El poten­cial revo­lu­cio­na­rio de las peque­ñas nacio­nes opri­mi­das de Euro­pa occidental

Es fre­cuen­te que, entre quie­nes se pro­cla­man mar­xis­tas revo­lu­cio­na­rios, exis­tan pos­tu­ras rea­cias a reco­no­cer la nece­si­dad de que la cla­se obre­ra asu­ma la lucha por la liber­tad de las nacio­nes opri­mi­das, con­si­de­ran­do que eso es pro­pio de la bur­gue­sía o la peque­ña bur­gue­sía y que si algu­na orga­ni­za­ción comu­nis­ta lo hicie­ra, esta­ría incu­rrien­do en una “des­via­ción nacionalista”.

Quie­nes sos­tie­nen esas pos­tu­ras de nihi­lis­mo nacio­nal, se limi­tan a “defen­der”, de una for­ma mera­men­te retó­ri­ca, el dere­cho de las nacio­nes a la auto­de­ter­mi­na­ción, mien­tras por otra par­te sos­tie­nen que el fin de la opre­sión que sufren esas nacio­nes lle­ga­rá cuan­do la cla­se obre­ra de los Esta­dos domi­nan­tes tome el poder en cada uno de ellos.

Es decir que, mien­tras tan­to, la cla­se obre­ra de las nacio­nes domi­na­das ten­dría que limi­tar­se a espe­rar a que en el con­jun­to del Esta­do o de los Esta­dos opre­so­res triun­fa­se la revo­lu­ción, sin parar­se a pen­sar que, en bue­na medi­da, el desa­rro­llo de un pro­ce­so revo­lu­cio­na­rio de libe­ra­ción, en una o en varias de las nacio­nes opri­mi­das, pudie­se cons­ti­tuir un autén­ti­co “cata­li­za­dor” que ace­le­ra­se el pro­ce­so revo­lu­cio­na­rio en el con­jun­to del Esta­do u Esta­dos dominantes.

Luchas de libe­ra­ción nacio­nal en Occidente

Lenin ya era cons­cien­te de la impor­tan­cia de la lucha de las peque­ñas nacio­nes opri­mi­das para el desa­rro­llo de la revo­lu­ción en Euro­pa. De hecho, tuvo muy en cuen­ta la expe­rien­cia del levan­ta­mien­to de Pas­cua de 1916 [1]. En rela­ción con la lucha de esas peque­ñas nacio­nes, decía:

Los pun­tos de vis­ta de los enemi­gos de la auto­de­ter­mi­na­ción lle­van a la con­clu­sión de que la vita­li­dad de las peque­ñas nacio­nes opri­mi­das por el impe­ria­lis­mo ya está ago­ta­da, que no pue­den desem­pe­ñar papel alguno con­tra el impe­ria­lis­mo, que apo­yar sus aspi­ra­cio­nes pura­men­te nacio­na­les no con­du­ci­rá a nada. La expe­rien­cia de la gue­rra impe­ria­lis­ta de 1914 – 1916 da una refu­ta­ción con­cre­ta a seme­jan­tes con­clu­sio­nes [2].

Con­ce­bía la revo­lu­ción pro­le­ta­ria en Euro­pa como el efec­to de la con­cu­rren­cia, simul­tá­nea y com­bi­na­da, de diver­sos fac­to­res, entre los que se encon­tra­ba la lucha de las peque­ñas nacio­nes opri­mi­das. En ese sen­ti­do, afir­ma­ba que:

[…] creer que la revo­lu­ción social es con­ce­bi­ble sin suble­va­cio­nes de las peque­ñas nacio­nes en las colo­nias y en Euro­pa, sin esta­lli­dos revo­lu­cio­na­rios de una par­te de la peque­ña bur­gue­sía, con todos sus pre­jui­cios, sin el movi­mien­to de las masas polí­ti­ca­men­te no cons­cien­tes, pro­le­ta­rias y semi­pro­le­ta­rias, con­tra la opre­sión terra­te­nien­te, cle­ri­cal, monár­qui­ca, con­tra la opre­sión nacio­nal, etc., creer todo esto equi­va­le a rene­gar de la revo­lu­ción social[3].

Fren­te a las posi­cio­nes de la social­de­mo­cra­cia que defen­día la nece­si­dad de apro­ve­char la lucha de libe­ra­ción nacio­nal de la bur­gue­sía colo­nial con­tra el impe­ria­lis­mo euro­peo, mien­tras menos­pre­cia­ba la impor­tan­cia de la lucha de las nacio­nes opri­mi­das en la pro­pia Euro­pa, Lenin sos­te­nía que:

La lucha de las nacio­nes opri­mi­das en Euro­pa, capaz de trans­for­mar­se en suble­va­cio­nes y com­ba­tes calle­je­ros, de lle­gar has­ta rom­per la férrea dis­ci­pli­na del ejér­ci­to y del esta­do de sitio, “agu­di­za­rá la cri­sis revo­lu­cio­na­ria en Euro­pa” con fuer­za inmen­sa­men­te mayor que una suble­va­ción mucho más desa­rro­lla­da en una leja­na colo­nia. Si los gol­pes son igua­les en fuer­za, el ases­ta­do al poder de la bur­gue­sía impe­ria­lis­ta ingle­sa por la suble­va­ción en Irlan­da tie­ne una sig­ni­fi­ca­ción polí­ti­ca cien veces mayor que el que se ases­ta­ra en Asia o en Áfri­ca [4].

Con el desa­rro­llo del capi­ta­lis­mo, en su esta­dio actual, carac­te­ri­za­do por el pre­do­mi­nio del capi­tal finan­cie­ro y espe­cial­men­te de sus sec­to­res más para­si­ta­rios y espe­cu­la­ti­vos, cuan­do se ha impues­to la “glo­ba­li­za­ción” y la eco­no­mía de mer­ca­do se ha exten­di­do has­ta el últi­mo rin­cón del pla­ne­ta y en diver­sas regio­nes del mis­mo se están desa­rro­llan­do pro­ce­sos de inte­gra­ción impe­ria­lis­ta, el capi­ta­lis­mo, las empre­sas mul­ti­na­cio­na­les y los Esta­dos bur­gue­ses, son una autén­ti­ca ame­na­za de ani­qui­la­ción para las dis­tin­tas comu­ni­da­des huma­nas ya que pro­mue­ven la homo­ge­nei­za­ción y uni­for­mi­za­ción a ultran­za de los dis­tin­tos pue­blos y culturas.

El impe­ria­lis­mo europeo

En este con­tex­to, la lucha por la auto­de­ter­mi­na­ción de los pue­blos y nacio­nes opri­mi­das, cobra una impor­tan­cia espe­cial. Y, en muchas oca­sio­nes, la lucha de cla­ses adop­ta la for­ma de una lucha con­tra la opre­sión nacio­nal. Esto es lo que ocu­rre en la Unión Euro­pea, una nue­va poten­cia impe­ria­lis­ta en fase de cons­truc­ción, que lejos de supo­ner el paraí­so de la soli­da­ri­dad y la demo­cra­cia como nos han veni­do dicien­do des­de hace mucho sus defen­so­res, no es otra cosa que una enor­me cár­cel de pue­blos, un inmen­so cuar­tel, don­de la cla­se obre­ra y las nacio­nes domi­na­das, se ven asfi­xia­das en su lucha por la eman­ci­pa­ción social y nacional.

Una Euro­pa “uni­da” que cons­ti­tu­ye un ver­da­de­ro cor­sé y que se apo­ya en el apa­ra­to mili­tar de la OTAN, crea­do, arma­do y finan­cia­do por el impe­ria­lis­mo nor­te­ame­ri­cano, en los años que siguie­ron a la Segun­da Gue­rra Mun­dial, con­tra los anti­guos paí­ses socia­lis­tas, y que con­ti­núa estan­do lis­to para aplas­tar, si fue­ra nece­sa­rio, cual­quier movi­mien­to popu­lar y/​o revo­lu­cio­na­rio que pusie­ra en peli­gro los intere­ses de la gran burguesía.

Hacia una nue­va situación

Pero, hoy día, con el desa­rro­llo impa­ra­ble de las con­tra­dic­cio­nes de cla­se y la agu­di­za­ción del enfren­ta­mien­to entre las dis­tin­tas poten­cias, se está crean­do una situa­ción nue­va. Una situa­ción que pue­de lle­gar a ser favo­ra­ble para revo­lu­ción pro­le­ta­ria en Euro­pa y para la Revo­lu­ción Vasca.

Con la lle­ga­da de Donald Trump a la pre­si­den­cia de EEUU, esta poten­cia impe­ria­lis­ta ha ini­cia­do un replie­gue en el plano inter­na­cio­nal. Este “enro­que” nor­te­ame­ri­cano res­pon­de a los intere­ses de cla­se de una frac­ción de la gran bur­gue­sía de aquel país, y pue­de agu­di­zar enor­me­men­te las con­tra­dic­cio­nes que enfren­tan al impe­ria­lis­mo yan­qui con algu­nos de sus, has­ta hace poco, alia­dos europeos.

Al mis­mo tiem­po, todo pare­ce indi­car que se van a incre­men­tar enor­me­men­te los gas­tos mili­ta­res nor­te­ame­ri­ca­nos, acen­tuan­do con­si­de­ra­ble­men­te el peli­gro de gue­rra entre EEUU (la poten­cia eco­nó­mi­ca en decli­ve) y Chi­na (la poten­cia ascen­den­te, que se ha apre­su­ra­do a ocu­par el vacío que está dejan­do el impe­ria­lis­mo yan­qui), lo que expli­ca­ría el inten­to de Donald Trump de acer­car­se a Rusia para apar­tar­la de su has­ta aho­ra alia­da China.

En cuan­to a las rela­cio­nes entre EEUU y la UE, el apo­yo del actual gobierno de Donald Trump al “bre­xit”, así como a la posi­ble sali­da de la UE de otros Esta­dos (como podrían ser Aus­tria, Holan­da y Fran­cia, depen­dien­do del avan­ce elec­to­ral que pue­dan expe­ri­men­tar en ellos las fuer­zas de extre­ma dere­cha y neo­fas­cis­tas); su recha­zo a la fir­ma del TTIP entre EEUU y la UE, tenien­do en cuen­ta que ya ha aban­do­na­do el TTP; su des­en­ten­di­mien­to de la OTAN y la exi­gen­cia de que el res­to de los Esta­dos miem­bros con­tri­bu­yan más a los gas­tos mili­ta­res de la alian­za; el acer­ca­mien­to de Tur­quía (que posee el prin­ci­pal ejér­ci­to de la OTAN, des­pués de EEUU) a Rusia, y que tras el recien­te inten­to de gol­pe de Esta­do tam­bién ha mani­fes­ta­do su inten­ción de coope­rar con la OCS ; el pro­ble­ma de los refu­gia­dos; etc., colo­can a la UE en una situa­ción de cre­cien­te debi­li­dad eco­nó­mi­ca, polí­ti­ca y mili­tar, acen­tuan­do aún más su cri­sis interna.

Los comu­nis­tas vas­cos y del con­jun­to de los paí­ses de Euro­pa debe­mos pres­tar una gran aten­ción a la posi­ble evo­lu­ción de la situa­ción inter­na­cio­nal, y pre­pa­rar­nos para apro­ve­char las con­tra­dic­cio­nes y enfren­ta­mien­tos inter-impe­ria­lis­tas para hacer avan­zar la lucha de libe­ra­ción de las nacio­nes opri­mi­das y la revo­lu­ción proletaria.

Suga­rra

6 de febre­ro de 2017

Fuen­te: http://​suga​rra​.blogs​pot​.com​.es/​2​0​1​7​/​0​2​/​e​l​-​p​o​t​e​n​c​i​a​l​-​r​e​v​o​l​u​c​i​o​n​a​r​i​o​-​d​e​-​l​a​s​.​h​tml

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *