Para con­fron­tar la polí­ti­ca impe­ria­lis­ta de Trump: ni sumi­sión, ni «uni­dad nacio­nal»

Tal como lo anun­ció en su cam­pa­ña, el Pre­si­den­te de los EEUU, Donald Trump, fir­mó una orden eje­cu­ti­va para la cons­truc­ción del muro fron­te­ri­zo entre su país y el nues­tro, con el pro­pó­si­to expre­so de con­te­ner la migra­ción de tra­ba­ja­do­res mexi­ca­nos y de otras nacio­na­li­da­des que nutren la fuer­za de tra­ba­jo en las dis­tin­tas ramas de la pro­duc­ción y los ser­vi­cios en esa nación nor­te­ame­ri­ca­na.
Sin media­cio­nes diplo­má­ti­cas, Trump ase­gu­ró ade­más que la cons­truc­ción de tal muro ‑a lo lar­go de los 3185 kiló­me­tros de fron­te­ra– será paga­da por Méxi­co, en un cos­to que se valúa entre los 15,000 y 20,000 millo­nes de dóla­res. Con­di­cio­nó la anun­cia­da reu­nión con Enri­que Peña Nie­to, Pre­si­den­te de Méxi­co, al com­pro­mi­so de éste con tal pago. Adi­cio­nal­men­te, el pre­si­den­te nor­te­ame­ri­cano adop­ta la medi­da de impo­ner un impues­to del 20% a los pro­duc­tos mexi­ca­nos que ingre­san a EEUU para finan­ciar la cons­truc­ción del muro, con lo que con­clu­ye de fac­to con los acuer­dos aran­ce­la­rios inclui­dos en el TLCAN, al que pre­ten­de revi­sar en bus­ca de con­di­cio­nes aún más ven­ta­jo­sas para los mono­po­lios que repre­sen­ta.
El Par­ti­do Comu­nis­ta de Méxi­co con­de­na la cons­truc­ción de tal muro fron­te­ri­zo y pre­sen­ta sus pun­tos de vis­ta sobre la mane­ra en que los tra­ba­ja­do­res deben con­fron­tar la agre­si­vi­dad impe­ria­lis­ta, anti­obre­ra, anti­in­mi­gran­te y racis­ta.
En pri­mer lugar, es fal­so que los tra­ba­ja­do­res migran­tes mexi­ca­nos, cen­tro­ame­ri­ca­nos, lati­no­ame­ri­ca­nos, hai­tia­nos o de cual­quier otra nacio­na­li­dad sean res­pon­sa­bles de la mise­ria y las con­di­cio­nes de vida pau­pé­rri­mas de la cla­se tra­ba­ja­do­ra nor­te­ame­ri­ca­na. Este argu­men­to dema­gó­gi­co fue pro­fe­ri­do ya en la Ale­ma­nia de los años 30, con­tra los tra­ba­ja­do­res de ori­gen judío y del Este euro­peo, y actual­men­te se escu­cha en la Unión Euro­pea con­tra los tra­ba­ja­do­res migran­tes de ori­gen ára­be y afri­cano. El des­em­pleo y la des­va­lo­ri­za­ción de la fuer­za de tra­ba­jo son par­te de la natu­ra­le­za del capi­ta­lis­mo como modo de pro­duc­ción. Con el racis­mo y los dis­cur­sos reac­cio­na­rios, se pre­ten­de dis­traer a los tra­ba­ja­do­res de EEUU de las prin­ci­pa­les cau­sas en la base de sus pro­ble­mas, entre las que des­ta­ca la cri­sis de sobre­pro­duc­ción y sobre­acu­mu­la­ción, que ini­ció en 2009 y tie­ne su epi­cen­tro en los EEUU, y que en su octa­vo año con­ti­núa des­va­lo­ri­zan­do la fuer­za de tra­ba­jo, gol­pean­do los dere­chos socia­les y labo­ra­les. La cla­se obre­ra mul­ti­na­cio­nal que con­for­ma el pro­le­ta­ria­do nor­te­ame­ri­cano es ade­más tan explo­ta­da como la cla­se obre­ra de otros paí­ses, con el fin de acre­cen­tar las super­ga­nan­cias de los mono­po­lios, y la relo­ca­li­za­ción de la indus­tria que devas­ta a otro­ra impor­tan­tes ciu­da­des como Detroit, Cle­ve­land, Pit­ts­burg, Min­nea­po­lis, tie­ne como moti­vo fun­da­men­tal la maxi­mi­za­ción del lucro de los mono­po­lios de las dis­tin­tas ramas de la indus­tria.
Es igual­men­te fal­so que el ata­que a los tra­ba­ja­do­res migran­tes y las medi­das pro­tec­cio­nis­tas que pro­mue­ve Trump vayan a poner fin a la cri­sis de la eco­no­mía capi­ta­lis­ta. La pro­fun­di­za­ción de dicha cri­sis está en cur­so y en con­se­cuen­cia un mayor ata­que con­tra el con­jun­to de la cla­se obre­ra y de todos los tra­ba­ja­do­res de EEUU, que en lo inme­dia­to sig­ni­fi­ca­rá bru­ta­les recor­tes a los ser­vi­cios de salud y al lla­ma­do wel­fa­re, mayo­res recor­tes a pre­su­pues­tos públi­cos para sos­te­ner ganan­cias del capi­tal y res­ca­te de las indus­trias en quie­bra.
El ata­que racis­ta a los tra­ba­ja­do­res, intrín­se­co a la domi­na­ción bur­gue­sa, se acre­cien­ta en tiem­pos de cri­sis, y tam­bién debe incre­men­tar­se la res­pues­ta cla­sis­ta. La úni­ca res­pues­ta a la cri­sis capi­ta­lis­ta ‑que ya mani­fies­ta los lími­tes his­tó­ri­cos de la pro­pie­dad pri­va­da de los medios de la pro­duc­ción y del cam­bio- es luchar por la uni­dad de la cla­se obre­ra y sus rei­vin­di­ca­cio­nes polí­ti­cas, en pri­mer lugar el poder obre­ro y el socia­lis­mo-comu­nis­mo; no hay tér­mi­nos medios ni esta­cio­nes pre­vias, y quien diga eso en reali­dad esta­rá bus­can­do pro­lon­gar la ago­nía, y en con­se­cuen­cia las cala­mi­da­des que pade­ce coti­dia­na­men­te la cla­se obre­ra y la fami­lia tra­ba­ja­do­ra, así como los sec­to­res popu­la­res y los pue­blos del Mun­do.
No que­re­mos el muro fron­te­ri­zo, ni el muro de Israel con­tra el pue­blo pales­tino, ni los cam­pos de con­cen­tra­ción con­tra los migran­tes afri­ca­nos y ára­bes en la UE, ni las abu­si­vas medi­das racis­tas de la poli­cía migra­to­ria mexi­ca­na con­tra nues­tros her­ma­nos tra­ba­ja­do­res hon­du­re­ños, sal­va­do­re­ños, gua­te­mal­te­cos, hai­tia­nos. El sufri­mien­to del pro­le­ta­ria­do, que en muchos casos encuen­tra la muer­te en mares y desier­tos, nos lle­va a plan­tear que no es con nacio­na­lis­mos ni con retó­ri­ca popu­lis­ta sobre la sobe­ra­nía nacio­nal como se habrá de enfren­tar al impe­ria­lis­mo, sino con el inter­na­cio­na­lis­mo pro­le­ta­rio.
Los comu­nis­tas, sabien­do que no es una tarea sen­ci­lla, fácil, ni ins­tan­tá­nea, tra­ba­ja­re­mos por la uni­dad de la cla­se obre­ra de Méxi­co y los EEUU, pero tam­bién de los tra­ba­ja­do­res migran­tes de otras nacio­na­li­da­des con­tra los mono­po­lios que nos explo­tan y opri­men man­co­mu­na­da­men­te.
La mano de obra inmi­gran­te es y lo fue siem­pre un com­po­nen­te esen­cial de la acu­mu­la­ción pues tan­to es mayor la sobre­ex­plo­ta­ción como la extrac­ción de plus­va­lía deri­va­da de aqué­lla. Pro­pa­lan­do el racis­mo con­tra los tra­ba­ja­do­res migran­tes, la bur­gue­sía bus­ca anta­go­ni­zar y crear con­flic­tos entre los diver­sos sec­to­res de la cla­se obre­ra para poder redu­cir el valor de su fuer­za de tra­ba­jo. Sólo la uni­dad de los tra­ba­ja­do­res, reite­ra­mos, abri­rá un camino cier­to, sin chau­vi­nis­mos, sin nacio­na­lis­mos.
La lucha con­tra Trump y el impe­ria­lis­mo nor­te­ame­ri­cano está engar­za­da a la lucha con­tra los mono­po­lios y el capi­ta­lis­mo en Méxi­co, por ello es fal­sa la vie­ja fór­mu­la bur­gue­sa pro­cla­ma­da con vehe­men­cia en los últi­mos días: la «uni­dad nacio­nal».
La sobe­ra­nía popu­lar no está en el inte­rés de los mono­po­lios, pues su úni­ca patria es la ganan­cia. Sólo cuan­do el capi­ta­lis­mo sea derro­ca­do y se encuen­tre triun­fan­te el poder obre­ro, los intere­ses sobe­ra­nos sobre ener­gé­ti­cos, tie­rras, indus­tria, recur­sos natu­ra­les, mares, fron­te­ras, serán garan­ti­za­dos. Ello es posi­ble en el con­tex­to de la cons­truc­ción del socia­lis­mo-comu­nis­mo en nues­tro país. Hay con­di­cio­nes que madu­ran para que esa obra fruc­ti­fi­que.
La his­to­ria nos ense­ña cómo a lo lar­go del Siglo XX, en las oca­sio­nes en que la cla­se obre­ra adop­tó la «uni­dad nacio­nal», hipo­te­có su inde­pen­den­cia como cla­se subor­di­nán­do­se a los intere­ses de la bur­gue­sía, la cual apro­ve­chó para maxi­mi­zar sus ganan­cias y afir­mar su domi­na­ción. Con la «uni­dad nacio­nal», se fir­ma­ron una y otra vez pac­tos obre­ro-patro­na­les en los que se des­va­lo­ri­zó la fuer­za de tra­ba­jo, se acep­ta­ron sin repa­ro medi­das de aus­te­ri­dad, se res­trin­gie­ron liber­ta­des y dere­chos demo­crá­ti­cos y labo­ra­les. Los pac­tos inter­cla­sis­tas siem­pre han sido en per­jui­cio de los tra­ba­ja­do­res; en Méxi­co, afian­za­ron ges­tio­nes popu­lis­tas que avan­za­ron en la con­cen­tra­ción y cen­tra­li­za­ción del capi­tal y pro­du­je­ron un perio­do de esta­bi­li­za­ción que favo­re­ció a la cla­se domi­nan­te.
La retó­ri­ca «anti­im­pe­ria­lis­ta», pla­ga­da de un dis­cur­so anti­nor­te­ame­ri­cano, dis­fra­zó los lazos de inter­de­pen­den­cia que se tejían entre los mono­po­lios de ambas nacio­nes, y que se for­ta­le­cie­ron con la fir­ma del TLCAN en 1994, en tan­to que la ideo­lo­gía de la «uni­dad nacio­nal» se archi­va­ba para otros tiem­pos.
Pero hoy la cla­se domi­nan­te ha encon­tra­do útil des­em­pol­var esa polí­ti­ca de la «uni­dad nacio­nal», con varios obje­ti­vos, en pri­mer lugar logran­do la uni­dad de la pro­pia bur­gue­sía y sus expre­sio­nes polí­ti­cas, des­de la dere­cha y el libe­ra­lis­mo has­ta la social­de­mo­cra­cia y la nue­va social­de­mo­cra­cia.
En su dis­cur­so en Ciu­dad Acu­ña, Coahui­la, López Obra­dor lla­ma ense­gui­da a cerrar filas con Peña Nie­to, olvi­dan­do sin rubor que lo con­si­de­ra­ba un pre­si­den­te ile­gi­ti­mo, en tan­to que él era, por supues­to, el pre­si­den­te legí­ti­mo de Méxi­co. En él pre­sen­tó una serie de medi­das que pocos días des­pués adop­tó Enri­que Peña Nie­to. En la mis­ma direc­ción se ali­nea­ron rápi­da­men­te todas las cáma­ras patro­na­les, los par­ti­dos regis­tra­dos, el poder legis­la­ti­vo, los medios de comu­ni­ca­ción, los inte­lec­tua­les orgá­ni­cos del sis­te­ma. En toda la cla­se domi­nan­te exis­te el con­sen­so sobre la «uni­dad nacio­nal», y el mayor voce­ro es Car­los Slim, cabe­za de uno de los mono­po­lios que más super­ga­nan­cias obtie­nen.
Las medi­das que impul­san son fal­sas sali­das, pla­ce­bos, pala­bre­ría, dema­go­gia. Enga­ños, en una pala­bra.
En medio de esa fie­bre de chau­vi­nis­mo, los mono­po­lios encon­tra­rán la for­ma de nego­ciar con Trump y el impe­ria­lis­mo nue­vas reglas que los favo­rez­can, acuer­dos que se pue­de pre­ver ten­drán un carác­ter secre­to y a espal­das de ambos pue­blos. Ade­más, están alla­nan­do el camino para que la ges­tión de la nue­va social­de­mo­cra­cia de MORENA y López Obra­dor, al que en estos días se han suma­do el mono­po­lio de TV Azte­ca y el ex Secre­ta­rio de Gober­na­ción Este­ban Moc­te­zu­ma, con­quis­ten la Pre­si­den­cia en 2018.
Pero inclu­so por enci­ma de esos obje­ti­vos, está sobre todo el de ate­nuar la lucha de cla­ses en nues­tro país ‑que se acen­tuó con el ini­cio del 2017, tras los efec­tos de la cri­sis capi­ta­lis­ta que se recar­ga en la eco­no­mía popu­lar, en los bol­si­llos de los tra­ba­ja­do­res, con el gaso­li­na­zo, la cares­tía, el aumen­to sal­va­je de los cos­tos de los pro­duc­tos bási­cos, el trans­por­te, los servicios‑, y las olas de pro­tes­ta, que aun­que espon­tá­neas por aho­ra, expre­san el poten­cial de lucha de la cla­se obre­ra y los sec­to­res popu­la­res con­tra el poder de los mono­po­lios.
El Par­ti­do Comu­nis­ta de Méxi­co lla­ma a los tra­ba­ja­do­res a no caer en la tram­pa de la «uni­dad nacio­nal», a no caer en la lógi­ca de los acuer­dos inter­cla­sis­tas, ni en la con­ci­lia­ción de cla­ses, y a inten­si­fi­car la lucha con­se­cuen­te con­tra el impe­ria­lis­mo que es en pri­mer lugar la lucha con­tra los mono­po­lios en Méxi­co.
El Par­ti­do Comu­nis­ta de Méxi­co lla­ma a la lucha para rom­per con los acuer­dos inter­es­ta­ta­les como el TLCAN, y las nue­vas for­mas que adquie­ra des­pués de las pre­vi­si­bles modi­fi­ca­cio­nes en puer­ta a su arqui­tec­tu­ra.
El Par­ti­do Comu­nis­ta de Méxi­co lla­ma a la orga­ni­za­ción de los tra­ba­ja­do­res migran­tes en la fron­te­ra nor­te, allen­de las fron­te­ras en las gran­des ciu­da­des de los EEUU, y tam­bién en la fron­te­ra Sur de nues­tro país, don­de nues­tros her­ma­nos pro­le­ta­rios cen­tro­ame­ri­ca­nos sufren de la Poli­cía Migra­to­ria mexi­ca­na simi­la­res veja­cio­nes a las que se viven por par­te de la US Bor­der Patrol.
Nues­tro lla­ma­do es al inter­na­cio­na­lis­mo, no al nacio­na­lis­mo; nues­tro lla­ma­do es a posi­cio­nes cla­sis­tas, no a la «uni­dad nacio­nal». Nues­tro lla­ma­do es a la uni­dad con los tra­ba­ja­do­res nor­te­ame­ri­ca­nos, y no con nues­tros ver­du­gos, nues­tros explo­ta­do­res que son la cla­se de los bur­gue­ses, cuyas polí­ti­cas de ham­bre y mise­ria for­zan a millo­nes de tra­ba­ja­do­res de nues­tro país a bus­car en la emi­gra­ción labo­ral mejo­res con­di­cio­nes de vida; esos bur­gue­ses que cons­tru­yen muros de exclu­sión e injus­ti­cia social en nues­tras ciu­da­des y pue­blos, alre­de­dor de sus lujo­sas zonas resi­den­cia­les y cen­tros comer­cia­les, en tan­to que la inmen­sa mayo­ría explo­ta­da per­vi­ve con lo indis­pen­sa­ble.

¡Pro­le­ta­rios de todos los paí­ses, uníos!
Buró Polí­ti­co del Comi­té Cen­tral – Par­ti­do Comu­nis­ta de Méxi­co

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *