Esta­dos Uni­dos ins­ta­la­rá una nue­va base mili­tar en Perú

A tan sólo unos días de aban­do­nar la Casa Blan­ca, Barack Oba­ma deci­dió no per­der la opor­tu­ni­dad de refor­zar el des­plie­gue de tro­pas esta­dou­ni­den­ses en Sudamérica.

Suce­de que el gobierno regio­nal de Ama­zo­nas (Perú), el Coman­do Sur de Esta­dos Uni­dos (U.S. Southern Com­mand o South­Com) y la empre­sa Par­te­non Con­tra­tis­tas E.I.R.L., aca­ban de fir­mar el pro­yec­to de ins­ta­la­ción de una nue­va base mili­tar, camu­fla­da bajo el nom­bre de Cen­tro de Ope­ra­cio­nes de Emer­gen­cia Regio­nal (COER) del Ama­zo­nas. El finan­cia­mien­to de la obra será de poco más de 1.350.000 dóla­res y, toman­do como fecha de ini­cio el 29 de diciem­bre de 2016, se con­clui­rá en apro­xi­ma­da­men­te 540 días.

De acuer­do con la infor­ma­ción pro­por­cio­na­da por el gobierno peruano, la base mili­tar esta­dou­ni­den­se ten­drá un heli­puer­to de 625 metros cua­dra­dos; un edi­fi­cio de dos pisos, en el pri­me­ro habrá un alma­cén de ayu­da huma­ni­ta­ria de 1 000 metros cua­dra­dos, y en el segun­do fun­cio­na­rá el COER jun­to con los módu­los ope­ra­ti­vos (logís­ti­ca, comu­ni­ca­cio­nes, moni­to­reo y aná­li­sis, etc.); ade­más, con­ta­rá con una sala de reunio­nes, una sala de pren­sa, dor­mi­to­rios y un esta­cio­na­mien­to de 800 metros cuadrados.

No cabe duda, es inter­ven­cio­nis­mo dis­fra­za­do de ayu­da huma­ni­ta­ria. A con­tra­pe­lo de lo que se sos­tie­ne de mane­ra ofi­cial, no se tra­ta de una estra­te­gia orien­ta­da a for­ta­le­cer la capa­ci­dad de res­pues­ta de los perua­nos fren­te a las catás­tro­fes natu­ra­les. Esta­dos Uni­dos está cla­van­do sus garras mili­ta­res en el Cono Sur con el vis­to bueno del pre­si­den­te de Perú, Pedro Pablo Kuczyns­ki. La sobe­ra­nía de Suda­mé­ri­ca está bajo amenaza.

Esta­dos Uni­dos ya no nece­si­ta lan­zar gue­rras de con­quis­ta para hacer valer su hege­mo­nía sobre el terri­to­rio lati­no­ame­ri­cano; aho­ra el dis­ci­pli­na­mien­to se lle­va a cabo de una for­ma mucho más sutil: a tra­vés de ini­cia­ti­vas de mili­ta­ri­za­ción encu­bier­ta. Ade­más de la lucha con­tra el terro­ris­mo, Washing­ton uti­li­za el com­ba­te con­tra el nar­co­trá­fi­co y su pre­sun­to com­pro­mi­so con el res­pe­to de los dere­chos huma­nos como excu­sas para entro­me­ter­se en los asun­tos inter­nos de otros países.

Perú cons­ti­tu­ye una pla­ta­for­ma deci­si­va para que Esta­dos Uni­dos logre con­so­li­dar su plan de domi­na­ción sobre toda Suda­mé­ri­ca, una zona que, ya lo sabe­mos, posee reser­vas inmen­sas de recur­sos natu­ra­les estra­té­gi­cos (gas, petró­leo, meta­les, mine­ra­les, etc.). Por lo menos duran­te la últi­ma déca­da, los gobier­nos sud­ame­ri­ca­nos ases­ta­ron un tre­men­do revés a la gra­vi­ta­ción eco­nó­mi­ca y geo­po­lí­ti­ca de Esta­dos Uni­dos en el continente.

Sin embar­go, des­de 2009 Perú no ha pues­to resis­ten­cia algu­na fren­te a la incur­sio­nes impe­ria­les de Washing­ton, con lo cual, se ha con­ver­ti­do en uno de los paí­ses de Lati­noa­mé­ri­ca que tie­nen una mayor pre­sen­cia de fuer­zas arma­das nor­te­ame­ri­ca­nas en su terri­to­rio: antes de apro­bar la ins­ta­la­ción de esta nue­va base mili­tar en el Depar­ta­men­to de Ama­zo­nas, el Coman­do Sur de Esta­dos Uni­dos ya se había esta­ble­ci­do a sus anchas en las regio­nes de Lam­ba­ye­que, Tru­ji­llo, Tum­bes, Piu­ra, San Mar­tín y Loreto.

Cabe des­ta­car que la coope­ra­ción mili­tar entre Washing­ton y Lima no se res­trin­ge a la ins­ta­la­ción de bases mili­ta­res; Esta­dos Uni­dos ha con­se­gui­do intro­du­cir­se de lleno en los apa­ra­tos de segu­ri­dad y defen­sa. Por auto­ri­za­ción del Minis­te­rio de Defen­sa de Perú, las uni­da­des de ope­ra­cio­nes espe­cia­les del Coman­do Con­jun­to de las Fuer­zas Arma­das, el Coman­do de Inte­li­gen­cia y Ope­ra­cio­nes Espe­cia­les Con­jun­tas y el Com­po­nen­te Espe­cial del Vraem reci­bie­ron entre­na­mien­to de par­te de las fuer­zas esta­dou­ni­den­ses entre mayo y sep­tiem­bre de 2016.

En para­le­lo, las fuer­zas perua­nas han veni­do rea­li­zan­do un sin­nú­me­ro de ejer­ci­cios mili­ta­res con­jun­tos con Esta­dos Uni­dos para, según sus argu­men­tos, for­ta­le­cer sus estra­te­gias de defen­sa fren­te a agre­sio­nes exter­nas; uno de los ejer­ci­cios más impor­tan­tes es el Ejer­ci­cio de Fuer­zas Silen­tes (SIFOREX, por sus siglas en inglés), que se rea­li­za cada dos años en el Mar de Grau, con­si­de­ra­do uno de los ejer­ci­cios nava­les de mayor tras­cen­den­cia internacional.

Perú refle­ja con cla­ri­dad que Suda­mé­ri­ca atra­vie­sa por momen­tos crí­ti­cos y una fuer­te cam­pa­ña de hos­ti­ga­mien­to. A la par de las difi­cul­ta­des eco­nó­mi­cas, la región es víc­ti­ma de una pode­ro­sa ofen­si­va impul­sa­da des­de el exte­rior que inten­ta, a tra­vés de diver­sas for­mas, inten­si­fi­car la pre­sen­cia de Washington.

Las incur­sio­nes mili­ta­res de Esta­dos Uni­dos en la región se están abrien­do camino a paso veloz, un tan­to por el giro de varios gobier­nos hacia el con­ser­va­du­ris­mo –fun­da­men­tal­men­te tras la lle­ga­da de Mau­ri­cio Macri a la pre­si­den­cia de Argen­ti­na, y la des­ti­tu­ción par­la­men­ta­ria de Dil­ma Rous­seff en Bra­sil – , y otro tan­to por el esfuer­zo per­ma­nen­te para soca­var la influen­cia de paí­ses como Chi­na, Rusia e Irán.

Armar­se has­ta los dien­tes en Perú repre­sen­ta un asun­to vital para Esta­dos Uni­dos para, tiem­po des­pués, lle­var a cabo la ins­ta­la­ción de otra base mili­tar en Argen­ti­na, jus­to en la fron­te­ra con Bra­sil y Para­guay. Indu­da­ble­men­te, la cons­truc­ción de un mejor futu­ro para los paí­ses sud­ame­ri­ca­nos corre un gra­ve peligro…

Ariel Noyo­la Rodríguez

19 de enero de 2017

Fuen­te: http://​www​.vol​tai​re​net​.org/​a​r​t​i​c​l​e​1​9​4​9​8​7​.​h​tml

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on Facebook
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.