¿Qué enten­día Cedric Robin­son por capi­ta­lis­mo racial?

Este artícu­lo es una intro­duc­ción al nue­vo ejem­plar impre­so de Bos­ton Review, Forum I, titu­la­do Race Capi­ta­lism Jus­ti­ce. Ins­pi­ra­do en la obra de Cedric Robin­son sobre el capi­ta­lis­mo racial, esta cues­tión temá­ti­ca es un manual crí­ti­co para la jus­ti­cia racial en la era de Trump.

La muer­te de Cedric J. Robin­son este verano a la edad de seten­ta y cin­co años pasó prác­ti­ca­men­te des­aper­ci­bi­da. Pro­fe­sor emé­ri­to de cien­cias polí­ti­cas y de estu­dios negros en la Uni­ver­si­dad de Cali­for­nia, San­ta Bar­ba­ra, y posi­ble­men­te uno de los teó­ri­cos polí­ti­cos más ori­gi­na­les de su gene­ra­ción, nin­guno de los prin­ci­pa­les perió­di­cos de Esta­dos Uni­dos con­si­de­ró que el falle­ci­mien­to de Robin­son mere­cía un solo párra­fo. Aun­que evi­tó deli­be­ra­da­men­te los ries­gos de la cele­bri­dad inte­lec­tual, su influen­cia fue mayor de lo que pro­ba­ble­men­te él ima­gi­nó. Actual­men­te los movi­mien­tos insur­gen­tes negros en con­tra de la vio­len­cia del Esta­do y de los encar­ce­la­mien­tos masi­vos piden el fin del capi­ta­lis­mo racial y con­si­de­ran que su tra­ba­jo es par­te de una tra­di­ción negra radi­cal, unos tér­mi­nos aso­cia­dos al tra­ba­jo de Robinson.

Naci­do el 5 de noviem­bre de 1940, Robin­son cre­ció en un barrio obre­ro negro de West Oakland. Ver­da­de­ro eru­di­to edu­ca­do en escue­las públi­cas, pasó muchas horas en la biblio­te­ca asi­mi­lan­do todo, des­de la filo­so­fía negra y la his­to­ria mun­dial a la lite­ra­tu­ra moder­na. De voz sua­ve aun­que nun­ca per­ma­ne­ció calla­do, asis­tió a la Uni­ver­si­dad de Cali­for­nia, Ber­ke­ley, don­de se espe­cia­li­zó en antro­po­lo­gía social y se con­vir­tió en un des­ta­ca­do acti­vis­ta del cam­pus. Con­tri­bu­yó a traer a Mal­colm X a la uni­ver­si­dad y pro­tes­tó por la inva­sión de la Bahía de Cochi­nos, por lo que estu­vo sus­pen­di­do duran­te un semes­tre. Des­pués de gra­duar­se en 1963 y de un bre­ve perio­do en el ejér­ci­to, Robin­son tra­ba­jó bre­ve­men­te para el Depar­ta­men­to de Liber­tad Con­di­cio­nal del con­da­do de Ala­me­da don­de se encon­tró con un sis­te­ma de jus­ti­cia penal par­cial des­de el pun­to de vis­ta racial y con unos com­pa­ñe­ros de tra­ba­jo deci­di­dos a cam­biar­lo, inclui­da su futu­ra espo­sa, Eli­za­beth Peters. Ya en 1967 la pare­ja, ins­pi­ra­da por las rebe­lio­nes urba­nas y el movi­mien­to con­tra la gue­rra, deci­dió unir­se a aque­llas per­so­nas deci­di­das a cam­biar el mun­do y lle­var una vida de acti­vis­mo social y de tra­ba­jo intelectual.

En 1974 Robin­son hizo el doc­to­ra­do en teo­ría polí­ti­ca en la Uni­ver­si­dad Stan­ford. Su tesis doc­to­ral, titu­la­da Lide­raz­go: un para­dig­ma míti­co, desa­fía los con­cep­tos de las teo­rías libe­ra­les y mar­xis­tas del cam­bio polí­ti­co argu­men­tan­do que el lide­raz­go (la idea de que la acción social efec­ti­va está deter­mi­na­da por un líder dife­ren­te o supe­rior a las masas popu­la­res) y el orden polí­ti­co son esen­cial­men­te fic­cio­nes. Al afir­mar que el pen­sa­mien­to occi­den­tal orto­do­xo no fue uni­ver­sal ni cohe­ren­te, lle­ga final­men­te a la con­clu­sión de que la polí­ti­ca es una […] ilu­sión his­tó­ri­ca. Cuan­do en 1971 pre­sen­tó el pro­yec­to de su tesis la facul­tad no esta­ba pre­pa­ra­da para fir­mar un pro­yec­to que cues­tio­na­ba los fun­da­men­tos epis­te­mo­ló­gi­cos de toda la dis­ci­pli­na. Como nadie podía recha­zar razo­na­ble­men­te una tesis tan bien docu­men­ta­da, ele­gan­te y eru­di­ta, algu­nos miem­bros del tri­bu­nal renun­cia­ron afir­man­do ser inca­pa­ces de enten­der la obra. Le cos­tó tres años y una ame­na­za de una deman­da judi­cial apro­bar la tesis y otros seis publi­car­la con el títu­lo de The Terms of Order: Poli­ti­cal Scien­ce and the Myth of Lea­dership [Los tér­mi­nos de orden: Cien­cia polí­ti­ca y el mito del lide­raz­go] (1980).

La crí­ti­ca de Robin­son al orden polí­ti­co y a la auto­ri­dad del lide­raz­go anti­ci­pó las corrien­tes polí­ti­cas de movi­mien­tos con­tem­po­rá­neos como Occupy Wall StreetBlack Lives Mat­ter, unos movi­mien­tos que se orga­ni­zan de for­ma hori­zon­tal en vez de ver­ti­cal. Su obra monu­men­tal Black Mar­xism: The Making of the Black Radi­cal Tra­di­tion [Mar­xis­mo negro: La crea­ción de una tra­di­ción radi­cal negra] (1983) lee la car­ti­lla a Karl Marx por no com­pren­der los movi­mien­tos radi­ca­les fue­ra de Euro­pa. Enfo­ca des­de otra pers­pec­ti­va la his­to­ria de Occi­den­te des­de los tiem­pos anti­guos has­ta media­dos del siglo XX e inves­ti­ga la idea de que las cate­go­rías de cla­se de Marx se pue­den apli­car uni­ver­sal­men­te fue­ra de Euro­pa. En cam­bio, carac­te­ri­zó las rebe­lio­nes negras como expre­sio­nes de lo que él lla­mó la tra­di­ción radi­cal negra, unos movi­mien­tos cuyos obje­ti­vos y aspi­ra­cio­nes des­con­cer­ta­ron al aná­li­sis social occi­den­tal. El mar­xis­mo tam­po­co expli­có el carác­ter racial del capi­ta­lis­mo. Como escri­bió gran par­te del libro duran­te un año sabá­ti­co en Ingla­te­rra, Robin­son se encon­tró con inte­lec­tua­les que uti­li­za­ban los tér­mi­nos capi­ta­lis­mo racial para refe­rir­se a la eco­no­mía de Sudá­fri­ca bajo el apartheid. Lo desa­rro­lló des­de una des­crip­ción de un sis­te­ma espe­cí­fi­co has­ta una for­ma de enten­der la his­to­ria gene­ral del capi­ta­lis­mo moderno.

Por con­si­guien­te, ¿qué enten­día Robin­son por capi­ta­lis­mo racial? Basán­do­se en la obra de otro inte­lec­tual radi­cal negro olvi­da­do, el soció­lo­go Oli­ver Cox, Robin­son cues­tio­nó la idea mar­xis­ta de que el capi­ta­lis­mo era una nega­ción revo­lu­cio­na­ria del feu­da­lis­mo. El capi­ta­lis­mo, en cam­bio, apa­re­ció den­tro del orden feu­dal y flo­re­ció en el sue­lo cul­tu­ral de una civi­li­za­ción occi­den­tal que ya esta­ba com­ple­ta­men­te infun­di­da de racis­mo. En otras pala­bras, el capi­ta­lis­mo y el racis­mo no rom­pie­ron con el vie­jo orden sino que evo­lu­cio­na­ron a par­tir de él para pro­du­cir un sis­te­ma mun­dial moderno de capi­ta­lis­mo racial que depen­día de la escla­vi­tud, la vio­len­cia, el impe­ria­lis­mo y el geno­ci­dio. El capi­ta­lis­mo era racial no debi­do a algu­na cons­pi­ra­ción para divi­dir a los tra­ba­ja­do­res o jus­ti­fi­car la escla­vi­tud y la des­po­se­sión, sino debi­do a que el racis­mo ya había impreg­na­do a la socie­dad feu­dal occi­den­tal. Los pri­me­ros pro­le­ta­rios euro­peos eran suje­tos racia­les (irlan­de­ses, judíos, gita­nos, esla­vos, etc.) y fue­ron víc­ti­mas de des­po­se­sión, colo­nia­lis­mo y escla­vi­tud den­tro de Euro­pa. De hecho, Robin­son suge­ría que la racia­li­za­ción den­tro de Euro­pa era en gran medi­da un pro­ce­so colo­nial que invo­lu­cra­ba inva­sión, asen­ta­mien­to, expro­pia­ción y jerar­quía racial. Al insis­tir en que el nacio­na­lis­mo euro­peo moderno esta­ba estre­cha­men­te vin­cu­la­do a los mitos racia­lis­tas, nos recuer­da que la ideo­lo­gía de Herren­volk (gobierno de una mayo­ría étni­ca), que pro­vo­có la colo­ni­za­ción ale­ma­na de los terri­to­rios de Euro­pa cen­tral y esla­vos, expli­có la inevi­ta­bi­li­dad y la natu­ra­li­dad de la domi­na­ción de algu­nos euro­peos por otros euro­peos. Reco­no­cer esto no es des­pre­ciar el racis­mo anti­ne­gro o la escla­vi­tud afri­ca­na, sino reco­no­cer que el capi­ta­lis­mo no fue el gran moder­ni­za­dor que hizo nacer al pro­le­ta­ria­do euro­peo como un suje­to uni­ver­sal y que, por lo tan­to, la ten­den­cia de la civi­li­za­ción euro­pea por medio del capi­ta­lis­mo no fue homo­ge­nei­zar sino dife­ren­ciar, exa­ge­rar las dife­ren­cias regio­na­les, sub­cul­tu­ra­les y dia­léc­ti­cas en las dife­ren­cias racia­les.

Black Mar­xism [Mar­xis­mo negro] fue amplia­men­te igno­ra­da duran­te dos déca­das has­ta que su reedi­ción en 2000 sus­ci­tó un reno­va­do inte­rés. Sin embar­go, aun­que Black Mar­xism y su dis­cu­sión sobre el capi­ta­lis­mo racial y la tra­di­ción negra radi­cal han ocu­pa­do el cen­tro de aten­ción, Robin­son deja un vas­to cor­pus de tra­ba­jo como teó­ri­co polí­ti­co y cul­tu­ral, en espe­cial Black Move­ments in Ame­ri­ca (1997), An Anth­ro­po­logy of Mar­xism (2001) y For­ge­ries of Memory and Mea­ning: Blacks and the Regi­mes of Race in Ame­ri­can Thea­ter and Film Befo­re World War II (2007).

Robin­son fue un pen­sa­dor que cues­tio­nó las ideas esta­ble­ci­das y que enten­dió que las ver­da­des más gra­ves y pro­fun­das tien­den a des­con­cer­tar, a rom­per con los para­dig­mas here­da­dos y con el sen­ti­do común. Cuan­do se le pidió que defi­nie­ra sus com­pro­mi­sos polí­ti­cos, res­pon­dió: Hay algu­nos ámbi­tos en los que es pre­ma­tu­ro poner nom­bres. Solo soy leal a un mun­do moral­men­te jus­to y mi mejor opor­tu­ni­dad y la más impo­nen­te de hacer fren­te a la corrup­ción y el enga­ño está con otras per­so­nas negras.

En ese espí­ri­tu, los ensa­yos que vie­nen a con­ti­nua­ción cen­tran las dis­cu­sio­nes sobre el lega­do de la escla­vi­tud racial en la obra de Robin­son y ponen sus ideas al ser­vi­cio de un mun­do jus­to. Tal como hubie­ra espe­ra­do Robin­son, el ámbi­to de su inves­ti­ga­ción es amplio, tan­to geo­grá­fi­ca­men­te (des­de San Luis a Sudá­fri­ca y Amé­ri­ca del Sur) como con­cep­tual­men­te ya que cues­tio­nan todo, des­de las inter­pre­ta­cio­nes orto­do­xas de Marx has­ta la genea­lo­gía del poder negro. Aun­que las per­so­nas que con­tri­bu­yen con sus ensa­yos a menu­do no estén de acuer­do (tal como habría espe­ra­do Robin­son), obtie­nen de sus pers­pi­ca­ces ideas los recur­sos inte­lec­tua­les y éti­cos que se requie­ren en la bús­que­da de la jus­ti­cia racial y en la lucha glo­bal con­tra la explo­ta­ción eco­nó­mi­ca hoy en día.

Robin D. G. Kelley

12 de junio de

Fuen­te: http://​bos​ton​re​view​.net/​r​a​c​e​/​r​o​b​i​n​-​d​-​g​-​k​e​l​l​e​y​-​w​h​a​t​-​d​i​d​-​c​e​d​r​i​c​-​r​o​b​i​n​s​o​n​-​m​e​a​n​-​r​a​c​i​a​l​-​c​a​p​i​t​a​l​ism

[Tra­du­ci­do del inglés por Bea­triz Mora­les Bas­tos para Rebelión.]

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *