Car­ta de Fabri­cio Ojeda

Car­ta de Fabri­cio Oje­da al Par­la­men­to Vene­zo­lano en la cual renun­cia a su con­di­ción de dipu­tado para unir­se en la zona de Los Andes a la gue­rri­lla vene­zo­la­na de las Fuer­zas Arma­das de Libe­ra­ción Nacio­nal (FALN). El 21 de junio de 1966 es ase­si­na­do duran­te su deten­ción en los cala­bo­zos de la poli­cía polí­ti­ca duran­te el gobierno de Raúl Leoni.

Cara­cas, 30 de junio de 1962

Dis­tin­gui­dos colegas:

En el pri­mer ani­ver­sa­rio de la sus­pen­sión de las garan­tías Cons­ti­tu­cio­na­les, un gru­po de estu­dian­tes de la Uni­ver­si­dad Cen­tral y yo, hici­mos una pro­me­sa de extra­or­di­na­ria sig­ni­fi­ca­ción. Está­ba­mos en el Cemen­te­rio Gene­ral del Sur, fren­te a la tum­ba de Alber­to Rudas Mez­zo­ne – uno de los tan­tos jóve­nes caí­dos en la lucha por la liber­tad -, allí levan­ta­mos las manos y las voces y jura­mos: que el sacri­fi­cio de nues­tros már­ti­res nose­ría en vano. Jura­mos con­ti­nuar sus pasos y cum­plir su obra, para que la san­gre derra­ma­da reto­ña­se en nue­va vida para el pueblo.

Y des­de enton­ces comen­za­mos a pre­pa­rar­nos para el cum­pli­mien­to irre­nun­cia­ble. Con este obje­ti­vo, redi­mir al pue­blo hacien­do honor al sacri­fi­cio de sus már­ti­res, hemos tra­ba­ja­do sin des­can­so, hemos lucha­do sin esar. Aho­ra a mí, solo me que­da, como decía un insig­ne pen­sa­dor lati­no­ame­ri­cano, “cam­biar la como­di­da por la mias­ma féti­da del cam­pa­men­to, y los goces sua­ví­si­mos de la fami­lia por los aza­res de la gue­rra, y elca­lor del hogar por el frío del bos­que y el cieno del pan­tano, y la vida mue­lle y segu­ra por la vida nóma­da y per­se­gui­da y ham­brien­ta y lla­ga­da y enfer­ma y desnuda”.

Es por ello, cole­gas Dipu­tados, que ven­go ante uste­des a expre­sar la deci­sión de dejar el Par­la­men­to – este recin­to que pisé por volun­tad del glo­rio­so pue­blo cara­que­ño, hoy opri­mi­do y humi­lla­do -, para subir a las mon­ta­ñas e incor­po­rar­me a los com­pa­ñe­ros que ya han ini­cia­do el com­ba­te y con ellos con­ti­nuar la lucha revo­lu­cio­na­ria para la libe­ra­ción de Vene­zue­la, para el bien­es­tar futu­ro del pue­blo, para la reden­ción de los humildes.

Estoy cons­cien­te de lo que esta deci­sión impli­ca, de los ries­gos, peli­gros y sacri­fi­cios que ella con­lle­va; pero no otro pue­de ser el camino de un revo­lu­cio­na­rio ver­da­de­ro. Vene­zue­la – lo sabe­mos y los sen­ti­mos todos -, nece­si­ta un cam­bio a fon­do para reco­brar su per­fil de nación sobe­ra­na, recu­pe­rar los medios de rique­za hoy en manos del capi­tal extran­je­ro y con­ver­tir­los en ins­tru­men­to de pro­gre­so colec­ti­vo. Nece­si­ta­mos un cam­bio a fon­do para libe­rar al tra­ba­ja­dor de la mise­ria, la igno­ran­cia y la explo­ta­ción; para poner la ense­ñan­za, la téc­ni­ca y la cien­cia al alcan­ce del pue­blo: para que el obre­ro ten­ga tra­ba­jo per­ma­nen­te y sus hijos ampa­ro y pro­tec­ción. Vene­zue­la, en fin, nece­si­ta un cam­bio pro­fun­do para que los dere­chos demo­crá­ti­cos del pue­blo no sean letra muer­ta en el tex­to de las leyes; para que la liber­tad exis­ta y la jus­ti­cia impe­re; para que el dere­cho a la edu­ca­ción, al tra­ba­jo, a la salud y al bien­es­tar sean ver­da­de­ros dere­chos para las mayo­rías popu­la­res y no pri­vi­le­gios de esca­sas mino­rías. Pero nada de esto podrá lograr­se en un país sub-desa­rro­lla­do y depen­dien­te, como el nues­tro, sino a tra­vés de la acción revo­lu­cio­na­ria que con­clu­ya con la con­quis­ta del Poder Polí­ti­co por par­te del pue­blo. De otra mane­ra, tan­to los ins­tru­men­tos de poder, como los medios de rique­za, con­ti­nua­rán en manos de los mono­po­lios inter­na­cio­na­les y de las cas­tas oli­gár­qui­cas del país, con la con­si­guien­te explo­ta­ción de los tra­ba­ja­do­res, la pro­li­fe­ra­ción del ham­bre y la mise­ria y el aban­dono per­ma­nen­te del pue­blo. Esta situa­ción pre­ci­sa una trans­for­ma­ción estruc­tu­ral que cam­bie el sis­te­ma for­ma­lis­ta de la demo­cra­cia por la efec­ti­va rea­li­za­ción de la mis­ma: es decir, que arra­se con todo lo podri­do, con todo lo injus­to, con todo lo indigno de nues­tra socie­dad y en su lugar eri­ja una nue­va vida de jus­ti­cia y libertades.

A estas altu­ras de la his­to­ria, cuan­do un ven­da­val de reno­va­ción sacu­de al mun­do, los vene­zo­la­nos no pode­mos per­ma­ne­cer afe­rra­dos a una vida polí­ti­ca, sin pers­pec­ti­vas de futu­ro y que man­tie­ne al país sumer­gi­do en el sub­de­sa­rro­llo eco­nó­mi­co, en el atra­so cró­ni­co y al pue­blo, doble­ga­do bajo el peso cons­tan­te de la mise­ria y la igno­ran­cia y el ham­bre. Vene­zue­la es un país pri­vi­le­gia­do por la natu­ra­le­za. Las entra­ñas de su tie­rra están pobla­das de rique­za y sobre la super­fi­cie cre­cen mon­ta­ñas de dine­ro. Pero estas rique­zas y este dine­ro sólo van a parar a los bol­si­llos de los gran­des tibu­ro­nes de la polí­ti­ca nacio­nal e inter­na­cio­nal, mien­tras que el pue­blo, due­ño de ellas, se deba­te entre la angus­tia de no poseer nada y el dolor de su pre­ca­ria situa­ción eco­nó­mi­ca. Este país, don­de se pro­du­ce tres millo­nes de barri­les de petró­leo dia­ria­men­te y mas de vein­te millo­nes de tone­la­das de hie­rro cada año, don­de las empre­sas extran­je­ras que lo explo­tan acu­san uti­li­da­des que sobre­pa­san los mil qui­nien­tos millo­nes de bolí­va­res anua­les, vive un dra­ma terri­ble con cen­te­na­res de miles de obre­ros sin tra­ba­jo, con cen­te­na­res de miles de cam­pe­si­nos sin tie­rra, con cen­te­na­res de miles de niños aban­do­na­dos y sin escue­las, con cen­te­na­res de miles de anal­fa­be­tos, con legio­nes de indi­gen­tes que escar­ban en los des­per­di­cios en bus­ca de ali­men­tos y cen­te­na­res de miles de hom­bres y muje­res sin techo que se arras­tran haci­na­dos en ran­chos insa­lu­bres, sin la menor pro­tec­ción social, sani­ta­ria o eco­nó­mi­ca. Este país que es el mas rico de toda la Amé­ri­ca Lati­na, mues­tra ante los ojos angus­tia­dos de su gen­te, un pano­ra­ma de males y penu­rias que se ahon­da en la exis­ten­cia mis­ma de gran­des con­tra­dic­cio­nes: mien­tras unos lo tie­nen todo, como­di­da­des, lujos, pla­ce­res y bonan­za; otros nada poseen, ni nada les espe­ra, a no ser la muer­te en la mas com­ple­ta pobre­za. Mien­tras unos tie­nen en ban­cos y cajas fuer­tes millo­nes de bolí­va­res, otros care­cen de recur­sos mas ele­men­ta­les de la vida huma­na. Mien­tras unos pue­den man­dar a sus hijos a los mejo­res cole­gios, otros tie­nen que resig­nar­se a ver a los suyos cre­cer en la igno­ran­cia. Mien­tras unos viven como pará­si­tos, sin tra­ba­jar ni pro­du­cir, otros no encuen­tran don­de colo­car su fuer­za de tra­ba­jo. Mien­tras unos ven a sus muje­res dar a luz en clí­ni­cas lujo­sas, otros, los más, tie­nen que con­for­mar­se con ver­las parir como ani­ma­les en sus ran­chos inmundos.

Este es el dra­ma, la horri­ble tra­ge­dia de nues­tro país y nues­tro pue­blo. Bus­car­le reme­dio es res­pon­sa­bi­li­dad de los vene­zo­la­nos pro­gre­sis­tas, encon­trar­le solu­ción es deber irre­nun­cia­ble. Pero no debe­mos dete­ner­nos en apli­car los con­sa­bi­dos “paños calien­tes” que sólo pos­ter­gan la enfer­me­dad, sino que hemos de ir a su mis­ma raíz para extir­par, como el buen ciru­jano, los orí­ge­nes del mal. Ya el pue­blo vene­zo­lano está can­sa­do de pro­me­sas que no pue­den cum­plir­se y esta ya decep­cio­na­do de una demo­cra­cia que no lle­ga, pero que a nom­bre de la cual se le mal­tra­ta, se le per­si­gue y se le engaña.

Nin­gún movi­mien­to polí­ti­co ha nega­do has­ta aho­ra estas reali­da­des; pero lo que es reali­dad y con­vic­ción para algu­nos, es dema­go­gia y poli­ti­que­ría para otros. Esto se ha veni­do demos­tran­do, al menos, en nues­tra acci­den­ta­da his­to­ria, en nues­tro pro­ce­so repu­bli­cano. Una cosa ha sido la pré­di­ca polí­ti­ca fue­ra del poder y otra, muy dis­tin­ta, acción de gober­nan­tes. Y a cada paso, sal­ta a la vis­ta cómo el pue­blo, las mayo­rías ham­brien­tas, mise­ra­bles y des­am­pa­ra­das, no han sido más que infe­liz esca­le­ra cuyos pel­da­ños tre­pan ambi­cio­sos y carre­ris­tas. Todo has­ta aho­ra ha sido enga­ño, men­ti­ra, far­sa ver­gon­zo­sa que com­pro­me­te res­pon­sa­bi­li­da­des y escar­ne­ce prin­ci­pios. La demo­cra­cia no ha sido otra cosa que medio para ese enga­ño, para esa men­ti­ra, para esa far­sa ver­gon­zo­sa. A tra­vés de la pré­di­ca insin­ce­ras de sus pos­tu­la­dos y noble­zas se ha opri­mi­do, se ha veja­do, se ha explo­ta­do al pue­blo. La demo­cra­cia que defien­den quie­nes opri­men y roban en su nom­bre, ha ser­vi­do solo como escu­do para la igno­mi­nia, la podre­dum­bre, la corrup­ción y la des­ver­güen­za de quie­nes sir­ven intere­ses extra­ños y de quie­nes entien­den la demo­cra­cia como ins­tru­men­tos de ape­ti­tos subal­ter­nos. Con­se­cuen­cia de esto es el papel que en nues­tro país están jugan­do ins­ti­tu­cio­nes demo­crá­ti­cas como el Par­la­men­to, son esen­cia mis­ma de la sobe­ra­nía popular.

Yo sé que muchos de uste­des, cole­gas Dipu­tados, creen de bue­na fe que lo que está ocu­rrien­do hoy en nues­tro Par­la­men­to – el poder mas impor­tan­te de la demo­cra­cia repre­sen­ta­ti­va – es pro­duc­to de la poca expe­rien­cia demo­crá­ti­ca que tene­mos los vene­zo­la­nos o sim­ple­men­te resul­ta­dos de con­tra­dic­cio­nes cir­cuns­tan­cia­les que pue­den ser supe­ra­das con un cam­bio sen­ci­llo en el tren guber­na­men­tal. Y que aquí podría resol­ver­se el ingen­te pro­ble­ma nacio­nal: con­quis­tar la inde­pen­den­cia del país y crear bases per­du­ra­bles para el bien­es­tar colec­ti­vo, a tra­vés de la lucha cívi­ca, o lo que es lo mis­mo, en el trán­si­to pací­fi­co de las pro­pias ins­ti­tu­cio­nes. A mi jui­cio, quie­nes así pien­san, o están equi­vo­ca­dos hones­ta­men­te, o lo que es más gra­ve: ocul­tan su pro­pia cobar­día. O temen que la Revo­lu­ción los arra­se o jue­guen a la dema­go­gia para satis­fa­cer ambi­cio­nes egoís­tas. O no han logra­do com­pren­der la natu­ra­le­za y carác­ter de las fuer­zas reac­cio­na­rias que tra­di­cio­nal­men­te han impues­to la opre­sión, el escar­nio y la humi­lla­ción al pue­blo vene­zo­lano, o quie­ren dis­fra­zar sus ver­da­de­ras intenciones.

Este pue­blo que ofre­ce san­gre y vida por la liber­tad, cre­yó igual que muchos de uste­des en una solu­ción pací­fi­ca del pro­ble­ma vene­zo­lano. Yo mis­mo y con­mi­go quie­nes inter­vi­nie­ron en el gran movi­mien­to de la Jun­ta Patrió­ti­ca, creí­mos de bue­na fe, sin­ce­ra­men­te, que con el derro­ca­mien­to del tirano y el retorno a la Patria de todos sus hijos per­se­gui­dos, podría lograr­se un enten­di­mien­to gene­ral uni­ta­rio, vene­zo­la­nis­ta, que tra­ba­ja­ra por el engran­de­ci­mien­to de la país, por la dig­ni­dad de los vene­zo­la­nos, por la inde­pen­den­cia mis­ma de la Nación. Esta ilu­sión de jóve­nes inge­nuos, de polí­ti­cos sin mali­cia, todos bue­na fe y bue­na volun­tad, se derrum­bo bajo el peso del egoís­mo y las ambi­cio­nes de otro. El 23 de enero, lo con­fie­so a mane­ra de auto­crí­ti­ca crea­do­ra, nada ocu­rrió en Vene­zue­la, a no ser el sim­ple cam­bio de unos hom­bres por otros al fren­te de los des­ti­nos públi­cos. Nada se hizo para erra­di­car los pri­vi­le­gios ni las injus­ti­cias. Quie­nes ocu­pa­ron el Poder, con excep­cio­nes hon­ro­sas, cla­ro está, nada hicie­ron para libe­rar­nos de las coyun­das impe­ria­lis­tas, de la domi­na­ción feu­dal, de la opre­sión oli­gár­qui­ca. Por el con­tra­rio, sir­vie­ron como ins­tru­men­to a aque­llos intere­ses que gra­vi­tan en for­ma nega­ti­va sobre el cuer­po des­fa­lle­cien­te de la Patria.

Pero, al menos, crea­ron un cli­ma de liber­tad, de res­pe­to, de con­vi­ven­cia entre los vene­zo­la­nos, ausen­te hoy de la vida nacio­nal. Todo lo demás es pro­duc­to de cues­tio­nes más pro­fun­das que pene­tra en la razón mis­ma de un sis­te­ma polí­ti­co crea­do por el enga­ño y la men­ti­ra. Y es que era de inge­nuo o de ilu­so pen­sar que con el sólo derro­ca­mien­to del tirano y el retorno a la vida ins­ti­tu­cio­nal, con pode­res ele­gi­dos, se había logra­do la solu­ción de nues­tros pro­ble­mas. Noso­tros creí­mos, de muy bue­na fe, lo repi­to, que las dife­ren­cias tran­si­to­rias podrían poner­se a un lado para sen­tar­se todos a tra­ba­jar por la Patria, para que cesa­ran los vie­jos odios, las ren­ci­llas parro­quia­nas y cada uno pen­sa­ra mas en el pro­gre­so del país que en sus intere­ses per­so­na­les. Noso­tros creí­mos que el patrio­tis­mo esta­ba por enci­ma de ban­de­rías y de gru­pos. Pero lo pri­me­ro que algu­nos hicie­ron de regre­so al país, fue aten­tar con­tra la Jun­ta Patrió­ti­ca, con­tra sus miem­bros fun­da­do­res, que en la resis­ten­cia habían sabi­do tra­zar una línea polí­ti­ca jus­ta que cul­mi­nó con la vic­to­ria popu­lar. Mas, aho­ra esta­mos con­ven­ci­dos que todo lo ocu­rri­do, que el nue­vo fra­ca­so, no fue sino el resul­ta­do de las gran­des con­tra­dic­cio­nes eco­nó­mi­cas y socia­les que se agi­tan en nues­tra socie­dad, que pug­nan den­tro de un sis­te­ma polí­ti­co como el nues­tro. No podía espe­rar­se otra cosa sino se había hecho otra cosa que cam­biar los hom­bres del gobierno. El 23 de enero hubo solo esto: un cam­bio de nom­bres. La oli­gar­quía explo­ta­do­ra, los ser­vi­do­res del impe­ria­lis­mo bus­ca­ron aco­mo­do inme­dia­to en el nue­vo gobierno.

El poder polí­ti­co había que­da­do en manos de los mis­mos intere­ses y los ins­tru­men­tos de ese poder seguían bajo la res­pon­sa­bi­li­dad de las mis­mas cla­ses. Así hemos segui­do, pero esto no podrá con­ti­nuar por mucho tiem­po. Ya el pue­blo de Vene­zue­la como todos los pue­blos opri­mi­dos del mun­do, se ha dado cuen­ta de las cau­sas que ori­gi­nan sus males. Y todos estos pue­blos se han plan­tea­do la his­tó­ri­ca tarea de la libe­ra­ción eco­nó­mi­ca y polí­ti­ca, para empren­der el desa­rro­llo inde­pen­dien­te que ha de cris­ta­li­zar en pro­gre­so, en bien­es­tar, en feli­ci­dad para los humil­des. Un ejem­plo de la vic­to­ria popu­lar hay ya res­plan­de­cien­do en Amé­ri­ca Lati­na: La Revo­lu­ción Cuba­na. Este hecho ha con­tri­bui­do enor­me­men­te a escla­re­cer el pano­ra­ma futu­ro de nues­tros pue­blos, a des­per­tar a las masas dor­mi­das, a abrir­le los ojos a los enga­ña­dos y a gal­va­ni­zar la con­cien­cia revo­lu­cio­na­ria y anti­im­pe­ria­lis­ta que se agi­gan­ta en la fibra más hon­da de nues­tro patrio­tis­mo, de nues­tro sen­ti­mien­to nacionalista.

No obs­tan­te las reali­da­des obje­ti­vas, las expe­rien­cias pro­pias y extra­ñas, el pue­blo vene­zo­lano, aman­te siem­pre de la paz ha que­ri­do resol­ver sus pro­ble­mas a tra­vés del camino cívi­co. Y a pen­sar de todos los con­tra­tiem­pos, se hizo gran­des ilu­sio­nes al cam­biar la corre­la­ción de fuer­zas en el seno del Con­gre­so Nacio­nal. Nues­tro pue­blo cre­yó que el con­trol de la opo­si­ción sobre la Cáma­ra de Dipu­tados y sobre el Poder Legis­la­ti­vo, abría de veras nue­vas pers­pec­ti­vas para erra­di­car la vio­len­cia y paci­fi­car el país. Pero ya esas ilu­sio­nes han sufri­do fuer­tes gol­pes y defi­ni­ti­va­men­te se han veni­do aba­jo, fren­te a las inde­fen­sión del Par­la­men­to ante un Eje­cu­ti­vo pre­po­ten­te y arbi­tra­rio. Dos meses hace que esta Cáma­ra de Dipu­tados, en medio del táci­to rego­ci­jo popu­lar, apro­bó radio­di­fun­dir algu­nas de sus sesio­nes y toda­vía esta reso­lu­ción no ha podi­do ser cum­pli­da. Hace igual­men­te dos meses que el Con­gre­so Nacio­nal, en uso de sus atri­bu­cio­nes y facul­ta­des cons­ti­tu­cio­na­les, decre­tó la res­ti­tu­ción de las garan­tías que por mas de un año estu­vie­ron sus­pen­di­das; pero a pesar del Decre­to del Poder Legis­la­ti­vo, se con­ti­núan alla­nan­do hoga­res, apre­san­do ciu­da­da­nos sin deli­tos. Y al ampa­ro de un decre­to «Pérez­ji­me­nis­ta» que el pue­blo dero­go el 23 de Enero se prohí­be a la Unión Nacio­nal de Muje­res un acto en el Pala­cio de los Depor­tes de Cara­cas para hablar sobre la deva­lua­ción del bolí­var y su inci­den­cia en el ya alto cos­to de la vida; al ampa­ro de ese mis­mo decre­to, el gobierno de Betan­court prohí­be a los tra­ba­ja­do­res, a las cla­ses obre­ra revo­lu­cio­na­ria cele­brar el 1° de Mayo, Día Inter­na­cio­nal del Tra­ba­jo. Y por si ello fue­ra poco, los agen­tes de la repre­sión ofi­cial, sus ban­das arma­das, arre­me­tie­ron con­tra obre­ros inde­fen­sos que desa­fian­do el terror salie­ron a la calle para con­me­mo­rar su día con su dig­ni­dad. Algu­nos muer­tos y nume­ro­sos heri­dos – san­gre del pue­blo – fue­ron el balan­ce del 1° de Mayo en todo el país. Pero estos no son hechos ais­la­dos de la arbi­tra­rie­dad tran­si­to­ria, sino nor­ma y razón de ser de un gobierno al mar­gen de la ley, que no res­pe­ta la Cons­ti­tu­ción, ni res­pe­ta el Con­gre­so, ni res­pe­ta nada. En El Tigre, en Pun­to Fijo, en Valen­cia, en toda la exten­sa lati­tud vene­zo­la­na se dis­pa­ra con­tra tra­ba­ja­do­res inde­fen­sos que expre­sa su libre volun­tad den­tro del movi­mien­to sin­di­cal. Y fren­te a los Liceos, estu­dian­tes de todas las eda­des bau­ti­zan con su san­gre pro­mi­so­ria el regre­so «a la nor­ma­li­dad cons­ti­tu­cio­na­li­dad». Y es que el Eje­cu­ti­vo no res­pe­ta las deci­sio­nes del Con­gre­so, sino sus aspec­tos mera­men­te formales.

¿Pero no es el Poder Legis­la­ti­vo el más impor­tan­te, el poder fun­da­men­tal de la cons­ti­tu­cio­na­li­dad? ¿No es el Par­la­men­to ele­gi­do por el pue­blo, la esen­cia mis­ma de la sobe­ra­nía popu­lar? Todo ello es cier­to, más den­tro de un sis­te­ma polí­ti­co como el que vivi­mos los vene­zo­la­nos, el Poder Legis­la­ti­vo ope­ra nor­mal­men­te cuan­do su mayo­ría sir­ve a los mis­mos intere­ses del Poder Eje­cu­ti­vo y res­pon­de a la mis­ma com­po­si­ción de éste.

Cuan­do se ope­ra en fenó­meno con­tra­rio, es decir, que la opo­si­ción con­tro­la el Par­la­men­to, enton­ces fren­te a él se levan­ta la mura­lla de la ame­na­za, del irres­pe­to y el atro­pe­llo. Se atro­pe­lla al Par­la­men­to y a su mis­ma dig­ni­dad, cuan­do se bur­la el con­ve­nio de caba­lle­ros cele­bra­do entre el Pre­si­den­te de la Repú­bli­ca y la Direc­ti­va de la Cáma­ra de Dipu­tados para resol­ver el angus­tio­so pro­ble­ma de la huel­ga de ham­bre de los pre­sos polí­ti­cos. Se atro­pe­lla al Par­la­men­to cuan­do el minis­tro de Rela­cio­nes Inte­rio­res, nie­ga los cana­les de la Radio Difu­so­ra Nacio­nal – uti­li­za­da por el Eje­cu­ti­vo cuan­do le vie­ne en gana – para trans­mi­tir las sesio­nes de la Cáma­ra de Dipu­tados. Y pen­dien­te está la ame­na­za de enga­ve­tar el Pro­yec­to de regla­men­ta­ción de las garan­tías que aprue­be la opo­si­ción en Dipu­tados, si aquél no res­pon­de a los arran­ques fas­cis­tas, a las carac­te­rís­ti­cas tirá­ni­cas, a la esen­cia des­pó­ti­ca de la Vie­ja Guar­dia y COPEI. ¿Enton­ces cómo con­tar con el Par­la­men­to para la Revo­lu­ción que nues­tro pue­blo tie­ne plan­tea­da? ¿Es que podrá la Cáma­ra de Dipu­tados o el Con­gre­so garan­ti­zar el cum­pli­mien­to de leyes pro­gre­sis­tas y patrió­ti­cas, sino ha podi­do radio­trans­mi­tir una sola de sus sesio­nes y no ha podi­do impe­dir los atro­pe­llos, veja­cio­nes y per­se­cu­cio­nes, a pesar de haber res­ti­tui­do las liber­ta­des públi­cas? ¿Podrá garan­ti­zar este Con­gre­so la apro­ba­ción y apli­ca­ción de una Ley con­tra los mono­po­lios que saquean nues­tras rique­zas? ¿Podrá este Con­gre­so eje­cu­tar y hacer eje­cu­tar una refor­ma amplia en el sis­te­ma eco­nó­mi­co y social de la Repú­bli­ca? Ya se ha evi­den­cia­do, seño­res Dipu­tados, que ello es impo­si­ble mien­tras no haya un cam­bio a fon­do en el sis­te­ma polí­ti­co vene­zo­lano. Un aná­li­sis dete­ni­do de esta situa­ción, de la impo­ten­cia en que esta­mos para hallar una solu­ción pací­fi­ca al pro­ble­ma nacio­nal; un estu­dio de cómo el gobierno ha toma­do el ata­jo de la ile­ga­li­dad, irres­pe­tan­do la Cons­ti­tu­ción y atro­pe­llan­do las ins­ti­tu­cio­nes demo­crá­ti­cas, de cómo la demo­cra­cia en nues­tro país es solo una far­sa, una men­ti­ra, para encu­brir la opre­sión, el cri­men y la arbi­tra­rie­dad; de ver cómo la liber­tad no exis­te para el pue­blo, ni la jus­ti­cia impe­ra para el pue­blo; el ver cómo los perio­dis­tas son encar­ce­la­dos a pasar de la vigen­cia de la liber­tad de expre­sión; una con­si­de­ra­ción gene­ral de este pano­ra­ma de corrup­ción, de este ambien­te de per­se­cu­ción, de esta vida de angus­tia; un examen de la situa­ción que nos deja el Par­la­men­to bur­la­do, la sobe­ra­nía media­ti­za­da, el pue­blo humi­lla­do, la dig­ni­dad per­di­da y las rique­zas hipo­te­ca­das, me han lle­va­do a la con­clu­sión, como a muchos otros vene­zo­la­nos, que aquí se nece­si­ta un cam­bio radi­cal una trans­for­ma­ción ver­da­de­ra que con­vier­ta nues­tro país en Nación libre, prós­pe­ra y digna.

Con­se­cuen­cia de esta fir­me con­vic­ción, resul­ta­do de ese aná­li­sis, es la deci­sión que he toma­do de com­ba­tir con las armas en la mano, como lo hace el pue­blo cuan­do quie­re con­quis­tar la liber­tad, y bus­car en la acción revo­lu­cio­na­ria la solu­ción de nues­tros gran­des pro­ble­mas, y lograr para el pue­blo una vida nue­va, dis­tin­ta a la pre­ca­ria exis­ten­cia que ha lle­va­do duran­te siglo y medio de Repú­bli­ca injus­ta. Esta deci­sión me hon­ra y com­pro­me­te, a la par que me satis­fa­ce. Igual camino han toma­do en épo­cas y paí­ses dis­tin­to los mas nota­bles hom­bres de la huma­ni­dad. Igual deci­sión tuvie­ron que tomar nues­tros Liber­ta­do­res fren­te a una Patria colo­ni­za­da, fren­te a un pue­blo escla­vi­za­do. Ellos, los for­ja­do­res de nues­tra nacio­na­li­dad, nos tra­za­ron el camino y noso­tros hemos de con­ti­nuar­lo con igua­les, sacri­fi­cios, con los mis­mos ries­gos y la mis­ma fe, para des­pe­da­zar las nue­vas cade­nas del domi­nio extran­je­ro y garan­ti­zar la ple­na inde­pen­den­cia nacional.

Esta es nues­tra deci­sión, este nues­tro camino. Vamos a las armas con fe, con ale­gría, como quien va al reen­cuen­tro de la Patria pre­fe­ri­da. Sabe­mos que con noso­tros está el pue­blo, el mis­mo que en todas las épo­cas memo­ra­bles ha dicho pre­sen­te ante todo lo noble, ante todo lo bueno, ante todo lo justo.

Nues­tra deci­sión de incor­po­rar­nos a los estu­dian­tes, obre­ros y cam­pe­si­nos que hacen la gue­rra de gue­rri­llas en Fal­cón, Por­tu­gue­sa, Méri­da, Zulia, Yara­cuy, obli­ga­dos por la bru­tal repre­sión del gobierno que ame­na­za con la muer­te, la tor­tu­ra y la cár­cel a quie­nes se opo­nen a sus desig­nios, obe­de­ce a la fir­me con­vic­ción de que la polí­ti­ca de las cama­ri­llas que ejer­cen hoy el Poder no mues­tran nin­gún áni­mo para dar solu­cio­nes a la cri­sis polí­ti­ca vene­zo­la­na a tra­vés del dia­lo­go y la sen­da elec­to­ral. Toda la maqui­na­ria ofi­cia­lis­ta ha sido des­de ya colo­ca­da al ser­vi­cio de los gru­pos exclu­si­vos que for­man la inti­mi­dad del actual Pre­si­den­te y sin espí­ri­tu de ser­vi­cio a la Patria y al Pue­blo, tales gru­pos han pri­va­do a los vene­zo­la­nos de sus mas ele­men­ta­les dere­chos y des­de aho­ra pre­pa­ran el frau­de que les per­mi­te per­pe­tuar­se en el Poder, a usan­za de todos los gobier­nos des­pó­ti­cos que el país ha pade­ci­do. Espe­rar que esta bur­la san­grien­ta se con­sa­gre sin men­gua de la pro­pia dig­ni­dad, no sólo es cobar­día, es alen­tar fal­sas ilu­sio­nes cuyas con­se­cuen­cia serían fata­les para nues­tro desa­rro­llo demo­crá­ti­co. Ya el gru­po que gobier­na ha demos­tra­do has­ta la sacie­dad que sólo cono­ce el méto­do de la vio­len­cia, el camino de la ile­ga­li­dad. Fren­te a su sober­bia, no cabe otra acti­tud para acep­tar al reto y dis­po­ner­se a com­ba­tir­lo con sus mis­mos méto­dos, para que los vene­zo­la­nos pue­dan, libres del Gobierno de Betan­court, libres de sus odios e intri­gas, de su corrup­ción e inca­pa­ci­dad, de su poli­ti­que­ría y peque­ñez moral, de su sec­ta­ris­mo y mal­dad, dar­nos un gobierno ver­da­de­ra­men­te nacio­nal, res­pe­tuo­so de la ley demo­crá­ti­ca, fiel ser­vi­dor del pue­blo y leal a la inde­pen­den­cia y sobe­ra­nía nacionales.

Hace­mos armas con­tra la vio­len­cia, la repre­sión, las tor­tu­ras, el pecu­la­do. Toma­mos las armas con­tra las depra­va­cio­nes y la trai­ción. No lo hace­mos por román­ti­ca con­cep­ción de la lucha ni some­ti­dos a otra deci­sión que a la nues­tra, sólo com­pro­me­ti­da con Vene­zue­la. No hace­mos la gue­rra con­tra las Fuer­zas Arma­das, en su con­jun­to, en cuyo senos nos cons­ta por expe­rien­cia per­so­nal y por la acción con­jun­ta que libra­mos en Enero del 58, se han for­ma­do Ofi­cia­les cuya úni­ca ambi­ción es tam­bién la nues­tra: ser úti­les a la Patria y ser­vir a su gran­de­za y sobe­ra­nía. Y por­que la inmen­sa mayo­ría de los cla­ses y sol­da­dos per­te­ne­cen a las cla­ses humil­des, a las fami­lias sin pan, ni tie­rra, ni liber­tad. Y si algu­nas de sus jerar­quías han sido colo­ca­das como cie­go e incon­di­cio­nal ins­tru­men­to per­so­na­lis­ta del gru­po de Rómu­lo Betan­court, ello no pue­de ocul­tar­nos que más tem­prano que tar­de civi­les y mili­ta­res nos encon­tra­re­mos jun­tos en un mis­mo pro­pó­si­to fra­ter­nal y patrió­ti­co. Evi­den­cia de esta afir­ma­ción es la recien­te «Suble­va­ción de Carú­pano» y «la heroi­ca acción de Puer­to Cabe­llo», don­de Ofi­cia­les de lim­pia tra­yec­to­ria como Jesús Moli­na Ville­gas, Pedro Medi­na Sil­va y Manuel Pon­te Rodrí­guez supie­ron dar un paso al fren­te de la his­to­ria, antes de vivir en la igno­mi­nia. Allí se demos­tró como en el seno de las Fuer­zas Arma­das hay hom­bres que sien­ten la Patria en su exac­ta dimen­sión y que ins­pi­ra­dos en las lec­cio­nes de Bolí­var, siguen su ejem­plo de valor, de noble­za y patrio­tis­mo y como este Gobierno lle­ga has­ta el bom­bar­deo de ciu­da­des abier­tas, al geno­ci­dio, para tra­tar de con­ser­var una situa­ción ya insos­te­ni­ble. El comino tri­lla­do por ellos habre­mos de con­ti­nuar­lo para que al salir de la pri­sión glo­rio­sa, los Ofi­cia­les, cla­ses, sol­da­dos y civi­les de la heroi­ca acción de Carú­pano y Puer­to Cabe­llo, pue­dan vivir den­tro de una Patria nue­va, como la que hemos soña­do todos y por la cual ellos com­ba­tie­ron. No hace­mos las armas con­tra el Ejér­ci­to, la hace­mos con­tra quie­nes sir­ven a los mono­po­lios extran­je­ros cau­san­tes de nues­tra pobre­za; hace­mos la gue­rra, con­tra los ase­si­nos de estu­dian­tes, de obre­ros, de cam­pe­si­nos; hace­mos la gue­rra con­tra los que roban y comer­cian a nom­bre de una demo­cra­cia fal­sa; hace­mos la gue­rra con­tra los que siem­bran el ham­bre, la angus­tia y el dolor en la fami­lia vene­zo­la­na; hace­mos la gue­rra con­tra una vida de corrup­ción, de odios y de intri­gas; en fin, hace­mos la gue­rra para que la auro­ra de la liber­tad y la jus­ti­cia res­plan­dez­ca en el hori­zon­te de la Patria.

El gobierno ha que­ri­do que esta lucha sea así. Ni noso­tros ni nadie pue­de espe­rar que ella pue­da deci­dir­se a cor­to pla­zo. Hemos empren­di­do una acción diri­gi­da a barrer con la injus­ti­cias, la trai­ción y la corrup­ción en nues­tra socie­dad, una acción que sólo pue­de triun­far si se for­ja pode­ro­sa en un movi­mien­to nacio­nal de ampli­tud popu­lar, civil y mili­tar a todo lo lar­go y ancho del país, del cual somos ape­nas un peque­ño engra­na­je. La lucha será pro­lon­ga­da, lle­na de ries­go y sacri­fi­cios. Pero la vic­to­ria no podrá rehu­sar­se a quie­nes se dan a esa lucha hacien­do des­can­sar sus idea­les en el pue­blo y su sacri­fi­cio en una cau­sa nacio­nal y demo­crá­ti­ca; a quie­nes sólo tie­nen como ambi­ción, ser­vir a la Patria escar­ne­ci­da. Y si algo fal­ta­ra para jus­ti­fi­car mi acti­tud, ahí está el asal­to fas­cis­ta a los dia­rios La Tar­deCla­rín, voce­ros inso­bor­na­bles del pue­blo, en la des­truc­ción de cuyas máqui­nas está el gobierno retra­ta­do de fren­te. Pero ade­más me alien­ta las pala­bras pro­nun­cia­das en esta Cáma­ra por el Dipu­tado de Acción Demo­crá­ti­ca, doc­tor Elpi­dio La Riva Mata, en las cua­les tra­du­ce el cla­mor de nues­tro pue­blo, al expre­sar valientemente:

«El gobierno no quie­re gue­rri­llas, pero tam­po­co quie­re pren­sa libre, míti­nes, mani­fes­ta­cio­nes ni ejer­ci­cio cabal de las liber­ta­des públi­cas; por eso sus ban­das arma­das rea­li­zan sal­va­jes actos como el efec­tua­do el sába­do en las ofi­ci­nas y talle­res de “Cla­rín” y “La Tar­de”. El actual gobierno esta inca­pa­ci­ta­do para regir demo­crá­ti­ca­men­te los des­ti­nos del país. En este sen­ti­do, la pers­pec­ti­va elec­to­ral es bas­tan­te oscu­ra. ¿Pue­den los sec­to­res de opo­si­ción con­tem­plar con opti­mis­mo hechos como este que liqui­dan las vías pací­fi­cas de la con­tien­da política.»

Para agre­gar después:

«Todo el cuer­po de la Cons­ti­tu­ción y todas las mani­fes­ta­cio­nes de la cons­ti­tu­cio­na­li­dad están acri­bi­lla­dos por los hechos de este Gobierno…».

Y me alien­ta, igual­men­te, el pen­sa­mien­to del Sena­dor José Octa­vio Jimé­nez, cuan­do dice:

«Ten­go varios hijos y pre­fie­ro ver­los morir en el com­ba­te gue­rri­lle­ro, antes que caer ase­si­na­dos en las calles por las ban­das arma­das de este Gobierno…».

Y me enor­gu­lle­cen los plan­tea­mien­tos del com­pa­ñe­ro José Vicen­te Ran­gel, que a nom­bre de mi par­ti­do Unión Repu­bli­ca­na Demo­crá­ti­ca, expre­so la voz y sen­ti­mien­to de toda su mili­tan­cia y que yo inter­pre­to como un man­da­to inexorable.

Pero aun hay algo más que por si solo bas­ta­ría para evi­den­ciar lo jus­to del camino toma­do. Ello es, la ame­na­za que pen­de sobre nues­tra Cáma­ra so-pre­tex­to de erra­di­car el «extre­mis­mo». Este gol­pe mor­tal para la demo­cra­cia, está ya casi con­su­ma­do y es posi­ble que sea prac­ti­ca­do en pocos días. Las manio­bras que se ade­lan­tan para lle­var­lo a cabo, no impor­tan, lo real es que su inde­pen­den­cia y su dig­ni­dad será acri­bi­lla­da por la sober­bia eje­cu­ti­vis­ta. Ya sea encar­ce­lan­do a Dipu­tados para cam­biar la corre­la­ción de fuer­za en ella exis­ten­te; ya sea dejan­do al Poder Legis­la­ti­vo sin su repre­sen­ta­ción legal como la Comi­sión Dele­ga­da; ya sea por el boi­cot cons­tan­te y cada vez más agre­si­vo; lo cier­to es que el Eje­cu­ti­vo, en otro de sus arran­ques des­pó­ti­cos, aho­ga­rá y estran­gu­la­rá a la Cáma­ra de Dipu­tados, aho­ra cubier­ta de dignidad.

La defen­sa del Par­la­men­to inde­pen­dien­te corres­pon­de a todos y la defen­sa de la Cons­ti­tu­ción es un deber irre­nun­cia­ble. Por ello cuan­do hace­mos armas con­tra este gobierno, las hace­mos por la res­ti­tu­ción cons­ti­tu­cio­na­li­dad demo­crá­ti­ca, por la Cáma­ra de Dipu­tados escar­ne­ci­da y atro­pe­lla­da, por la inde­pen­den­cia de los pode­res públi­cos, por la demo­cra­cia y la justicia.

Con­vo­que, pues, señor Pre­si­den­te, al suplen­te res­pec­ti­vo por­que yo he sali­do a cum­plir el jura­men­to que hice ante uste­des de defen­der la Cons­ti­tu­ción y leyes del país. Si mue­ro, no impor­ta, otros ven­drán detrás que reco­ge­rán nues­tro fusil y nues­tra ban­de­ra para con­ti­nuar con dig­ni­dad, lo que es ideal y deber de todo nues­tro pueblo.

Aba­jo las cade­nas!! Mue­ra la opresión!!

Por la Patria y por el Pueblo!!

Viva la Revolución!!

http://​www​.paki​toa​rria​ran​.org/​i​n​d​e​x​.​p​h​p​/​a​r​t​i​c​u​l​o​s​/​4​1​4​1​-​c​a​r​t​a​-​d​e​-​f​a​b​r​i​c​i​o​-​o​j​eda

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *