«Todos los femi­nis­mos son de cla­se»: Isa­bel Benítez

En nume­ro­sas char­las y tex­tos tuyos hablas de femi­nis­mo de cla­se. ¿Cuál sería su opues­to? El femi­nis­mo de, por ejem­plo, Cris­ti­na Cifuen­tes, Inés Arri­ma­das o Andrea Levy tam­bién es un femi­nis­mo de clase.

Todos los femi­nis­mos son de cla­se, otra cosa es que sea­mos cons­cien­tes o no. Es decir, se tra­du­cen en polí­ti­cas, rei­vin­di­ca­cio­nes y pro­gra­mas de lucha con­cre­tos en los que se refle­ja cuá­les son nues­tras prio­ri­da­des, si todas las muje­res o sólo algu­nas, por decir­lo en tér­mi­nos sen­ci­llos. Cifuen­tes, Arri­ma­das y Levy tie­nen muy cla­ro que su úni­ca meta es con­quis­tar la igual­dad de opor­tu­ni­da­des para que selec­tas muje­res pue­dan explo­tar en las mis­mas con­di­cio­nes a otras muje­res y hom­bres. Para el femi­nis­mo bur­gués, en el mejor de los casos, el dere­cho al abor­to es una mera liber­tad for­mal. Para noso­tras, es un dere­cho que si no lo garan­ti­zas mate­rial­men­te (en la sani­dad públi­ca y gra­tui­to) es papel moja­do. Para el femi­nis­mo libe­ral bur­gués, la liber­tad de mer­ca­do y la liber­tad indi­vi­dual for­mal son la uni­dad de medi­da de la eman­ci­pa­ción feme­ni­na. Que los sala­rios sean mise­ra­bles, la ame­na­za de un desahu­cio o una sani­dad públi­ca colap­sa­da no son pro­ble­má­ti­cos ni para la crian­za, ni la edu­ca­ción ni la familia.

¿Hay que insis­tir, enton­ces, con el femi­nis­mo de clase?

Si muchas com­pa­ñe­ras esta­mos hablan­do de femi­nis­mo de cla­se es por­que nos piden con ese títu­lo las char­las, pero tam­bién en otro sen­ti­do. La pug­na polí­ti­co-ideo­ló­gi­ca en este cam­po es res­pec­to a los femi­nis­mos de los años 1990 y 2000, que pusie­ron las iden­ti­da­des (sexual, racial, orien­ta­ción sexual) en el cen­tro, des­pla­zan­do temas cla­ve como el repar­to de la rique­za, y que a menu­do son reac­ti­vos a incor­po­rar en la lucha de cla­ses en su aná­li­sis, que en el mejor de los casos hacen una trin­che­ra deci­di­da­men­te femi­nis­ta pero que es anti­ca­pi­ta­lis­ta en sen­ti­do abs­trac­to. Es un femi­nis­mo inter­cla­sis­ta que ha teni­do muchí­si­mo pre­di­ca­men­to en la aca­de­mia y que a nivel polí­ti­co es muy impo­ten­te y en según qué momen­to, inclu­so se des­li­za a la mani­da gue­rra de sexos en lugar de una polí­ti­ca de cla­se anti-patriar­cal. Es obli­ga­do reco­no­cer que las orga­ni­za­cio­nes de cla­se han dado una res­pues­ta abe­rran­te a las rei­vin­di­ca­cio­nes femi­nis­tas des­de hace déca­das, ya no diga­mos res­pec­to a la homo­se­xua­li­dad, pero es sin­to­má­ti­co que evo­que­mos la lucha de las sufra­gis­tas (que pelea­ron por el sufra­gio cen­si­ta­rio de las muje­res blan­cas, jamás lo olvi­de­mos) y nadie quie­ra saber que las bol­che­vi­ques fue­ron las pri­me­ras muje­res del mun­do que con­quis­ta­ron el dere­cho al abor­to públi­co, gra­tui­to y segu­ro, y el dere­cho al voto a prin­ci­pios del siglo XX, cuan­do has­ta los años 70 las fran­ce­sas no podían con­du­cir un coche sin per­mi­so del mari­do.

Eres una de las res­pon­sa­bles de la Secre­ta­ría de Lucha Femi­nis­ta de la Coor­di­na­do­ra Obre­ra Sin­di­cal ¿Es el femi­nis­mo la asig­na­tu­ra pen­dien­te de todos los sindicatos?

Sí, par­ti­ci­po en la Secre­ta­ría de Llui­ta femi­nis­ta de la COS. Incor­po­rar con sol­ven­cia lo que sig­ni­fi­ca ser, ade­más de tra­ba­ja­do­ra, mujer es la asig­na­tu­ra pen­dien­te de todas las orga­ni­za­cio­nes rup­tu­ris­tas, sean polí­ti­cas como sin­di­ca­les. Y noso­tros no somos una excep­ción. La par­ti­ci­pa­ción polí­ti­ca de las muje­res tie­ne un cos­te más alto en tér­mi­nos per­so­na­les y vita­les que para los hom­bres. Pri­me­ro tene­mos las barre­ras edu­ca­ti­vas que hacen de la obe­dien­cia, la com­pla­cen­cia y col­mar las expec­ta­ti­vas aje­nas como la quin­tae­sen­cia de lo feme­nino. Lue­go está el estig­ma de que opi­nar, ser vehe­men­te y, poten­cial­men­te, tener una visión más cla­ra de las cosas que el res­to de los com­pa­ñe­ros de tra­ba­jo, tam­po­co está pre­mia­do. A par­tir de aquí, la diná­mi­ca empre­sa­rial de la gran fami­lia y de las peque­ñas y media­nas empre­sas, tam­bién intro­du­cen una diná­mi­ca pater­na­lis­ta y de chan­ta­je emo­cio­nal hacia las muje­res muy con­cre­ta, por no hablar del ries­go labo­ral aña­di­do del aco­so sexual y, tam­bién, del aco­so moral al que las muje­res son más vul­ne­ra­bles, pre­ci­sa­men­te por esa estruc­tu­ra de carác­ter que exi­ge de noso­tras el patriar­ca­do, según reco­gen los estu­dios de la Orga­ni­za­ción Inter­na­cio­nal del Tra­ba­jo sobre mob­bing. Otro aspec­to es la altí­si­ma tem­po­ra­li­dad y el sub­em­pleo, somos las cam­peo­nas del con­tra­to a tiem­po par­cial, lo cual tam­po­co ayu­da a desa­rro­llar acción sin­di­cal con­ven­cio­nal. Supe­ra­do todo esto, te das cuen­ta de que las muje­res que se sin­di­can y son gue­rre­ras en el tra­ba­jo, son cua­dros sin­di­ca­les pre­pa­ra­das casi para cual­quier bata­lla, agi­ta­do­ras y comu­ni­ca­do­ras de pri­mer nivel, con una capa­ci­dad de con­vo­ca­to­ria y de com­ba­ti­vi­dad a años luz del resto.

¿Crees que las cosas han mejo­ra­do en las orga­ni­za­cio­nes res­pec­to a hace unos años?

Pien­so en Mon­tse Cas­ta­ñé, de los mata­de­ros de Vic, en las com­pa­ñe­ras de tele­már­ke­ting de Terras­sa o en las mis­mas tra­ba­ja­do­ras de Pan­ri­co. Al dar el paso, lo que ponen en jue­go es mucho más, espe­cial­men­te cuan­do habla­mos de la sobre­car­ga labo­ral que impli­ca la pre­sión social de lle­var ade­lan­te la crian­za, la logís­ti­ca y el man­te­ni­mien­to del hogar, cui­dar de fami­lia­res depen­dien­tes… Hay muchí­si­mo tra­ba­jo que dis­cu­tir y deba­tir al res­pec­to y avan­za­mos des­pa­cio. La libe­ra­ción sin­di­cal par­cial, por ejem­plo, debe­ría prio­ri­zar muje­res antes que a hom­bres; pro­mo­ver acti­va­men­te a muje­res a car­gos de res­pon­sa­bi­li­dad; ser infle­xi­bles con la vigi­lan­cia de las acti­tu­des y com­por­ta­mien­tos sexis­tas, machis­tas, racis­tas, homó­fo­bos que pue­dan apa­re­cer en nues­tras asam­bleas y sec­cio­nes. Cuan­do tu plan­teas un mode­lo sin­di­cal en el que el es evi­den­te que se tie­nen que tomar medi­das com­pen­sa­to­rias para que noso­tras tam­bién sea­mos suje­to polí­ti­co todas y todos.

El libro Pan­ri­co. La vaga més lar­gaPan­ri­co. La vaga més lar­ga (Edi­cio­nes de 1979, 2016) fue un encar­go que os rea­li­za­ron a ti y a Home­ra Roset­ti. Hay muy pocos libros que tra­ten temas sin­di­ca­les, ¿cuál crees que es la razón?

Des­pués de vein­te años decla­ran­do la muer­te de la cla­se tra­ba­ja­do­ra, hablar de sin­di­ca­lis­mo pare­ce algo pasa­do de moda. Exis­te la per­cep­ción de que es una cues­tión ya supe­ra­da, que no se pue­de apor­tar nada nue­vo, que todo está dicho… El desin­te­rés for­ma par­te del pro­ce­so de decons­truc­ción de la cla­se obre­ra des­pués de la Tran­si­ción, en el sen­ti­do de pro­ce­so inver­so del que habla­ra E.P. Thom­pson res­pec­to a Ingla­te­rra. A medi­da que las cen­tra­les sin­di­ca­les mayo­ri­ta­rias adop­ta­ron el dis­cur­so de la emplea­bi­li­dad en lugar del de repar­to de la rique­za, lo sin­di­cal se aso­cia a buro­cra­cia, ges­tión de lo que hay y eso ha hecho que la refle­xión sobre lo que suce­de en el tra­ba­jo o en el des­em­pleo parez­ca un tema más pro­pio de aca­dé­mi­cos, de abo­ga­dos y de otra gene­ra­ción. Refor­ma labo­ral, huel­ga gene­ral, ERE, suma y sigue.

¿Qué tra­ba­jos hay intere­san­tes a tu jui­cio sobre sin­di­ca­lis­mo y temas laborales?

Siem­pre ha exis­ti­do y sigue man­te­nién­do­se una tra­di­ción de mono­gra­fías sobre con­flic­tos sig­ni­fi­ca­ti­vos (Mini­Watt, Bru­gue­ra, Lafor­sa, etc) y pun­tual­men­te salen peque­ñas joyas como la etno­gra­fía sobre los asti­lle­ros de Cádiz, o los hallaz­gos de Kli­na­men con Aba­jo los res­tau­ran­tes y demás. Lo que sí que es cier­to es que, más allá del ámbi­to aca­dé­mi­co y muy espe­cia­li­za­do, no hay mucha biblio­gra­fía que abor­de, como decía la tesis de Feuer­bach de Marx, aque­llo de estu­diar la reali­dad para trans­for­mar­la, que de cla­ves expli­ca­ti­vas y de sub­ver­sión des­de la expe­rien­cia mili­tan­te, no des­de las ata­la­yas uni­ver­si­ta­rias, del esta­do de las cosas.

Pan­ri­co ha sido la huel­ga más lar­ga de las rea­li­za­das has­ta el momen­to. ¿En qué con­tex­to se produce?

Es difí­cil tras­cen­der el titu­lar que des­ta­ca lo cuan­ti­ta­ti­vo, la dura­ción. Sin embar­go, la huel­ga de Pan­ri­co repre­sen­tó un NO con mayús­cu­las y una volun­tad de con­fron­ta­ción en un momen­to crí­ti­co. Cuan­do esta­lla, en oto­ño de 2013, hacía un año y medio de la últi­ma huel­ga gene­ral, poco des­pués arran­ca la huel­ga de la lim­pie­za muni­ci­pal en Madrid, en enero de 2014 apa­re­ce el efec­to Gamo­nal, al poco tam­bién se ini­cia el con­flic­to de Coca-Cola en Fuen­la­bra­da… La coyun­tu­ra socio­po­lí­ti­ca del 0 recor­tes, 0 des­pi­dos de la plan­ti­lla de Pan­ri­co era muy intere­san­te, que este con­flic­to se resol­vie­ra con una vic­to­ria, aun­que fue­ra par­cial, podía dar pie a un ciclo dife­ren­te. Por otra par­te, el hecho de que un her­mano de Artur Mas fue­ra direc­ti­vo de la empre­sa, tam­bién tenía su inte­rés en pleno auge soberanista.

¿Qué papel juga­ron las ins­ti­tu­cio­nes duran­te la huelga?

Los tra­ba­ja­do­res rela­tan cómo sin­tie­ron el apa­ra­to de la Gene­ra­li­tat en blo­que des­de el pri­mer minu­to: pre­sen­cia de Mos­sos d’Esquadra desor­bi­ta­da, dila­ta­ción inex­pli­ca­ble de las recla­ma­cio­nes que evi­den­cia­ban que se esta­ban dis­tri­bu­yen­do pro­duc­tos de otras plan­tas en ple­na huel­ga… Por no hablar de que el Ins­ti­tut de Crè­dit i Finan­ces ‑públi­co, depen­dien­te de la Gene­ra­li­tat- faci­li­tó la liqui­dez que la empre­sa no tenía para eje­cu­tar el plan de des­pi­dos con­tra el que se levan­ta­ban los tra­ba­ja­do­res… y que esta­ba impug­na­do en los tri­bu­na­les. Ade­más de estos ele­men­tos, la his­to­ria de la empre­sa es una mini fábu­la de la his­to­ria eco­nó­mi­ca del Esta­do espa­ñol don­de la eco­no­mía real ter­mi­na devo­ra­da por fon­dos de inver­sión. Final­men­te, el papel de la direc­ción de CCOO –sin­di­ca­to mayo­ri­ta­rio entre los huel­guis­tas– que se com­pro­me­tió a des­con­vo­car la huel­ga, que reci­bió pagos y libe­ra­dos a cam­bio de este com­pro­mi­so

¿Qué ense­ñan­zas crees que hay que sacar de la huel­ga de Panrico?

Las ense­ñan­zas de la huel­ga son diver­sas: decir no tie­ne un valor, es una rei­vin­di­ca­ción de la dig­ni­dad bási­ca. Los tra­ba­ja­do­res insis­ten en que luchar sir­ve, que la lucha les dio impor­tan­tes lec­cio­nes, que sin­tie­ron que tenían más poder del que creían. La huel­ga de Pan­ri­co des­em­pol­vó las herra­mien­tas del movi­mien­to obre­ro (caja de resis­ten­cia) y tam­bién la impor­tan­cia del víncu­lo socio­po­lí­ti­co del Comi­té de Apo­yo y los gru­pos de apo­yo loca­les, para socia­li­zar el con­flic­to y no aco­tar­lo a una empre­sa. Mien­tras duró la huel­ga, no se hizo nin­gún ERE en el polí­gono don­de esta­ba la fábri­ca. Los mis­mos tra­ba­ja­do­res expli­can que la huel­ga les per­mi­tió dar­se cuen­ta de que lo que suce­de en los tri­bu­na­les tam­bién tie­ne que ver con la com­ba­ti­vi­dad que había fue­ra. Los enemi­gos de esta asam­blea de tra­ba­ja­do­res eran muy gran­des, pero la sen­ten­cia del Supre­mo es una sen­ten­cia polí­ti­ca para per­mi­tir la ven­ta de la empre­sa. La ense­ñan­za de la huel­ga de Pan­ri­co es que la lucha de cla­ses está viva. Una tra­ba­ja­do­ra en una pre­sen­ta­ción me ense­ñó orgu­llo­sa una foto­gra­fía de su hijo con una pan­car­ta para la mani­fes­ta­ción del 25 de Noviem­bre y me dijo: esto lo apren­dió gra­cias a la huel­ga.

En el pró­lo­go de Vidal Ara­go­nés se refle­ja que: Una ciu­dad como Cor­ne­llà no es una ciu­dad dor­mi­to­rio, sino una pobla­ción obre­ra; un ope­ra­rio de artes grá­fi­cas no es un pre­ca­rio sino un pro­le­ta­rio; quien tra­ba­ja cosien­do en casa para gran­des mul­ti­na­cio­na­les del tex­ti­les está auto­ex­plo­ta­da, no es una empren­de­do­ra. Somos cla­se tra­ba­ja­do­ra. Hay una gue­rra con­cep­tual y lin­güís­ti­ca don­de lo que nos juga­mos es la capa­ci­dad para nom­brar lo que somos y lo que que­re­mos cam­biar. Cuan­do Vidal des­cri­be Cor­ne­llà, está toman­do par­ti­do, por­que decir somos cla­se tra­ba­ja­do­ra es tam­bién enun­ciar la posi­bi­li­dad de luchar por un des­tino común. El con­cep­to pre­ca­ria­do es un ejer­ci­cio de dis­tin­ción muy exten­di­do entre los que se cre­ye­ron que por tener estu­dios supe­rio­res eran mejo­res que los que curra­ban des­de los 16 años. No soy tra­ba­ja­do­ra, soy free­lan­cer. Cuan­do se ven tra­ba­jan­do por cua­tro duros y sin cober­tu­ra, enton­ces es que soy pre­ca­ria. No me hables de acción colec­ti­va por­que lo mío es dife­ren­te, yo ten­go voca­ción y ten­go estu­dios. Tam­bién es pro­duc­to de la derro­ta polí­ti­ca de los años ochen­ta, aque­llo del fin de la his­to­ria y el anti­co­mu­nis­mo banal.

En esta situa­ción pode­mos uti­li­zar el len­gua­je pro­pa­gan­dís­ti­co libe­ral ‑hue­co, gené­ri­co- o recu­pe­rar la polí­ti­ca de la ver­dad. No es fácil, requie­re peda­go­gía ‑que no hay que con­fun­dir con la condescendencia‑, y es ver­dad que en la era del titu­lar rápi­do a veces es nece­sa­rio tener pre­cau­cio­nes lin­güís­ti­cas para evi­tar equí­vo­cos. No soy feti­chis­ta de las pala­bras, pero nom­brar lo que somos y lo que que­re­mos cam­biar tam­bién tie­ne que ver con cómo vemos el mun­do y lo des­cri­bi­mos… pero si esas pala­bras no se entien­den, enton­ces no me sir­ven. Cada ges­to encie­rra un ges­to de cla­se y la prác­ti­ca edu­ca en el ejem­plo. Pero si rene­ga­mos de hablar de cla­ses socia­les y lue­go el sig­ni­fi­can­te que eli­ja (ciu­da­dano, p.e.) lo relleno de ambi­güe­da­des y de con­sig­nas con­tra­dic­to­rias, no estoy lle­van­do a la gen­te a mi terreno, sino que al final, aca­bo hablan­do el mis­mo idio­ma que el PSOE, des­orien­to, des­ar­mo polí­ti­ca­men­te a la gen­te a la que que­ría dirigirme.

¿Se vuel­ve a hablar por fin de cla­se tra­ba­ja­do­ra en los medios de comu­ni­ca­ción? Se pro­du­ce jus­to en el momen­to en el que irrum­pe una nue­va polí­ti­ca total­men­te des­co­nec­ta­da de los sin­di­ca­tos y hege­mo­ni­za­da por cua­dros de cla­se media. ¿Cómo lo valoras?

Hablar cla­ro es un depor­te que a las cla­ses medias e, his­tó­ri­ca­men­te, a la peque­ña bur­gue­sía, siem­pre le ha resul­ta­do com­pli­ca­do. Viven atra­pa­das entre el quie­ro y no pue­do, en estra­te­gias fami­lia­res y per­so­na­les de des­pe­gue social y pro­fe­sio­nal, ser cla­ros es arries­ga­do y la ambi­güe­dad cal­cu­la­da da un mar­gen de manio­bra cla­ve. Si algo nos ha ense­ña­do la his­to­ria del movi­mien­to obre­ro, que tie­ne siglos de expe­rien­cia, es que en la lucha de cla­ses no hay ata­jos. Si tú quie­res cam­biar el mun­do des­de la base hay que hablar con cla­ri­dad a la quie­nes quie­res con­ven­cer y faci­li­tar su expre­sión. La ultra­de­re­cha cuan­do se diri­ge a la cla­se obre­ra habla cla­ro, el par­ti­do nazi reci­cló las for­mas orga­ni­za­ti­vas del movi­mien­to obre­ro ale­mán de entre­gue­rras… Trump habla de cla­se obre­ra pero tam­bién Bru­ce Springs­teen hace osten­tan­ción de una esté­ti­ca obre­ris­ta. Para mí la garan­tía trans­for­ma­do­ra de un pro­yec­to polí­ti­co resi­de en su implan­ta­ción y en su prác­ti­ca coti­dia­na, no en la polí­ti­ca pro­pa­gan­dís­ti­ca y de ges­tos gené­ri­cos de cara a la gale­ría. Si bus­cas el voto de Aman­cio Orte­ga y de una depen­dien­ta de Zara, a uno de los dos lo estás enga­ñan­do.

Si con­quis­tas una alcal­día hablan­do de la gen­te y eres capaz de movi­li­zar a la gen­te para que expul­se a los agen­tes inmo­bi­lia­rios y gen­tri­fi­ca­do­res de los barrios, ahí esta­ré vien­do tu poten­cial rup­tu­ris­ta. Si por el con­tra­rio, hablas de la cla­se tra­ba­ja­do­ra y lue­go, para man­te­ner­te en la alcal­día, des­mo­vi­li­zas a esos mis­mos o, cuan­do inten­tan hacer algo, les dices mira, es que no tene­mos tan­to poder como creía­mos, hace­mos lo que pode­mos tu polí­ti­ca era vie­ja antes de nacer. En la medi­da en que los car­gos elec­tos estén al ser­vi­cio de la orga­ni­za­ción popu­lar de la resis­ten­cia ante la que está cayen­do, esta­re­mos hacien­do nue­va polí­ti­ca. Y estar al ser­vi­cio de las luchas no es, úni­ca­men­te, visi­tar un cam­pa­men­to de tra­ba­ja­do­res en huel­ga o enviar­les un comu­ni­ca­do ‑que eso está bien y es nece­sa­rio- es poner toda la maqui­na­ria logís­ti­ca, pro­pa­gan­dís­ti­ca y recur­sos que te ofre­ce el par­la­men­ta­ris­mo bur­gués para armar a tú ejér­ci­to.

¿Cómo valo­ras luchas como la de las sub­con­tra­tas de la Resis­ten­cia Movis­tar, las Kellys en el sec­tor de lim­pie­za, Sin­di­ca­to de Man­te­ros, Sin­di­ca­to de Músi­cos etc? ¿Crees que son fenó­me­nos que están rela­cio­na­dos, se está tran­si­tan­do hacia un nue­vo sin­di­ca­lis­mo?

Es el sín­to­ma de que el sin­di­ca­lis­mo mayo­ri­ta­rio ha aban­do­na­do a su suer­te a la cla­se tra­ba­ja­do­ra que, hace 25 años esta­ba en los maŕ­ge­nes, y que aho­ra es la foto­gra­fía mayo­ri­ta­ria. Y en los que que­dan en el núcleo duro, bási­ca­men­te les está ofre­cien­do una mejor indem­ni­za­ción. Quie­nes se lle­van la peor rece­ta del mer­ca­do de tra­ba­jo son las muje­res, las per­so­nas inmi­gra­das, la gen­te joven, si a eso le sumas la sub­con­tra­ta­ción (públi­ca y pri­va­da) ya tie­nes tie­nes todas las pape­le­tas para que el sin­di­ca­to real­men­te exis­ten­te sea una cosa entre exó­ti­ca y que no te dice nada, como en el caso de los manteros.

Decía Anto­nio Gar­cía, uno de los huel­guis­tas de Pan­ri­co, que don­de CCOO y UGT no tie­nen el con­trol de la situa­ción es don­de nacen las flo­res de las revuel­ta. Estas per­so­nas, cuan­do sal­tan, des­bor­dan el sin­di­ca­lis­mo de con­cer­ta­cion, no tie­nen ese víncu­lo de con­fian­za que les per­mi­ta sem­brar el mie­do en las asam­bleas, tra­fi­car con infor­ma­ción pri­vi­le­gia­da, anti­ci­par­se a los movi­mien­tos. Esta gen­te hace nue­vo sin­di­ca­lis­mo en el sen­ti­do de que ensa­yan nue­vas fór­mu­las, son cau­tas pero saben lo que quie­ren y tam­bién tie­nen muy cla­ro que lo quie­ren deci­dir ellas por sí mis­mas. Es un mode­lo muy dife­ren­te al de las elec­cio­nes sin­di­ca­les y las char­las infor­ma­ti­vas uni­di­rec­cio­na­les, los pac­tos arri­ba y la ausen­cia de asam­bleas. La his­te­ria que tie­ne CCOO con fenó­me­nos como las Kellys es tam­bién sin­to­má­ti­ca, un colec­ti­vo de muje­res que orga­ni­zán­do­se en una con­di­cio­nes muy difí­ci­les, se ven obli­ga­das a tener que expli­car que no son de CCOO por­que con­ti­nua­men­te las suplan­tan o las uti­li­zan. Las Kellys no exis­ti­rían si el sin­di­ca­lis­mo mayo­ri­ta­rio hubie­ra plan­ta­do bata­lla con­tra la exter­na­li­za­ción hote­le­ra des­de hace vein­te años.

16 de enero de 2017

Entre­vis­ta a car­go de David Gar­cía Aris­te­gui a la femi­nis­ta y sin­di­ca­lis­ta Isa­bel Bení­tez, coau­to­ra de un libro sobre la huel­ga de Pan­ri­co, la más lar­ga en España.

Isa­bel Bení­tez (Mon­te­rru­bio de la Sere­na, 1981) es licen­cia­da en Socio­lo­gía por la Uni­ver­si­tat Autò­no­ma de Bar­ce­lo­na, mili­tan­te de la Coor­di­na­do­ra Obre­ra Sin­di­cal y miem­bro del con­se­jo de redac­ción de la Directa.

Fuen­te: https://​mar​xis​mo​cri​ti​co​.com/​2​0​1​7​/​0​1​/​1​6​/​t​o​d​o​s​-​l​o​s​-​f​e​m​i​n​i​s​m​o​s​-​s​o​n​-​d​e​-​c​l​a​se/

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *