que sacu­die­ron a las ciu­da­des en toda la nación, los orga­ni­za­do­res sin­di­ca­les cons­tru­ye­ron su poder acer­cán­do­se a los tra­ba­ja­do­res en otras indus­trias, movi­li­zan­do a los ciu­da­da­nos para apo­yar sus pique­tes, alián­do­se con los comi­tés de para­dos, y defen­dién­do­se a bra­zo lim­pio de los ata­ques de la poli­cía en las calles.

El cam­bio en el equi­li­brio de fuer­zas y en la con­cien­cia polí­ti­ca pre­pa­ró el esce­na­rio para el sur­gi­mien­to del nue­vo sin­di­ca­to, el Con­gre­so de Orga­ni­za­cio­nes Indus­tria­les (CIO), la ascen­sión de los demó­cra­tas como el par­ti­do polí­ti­co domi­nan­te en el país, y la apli­ca­ción de las refor­mas del New Deal.

En noviem­bre de 1934, los demó­cra­tas logra­ron una vic­to­ria aplas­tan­te en las elec­cio­nes legis­la­ti­vas de mitad de man­da­to, aumen­tan­do la mayo­ría elec­to­ral que habían logra­do en 1932. Los demó­cra­tas más radi­ca­les del espec­tro polí­ti­co fue­ron ele­gi­dos en núme­ros des­pro­por­cio­na­dos, e inclu­so algu­nos socia­lis­tas fue­ron ele­gi­dos. Los nue­vos acti­vis­tas obre­ros par­ti­ci­pa­ron en la polí­ti­ca muni­ci­pal y unie­ron fuer­zas con los demócratas.

Igual­men­te impor­tan­te, las aplas­tan­tes vic­to­rias en las huel­gas de 1934, dota­ron al nue­vo movi­mien­to obre­ro radi­ca­li­za­do de la con­fian­za y la capa­ci­dad para orga­ni­zar a los Tra­ba­ja­do­res de Auto­mo­ción Uni­dos (UAW) y el CIO en los siguien­tes tres años. Roo­se­velt fue trans­for­ma­do de un polí­ti­co están­dar en un refor­ma­dor, con la zanaho­ria y el palo el nue­vo movi­mien­to obre­ro empu­jó a la admi­nis­tra­ción a defen­der una serie de refor­mas socio­po­lí­ti­cas his­tó­ri­cas que inclu­ye­ron la Ley de Segu­ri­dad Social, la Ley de Nor­mas Jus­tas de Tra­ba­jo (que esta­ble­ció la jor­na­da máxi­ma y el sala­rio míni­mo para la mayo­ría de los tra­ba­ja­do­res), y la Ley Wag­ner (que amplió el reco­no­ci­mien­to sin­di­cal e ins­ti­tu­cio­na­li­zó la nego­cia­ción colectiva).

¿En qué medi­da este auge se apo­yó en las orga­ni­za­cio­nes exis­ten­tes, en par­ti­cu­lar el Par­ti­do Comu­nis­ta (PC) y tal vez en otras fuer­zas socia­lis­tas como los trots­kis­tas y el Par­ti­do Socia­lis­ta de América ?

Creo que la com­pren­sión de Rosa Luxem­burg de la psi­co­lo­gía social de la huel­ga de masas sigue sien­do el pun­to de par­ti­da indispensable.

La cues­tión es que nin­gu­na orga­ni­za­ción pue­de por sí mis­ma trans­for­mar una situa­ción de baja acti­vi­dad y con­cien­cia en una ola de huel­gas de masas, y es igual­men­te difí­cil de sos­te­ner una ola de acti­vi­dad radi­cal de masas más allá de cier­to pun­to. Cuan­do la gen­te es inca­paz de actuar jun­tos para resis­tir a sus patro­nos, el egoís­mo, deri­va­do de la situa­ción de ato­mi­za­ción de los tra­ba­ja­do­res, está a la orden del día.

La explo­sión ines­pe­ra­do y no pla­nea­da de la acción colec­ti­va de los tra­ba­ja­do­res es la cla­ve del ini­cio de un nue­vo perio­do de acti­vi­dad de masas y de polí­ti­ca radi­cal, y no es casua­li­dad que las ondas de acti­vi­dad de masas, de radi­ca­li­za­ción polí­ti­ca, y de refor­mas socia­les que han mar­ca­do la his­to­ria de Esta­dos Uni­dos han teni­do lugar de mane­ra dis­con­ti­nua, de mane­ra cícli­ca. Pien­sa en la Era Pro­gre­sis­ta, el New Deal, la Gran Sociedad.

Dicho esto, los gru­pos orga­ni­za­dos de socia­lis­tas y revo­lu­cio­na­rios han juga­do un papel indis­pen­sa­ble a la hora de des­en­ca­de­nar el poten­cial de una mayor auto-acti­vi­dad de los tra­ba­ja­dor. Han ayu­da­do a ase­gu­rar la con­ti­nui­dad entre luchas des­co­nec­ta­das tem­po­ral­men­te, han ofre­ci­do un aná­li­sis his­tó­ri­co del momen­to con­cre­to y, sobre todo, han pro­pues­to estra­te­gias de acción.

Las semi­llas de la acción de los tra­ba­ja­do­res fue­ron plan­ta­das duran­te la depre­sión cuan­do el Par­ti­do Comu­nis­ta y otros sin­di­ca­lis­tas radi­ca­les crea­ron la Liga para la Edu­ca­ción Sin­di­cal, con el obje­ti­vo de tras­cen­der la estre­chez y el con­ser­va­du­ris­mo de la Fede­ra­ción Ame­ri­ca­na del Tra­ba­jo (AFL), el sin­di­ca­lis­mo de ofi­cio y desa­rro­llar el sin­di­ca­lis­mo indus­trial, una idea que habían pasa­do a pri­mer plano en la gran ola de huel­gas de 1919.

Fun­da­men­tal­men­te, comu­nis­tas, socia­lis­tas y trots­kis­tas ocu­pa­ron posi­cio­nes estra­té­gi­cas como diri­gen­tes y orga­ni­za­do­res de los tra­ba­ja­do­res en las plan­tas de pro­duc­ción en dife­ren­tes sec­to­res indus­tria­les en los años 1920 y prin­ci­pios de los 30. Esta­ban, por tan­to, per­fec­ta­men­te situa­dos para jugar los pape­les cen­tra­les en la orga­ni­za­ción de las tres gran­des huel­gas gene­ra­les de 1934 –comu­nis­tas en San Fran­cis­co, trots­kis­tas en Min­nea­po­lis, los segui­do­res de A. J. Mus­te en Toledo.

Los mis­mos par­ti­dos polí­ti­cos radi­ca­les y redes de comu­nis­tas, trots­kis­tas y socia­lis­tas tam­bién fue­ron res­pon­sa­bles en el cora­zón de las huel­gas gene­ra­les de 1934 de la for­mu­la­ción de estra­te­gias y de la orga­ni­za­ción de base en la UAW y el CIO entre 1935 y 1937.

Para estos mili­tan­tes, el prin­ci­pio de par­ti­da era la inde­pen­den­cia de la cla­se obre­ra. Esto sig­ni­fi­ca­ba, de mane­ra explí­ci­ta, que el nue­vo movi­mien­to no podía depen­der de, y debe­ría espe­rar la opo­si­ción de los fun­cio­na­rios del sin­di­ca­to AFL, los jue­ces que media­ban en los con­flic­tos labo­ra­les, y de los car­gos elec­tos del Par­ti­do Democrático.

Por que tuvo que depen­der de sus pro­pios miem­bros, tenía que acu­mu­lar poder a tra­vés de la acción direc­ta en el taller y en las calles, crean­do lazos de soli­da­ri­dad con otros gru­pos de tra­ba­ja­do­res y pre­pa­rán­do­se para enfren­tar­se (sin ver­se con­di­cio­na­dos por la lega­li­dad) a un esta­do que esta­ba a favor de los patrones.

La siguien­te ola de huel­gas para con­se­guir el reco­no­ci­mien­to sin­di­cal orga­ni­za­das por estas fuer­zas cul­mi­nó con la vic­to­ria sobre Gene­ral Motors (GM), la cor­po­ra­ción más gran­de del mun­do, en la huel­ga de bra­zos caí­dos de Flint de 1936 – 1937, lo que garan­ti­zó el reco­no­ci­mien­to del CIO.

En otros luga­res, en todo el mun­do capi­ta­lis­ta avan­za­do, el movi­mien­to sin­di­cal y la orga­ni­za­ción sin­di­cal fue­ron la base de los par­ti­dos obre­ros social­de­mó­cra­tas. Pero no hubo uno en los Esta­dos Uni­dos. ¿Cómo se expli­ca esta inca­pa­ci­dad para cons­truir un par­ti­do obre­ro inde­pen­dien­te de los demó­cra­tas en los EEUU?

El ascen­so del movi­mien­to obre­ro de masas radi­cal de 1933 – 1935 gene­ró el tipo de con­di­cio­nes polí­ti­cas y con­cien­cia radi­cal que era, y segui­rá sien­do, el requi­si­to pre­vio para la for­ma­ción de un par­ti­do obre­ro estadounidense.

Sin este tipo de lucha, el sis­te­ma elec­to­ral ame­ri­cano, en el que el gana­dor se lo lle­va todo, hace casi impo­si­ble un ter­cer par­ti­do, inclu­yen­do un par­ti­do obre­ro. Esto se debe a que, en con­di­cio­nes nor­ma­les, en los que un ter­cer par­ti­do no pue­de con­ce­bi­ble­men­te obte­ner la mayo­ría, votar por él es, en efec­to, tirar el voto.

Para expli­car el asun­to de una mane­ra más gene­ral, una estra­te­gia elec­to­ral de votar a favor de un ter­cer par­ti­do no pue­de sos­te­ner­se, por­que el par­ti­do de la dere­cha típi­ca­men­te gana­rá mayo­rías elec­to­ra­les más amplias mien­tras el ter­cer par­ti­do aumen­ta su cuo­ta de voto. Sólo si el ter­cer par­ti­do pue­de lograr una mayo­ría de una sola vez, cabal­gan­do un movi­mien­to de masas titá­ni­co que pro­vo­que un giro repen­tino a la izquier­da en una gran par­te de la ciu­da­da­nía, ten­dría qui­zás una opor­tu­ni­dad de éxi­to. De lo con­tra­rio, el cálcu­lo elec­to­ral más ruti­na­rio ase­gu­ra la hege­mo­nía del mono­po­lio bipartidista.

En la con­ven­ción de fun­da­ción de la UAW en 1935, sus miem­bros tra­ta­ron de hecho de explo­tar la amplia radi­ca­li­za­ción que esta­ba tenien­do lugar y se nega­ron a apo­yar a Roo­se­velt y los demó­cra­tas, denun­cián­do­los como repre­sen­tan­tes del capi­tal. Pero este acto de desa­fío polí­ti­co no podía sos­te­ner­se más que a cor­to pla­zo y, en poco tiem­po, la UAW y el CIO de mane­ra más gene­ral se com­pro­me­tie­ron con el Par­ti­do Demó­cra­ta de for­ma permanente.

A par­tir de enton­ces, los demó­cra­tas se con­vir­tie­ron en el par­ti­do labo­ris­ta en este sen­ti­do limi­ta­do –del movi­mien­to sin­di­cal, pero en el que el movi­mien­to obre­ro estu­vo des­de el prin­ci­pio subor­di­na­do a los ele­men­tos capitalistas.

¿Cuá­les han sido las con­se­cuen­cias de no tener un par­ti­do obre­ro inde­pen­dien­te viable?

Bueno, hay algo que ya debe­ría estar cla­ro. No es nece­sa­rio un par­ti­do labo­ris­ta o social­de­mó­cra­ta para ganar refor­mas impor­tan­tes. El auge de la cla­se obre­ra de masas pro­vo­có por sí mis­mo un aumen­to sufi­cien­te del poder polí­ti­co de la cla­se obre­ra y un giro a la izquier­da sufi­cien­te de la con­cien­cia de la cla­se tra­ba­ja­do­ra como para obli­gar a la admi­nis­tra­ción Roo­se­velt a cam­biar su posi­ción polí­ti­ca y apro­bar las refor­mas legislativas.

Los mis­mos gru­pos de comu­nis­tas, trots­kis­tas, socia­lis­tas y sin­di­ca­lis­tas que pro­por­cio­na­ron la mayor par­te de los líde­res de las huel­gas gene­ra­les de 1934 y del movi­mien­to obre­ro de masas esta­ban tam­bién detrás de la lucha por el par­ti­do obre­ro. Lo con­si­de­ra­ban la cul­mi­na­ción de su obje­ti­vo de crea­ción de un movi­mien­to de base por el sin­di­ca­lis­mo indus­trial. A sus ojos, el par­ti­do obre­ro for­ma­ría el capa­ra­zón polí­ti­co para el sur­gi­mien­to del CIO.

En agu­do con­tras­te, las capas socia­les que nor­mal­men­te for­ma­ban el núcleo de los par­ti­dos social­de­mó­cra­tas –la cúpu­la sin­di­cal– esta­ba com­ple­ta­men­te ausen­tes de la lucha por el par­ti­do obre­ro. Los líde­res sin­di­ca­les de la AFL se opu­sie­ron en todo momen­to impla­ca­ble­men­te. E inclu­so los fun­cio­na­rios de los sin­di­ca­tos de la AFL que rom­pie­ron para ayu­dar a orga­ni­zar el CIO –y fue­ron en un pri­mer momen­to arras­tra­dos por su mili­tan­cia– lucha­ron des­de el prin­ci­pio para orien­tar el nue­vo movi­mien­to obre­ro hacia los con­fi­nes segu­ros del Par­ti­do Demócrata.

Estos fun­cio­na­rios lle­ga­rían a for­mar el cora­zón del mini-par­ti­do social­de­mó­cra­ta que ope­ra­ría duran­te todo el perío­do de pos­gue­rra den­tro del Par­ti­do Demócrata.

Aun­que tam­bién fue­ron res­pon­sa­bles de gran par­te del refor­mis­mo des­ple­ga­do por el Par­ti­do Demó­cra­ta duran­te la épo­ca de pos­gue­rra, su pri­me­ra prio­ri­dad fue repri­mir las insur­gen­cias des­de aba­jo que podrían dar lugar a enfren­ta­mien­tos con los patro­nos que pudie­ran ser peli­gro­sos para los sin­di­ca­tos y la posi­ción de sus fun­cio­na­rios en ellos. Con las ame­na­zas neu­tra­li­za­das, la ruta segui­da fue una sin peli­gro: uti­li­zar el boom de la pos­gue­rra para (míni­ma­men­te) pre­sio­nar al capi­tal y tra­tar de ampliar la afi­lia­ción sin­di­cal median­te la adop­ción de tác­ti­cas no ame­na­zan­tes como la com­pe­ten­cia elec­to­ral, los gru­pos de pre­sión, y la nego­cia­ción colectiva.

¿Pue­de esbo­zar la tran­si­ción que lle­vó al movi­mien­to obre­ro des­de el pico de su poder más explo­si­vo a media­dos de la déca­da de 1930 has­ta las polí­ti­cas más ruti­na­rias de la posguerra?

En el verano de 1937, el movi­mien­to ya esta­ba en decli­ve, debi­do en par­te a las pre­sio­nes eco­nó­mi­cas obje­ti­vas y en par­te a deci­sio­nes polí­ti­cas sub­je­ti­vas. Por enci­ma de todo, antes de la mitad del año, la eco­no­mía se hun­dió en la «segun­da depre­sión», y el paro se dis­pa­ró con un efec­to devas­ta­dor sobre la com­ba­ti­vi­dad de los trabajadores.

Mucho antes, sin embar­go, la cúpu­la recién ins­ta­la­da del CIO había comen­za­do a apa­ci­guar el movi­mien­to rebel­de. La tin­ta del his­tó­ri­co con­tra­to con GM ape­nas se había seca­do reco­no­cien­do el papel del sin­di­ca­to en la nego­cia­ción colec­ti­va cuan­do los nue­vos líde­res de la UAW pre­va­le­cie­ron sobre los mili­tan­tes impi­dién­do­les exi­gir mejo­res con­di­cio­nes en la indus­tria auto­mo­triz en otros luga­res, con el fin de no poner en peli­gro la com­pe­ti­ti­vi­dad y la ren­ta­bi­li­dad de las empre­sas más débi­les. Al mis­mo tiem­po, estos mis­mos per­ma­nen­tes sin­di­ca­les comen­za­ron a repri­mir el tsu­na­mi de sen­ta­das y huel­gas sal­va­jes que los mili­tan­tes de base en los talle­res, enva­len­to­na­dos por su vic­to­ria en GM, habían desatado.

El gol­pe de gra­cia lle­gó poco des­pués, cuan­do los líde­res del CIO, John L. Lewis y Phi­lip Murray orde­na­ron a sus orga­ni­za­do­res sin­di­ca­les «con­fiar en Roo­se­velt» en su cam­pa­ña para orga­ni­zar a la indus­tria del ace­ro. La rup­tu­ra con la estra­te­gia has­ta enton­ces apli­ca­da de la inde­pen­den­cia de las bases mili­tan­tes difí­cil­men­te hubie­ra podi­do ser más evi­den­te. El resul­ta­do fue la matan­za del Memo­rial Day, cuan­do el Depar­ta­men­to de Poli­cía de Chica­go, enca­be­za­do por el alcal­de demó­cra­ta Ed Kelley, dis­pa­ró y mató a diez mani­fes­tan­tes des­ar­ma­dos e hirió a otros trein­ta en mayo de 1937, abrien­do el camino a la derro­ta de la embrio­na­ria Unión de Tra­ba­ja­do­res del Ace­ro (USW).

Fue el final efec­ti­vo del movi­mien­to de huel­ga de masas de los años 1930 y mar­có lo que fue, en retros­pec­ti­va, la increí­ble­men­te rápi­da con­so­li­da­ción de una nue­va buro­cra­cia del CIO. Este desa­rro­llo fue posi­ble por el cam­bio que tuvo lugar en la línea polí­ti­ca del Par­ti­do Comu­nis­ta a nivel internacional.

Des­pués de haber sido diri­gi­do por el Comin­tern de Sta­lin, el par­ti­do cam­bió de un pro­gra­ma de inde­pen­den­cia y auto-orga­ni­za­ción de la cla­se obre­ra a la línea lla­ma­da de Fren­te Popu­lar, que abo­ga­ba por una alian­za con «el ala pro­gre­sis­ta de la bur­gue­sía». En los EEUU, esto sig­ni­fi­có la vin­cu­la­ción con Roo­se­velt, el Par­ti­do Demó­cra­ta, y los altos diri­gen­tes, tan­to de la AFL como del CIO.

En efec­to, los mili­tan­tes del PC se subor­di­na­ron a la capa emer­gen­te de altos fun­cio­na­rios de los sin­di­ca­tos, que con­si­de­ra­ban como su prio­ri­dad ganar el reco­no­ci­mien­to de la nue­va fede­ra­ción sin­di­cal por par­te de los emplea­do­res, así como del esta­do, inclu­so si eso sig­ni­fi­ca soca­var la úni­ca fuen­te real del poder sindical.

Así que los fun­cio­na­rios sin­di­ca­les, así como los polí­ti­cos del par­ti­do, soca­va­ron las mis­mas fuer­zas socia­les en las que se basa­ban dichas orga­ni­za­cio­nes y que les per­mi­tie­ron arran­car rei­vin­di­ca­cio­nes del capi­tal y del estado.

Sí. El sur­gi­mien­to de este movi­mien­to de masas mili­tan­te pro­du­jo un nue­vo gru­po de líde­res radi­ca­les, y al mis­mo tiem­po trans­for­mó a un sec­tor de la anti­gua direc­ción ofi­cial en radi­ca­les, al menos por un tiem­po. Pero a medi­da que el movi­mien­to de masas comen­zó a disi­par­se, los mis­mos líde­res mira­ron a su alre­de­dor y vie­ron que esta­ban en peli­gro de ser aplas­ta­dos entre una cla­se capi­ta­lis­ta en un pie de gue­rra y una afi­lia­ción sin­di­cal dema­sia­do des­mo­vi­li­za­da como para res­pal­dar a sus diri­gen­tes. Para pro­te­ger a la orga­ni­za­ción sin­di­cal –de la que todo depen­de– pare­ce de sen­ti­do común hacer una reti­ra­da estra­té­gi­ca con el fin de lle­gar a algún tipo de modus viven­di con los patrones.

Pero las con­di­cio­nes que hacen que los líde­res sin­di­ca­les adop­tan una pos­tu­ra con­ser­va­do­ra no son sólo coyun­tu­ra­les, sino tam­bién estruc­tu­ra­les. Mien­tras que la suer­te eco­nó­mi­ca de los miem­bros del sin­di­ca­to depen­de de lo que pue­den arran­car a los emplea­do­res a tra­vés de la lucha de cla­ses, y por lo tan­to del poder que pue­den ejer­cer sobre y con­tra el capi­tal, los fun­cio­na­rios del sin­di­ca­to encuen­tran su base mate­rial en la pro­pia orga­ni­za­ción sin­di­cal. Pue­den sobre­vi­vir, e inclu­so pros­pe­rar, siem­pre que con­si­gan el reco­no­ci­mien­to del sin­di­ca­to por par­te de los empleadores.

La cues­tión es que los diri­gen­tes sin­di­ca­les cons­ti­tu­yen una capa social dis­tin­ta situa­da entre el capi­tal y el tra­ba­jo, con enor­mes ven­ta­jas en com­pa­ra­ción con los miem­bros ordi­na­rios. Al estar con­tra­ta­dos por el sin­di­ca­to en lugar de las empre­sas, sus con­di­cio­nes de vida ya no son tan depen­dien­tes del resul­ta­do de las bata­llas del sin­di­ca­to con los patro­nes. Han sido capa­ces de libe­rar­se de tener que tra­ba­jar en el taller, por lo que sus con­di­cio­nes de tra­ba­jo ya no están deter­mi­na­das por la bru­tal lucha del día a día en el pro­ce­so de trabajo.

Es la orga­ni­za­ción sin­di­cal la que paga los sala­rios de sus per­ma­nen­tes, esta­ble­ce sus pla­nes de carre­ra, y deter­mi­na su for­ma ente­ra de vida. Tie­nen por tan­to todos los incen­ti­vos para evi­tar un enfo­que de ganar ven­ta­jas para sus miem­bros que pue­da pro­vo­car una res­pues­ta ame­na­zan­te de los patrones.

Des­de fina­les de la déca­da de 1930 duran­te la tota­li­dad del perío­do de pos­gue­rra, la cúpu­la sin­di­cal, por lo tan­to, hizo todo lo posi­ble para limi­tar la acti­vi­dad sin­di­cal a los méto­dos de lucha de no con­fron­ta­ción, de mane­ra que no se les esca­pa­se de las manos y ame­na­za­se a los empleadores.

En su lugar, esco­gie­ron la vía elec­to­ral a tra­vés del Par­ti­do Demó­cra­ta y la nego­cia­ción colec­ti­va en el mar­co de la Jun­ta Nacio­nal de Rela­cio­nes de Tra­ba­jo. Su máxi­ma aspi­ra­ción era con­se­guir que el gobierno y los empre­sa­rios se unie­ran con ellos en for­mas tri­par­ti­tas de coope­ra­ción cor­po­ra­ti­vis­ta que, por medio de acuer­dos de pro­duc­ti­vi­dad e inver­sión públi­ca defi­ci­ta­ria key­ne­sia­nas, podría hacer cre­cer el pas­tel eco­nó­mi­co, per­mi­tien­do que bene­fi­cios y sala­rios aumen­ta­ran a la par, superan­do de for­ma per­ma­nen­te el con­flic­to distributivo .

Mien­tras tan­to, hicie­ron todo lo posi­ble para entor­pe­cer e impe­dir la movi­li­za­ción sin­di­cal de base. Era una estra­te­gia que, con el tiem­po, solo podía corroer el poder y la efi­ca­cia de sus pro­pias orga­ni­za­cio­nes sindicales.

Si la para­do­ja de estos ele­men­tos refor­mis­tas fue que todo su enfo­que polí­ti­co ten­día a des­truir las mis­mas fuer­zas que les pro­por­cio­na­ban su poder, ¿cómo se expli­can sus éxi­tos en la posguerra?

Pues bien, aun­que pocos lo recuer­dan aho­ra, fue pro­ba­ble­men­te la opi­nión de con­sen­so de que, con el final de la Segun­da Gue­rra Mun­dial, el desar­me y el pro­fun­do des­cen­so en el gas­to mili­tar se pro­du­ci­ría una caí­da de la deman­da que empu­ja­ría de nue­vo a la eco­no­mía a la rece­sión o inclu­so a una depre­sión. En tales con­di­cio­nes, las pers­pec­ti­vas de un movi­mien­to obre­ro que ya había vis­to su poder ero­sio­nar­se rápi­da­men­te pare­cía sombrío.

Pero ines­pe­ra­da­men­te para muchos, lo que se con­si­guió en cam­bio fue la mayor expan­sión eco­nó­mi­ca en la his­to­ria capi­ta­lis­ta, y esto pro­por­cio­nó a la ver­sión esta­dou­ni­den­se de la social­de­mo­cra­cia, en el inte­rior del Par­ti­do Demó­cra­ta, una nue­va oportunidad.

En los Esta­dos Uni­dos, como en todas las eco­no­mías capi­ta­lis­tas avan­za­das, los cre­cien­tes exce­den­tes crea­dos por el auge de la pos­gue­rra abrie­ron el camino para que los tra­ba­ja­do­res pudie­ran dis­fru­tar de aumen­tos sala­ria­les y de un esta­do de bien­es­tar cada vez mayor sin muchos recor­tes en los bene­fi­cios capi­ta­lis­tas. Los emplea­do­res, por su par­te, encon­tra­ron que podían maxi­mi­zar sus ganan­cias median­te la con­ce­sión a los tra­ba­ja­do­res de aumen­tos cons­tan­tes en inte­rés de la paz social, en lugar de la redis­tri­bu­ción de la ren­ta a su favor a cos­ta de huel­gas per­tur­ba­do­ras y des­or­de­nes sociales.

En esta situa­ción, el Par­ti­do Demó­cra­ta, al igual que sus homó­lo­gos social­de­mó­cra­tas en el extran­je­ro, fue capaz de man­te­ner su posi­ción como el par­ti­do domi­nan­te duran­te otro cuar­to de siglo al pre­sen­tar­se como el prin­ci­pal defen­sor de los tra­ba­ja­do­res y de las refor­mas socia­les, natu­ral­men­te, den­tro de los estric­tos lími­tes esta­ble­ci­dos por las nece­si­da­des del bene­fi­cio y la inver­sión. Los repu­bli­ca­nos, por su par­te, no tuvie­ron más reme­dio que com­pe­tir con los demó­cra­tas en el terreno ele­gi­do por estos, con­de­nán­do­se inevi­ta­ble a una posi­ción subordinada.

Aún así, no hay que olvi­dar que las leyes más impor­tan­tes que mar­ca­ron el pun­to álgi­do de las refor­mas en la déca­da de 1960 y prin­ci­pios de 1970 no podrían haber sido apro­ba­da en ausen­cia de pre­sión des­de aba­jo de los gran­des movi­mien­tos socia­les de la épo­ca –espe­cial­men­te la lucha de los negros y la lucha con­tra la gue­rra en Vietnam.

Esta tra­yec­to­ria no pare­ce muy dife­ren­te de la de los par­ti­dos social­de­mó­cra­tas euro­peos. Obvia­men­te, el Par­ti­do Demó­cra­ta es un par­ti­do capi­ta­lis­ta, pero los par­ti­dos labo­ris­tas, inclu­so sin repre­sen­tan­tes del capi­tal en sus pro­pias filas, tam­bién se enfren­ta­ron a limi­ta­cio­nes simi­la­res. ¿Qué pre­cio ha paga­do la cla­se tra­ba­ja­do­ra de EEUU por su inca­pa­ci­dad para for­mar un par­ti­do obre­ro pro­pia­men­te dicho?

Creo que la mane­ra de res­pon­der a esta pre­gun­ta es com­pa­rar la evo­lu­ción en Euro­pa, por ejem­plo en Ingla­te­rra, y la de los Esta­dos Uni­dos en los años pos­te­rio­res a la Segun­da Gue­rra Mun­dial. En el Rei­no Uni­do, hubo una tre­men­da movi­li­za­ción de masas para el esfuer­zo de gue­rra, pero hacia el final del con­flic­to, la gen­te esta­ba ago­ta­da, can­sa­da de la aus­te­ri­dad, y espe­ra­ba gran­des mejo­ras en sus nive­les de vida.

El Par­ti­do Labo­ris­ta bri­tá­ni­co fue así capaz de ganar una vic­to­ria elec­to­ral aplas­tan­te por­que era vis­to como el repre­sen­tan­te de las aspi­ra­cio­nes no sólo de la cla­se obre­ra, sino de la ciu­da­da­nía en gene­ral. En los EEUU, al mis­mo tiem­po, el Par­ti­do Demó­cra­ta fue capaz de man­te­ner su domi­nio elec­to­ral. ¿Cuál es la dife­ren­cia enton­ces entre ambos países?

La ven­ta­ja que tenían los labo­ris­tas y social­de­mó­cra­tas del Rei­no Uni­do y Euro­pa Occi­den­tal fren­te al Par­ti­do Demó­cra­ta es que no sólo podían pre­sen­tar­se como la repre­sen­ta­ción de lo que eran más o menos movi­mien­tos obre­ros polí­ti­ca­men­te homo­gé­neos, sino que, median­te la movi­li­za­ción elec­to­ral y su vic­to­ria, podían hablar legí­ti­ma­men­te en nom­bre de una base más amplia en toda la ciudadanía.

Esta­ban, por tan­to, en con­di­cio­nes de luchar en nom­bre de toda la pobla­ción a favor de refor­mas socia­les que refle­ja­sen lo que eran en defi­ni­ti­va intere­ses comu­nes y sobre esa base, con­se­guir avan­ces deci­si­vos para todo el mun­do – sani­dad públi­ca, pen­sión de jubi­la­ción, sub­ven­cio­nes por des­em­pleo. Estos bene­fi­cios, en retros­pec­ti­va, ter­mi­na­ron por ser vis­tos como nece­si­da­des huma­nas y han sido por ello bas­tan­te difí­ci­les de revertir.

En los EEUU, tam­bién se adop­ta­ron refor­mas simi­la­res, y a lo gran­de. Pero fue­ron con­se­gui­das y apli­ca­das en prác­ti­ca no por par­ti­dos polí­ti­cos nacio­na­les que tra­ta­ban de cons­truir un esta­do de bien­es­tar uni­ver­sal y finan­cia­do via impues­tos, sino por sin­di­ca­tos con­cre­tos que las arran­ca­ban a sus emplea­do­res y los incor­po­ra­ban en los con­tra­tos colec­ti­vos como bene­fi­cios de los empleados.

Así que los tra­ba­ja­do­res de la auto­mo­ción de la UAW, la Uni­ted Elec­tri­cal Wor­kers, los meta­lúr­gi­cos de la USW, y otros gran­des sin­di­ca­tos nego­cia­ban todo lo que podría­mos lla­mar un «mini-esta­do del bien­es­tar» para sus miem­bros. Estos bene­fi­cios se exten­die­ron lue­go a gran par­te del res­to de la (menos orga­ni­za­da) cla­se tra­ba­ja­do­ra, en la medi­da en que los cos­tes de los empre­sa­rios eran más que com­pen­sa­do por las ganan­cias deri­va­das de la pro­duc­ción con­ti­nua y la paz laboral.

A prin­ci­pios de 1970, la pano­plia de los avan­ces del bien­es­tar que había sido gana­dos por medio de con­tra­tos sin­di­ca­les habían sido com­ple­men­ta­dos sus­tan­cial­men­te por una impor­tan­te legis­la­ción social pro­mul­ga­da bajo John­son, Nixon, y Ford. Y aquí, tam­bién, la cúpu­la sin­di­cal, tra­ba­jan­do en gran medi­da a tra­vés del Par­ti­do Demó­cra­ta, y no como en Euro­pa a tra­vés de los par­ti­dos social­de­mó­cra­tas o labo­ris­tas, fue­ron agen­tes cen­tra­les de las refor­mas –a pesar de que no podrían haber teni­do el éxi­to que tuvie­ron sin los movi­mien­tos de masas de la época.

Pero el hecho es que la cla­se obre­ra de los EEUU fra­ca­só a la hora de crear su pro­pio par­ti­do obre­ro y ello tuvo, sin lugar a dudas, impor­tan­tes con­se­cuen­cias nega­ti­vas. El esta­do de bien­es­tar de Esta­dos Uni­dos –cons­trui­do en gran par­te de mane­ra ad hoc a tra­vés de los esfuer­zos de múl­ti­ples sin­di­ca­tos dis­tin­tos que actua­ban por sí mis­mos– fue sig­ni­fi­ca­ti­va­men­te menos com­ple­to y dura­de­ro que el cons­trui­do por par­ti­dos obre­ros uni­fi­ca­dos en otros luga­res del mundo.

Por otra par­te, debi­do a que tenía que ser defen­di­do por los sin­di­ca­tos con­cre­tos que las habían gana­do en un prin­ci­pio, las refor­mas alcan­za­dos en los EEUU tam­bién fue­ron sig­ni­fi­ca­ti­va­men­te más vul­ne­ra­bles una vez que esta­lló la cri­sis que en gran par­te del res­to del mun­do capi­ta­lis­ta avanzado.

Sin embar­go, los par­ti­dos de cen­tro-izquier­da de Euro­pa tam­bién fue­ron inca­pa­ces de defen­der los nive­les de vida y las con­di­cio­nes de trabajo.

En últi­ma ins­tan­cia, la fuer­te caí­da de la tasa de ganan­cia, que comien­za a fina­les de 1960 y prin­ci­pios de 1970, y el pos­te­rior fra­ca­so de su recu­pe­ra­ción, des­tru­yó las pre­con­di­cio­nes para los aumen­tos sala­ria­les y las refor­mas del esta­do de bien­es­tar que pre­ten­dían los sin­di­ca­tos y los par­ti­dos socialdemócrata.

Los per­ma­nen­tes sin­di­ca­les y los polí­ti­cos par­la­men­ta­rios en el cora­zón de todas estas orga­ni­za­cio­nes, no menos que el Par­ti­do Demó­cra­ta, acep­tan incon­di­cio­nal­men­te el sis­te­ma capi­ta­lis­ta. Han acep­ta­do sin lugar a dudas que su prio­ri­dad debe ser la recu­pe­ra­ción de la ren­ta­bi­li­dad de sus empresas.

Esto es por­que sin un aumen­to sufi­cien­te de la tasa de retorno de «sus» empre­sas, no podían espe­rar que estas empre­sas aumen­ta­sen la inver­sión y el empleo nece­sa­rios para aco­mo­dar aumen­tos sala­ria­les ade­cua­dos, direc­tos e indi­rec­tos, para sus miembros.

No es de extra­ñar, enton­ces, que al igual que los demó­cra­tas, los par­ti­dos social­de­mó­cra­tas de todo el mun­do capi­ta­lis­ta avan­za­do bus­ca­ran duran­te las últi­mas tres déca­das repri­mir las rei­vin­di­ca­cio­nes de sus miem­bros de mayo­res com­pen­sa­cio­nes y bene­fi­cios de bien­es­tar social con el fin de incre­men­tar las ganancias.

La pri­me­ra mani­fes­ta­ción de la caí­da de la ren­ta­bi­li­dad y la des­ace­le­ra­ción de la acu­mu­la­ción de capi­tal en Euro­pa Occi­den­tal se pro­du­jo en la déca­da de 1960. En prác­ti­ca­men­te todos los paí­ses, los diri­gen­tes sin­di­ca­les, así como de los par­ti­dos social­de­mó­cra­tas y labo­ris­tas aso­cia­dos con ellos, res­pon­die­ron apro­ban­do recor­tes públi­cos y empre­sa­ria­les de varias cla­ses. El obje­ti­vo era res­tau­rar la com­pe­ti­ti­vi­dad inter­na­cio­nal y, a su vez, la ren­ta­bi­li­dad indus­trial, a expen­sas de los trabajadores.

Pero esta acep­ta­ción de la nece­si­dad de los tra­ba­ja­do­res de hacer sacri­fi­cios para res­tau­rar los libros de cuen­tas de las empre­sas no que­da­ron sin res­pues­ta. En toda Euro­pa –de Ale­ma­nia a Fran­cia, de Ita­lia al Rei­no Uni­do– los tra­ba­ja­do­res comu­nes y corrien­tes de base des­ata­ron gran­des revuel­tas con­tra las fuer­zas buro­crá­ti­cas polí­ti­cas y sin­di­ca­les que habían exi­gi­do renun­cias en sus dere­chos en inte­rés de la revi­ta­li­za­ción de la acu­mu­la­ción de capital.

En Ale­ma­nia, hubo una ola de huel­gas no ofi­cia­les que des­tru­ye­ron por com­ple­to la polí­ti­ca de con­ten­ción sala­rial apo­ya­do por los social­de­mó­cra­tas. En Fran­cia, hubo Mayo del 68 ; en Ita­lia, el oto­ño calien­te de 1969. En Ingla­te­rra, la huel­ga de los mine­ros pro­vo­có la caí­da del gobierno.

Este aumen­to de la resis­ten­cia de la cla­se obre­ra fre­nó la ofen­si­va de los capi­ta­lis­tas y la recu­pe­ra­ción de la ren­ta­bi­li­dad. Pero la pro­fun­da rece­sión de 1974 – 1975 pro­du­jo un cam­bio impor­tan­te, en con­cre­to un impor­tan­te aumen­to del des­em­pleo que ago­tó la ener­gía de los tra­ba­ja­do­res y redu­jo su com­ba­ti­vi­dad. La vía esta­ba abier­ta para ron­da tras ron­da de recor­tes sala­ria­les y en el gas­to públi­co que, más pron­to o más tar­de, reci­bie­ron el res­pal­do de los diri­gen­tes social­de­mó­cra­tas y sin­di­ca­les ofi­cia­les en todos los países.

¿Empe­zó todo a colap­sar nece­sa­ria­men­te? ¿Había una vía refor­mis­ta para supe­rar las con­tra­dic­cio­nes de las que estás hablan­do? ¿O pode­mos decir que, a menos que hubie­ra habi­do algún tipo de rup­tu­ra anti­ca­pi­ta­lis­ta en algún momen­to de la déca­da de 1970, era poco pro­ba­ble que se hubie­ra podi­do evi­tar la situa­ción que sufri­mos actualmente?

Yo creo que está cla­ro hoy que, a fal­ta de la caí­da del orden capi­ta­lis­ta, había pode­ro­sas pre­sio­nes eco­nó­mi­cas y polí­ti­cas que hacían muy pro­ba­ble que aca­bá­se­mos don­de hemos acabado.

Por un lado, las res­pues­tas eco­nó­mi­cas del pro­pio capi­tal a su pro­ble­ma de la ren­ta­bi­li­dad sólo han empeo­ra­do las cosas. La tasa redu­ci­da de retorno ha dis­mi­nui­do los incen­ti­vos de los capi­ta­lis­tas para inver­tir y emplear. Al mis­mo tiem­po, han alen­ta­do al capi­tal y al Esta­do a recor­tar el cre­ci­mien­to de los bene­fi­cios y del gas­to social con el fin de aumen­tar los bene­fi­cios median­te la reduc­ción de los cos­tes de pro­duc­ción. El resul­ta­do ha sido un cre­ci­mien­to cada vez más len­to de la deman­da de bie­nes de inver­sión, bie­nes de con­su­mo y ser­vi­cios públi­cos, y esto ha crea­do más pre­sión a la baja sobre la tasa de ganancias.

Las res­pues­tas polí­ti­cas de los par­ti­dos social­de­mó­cra­tas y labo­ris­tas, así como del Par­ti­do Demó­cra­ta, han sido igual­men­te auto-ero­si­vos. Por estas fuer­zas, la acep­ta­ción de la invio­la­bi­li­dad de la pro­pie­dad capi­ta­lis­ta y la ren­ta­bi­li­dad ha hecho impen­sa­ble un aban­dono de la austeridad.

Sin embar­go, la con­ti­nua caí­da de la deman­da agre­ga­da ha hecho que la pro­tec­ción de la tasa de ganan­cias de las empre­sas se haya con­ver­ti­do en cada vez menos com­pa­ti­ble inclu­so con los aumen­tos más míni­mos de suel­dos o del gas­to social y exi­ja su reduc­ción absoluta.

Ello es debi­do a que el fun­cio­na­mien­to del sec­tor finan­cie­ro, que hace posi­ble las dis­tri­bu­cio­nes más extre­mas y dra­má­ti­cas de ingre­sos hacia arri­ba –a la par­te supe­rior del 1 por cien­to, por enci­ma y lejos de casi todo el mun­do – , es decir el giro hacia la finan­cia­ri­za­ción haya sido tan gene­ral. Al pare­cer, para los que tie­nen acce­so, es la for­ma más efec­ti­va de pro­te­ger y aumen­tar las ganan­cias capi­ta­lis­tas, la con­di­ción sine qua non para todo el mun­do y todas las cosas mien­tras pre­va­lez­ca el actual modo de pro­duc­ción. Esa expan­sión finan­cie­ra va de la mano de cri­sis finan­cie­ras-eco­nó­mi­cas cada vez más gra­ves, así como dis­mi­nu­cio­nes abso­lu­tas en los ingre­sos de cada vez mayo­res sec­to­res de la pobla­ción, que se entien­den como el cos­te inevi­ta­ble para man­te­ner la eco­no­mía sana.

Que los par­ti­dos social­de­mó­cra­tas de Euro­pa Occi­den­tal, así como el Par­ti­do Demó­cra­ta, no hayan duda­do en echar su suer­te con el sec­tor finan­cie­ro pare­ce super­fi­cial­men­te para­dó­ji­co. Pero es con­se­cuen­cia lógi­ca de su fal­ta de volun­tad para cues­tio­nar las rela­cio­nes de pro­pie­dad capi­ta­lis­ta y su acep­ta­ción, al igual que por cual­quier otro par­ti­ci­pan­te en el jue­go polí­ti­co capi­ta­lis­ta, de la pri­ma­cía de los bene­fi­cios para el dina­mis­mo de la eco­no­mía y, por lo tan­to, en el nivel de vida de la cla­se tra­ba­ja­do­ra. Acep­tar que el ascen­so de las finan­zas actual­men­te for­ma par­te de la baja­da de los ingre­sos de los tra­ba­ja­do­res es sim­ple­men­te acep­tar la inevi­ta­bi­li­dad de lo que se con­si­de­ra un daño colateral.

Aún así, el hecho es que la dis­po­si­ción de la social­de­mo­cra­cia y los sin­di­ca­tos ofi­cia­les a aliar­se con el capi­tal finan­cie­ro tie­ne enor­mes impli­ca­cio­nes para las polí­ti­cas futu­ras, ya que crea opor­tu­ni­da­des reales para la resis­ten­cia. El apo­yo a la ren­ta­bi­li­dad capi­ta­lis­ta siem­pre ha sido jus­ti­fi­ca­da por la apa­ren­te exi­gen­cia de un aumen­to de la plus­va­lía apro­pia­da para que aumen­te la inver­sión y los nive­les de vida. Pero hoy en día, con la expan­sión del sec­tor finan­cie­ro, la rela­ción entre ganan­cias, cre­ci­mien­to y com­pen­sa­ción del tra­ba­ja­dor se ha roto en un gra­do significativo.

Por lo tan­to, las fuer­zas refor­mis­tas se han con­ver­ti­do en moto­res de la depre­da­ción, y super­vi­san la masi­va trans­fe­ren­cia de ingre­sos de los bol­si­llos de millo­nes de tra­ba­ja­do­res a los bol­si­llos de un puña­do de finan­cie­ros. Esto es cada vez más evi­den­te para sec­to­res cada vez más amplios de la pobla­ción. Estas con­di­cio­nes de fon­do podrían ayu­dar­nos a ver rup­tu­ras a la izquier­da de un refor­mis­mo tra­di­cio­nal que ha prác­ti­ca­men­te renun­cia­do a la lucha por reformas.

Es extre­ma­da­men­te impor­tan­te, me pare­ce, que Ber­nie San­ders vaya de un lugar para otro jun­tan­do a trein­ta mil per­so­nas en sus miti­nes. Y Jeremy Corbyn lo mis­mo. Estos son indi­ca­do­res muy impor­tan­tes de un esce­na­rio que cam­bia, por así decir­lo, para per­mi­tir la orga­ni­za­ción real.

E inclu­so sin esa orga­ni­za­ción, lo bueno de Corbyn y San­ders es el apa­ren­te recha­zo de todo el pano­ra­ma polí­ti­co por par­te de sus seguidores.

Las movi­li­za­cio­nes de masas de 2011 – 2012, que se cen­tra­ron en las pla­zas en Gre­cia y Espa­ña, ya plan­tea­ban la nece­si­dad de rom­per lim­pia­men­te por la izquier­da, más allá de la social­de­mo­cra­cia, y comen­zar a desa­fiar al capi­ta­lis­mo des­de una posi­ción de demo­cra­cia direc­ta. Sin embar­go, nun­ca fue­ron capa­ces de movi­li­zar la fuer­za nece­sa­ria para impo­ner des­de fue­ra gran­des refor­mas, como la rebe­lión obre­ra esta­dou­ni­den­se de media­dos de 1930, y mucho menos cons­ti­tuir ins­ti­tu­cio­nes de poder obre­ro como los comi­tés de fábrica.

Syri­za y Pode­mos tenía como obje­ti­vo tomar el poder, pero han defi­ni­do la toma del poder casi en su tota­li­dad en tér­mi­nos elec­to­ra­les y fra­ca­sa­ron por com­ple­to a la hora de lle­var a cabo la tarea indis­pen­sa­ble de la recons­truc­ción de los movi­mien­tos de masas en fábri­cas, ofi­ci­nas y las calles. Como resul­ta­do, han ten­di­do a sus­ti­tuir una social­de­mo­cra­cia finan­cia­ri­za­da y neo­li­be­ral por la ver­sión tra­di­cio­nal, a pesar de que duran­te cer­ca de cua­ren­ta años, esta últi­ma ha capi­tu­la­do por com­ple­to ante la austeridad.

Hoy en día nos enfren­ta­mos a un cier­to reflu­jo, pero no es señal de derro­ta. Pare­ce cla­ro que la alie­na­ción del y la opo­si­ción al sis­te­ma están cre­cien­do rápi­da­men­te. Lo que nece­si­ta­mos refle­xio­nar es por don­de van a sur­gir los nue­vos movi­mien­tos y que for­ma de orga­ni­za­ción va a ser nece­sa­ria para man­te­ner el nivel de la mili­tan­cia y crea­ti­vi­dad polí­ti­cas nece­sa­rias para desa­fiar al capitalismo.

Robert Bren­ner, es direc­tor del Cen­ter for Social Theory and Com­pa­ra­ti­ve His­tory en la Uni­ver­si­dad de Cali­for­nia-Los Ánge­les. Es autor de The Boom and the Bub­ble (Ver­so, Lon­dres, 2002), (Hay una exce­len­te ver­sión cas­te­lla­na de Juan Mari Mada­ria­ga: La expan­sión eco­nó­mi­ca y la bur­bu­ja bur­sá­til, Akal, Madrid, 2003.)

Fuen­te: https://​www​.jaco​bin​mag​.com/​2​0​1​6​/​0​3​/​b​r​e​n​n​e​r​-​i​n​t​e​r​v​i​e​w​-​s​u​n​k​a​r​a​-​s​o​c​i​a​l​-​d​e​m​o​c​r​a​t​i​c​-​r​e​f​o​r​m​i​s​m​-​n​e​w​-​d​e​a​l​-​f​dr/

Tra­duc­ción: G. Buster

Cogi­do de Sin Permiso

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *