Ger­ni­ka de Kol­do Serra, una peli de barrio y anti­co­mu­nis­ta

He vis­to la pelí­cu­la Guer­ni­ca espe­ran­do encon­trar una expo­si­ción sobre el dra­ma sufri­do por el pue­blo vas­co y la cruel­dad de la bar­ba­rie nazi­fas­cis­ta. Por el con­tra­rio, me encon­tré con un esper­pen­to de tal cala­do, que segu­ro que los abo­na­dos a los cana­les de «nodo­vi­sión» (13tv, media­set, atres­me­dia, etc.), no ten­drían repa­ro en valo­rar­la como una «obra maes­tra» dig­na del mejor «cine de barrio», por­que es eso «cine de barrio».

La pelí­cu­la no va sobre el bom­bar­deo de Guer­ni­ca, ese es el tras­fon­do, el deco­ra­do, nada más. La pelí­cu­la va de un melo­dra­ma de amor y celos que ni cua­ja ni cue­la, mani­quea con bue­nos, bue­ní­si­mos y malos malí­si­mos. Y si para ello hay que dis­tor­sio­nar la his­to­ria, los guio­nis­tas demues­tran no tener gran­des repa­ros en hacer­lo.

La ver­sión ofi­cial del Guer­ni­ca de Kol­do Serra

Nos pre­sen­tan una pelí­cu­la de fic­ción don­de sobre­sa­len los malos, malí­si­mos que se pin­tan como unos autén­ti­cos psi­có­pa­tas. Pero, ¡sor­pre­sa!, éstos no son los fran­quis­tas, ni si quie­ra la Legión Cón­dor, su coro­nel Rich­tof­fen o su coman­dan­te en jefe Goe­ring, sino los sovié­ti­cos, los comu­nis­tas, que sin saber por­qué y de qué for­ma mis­te­rio­sa con­tro­la­ban nada menos que el gobierno de Eus­ka­di. Los cul­pa­bles de la gue­rra deam­bu­lan por el deco­ra­do de la tra­ma a un segun­do plano casi des­aper­ci­bi­dos.

En el otro lado de los bue­nos-bue­na­zos encon­tra­mos al perio­dis­ta yan­qui Henry Howell, que nada tie­ne que ver con el perio­dis­ta inglés Geor­ges Steer quien con tono anti­fas­cis­ta des­ta­pó inter­na­cio­nal­men­te el bom­bar­deo de la ciu­dad. Aquí el perio­dis­ta de fic­ción que se nos pre­sen­ta como indi­fe­ren­te con la cau­sa repu­bli­ca­na y abu­rri­do de tan­to anti­fas­cis­mo, es el héroe que nada que ver con los «malos» esta­dou­ni­den­ses que real­men­te estu­vie­ron en la gue­rra, de la bri­ga­da Lin­coln, ya que eran «rojos» y algu­nos has­ta afro­ame­ri­ca­nos. Pero sobre todo, tam­po­co tie­ne nada que ver con el pue­blo vas­co, con el ejér­ci­to repu­bli­cano y con los lucha­do­res anti­fas­cis­tas que die­ron su vida por defen­der la demo­cra­cia y la inde­pen­den­cia de Espa­ña fren­te al fas­cis­mo, los cua­les Kol­do Serra los pre­sen­ta como huma­noi­des sin idea­les y sin con­cien­cia.

E inclu­so encon­tra­mos a un sim­pá­ti­co perio­dis­ta que tra­ba­ja para un perió­di­co de la Por­tu­gal de Oli­vei­ra Sala­zar, par­ti­da­rio del fas­cis­mo (Mar­co Navas), que anda­ba por allí como Pedri­to por su casa, que Kol­do y sus guio­nis­tas nos mues­tran con más huma­ni­dad que todo ese revol­ti­jo de «rojos, repu­bli­ca­nos y sepa­ra­tis­tas». Duran­te toda la pelí­cu­la sólo apa­re­ce un mili­tar fran­quis­ta sin la mayor rele­van­cia argu­men­tal, como si con ellos no fue­ra la gue­rra, y los fas­cis­tas ita­lia­nos que ya bom­bar­dea­ron y des­tru­ye­ron Duran­go y que tam­bién par­ti­ci­pa­ron con sus Savoias en el bom­bar­deo de Ger­ni­ka, no apa­re­cen ni por aso­mo.

Las pata­das que pegan los guio­nis­tas a la his­to­ria y al anti­be­li­cis­mo son tre­men­das. La pelí­cu­la comien­za cri­ti­can­do la pro­pa­gan­da anti­fas­cis­ta con­tra la gue­rra de agre­sión, por ser eso, pro­pa­gan­da. Cri­ti­ca la cen­su­ra rea­li­za­da por la repú­bli­ca en tiem­pos de gue­rra, lle­va­da a cabo mis­te­rio­sa­men­te ¡por con­se­je­ros sovié­ti­cos!. Cri­ti­ca y ele­va a las che­kas has­ta mis­mí­si­ma Eus­ka­di, aun­que ni exis­tie­ran. Se colo­ca a Dimi­tri Shos­ta­ko­vich nada menos que en la cár­cel en 1937 en la URSS, aun­que éste ni antes ni des­pués fue­ra encar­ce­la­do.

Pre­sen­tan a la Luft­waf­fe, con el coro­nel Rich­to­fen al fren­te, como ange­li­tos que sólo cum­plen orde­nes de Fran­co, que ¡se lamen­tan de tener que des­truir fábri­cas! (sic), aun­que estas nun­ca fue­ran des­trui­das y aun­que sólo bom­bar­dea­ran el cas­co urbano y dis­pa­ra­ran a matar civi­les, en vez de obje­ti­vos mili­ta­res como las fábri­cas de armas y puen­tes, las cua­les y los cua­les, mis­te­rio de los mis­te­rios, que­da­ron intac­tas e intac­tos. Esto no apa­re­ce en la pelí­cu­la ya que los guio­nis­tas y el direc­tor esta­ban per­di­dos en la sober­bia de su anti­co­mu­nis­mo.

Y este anti­co­mu­nis­mo, les lle­va a mos­trar un bom­bar­deo como daño cola­te­ral que pare­ce una fies­ta de petar­dos más que otra cosa, en la cual no apa­re­cen las bom­bas incen­dia­rias que redu­je­ron Guer­ni­ca a ceni­zas, escom­bros, pol­vo, etc., ni los ame­tra­lla­mien­tos indis­cri­mi­na­dos con­tra la pobla­ción. Omi­sión his­tó­ri­ca que a los guio­nis­tas y al direc­tor se la traen, por­que les sir­ve para mos­trar cómo gra­cias al bom­bar­deo ¡¡¡los pre­sos polí­ti­cos de la mal­va­da che­ca son libe­ra­dos gra­cias a las bom­bas de la Luft­waf­fe!!! (sic). Y al final, el villano de la pelí­cu­la es ¡el con­se­je­ro sovié­ti­co! (sic). Vamos, para tocar­se las nari­ces.

En fin, una «obra cine­ma­to­grá­fi­ca» que his­to­ria­do­res fran­quis­tas como Pío Moa o Salas Larra­za­bal aplau­di­rían sin dudar­lo. Por­que a fin de cuen­tas ellos tam­bién pre­sen­tan la gue­rra como un con­flic­to fra­tri­ci­da, absur­do, ¡una cons­pi­ra­ción de los comu­nis­tas y de Mos­cú! (sic). Ellos tam­bién borran las cau­sas de la gue­rra y las res­pon­sa­bi­li­da­des de quie­nes la des­en­ca­de­na­ron, fal­sean­do y revi­san­do la his­to­ria, silen­cian­do a la Repú­bli­ca, sus logros, sus refor­mas, sus con­quis­tas socia­les y su legi­ti­mi­dad demo­crá­ti­ca, ente­rran­do los crí­me­nes del fas­cis­mo inter­na­cio­nal y el fran­quis­mo, ente­rran­do la lucha de cla­ses, des­pres­ti­gian­do el anti­fas­cis­mo de los tra­ba­ja­do­res, las muje­res y los pue­blos de Espa­ña que con su lucha, con­vic­ción, con­cien­cia y sacri­fi­cio resis­tie­ron con heroís­mo la bar­ba­rie nazi­fas­cis­ta a pesar de la con­ju­ra de las demo­cra­cias bur­gue­sas occi­den­ta­les con­tra la IIª Repú­bli­ca espa­ño­la. Y de poco sir­ve que tan­to al prin­ci­pio como al final de la pelí­cu­la la narra­ti­va se nos advier­ta en sólo 50 segun­dos quie­nes fue­ron los cul­pa­bles del bom­bar­deo sobre Guer­ni­ca (Fran­co y los nazis) ya que el desa­rro­llo argu­men­tal de la mis­ma va por derro­te­ros total­men­te opues­tos.

Una opor­tu­ni­dad para expli­car cine­ma­to­grá­fi­ca­men­te lo que Picas­so refle­jó en su Guer­ni­ca tira­da al cubo de la basu­ra por el anti­co­mu­nis­mo bara­to de espe­cia­lis­tas en hacer cine basu­ra a lo Inda-Marhuen­da, algo que des­gra­cia­da­men­te está muy de moda por estos lares. McCarthy nun­ca hubie­ra lla­ma­do a estos «cineas­tas» al comi­té de acti­vi­da­des anti­ame­ri­ca­nas, a no ser que tuvie­ran algo que decla­rar, por ejem­plo, ¡que malos que eran los comu­nis­tas! (sic).

No reco­men­da­ble, y de cero a 10 para los ciné­fi­los, mi opi­nión un cero gran­de. Si no la habéis vis­to, a no ser que la curio­si­dad os mate, no os per­de­réis nada.

La his­to­ria real de Guer­ni­ca fren­te a la bar­ba­rie fas­cis­ta

El 26 de abril de 1937 Guer­ni­ca fue bom­bar­dea­da por la Luft­waf­fe, por su uni­dad aérea Legión Cón­dor y la avia­ción legio­na­ria ita­lia­na que actua­ban al ser­vi­cio del ban­do fran­quis­ta. En esta acción béli­ca inter­vi­nie­ron 31 bom­bar­de­ros y 26 cazas con­tra una pobla­ción de 5000 habi­tan­tes que no dis­po­nía de defen­sa anti­aé­rea, con tro­pas repu­bli­ca­nas que se reti­ra­ban para pre­pa­rar la defen­sa de Bil­bao y refu­gia­dos que huían del avan­ce de las tro­pas fran­quis­tas. Dos días más tar­de los reque­tés car­lis­tas se apo­de­ra­rían de la ciu­dad.

Fue la pri­me­ra ciu­dad des­trui­da por la Luft­wa­fe y el segun­do bom­bar­deo que des­tru­yó una ciu­dad ente­ra en Espa­ña. Días antes lo fue Duran­go, des­trui­da por la avia­ción ita­lia­na. Pero no fue el pri­mer bom­bar­deo con­tra la pobla­ción civil. Los pri­me­ros raids aéreos por orden direc­ta de Fran­co se rea­li­za­ron en noviem­bre de 1936 en Madrid por la avia­ción ale­ma­na e ita­lia­na, con el obje­ti­vo de des­mo­ra­li­zar a la pobla­ción y con­se­guir la ren­di­ción mili­tar, sin éxi­to, debi­do a la resis­ten­cia, uni­dad, orga­ni­za­ción mili­tar y polí­ti­ca del pue­blo, los mili­cia­nos y el ejér­ci­to repu­bli­cano.

Tam­po­co fue el pri­mer bom­bar­deo rea­li­za­do en Eus­ka­di. Los nazi­fas­cis­tas ya lo habían hecho en Otxan­dio, Irun, Eibar, etc. y el 31 de mar­zo los fas­cis­tas ita­lia­nos bom­bar­dea­rían la cita­da Duran­go, ame­tra­llan­do a la pobla­ción, cau­san­do 336 muer­tos, dejan­do cla­ro que el obje­ti­vo de estos bom­bar­deos no era mili­tar (des­truc­ción de nudos de comu­ni­ca­ción, fábri­cas de armas, arti­lle­ría, etc.), sino sim­ple­men­te des­truir a la pobla­ción para sem­brar el páni­co y de esta mane­ra for­zar la capi­tu­la­ción en los fren­tes de gue­rra.

En esta orgía de san­gre y des­truc­ción la Legión Cón­dor ya había des­ta­ca­do su vile­za al bom­bar­dear colum­nas de refu­gia­dos en la carre­te­ra de Mála­ga-Alme­ría. En Ger­ni­ka ata­ca­ron con bom­bas explo­si­vas e incen­dia­rias el cas­co urbano de la ciu­dad, pro­vo­can­do un incen­dio que duró días, des­tru­yen­do el 70% de los edi­fi­cios y vivien­das y ame­tra­llan­do indis­cri­mi­na­da­men­te a la pobla­ción, cau­san­do según his­to­ria­do­res diver­sos y la pren­sa de la épo­ca entre 1000 y 1654 muer­tes, y aun­que inves­ti­ga­cio­nes recien­tes redu­cen la cifra a 300 (6% de la pobla­ción) hay que aña­dir que los fran­quis­tas hicie­ron des­apa­re­cer todos los cen­sos y docu­men­tos para impe­dir la con­ta­bi­li­dad de la catás­tro­fe huma­na.

El ata­que care­cía de valor mili­tar para los agre­so­res fas­cis­tas. La uti­li­za­ción de bom­bas incen­dia­rias y el ame­tra­lla­mien­to de la pobla­ción duran­te 3 horas eran inne­ce­sa­rias si lo que se bus­ca­ba era evi­tar la reti­ra­da del ejér­ci­to repu­bli­cano y su reagru­pa­mien­to en Bil­bao ya que el puen­te y las tres fábri­cas de armas exis­ten­tes en Guer­ni­ca que­da­ron intac­tas. El obje­ti­vo era úni­ca­men­te no mili­tar: la des­truc­ción de la ciu­dad para sem­brar el páni­co. Tras el bom­bar­deo de Guer­ni­ca el coro­nel Rich­to­fen escri­bió que la ope­ra­ción del 26 de abril fue la más logra­da de los bom­bar­deos efec­tua­dos en la ofen­si­va fran­quis­ta con­tra Eus­ka­di 1.

A dife­ren­cia de este y otros bom­bar­deos rea­li­za­dos con­tra la pobla­ción civil por la avia­ción nazi­fas­cis­ta, los bom­bar­deos de la avia­ción repu­bli­ca­na en Ovie­do, Zara­go­za y Cór­do­ba se diri­gie­ron sobre obje­ti­vos mili­ta­res no sobre la pobla­ción civil.

Duran­go y Ger­ni­ka corrie­ron la mis­ma suer­te que corre­rían Var­so­via, Coventry, Lenin­gra­do, Kiev, Sta­lin­gra­do, ase­dia­das y bom­bar­dea­das indis­cri­mi­na­da­men­te por la Luft­waf­fe. La Legión Cón­dor par­ti­ci­pa­ría en los bom­bar­deos de Var­so­via y Sta­lin­gra­do.

La inme­dia­ta reper­cu­sión inter­na­cio­nal del bom­bar­deo hizo que la pro­pa­gan­da fran­quis­ta hicie­ra recaer cíni­ca­men­te sobre los «rojo-sepa­ra­tis­tas» la des­truc­ción de la ciu­dad acu­sán­do­los de incen­diar­la. Sin embar­go, Goe­ring al regre­so de la Legión Cón­dor a Ale­ma­nia no ten­dría repa­ro en afir­mar: «la flo­ta aérea tenía que incen­diar para demos­trar al mun­do de lo que era capaz2» . Una con­fe­sión en toda regla de un cri­men atroz, que a Kol­do Serra se le olvi­dó incor­po­rar.

La reali­dad de los hechos fue reve­la­da inter­na­cio­nal­men­te por el perio­dis­ta bri­tá­ni­co Geor­ge Steer de The Times a tra­vés de un exten­so cable­gra­ma. Steer a dife­ren­cia del pro­ta­go­nis­ta de Kol­do Serra, sí que se iden­ti­fi­ca­ba con la cau­sa repu­bli­ca­na y fue des­pe­di­do por el ele­va­do tono anti­fas­cis­ta de sus repor­ta­jes, ya que el edi­tor de The Times (Geof­frey Daw­son) era un fer­vo­ro­so sim­pa­ti­zan­te del fas­cis­mo. El gobierno repu­bli­cano pudo uti­li­zar el bom­bar­deo como sím­bo­lo anti­fas­cis­ta, y Picas­so lo refle­jó en el más repre­sen­ta­ti­vo cua­dro anti­be­li­cis­ta de la his­to­ria con­tem­po­rá­nea.

Picas­so, Shos­ta­ko­vich y la his­to­ria nos lo dicen todo. El cine basu­ra nada.

Al prin­ci­pio de la pelí­cu­la apa­re­ce el sub­tí­tu­lo Ger­ni­ka: un cri­men olvi­da­do, al final de su visio­na­do no pue­do dejar de pre­gun­tar­me tras hora y media, ¿de qué cri­men están hablan­do, de las che­kas de fic­ción, de las bom­bas de ver­be­na, o del cri­men que come­ten con­tra la memo­ria y la his­to­ria quie­nes rea­li­zan un guión con omi­sio­nes y men­ti­ras?. Los gol­pis­tas e inva­so­res fran­co­fas­cis­tas y el ame­tra­lla­mien­to con­tra la pobla­ción y la reduc­ción de Ger­ni­ka a ceni­zas, son el gran ausen­te de toda la pelí­cu­la. Aquí el anti­co­mu­nis­mo del direc­tor (Kol­do Serra) y sus guio­nis­tas (José Alba, Car­los Cla­vi­jo, Bar­ney Cohen) nos pre­sen­tan una his­to­ria sin con­cien­cia y la redu­cen a ceni­zas con la mis­ma sim­ple­za y fal­ta de huma­ni­dad que los fas­cis­tas hicie­ron con Ger­ni­ka. Ahí tenéis el «cri­men olvi­da­do» por estos cineas­tas de «cine de barrio», que sin pena ni glo­ria no pasa­ra a la his­to­ria.

Lo mis­mo que gra­cias a la 7ª Sin­fo­nía de Shos­ta­ko­vich Lenin­gra­do como sím­bo­lo de lucha del pue­blo sovié­ti­co con­tra el fas­cis­mo exis­te, gra­cias a Picas­so, pin­tor y comu­nis­ta has­ta su muer­te, el cua­dro de Ger­ni­ka tie­ne su lugar imbo­rra­ble en el mun­do del arte y en nues­tra memo­ria. Picas­so supo refle­jar toda la bar­ba­rie de la gue­rra y la tra­ge­dia de la muer­te de víc­ti­mas ino­cen­tes en un lien­zo encar­ga­do por el pin­tor Josep Renau (Direc­tor Gene­ral de Bellas Artes) en repre­sen­ta­ción del gobierno de la repú­bli­ca. Picas­so sus­pen­dió todos sus tra­ba­jos para dedi­car­se en cuer­po y con­cien­cia, con­vir­tién­do­lo en un sím­bo­lo con­tra la gue­rra de agre­sión fas­cis­ta en par­ti­cu­lar y con­tra la gue­rra en gene­ral, des­nu­dan­do con su esti­lo los sufri­mien­tos que la gue­rra infli­ge a los seres huma­nos. La Sin­fo­nía de Lenin­gra­do y el Ger­ni­ka de Picas­so son his­to­ria, el cule­brón de Kol­do Serra, un des­pro­pó­si­to.

Miguel A. Mon­tes

“GERNIKA” DE KOLDO SERRA, UNA PELI DE BARRIO Y ANTICOMUNISTA

  1. Gue­rra y Revo­lu­ción en Espa­ña 1936 – 1939. Geor­ges Soria. Tomo III. Pág. 93. Ed. Gri­jal­bo. 1978.
  2. Gue­rra y Revo­lu­ción en Espa­ña 1936 – 1939. Pág. 143 Tomo III. PCE. Ed. Pro­gre­so Mos­cú 1967.

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *