Nacio­na­lis­mo revo­lu­cio­na­rio y nacio­na­lis­mo reac­cio­na­rio

Hay dos cla­ses de nacio­na­lis­mo: el nacio­na­lis­mo revo­lu­cio­na­rio y el nacio­na­lis­mo reac­cio­na­rio. El nacio­na­lis­mo revo­lu­cio­na­rio depen­de prin­ci­pal­men­te de una revo­lu­ción popu­lar cuyo fin últi­mo es que el pue­blo esté en el poder. Es más, para ser un nacio­na­lis­ta revo­lu­cio­na­rio, por nece­si­dad, hay que ser socia­lis­ta. Si se uno es un nacio­na­lis­ta reac­cio­na­rio, no es socia­lis­ta, y enton­ces, su fina­li­dad es la opre­sión del pue­blo.

El nacio­na­lis­mo cul­tu­ral –o el nacio­na­lis­mo de chu­le­ta de cer­do, como yo le lla­mo– es bási­ca­men­te un pro­ble­ma de tener una pers­pec­ti­va polí­ti­ca equi­vo­ca­da. Pare­ce ser una reac­ción en lugar de res­pon­der a la opre­sión polí­ti­ca. Los nacio­na­lis­tas cul­tu­ra­les se defi­nen por una vuel­ta a la vie­ja cul­tu­ra afri­ca­na para, de este modo, ganar su iden­ti­dad y liber­tad. En otras pala­bras, sien­ten que la cul­tu­ra afri­ca­na les dará auto­má­ti­ca­men­te la liber­tad polí­ti­ca. Muchas veces los nacio­na­lis­tas cul­tu­ra­les siguen la línea de los nacio­na­lis­tas reac­cio­na­rios. Papa Doc, en Hai­tí, es un exce­len­te ejem­plo de nacio­na­lis­mo reac­cio­na­rio. Opri­me al pue­blo y al mis­mo tiem­po pro­mo­cio­na la cul­tu­ra afri­ca­na. Sim­ple­men­te expul­só a los racis­tas y los sus­ti­tu­yó per­so­nal­men­te, con­vir­tién­do­se él en el opre­sor. Muchos nacio­na­lis­tas en este país pare­cen desear los mis­mos fines. El Par­ti­do Pan­te­ra Negra, que es un gru­po revo­lu­cio­na­rio de gen­te negra, es cons­cien­te de que tene­mos que tener una iden­ti­dad. Tene­mos que dar cuen­ta de nues­tra heren­cia negra para coger fuer­za para seguir ade­lan­te y avan­zar. Pero vol­ver a la vie­ja cul­tu­ra afri­ca­na es inne­ce­sa­rio y, en muchos aspec­tos, no supo­ne un avan­ce. Cree­mos que la cul­tu­ra por sí mis­ma no nos libe­ra­rá. Vamos a nece­si­tar esfuer­zos mucho más gran­des.

Un buen ejem­plo de nacio­na­lis­mo revo­lu­cio­na­rio fue la revo­lu­ción en Arge­lia, cuan­do Ahmed ben Bella lle­gó al poder. Los fran­ce­ses fue­ron expul­sa­dos, sin embar­go, fue una revo­lu­ción popu­lar por­que el pue­blo ter­mi­nó en el poder. Los líde­res que lle­ga­ron al poder no esta­ban intere­sa­dos en bus­car su pro­pio bene­fi­cio explo­tan­do al pue­blo y man­te­nién­do­lo en un esta­do de escla­vi­tud. Nacio­na­li­za­ron la indus­tria y sus bene­fi­cios fue­ron para la comu­ni­dad. Eso es de lo que se tra­ta el socia­lis­mo, en resu­mi­das cuen­tas. Los repre­sen­tan­tes popu­la­res están al man­do estric­ta­men­te por el con­sen­ti­mien­to del pue­blo. La rique­za del país está con­tro­la­da por el pue­blo y es éste el con­sul­ta­do sobre todas las modi­fi­ca­cio­nes en la indus­tria que han de tener lugar.

El Par­ti­do Pan­te­ra Negra es un gru­po nacio­na­lis­ta revo­lu­cio­na­rio y vemos una gran con­tra­dic­ción entre el capi­ta­lis­mo en este país y nues­tros intere­ses. Somos cons­cien­tes de que este país lle­gó a ser muy rico duran­te la escla­vi­tud y la escla­vi­tud es el capi­ta­lis­mo extre­mo. Tene­mos dos enemi­gos a com­ba­tir: el capi­ta­lis­mo y el racis­mo.

Huey P. New­ton

Entre­vis­ta rea­li­za­da por The Move­ment (1968) a Huey P. New­ton. Miem­bro fun­da­dor de los Black Panthers.

Fuen­te: https://​ata​la​ya​ro​ja​.word​press​.com/​2​0​1​6​/​0​3​/​1​4​/​n​a​c​i​o​n​a​l​i​s​m​o​-​r​e​v​o​l​u​c​i​o​n​a​r​i​o​-​y​-​n​a​c​i​o​n​a​l​i​s​m​o​-​r​e​a​c​c​i​o​n​a​r​io/

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Una respuesta

  1. No hay nacio­na­lis­mo revolucionario…hay inde­pen­den­tis­mo revolucionario…esto es : gue­rra colonial.…En cuan­to se con­si­gue de for­ma revo­lu­cio­na­ria ( arma­da o no , vaya uste­des a saber ) la revo­lu­ción es expor­tar­la al vecino o morir en el inten­to lo úni­co estric­ta­men­te revo­lu­cio­na­rio es el internacionalismo…El nacio­na­lis­mo es una herra­mien­ta mien­tras dura el pro­ce­so de eman­ci­pa­ción de la metró­po­li aca­ba­do este pro­ce­so la lucha se con­tex­tua­li­za en otros pará­me­tros geo­po­lí­ti­cos.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *