Cla­ves del anti­ca­pi­ta­lis­mo y el anti­im­pe­ria­lis­mo hoy

La reac­ción no está pro­po­nien­do ideas, está pro­du­cien­do accio­nes. No mane­ja fun­da­men­ta­cio­nes acer­ca de la cen­tra­li­dad que debe tener el mer­ca­do, la reduc­ción de las fun­cio­nes del Esta­do, la apo­lo­gía de la empre­sa pri­va­da y la con­ve­nien­cia de subor­di­nar­se a Esta­dos Uni­dos. No es a tra­vés del deba­te de ideas que pre­ten­de for­ta­le­cer y gene­ra­li­zar su domi­nio ideo­ló­gi­co y cul­tu­ral. El anti­co­mu­nis­mo y la defen­sa de los vie­jos valo­res tra­di­cio­na­les ya no son sus caba­llos de bata­lla, ni los vie­jos orga­nis­mos polí­ti­cos son sus ins­tru­men­tos principales.

Des­de hace vein­te años ven­go plan­tean­do que el esfuer­zo prin­ci­pal del capi­ta­lis­mo actual está pues­to en la gue­rra cul­tu­ral por el domi­nio de la vida coti­dia­na, lograr que todos acep­ten que la úni­ca cul­tu­ra posi­ble en esa vida coti­dia­na es la del capi­ta­lis­mo, y que el sis­te­ma con­tro­le una vida cívi­ca des­po­ja­da de tras­cen­den­cia y organicidad.

Lamen­to decir que toda­vía no hemos logra­do derro­tar esa gue­rra cultural.

Obvio aquí la mayor par­te de lo que he expues­to acer­ca de sus ras­gos, los fac­to­res a su favor y en con­tra suya, y sus con­di­cio­na­mien­tos, y comen­to solo lo más cer­cano a nues­tro tema. El con­su­mo amplio y sofis­ti­ca­do, que está pre­sen­te en todas las áreas urba­nas del mun­do, pero al alcan­ce sola­men­te de mino­rías, es com­ple­men­ta­do por un com­ple­jo espi­ri­tual demo­cra­ti­za­do que es con­su­mi­do por amplí­si­mos sec­to­res de pobla­ción. Se tien­de así a uni­fi­car en su iden­ti­dad a un núme­ro de per­so­nas muy supe­rior al de las que con­su­men mate­rial­men­te, y lograr que acep­ten la hege­mo­nía capi­ta­lis­ta. La mayo­ría de los incor­po­ra­dos al modo de vida mer­can­til capi­ta­lis­ta son más vir­tua­les que reales. Pero, ¿for­ma­rán ellos par­te de la base social del blo­que de la con­tra­rre­vo­lu­ción pre­ven­ti­va actual? El capi­ta­lis­mo alcan­za­ría ese obje­ti­vo si con­si­gue que la línea divi­so­ria prin­ci­pal en las socie­da­des se tien­da entre los incor­po­ra­dos y los exclui­dos. Los pri­me­ros – los reales y los poten­cia­les, los due­ños y los ser­vi­do­res, los vivi­do­res y los ilu­sos– se ale­ja­rían de los segun­dos y los des­pre­cia­rían, y harían cau­sa común con­tra ellos cada vez que fue­ra necesario.

La repro­duc­ción cul­tu­ral uni­ver­sal de su domi­nio le es bási­ca al capi­ta­lis­mo para suplir los gra­dos cre­cien­tes –y con­tra­dic­to­rios– en que se ha des­en­ten­di­do de la repro­duc­ción de la vida de miles de millo­nes de per­so­nas a esca­la mun­dial, y se apo­de­ra de los recur­sos natu­ra­les y los valo­res crea­dos, a esa mis­ma esca­la. Para ganar su gue­rra cul­tu­ral, le es pre­ci­so eli­mi­nar la rebel­día y pre­ve­nir las rebe­lio­nes, homo­ge­nei­zar los sen­ti­mien­tos y las ideas, igua­lar los sue­ños. Si las mayo­rías del mun­do, opri­mi­das, explo­ta­das o supe­di­ta­das a su domi­na­ción, no ela­bo­ran su alter­na­ti­va dife­ren­te y opues­ta a él, lle­ga­re­mos a un con­sen­so sui­ci­da, por­que el capi­ta­lis­mo no dis­po­ne de un lugar futu­ro para nosotros.

Les he acla­ra­do a com­pa­ñe­ros que apre­cio mucho que el capi­ta­lis­mo no inten­ta impo­ner un pen­sa­mien­to úni­co, como ellos afir­man, sino indu­cir que no haya nin­gún pen­sa­mien­to. Está en mar­cha un colo­sal pro­ce­so de des­ar­mar los ins­tru­men­tos de pen­sar y la cos­tum­bre huma­na de hacer­lo, de ir erra­di­can­do las infe­ren­cias media­tas, has­ta alcan­zar una espe­cie de idio­ti­za­ción de masas.

La situa­ción está exi­gien­do revi­sar y ana­li­zar con pro­fun­di­dad y con espí­ri­tu auto­crí­ti­co todos los aspec­tos rele­van­tes de los pro­ce­sos en cur­so, todas las polí­ti­cas y todas las opcio­nes. Esa acti­tud y las actua­cio­nes con­se­cuen­tes con ella son fac­ti­bles, por­que el cam­po popu­lar lati­no­ame­ri­cano posee idea­les, con­vic­cio­nes, fuer­zas reales orga­ni­za­das y una cul­tu­ra acu­mu­la­da. Una ense­ñan­za está muy cla­ra: dis­tri­buir mejor la ren­ta, aumen­tar la cali­dad de la vida de las mayo­rías, repar­tir ser­vi­cios y pres­ta­cio­nes a los iner­mes es indis­pen­sa­ble, pero no es sufi­cien­te. Alcan­zar vic­to­rias elec­to­ra­les popu­la­res den­tro del sis­te­ma capi­ta­lis­ta, admi­nis­trar mejor que sus pan­di­llas de gober­nan­tes, e inclu­so gober­nar a favor del pue­blo a con­tra­co­rrien­te de su orden explo­ta­dor y des­pia­da­do, es un gran avan­ce, pero es insu­fi­cien­te. Vuel­ve a demos­trar su acier­to una pro­po­si­ción fun­da­men­tal de Car­los Marx: la cen­tra­li­dad de una nue­va polí­ti­ca en la acti­vi­dad del movi­mien­to de los opri­mi­dos, para lograr ven­cer y para con­so­li­dar la victoria.

Esta­mos abo­cán­do­nos a una nue­va eta­pa de acon­te­ci­mien­tos que pue­den ser deci­si­vos, de gran­des retos y enfren­ta­mien­tos, y de posi­bi­li­da­des de cam­bios socia­les radi­ca­les. Es decir, una eta­pa en la que pre­do­mi­na­rán la pra­xis y el movi­mien­to his­tó­ri­co, en la que los acto­res podrían impo­ner­se a las cir­cuns­tan­cias y modi­fi­car­las a fon­do, una eta­pa en la que habrá vic­to­rias o derrotas.

Com­pren­der las defi­cien­cias de cada pro­ce­so es real­men­te importante.

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *