Esta­dos Uni­dos ins­ta­la­rá una nue­va base mili­tar en Perú

A tan sólo unos días de aban­do­nar la Casa Blan­ca, Barack Oba­ma deci­dió no per­der la opor­tu­ni­dad de refor­zar el des­plie­gue de tro­pas esta­dou­ni­den­ses en Sudamérica.

Suce­de que el gobierno regio­nal de Ama­zo­nas (Perú), el Coman­do Sur de Esta­dos Uni­dos (U.S. Southern Com­mand o South­Com) y la empre­sa Par­te­non Con­tra­tis­tas E.I.R.L., aca­ban de fir­mar el pro­yec­to de ins­ta­la­ción de una nue­va base mili­tar, camu­fla­da bajo el nom­bre de Cen­tro de Ope­ra­cio­nes de Emer­gen­cia Regio­nal (COER) del Ama­zo­nas. El finan­cia­mien­to de la obra será de poco más de 1.350.000 dóla­res y, toman­do como fecha de ini­cio el 29 de diciem­bre de 2016, se con­clui­rá en apro­xi­ma­da­men­te 540 días.

De acuer­do con la infor­ma­ción pro­por­cio­na­da por el gobierno peruano, la base mili­tar esta­dou­ni­den­se ten­drá un heli­puer­to de 625 metros cua­dra­dos; un edi­fi­cio de dos pisos, en el pri­me­ro habrá un alma­cén de ayu­da huma­ni­ta­ria de 1 000 metros cua­dra­dos, y en el segun­do fun­cio­na­rá el COER jun­to con los módu­los ope­ra­ti­vos (logís­ti­ca, comu­ni­ca­cio­nes, moni­to­reo y aná­li­sis, etc.); ade­más, con­ta­rá con una sala de reunio­nes, una sala de pren­sa, dor­mi­to­rios y un esta­cio­na­mien­to de 800 metros cuadrados.

No cabe duda, es inter­ven­cio­nis­mo dis­fra­za­do de ayu­da huma­ni­ta­ria. A con­tra­pe­lo de lo que se sos­tie­ne de mane­ra ofi­cial, no se tra­ta de una estra­te­gia orien­ta­da a for­ta­le­cer la capa­ci­dad de res­pues­ta de los perua­nos fren­te a las catás­tro­fes natu­ra­les. Esta­dos Uni­dos está cla­van­do sus garras mili­ta­res en el Cono Sur con el vis­to bueno del pre­si­den­te de Perú, Pedro Pablo Kuczyns­ki. La sobe­ra­nía de Suda­mé­ri­ca está bajo amenaza.

Esta­dos Uni­dos ya no nece­si­ta lan­zar gue­rras de con­quis­ta para hacer valer su hege­mo­nía sobre el terri­to­rio lati­no­ame­ri­cano; aho­ra el dis­ci­pli­na­mien­to se lle­va a cabo de una for­ma mucho más sutil: a tra­vés de ini­cia­ti­vas de mili­ta­ri­za­ción encu­bier­ta. Ade­más de la lucha con­tra el terro­ris­mo, Washing­ton uti­li­za el com­ba­te con­tra el nar­co­trá­fi­co y su pre­sun­to com­pro­mi­so con el res­pe­to de los dere­chos huma­nos como excu­sas para entro­me­ter­se en los asun­tos inter­nos de otros países.

Perú cons­ti­tu­ye una pla­ta­for­ma deci­si­va para que Esta­dos Uni­dos logre con­so­li­dar su plan de domi­na­ción sobre toda Suda­mé­ri­ca, una zona que, ya lo sabe­mos, posee reser­vas inmen­sas de recur­sos natu­ra­les estra­té­gi­cos (gas, petró­leo, meta­les, mine­ra­les, etc.). Por lo menos duran­te la últi­ma déca­da, los gobier­nos sud­ame­ri­ca­nos ases­ta­ron un tre­men­do revés a la gra­vi­ta­ción eco­nó­mi­ca y geo­po­lí­ti­ca de Esta­dos Uni­dos en el continente.

Sin embar­go, des­de 2009 Perú no ha pues­to resis­ten­cia algu­na fren­te a la incur­sio­nes impe­ria­les de Washing­ton, con lo cual, se ha con­ver­ti­do en uno de los paí­ses de Lati­noa­mé­ri­ca que tie­nen una mayor pre­sen­cia de fuer­zas arma­das nor­te­ame­ri­ca­nas en su terri­to­rio: antes de apro­bar la ins­ta­la­ción de esta nue­va base mili­tar en el Depar­ta­men­to de Ama­zo­nas, el Coman­do Sur de Esta­dos Uni­dos ya se había esta­ble­ci­do a sus anchas en las regio­nes de Lam­ba­ye­que, Tru­ji­llo, Tum­bes, Piu­ra, San Mar­tín y Loreto.

Cabe des­ta­car que la coope­ra­ción mili­tar entre Washing­ton y Lima no se res­trin­ge a la ins­ta­la­ción de bases mili­ta­res; Esta­dos Uni­dos ha con­se­gui­do intro­du­cir­se de lleno en los apa­ra­tos de segu­ri­dad y defen­sa. Por auto­ri­za­ción del Minis­te­rio de Defen­sa de Perú, las uni­da­des de ope­ra­cio­nes espe­cia­les del Coman­do Con­jun­to de las Fuer­zas Arma­das, el Coman­do de Inte­li­gen­cia y Ope­ra­cio­nes Espe­cia­les Con­jun­tas y el Com­po­nen­te Espe­cial del Vraem reci­bie­ron entre­na­mien­to de par­te de las fuer­zas esta­dou­ni­den­ses entre mayo y sep­tiem­bre de 2016.

En para­le­lo, las fuer­zas perua­nas han veni­do rea­li­zan­do un sin­nú­me­ro de ejer­ci­cios mili­ta­res con­jun­tos con Esta­dos Uni­dos para, según sus argu­men­tos, for­ta­le­cer sus estra­te­gias de defen­sa fren­te a agre­sio­nes exter­nas; uno de los ejer­ci­cios más impor­tan­tes es el Ejer­ci­cio de Fuer­zas Silen­tes (SIFOREX, por sus siglas en inglés), que se rea­li­za cada dos años en el Mar de Grau, con­si­de­ra­do uno de los ejer­ci­cios nava­les de mayor tras­cen­den­cia internacional.

Perú refle­ja con cla­ri­dad que Suda­mé­ri­ca atra­vie­sa por momen­tos crí­ti­cos y una fuer­te cam­pa­ña de hos­ti­ga­mien­to. A la par de las difi­cul­ta­des eco­nó­mi­cas, la región es víc­ti­ma de una pode­ro­sa ofen­si­va impul­sa­da des­de el exte­rior que inten­ta, a tra­vés de diver­sas for­mas, inten­si­fi­car la pre­sen­cia de Washington.

Las incur­sio­nes mili­ta­res de Esta­dos Uni­dos en la región se están abrien­do camino a paso veloz, un tan­to por el giro de varios gobier­nos hacia el con­ser­va­du­ris­mo –fun­da­men­tal­men­te tras la lle­ga­da de Mau­ri­cio Macri a la pre­si­den­cia de Argen­ti­na, y la des­ti­tu­ción par­la­men­ta­ria de Dil­ma Rous­seff en Bra­sil – , y otro tan­to por el esfuer­zo per­ma­nen­te para soca­var la influen­cia de paí­ses como Chi­na, Rusia e Irán.

Armar­se has­ta los dien­tes en Perú repre­sen­ta un asun­to vital para Esta­dos Uni­dos para, tiem­po des­pués, lle­var a cabo la ins­ta­la­ción de otra base mili­tar en Argen­ti­na, jus­to en la fron­te­ra con Bra­sil y Para­guay. Indu­da­ble­men­te, la cons­truc­ción de un mejor futu­ro para los paí­ses sud­ame­ri­ca­nos corre un gra­ve peligro…

Ariel Noyo­la Rodríguez

19 de enero de 2017

Fuen­te: http://​www​.vol​tai​re​net​.org/​a​r​t​i​c​l​e​1​9​4​9​8​7​.​h​tml

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *